TRIÁNGULOS SALUDABLES RELLENOS DE CREMA CON COBERTURA DE CHOCOLATE NEGRO

SONY DSC

¡Que tiemblen las multinacionales pasteleras! Hoy en la cocina de cosmopolitancuisine, hemos preparado unos triángulos saludables rellenos de crema con cobertura de chocolate que…

—¡Están más buenos que bonitos se ven! y… ¡oye! ¡mira que han quedado bien presentados!—

Se trata de unos bollos tiernos y muy esponjosos, elaborados con ingredientes sencillos 100% naturales (se pueden adquirir sin ninguna dificultad en grandes superficies de alimentación); en su interior albergan una generosa cantidad de crema pastelera casera, ligera y muy fácil de preparar. El exterior está cubierto por una fina capa de chocolate negro con un porcentaje de cacao elevado (mínimo 70%), que finalmente es decorado por sutiles líneas dibujadas con chocolate blanco sin azúcar.

No son difíciles de preparar, pero su elaboración si requiere tiempo. Tiempo que se ve recompensado, cuando llega el momento de disfrutar degustando uno de estos apetitosos y saludables bollitos, en esos mágicos y ansiados minutos de confort y relax;

—Ese es mi momento, ¡estupendo! ¡que felicidad!—

Recuerda que…

«El tiempo invertido en cocina, nunca es un tiempo perdido». Adquirir el hábito de cocinar contribuye a mantener una buena salud en general. Si estás bien alimentado, con productos reales y de buena calidad, te encontrarás bien; lleno de energía y vitalidad. Todo ello es esencial para afrontar las largas jornadas de trabajo u ocio, además de todos los retos diarios «henchido de felicidad».

 

 
informacion nutricional triánulos blog con dibujo

En la imagen de la izquierda se encuentra representada la tabla que refleja los valores nutricionales más destacados de los triángulos rellenos de crema con cobertura de chocolate (valores medios por una porción de 75 gr de masa de bollo en crudo [antes de ser horneada], 100 gr de relleno de crema confeccionada, y 20 gr de chocolate puro 100% cacao mezclado con 2 gr de aceite de coco virgen extra). Teniendo presente que los valores nutricionales que se muestran en ella son aproximados, y pueden variar según la clase o la marca registrada de ingredientes con los que la receta haya sido elaborada.

La ingesta de referencia corresponde a un adulto medio (8400kj/2000kcal). Hay que tener en cuenta que los valores porcentuales diarios pueden subir o bajar según el requerimiento calórico diario de cada persona.

Como se puede observar en la tabla nutrimental, cada triángulo relleno de crema con cobertura de chocolate aporta un valor energético de 442 kcal, que son compuestas principalmente por 38 gr de carbohidratos, 22 gr de grasa y 19 gr de proteínas.

Para obtener un desayuno energético, completo y equilibrado (adulto medio con una dieta comprendida entre los 8400kj/2000kcal por día), bastaría con servir un triángulo relleno de crema con cobertura de chocolate, acompañado con 250 ml de zumo de naranja natural recién exprimido (sin azúcares añadidos), y 200 ml de leche de vaca fresca desnatada (equivale aproximadamente al 31% de la ingesta recomendada (IR) en una dieta de 8400kj/2000Kcal diarias). De esa forma, la ingesta de macronutrientes para ese momento del día estaría cubierta (633 kcal compuestas por: 75 gr de carbohidratos, 28 gr de proteínas y 23 gr de grasas), y al tratarse de productos naturales procedentes de diferentes grupos alimenticios, aportarán al cuerpo  multitud de vitaminas y minerales; en su gran mayoría esenciales para el buen funcionamiento del organismo.

El cálculo de las calorías necesarias según macronutrientes que se especifican en el párrafo anterior, sigue un esquema básico de: 20% proteínas; 30% grasas; y 50% carbohidratos. Es decir, una proporción genérica estándar de la dieta mediterránea.

Recuerda que ésta información tiene un carácter netamente orientativo que podría no corresponderse con lo que usted necesita, y tampoco adaptarse a su estilo de vida. Para diseñar su dieta ideal, será necesario recurrir a médicos, dietistas o nutricionistas especializados.

Dejando a un lado las formalidades; si tú también deseas cuidarte y dar a tu cuerpo lo mejor, quédate y continúa leyendo. En los próximos párrafos podrás descubrir un pequeño resumen sobre la historia, características, propiedades e información nutricional, acerca de uno de los ingredientes principales con los que se elaboran estos bollos exquisitos, nutritivos, y con multitud de beneficios para el organismo: la harina de trigo integral.

