MERLUZA A LA VASCA

merluzaa la vasca 3.3.JPGLa merluza a la vasca es una de las recetas más tradicionales de la gastronomía regional del País Vasco, y sin duda una formas más ricas para cocinar la merluza. Este plato es ideal para servir en la comida como segundo plato o acompañado de algún entrante y, también es perfecto para servirlo en la cena como plato único, ya que sólo aporta 229 calorías por ración.

La merluza es un pez marino de cuerpo largo, delgado y cabeza ancha. Tiene el dorso de color gris, con un toque pardo o azulado. Los laterales presentan un color plateado claro que se vuelve blanco en el vientre.

Puede medir 1,8 m y pesar 11 kilos. Las merluzas más pequeñas tienen una talla media de 20-30 cm. Según su tamaño y su peso, la merluza recibe diferentes nombres, si bien el peso que los determina varía en función de las zonas. De este modo, sólo los ejemplares adultos cuyo peso supera los 2 kilos se denominan merluza. Los jóvenes de menos de 2 kilos se llaman pescadillas, mientras que los más pequeños, de 250 a 300 g, reciben el nombre de pijota, pitillo o cariota, y si su tamaño es inferior a la talla mínima, su pesca es ilegal.

Se alimenta de crustáceos y de peces, sobre todo de especies pelágicas.

Las merluzas viven a ambos lados del Atlántico, en el Mediterráneo y en el Pacífico, frente a las costas de Estados Unidos, México, Chile y Nueva Zelanda. Habitan en fondos fangosos, a profundidades de 30 a 1000 metros, aunque lo más común es que se encuentren a una profundidad de entre 70 y 340 metros. En verano, estos peces se acercan a la costa, mientras que durante el invierno se alejan del litoral hacia aguas más frías y profundas. En su captura se emplean artes de arrastre, trasmallo, palangre de fondo y líneas de mano. Las capturas en España se realizan en los bancos del océano Atlántico y en el mar Mediterráneo.

La merluza es un pescado blanco con un contenido graso y calórico bajo -aporta en torno a 65 calorías y menos de 2 gramos de grasa por 100 gramos de porción comestible. Debido a su bajo contenido graso y aporte calórico, la merluza se considera un alimento adecuado para personas que sufren de sobrepeso u obesidad, eso sí, sin olvidar que se ha de cocinar con técnicas culinarias que no añadan un exceso de grasa al alimento, como, por ejemplo, a la plancha o al horno.

La merluza es rica en proteínas completas o de alto valor biológico y posee diferentes vitaminas y minerales. Destaca su contenido en vitaminas del grupo B (B1, B2, B3, B9, B12). Estas vitaminas, salvo la B12, permiten el aprovechamiento de los nutrientes energéticos (hidratos de carbono, grasas y proteínas). No obstante, la cantidad de estas vitaminas presentes en la merluza no es relevante si se compara con la que contiene alimentos ricos en estos nutrientes (cereales integrales, legumbres, verduras de hoja verde, hígado y carnes en general).

El aporte adecuado de estas vitaminas es esencial porque intervienen en numerosos procesos de gran importancia como la formación de glóbulos rojos, la síntesis de material genético o el funcionamiento del sistema nervioso, entre otros.

En cuanto a los minerales, la merluza posee potasio, fósforo y magnesio, si bien todos ellos están presentes en cantidades medias si se comparan con las contenidas en la mayor parte de los pescados. El potasio es un mineral necesario para el sistema nervioso y la actividad muscular e interviene en el equilibrio de agua dentro y fuera de la célula. El fósforo está presente en huesos y dientes, interviene en el sistema nervioso y la actividad muscular, y participa en procesos de obtención de energía. El magnesio, por su parte, se relaciona con el funcionamiento del intestino, los nervios y los músculos. Además forma parte de huesos y dientes, mejora la inmunidad y posee un suave efecto laxante.


merluza a la vasca 4.JPG

Ingredientes (2 personas):

  • 2-4 Medallones de merluza fresca (aproximadamente 1/2 Kg)
  • 150 G Almejas
  • 4 Espárragos blancos en conserva
  • 2 Huevos
  • 1/2 Copita de vino blanco
  • 1 Diente de ajo
  • 100 Ml Caldo de pescado o verdura
  • 1/2 Cda Harina
  • Perejil
  • 1 Cda Aceite de oliva virgen extra
  • Sal y pimienta

Elaboración:

Limpiar bajo el chorro del grifo las rodajas de merluza, quitándoles las posibles espinas y las escamas de la piel. Después, secar las tajadas con papel absorbente para retirar el exceso de líquido.

Pelar los dientes de ajo y cortarlos en láminas muy finas.

Lavar el perejil, secarlo y picar menudo.

Escurrir los espárragos del líquido de conservación y cortarlos en dos o tres trozos.

Cocer los huevos durante 8-10 minutos en agua hirviendo, refrescarlos con agua fría y pelarlos.

Calentar una cazuela con la cucharada de aceite, añadir las láminas de ajo y dorarlas.

Incorporar la harina, dorarla durante diez segundos, sin parar de remover con una cuchara de madera y verter el caldo de pescado o verdura y la copita de vino blanco. Cocer cinco minutos, removiendo la preparación constantemente.

Añadir las rodajas de merluza y cocer cinco minutos más (depende del tamaño y grosor de las piezas de merluza). Luego, incorporar las almejas, tapar y cocer otros cinco minutos.

Incorporar el perejil picado, el huevo cocido y los trozos de espárrago. Cocinar dos minutos más.

Rectificar de sal y pimienta y, servir muy caliente.

 

SALPICÓN DE MARISCO

SALPICON3.JPG¡Hoy almorzamos salpicón de marisco! Delicioso, fresco y muy nutritivo.

Uno de los alimentos indispensables para elaborar esta receta es el Langostino o gamba. En los siguientes párrafos y antecediendo a la receta, vamos ha aprender alguna cosa más sobre este rico alimento.

