ROSQUITOS DE VINO MOSCATEL Y ALMENDRA

rosquitos de vino moscatel 8.JPGEn Cosmopolitan Cuisine adoramos todas las épocas del año, ya que cada una de ellas tiene sus peculiaridades. Además, en cuanto a gastronomía se refiere, cada estación cuenta con sus recetas típicas del momento, más contundentes y sabrosas para los gélidos días de otoño e invierno y más ligeras y frescas para las soleadas jornadas de primavera y verano. En españa, el equinoccio de otoño comenzó a finales del mes pasado y los días fríos propios de la temporada permanecerán con nosotros durante un largo periodo de tiempo. Como corresponde a esta fecha, en la cocina de Cosmopolitan Cuisine damos la bienvenida a elaboraciones más sustanciosas. Por ello y para combatir las bajas temperaturas que diagnostican los expertos en meteorología para los próximos días, hemos elaborado estos deliciosos rosquitos de vino moscatel y almendra, perfectos para darse un capricho a cualquier hora del día.

Si es de tu interés, antes de profundizar en la receta, en los próximos párrafos encontrarás información acerca del fruto con el cual se elabora el vino moscatel; su origen, cultivo y producción, usos y algunas otras peculiaridades.

La uva moscatel es el fruto de la vid, un arbusto trepador de la familia de las Vitáceas. Se trata de una baya de calibre mediano con apariencia elíptica, recogida en un racimo de tamaño grande con forma piramidal y que puede contener hasta un total de 40 uvas. Su pulpa es muy crujiente y la más dulce de todas las de su especie. La uva moscatel es una variedad de uva blanca originaria del sureste de Europa, concretamente de Turquía. Está considerada una “vid antigua”, y los expertos en vino creen que es una de las más viejas que quedan sin modificar genéticamente y que aún perdura. Además, a lo largo del tiempo ha sufrido distintos cambios que han dado lugar a diferentes variedades: uva blanca, rosada, roja, etc. 

La vid prospera en climas cálidos y es típicamente mediterránea. Precisa sol, la influencia del mar y es particularmente sensible al frío durante su estación de florecimiento. Se trata de un ejemplar poco vigoroso, de porte erguido. Es resistente a la sequía y se adapta bien a terrenos de grava y a suelos ácidos. La vid es apta para ser cultivada en zonas muy cálidas y tiene un bajo rendimiento. Es muy sensible al oídio y al mildiu (ambos son una clase de hongo maligno que ataca especialmente a la vid), a la araña roja (plaga de un tipo de ácaro dañino que se alimentan de plantas) y a las heladas de primavera. Su recolección es de las más tempranas de España, debido a que las temperaturas del verano mediterráneo la hacen madurar de forma gradual y constante, pudiendo comenzar su cosecha a mediados de agosto.rosquitos de vino moscatel 9.JPGSu uva es muy fragante y se caracteriza por poseer un alto contenido en azúcares. La pulpa, la piel y las semillas de las moscatel están compuestas por un elemento antioxidante, haciendo que nos puedan ayudar a proteger nuestras células contra los destructivos radicales libres. Se cree que éstas propiedades en la variedad de la uva moscatel pueden ayudar a disminuir los niveles de colesterol y a reducir el riesgo a desarrollar enfermedades cardíacas. Además, tiene un alto contenido de vitamina C. Entre sus minerales se pueden encontrar: calcio, potasio y magnesio (elementos importantes para fortalecer los huesos y prevenir la osteoporosis).

El nombre de éste fruto probablemente deriva de su asociación con los antiguos egipcios, que ya por aquel entonces empleaban esta clase de uva para hacer vino. Hoy en día es una variedad de uva muy importante en la industria vinícola y es cultivada especialmente para elaborar vinos blancos secos, dulces y blancos espumosos (muy fragantes, con aromas elegantes y florales). Tradicionalmente, el vino moscatel se hacía colocando los racimos al sol durante al menos 20 días para que las uvas se secasen, concentrando así todo su contenido en azúcar. También pueden ser usadas para fabricar mistelas, uvas pasas, mostos, zumos o como uva de mesa.

Las mistelas son bebidas elaboradas con vino mosto concentrado de uva y alcohol vínico autorizado, con graduación alcohólica superior a trece grados y contenido en materias reductoras superior a cien gramos.

rosquitos de vino moscatel 0.JPGA partir de la uva moscatel se puede obtener un vino seco y muy aromático, pudiendo someterle a una fermentación alcohólica parcial para obtener un vino semidulce. También a partir de la uva moscatel se produce el vino de licor, habitualmente llamado ¨mistela¨, propio de la comunidad de Valenciana.

La principal diferencia del vino moscatel con el resto de vinos dulces, es que éste en particular, desprende un aroma floral muy fuerte y característico.

El procedimiento de elaboración de la mistela, consiste en la adición de alcohol, de origen vínico, al mosto fresco recién prensado. Con este sistema se obtiene un producto dulce natural con un 15 % de alcohol añadido.

El vino seco moscatel tiene una graduación de entre 11° y 13° mientras que el vino de licor (mistela) tiene una graduación superior a 13°, normalmente de 15°. El vino producido a partir de ella posee un perfume floral característico de esta variedad de uva, debido a ciertos aceites esenciales que hay en la parte próxima a la película del grano, y que lo diferencia de los demás vinos dulces.rosquitos de vino moscatel 7.JPGEn España el vino moscatel se fabrica principalmente en el sur de Andalucía, concretamente en las provincias de Málaga y Cádiz. Hay que distinguir entre el vino moscatel de Chipiona (Cádiz) y el vino moscatel de Málaga (Málaga) en cuanto a su elaboración se refiere; El moscatel de Chipiona no se somete a ningún proceso fermentativo por lo que, según la definición técnica de vino, no puede ser considerado como tal, al contrario de lo que sí ocurre con el moscatel de Málaga. Este peculiar sistema de elaboración del moscatel en la villa de Chipiona es uno de los factores que hacen que la Denominación de Origen de Jerez (Cádiz) no lo haya tenido dentro de su catálogo de excelencias (vinos amparados por la Denominación de Origen) hasta recientemente.

Otras dos zonas productoras de moscatel en España, están en la comunidad Valenciana; la de la comarca de la Marina Alta, al norte de la provincia de Alicante y la zona que recoge los municipios de Cheste, Chiva y Godelleta en la provincia de Valencia. Entre ellos existen ligeras diferencias de graduación alcohólica y maduración. Este tipo de moscatel es el llamado romano o de Alejandría. Tradicionalmente en los siglos XIX y XX se elaboraba la pasa con esta variedad y se exportaba a diversos países de Europa y América. Actualmente se elaboran unos exquisitos caldos con esta clase de uva, como vinos blancos, vinos de licor, vermut, moscateles espumosos, etc. La villa de Teulada es uno de los principales lugares donde se elaboran estos productos.

Fuera de España también se produce vino moscatel, principalmente en Portugal, Italia, Chile y Australia. El vino Moscatel de Portugal es un vino dulce ampliamente producido en la región de la península de Setúbal, justo al sur de Lisboa, así como en Favaios, Alijó y otras zonas del Douro portugués, en el Portugal septentrional. Por lo que se refiere a Australia, la uva se usa a menudo en la producción de cream sherry (“crema de jerez” es una variedad común de jerez dulce hecho a partir de oloroso). En Italia hay distintas regiones que producen Moscato, pero principalmente se produce en el Piamonte. En Argentina es igualmente llamado moscato, y es consumido tradicionalmente con pizza, combinación característica de la gastronomía rioplatense.

Para terminar dejamos una sugerencia del maridaje que puede asistir a este excelente tipo de vino, que bien podría asemejarse a lo que sería un elixir de dioses; fresco y con un dulzor muy peculiar, además de su capacidad digestiva por su alcohol vínico de calidad. Versátil en todo momento, es especialmente recomendado para servir con repostería y postres, frutas dulces o como es en este caso, también puede formar parte de una receta; proporcionando en toda ocasión un sabor único a los alimentos que acompaña.

