BARRITAS DE AVENA CON FRUTOS SECOS Y FRESAS

BARRITAS DE CEREALES CON FRESA.JPG¿Necesitas un aporte extra de energía? Si es lo que estás buscando; estas barritas caseras de avena con frutos secos que se proponen en esta entrada son una opción sensacional. Resultan deliciosas, saciantes y muy sanas; cada barrita de aproximadamente 25 gr tan sólo aporta alrededor de 110 kcal. Esta propuesta es una excelente alternativa si se precisa un tentempié placentero y saludable a media mañana.

La avena al igual que el resto de cereales comestibles es una de las familias más importantes para la alimentación humana y cuyos frutos son granos secos y ricos en almidón, un hidrato de carbono complejo fuente de energía para nuestro organismo.

Se trata de uno de los cereales más ricos en proteínas, grasas (casi el doble que el trigo), hidratos de carbono, vitamina B1 o tiamina (necesaria para el buen funcionamiento del sistema nervioso) y, en menor proporción, aporta otras vitaminas del grupo B. Así mismo contiene minerales como fósforo, potasio, magnesio, calcio y hierro, estos dos últimos de peor aprovechamiento que los procedentes de alimentos de origen animal.

La avena en concreto aporta 335 calorías por cada 100 gramos, 12 g de proteínas, 60 g de hidratos de carbono, 6 g de fibra, 7,1 gramos de grasas, 79,6 mg de calcio, 5,8 mg de hierro y 0,52 miligramos de tiamina.

Sabías que…

La avena es una de las mejores fuentes de energía que existen, por lo que se recomienda consumir a primera hora de la mañana o antes del mediodía, sobre todo para aquellas personas que trabajan muchas horas fuera de casa, tienen que estudiar para un examen, realizan ejercicio o practican actividades que requieren esfuerzo físico.

Sus proteínas son deficitarias en los aminoácidos esenciales lisina y treonina, pero contiene en cantidades elevadas metionina, por lo combinada con legumbres (deficitarias en metionina) o con leche (deficitaria en aminoácidos azufrados), se obtienen proteínas completas de valor equiparable a las de la carne, el pescado o los huevos.

El 80% del total de grasas que contiene son insaturadas y en ella abunda el ácido graso esencial linoleico (omega-6). Otros componentes grasos son el avenasterol, un fitosterol que se sabe contribuye a reducir los niveles de colesterol en sangre al disminuir su absorción a nivel del intestino y la lecitina, necesaria para el buen funcionamiento del sistema nervioso y que también contribuye a reducir las tasas de colesterol en sangre.

Su hidrato de carbono mayoritario es el almidón, pero también contiene pequeñas cantidades de fructosa (el azúcar característico de las frutas y de la miel) y en cantidades significativas, fibra. Hay dos tipos de fibra, los mucílagos y la que está presente en el salvado de la avena. Los mucílagos, lubrifican y suavizan el tracto digestivo y la fibra del salvado, posee un suave efecto laxante y contribuye a reducir las tasas de colesterol en sangre, mediante un mecanismo similar al del fitosterol avenasterol.

Así mismo, contiene un alcaloide no tóxico, la avenina, de efecto sedante para el sistema nervioso.

Se consume tanto el cereal completo (copos de avena) como el salvado (fibra soluble) y también se emplean la paja y las semillas con fines terapéuticos.

Combate las afecciones del sistema nervioso; gracias a su contenido de almidón (en el organismo libera glucosa, principal combustible de nuestro sistema nervioso), ácidos grasos esenciales (linoleico), lecitina, fósforo, vitamina B1 o tiamina y avenina, esta última sustancia de acción sedante. Posee un efecto tonificante y equilibrante del sistema nervioso, por lo que su consumo es adecuado en caso de: nerviosismo, fatiga o astenia, insomnio y situaciones de estrés.

Reduce las alteraciones digestivas; debido a su aporte de mucílagos que suavizan la mucosa del tracto gastrointestinal y su alta digestibilidad, su consumo es beneficioso en caso de
gastritis y úlcera en etapa de remisión y en otras afecciones digestivas.

Su ingesta es recomendable en caso de diabetes; ya que posee fibra que contribuye a mantener la glucemia (niveles de azúcar en sangre) en límites normales.

Del mismo modo su toma ayuda en enfermedades cardiovasculares; por su contenido en grasas insaturadas, avenasterol, fibra y lecitina, sustancias que contribuyen a reducir las tasas de colesterol en sangre.

En casos de celiaquía o intolerancia al gluten no es recomendable su consumo ya que aunque en pequeñas cantidades, sí contiene glúten.


barritas de cereales 3.JPGIngredientes:

  • 60 G Copos de avena
  • 40 G Avena inflada
  • 12 G Salvado de avena
  • 65 G Frutos secos al natural variados (nueces, pistachos, avellanas, almendras, cacahuetes, anacardos…)
  • 75 G Miel
  • 15 G Aceite de nuez o vegetal (almendra, avellana, oliva, girasol…)
  • Mermelada natural de fresa (preferiblemente ligera)

Elaboración:

Pelar los frutos secos y retirarles la piel que los cubre, picarlos con un cuchillo y depositarlos en cuenco amplio.

Añadir la avena inflada y el salvado de avena.

Poner los copos de avena en una sartén a fuego medio y tostarlos ligeramente. Dejar templar e incorporarlos a la mezcla.

Agregar la miel y el aceite de nuez o vegetal y mezclar con una espátula o lengua repostera.

Llevar la preparación al microondas y calentarla durante 15 o 20 segundos a máxima potencia (si no se dispone de microondas, verter la preparación en un cazo y calentarla a fuego suave durante unos minutos).