Seguidamente, hallarás publicada con todo tipo de detalles, la receta para preparar estos deliciosos triángulos rellenos de crema con cobertura de chocolate.

TRIÁNGULOS SALUDABLES RELLENOS DE CREMA CON COBERTURA DE CHOCOLATE

La harina de trigo integral proviene del grano de trigo entero sin separación de ninguna de sus partes. A diferencia de la harina blanca o refinada, además de contener el endospermo, conserva la cubierta exterior del grano de trigo o salvado, y el germen de trigo. La harina integral destaca por contener una cantidad de fibra tres veces superior a la harina blanca, ácidos grasos esenciales y un alto contenido de vitaminas y minerales; como vitaminas del complejo B, vitamina E, hierro, potasio, magnesio y zinc, entre otros.

La harina contribuye a alcanzar los requerimientos diarios de carbohidratos que el organismo necesita para funcionar correctamente, sin embargo, no todas las harinas son iguales. La harina blanca es producida tras numerosos procesos de refinamiento, en los que se retira el salvado y el germen del grano para moler únicamente el endospermo. En cambio la harina integral se obtiene de la molienda del grano de trigo entero; que consiste simplemente en triturar el grano completo para transformarlo en harina y obtener un producto comestible fácil de digerir. Esta última, es una harina considerada como no refinada.

¿Sabías que…

hace aproximadamente un siglo y medio la mayor parte de la harina de trigo que consumía el ser humano era harina integral?

Durante el siglo XIX las harinas integrales entraron en desuso, pero en la época actual nuevamente se han introducido en el mercado, gracias al énfasis de la educación alimentaria sana; perfil nutricional superior y mejores propiedades beneficiosas para el organismo.

Los cereales constituyen una de las fuentes de nutrientes más importante del género humano. Históricamente están asociados al origen de la civilización y cultura de todos los pueblos. El hombre pudo pasar de nómada a sedentario cuando aprendió a cultivar los cereales y obtuvo de ellos una parte importante de su sustento. Cada cultura, cada civilización, cada zona geográfica del planeta, consume un tipo de cereales específicos creando toda una cultura gastronómica en torno a ellos. Entre los europeos domina el consumo del trigo; entre los americanos, el de maíz, y el arroz es la comida esencial de los pueblos asiáticos; el sorgo y el mijo son propios de las comunidades africanas.

Su preparación agroindustrial y tratamiento culinario son sencillos y de gran versatilidad, desde la elaboración del pan o una masa de pizza, hasta piezas de bollería (como los triángulos que les mostramos a continuación del texto) y miles de platos diferentes; siendo su consumo adecuado para cualquier edad y condición.

Los molinos harineros de mano más antiguos se remontan al Neolítico, una fase económica caracterizada por la extensión de la agricultura. Aunque siguieron moliéndose semillas de recolección, como las bellotas o las castañas, el producto principal sucesor fueron los cereales. Es muy probable que la molienda del trigo para producir harina se hiciera primitivamente, por medio de majaderos y morteros, o machacando el grano entre dos piedras planas: las mejoras de este último procedimiento llevó a la invención de los molinos de sangre (movidos por animales, esclavos y penados), que alcanzan hasta la más remota antigüedad. Se tiene constancia de que los romanos empezaron a servirse de los molinos hidráulicos desde el siglo I a.C.

Lo adecuado es tomar los cereales de la forma más sencilla posible, pero como ya se ha mencionado en párrafos anteriores, para su ingesta y digestión deben ser sometidos a un proceso de transformación agroindustrial y posterior tratamiento culinario.

Las industrias harineras y semoleras son una pieza clave en todo el proceso de transformación del cereal. A través de la aplicación de tratamientos industriales que combinan las técnicas tradicionales con las más novedosas tecnologías, las fábricas harineras y semoleras ponen a disposición de otras manufacturas y consumidores de a pie, una amplia variedad de productos transformados de los cereales, así como: la harina, la sémola, el germen, el salvado, las harinas integrales, los granos triturados, las harinas mezcla de diferentes cereales, etc.

Todos ellos sirven de base para la elaboración de un amplio, variado, nutritivo y apetitoso abanico de alimentos; contribuyendo de ese modo a incrementar la disponibilidad y formatos mediante los cuales hacer llegar las numerosas bondades de los cereales a todos los hogares del «último eslabón de la cadena alimentaria».