Texto inspirado y desarrollado a través de las consultas realizadas a las siguientes fuentes de información: Wikipedia, Bodegas Larre, Vitivinicultura y catatu.

rosquitos de vino moscatel 11.JPGIngredientes: (Aproximadamente 30 Unidades):

  • 140 G Harina de trigo duro (en su defecto utilizar harina de trigo común)
  • 150 G Harina panadera
  • 130 G Manteca de cerdo a temperatura ambiente
  • 30 G Azúcar glas
  • 75 G Vino moscatel
  • 50 G Almendras molidas
  • 20 G Almendras picadas
  • 1/4 Cdta Canela molida (opcional)
  • Azúcar glas para espolvorear

Elaboración:

Extender los dos tipos de harina sobre una bandeja y tostar en el horno a una temperatura de 160° calor arriba y abajo (si el horno está equipado con la opción de ventilador, se recomienda su uso para llevar a cabo esta operación). Tostar la harina hasta que empiece a coger un tono tostado (el tiempo es variable y dependerá de cada tipo de horno). Una vez tostada, retirar del horno y dejar enfriar por completo.

Proceder del mismo modo con las almendras: Extender las almendras crudas molidas y picadas encima de una bandeja de horno y tostarlas a una temperatura de 160° con el programa de calor arriba y abajo (si el horno tiene la opción de ventilador, se recomienda su uso para llevar a cabo esta operación). Tostar las almendras el tiempo necesario, hasta que empiecen a verse doradas. Cuando estén listas, sacar la bandeja del horno y dejar enfriar totalmente.

Poner en un bol grande la manteca de cerdo ablandada, el azúcar glas, el vino moscatel, las harinas tostadas, la almendra molida, la almendra picada y la canela (opcional).

Mezclar hasta obtener una masa manejable, lisa y homogénea (apenas debe pegarse a las manos o a los utensilios).

Formar una bola con la masa y envolverla en plástico film transparente de uso alimentario. Dejar reposar la masa dentro del refrigerador al menos 30 minutos.rosquitos de vino moscatel 6.JPGPasado el tiempo de espera, precalentar el horno a 170° de temperatura con calor arriba y abajo.

Mientras, con la ayuda de un rodillo repostero, extender la masa sobre la superficie de trabajo enharinada, hasta alcanzar un grosor de 1,5 o 2 cm.

Con un cortapastas pequeño o el filo de un vaso estrecho, cortar círculos de masa y seguidamente realizar otra perforación más pequeña en el centro de cada pieza, para dar la forma característica de rosco a la pasta (los recortes de masa, se juntan, se amasa de nuevo, se estira y se corta del mismo modo).

Disponer una bandeja de horno antiadherente o cubrirla con papel parafinado y colocar sobre ella los rosquitos.

Cuando el horno haya alcanzado la temperatura adecuada, cocer los roscos situando la bandeja a media altura, durante 15 minutos o hasta que empiecen a dorarse por los bordes.

Una vez horneados, sacar la bandeja del horno y dejarlos enfriar sobre ella, sin desplazarlos de sitio.

Ya completamente fríos, rebozar los rosquitos en abundante azúcar glas (este paso es muy recomendable, ya que la masa en sí es escasamente dulce).

Para terminar y como sugerencia de presentación, se pueden envolver los roscos de vino moscatel en papelillos especiales y aptos para la conserva de alimentos. También se pueden guardar tal cual, en una caja metálica o dentro de un recipiente de vidrio hermético y almacenarlos en un lugar oscuro, fresco y seco. Así se mantendrán en perfecto estado de conservación durante al menos un mes.

rosquitos de vino moscatel 4.JPG

MINI PANETTONE CLÁSICO

MINI PANNETTONE CLÁSICO 3.JPGEn la navidad del año pasado, finalizado escasamente hace un par de semanas, en la cocina de “Cosmopolitan cuisine” se elaboraron de forma artesanal estos deliciosos y esponjosos mini panettone. Prepararlos no es una tarea fácil, siendo preciso dedicarle bastante tiempo a la receta, pero tampoco entraña demasiada dificultad. Como recompensa, se obtiene un pan dulce mucho más saludable que el comercializado en los distintos establecimientos de alimentación; libre de grasas hidrogenadas, saborizantes artificiales, conservantes u otro tipo de aditivos que se usan frecuentemente en la fabricación de prácticamente todo tipo de bollería industrial.

Por otro lado, a comienzos de la pascua del año 2016 confeccionamos otra version de este pan dulce tan popular, pero en aquella ocasión seguimos las indicaciones de otra receta, con unos resultados igual de satisfactorios. Si se desea consultar la receta y acceder a ella de forma inmediata, pinchar sobre el siguiente enlace Panettone de chocolate. En ella, además de desarrollar la receta, se pueden leer unos parrafos que entregan entre otra información, la historia y el origen del panettone.

La receta de los mini panettones está adaptada (con la salvedad de elaborar inicialmente una masa madre, para hacerla más rápida y sencilla) del Panettone milanés del libro Pan y dulces italianos de las hermanas Simili.MINI PANETTONE CLÁSICO 1.JPG

 

Información de interés para la elaboración del panettone:

La víspera (noche anterior) se realiza la preparación del prefermento, al que sólo será necesario dedicarle 5 minutos + levado (toda la noche en el refrigerador).

El día en cuestión se recomienda no diversificar ni planificar otro tipo de actividades, debido a que este tipo de masa requiere bastante atención.

En esta ocasión, la masa se trabaja a una temperatura aproximadamente de 20°C. Teniendo en cuenta este dato, el tiempo se distribuirá de la siguiente manera:

-Aclimatación del prefermento a temperatura ambiente: Serán necesarias dos horas, y simplemente consiste en sacar la masa del refrigerador.

-Preparación de la primera masa: Serán necesarios quince minutos + dos horas de levado (tiempo que requiere la masa para alcanzar el doble de su tamaño inicial).

-Preparación de la segunda masa: Serán necesarios alrededor de veinte minutos + cuatro horas de levado (espacio que la masa necesita para triplicar o cuadruplicar  su tamaño).

Horneado: Serán necesarios veinte o treinta minutos.

Reposo y enfriado: Será necesaria una hora.

Desde “Cosmopolitan cuisine” se recomienda encarecidamente preparar la receta que se presenta a continuación. Como ya se ha dicho, no se trata de una tarea fácil, sobre todo si se está iniciando en las labores panaderas, pero siguiendo minuciosamente las indicaciones, siendo riguroso durante el proceso, usando materia prima de primera calidad y poniendo mucho cariño, seguro que se lograrán unos resultados estupendos.


MINI PANETONNE CLÁSICO 5.JPG

Ingredientes (8 mini panettone de 100gr la unidad):

Antes de comenzar con la receta se ha de asegurar que todos los ingredientes se encuentran a temperatura ambiente (salvo que se indique lo contrario).

Prefermento;

Primera masa;

  • 40 G Yema de huevo (dos yemas grandes)
  • 90 G Agua (templada)
  • 200 G Harina de fuerza
  • 50 G Azúcar blanco
  • 50 G Mantequilla sin sal
  •  Prefermento anterior

Segunda masa;

  • 40 G Leche entera (templada)
  • 20 G Azúcar blanco
  • 3,5 G Sal
  • 40 G Yema de huevo (dos yemas grandes)
  • 5 G (una cucharadita) Miel suave
  • 10 Ml (dos cucharaditas) Ron añejo
  • 2-3 G (media cucharadita) Extracto puro de vainilla (media cucharadita)
  • 90-115 G Harina de fuerza
  • 50 G Mantequilla sin sal
  • 120 G Pasas sultanas
  • 80 G Cubitos de naranja confitada
  • Masa anterior

Acabados;

  • Mantequilla sin sal

Elaboración:

Prefermento;

En un cuenco mediano, desleír la levadura en la leche templada, a una temperatura aproximada de 40ºC.

Seguidamente, añadir la harina y mezclar con suavidad con una espátula o lengua repostera, hasta conseguir una mezcla densa y homogénea.

A continuación, cubrir con plástico film transparente de uso alimentario y dejar levar toda la noche dentro del refrigerador, durante un mínimo de ocho horas.

A la mañana siguiente, el prefermento habrá crecido y se encontrará ligeramente esponjoso, repleto de burbujas. Sacar de la nevera y dejarlo a temperatura ambiente durante dos horas, para que se aclimate.

Primera masa;

Para comenzar, batir ligeramente en un cuenco las yemas junto con el agua templada.