Después, remover el conjunto de ingredientes hasta formar una pasta.

Disponer un molde sobre la mesa de trabajo (para formar estas barritas se ha empleado un molde de silicona apto para horno, con forma de barritas: Molde de silicona My Snack – Silikomart . También irá perfecto un molde de 30×10 o 20x20cm).

Verter la mitad de mezcla en las cavidades del molde y prensarlo lo máximo posible, untar sobre ella una fina capa de mermelada de fresas, cubrir con el resto de la mezcla de avena y frutos secos y prensarlo de nuevo. Se ha de obtener una masa firme y compacta.

Precalentar el horno a 180C, calor arriba y abajo.

Cuando el horno haya alcanzado la temperatura adecuada, colocar el molde en su interior y hornear la preparación durante 20 minutos. Cuando los bordes comiencen a dorarse, retirar el molde de inmediato y dejar enfriar sobre una rejilla sin desmoldar las piezas.

Una vez frías, desmoldar las barritas. Teniendo en cuenta que si se ha horneado toda la preparación en un sólo molde, habrá que cortar en porciones de 10×2,5 cm y 25 gr de peso con un cuchillo afilado.

Las barritas de cereales se conservan durante varios días almacenadas dentro de una caja metálica o envueltas con papel de aluminio dentro de cualquier recipiente plástico y hermético; guardado en lugar oscuro, lejos de fuentes de calor y humedades.BARRITAS DE CEREALES CON FRESA 2.JPG

GRANOLA

Granola 4.4.JPG¿Has probado la granola con tu desayuno? ¿Conoces sus beneficios? Este delicioso preparado aporta fibras, ayuda a combatir el colesterol, controla los niveles de azúcar en sangre y ¡no aporta grasas! Si quieres conocer más, te invito a continuar leyendo sobre los beneficios de la granola. Querrás preparar esta deliciosa y sencilla receta cuando termines de leer el siguiente artículo.

Uno de los mayores booms de la alimentación saludable, las dietas y los alimentos energéticos es sin duda la granola. La granola consiste en una mezcla de granos, semillas y frutos secos naturales que puede comprarse ya preparada en las tiendas, o que puede elaborarse en casa de forma artesanal. La recomendación general es que se prepare en el hogar, porque solo así se estará seguro de qué ingredientes la componen y cuán saludable son, ya que algunas granolas comercializadas tienen demasiadas grasas (habitualmente hidrogenadas), azúcares, saborizantes y otras muchas sustancias perjudiciales para la salud que se emplean para mejorar su textura y su conservación.

La granola casera además de ser deliciosa, crujiente, natural y útil para combinar con miles de recetas, tiene las siguientes propiedades:

Disminuye la presión arterial y el riesgo de hipertensión. Esto es debido a que la avena y frutas como la banana, son ricos en potasio y pobres en sodio.

La avena también previene la anemia ya que contiene hierro, un mineral esencial para la producción de glóbulos rojos y, por ende, disminuye el riesgo de anemia.

La avena que contiene la granola también ayuda al aparato digestivo, las semillas, las nueces y las frutas contienen fibra alimentaria, que es muy beneficiosa para la digestión. 

Además, las fibras que contiene la fruta, las semillas y la avena disminuyen el colesterol “malo” y aportan colesterol bueno y omega 3.Granola 0.0.JPGGracias a su contenido de avena de grano entero y también a las nueces, la granola es poseedora de fibra dietética excelente para un día a día saludable. Un tercio de taza de granola aporta aproximadamente 4 gramos de fibra dietética, la cual hace posible una digestión más rápida y sencilla, motivo por el cual está indicada en casos de estreñimiento.

Entre las ventajas de consumir granola también se encuentra que ayuda a controlar los niveles de azúcar en la sangre.

Además, la fibra que contiene provoca mayor saciedad que otros alimentos que se consumen a primera hora de la mañana, con lo que se consigue suma sensación de hartazgo por más tiempo. Comer granola en el desayuno ayuda a sentir menos hambre por las mañanas y a la vez reducir la ingesta de calorías.

La granola contiene grasa que es saludable y benéfica para el organismo, grasa que se convierte en energía para impulsar el cuerpo en la realización de las actividades diarias. Además, por su contenido en frutos secos como las nueces y gracias a sus aceites, una porción de granola aporta ácidos grasos monoinsaturados y así también ácidos grasos poliinsaturados, ambos muy beneficiosos para las funciones cerebrales, reducción del colesterol y control de la presión arterial e incluso de la diabetes.

Posee vitaminas como la tiamina, vitamina E y ácido fólico entre otros. Como todo alimento integral, la granola contiene antioxidantes que ayudan al cuerpo, protegiéndolo de los radicales libres que tan dañinos son para el organismo.

Este rico cereal también contiene minerales esenciales tales como; magnesio, fósforo, cobre, zinc, y selenio.

El magnesio estimula la producción de energía y el buen uso del calcio en todo nuestros huesos; además, junto al cobre ayudan a mantener el sistema inmunológico en buen estado. El fósforo regula el equilibrio ácido-base en nuestro cuerpo; el selenio regula la formación de tejidos conectivos y el desarrollo de las células rojas en la sangre.

Ahora que ya conoces cuáles son los beneficios más destacados que aporta el consumo de granola, no dejes de incluirla en tu dieta diaria para beneficiarte de sus múltiples propiedades.