¿Sabías que…

la harina 100% integral es el producto resultante de la molturación del grano de cereal, cuya composición corresponde con la del grano de cereal íntegro? El proceso de molienda puede ser variado, incluyendo la moledura del grano con separación de los diferentes componentes, que se juntan de nuevo para elaborar el producto final, o bien, un proceso de molienda, con una o varias fases de trituración, durante el cual no se separan los componentes del grano de cereal entre sí.

La denominación estará constituida por el genérico «harina integral» o «harina de grano entero» y por el nombre del cereal de procedencia.

Como ya se sabe, la harina es el polvo fino que se obtiene del cereal molido o de otros alimentos ricos en almidón; La harina forma parte de todo tipo de productos de panadería y pastelería, y se puede obtener de distintos cereales, aunque la más habitual es la harina de trigo.

Para entender de forma sencilla la diferencia en cuanto al proceso de refinamiento es fundamental conocer la anatomía del grano de trigo entero, el cual está formado básicamente por tres partes:

El salvado; constituido por diferentes capas que envuelven el grano. Su cubierta o envoltura externa está creada fundamentalmente por fibras de celulosa que contienen vitamina B1. Esta parte representa alrededor de un 14% del peso total del grano.

El endospermo: contiene nutrientes de reserva que son utilizados durante la germinación, está compuesto por almidón y un complejo proteico denominado gluten, que está formado por dos proteínas: gliadina y glutenina, encargadas de proporcionar elasticidad y características panificables a la masa de pan y piezas de bollería; son responsables de su esponjosidad y textura. Esta parte, representa aproximadamente un 83% del peso total, y es de donde se extrae la harina.

El germen: es el embrión de la semilla, es decir, la parte reproductiva que germina para crecer y dar lugar a una nueva planta. En el germen o embrión abundan las proteínas, albergan grasas insaturadas ricas en ácidos grasos esenciales, y vitaminas E y B1. Representa cerca de un 3% del peso del grano.

SONY DSC

La harina de trigo integral conserva todos sus nutrientes y propiedades porque se obtiene del grano entero. La harina integral y los productos elaborados con ella como principal ingrediente, tienen un valor nutricional superior al de la harina blanca.

¿Sabías que…

los cereales constituyen un producto básico en la alimentación humana, por sus características nutritivas, su costo moderado y su capacidad para provocar saciedad inmediata?

Los cereales y sus derivados son ricos en carbohidratos tanto de absorción rápida (tras la ingestión pasan a la sangre en poco tiempo) como de absorción lenta (fibra). La presencia de la fibra en la harina es diferente según el proceso industrial de preparación.

El contenido proteico también es muy variable, entre un 6% y un 16% del peso, dependiendo del tipo de cereal y del procesamiento industrial. La composición en aminoácidos de las proteínas de los cereales depende de la especie y variedad; en general son pobres en aminoácidos esenciales, por lo que se las cataloga de proteínas de moderada calidad biológica. Por lo tanto, sería necesario combinarlos con legumbres, o con proteínas de origen animal (leche y sus derivados, carne, pescado, etc.), para así obtener proteínas de alto valor biológico.

El porcentaje de grasas de los cereales naturales es muy bajo. Contienen muy poca agua, de ahí su facilidad de conservación. Ofrecen minerales como el calcio, fósforo (aunque la presencia de ácido fólico interfiere parcialmente su absorción), hierro y en menor cantidad potasio. Incluyen también varios tipos de vitaminas, en especial las del complejo B.

¿Sabías que…

la harina integral es un producto sano e ideal para nuestro organismo? Tiene muchísimos beneficios y es una opción nutricional mejor considerada que la harina blanca para consumir diariamente.

—¡No dudes en incorporar la harina integral o de grano entero en tu alimentación diaria!—

 

 

Si se compara la harina de trigo integral con su versión refinada, se puede observar que la harina blanca (refinada) presenta un valor nutricional más bajo, ya que se trata básicamente del endospermo que es, al fin y al cabo, almidón (carbohidratos), y gluten (proteínas de pequeño tamaño: gluteninas y gliadinas). El bajo aporte de fibra es significativo, ya que contribuye a que los alimentos sean menos saciantes y que el cuerpo vuelva a demandar energía rápidamente. Además, ayuda a aumentar la densidad calórica del alimento, es decir, la proporción entre la cantidad de comida que se consume y las calorías que aporta.