El langostino es un crustáceo de 10 patas, de caparazón semiduro y de color rosado con vetas amarronadas. Su longitud es de entre 12 y 15 centímetros. Habita en los mares de todo el mundo, y en el Mediterráneo, sobretodo en los fondos arenosos de la desembocadura de los ríos, ahí crece la variedad de langostino más apreciada.

Este crustáceo es en la actualidad una de las especies de mayor consumo debido al desarrollo de su cría controlada en espacios costeros y a la posibilidad de comprarlo congelado. Existen diversas variedades de langostinos congelados procedentes de diferentes mares.

Los mariscos tienen que ser fresquísimos y no sólo parecerlo. En el caso de los langostinos y gambas suelen comercializarse en dos tipos de presentación:

  • Refrigerado; Es la denominación del crustáceo no vivo, crudo y sometido a refrigeración (1 a 2ºC). Este sistema es el utilizado para los “crustáceos nadadores”; langostinos, gambas y quisquillas.
  • Congelado; Es la denominación del crustáceo, no vivo, crudo o cocido. Este método es el utilizado para especies de abundantes capturas: langostinos, langosta o bogavantes.

La mejor receta para este tipo de alimento es aquella que conserva el sabor a mar, el sabor real del marisco. Por tanto, no hay que esconder este delicioso alimento detrás de salsas y refritos. Lo ideal es disfrutar del marisco cocinándolo de la forma más natural posible.

En esencia, los métodos más utilizados son:

  • Cocinados a la plancha; el método más utilizado en especial para crustáceos que poseen cola; langostinos, gambas,cigalas, langosta…
  • Cocidos; la regla general es que el marisco vivo se cuece en agua fría y el muerto en agua hirviendo, aunque la mejor manera de cocerlo en vivo es en cocedores al vapor. Tan importante como la cocción es el enfriado, por lo que una vez cocido el marisco se debe de sumergir en agua con hielo para que se enfríe con rapidez. De esta manera, la carne queda más prieta, se corta el calor que tiene el marisco en su interior y se evita que se recueza por dentro.

El tiempo orientativo de cocción por kilo de marisco y una vez que el agua ha comenzado a hervir para los langostinos es de 3 a 5 minutos y para la gamba, cuando se recupera el hervor.


 

SALPICON4.JPGSi nos centramos en las propiedades nutritivas del langostino destacar que el agua es el elemento más abundante en éste tipo de marisco, supone de un 75 a un 80 por ciento de su composición. El contenido medio de proteínas es de 18 gramos por cada 100 gramos de alimento comestible, pudiendo superar los 20 gramos. Dichos nutrientes son de elevado valor biológico y, a diferencia del pescado, en el marisco las proteínas son más fibrosas y tienen más colágeno, motivo por el que son más difíciles de digerir.

Su valor energético es más bien bajo, dado que contienen poca cantidad de grasa: de 2 al 5%. En concreto, aportan en torno a 80 calorías por cada 100 gramos. No obstante, cuando se habla del valor energético de un alimento hay que tener en cuenta, entre otros aspectos, su forma de elaboración. Unos langostinos cocidos nada tienen que ver con los fritos en gabardina o las gambas al ajillo untadas con pan.

La sabiduría popular los vincula a grandes cantidades de colesterol, y, en efecto, es así, pero con matices porque dentro de los mariscos existen diferencias. La capacidad que tienen éstos mariscos de aumentar el nivel del colesterol sanguíneo es muy inferior a la de otros alimentos, dada su mayor concentración de ácidos grasos insaturados (ejercen un efecto reductor del colesterol) y su escaso contenido en ácidos grasos saturados (cuyo exceso está relacionado de forma directa con el aumento del colesterol).

Su contenido de hidratos de carbono no es relevante. En la mayoría de especies no supera el 1%.

Los minerales más destacables son el fósforo, potasio, calcio, sodio, magnesio, yodo, cloro y hierro.

En cuanto al hierro, el contenido medio por 100 gramos de este marisco es inferior al de la carne. No obstante, la ración habitual de consumo de estos alimentos suele ser pequeña. Por lo general, se toman como aperitivo o como ingrediente de otros platos y su consumo es esporádico.

Relativo a las vitaminas, sobresalen las hidrosolubles del grupo B (B1, B2, B3 y B12) y, en menor proporción, las liposolubles A y D.


SALPICON1.JPGIngredientes:

Salpicón de marisco;

  • ¼ pimiento verde grueso
  • ¼ pimiento rojo grueso
  • ¼ pimiento amarillo grueso
  • ¼ cebolleta o cebolla
  • 1 tomate
  • 12 langostinos cocidos
  • 12 mejillones cocidos
  • 4 palos de delicias de mar

Condimento;

  • Zumo ½ limon
  • 2 Cda Aceite de oliva virgen extra
  • Pimienta
  • Sal

Elaboración:

  • Salpicón de marisco;

Lavar y cortar a estilo “brunoise” los pimientos (brunoise es una forma de cortar las verduras en pequeños dados de 1 a 2 mm de lado.

Lavar y pelar los tomates y las cebolleta y trocearlos del mismo modo.

Cortar en pequeños cubitos las porciones de delicias de mar.

Pelar los langostinos y desechar la piel y la cabeza.

Retirar las valvas o las conchas a los mejillones, también los pelos o barbas.

Colocar todos los ingredientes dentro de un cuenco amplio y profundo. Después, mezclarlos con cuidado.SALPICON5.JPG

  • Condimento ;

Mezclar dentro de un recipiente alto, el zumo de limón, el aceite, la pimienta y la sal. Batir la mezcla con un batidor de varillas manual hasta fusionar todos los ingredientes.

Verter todo el condimento sobre el salpicón de marisco y servir templado o frío.