Granola 1.1.JPGIngredientes:

  • 200 G Copos de avena
  • 30 G Frutos secos sin tostar (nueces, almendras enteras y laminadas, avellanas…)
  • 50 G Semillas naturales (girasol, calabaza, sésamo, lino…)
  • 30 G Coco rallado
  • 20 G Frutas deshidratada (arándanos, uvas pasas, orejones…)
  • 70 ML Miel
  • 1 Cda Colmada de aceite vegetal suave
  • 1 Cda Colmada de canela

Elaboración:

Precalentar el horno  a 185 C calor arriba y abajo.

En un cuenco amplio mezclar la avena, los frutos secos (troceados o enteros), las semillas, el coco rallado y la canela en polvo.

Añadir la miel y el aceite vegetal. Mezclar hasta que todos los ingredientes secos queden impregnados por los líquidos.

Extender la mezcla sobre una bandeja de horno, que permita esparcir bien la granola sin que ésta quede amontonada.

Cuando el horno haya alcanzado la temperatura adecuada, introducir dentro de él la bandeja con la granola y colocarla en la parte central del horno.

Tostar el compuesto durante 25 minutos aproximadamente, dándole vueltas con una espátula o lengua repostera cada cinco o diez minutos, para que se dore de forma uniforme por todas sus superficies.

Pasado el tiempo, sacar la bandeja del horno y dejar que la preparación enfríe por completo sobre la misma bandeja.

Cuando la granola esté completamente fría, agregar las frutas deshidratadas y guardarla en un recipiente hermético.

Conservar en un lugar oscuro, fresco y seco. granola 6.JPG

  • Notas:

Si se desea que la granola forme tropezones se debe añadir más cantidad de miel y aceite. Pero si se quiere hacer una versión menos endulzada y más saludable, añadir las cantidades que se indican en la receta. Incluso se pueden rebajar aún más estas cantidades. Los copos de avena quedarán más sueltos pero el resultado será muy crujiente e igual de delicioso.

Cuando la granola salga del horno, dará la impresión de que está reblandecida, pero a medida que vaya enfriando perderá la poca humedad que conserva y se tornará mucho más dura y crujiente.

Para elaborar la granola se recomienda usar semillas y frutos secos naturales, sin tostar, sin grasas añadidas y sin sal.

FETUCCINI CON TRUFA NEGRA Y PECHUGAS DE CODORNIZ

SONY DSCLa pasta es un plato que además de gustar a toda la familia, supone una interesante fuente de energía, rica en hidratos de carbono y baja en grasa. Existen muchos tipos de pasta, de diferentes formas y colores, y también son muchos los ingredientes que pueden acompañar a un buen plato de pasta. En este caso se acompaña de una original y sabrosa salsa de trufa negra y pechugas de codorniz. Un plato gourmet que complementado con unas verduras al vapor o una ensalada ligera conforman un plato único ideal. No dejéis de probarlo; ¡Está delicioso!

Si los orígenes, el tratamiento y propiedades de la pasta alimenticia son de vuestro interés, en los próximos párrafos podréis adquirir más y nuevos conocimientos sobre el alimento en cuestión, ya que en el siguiente artículo se ha recopilado información acerca de este comestible tan popular como versátil.

El origen de la pasta es discutible y lleno de vacíos históricos que nos impiden ubicar su origen de una forma exacta. Existe la leyenda de que la pasta fue introducida en Italia por Marco Polo en algunos de sus numerosos viajes a Oriente.

En realidad, podemos imaginar que el origen de la pasta pudo ser simultáneo en distintos lugares y civilizaciones, si tenemos en cuenta su elaboración, basada en triturar granos y mezclarlos en agua, cociéndolos posteriormente y obteniendo así una pasta comestible

Las pastas son los productos obtenidos por desecación de una masa no fermentada, elaborada por sémolas, semolinas o harinas procedentes de trigo duro, semiduro o blando y mezcladas con agua.

A diferencia del pan, la harina para elaborar pasta de calidad superior proviene del trigo duro; una variedad típica del área mediterránea. Para obtener esta harina sólo se emplea una parte del grano del cereal, el endospermo, rico en almidón y gluten, lo que le confiere una mayor capacidad de moldeado. Por otro lado, estas harinas son pobres en vitaminas del grupo B, las cuales se localizan en la cubierta del cereal; parte del grano que no se utilizan en este caso.

Los ingredientes obligatorios para elaborar pasta son el agua y la sémola de trigo duro que contiene más gluten que el trigo común o blando. En caso de usar trigo blando para la elaboración de la pasta, es necesario añadir huevo a la masa. Entre los ingredientes opcionales están:

  • El huevo, aporta consistencia a la pasta y la hace más nutritiva.
  • Verduras, se trituran en forma de pasta o puré y se añaden a la masa para colorearla. Enriquecen el producto en vitaminas y minerales. Las más empleadas son las espinacas, la zanahoria, las alcachofas, la achicoria y el tomate.
  • Suplementos proteínicos, como la harina de soja, leche desnatada en polvo o gluten de trigo. Las pastas que los contienen se denominan fortificadas.
  • Suplementos de vitaminas y minerales. Las pastas que los contienen se llaman enriquecidas y estos suplementos pueden ser preparados especiales (hierro, vitaminas del grupo B) o complementos naturales (levadura de cerveza, germen de trigo…).

Los fettucce (cintas de pasta, son los empleados en la receta que se detalla a continuación) son el tipo más popular de pastas caseras al huevo. Son mejores cuando se les amasa a mano, pues se obtiene una pasta delicada y de textura porosa, que absorbe y atrae como ninguna otra a salsas a base de mantequilla y de crema. Las pastas al huevo amasadas a máquina también son buenas, aunque no pueden igualar a las amasadas a mano. Si tiene que usar pastas al huevo compradas, adquiera sólo la versión seca. Las pastas al huevo llamadas “frescas” son, en general, de baja calidad.