Añadir a la mezcla anterior, la harina y el azúcar. Mezclar con suavidad hasta que todo quede bien integrado, obteniendo así una masa uniforme pero áspera.

Seguidamente, añadir el prefermento y amasar, a mano o con robot de cocina durante cinco minutos, seguido de un reposo de diez minutos. Repetir esta operación un par de veces más y agregar la mantequilla trozo a trozo, hasta incorporarla por completo.

Continuar amasando esta masa en intervalos de cinco minutos con reposos intermedios de diez minutos, tantas veces como sean necesarias para obtener una masa lisa y elástica. Poco a poco la masa se tornará más sólida, así que en caso de realizar el amasado a mano, se podrá emplear el método tradicional de amasado francés.

El amasado finalizará cuando se obtenga una masa lisa, suave y elástica que se despegue sin ninguna dificultad del cuenco o en su caso, de la superficie de trabajo.

A tener en cuenta…

Es muy importante no añadir más harina de la indicada en la lista de ingredientes. Al principio la masa es algo pegajosa, pero irá adquiriendo consistencia según se vaya trabajando; de ser necesario,  se pueden untar ligeramente las manos con unas gotas de aceite de girasol (para no aportar sabor a la masa).

Bolear la masa, ponerla en un cuenco aceitado, cubrirla con plástico film transparente de uso alimentario y dejarla reposar en un sitio cálido y alejado de las corrientes de aire el tiempo necesario. Hasta que más o menos duplique su volumen.

Segunda masa;

Cuando la masa inicial haya aumentado, preparar la segunda masa.

Mezclar todos los ingredientes enumerados para la segunda masa: la leche entera, el azúcar blanco, la sal, las yemas de huevo, la miel suave, el ron añejo, el extracto puro de vainilla y la harina de fuerza; excepto la mantequilla, las uvas pasas y los cubitos de naranja confitada. Se obtendrá una mezcla muy plasta y pegajosa, que se añadirá a la primera masa previamente desgasificada (presionarla suavemente con el puño cerrado dentro del cuenco un par de veces). Mezclar bien y comenzar a amasar de nuevo, con la misma técnica descrita (amasados breves y reposos de diez minutos), hasta que la masa esté lo suficientemente incorporada.MINI PANETTONE CLÁSICO 7.JPGUna vez lista, añadir la mantequilla ablandada en varias veces, hasta integrar por completo. Continuar amasando hasta conseguir una masa perfectamente homogénea, lisa, elástica y manejable (perfectamente amasable por el método francés, en caso de que el amasado se realice de forma manual).

Se sabra que la masa está bien trabajada cuando además de adquirir una textura muy suave, se despegue fácilmente del cuenco o de la superficie de trabajo. Para comprobarlo, se realizará la prueba de la membrana que consiste en tomar una pequeña porción de masa entre los dedos pulgar e índice de ambas manos y estirar con suavidad, entonces se ha de visualizar algo parecido a un tegumento o tejido terso y traslúcido.

Finalmente, colocar la masa sobre una superficie de trabajo y estirarla con las manos hasta formar un rectángulo irregular. Sobre él, esparcir de forma equitativa las pasas y los cubitos de naranja confitada. Después, enrollar la masa, encerrando así la fruta en su interior, y plegar sobre sí misma tantas veces como sea necesario, hasta asegurar que la fruta queda repartida de manera uniforme por toda la masa.

A continuación, formar porciones de masa de aproximadamente de 100 G cada una, bolear y  crear una buena tensión en la superficie. Colocar la masa dentro de los moldes para panettone (no han de sobrepasar ⅓ de la capacidad del molde), cubrir sin ajustar con plástico film transparente de uso alimentario y dejarlos levar en un lugar cálido y alejado de las corrientes de aire, hasta que la parte superior de la masa asome por el borde del molde. Esta parte del proceso llevará varias horas (dependerá de la temperatura ambiente).

Una vez hayan levado todas las piezas, precalentar el horno (eléctrico y sin aire) a 180°C con calor arriba y abajo, colocando la bandeja del horno en el tercio inferior.

A continuación, con ayuda de una cuchilla para pan o un cuchillo afilado, practicar una pequeña incisión en forma de cruz en el centro de la superficie de la masa y dejar caer un pedazo de mantequilla (del tamaño de una avellana) en el centro de la intersección.

Hornear los panes durante unos veinte o treinta minutos, hasta que al introducir una brocheta de madera en el centro (llegando al hasta el fondo del molde), ésta salga limpia de masa o migas. Si viéramos que se dora en exceso, cubrirlo con papel de aluminio sin ajustar.

Cuando los panecillos estén bien cocidos, apagar el horno y sacarlos de su interior con cuidado. Tumbarlos uno a uno sobre la encimera e introducir una horquilla especial para este fin o dos brochetas de palo largo por la base de cada uno de los bollos, de lado a lado. Después, colgarlos boca abajo para que la miga quede suelta y no se apelmace. Dejarlo enfriar  por completo en esa posición.

Cuando el panettone esté totalmente frío, retirar la horquilla o brochetas, servir y ¡disfrutar!MINI PANETONNE CLÁSICO.JPGLos panettones se conservan tiernos dos o tres días a temperatura ambiente, guardados en recipientes herméticos o dentro de una bolsa de plástico cerrada; dentro de un lugar seco, oscuro y alejado de fuentes de calor.

Los bollos que no se vayan a consumir en el periodo indicado, se pueden congelar (recién hechos, completamente fríos y protegidos dentro de envases aptos para almacenar a bajas temperaturas). Aunque he de decir que no hay nada como un panettone recién hecho.

GALLETAS DE JENGIBRE (Gingerbread Man) – Galletas de Navidad

GALLETAS DE JENGIBRE 1.JPGEsta semana, para preparar las fiestas navideñas en casa, proponemos cocinar una de las recetas más suculentas, divertidas y sencillas de los menús de estos días: ¡Galletas de jengibre!

Las galletas de jengibre, o “gingerbread”, tienen su origen en el pan de jengibre, casi tan antiguo como la historia occidental, y que se remonta a los antiguos griegos y egipcios, que ya lo consumían en sus prácticas de ritos y ceremonias.

El pan de especias llegó a Europa aproximadamente en el siglo X, cuando los cruzados (militares cristianos afincados principalmente en Europa Occidental, y que participaron de forma directa en alguna de las cruzadas que tuvieron lugar en la etapa del medievo) trajeron la receta desde Oriente Medio, esta receta rápidamente se extendió entre las altas sociedades; y más tarde al resto de la población, cuando se depreció el valor de las especias y éstas comenzaron a ser más asequibles.

¿Sabías que…

La tradición de la elaboración del pan de especias surgió en algunos monasterios europeos en la época medieval? Esta tradición se extendió a Croacia, donde más tarde se convirtió en una actividad artesanal. La receta utilizada por todos los artífices era la misma: hacían una masa con harina, agua, azúcar, bicarbonato sódico y las especias indispensables. La masa se colocaba en moldes, se cocía, se secaba y se pintaba con colorantes alimentarios. Después, cada artesano ornamentaba el pan con imágenes, versos y mensajes a su antojo. En la actualidad esta práctica se sigue conservando.

SONY DSCEl tema que se trata a continuación es bastante discutible, ya que en la búsqueda de información acerca del creador y el origen de las galletas con forma humana se pueden encontrar varias referencias históricas que no guardan ningún tipo de relación, en los próximos parrafos se relatan algunas de ellas:

Por un lado, se da cuenta de que la usanza de este tipo de galletas en Navidad fue idea del monje de origen armenio, Gregory de Nicopolis en Grecia, a quien se le atribuye ser el primero en preparar este postre de galletas (gingerbread) o pan de jengibre con forma de hombrecillo. Igualmente, la leyenda relata que fue el mismo monje quien al trasladarse a Francia en el año 992, dio a conocer su atractiva creación culinaria, y enseñó a prepararla a los sacerdotes franceses.

Por otro lado, se dice que fue la reina Isabel I la “creadora” de las galletas de jengibre (o gingerbread people) con formas de personas, que ofrecía a sus invitados como una forma de agasajarlos. Con el tiempo, en las ferias populares se adoptaría la receta y se popularizaría, hasta el punto, que incluso las galletas de jengibre desmigadas servirían de condimento para preparar distintos platillos de carne, especialmente si las galletas  empezaban a descomponerse.