Si no se va ha consumir de inmediato,  conservar refrigerado hasta el momento de la degustación.SALPICON2.2.JPG

MUSLITOS DE POLLO AL PIMENTÓN EN PAPILLOTE

SONY DSCOs presento una receta deliciosa y muy ligera, cocinada en papillote.

El Papillot o papillote es una técnica de cocina que consiste en la cocción de un alimento en un envoltorio resistente al calor, como puede ser un papel de aluminio, o un papel sulfurizado, actualmente también se puede realizar en unos recipientes de silicona que se comercializan para este fin. El alimento empleado en esta técnica suele ser de consistencia blanda: generalmente pescados de diferentes tipos, carnes blandas o verduras frescas.

La técnica consiste en cocinar el género principal dentro de un envoltorio pintado con algún tipo de grasa, acompañado de la guarnición y condimentos. Después se cierra herméticamente para evitar que se escapen los jugos al cocinarlo. Se puede cocer directamente sobre una sartén o en el horno hasta que el envoltorio se hinche debido a la presión del vapor y los alimentos se cocinen en su propio jugo.


En esta ocasión el alimento que vamos a preparar son unos exquisitos y sabrosos muslos de pollo al pimentón.

La carne de pollo es una de las más demandadas en todo el mundo. Su consumo nos aporta proteínas de alto valor biológico, importantes vitaminas (ácido fólico y B3), minerales y menos cantidad de grasas saturadas que en el caso de las carnes rojas. En cosmopolitan cuisine, soy consciente de todas estas propiedades, por lo que el pollo ocupa un lugar destacado en éste blog. Son muchas las recetas que he ido compartiendo. Os invito a que echéis un vistazo a la sección de cocina, donde encontraréis recetas tan deliciosas como la de tajín de pollo con almendras y uvas pasas o el pan batbout relleno de ensalada de pollo.

La carne de este ave es muy nutritiva y fácilmente digerible, lo que la hace adecuada para ser consumida a cualquier edad, siendo especialmente importante para deportistas y niños que están en edad de crecimiento. Igualmente se pueden beneficiar de su consumo las mujeres embarazadas, ya que durante el embarazo se hace necesario un mayor aporte de ácido fólico y proteínas, ambos componentes presentes en el pollo.

En comparación con la carne roja, en el pollo se da una mayor presencia de grasas insaturadas, beneficiosas para la salud. La pechuga tiene menos grasa que los muslos, y en la piel es donde se da la mayor concentración, por lo que se suele recomendar quitarla, ya sea antes o después de cocinar la pieza.

El valor de las proteínas presentes en la carne de pollo es equiparable al de la carne roja. Se trata en ambos casos de proteínas de alto valor biológico, cuya presencia es mayor en la pechuga que en el muslo. El método de cocción también influye en que la cantidad de proteínas, en este sentido, cabe decir que el pollo frito tiene una menor concentración de proteínas que el pollo cocido en agua o hervido.POLLO2.2.JPGDestacar la presencia de fósforo y potasio, y, en menor cantidad podemos encontrar también hierro y zinc.

También posee importante presencia de vitaminas como la B3, también llamada niacina, que ha demostrado ser beneficiosa en la prevención y mejora de algunas dolencias, como trastornos de la piel, diabetes o problemas relacionados con la mala circulación sanguínea. Otra de las vitaminas a destacar es el ácido fólico que resulta de vital importancia para el mantenimiento de una buena salud celular, ya que interviene en la producción de células. Además, el consumo de ácido fólico previene la anemia. Otras vitaminas que pueden ser encontradas en la carne de pollo son la A, la C y la B12.

Las recomendaciones indicadas por los expertos a la hora de comprar y conservar la carne de pollo son las siguientes;

Cuando vayamos a comprar carne de pollo debemos fijarnos en que la piel sea flexible al tacto.

Si podemos conseguir pollos criados al aire libre, y alimentados con granos, no dudarlo, ya que su carne es más nutritiva y sabrosa. Además, la carne de pollos criados en granjas ecológicas está libre de los medicamentos y hormonas que son de amplio uso en las granjas de ganadería intensiva.

La carne de pollo sufre un rápido deterioro, por ello se hace necesario respetar al máximo la cadena de frío. En el caso de que la congelemos, conviene consumirla antes de tres meses.

Debido a que esta carne es un medio en el que se pueden reproducir rápidamente numerosos microorganismos, debemos manipularla tomando algunas precauciones, como evitar que entre en contacto con alimentos que vayamos a consumir en fresco. Del mismo modo, y con el fin de evitar contaminaciones cruzadas, debemos lavar a conciencia los utensilios que hayamos usado para cortar la piel.

La carne de pollo no se debe comer en crudo. A la hora de cocinarla, hay que asegurarse de que alcanza una temperatura de, como mínimo, 70ºC cuidando no exceder el tiempo en el asado o la fritura, ya que, si se chumasca, se generan una serie de sustancias que pueden tener efectos carcinogénicos.pollo3.JPG

Ingredientes:

  • 8 Muslitos de pollo sin piel
  • 12 Tomates cherry
  • 8 Cebollas francesas
  • 2 Dientes de ajo
  • 2 Cda Pimentón
  • 1 Rama Romero fresco (opcional)
  • 1 Rama Tomillo fresco (opcional)
  • 1 Cdta Especias provenzales
  • 1/2 Vaso de vino blanco
  • 1 Cdta Aceite de oliva virgen extra
  • Sal y pimienta

Elaboración:

Pelar los dientes de ajo y picarlos fino.

Lavar las ramas de romero y tomillo, cortarlas en pequeños trozos.

Disponer los dientes de ajo y las ramas de hierbas aromáticas dentro de un recipiente hondo y amplio (será perfecto si tiene tapadera para cerrarlo herméticamente), añadir las especias provenzales, el pimentón, el aceite de oliva y el vino blanco. Reservar.

Lavar los muslitos de pollo para desechar los posibles fragmentos de hueso y coágulos de sangre que puedan contener. Secarlos con papel absorbente para retirar el exceso de líquido y salpimentar.