PASTE.JPG La composición, y por tanto, el valor nutritivo de la pasta va a depender de la composición de la harina de partida, o lo que es lo mismo, de su grado de extracción. Así, a mayor porcentaje de extracción, mayor contenido en fibra, vitaminas y minerales.
Si las pastas son rellenas o enriquecidas, el valor nutritivo se incrementa en función del alimento o nutriente que se adicione (huevos, leche, vitaminas, etc.).
Los hidratos de carbono (almidón) son los nutrientes más abundantes. La proteína más importante de la pasta es el gluten que le confiere su elasticidad típica. El contenido medio se sitúa entre el 12 y el 13% por lo que se puede considerar como una fuente adecuada de proteína, aunque ésta es deficiente en lisina, un aminoácido esencial. No obstante, teniendo en cuenta el concepto de complementación proteica, esta proteína puede combinarse con otras de distinto origen (legumbres, frutos secos, leche, carne…) y dar lugar a una mezcla con un perfil de aminoácidos adecuado; es decir, a proteínas de gran calidad, para un óptimo aprovechamiento metabólico por parte de nuestro organismo.
La baja cantidad de grasa que contiene la pasta es una ventaja, dadas las recomendaciones actuales de disminución del consumo de este nutriente. No obstante, cuando se hace referencia a este nutriente hay que tener en cuenta la elaboración del plato. Por ejemplo, unos fetuccini elaborados de la forma más sencilla y acompañados de salsa de tomate, apenas contienen grasa, mientras que si a estos fetuccini se les añade carne, queso, etc., el contenido graso se dispara a expensas de los ingredientes añadidos. El aporte de minerales y de vitaminas es escaso, y va a depender del grado de extracción de la harina de partida y de si ésta está enriquecida o no.

Las pastas deben tener al menos una presencia semanal en la dieta, alternando con otros platos como legumbres y arroz. La recomendación de consumo es de entre uno y tres días a la semana, en sopas o como plato principal (a condición de no enriquecerlas demasiado con grasas ya que doblarán su valor energético) o como guarnición de un segundo plato. Por su elevado contenido en almidón, las pastas son alimentos de alto valor energético. Esta característica hace que este alimento sea recomendable en la dieta habitual de cualquier persona, y especialmente de quienes necesitan un mayor aporte energético, como ocurre en la niñez, la adolescencia y en personas con profesiones de gran actividad o desgaste físico. Asimismo, en determinadas enfermedades y en situaciones de convalecencia, hace falta aumentar el aporte energético y las pastas son un buen alimento para conseguirlo.

La cocción de la pasta es un detalle al que a veces no se le presta la atención necesaria. Para conseguir un plato de pasta “al dente”, tal y como recomiendan los expertos en cocina, es necesario seguir una sencillas normas a la hora de elaborar la pasta. Se cuece la pasta en agua hirviendo (un litro de agua por cada 100 gramos de alimento). Al agua de cocción, se le añade una medida de sal (la proporción de sal y agua debe ser de aproximadamente 1,5 gramos por litro de agua) cuando rompe a hervir y cuando alcanza el punto de ebullición, se añade la pasta y se remueve para que no se apelmace. La pasta está “al dente” cuando está cocida en el exterior, pero en el interior queda un pequeño hilo de pasta cruda. En ese momento, se saca del fuego y se escurre. Si se va a consumir en el momento no es preciso refrescar la pasta; pero si no se consume al instante, se ha de pasar por agua fría, se escurre y se unta con un poco de aceite de oliva para que no se apelmace.

La pasta, al ser un producto seco, no necesita de unas condiciones estrictas de conservación para mantenerse en buen estado durante meses. Basta con guardarlas en un recipiente cerrado y protegido de la humedad para evitar que crezcan ciertos mohos que alteren su vida útil. Existen en el mercado “pastas frescas”, productos que no se han desecado y que contienen un alto porcentaje de agua. Éstas se han de conservar en refrigeración durante pocos días. Y la última novedad son las pastas congeladas, generalmente como un ingrediente más de un plato precocinado a base de pasta con verduras u otros alimentos. Para conservar estos productos es conveniente adquirirlos en el momento justo antes de ir a casa y meterlos en el congelador con el fin de que no se rompa la cadena de frío y no se altere su calidad nutritiva, gastronómica y sanitaria.


fetuccini con salsa de trufa negra y pechugas de codorniz..JPGIngredientes ( 2 personas):

  • 200 G Cintas de pasta
  • 2 L Agua mineral
  • 2 Trufas negras de pequeño tamaño (70-80 gr)
  • 100 G Cebolla
  • 60 Ml vino blanco
  • 20 G Mantequilla
  • 8 Pechugas de codorniz
  • 60 G parmesano rallado
  • Sal

Elaboración:

Si se desea preparar la pasta en casa de forma artesanal, visitar la receta que hay publicada en este blog. Para acceder de forma inmediata a la página, pinchar sobre el siguiente enlace; masa de pasta fresca al huevo.

Poner el agua en una cazuela profunda a temperatura media-alta, cuando comience a hervir añadir 2 o 3 gr de sal. Una vez alcance el punto de ebullición echar toda la pasta de una vez y revolver unos instantes, hasta que la pasta quede completamente sumergida.

Al mismo tiempo; pelar, lavar y picar muy fina la cebolla.

Cortar unas láminas de trufa para decorar y rallar el resto.

En una cazuela calentar la mantequilla a fuego medio y en ella, pochar la cebolla. Añadir el vino blanco y cocinar, removiendo de vez en cuando, hasta que el alcohol se haya consumido (aproximadamente un minuto). Retirar la sartén del fuego y añadir la trufa negra rallada.