Sea como fuere, a día de hoy estas galletas son internacionales y desde que aflora la temporada navideña se convierten no sólo en una parte del postre tradicional para celebrar y compartir, sino también como motivo para la decoración navideña. Su popularidad está muy arraigada, especialmente en la época del año que se está mencionando, la pascua.GALLETAS DE JENGIBRE 3.JPGEsta simpática galleta o masa de jengibre tiene diversas versiones europeas: Pierniczki polaco, el pepparkakor escandinavo, las speculaas holandesas, el pain d’épices francés o el esponjoso lebkuchen alemán. Otras formas de pan de jengibre como son las casas en miniatura, célebres por el cuento de los hermanos Grimm “Hansel y Gretel”, se extendieron en el gusto alemán y también fueron adoptadas, junto a los hombrecillos de pan de jengibre, por los colonos de América del Norte, que también sienten como suya esta vieja tradición.

Estos simpáticos hombres de jengibre han alcanzado tanta popularidad que además cuentan con su propia historia. En el siguiente enlace “aquí”, se puede ver un video explicativo; se trata de un encantador cuento animado, narrado de forma divertida con una didáctica infantil.

La mayoría de los hombres de pan de jengibre comparten la misma forma de apariencia  humanoide, paticorta y sin dedos. Muchos hombres de jengibre tienen cara, aunque los rasgos pueden ser hendiduras en la propia galleta o caramelo pegado en ella con glaseado de azúcar o chocolate, según la receta. También son comunes otras decoraciones: pelo, puños de camisa y zapatos, siendo la decoración más popular los botones de la camisa, que tradicionalmente son representados con gominolas, glaseado dulce o uvas pasas.

Las galletas con forma de casas de pan de jengibre, célebres por el cuento “Hansel y Gretel”, son una apetitosa variación.

Aunque en la receta que se publica en esta página se embellecen las galletas con chocolate fundido (a nuestro parecer esta forma de presentación queda más formal y elegante) y no se decoran con glaseado de azúcar, como ya se a dicho, sí es habitual hacerlo de este modo, sobre todo en los hogares que también son habitados por niños. Este glaseado es muy sencillo hacer, se prepara con clara de huevo, azúcar glacé y opcionalmente colorante alimentario (pincha aquí  para visualizar uno de los muchos vídeos explicativos que circulan por la red, en él se detalla la receta y se indica cómo proceder para aplicar el glaseado sobre las galletas).


GALLETAS DE JENGIBRE.JPGIngredientes:

  • 260 G Harina de trigo
  • 35 G Harina de trigo de gran fuerza
  • 75 G Azúcar moreno suave (clara)
  • 75 G Melaza
  • 55 G Huevo
  • 50G Mantequilla
  • 7 G Espéculos: Mezcla molida de especias; Jengibre (en mayor medida), canela y clavo)
  • 1 Cdta. Levadura química
  • 1/2 Cdta. Bicarbonato
  • 1/4 Cdta. Sal
  • 100 G Chocolate negro 70%
  • 100 G Chocolate blanco

Elaboración:

En un cuenco, mezclar las harinas con el polvo de hornear, el bicarbonato, el jengibre, la nuez moscada y la canela. Cernir la mezcla con un tamiz y reservar.

En otro recipiente batir con unas varillas (preferiblemente eléctricas) energicamente o a intensidad alta la mantequilla junto al azúcar, hasta que la mezcla blanquee y la textura se vea cremosa.

A continuación, agregar el huevo, la vainilla y la melaza hasta integrar todos los ingredientes por completo.

Tras ello, incorporar poco a poco la mezcla de harina mientras se continúa batiendo suavemente, hasta conseguir una masa totalmente lisa y homogénea.

Sacar la masa del cuenco y formar una bola con ella. Después, aplastarla ligeramente y cubrirla a piel con plástico film transparente apto para uso alimentario.

Refrigerar la masa de galletas durante al menos 30 minutos.GALLETAS DE JENGIBRE 4.JPGPasado el tiempo, la masa debe estar firme y manejable (si la masa quedase muy dura al sacarla de la nevera, dejarla cinco o diez minutos a temperatura ambiente para que adquiera una textura compacta pero fácil de manipular).

Precalentar el horno a 170°C con calor en ambas resistencias y sin ventilador.

Preparar una o dos bandejas de horno antiadherentes o dotarlas con papel parafinado especial para hornear.

Depositar la masa de galletas sobre una superficie lisa y enharinada. A continuación, estirar la masa con un rodillo hasta obtener un grosor de aproximadamente ½ centímetro.

Cortar la masa de galletas con un cortador que tenga la típica forma del muñeco de jengibre e irlas colocando sobre las bandejas, dejando un espacio entre ellas de mínimo dos centímetros de distancia, para evitar que durante el horneado estas se puedan  pegar unas a otras.

En el momento que se tengan todas las galletas confeccionadas y el horno haya alcanzado la temperatura adecuada, introducir la bandeja dentro del horno a media altura. Cocer los dulces entre 10 o 12 minutos, depende del tamaño y de el grosor que se les haya proporcionado. Estarán listas cuando sus bordes inferiores adquieran un tono sutilmente dorado.

Para finalizar, sacar la bandeja del horno y dejar reposar las galletas sobre ella durante unos minutos, hasta que estas endurezcan ligeramente.

Cuando se llegue a ese punto, retirar las galletas de jengibre de la bandeja y depositarlas sobre una rejilla para que terminen de enfriar por completo.

Una vez frías, proceder con la decoración. En este caso, simplemente se realiza un baño parcial de las galletas con dos tipos de chocolate fundido.

Para ejecutar el acabado de esta manera, fundir el chocolate (realizando la misma técnica por separado con el chocolate negro y el chocolate blanco) durante unos segundos en un recipiente apto para el microondas (en pequeños golpes de calor de 30 segundos) o en un cazo al baño maría sobre el fuego durante unos minutos.

Cuando el chocolate esté totalmente derretido, introducir una parte de la galleta dentro del mismo y escurrir el exceso de fluido.

Depositar la pieza sobre una superficie lisa y dejar que el chocolate solidifique por completo.

Realizar la misma operación con el resto de galletas.

Consejo,

Cuando se realice un baño de chocolate a piezas que requiera un secado sobre una superficie plana, se recomienda colocar una lámina de acetato o una hoja de papel siliconado adecuada para el uso alimentario sobre la zona de reposo de las porciones. De esta forma, una vez el chocolate haya endurecido, las piezas se despegarán con mucha facilidad.

Si se desea proporcionar un “aire” más alegre a la decoración de las galletas usando glasa de colores, se deja una propuesta interpretada con lenguaje visual tanto del proceso de elaboración como del método de aplicación, en el cuerpo de esta entrada.GALLETAS DE JENGIBRE 6.JPGEstas galletas bañadas en chocolate, se conservan en perfectas condiciones durante semanas guardadas en recipientes herméticos y almacenadas en un espacio oscuro, seco y alejado de fuentes directas de calor.

ROSCÓN DE REYES

RECETA-ROSCON DE REYES 1.5.JPGCon la llegada de los reyes magos ayer se dieron por finalizadas las fiestas de Navidad. Y en casa como manda la tradición en los últimos años, se rindió homenaje al día más deseado por los más pequeños (y no tan pequeños) con este fabuloso roscón artesano relleno de nata. Una verdadera delicia que nada tiene que envidiar a los comerciales; todo lo contrario. Como vengo escribiendo desde los comienzos del blog, las ventajas de preparar los alimentos en casa de forma artesanal son numerosas: las recetas se pueden adaptar a los gustos de los comensales y se pueden controlar los ingredientes en casos de intolerancias o enfermedades, sustituyendo (siempre respetando las medidas y proporciones de líquidos y sólidos) los componentes conflictivos por productos más adecuados a las necesidades de los convidados.

Como es costumbre en este blog, antes de detallar la receta del roscón de reyes, se presenta un breve resumen acerca de la historia y peculiaridades del producto en cuestión, en este caso de este dulce tan laborioso como exquisito.