Introducir los muslitos de pollo dentro del recipiente que se ha reservado y bañarlos en la preparación que se elaboró inicialmente.

Mezclar bien todos los ingredientes para impregnar con el aliño todas las superficies de las piezas de pollo.

Cubrir con papel film o tapar el recipiente con la tapadera hermética (si hemos usado un recipiente con tapadera hermética, durante la maceración será más fácil y rápido agitar el recipiente. Si no es el caso, se le dará vueltas constantemente con una cuchara de madera) y dejar marinar en la nevera un mínimo de cuatro horas, durante el periodo de maceración se le dará varias vueltas.

Pelar las cebollas y cortarlas en trozos grandes.

Lavar los tomatitos.

Precalentar el horno 225C calor arriba y abajo.

Poner al fuego una sartén con unas gotas de aceite y marcar las cebollitas. Retirarlas del fuego cuando se comiencen a dorar.

Disponer sobre la mesa de trabajo una hoja de papel de horno lo suficientemente grande como para cubrir el fondo, y después la superficie, de una fuente refractaria.

Colocar sobre la mitad del papel de horno; los muslos de pollo, las cebollas y los tomates. Después, verter sobre ellos la marinada sobrante.

Cubrir los ingredientes con la otra mitad de papel de hornear y sellar todos sus lados, dejando el paquete lo mejor cerrado posible.

Cuando el horno haya alcanzado la temperatura adecuada, hornear el papillote durante 20 minutos.

Una vez asados, retirar el papel de hornear, emplatar y servir muy caliente.pollo4.JPG

TARTA DE MANZANAS

SONY DSC

Os presento una tarta de manzana deliciosa y sencilla de preparar. La manzana es una fruta muy versátil, sana y con gran cantidad de propiedades.

La manzana es el fruto del manzano. Se trata de un árbol originario de la región suroeste de Asia y la región este de Europa. En la actualidad se ha dispersado a prácticamente todas las regiones del mundo que cuentan con un clima templado.

Es una de las frutas más cultivadas del mundo, alrededor de dos quintas partes se producen en China. Otros grandes productores son Estados Unidos, Turquía, Francia, Italia e Irán. Los productores de Latino-américa más importantes son Chile y Argentina, zonas donde el clima y las características del suelo favorecen el cultivo. Las manzanas se han aclimatado en Ecuador a grandes altitudes sobre el nivel del mar, donde proveen cosecha dos veces al año debido a las temperaturas templadas constantes todo el año.

Las manzanas han sido apreciados durante siglos debido a los múltiples beneficios que proporcionan a la salud. Todos los recientes estudios realizados indican que realmente la manzana posee una cantidad innumerable de propiedades beneficiosas.

Resulta un fruto excelente que, debido a su carácter básico se puede comer con cualquier tipo de alimento y a cualquier hora del día, sin producir incompatibilidades alimentarias. Puede comerse cruda, cocida, sola o combinada con otros alimentos.

Entre las propiedades de la manzana se puede mencionar su poder antiinflamatorio para el aparato digestivo en casos de inflamación del estómago, intestinos o de las vías urinarias.

La manzana es antiácida, su contenido en pectinas, así como la influencia de la glicina, que es un antiácido natural la hacen muy adecuada en casos de acidez estomacal.

Es antidiarreica y un laxante suave, aunque parezca contradictorio su alto contenido en pectinas la convierten en un buen regulador del aparato intestinal, de manera que se constituye un laxante suave en casos de estreñimiento, especialmente cuando se come a primeras horas de la mañana. Al mismo tiempo el valor absorbente de las pectinas la hacen ideal en casos de diarrea y gastroenteritis (mal llamado colitis).

También es diurética y depurativa, favorece la eliminación de líquidos corporales, siendo muy adecuada en casos de obesidad, enfermedades reumáticas por su contenido en cistina y arginina , así como el ácido málico, resulta muy adecuada para eliminar las toxina que se almacenan en el cuerpo y que, además de combatir o impedir las enfermedades anteriormente citadas, son muy adecuadas en afecciones como ácido úrico, gota, y el tratamiento de enfermedades relacionadas con los riñones, como los cálculos o la insuficiencia renal.

La manzana es anticatarral, usada en caso de bronquitis o de tos, así como cuando se tiene el pecho cargado es muy adecuada por sus valores expectorantes.

SONY DSCAyuda a bajar los niveles altos de colesterol, debido a la metionina. Su alto contenido en fósforo y su riqueza en fibra soluble resultan fundamentales en el control del colesterol.

Es hipotensora, el valor vasodilatador de la histidina la convierten en un buen aliado para rebajar la presión sanguínea en casos de hipertensión.

Por su contenido en fósforo, resulta un alimento con propiedades sedantes, muy adecuado para tomarlo antes de irse a dormir, con lo cual ayuda a conciliar el sueño.

La manzana es un antipirético (rebaja la fiebre), anticancerígena por su contenido en catequinas y quercetina, dos fitoquímicos que protegen contra la acción de los radicales libres y antidiabética.

Mencionar que la manzana carece de toxicidad, si exceptuamos la ingestión de sus semillas que, como en todas las rosáceas contienen ácidos que combinados con los jugos gástricos producen cianuro, aunque la ingesta de estas tendría que ser muy grande y voluntaria para producir un resultado fatal.

También, hay algunas personas que pueden presentar algunos síntomas de alergia a la manzana, aquellas personas que sean alérgicas a las fresas, la pera, los duraznos y las almendras, por citar algunos ejemplos, pueden padecer síntomas de alergia con la ingesta de manzanas. 