Cuando la pasta esté cocida al dente, colar y mezclar bien con la salsa. Rectificar de sal y reservar en un lugar cálido.

Cocinar las pechugas de codorniz en una plancha a temperatura alta, hasta que estén doradas por ambos lados.

Disponer las raciones de pasta en platos de presentación, colocar sobre su superficie las pechugas de codorniz y decorar con las láminas de trufa negra y el queso parmesano rallado. Servir de inmediato.PASTA CON TRUFA NEGRA Y PECHUGAS DE COSORNIZ.JPG

ARANCINI (CROQUETAS ITALIANAS DE ARROZ)

SONY DSCHoy almorzamos comida italiana. En casa nos encanta la gastronomía de italia porque posee diversos platos de sabores y aromas inconfundibles. La comida de Italia es muy heterogénea. Refleja la variedad cultural de sus regiones así como la diversidad de su historia. Está incluida dentro de la denominada gastronomía mediterránea y es imitada y practicada en todo el mundo. Es muy común que se conozca a la gastronomía de Italia por sus platillos más famosos, como la pizza, la pasta y el risotto, pero lo cierto es que es una cocina donde coexisten los abundantes olores y sabores del mediterráneo. Se trata de una cocina con fuerte carácter tradicional, variada gracias a cada una de sus regiones y heredera de largas tradiciones que han sabido perpetuar.

Los Arancini son una especialidad muy tradicional de la cocina Siciliana , concretamente de la ciudad de Mesina, aunque son muy conocidos en todo el sur de Italia, en Nápoles también son típicos.

Se trata de unas croquetas redondas o con forma de pera realizadas de pasta de arroz que poseen un color anaranjado debido al uso de azafrán. De hecho su nombre deriva de la forma típica y del color que recuerda a la naranja: arancia o arancini (pequeñas naranjas) en italiano.

Su preparación es muy sencilla aunque la elaboración resulta algo trabajosa. Se confeccionan con pasta de arroz (riso) y azafrán ligado con parmesano o pecorino y huevo para ser posteriormente ser fritas en aceite vegetal de sabor suave, o menos común, introducidas al horno. Suelen tener forma de bola o pera con un diámetro entre 8 y 10 cm, en su interior pueden contener ragù, u otros ingredientes elaborados con salsa de tomate, mozzarella, guisantes, jamón cocido o bacon.

Suelen servirse calientes, recién cocinados, para que el relleno suave contraste con el exterior crujiente.

En su lugar de origen se pueden degustar en las “Rosticcerie”, son tiendas que se pueden encontrar fácilmente en cada esquina si se visita tanto la isla de Sicilia como Nápoles.

Como es lógico no se puede realizar un viaje solamente para saborear estas exquisitas croquetas de arroz de la mano de nuestros semejantes y expertos italianos. Por ello, en esta página se detallan los ingredientes y procesos de elaboración para preparar en casa de forma artesanal la receta de estos deliciosos y auténticos arancini.


arancini 2.JPGIngredientes (6 Arancini):

Para el arroz;

  • 150 G Arroz
  • 400 G Caldo de pollo
  • 50 G Cebolla
  • 30 G Mantequilla
  • 30 G Pecorino rallado
  • 1 Yema de huevo
  • 0,15 G Hebras de azafrán
  • Aceite de oliva
  • Sal

Para el relleno;

  • 200 G Tomate maduro
  •  60 G Cebolla
  • 25 G Guisantes
  • 30 G Bacon
  • 100 G Mozzarella cortada a dados
  • Aceite de oliva
  • Pimienta negra molida
  • Sal
  • Tabasco (opcional)

Acabado;

  • 1 Huevo L
  • Pan rallado
  • Aceite vegetal suave
  • Sal

Elaboración:

  • Arroz;

Calentar el caldo en un cazo hasta que alcance el punto de ebullición.

Pelar y lavar la cebolla, picarla muy fina y pocharla en una cazuela a fuego medio con un chorrito de aceite de oliva.

Añadir el arroz en crudo y tostar durante un minuto. Incorporar a la preparación un cacillo de caldo hirviendo y proseguir la cocción 18 minutos más, añadiendo un cacillo de caldo y removiendo a medida que se vaya evaporando el anterior. Agregar la mantequilla rectificar de sal e integrar por completo.

Retirar la cazuela del fuego y depositar el arroz en un cuenco hondo para que temple ligeramente.

En un mortero machacar las hebras de azafrán y mezclarlas con el arroz cocido. Al mismo tiempo, integrar la yema de huevo y el pecorino rallado. Remover el conjunto y reservar.

  • Relleno;

Hervir los guisantes en agua con sal (si los guisantes son frescos, 3 minutos de hervor suelen ser suficientes para cocerlos en su punto justo y no deberán de superar los 5 minutos. En cuanto a los guisantes congelados se deben cocer entre 5 y 10 minutos). Pasado el tiempo, escurrir y refrescar de inmediato con agua helada. Reservar.

Pelar y lavar la cebolla, picarla muy fina y pocharla en una sartén con un fondo de aceite. Añadir el bacon y el tomate limpio, pelado y cortado en dados. Mezclar y sofreír, hasta que el líquido se consuma.

Una vez se haya evaporado el líquido y antes de retirar la sartén del fuego, integrar los guisantes y sazonar con sal y pimienta. Calentar un minuto, retirar la sartén del fuego y dejar enfriar la preparación sobre un plato o cuenco.

  • Acabado;

Tomar una porción de arroz sobre la palma de la mano y formar con ella una capa delgada. Añadir una cantidad moderada de relleno, dos o tres dados de mozzarella, unas gotas de tabasco al gusto y sellar con otra fina capa de arroz.