Los beneficios más destacados que la harina de trigo integral ofrece al organismo en comparación con la harina blanca o refinada son los siguientes:

La principal diferencia con la harina blanca es su contenido en fibra. Esto se debe al proceso de refinamiento por el cual se somete a la harina blanca, que separa y retira la parte rica en fibra. Una dieta rica en fibra aporta numerosos beneficios: evita que te constipes, reduce los niveles de colesterol en sangre y ayuda a prevenir la obesidad.

Al conservar la cubierta exterior del grano (el salvado) y el germen de trigo, la harina integral aporta vitaminas que la harina refinada no posee: B1, B3 y B5. Además, cuenta con minerales, hierro y ácidos grasos esenciales beneficiosos para el organismo.

Cuando se ingieren carbohidratos el cuerpo los transforma en glucosa (azúcar) y los ingresa en el torrente sanguíneo para brindarle combustible a las células. Con la harina refinada hay probabilidades de que se produzcan picos y caídas abruptas de azúcar, provocando más hambre incluso cuando pasó poco tiempo desde la última comida. La harina integral previene estos altibajos y ayuda a mantener estables los niveles de azúcar en sangre.

Los granos enteros de la harina integral ayudan a prevenir la absorción del colesterol malo y disminuir los niveles de triglicéridos, que de lo contrario podrían generar enfermedades cardíacas.

La fibra presente en la harina integral atrapa y arrastra el exceso de grasa consumida a través de los alimentos, depurando al organismo de sustancias tóxicas. Además, los antioxidantes presentes en este tipo de harina limitan el transporte del colesterol “malo” hacia las paredes arteriales y los tejidos.

La harina integral previene la aparición de enfermedades degenerativas debido a su gran cantidad de vitaminas y minerales, que protegen al organismo de la acción de los radicales libres que dañan las células y pueden producir todo tipo de enfermedades.

También aporta lignanos al organismo, que reducen el flujo de hormonas, aliviando los síntomas de la menopausia, y reducen el riesgo de padecer cáncer de próstata, de mama o de útero.

La harina integral colabora de forma muy eficaz a depurar el organismo, desde el hígado hasta el sistema digestivo, ayudando en dietas de adelgazamiento y mantenimiento saludable.

A su vez, aporta energía duradera para entrenar o realizar actividades físicas exigentes, ya que aporta energía de liberación lenta.

Gracias a la fibra presente en los granos enteros, la harina integral ayuda a que el intestino tenga un movimiento regular. Pero también previene la aparición de enfermedades como inflamación, hemorroides, dolor y diarrea, entre otros.

Además contienen ácido láctico que aumenta la reproducción de bacterias beneficiosas en el intestino grueso, que ayudan en la digestión, promueven la absorción de los nutrientes y fortalecen el sistema inmunitario.

¿Sabías que…

el gluten no es malo, es digerido con normalidad por personas sanas y no supone ningún tipo de problema para la salud? Solo los celíacos diagnosticados clínicamente y las personas con sensibilidad al gluten, experimentan síntomas y trastornos de salud si no mantienen una dieta exenta de gluten.

El trigo integral es una gran fuente de proteínas y fibra, y provoca un descenso en los problemas de estreñimiento, además de reducir el riesgo de enfermedades como cáncer de colon.

Asimismo, una dieta rica en fibra reduce los niveles de colesterol en sangre y puede ayudar a prevenir la obesidad.

Debido a su alto nivel de hidratos de carbono, ayuda a mantener los niveles de azúcar en sangre, reduciendo el riesgo de padecer enfermedades como la diabetes.

Como no se producen subidas drásticas de insulina en la sangre, es un producto que se recomienda a personas con diabetes tipo II, personas obesas y personas con problemas metabólicos.

¿Sabías que…

la harina refinada es el ingrediente principal de panadería y bollería que se consume en la actualidad, proporciona excelentes resultados, es fina, blanca y manejable, pero carece de fibra, vitaminas y minerales? Mediante el proceso industrial de refinamiento lo que se consigue es un ingrediente fácil de digerir y de utilizar en la cocina, pero no especialmente recomendado como parte de una alimentación saludable diaria.

En conclusión, se podría afirmar que los carbohidratos son necesarios para una alimentación saludable. La clave está en elegir aquellos que resulten más beneficiosos para el organismo.

Recuerda que los buenos hábitos son fundamentales para mantener un buen estado de salud, y un pequeño cambio en tu dieta, mejorará considerablemente tu salud a largo plazo.