 

SONY DSCIngredientes:

  • 5 Manzanas golden
  • 2 huevos L
  • 85 Ml Leche
  • 70 G Azúcar
  • 1 Cdta Levadura química
  • 75 G Harina
  • 2 Cda Aceite vegetal
  • Sal
  • Zumo de un limón
  • Almíbar espeso, azúcar invertido o mermelada de melocotón

Elaboración:

Engrasar un molde desmontable de 24cm y colocar en la base un papel de horno cortado a la misma medida.

Precalentar el horno 200C calor arriba y abajo y colocar la rejilla de horno dentro del mismo para posteriormente introducir la tarta (quedando ésta a media altura).

Lavar y pelar las manzanas. Descorazonarlas y rociarlas con el jugo de limón.

Cortar las manzanas en láminas muy finas (para que todas las láminas queden con el mismo grosor, emplear una mandolina).
En el vaso de la batidora colocar el huevo, la leche, el aceite, el azúcar, una pizca de sal, la  harina y la levadura química. Batir todos los ingredientes hasta conseguir una masa semilíquida, lisa y homogénea.
Incorporar a la masa dos tercios de láminas de manzana y mezclar con cuidado para no romperlas.
Verter la preparación dentro del molde y alisar la mezcla.

Sobre la masa colocar el resto de las láminas de manzana, superponiendo unas sobre las otras y realizando el característico dibujo que representa a la típica tarta de manzanas.
Cuando el horno haya alcanzado la temperatura adecuada, introducir la tarta dentro de él y hornear la elaboración alrededor de 40 minutos.
Pasado el tiempo, apagar el horno y dejar el pastel dentro con la puerta del horno cerrada media hora más.
Después, abrir la puerta del horno y dejar enfriar por completo en ese mismo lugar.
Una vez fría, desmoldar la tarta y emplatar.
Antes de servir, pintar la superficie del pastel con almíbar espeso, azúcar invertido o mermelada de melocotón.

SONY DSC

CALABACINES RELLENOS DE ARROZ AL CURRY

SONY DSCEl origen del calabacín no está bien identificado, no se sabe con seguridad si procede de Asia Meridional o de América Central. Lo que sí se conoce es que es una planta cultivada en todas las regiones cálidas de la Tierra desde tiempo inmemorial. Existen pruebas de que esta hortaliza ya era consumida por los egipcios y, más tarde, por griegos y romanos. Sin embargo, fueron los árabes quienes extendieron su cultivo por las regiones mediterráneas, donde se convirtió en un alimento de consumo habitual en la Edad Media. En las zonas del norte de Europa, su consumo fue más tardío y no tuvo lugar hasta la II Guerra Mundial.

En la actualidad, su consumo está muy extendido en todos los países del Mediterráneo, así como en Holanda y Norteamérica. Marruecos, Italia y España son los principales países productores.

El calabacín es una hortaliza de verano aunque se puede adquirir durante todo el año. Sin embargo, los ejemplares más sabrosos son los que se recogen entre los meses de julio y septiembre. Es una hortaliza que se recolecta tierna, sin haber alcanzado su tamaño definitivo.

Cuando se compran calabacines deben seguirse diferentes criterios de calidad. Se elegirán aquellos ejemplares que sean firmes al tacto, compactos, pequeños o medianos, sin manchas en la piel y pesados en relación con su tamaño. Es aconsejable rechazar calabacines grandes porque suelen tener demasiadas pepitas y una carne menos tierna.

La intensidad del verde que presente su piel no influye en la calidad de la pieza, ya que éste depende de la variedad a la que pertenezca el calabacín.

El calabacín puede conservarse en el frigorífico en buenas condiciones alrededor de dos semanas. El etileno, sustancia gaseosa que segregan en mayor proporción ciertos vegetales durante su maduración, confiere sabores amargos al calabacín. Por ésta razón, no han de conservarse junto a frutas que producen este gas durante su almacenamiento, tales como; plátanos, melones, melocotones… Los calabacines también se pueden conservar congelados, siempre que con anterioridad sean escaldados en agua hirviendo durante tres o cinco minutos.

calabacin11.JPGEl calabacín pertenece a la misma especie que la calabaza. Sin embargo, presenta propiedades nutritivas propias. Su principal componente es el agua, seguido de los hidratos de carbono y pequeñas cantidades de grasa y proteínas. Todo esto, unido a su aporte moderado de fibra, convierte al calabacín en un alimento de bajo aporte calórico, idóneo para incluir en la dieta diaria.

En relación con su contenido vitamínico, destacar la presencia discreta de folatos (los folatos intervienen en la producción de glóbulos rojos y blancos, en la síntesis del material genético y en la formación de anticuerpos del sistema inmunológico), seguido de la vitamina C (la vitamina C tiene una acción antioxidante, interviene en la formación de colágeno, huesos, dientes y glóbulos rojos, además de favorecer la absorción del hierro de los alimentos y aumentar la resistencia frente a las infecciones). También contiene vitaminas del grupo B como B1, B2 y B6, pero en menores cantidades.

En cuanto a su contenido mineral, el calabacín es una buena fuente de potasio, necesario para la transmisión y generación del impulso nervioso y para la actividad muscular normal. Además, actúa en el equilibrio acuoso dentro y fuera de la célula.

El calabacín presenta pequeñas cantidades de magnesio, este mineral juega un papel importante en la formación de los huesos y dientes, se relaciona con el funcionamiento del intestino, nervios y músculos, mejora la inmunidad y posee un suave efecto laxante.

Además reporta sodio, yodo, fósforo, hierro y calcio, estos dos últimos de peor aprovechamiento que los procedentes de origen animal (lácteos, carnes y pescados).

Esta hortaliza contiene además unas sustancias denominadas mucílagos que son un tipo de fibra que suaviza y desinflama las mucosas del aparato digestivo.