Modelar la forma de los Arancini como se desee, redonda o con forma de pera.

Pasarlos por pan rallado, por huevo batido y de nuevo por pan rallado.

Freírlos en aceite vegetal suave bien caliente (es recomendable utilizar una freidora, si no se dispone de ella también se pueden freír en un cazo alto para que los arancini queden completamente sumergidos en aceite).

Una vez fritos, retirarlos y colocarlos sobre un papel absorbente de cocina apto para uso alimentario y así desechar el exceso de aceite.

Presentar en platos de servicio y servir caliente.arancini 3.JPG

  • Notas:

Se pueden preparar de un día para otro, y antes de servirlos darles un golpe de horno.

Si se prepara un risotto y sobra arroz, también se puede aprovechar para elaborar unos arancini.

 

MILHOJAS DE ARROZ

milhojas de arroz 0.JPGEn esta publicación se muestra y se detalla la receta para preparar este excelente y delicioso plato de risotto. Para ello, es necesario emplear un arroz especial que proporcionará al plato su característica textura; se trata del arroz arborio.

El arroz arborio es una variedad italiana de arroz de grano corto. Toma su nombre de la ciudad de Arborio, en el valle del Po (también denominado como la llanura Padana, es una región geográfica del norte de Italia, situada entre los Alpes), donde se cultiva. Cocinados, los granos son redondos, firmes, cremosos y masticables, gracias al alto contenido en amilopectina del almidón de esta variedad, por lo que tienen un sabor propio. Generalmente se usa para hacer risottosarroz con leche entre otros.

El arroz arborio es un ingrediente muy versatil e indispensable en la despensa de cualquier hogar, ya que todo lo que se necesita para hacer un delicioso plato de risotto es un poco de mantequilla, cebolla, caldo de verdura, carne o pescado y queso. Se trata de ingredientes que forman parte del día a día y que se pueden combinar con cualquier alimento disponible; verduras, aves de corral, carne de res (excelente con vino tinto) y pescados o mariscos.

Este risotto en hojas de queso grana padano con nueces es bastante fácil y sencillo de preparar para cualquier día de la semana, pero lo suficientemente atractivo y original para presentarlo en una ocasión especial.

Si en vuestro circulo familiar y social el queso es de vuestro agrado y disfrutáis de él y del arroz tanto como en el nuestro, animaros a preparar esta receta. El plato os va ha encantar y no dejará indiferente a ningún comensal.


milhojas de arroz 01.JPG

Ingredientes (4 personas):

  • 300 G Arroz arborio
  • 1 L Caldo de carne o verdura
  • 1/2 Cebolla
  • 120 G Queso grana padano rallado
  • 50 G Nueces picadas
  • 125 Ml Vino blanco
  • 60 G Mantequilla
  • Sal
  • Pimienta

Elaboración:

Precalentar el horno a 180 C calor arriba y abajo.

Disponer una hoja de papel de hornear sobre la mesa de trabajo y dibujar en ella doce discos de 10 cm de diámetro cada uno. Poner la hoja encima de una placa de horno, con las marcas de tinta hacia abajo.

Repartir equitativamente las nueces en el interior de los doce discos y cubrirlas en la misma proporción con 80 gr de queso.

Hornear durante 7 minutos, sacarlos del horno, dejarlos enfriar en la placa y reservar.

En un cazo calentar el caldo, hasta que comience a hervir.

Limpiar, pelar y picar la cebolla.

Pochar la cebolla durante 5 minutos en una sartén con 15 gr de mantequilla, bañar con el vino y dejarlo evaporar.

En un cazo profundo y grande fundir otros 15 G de mantequilla y tostar en ella el arroz durante un minuto.

Añadir la cebolla, salpimentar y remover con una cuchara de madera.

Agregar a la preparación un cacillo de caldo hirviendo y proseguir la cocción 18 minutos, añadiendo un cacillo de caldo y removiendo a medida que se vaya evaporando el anterior.

Pasado el tiempo, retirar el arroz del fuego, agregar la mantequilla y el queso restantes y mezclar.

Disponer cuatro platos de servicio y colocar una tortita de queso con nueces sobre cada uno de ellos. Encima, distribuir una capa de arroz y cubrirlo con otra lámina de queso, repetir la operación y servir de inmediato.

SALMÓN CON VINAGRETA DE MANGO Y ARROZ AL AGUA DE COCO

salmón a la plancha con vinagreta de mango y arroz al coco 4.JPGPara el menú de hoy se ha elaborado este plato tan completo, sabroso y nutritivo. Es una bomba de sabores y todos ellos combinan a la perfección. Recomiendo encarecidamente preparar esta receta, puesto que es deliciosa y muy refrescante.

Como alimento principal se ha empleado el salmón fresco, que admite múltiples preparaciones culinarias. Su carne es firme y sabrosa, pero a la vez delicada y agradable.

La tonalidad rosa o rojiza de la carne se acentúa con la cocción, lo que da como resultado un alimento muy atrayente. En esta receta se cocina asado a la parrilla o a la plancha, para no aumentar en exceso el contenido graso del mismo. Pero además, gracias a su contenido graso el salmón resulta igualmente jugoso con una preparación sencilla, pudiendo cocinarse hervido, al vapor o en papillote. Todas estas opciones son válidas y de cualquier forma este plato conservará todo su encanto.

A continuación, antes de proceder con la receta se puede leer una breve introducción donde se detallan las propiedades y beneficios nutricionales más destacados del salmón:

Existen dos grandes familias de salmones, el salmón del Atlántico o europeo, que se encuentra en las aguas del Atlántico y el mar Báltico, y en los ríos de Francia, Escocia, Noruega y el norte de España; y el salmón del Pacífico, de carne más seca y rosada.