Hoy día se puede encontrar harina integral con facilidad, cocinar cientos de recetas deliciosas y disfrutar de todos sus beneficios.

—¡Sal de casa! ¡Compra un paquete de harina de trigo integral en cualquier supermercado, y utilízalo para preparar la receta que te proponemos a continuación!—

Texto inspirado y desarrollado a través de las consultas realizadas a las siguientes fuentes de información: Alimentos saludables.com, Alcance.com, Haina.info, Dehesa El Milagro (granja ecológica), Infoalimenta.com, Asociación de Fabricantes de Harinas y Sémolas de España, e Investigación y Ciencia.


SONY DSC

Ingredientes (6 Unidades):

Masa de bollo;

  • 250 G Harina de trigo integral de fuerza
  • 75 G Huevo ecológico
  • 60 G Leche entera fresca de vaca de pasto
  • 25 G Mantequilla pura de leche de vaca de pasto
  • 25 G Levadura fresca (Levital®, Levanova® o similar)
  • 20 G Azúcar común (alimento para el fermento)
  • 6 G Sal marina yodada
  • 3 G Canela en polvo de Ceylan
  • Ralladura de Naranja
  • Ralladura de limón

Relleno de crema;

  • 500 G Leche fresca de vaca o leche vegetal
  • 125 G Huevo ecológico
  • 50 G Eritritol u otro edulcorante a su elección
  • 25 G Harina fina de maíz (Maizena® u otra marca de su preferencia)
  • ½ Vaina de vainilla o extracto natural de vainilla

Cobertura de chocolate;

  • 300 G Chocolate negro mínimo 70% de cacao (sobrará más de la mitad para utilizar en otras recetas)
  • 30 G Manteca de cacao o aceite de coco
  • Chocolate blanco sin azúcar para decorar (opcional)

Elaboración:

  • Masa de bollo;

Amasar aproximadamente 30 minutos todos los ingredientes excepto la mantequilla y la levadura, a mano o a máquina (en el segundo caso, utilizar el accesorio gancho de la batidora de mesa o la panificadora con el programa «amasado»). Hasta obtener un compuesto liso y elástico, que no se pegue en las manos.

Transcurrido el tiempo, cortar la mantequilla en dados muy pequeños e integrarlos en la masa. Este paso es el más delicado y complicado del proceso de amasado, sobre todo si se realiza manualmente; ya que de este modo se requieren periodos de amasado intercalados con periodos de reposo de la masa, con el objetivo de que ésta se relaje y destense. Si el amasado se ejecuta con máquina, en este paso no son necesarios los tiempos de reposo.

Cuando la masa esté casi lista y la mantequilla esté completamente integrada, añadir la levadura fresca disuelta en una cucharada de leche tibia.

Seguir amasando hasta que la levadura se disuelva por completo, y se obtenga de nuevo una masa fina y elástica. Se sabrá que que el amasado ha finalizado cuando la masa se despegue perfectamente de las paredes del recipiente del robot de cocina, o si el amasado es manual, no se pegue ni en las manos ni en la mesa de trabajo. Si esto no ocurriese, significa que aún le faltaría tiempo de amasado.

Formar una bola con la masa y dejarla reposar, en un bol untado con aceite vegetal y tapado con un trozo de plástico film transparente; entre treinta minutos y una hora, dentro del refrigerador.

Tras la espera, espolvorear la mesa de trabajo con harina y extender la bola con un rodillo de cocina, hasta lograr un disco redondo con un grosor aproximado >1,5 cm.

Cortar el disco (como si de una pizza se tratase) en 6 porciones.

Disponer dos hojas de papel siliconado (especial horneados) sobre unas bandejas de horno, y colocarlas sobre una superficie amplia; que no vaya a ser utilizada durante un mínimo de entre una y cuatro horas.

Colocar las piezas sobre el papel siliconado (tres piezas en cada hoja), dejando un espacio aproximado de 15 cm entre unas y otras.

Pintar los triángulos con un poco de leche, esperar unos minutos a que el lacado sea absorbido por el panecillo, y cubrirlos con un paño de cocina fino y ligero. Dejarlos fermentar hasta que hayan doblado su volumen inicial (entre una y cuatro horas; el tiempo de reposo dependerá de la temperatura a la que se encuentre el habitáculo. Teniendo en cuenta que las levaduras actúan mejor en temperaturas elevadas. Lo idóneo se encuentra entre 24 y 27°C).