Para disfrutar esta rica y nutritiva verdura, propongo una receta muy sana, ligera y sabrosa.


calabacin13.JPGIngredientes:

  • 2 Calabacines redondos
  • 150G Arroz basmati
  • 1/4 Pimiento rojo
  • 1/4 Pimiento verde
  • 1/4 Pimiento amarillo
  • 1 Zanahoria pequeña
  • 5-6 Vainas de guisante
  • 1 Cdta Curry en polvo
  • 1 Nuez de mantequilla
  • Sal

Elaboración:

Poner el arroz sobre un colador de malla fina y lavarlo bajo el chorro del grifo con agua fría.

Cocer el arroz a fuego medio-alto, según las indicaciones que vienen especificadas por el fabricante en el envase del producto.

Cuando el arroz esté cocido, retirar el agua sobrante.

Transferirlo un cuenco amplio, sazonar con sal, condimentar con el curry en polvo y añadir la nuez de mantequilla. Mezclar hasta integrar todos los ingredientes y disolver la mantequilla por completo. Reservar.

Lavar el calabacín y cortar el tallo (en forma de sombrero) con un cuchillo afilado.

Con un vaciador de verduras o una cuchara retirar la pulpa (no rebasar demasiado las paredes del calabacín, dejarle mínimo 1/2 cm de corteza). Sobre ponerle el sombrero que inicialmente se cortó y depositarlo dentro de un recipiente con tapadera apto para microondas (lo suficientemente profundo para los calabacines quepan holgadamente. Si es necesario, primero se cocinara uno y después el otro). Programar el microondas 7 minutos a máxima temperatura. El calabacín ha de quedar al dente, blando pero a la vez crujiente y terso. Reservar.calabacin12.JPGCon la intención de refrescar la verdura tras la cocción que se les dará posteriormente, llenar un recipiente hondo con agua y añadirle unos cubitos de hielo.

Desgranar los guisantes desechando las vainas, lavarlos suavemente bajo el chorro del grifo y cocerlos en agua hirviendo 2 o 5 minutos. Después, retirar el agua de cocción y sumergir los guisantes en el agua helada que se preparó inicialmente.

Lavar el resto de verduras y pelar la zanahoria.

Cortar los pimientos y la zanahoria en pequeños cubitos.

Cocer por separado la zanahoria y los pimientos a fuego medio-alto 5 o 10 minutos. Cuando  las hortalizas estén cocidas, refrescarlas dentro del agua helada para detener la cocción.

Escurrir e incorporar las verduras al cuenco de arroz al curry.Rellenar los calabacines con la preparación anterior y servir.

Esta receta también se puede elaborar el día anterior.

Si no se va a consumir de inmediato, dejar enfriar los calabacines rellenos de arroz al curry y conservar en la nevera dentro de un recipiente hermético o cubiertos con papel film de uso alimentario.

Para disfrutarlos como recién hechos; Sacarlos del refrigerador, colocarlos sobre un recipiente con tapadera apto para microondas, programar 3 o 5 minutos a máxima temperatura y servir de inmediato.calabacin4.JPG

BIZCOCHO DE YOGUR

bizcocho22.JPG¡Bizcocho, riquísimo bizcocho! Una pieza clave en cuanto a repostería se refiere. Es un clásico y un básico de diversos sabores, formas y colores.

La palabra bizcocho, proviene del latín bis coctus  cuyo significado es “cocido dos veces”.

La doble cocción, consiste en secar al bizcocho dentro del horno después de cocido para prolongar su conservación. Motivo por el cual a lo largo de la historia fue empleado como alimento habitual de soldados y navegantes.

Se trata de una preparación de gran antigüedad. Hay antecedentes en las representaciones de la tumba de Ramsés III en Tebas, procedentes del siglo X a. de C.

La historia nos ha legado muchísimas recetas, en ocasiones asociadas a algún evento o lugar. Hay bizcochos que son patrimonio de la cocina de Occidente como por ejemplo; las magdalenas, el bizcocho enrollado (brazo de gitano), el plum cake, o el clásico “cuatro cuartos”.

Se pueden distinguir dos grupos fundamentales: los bizcochos para tomar solos y los bizcochos para rellenar, emborrachar o formar tartas. Siendo éstos últimos más ligeros, el más extendido es el bizcocho de genovesa (genoise en francés, su lugar de origen) que se utiliza para hacer tartas de pisos.

El bizcocho más sencillo contiene tres ingredientes básicos en idénticas proporciones; huevos, azúcar y harina.

Es idóneo emplear la harina de trigo especial de repostería, nunca harina de fuerza (ésta última contiene demasiado gluten y restaría volumen al bollo). En ocasiones, se mezcla con otros tipos de harina tales como; harina fina de maíz (maizena), harina integral de trigo  u otros cereales y frutos secos. En todo caso, para evitar que se formen nudos y en la masa puedan aparecer impurezas proporcionadas por el cereal, es muy aconsejable tamizar la harina antes de incorporarla en la masa.

Se suele utilizar el azúcar común o blanquilla, aunque hay bizcochos que se dulcifican con azúcar moreno o miel. De hecho, la miel fue el edulcorante que se empleó para endulzar los bizcochos hasta que se introdujo el azúcar refinado de la caña de azúcar, procedente de Asia.

Los huevos se utilizan enteros o separando yemas de claras, pero lo primordial es batirlo muy bien para conseguir una masa aireada y esponjosa.

Adicionalmente puede llevar grasa, generalmente mantequilla y aceite, aunque también manteca de cerdo o margarina.

La levadura en polvo (química) se suele añadir para gasificar y, por tanto darle volumen. Aunque también, montando las claras a punto de nieve se consigue un efecto parecido.

El bizcocho admite líquidos en pequeñas cantidades tales como; leche, zumos, licores…

Los demás ingredientes sirven para aromatizar y darle un sabor distintivo; ralladura de limón, yogur, almendra molida, fruta, cacao, coco rallado, etc..

El bizcocho se hornea entre 180 y 190 °C hasta que esté bien cocido, el tiempo de cocción dependerá del grosor de la masa.


bizcooooo.JPGLas proporciones de los nutrientes del bizcocho pueden variar según el tipo y la cantidad del alimento, además de otros factores que puedan intervenir en la modificación de sus nutrientes. Recuerda que según la preparación del bizcocho, pueden variar sus propiedades y características nutricionales.