El origen del roscón en realidad no tiene nada que ver con la llegada de los Reyes Magos a Belén para adorar al Niño, sino que parece estar relacionado con las saturnales romanas, éstas eran fiestas dedicadas al dios Saturno con el objeto de que el pueblo romano en general pudiera celebrar los días más largos que empezaban a venir tras el solsticio de invierno. Para estos festejos se elaboraban unas tortas redondas decoradas con higos, dátiles y miel, que se repartían por igual entre los plebeyos y los esclavos.

El pastel que hoy en día se elabora en España tiene forma de rosca, más o menos imitando una corona real, cubierto de frutas escarchadas, que semejan las joyas de la corona, y lleva escondida en su interior una pequeña sorpresa, a veces de gran lujo y valor. La tradición dice que quien la encuentra tiene que pagar el roscón. Se cree que la sorpresa representa al Niño Jesús, que tuvo que ser escondido y protegido en los días de su Nacimiento. En algunos lugares se incluyen dos sorpresas: una haba seca y una figurita. Si se encuentra el haba se ha de pagar el roscón o si no pagar el próximo, mientras que si se halla la figurilla se adquiere el derecho a ser coronado.

La receta del roscón de reyes es antigua en el mediterráneo y también se encuentran dulces semejantes en la Provenza francesa. Cuenta la leyenda que el rey francés Luis XV quedó encantado con el roscón y se dedicó a propagarlo, con una moneda en su interior como sorpresa, entre la aristocracia francesa y europea. Así fue como llegó a España, de manos de la Casa de los Borbones, donde recibió una excelente acogida. Pronto la costumbre pasaría de los nobles al pueblo llano, siendo Madrid y Sevilla importantes baluartes de esta obra maestra de la repostería. Poco a poco, todo el país e Hispanoamérica se fueron dejando seducir por su sabor único y actualmente es costumbre en muchos países merendar el Roscón de Reyes con chocolate los días 5 y 6 de Enero.

El bollo se elabora con harina, levadura de panadero, leche, huevos, agua de azahar, mantequilla, azúcar y sal principalmente, aunque se pueden añadir otros ingredientes, como el anís o cualquier aromatizante al gusto. La decoración es otro de sus puntos fuertes ya que le aporta un aroma impecable, un sabor más atrayente y un colorido vistoso. Para la decoración y aromatización se usa naranja natural con piel, ralladuras de limón, frutas confitadas (guindas, calabaza…), azúcar y almendras laminadas. Dicen que la fruta confitada, de color rojo y verde, son el símbolo que representa las gemas y esmeraldas que los Reyes de Oriente llevaban en sus túnicas.

Este dulce manjar es actualmente, el dulce típico e insustituible para estas fechas Navideñas en España y en otros muchos lugares. Suele gustar a todo el mundo por su variedad: sin relleno o relleno de nata, crema pastelera, chocolate, trufa… Hay que decir que el clásico es sin relleno o relleno con nata pero con el tiempo van surgiendo cada vez nuevas y más variedades.


SONY DSCIngredientes (2 roscones de 500 G):

  • 500 G Harina de gran fuerza
  • 3 Huevos (150 gr)
  • 50 G Azúcar común
  • 60 G Mantequilla
  • 60 Ml Agua de Azahar
  • 50 Ml Leche
  • 35 G Levadura fresca de panadería
  • 10 G Sal
  • Ralladura de un limón
  • Ralladura de una naranja
  • 1 Huevo batido para pintar
  • Fruta escarchada, guindas, almendra laminada, azúcar perlado o común para decorar (opcional)
  • Nata montada, trufa montada, crema pastelera, cabello de angel para rellenar (opcional)

Elaboración:

Amasar aproximadamente 30 minutos todos los ingredientes excepto la mantequilla, la levadura y los ingredientes para pintar, decorar y rellenar, a mano o a máquina (en este caso utilizar el accesorio gancho de la batidora de mesa o la panificadora en programa “amasado”). Hasta obtener una masa lisa y elástica, que no se pegue en las manos.

Transcurrido el tiempo, cortar la mantequilla en dados pequeños e integrarla en la masa. Este paso es el más delicado y complicado del proceso de amasado, sobre todo si se realiza de forma manual. En este caso, se requiere periodos de amasado intercalados con periodos de reposo de la masa, con el objetivo de que ésta se relaje y destense. Si el amasado se ejecuta con máquina, en este paso no son necesarios los tiempos de reposo.

Cuando la masa esté casi lista y la mantequilla se haya integrado y absorbido, añadir la levadura fresca disuelta en una cucharada de leche.

Seguir amasando hasta que la levadura se disuelva por completo y se obtenga de nuevo una masa fina y elástica. Se sabrá que que el amasado ha finalizado cuando la masa se despegue perfectamente de las paredes del recipiente del robot de cocina o, si el amasado es manual, no se pegue ni en las manos ni en la mesa de trabajo. Si no es así, significa que aún le falta tiempo de amasado. El siguiente paso para garantizar una estructura perfecta de la miga, consiste en realizar la prueba de la membrana. Para entender este término y proceder de forma correcta, se aconseja visualizar el vídeo que se muestra a continuación, pinchando sobre el siguiente enlace.

Formar una bola con la masa y dejarla reposar, en un bol untado con aceite vegetal y tapado con un trozo de plástico film transparente, entre treinta minutos y una hora dentro del refrigerador.

Pasado el tiempo, volcar la masa sobre la mesa de trabajo y dividirla en dos, formando un par de bolas con la masa.

Disponer dos hojas de papel siliconado (especial horneados) sobre un par de bandejas de horno y colocarlas sobre una superficie amplia y que no se vaya a usar durante mínimo de tres o cuatro horas.

Untarse las manos con unas gotas de aceite y tomar entre ellas una de las porciones de masa. Con los dedos abrir un agujero en el centro y estirar la masa hasta formar un rosco con un agujero central amplio, aproximadamente de 15 cm de diámetro.

Colocar la pieza sobre el papel siliconado, con el pliegue hacia abajo.

Proceder del mismo modo con la otra bola de masa y cuando se tengan formadas las dos piezas, pintarlas con huevo batido.

Esperar unos minutos a que el lacado quede prácticamente absorbido por los roscos y cubrirlos con un paño de cocina fino y ligero. Dejarlos fermentar, hasta que hayan doblado su volumen inicial, entre dos y cuatro horas (depende de la temperatura a la que se encuentre la sala, lo óptimo sería entre 26 y 30 C).SONY DSCTras el periodo de fermentación, precalentar el horno a 190 C calor arriba y abajo.

Al mismo tiempo pintar de nuevo los roscones con huevo batido y decorarlos con las frutas escarchadas, las guindas, la almendra y el azúcar perlado o común (humedeciendo éste último con una gotas de agua) según preferencias.

Hornear los roscones durante 15 o 20 minutos (es aconsejable verter medio vaso de agua o cuatro cubitos de hielo encima de la bandeja base del horno nada más comenzar el horneado, esto aportará humedad al bollo).

Cuando los roscos hayan adquirido un bonito tono dorado, sacarlos y dejarlos enfriar a temperatura ambiente sobre una rejilla.

Una vez fríos, si se desea se pueden rellenar con nata o trufa montada, crema pastelera, cabello de angel…

Los roscones se conservan en perfectas condiciones durante dos o tres días dentro de recipientes cerrados y guardados en un lugar limpio, fresco y seco. Si no se van a consumir en las próximas 48-72 horas, se pueden congelar en bolsas o recipientes herméticos.

MANTECADOS DE ALMENDRA

MANTECADOS DE ALMENDRA 0.0.JPGEl mantecado es un dulce típico de la repostería española, caracterizado por ser amasado con manteca de cerdo y consumido en cualquier época del año, especialmente en Navidad.

Los mantecados nacen en Andalucía, concretamente en la zona de Estepa y Antequera donde se sostiene una guerra incruenta respecto a la autoría original. Batalla que aún se sostiene en lo histórico, pero que  Estepa gana sobradamente en lo comercial: no en vano actualmente los mantecados de Estepa gozan de una Indicación Geográfica Protegida que reconoce su valor y distinción. La denominación “Mantecados de Estepa” se ha utilizado de forma tradicional para designar un tipo de dulce navideño, elaborados en Estepa. Estos dulces se llevan fabricando con la misma receta desde hace más de cien años.