El salmón se cría en piscifactorías en todo el mundo, lo que ha contribuido a potenciar su comercialización y a abaratar su precio. Se distingue entre salmón salvaje, poco abundante, y el de criadero, procedente de Noruega, Escocia e Irlanda, de carne menos fina y más grasa. Su calidad depende de sus condiciones de cría; en contenedores pequeños o en grandes zonas, y de su alimentación.

El salmón que encontramos fresco en los mercados españoles es salmón atlántico, pero los salmones que se comercializan congelados, así como sus derivados, excepto el salmón ahumado, suelen ser salmones del Pacífico.

El color de su piel es azul grisáceo. Está cubierto de escamas pequeñas, con manchas oscuras que se encuentran por encima de la línea lateral. Su carne es rosácea, más intensa cuanto más se alimenta de crustáceos en estado natural.

Los ejemplares adultos miden hasta 1,5 m y pesan 36 kilos. El peso de los jóvenes aumenta de forma lenta mientras permanecen en aguas dulces. Cuando llegan al mar sube con rapidez. Al cabo de 1 año miden 60 cm y pesan aproximadamente 2 kilos, a los 3 años alcanzan un metro de longitud rondando los 10 kilos de peso.

Los salmones salvajes comen peces pequeños, crustáceos e insectos. Los procedentes de cultivo se alimentan de conglomerados de harinas de pescado, colorantes naturales como el caroteno para dar color a su carne, vitaminas y minerales.

El salmón es un pescado azul o graso que aporta unos 11 gramos de grasa por cada 100 gramos de carne, un contenido similar al de las sardinas, el jurel o el atún. La grasa es rica en omega-3, que contribuyen a disminuir los niveles de colesterol y triglicéridos plasmáticos, y además aumentan la fluidez de la sangre, lo que previene la formación de coágulos o trombos. Por este motivo, se recomienda el consumo habitual de salmón a la población general, y en particular en caso de trastornos cardiovasculares.

El salmón es una excelente fuente de proteínas de alto valor biológico, al igual que el resto de pescados.

En cuanto a vitaminas, destaca la presencia de algunas pertenecientes al grupo B como la B2, B3, B6 y B9 y B12. Éstas permiten el aprovechamiento de los nutrientes energéticos, es decir, hidratos de carbono, grasas y proteínas e intervienen en procesos de gran importancia (formación de glóbulos rojos, síntesis de material genético, funcionamiento del sistema nervioso y del sistema de defensas, etc.). No obstante, la cantidad presente de estas vitaminas no es muy significativa si se compara con otros alimentos ricos en estos nutrientes.

La riqueza en grasa del salmón hace que contenga cantidades interesantes de algunas vitaminas liposolubles como la A y la D. La A contribuye al mantenimiento, crecimiento y reparación de las mucosas, piel y otros tejidos del cuerpo. Además, favorece la resistencia frente a las infecciones, es necesaria para el desarrollo del sistema nervioso y para la visión nocturna. También interviene en el crecimiento óseo, en la producción de enzimas en el hígado y de hormonas sexuales y suprarrenales. La vitamina D regula los niveles de calcio en la sangre y favorece la absorción y fijación de este mineral en los huesos.

El salmón es fuente de magnesio y yodo, y su contenido medio de hierro es inferior al de la mayoría de los pescados. El magnesio se relaciona con el funcionamiento de intestino, nervios y músculos. También forma parte de huesos y dientes, mejora la inmunidad y posee un suave efecto laxante. El yodo es indispensable para el buen funcionamiento del tiroides, así como para el crecimiento del feto y el desarrollo de su cerebro.

El salmón presenta un inconveniente que comparte con todos los pescados azules y es su contenido en purinas, que en el organismo se transforman en ácido úrico, por lo que se aconseja limitar su consumo en caso de hiperuricemia o gota.


salmón a la plancha con vinagreta de mango y arroz al coco.JPGIngredientes (2 personas):

Vinagreta de mango:
  • 1/2 Mango pequeño
  • 1/2 Aguacate pequeño
  • 1/4 Pimiento rojo mediano
  • 1/4 Pimiento verde mediano
  • 1/2 Cebolla roja mediana
  • Cilantro fresco picado
  • Zumo de una lima o un limón
  • 1 Cda Aceite de oliva virgen extra
  • 1/2 Cda vinagre de manzana
  • Sal y pimienta (al gusto)
Arroz al agua de coco:
  • 150 Ml Leche de coco (puede ser ligera)
  • 150 Ml Agua mineral
  • 150 G Arroz de jazmín o basmati
  • 1/4 Cdta Sal
salmón:
  • 2 Lomos de salmón fresco (de ración)
  • Sal y pimienta para moler (al gusto)
  • 1 Lima o limón

Elaboración:

  • Vinagreta de mango y aguacate:

Pelar y trocear en pequeñas porciones el mango y el aguacate.

Lavar y cortar en forma de cubo los pimientos y la cebolla.

Lavar, secar y picar muy fino el cilantro.

En un cuenco mezclar la fruta y la verdura; el mango, el aguacate, los dos tipos de pimiento y la cebolla.

Espolvorear con la picada de cilantro y mezclar suavemente.

En un recipiente profundo poner el aceite, el vinagre, sal y pimienta recién molida. Emulsionar la mezcla con un batidor manual y verterla sobre la preparación anterior.

Reservar la vinagreta dentro del refrigerador, tapada o cubierta con un trozo de papel film transparente apto para el uso alimentario hasta el momento de servir.