Entre las propiedades nutricionales del bizcocho cabe destacar que contiene los siguientes; hierro, proteínas, calcio, fibra, potasio, yodo,  zinc, carbohidratos, magnesio, sodio, vitaminas de los grupos A,B,C,D,E y K, fósforo,colesterol, grasa y azúcar.

La cantidad de calorías que contiene un bizcocho ronda las 300 -400 kcal. por cada 100 gramos. El aporte energético de 100 gramos de bizcocho es aproximadamente un 17% de la cantidad diaria recomendada de calorías que necesita un adulto de mediana edad y estatura que realice una actividad física moderada.

Las calorías que aporta este alimento, proporcionan a nuestro organismo la energía que necesita para realizar las actividades diarias. Nuestro cuerpo usa las calorías como fuente de energía para realizar cualquier actividad física; andar, correr o hacer deporte. Sin calorías, no tendríamos energía pero, es importante tener en cuenta que un exceso de éstas puede producir sobrepeso.

La cantidad de proteínas del bizcocho, se aproxima a 6,05 g. por cada 100 gramos.

Las proteínas son útiles y necesarias para mantener fuerte nuestra musculatura ya que, sin un aporte adecuado de proteínas, nuestra masa muscular se debilitaría y reduciría paulatinamente. Para su asimilación,  nuestro organismo descompone las proteínas en aminoácidos. Las proteínas que el cuerpo sintetizadas, además de ser útiles para la creación de nueva masa muscular, también intervienen en funciones fisiológicas sin las cuales, nuestro organismo no podría subsistir.


bizcocho.JPGIngredientes:

  • 4 Huevos
  • 1 Yogur Natural (usar como referencia de medida para el resto de ingredientes el vasito del yogur)
  • 1 o 1 y 1/2 Medida de azúcar (depende de lo dulce que se quiera)
  • 1 Medida de Aceite de Girasol
  • 3 Medidas Harina
  • 16 G Levadura química
  • Una pizca de sal

Elaboración:

Engrasar un molde para bizcocho (yo usé un molde desmontable de 25cm)

Colocar la rejilla del horno de tal forma que cuando coloquemos el molde del bizcocho, éste quede a media altura.

Precalentar el horno a 190C calor arriba y abajo.

Sobre un cuenco, tamizar la levadura junto a la harina. Reservar.

En un bol amplio, colocar los huevos con el azúcar. Batir la mezcla (preferiblemente con unas varillas eléctricas a velocidad máxima) enérgicamente alrededor de 15 minutos. Hasta conseguir una pasta mullida de tono blanquecino que haya doblado su volumen.

Incorporar el yogur y el aceite. Continuar batiendo la mezcla a menos intensidad para así, evitar que reduzca en exceso la mezcla esponjosa que conseguimos inicialmente.

Añadir la harina junto a la levadura y mezclar. Lo haremos con mucha suavidad y movimientos envolventes para  impedir que la harina desarrolle demasiado gluten  y reste esponjosidad al bizcocho.

Verter la mezcla dentro el molde.

Cuando el horno haya alcanzado la temperatura adecuada, colocar el molde sobre la rejilla que en un principio dispusimos dentro del horno.

Hornear la preparación 30-40 minutos.

Pasados los treinta primeros minutos (nunca antes) abrir la puerta para comprobar la cocción del bizcocho, con un testados o palillo. Este paso hay que hacerlo con mucha rapidez para evitar que el horno pierda temperatura y el bizcocho se estropee.

Cuando se compruebe que el palillo sale limpio y el bizcocho está bien cocido, sacarlo del horno.

Dejar el bizcocho dentro del molde 5-10 minutos.

Después, desmoldar el bollo y trasladarlo a una rejilla. Dejarlo enfriar por completo.

Espolvorear toda la superficie con azúcar glas y servir.

FONDUE DE QUESO EN PAN DE PUEBLO

SONY DSC

Nunca imagine que me gustaría tanto. ¡Si no lo pruebo, no lo creo! Jajaja… ¡Que delicia! En casa devoramos el pan en cuestión de minutos…

La presentación muy rústica, espectacular. El aroma, impresionante.

El queso que le pongais a la fondue es a vuestra elección. Pero tened en cuenta, gran parte ha de ser graso y fundente para que se derrita sin dificultad dentro el horno.

Yo no soy muy dada a platos tan contundentes. Suelo decantarme por opciones más ligeras, pero amig@s… ¡En esta ocasión, hay que darse el gusto!

Ya habrá tiempo para machacarse en el gimnasio cuando sea necesario. ¡En la vida hay que disfrutar! Eso de andar contando calorías a todas horas, no puede ser saludable. Debemos de llevar una vida activa, comer sano, variado y equilibrado.


Ingredientes:

  • 1 Hogaza de pan de 250-300 G
  • 100 G Queso Gouda
  • 50 G Queso Emmental
  • 60 G Queso Manchego
  • 75 G Mahonesa
  • 50 Ml Vino blanco
  • Sal y pimienta al gusto
  • Cebollino para decorar

Elaboración:

Lavar, pelar y picar fina la cebolleta.

En un cuenco grande rallar los tres tipos de queso.

Añadir la cebolleta picada, la mahonesa y la copita de vino blanco.

Aderezar al gusto con sal y pimienta.

Mezclar todos los ingredientes hasta conseguir una pasta espesa.

Precalentar el horno a 180C.

Con un cuchillo de sierra, cortar el copete a la hogaza de pan (dejando lo que será la tapadera de una sola pieza).

Retirar la miga del interior del pan, dándole a la corteza un grosor de 1,5-2 cm.

Verter la preparación anterior dentro del pan.