Los mantecados se presentan en forma de piezas de masa horneada, obtenida a partir de la mezcla de harina de trigo, manteca de cerdo y azúcar glas, como ingredientes comunes, complementados con otros en función de la variedad; canela, aceite de oliva, almendra, cacao, coco, limón, avellana, vainilla etc…

Son de color marrón tostado, compactos en su exterior y tiernos en el interior, con la superficie ligeramente cuarteada y suaves al paladar.

El origen de los mantecados data del siglo XVI propiciado por el excedente de cereales y manteca de lechón que se daba en dicha parte de Andalucía y su gran popularidad ha ido favoreciendo su extensión por otras regiones y localidades de España.

La historia de los mantecados y los polvorones se describe con más detalle en el articulo publicado anteriormente en este blog. En la entrada mencionada, con título Polvorones de canela también se encuentra otra variante de estos dulces tan tradicionales y exquisitos.

MANTECADOS DE ALMENDRA 3.JPGElaborar este tipo de dulce en casa es muy fácil. Los ingredientes se pueden adquirir en cualquier gran superficie de alimentación siendo todos ellos de bajo coste. Si decides preparar la receta que se detalla a continuación, podrás comprobar lo sencillo que resulta preparar los mantecados de forma artesanal.

No se puede imaginar lo buenos que resultan, son un verdadero manjar y sólo por ello merece la pena dedicarle un poco de tiempo a la receta. ¿Cómo? ¿Qué no te crees que estos polvorones salen riquísimos de tu propio horno? Yo de ti no me lo pensaría demasiado y me pondría manos a la obra de inmediato. Con estos deliciosos mantecados dejarás con la boca abierta a tus familiares e invitados y seguro que todos ellos reclamarán la receta. Más aún si se los ofreces envueltos de esta forma tan profesional (como se puede ver en las fotografías).

En esta ocasión los dulces se presentan cubiertos con papeles de cera destinados especialmente para la exhibición y conservación de los mantecados. Se pueden adquirir en tiendas especializadas o por internet y su precio es razonable y asequible. Se comercializan en paquetes de aproximadamente 100 unidades y las medidas rondan los 17x19cm.


MANTECADOS DE ALMENDRA 1.JPG

Ingredientes (12- 15 unidades):

  • 350 G Harina de repostería
  • 40 Harina de almendra
  • 80 G Azúcar glas
  • 150 G Manteca de cerdo ibérico
  • 25 G Almendra picada o granillo
  • 1 Cda Manteca de cerdo derretida
  • Azúcar glas para decorar

Elaboración:

En una sartén a fuego medio tostar la almendra picada. Dejarla enfriar completamente y reservar.

Mezclar la harina con la almendra molida, para ello depositar las harinas en el vaso de un robot de cocina o simplemente en el recipiente de la batidora. Esta mezcla y molienda es fundamental y muy importante para obtener la textura final del mantecado. Si no se dispone de este tipo de aparatos, tamizar la harina y mezclarla bien con la almendra manualmente, se obtendrán unos mantecados dignísimos pero más “rústicos”, que no peores.

Una vez  mezcladas y molidas los dos tipos de harina, extenderlas en la bandeja de horno e introducirla dentro del mismo a 130 C durante 40 minutos, dándole vueltas cada 5 minutos con la ayuda de una espátula.

Al cabo de ese tiempo se obtendrá una harina con un tono blancuzco tostado. Sacar la bandeja del horno y dejar que la harina enfríe por completo sobre ella. Lo mejor será dejarla reposar toda la noche.MANTECADOS DE ALMENDRA 4.JPGAl día siguiente (o al cabo de unas horas), pasar la harina por un tamiz varias veces y desechar las impurezas que pueda contener.

Colocar la harina sobre la mesa de trabajo y formar con ella un volcán. Después, añadir en su interior el resto de ingredientes; el azúcar glass, la manteca de cerdo y la almendra picada y tostada.

Amasar la misma durante aproximadamente 10 minutos, se trata de mezclar muy bien todos los ingredientes, no de formar una textura correcta.

Cuando se obtenga una masa compacta, dejarla reposar durante 15 minutos.

Pasado el tiempo, disponer una hoja de papel de horno sobre la mesa de trabajo y encima extender la masa. Aplanar la masa con la palma de las manos y posteriormente pasar sobre su superficie un rodillo de cocina, dejando la masa con un grosor de 1,5 o 2 cm. En este punto se observa que cuando se estira la masa hacia lo ancho y lo largo, por los lados se desfragmenta ligeramente. Lo importante es que el centro esté compacto, si no fuera así, añadir más manteca y amasar de nuevo (como se viene diciendo, el mundo de las harinas no atiende a medidas exactas, ya que su composición varía de unas a otras).

Una vez alisada la masa, confeccionar las piezas. Para ello, cortar círculos de masa con un cortapastas de 5 o 6 cm de diámetro o el filo de un vaso con las mismas dimensiones. Seguidamente colocar las porciones sobre un papel sulfurizado superpuesto sobre una bandeja de horno.

Volver a amontonar los bordes de masa que sobran de la primera tanda y del mismo modo realizar nuevas piezas de igual medida, hasta terminar toda la masa.

Pintar la superficie de los mantecados con manteca de cerdo derretida y llevar la bandeja al refrigerador. Dejar reposar los mantecados un mínimo de una hora (se puede alargar el periodo hasta toda una noche).MANTECADOS DE ALMENDRA 2.JPGTranscurrido el tiempo, precalentar el horno a 180 C calor arriba y abajo.

Cuando el horno haya alcanzado la temperatura adecuada, cocer los mantecados durante 20 minutos, elevando la temperatura al máximo (grill) tres minutos antes de finalizar la cocción, para dorar ligeramente la superficie de los dulces.

Apagar el horno una vez haya finalizado el horneado, sacar la bandeja de su interior y dejar que los mantecados enfríen por completo sobre ella. Después, despegarlos con cuidado y espolvorearlos con azúcar glass.

Si se desea y se dispone de envoltorios adecuados, empaquetarlos.

Los mantecados se conservan en perfectas condiciones durante al menos dos semanas, guardados en cajas de metal o recipientes destinados al almacenaje de galletas y dulces.

POLVORONES DE CANELA

POLVORONES DE CANELA.JPG

En estas fechas que se aproximan ¿Hay algo más típico que los dulces navideños? Exquisitos manjares de distinguido aspecto rústico, con sus característicos sabores a especias y frutos secos; son verdaderas delicias.

En la entrada de hoy os muestro  una receta sencilla de polvorones de canela. Se trata de los clásicos polvorones que todos conocemos, pero caseros. Si os animáis a prepararlos de forma artesanal, podréis comprobar que hay una diferencia abismal respecto a los que se comercializan de forma industrial. Los elaborados en casa resultan especiales, no sólo por el hecho de haberlos preparado con nuestras propias manos, también porque al saborearlos se deshacen en boca, son muy ligeros; de textura levemente crujiente por el exterior y muy fina y suave en el interior. Un dulce muy sencillo de elaborar con ingredientes que podemos encontrar en la despensa de cualquier hogar.

El origen de los polvorones se ubica en Andalucía, concretamente en la Estepa, donde desde el siglo XVI, era habitual el uso de la manteca de cerdo en la repostería, pues entonces los campos de encina eran más abundantes y en ellos se criaban un buen número cerdos ibéricos.

Sin embargo, fue en el siglo XIX cuando una mujer, Filomena Micaela Ruiz, quiso que los mantecados que ella elaboraba se pudieran vender en las diferentes poblaciones por las que pasaba su marido, dedicado al transporte. Para ello, Filomena elaboró unos mantecados que secaba mucho más al final de su proceso de elaboración para que se pudieran conservar frescos durante largos periodos de tiempo, y con ello consiguió darles la característica textura que hoy en día presentan los polvorones.POLVORONES DE CANELA 4.JPG

Sabías que…

Los polvorones nacen como una variación de los mantecados y, en ambos casos, son pequeñas tortas elaboradas tradicionalmente con harina de trigo, manteca de cerdo y azúcar.

En ciertas regiones de España, los mantecados se consumen durante todo el año, mientras que los polvorones son dulces eminentemente navideños. Aunque ambos se elaboran básicamente con harina de trigo, manteca de cerdo (y en algunas regiones de vaca) y azúcar, los mantecados se desmenuzan con menos facilidad que los polvorones porque llevan menos harina.