  • Arroz al agua de coco:

Poner al fuego una cazuela y llevar a punto de ebullición la leche de coco, con el agua mineral y la sal.

Poner el arroz sobre un colador de malla fina y lavarlo bajo el chorro del grifo con agua fría, hasta que el agua que filtra los granos de arroz salga limpia.

Cuando el líquido de la cazuela comience a hervir, añadir el arroz, tapar y cocer a fuego medio-alto entre 10 y 15 minutos (para ser más preciso, cocer el arroz según las indicaciones que vienen especificadas por el fabricante en el envase del producto).

Transcurrido el tiempo, revolver el arroz con una cuchara de madera y dejarlo escurrir sobre un colador de malla fina (tras la cocción no se debe refrescar al arroz con agua).

Reservar el arroz en un lugar cálido para que no pierda la temperatura.salmón a la parrilla con vinagreta de mango y arroz al agua de coco.JPG

  • Salmón:

Limpiar y retirar la piel al salmón. Cortarlo en cubos de 4 x 4 cm y sazonar con sal y pimienta.

Precalentar una parrilla a fuego medio-alto, cuando esté caliente asar en ella los trozos de salmón, girandolos cada uno o dos minutos para queden dorados por todas las superficies.

Una vez asados, retirar la parrilla del fuego y sacar las porciones de pescado.

Disponer una porción de arroz en cada plato de servicio, repartir la vinagreta de mango en ambos platos y colocar sobre cada uno de ellos una ración de salmón.

Presentar el plato decorado con unas rodajas de lima o limón.

QUINOA CON GAMBAS

gambas con quinoa 12.JPGLa quinoa cada vez más de moda, es un alimento muy nutritivo con un exquisito sabor, que combina perfectamente con otros alimentos en multitud de preparaciones culinarias. En la receta de hoy se presenta con gambas condimentadas con perejil y ajo.

La quinoa es una planta andina, originada en los alrededores del lago Titicaca (Perú y Bolivia) y domesticada por los pueblos de América entre los años 3.000 y 5.000 antes de Cristo. Fue cultivada y consumida por las civilizaciones prehispánicas, pero a la llegada de los españoles se reemplazó, en parte, por los cereales, aunque todavía supone un alimento importante para los pueblos quechua y aymara de las zonas rurales de la región andina de América del Sur.

Este beneficioso y sano alimento se produce en Bolivia, Perú, Colombia, Ecuador, Argentina y Chile y en menor medida en la zona norteamericana de Colorado, el Himalaya y Finlandia. Es muy rico, puede prepararse de diversas maneras y sus propiedades son incontables.

Su componente principal son los hidratos de carbono, representados fundamentalmente por almidón.

La quinoa es apreciada por su alto contenido en proteínas completas, que contienen hasta nueve aminoácidos esenciales para el ser humano.

La quinoa es una excelente fuente de fibra dietética tanto soluble como insoluble.

También es alta en gran variedad de vitaminas y minerales, especialmente manganeso, magnesio, hierro, cobre y fósforo.

Está libre de gluten y es fácil de digerir con un bajo índice glucémico, lo que significa que mantiene los niveles de azúcar en la sangre.

La quinoa es apropiada para todo el mundo pero especialmente para los celíacos (personas intolerantes al gluten), las personas vegetarianas por la gran cantidad de proteínas completas, deportistas y mujeres embarazadas, con más necesidad de proteínas, minerales y vitaminas.

Si se desea obtener más información sobre este pseudocereal tan interesante se recomienda visitar la página de este blog, en la que se detalla la receta de “Hamburguesas vegetales de quinoa y brócoli” (otra manera saludable de incluir quinoa en la dieta). En la introducción de la citada página se profundiza con más detalle sobre las propiedades de las semillas de quinoa.


gambas con quinoa.JPGIngredientes (2 personas):

Quinoa:

  • 1/4 Cda Aceite de oliva virgen extra
  • 1/4 Cebolla finamente picada
  • 1/2 Diente de ajo picado
  • 1/4 Cdta Chile en polvo
  • 95 G Quinoa sin cocer
  • Sal y pimienta
  • 250 Ml Caldo de verduras
  • 1 Cda Perejil fresco picado

Gambas al ajillo:

  • 1/4 Cda Aceite de oliva virgen extra
  • 125 G Gambas o gambones crudos
  • 1/2 Diente de ajo finamente picado
  • Perejil fresco picado
  • Sal
  • Zumo de medio limón

Elaboración;

  • Quinoa:
En un colador de malla fina, enjuagar la quinoa con agua fría.
Calentar el aceite de oliva en una olla grande a fuego medio. Añadir la cebolla y el ajo, cocinar, removiendo ocasionalmente, durante 3 minutos o hasta que la cebolla se ablande.
Añadir la quinoa y el chile en polvo. Sazonar con sal y pimienta y saltear durante 1 minuto.
Agregar el caldo y llevar a ebullición sin cubrir. Cuando empiece a hervir, bajar el fuego al mínimo, tapar y cocer a fuego lento durante 20 minutos o hasta que el agua quede absorbida y la quinoa esté tierna.
Retirar del fuego y reservar .QUINOA CON GAMBAS AL AJILLO.JPG
  • Gambas al ajillo:

Poner al fuego una sartén grande con el aceite de oliva a temperatura media-alta .

Cuando la sartén esté caliente agregar las gambas y saltear, hasta que éstas cambien de color.

Incorporar el ajo y el perejil y mezclar con una cuchara de madera.

Disponer la quinoa sobre platos de servicio y encima colocar las gambas o los gambones.
Rociar con el jugo de limón y servir caliente.