Cubrir el pan con su tapadera y envolverlo en papel de aluminio (que quede bien tapado, para evitar que se queme dentro del horno).

Cuando el horno haya alcanzado la temperatura adecuada, introducir el pan. Quedando éste a media altura. Hornear 45-50 minutos.

Picar los tallos de cebollino y decorar con ellos la superficie del pan.

¡Buen provecho!

TARTA DE REQUESÓN

sin hilo.JPG

La tarta de queso es la favorita de mi chico, por eso veréis que preparo muchas variantes de ella. Además, es un tipo de pastel que acoge muy bien a los lácteos bajos en grasas sin perder sabor, ni textura. Entre tantas, esta de requesón, se encuentra entre mis preferidas. Es suave, esponjosa y muy fácil de digerir.

Este pastel lleva poca cantidad de azúcar. Para compensarlo, a la hora de servir acompañarlo con nueces y miel o sirope de arce (si preferis, tambien podeis ponerle mermelada o servirla tal cual. Pero en mi opinión, creo que la miel y frutos secos casan a la perfección con esta tarta).

Animaros a prepararla porque os va a sorprender.


Ingredientes:

  • 400 G Requesón
  • 250 G Yogur natural o Nata de montar 35% MG
  • 3 Huevos
  • 50 G Harina de repostería
  • 90 G Azúcar
  • Mantequilla para untar el molde
  • Nueces para decorar
  • Miel o Sirope de arce para acompañar

Preparación:

Trocear el requesón (si es desgrasado no hará falta, al no tener grasa es menos denso y menos consistente).

Colocar el yogur o la nata en el vaso de la batidora, añadir los huevos, el requesón el azúcar y la harina.

Batir el conjunto a baja velocidad (no batir demasiado la mezcla para evitar en la medida de lo posible, la formación de espuma), hasta conseguir una crema homogénea y lisa.

Tapar la mezcla con papel film y dejar reposar en el refrigerador aproximadamente media hora.

Precalentar el horno a 180C calor arriba y abajo.

SONY DSC

Dispón un molde y cubre el fondo con un trozo de papel de hornear cortado a la medida de la base. Engrasarlo con mantequilla para facilitar el desmoldado. (yo realice la tarta en un molde desmontable de 20cm de diámetro).

Cuando el horno haya alcanzado la temperatura adecuada, vierte la preparación dentro del molde y colócalo dentro del horno a media altura.

Hornear 45 minutos.

Antes de retirar la tarta del horno, comprobar con un testador o palillo que está completamente cuajada.

Dejar templar o enfriar dentro del molde.

Servir acompañada de miel, sirope de arce, mermelada, nueces…

SONY DSC

PURÉ DE CALABAZA

4.JPG

Os presento un clásico que no puede faltar en nuestro repertorio de recetas. Fácil, rápido y muy sano.

Si queréis que las verduras conserven parte de sus propiedades y vitaminas, no cocerlas en exceso.


 

Ingredientes:

  • 300 G Calabaza
  • 1 Puerro
  • 2 Tallos de Apio
  • 1 Tomate
  • 1/2 Cebolla
  • 2 Cda Aceite de oliva virgen
  • 1 Cda Sal
  • Pipas de calabaza para decorar

SONY DSC

Preparación:

Lavamos y pelamos las verduras.

Troceamos la verdura en pequeños trozos, con ello conseguimos que la cocción sea más rápida.

Ponemos la verdura en una olla y le añadimos agua, con que cubra las verduras será suficiente.

Lo dejamos cocer a fuego medio, alrededor de 20 minutos. Cuando la verdura esté al dente, retiramos la olla del fuego.

Colamos el caldo y lo depositamos en una jarra.

Ponemos la verdura en un recipiente alto. Añadimos el aceite en crudo y la sal.

Trituramos con la batidora a máxima potencia mientras vamos añadiendo el caldo de la cocción (más o menos cantidad, según la textura que desees conseguir).

Continuamos batiendo, hasta conseguir un puré suave y cremoso.

Decoramos al gusto con pipas de calabaza tostadas o caramelizadas.

SONY DSC

FLAUGNARDE DE UVAS

SONY DSC

Receta de postre frances. Es exquisito.

Se trata de un pastel parecido al Clafouti, pero el clafouti se elabora con cerezas. Siendo la misma masa para ambas recetas.

El Flaugnarde al igual que el Clafouti, se caracteriza por tener una masa semiblanda, similar a la de los crepès.

Se puede preparar con diferentes formas; redondo, cuadrado, ovalado… En su elaboración podemos variar el tipo de frutas, pero han de ser frutas de pulpa firme. Las frutas con exceso de jugo, en esta receta no dan buen resultado.

Es un postre que lleva pocos ingredientes y muy sencillos. Al gusto, es dulce, cremoso y muy jugoso.


 

Ingredientes:

  • 4 Huevos
  • 130 G Azúcar
  • 200 Ml Nata líquida 35%MG
  • 60 G Leche
  • 50 G Mantequilla
  • 100 G Harina
  • 500 G Uvas blancas
  • Azúcar glas para decorar

Elaboración:

Precalentamos el horno 190C calor arriba y abajo.

Engrasamos el molde o los moldes (yo preparé una tarta de 20 x 3 cm y tres tartaletas pequeñas de 10 x 1,5 cm).

SONY DSC

En un cuenco amplio colocamos la mantequilla a temperatura ambiente y el azúcar. Batimos hasta conseguir una crema suave.

Añadimos los huevos (tienen que estar a temperatura ambiente, si no es así, será muy difícil integrarlos con la mantequilla) y continuamos batiendo hasta integrar por completo.

Incorporamos la nata, la leche y la harina. Mezclamos hasta conseguir una pasta semilíquida y uniforme.

Para terminar, agregamos las uvas blancas.

Vertemos la preparación en el molde y horneamos a media altura 40-45 minutos.

SONY DSC

En el momento de servir, espolvorear con azúcar glas.