En cambio, los polvorones incluyen entre sus ingredientes almendra molida en diferentes magnitudes y contienen más harina. Esto sumado al fuerte horneado al que son sometidos proporciona a los polvorones su peculiar estructura. Por ello, suelen comercializarse envueltos en papel encerado, para así poder aplastarlos antes de comerlos evitando de ese modo que se desmigajen.

Además, en la actualidad se comercializan polvorones de múltiples sabores, ya sea aromatizados con canela, limón o con ingredientes añadidos como chocolate, coco, etc.

El valor nutricional de los polvorones depende de la materia prima empleada. En este caso, los principales alimentos son la harina, las almendras y las manteca de cerdo. En conjunto, es un alimento muy calórico y con presencia de grasa saturada. Sin embargo, la almendra añade fósforo y vitaminas E y B7 en gran cantidad y también magnesio, zinc, potasio, calcio, yodo y vitaminas B3, B5 y A. La manteca de cerdo es baja en sodio pero también contiene importantes cantidades de grasa saturada y colesterol, es fuente de yodo, calcio, magnesio, fósforo y vitamina E y K. Es, por tanto, una receta para disfrutar de manera esporádica y con moderación.


POLVORONES DE CANELA 1.JPGIngredientes para 12-15 unidades:

  • 350 G Harina de repostería
  • 40 G Almendra cruda molida
  • 80 G Azúcar glas
  • 150 G Manteca de cerdo ibérica
  • 1 Cda Canela molida
  • 1 Cda Manteca de cerdo para el acabado
  • 3 Cda Ajonjolí ligeramente tostado para decorar

Elaboración:

La tarde anterior poner la harina de trigo y la harina de almendra en una bandeja apta para horno. El conjunto de harinas deben estar bien mezcladas y tamizadas (es recomendable pasar la mezcla dos veces por un tamiz de malla gruesa).

Precalentar el horno a 130 C, calor arriba y abajo e introducir la bandeja durante 30 minutos aproximadamente, moviendo de vez en cuando con la espátula. Las harinas adquirirán un tono ligeramente tostado (vigilar que no se doren en exceso, es importante que no se pase el tiempo de horneado porque de ser así, la mezcla podría quedar con un desagradable sabor amargo). Una vez se tengan las harinas secas, dejar reposar hasta el día siguiente.

Tamizar de nuevo y formar un volcán con la mezcla de harina previamente secada y tostada. Introducir dentro del volcán el resto de ingredientes (excepto el ajonjolí); el azúcar, la manteca de cerdo y la canela molida. Mezclar y amasar hasta conseguir una pasta uniforme, con la que se pueda formar una bola. Envolver la masa con plástico film transparente de uso alimentario y llevar al refrigerador durante un mínimo de 30 minutos.

Pasado el tiempo sacar la masa del frigorífico, y con la palma de las manos aplastar ligeramente la masa (es usual que se abra por los bordes). Dejar la masa algo gruesa y pasar suavemente el rodillo para igualar la superficie. Lo ideal es que el grosor final alcance entre un centímetro y medio y dos.

Con un cortador de pastas o la boca de un vaso, dar forma a los polvorones (en este caso se utilizó un cortapastas redondo y profundo de 5 cm de diámetro).

Disponer una bandeja de horno cubierta con papel de hornear y colocar sobre ella las piezas.

Pintar la superficie de los polvorones con manteca de cerdo fundida y esparcir el ajonjolí por encima, presionar levemente para fijar las semillas y dejarlos reposar aproximadamente una hora. POLVORONES DE CANELA 3.JPGPasado el tiempo, precalentar el horno a 200 C calor arriba y abajo. Cuando el horno haya alcanzado la temperatura adecuada, introducir en la parte central la bandeja de polvorones y hornear durante 15 minutos, vigilando constantemente para que no se quemen.

En el momento que los bordes adquieran un tono ligeramente dorado, retirar la bandeja del horno y dejar los polvorones enfriar por completo sobre ella.

Una vez fríos se conservan en perfecta condiciones durante dos semanas en recipientes de lata o cajas de galletas.

Una preciosa forma de presentar los polvorones y conservarlos, consiste en envolverlos con papel encerado específico para este tipo de dulce. Es un envoltorio muy económico y se puede adquirir en tiendas especializadas o por internet.

A tener en cuenta…

Si los polvorones quedan demasiado duros puede ser debido a que se han horneado en exceso.

Si se agrietan podría ser por la falta de manteca en la masa, del mismo modo que si se rompen al tocarlos.

Si quedan pegajosos lo más probable es que sea por un alto contenido en manteca.

Si el sabor a manteca se acentúa demasiado lo más seguro es que sea porque se han elaborado con manteca vieja, adquirida desde hace algún tiempo.

Recordar que el polvorón perfecto es aquél que no se rompe al cogerlo pero que se deshace en la boca al morderlo.

PANETTONE DE CHOCOLATE

PANETONNE DE CHOCOLATE 111.JPGEste año adelantamos la navidad porque este exquisito pan dulce merece ser degustado en cualquier época del año. Presenta una miga alveolada, tierna y extremadamente deliciosa. En esta ocasión se ha chocolateado la masa con cacao puro en polvo y la misma se ha enriquecido con trocitos de chocolate negro que proporcionan una textura crujiente a cada bocado.

El Panettone es un postre italiano que poco a poco se ha convertido en parte de nuestras tradiciones navideñas, cada vez más personas disfrutan este delicioso pan dulce que es excelente acompañante de un chocolate caliente o un buen café con crema, perfecto para contrarrestar las bajas temperaturas del frío invierno.

A pesar de ser un postre italiano con el tiempo ha logrado conquistar el corazón de muchas personas en todo el mundo, por ello en el siguiente articulo se platica sobre la historia de este delicioso pan.

El primer registro que existe sobre el panettone como dulce navideño tradicional de Milán es de Pietro Verri. En el siglo XVIII escribió un artículo sobre el llamado pane di tono o pan grande, aunque existen varias leyendas que cuentan el origen de esta delicia, se desconoce cuál de ellas es la versión original.

Cuenta la primera historia que hace más de cinco siglos, en 1490 un joven aristócrata se enamoró de la hija de un pastelero de Milán, su nombre era Ughetto Atellani de Futi. Para poder conquistarla el joven se hizo pasar por aprendiz de pastelero y creó un pan azucarado con muchas frutas confitadas y un sabor extraordinario a limón y naranja que tenía forma de cúpula.

El pan quedó tan rico que se hizo famoso y la gente comenzó a acudir a la panadería preguntando por el “Pan de Toni”, que era el nombre del ayudante. Con el tiempo el nombre cambió a panettone.panettone chocolate osc.JPGPor otro lado, el relato de la segunda leyenda dice que el panettone o panetón nació una Noche Buena en la corte de Ludovico Il Moro, señor de Milán entre los años 1494 y 1500.

Al parecer el Duque celebró la Navidad con una gran cena como era tradicional en él, llena de deliciosos platos dignos de la riqueza de la corte milanesa. Y como es normal en todo banquete, el postre iba a ser el colofón perfecto para terminar tan lujosa cena, sin embargo, al momento de sacarlo del horno el cocinero se dio cuenta que se había quemado.

En ese momento de terror ante tal desastre culinario en la cocina de Ludovico, un joven lavaplatos llamado Toño había pensado utilizar las sobras de los ingredientes del postre en cuestión, para amasar un pan dulce y llevárselo a su casa.

Dada la situación de angustia del pobre cocinero, el lavaplatos le propuso al jefe de la cocina servir su “pan dulce” como postre. Era un simple pan, relleno de “sobras” de frutas confitadas, muy bien levitado y llamativo a la vista, que fue llevado de inmediato a la mesa del Duque.

Este “sorprendente” postre tuvo una enorme acogida por parte de los comensales, fué tal el éxito que tuvo que el propio Duque, Ludovico, preguntó al cocinero jefe quien había preparado y cuál era el nombre de ese postre. El raudo cocinero fue a buscar al joven Toni quien se presentó ante el Duque, a quien confesó que ese postre todavía no tenía nombre.

El señor de la casa en un momento de “inspiración” decidió llamar a ese pan dulce “Pane de Tono”, nombre que a lo largo de los siglos se convirtió en Panettone.

Sea cual sea la historia original del panettone, en ésta entrada os invito a preparar la receta de éste exquisito pan dulce al cacao, para que la disfrutéis y la compartáis en buena compañía. Os aseguro que vosotros y vuestros invitados (en caso de haberlos) quedaréis encantados con su textura y sabor.

La receta que os propongo a continuación es muy fácil de preparar pero se necesita dedicarle tiempo a la elaboración, ya que para obtener una miga esponjosa y de sabor intenso es necesario respetar los tiempos de amasado, reposo y levado de la masa.


panettone de chocolate 222.JPGIngredientes (pan dulce 1 kg):

Prefermento:

  • 55 G Leche entera
  • 55 G Harina de fuerza
  • 3 G Levadura fresca

Primera masa:

  • El prefermento
  • 2 Huevos enteros
  • 1 Yema
  • 1 Cda Ron
  • 225 G Harina de fuerza
  • 65 G Azúcar
  • 70 G Mantequilla blanda

Segunda masa:

  • La primera masa
  • 110 G Harina de fuerza
  • 30 G Cacao en polvo desgrasado sin azúcar
  • 1 Huevo
  • 1 Yema
  • 40 G Azúcar
  • 5 G Sal
  • 5 G Miel
  • 1 Vaina de vainilla (las semillas interiores, rascadas de la vaina)
  • 70 G Mantequilla blanda
  • 50 G Pepitas de chocolate negro 70% cacao o chocolate troceado 70% cacao

Elaboración:

  • Prefermento;

La noche anterior al día que se vaya a preparar el panettone. Mezclar la harina de fuerza, la leche y la levadura de panadero en un bol y dejarlo tapado toda la noche en un sitio no muy cálido, para que fermente lentamente. Al día siguiente habrá levado y estará burbujeante.

  • Primera masa;

Esa mañana, con el prefermento activo, preparar la primera masa.

Batir los huevos con las yemas y el ron y agregar la mezcla al prefermento.

Añadir la harina y el azúcar. Amasar, a mano o con robot 5 minutos seguidos de un reposo de 10 minutos. Repetir esta operación un par de veces y agregar la mantequilla trozo a trozo, hasta incorporarla por completo.

Continuar amasando esta masa en intervalos de 5 minutos con reposos intermedios de 10 minutos, tantas veces como sean necesarias para obtener una masa lisa y elástica. La masa es más bien sólida, así que se puede amasar bien por el método tradicional de amasado francés.

Bolear la masa, ponerla en un cuenco aceitado, cubrirla con plástico film transparente de uso alimentario y dejarla reposar hasta que haya doblado su volumen.

  • Segunda masa;

Cuando la masa inicial haya aumentado lo debido, preparar la segunda masa.

Mezclar todos los ingredientes enumerados para la segunda masa: harina de fuerza, cacao en polvo, huevo y yema, azúcar, sal, miel y vainilla, excepto la mantequilla. Se obtendrá una mezcla muy plasta y pegajosa, que se añadirá a la primera masa. Mezclar bien y comenzar a amasar de nuevo, con la misma técnica descrita (amasados breves y reposos de diez minutos), hasta que la masa de chocolate esté lo suficientemente incorporada.

Una vez lista, añadir la mantequilla ablandada en varias veces, hasta integrar totalmente. La masa al cabo de un rato se volverá blanda y manejable (perfectamente amasable por el método francés).panetonne de chocolate 00.JPGEn esta etapa hay que emplearse a fondo y amasar hasta que la masa pase la prueba de la membrana, para garantizar después una estructura perfecta de la miga.

Cuando la masa esté perfecta, lisa y manejable, agregar los tropezones de chocolate.

A continuación bolear la masa para crear tensión en la superficie y colocar la bola en su molde de panettone, con la unión hacia abajo. Tapar la masa con plástico film de uso alimentario y dejar levar en un lugar cálido (tardará bastante en aumentar su tamaño). Tened en cuenta que en este levado el bollo ha de casi cuadruplicar su volumen.

En este punto, si se os ha hecho tarde y teniendo en cuenta que falta un largo periodo de tiempo de fermentación, se puede introducir el bollo en la nevera para retardar la fermentación toda una noche después de dejarlos comenzar la fermentación el rato de tarde que os haya quedado (si se refrigera hay tener en cuenta que la masa crecerá hacia arriba y necesitará espacio para ello). Con esto no solo se hace más cómoda la preparación (aunque acaba siendo de tres días), pues no hay que hornearlos a última hora del día. Además,  con ello se consigue que el  bollo adquiera más sabor con el retardo de levado.

Al día siguiente se sacará de la nevera y tardará unas horas en despertarse otra vez, pero estará listo a medida que el tiempo vaya transcurriendo.

Se sabrá que es el momento de cocer el panettone cuando los bollos asomen por el borde de los moldes.

Precalentar el horno a 180C con calor arriba y abajo (sin aire).

Mientras el horno se calienta, con una cuchilla bien afilada practicar al bollo en su superficie un corte en forma de cruz  y en el centro de la cruz poner un trozo de mantequilla de 5 o 10 gr.

Cuando el horno haya alcanzado la temperatura adecuada introducir el bollo dentro, colocándolo en la parte baja del horno y hornear entre 35 y 45 minutos.

Si se tuesta en exceso, cubrir la superficie con papel de aluminio los últimos minutos de cocción.

Pasados los 35 primeros minutos probar si el pan está hecho, pinchándolo con un testador o palillo largo.

Cuando el pan esté bien cocido apagar el horno y sacar el panettone con cuidado. Tumbarlo sobre la encimera e introducir una horquilla especial para este fin o dos brochetas de palo largo por la base del bollo, de lado a lado. Después, colgarlo boca abajo para que la miga quede suelta y no se apelmace. Dejarlo enfriar  por completo en esa posición.SONY DSCCuando el panettone esté totalmente frío retirar la horquilla o brochetas y servir. ¡Os encantará!

ROSCOS DE VINO

 

SONY DSC

Ingredientes:

(Salen 15 unidades. Si se quiere más, doblar las cantidades)

  • 75 G Harina de fuerza
  • 75 G Harina de repostería
  • 25 G Sésamo
  • 60 G Azúcar glas
  • 60 G Manteca de cerdo Ibérico
  • 1/4 cdta Canela
  • 1 Tapón Licor de Anís
  • 60 G Vino moscatel
  • Azúcar glas para el acabado

SONY DSC

Preparación:

  • En un bol tamizamos los dos tipos de harina.
  • Mezclamos la harina con el sésamo y lo ponemos en una sartén a tostar. Lo tostamos sin parar de remover y retirando de vez en cuando para que no se queme, hasta que veamos que la harina adquiere un tono uniforme marrón claro. Dejamos enfriar por completo en un plato amplio.
  • En otro recipiente, colocamos el resto de ingredientes junto con la harina (completamente fría) y el sésamo. Amasamos hasta conseguir una pasta consistente y manejable.
  • Envolvemos la masa en un papel film y la dejamos reposar en la nevera un mínimo de media hora. Se puede dejar hasta 24 horas (El resultado será mejor si dejamos reposar la masa un día, aparte de conseguir una masa más firme tendrá un sabor mucho más intenso).

SONY DSC

  • Precalentamos el horno a 190C calor arriba y abajo.
  • Sobre la mesa de trabajo colocamos un papel de hornear o un poco de papel film y sobre él estiramos la masa hasta dejarla con un centímetro de grosor. Cortamos las porciones con un cortapastas o alguna pieza con forma redonda y con otro de menor diámetro realizamos el agujero central de los roscos.
  • Los vamos colocando con cuidado sobre una bandeja de hornear cubierta con un tapete o papel de horno.
  • Cuando el horno alcance la temperatura adecuada, horneamos  15-20 minutos.
  • Los sacamos del horno y los dejamos en la bandeja diez minutos, para que la masa asiente y no se rompan al despegarlos.
  • vamos desmoldando los roscos y a la vez los pasamos por azúcar glas cuando todavia estén calientes o templados, así absorberá mejor el azúcar.
  • Finalmente, los vamos colocando sobre una rejilla y los dejamos enfriar por completo.

SONY DSC

  • Se conservan varios días en una cajita de lata o bote de galletas.