Tras el periodo de fermentación, precalentar el horno a 210 C calor arriba y abajo.

Hornear por tandas las bandejas con los panecillos, entre 10 y 12 minutos (es aconsejable verter medio vaso de agua o tres cubitos de hielo encima de otra bandeja de horno u otro recipiente estanco, nada más comenzar el horneado, esto aportará humedad al pan, en este caso dulce).

Cuando los bollos hayan adquirido un bonito tono dorado, sacarlos y dejarlos enfriar a temperatura ambiente sobre una rejilla.

Una vez fríos, los panecillos dulces se conservan en perfectas condiciones durante dos o tres días dentro de un recipiente cerrado y guardado en un lugar limpio, fresco y seco. Los que no se vayan a consumir en las próximas 48-72 horas, se pueden congelar en bolsas o envases herméticos

  • Crema pastelera;

Si se usa una vaina de vainilla para aromatizar la crema: abrirla en forma de libro con ayuda de la punta de un cuchillo afilado y raspar las semillas con suavidad. 

Poner en el vaso de la batidora todos los ingredientes juntos: la leche, los huevos, el endulzante, la harina fina de maíz y los granos de vainilla (en su defecto usar extracto o esencia natural de vainilla); mejor fríos, así se deshará bien la maicena y no formará grumos. Batir la mezcla hasta que todos los ingredientes estén perfectamente integrados.

Después, verter la preparación en un cazo y ponerlo sobre el fuego. Llevar a punto de ebullición y remover constantemente con unas varillas manuales hasta que la mezcla espese.

Poner la crema en un cuenco y tapar a piel con film transparente de uso alimentario. Dejar enfriar.

SONY DSC

Acondicionar una manga de pastelero con una boquilla para rellenar, e introducir en ella toda la crema pastelera.

Rellenar con la crema pastelera, equitativamente, todos los bollos con forma de triángulo. Para que la crema se reparta correctamente por cada una de las piezas, realizar una incisión con la punta de la boquilla, introducirla suavemente, y depositar una pequeña cantidad de crema en cada una de sus esquinas.

  • Cobertura de chocolate negro;

Deshacer el chocolate negro junto al aceite de coco o la manteca de cacao, dentro de un recipiente apto para el microondas, durante dos o tres minutos a mínima potencia (350Wh). Si el microondas no dispone de programas con baja potencia, conviene reducir el tiempo a menos de 60 segundos, y vigilar continuamente para evitar que el chocolate se pueda quemar. Otra opción menos cómoda y limpia, pero más segura, es derretir el chocolate al fuego, dentro de un cuenco sobre un cazo con agua «al baño maría», durante unos minutos y sin dejar de remover.

Si desea realizar las características líneas blancas sobre la cobertura de chocolate negro, deshacer el chocolate blanco con el mismo método empleado en el paso anterior. 

Colocar todos los triángulos sobre una rejilla y bañar las piezas con el chocolate negro fundido. Si se optó por decorar la cobertura de chocolate negro con líneas de chocolate blanco, acto seguido (sin esperar a que el chocolate negro solidifique) dibujar rayas al gusto sobre cada uno de ellos.

Para finalizar, cubrir una bandeja de horno con papel de horno, parafinado o siliconado, y trasladar sobre ella a todos los bollitos con el chocolate aún líquido, de esa manera quedarán planos por la base y estéticamente más bonitos.

Cuando todos los triángulos saludables rellenos de crema con cobertura de chocolate negro estén terminados, dejar que el chocolate endurezca completamente. Después, guardarlos en envases herméticos.

Se conservan varios días dentro de la nevera y únicamente durante algunas horas a temperatura ambiente. También se pueden congelar y así prolongar durante mucho más tiempo su vida útil.

BIZCOCHO DE PLÁTANO

SONY DSCLa receta de este bizcocho de plátano es sin ninguna duda, la mejor que hemos probado y elaborado en casa. Es muy fácil de preparar, requiere pocos ingredientes; todos ellos 100% naturales y pueden encontrarse sin ninguna dificultad en grandes superficies de alimentación.

Se trata de un bizcocho nutritivo y muy saludable. Su textura es húmeda, tierna y esponjosa, con un intenso aroma y profundo sabor a plátano. Además, no contiene azúcares añadidos; únicamente está endulzado con la fructosa que se encuentra presente de forma natural en el plátano maduro de canarias.

Para hornear este tipo de bizcocho y obtener fantásticos resultados, es recomendable utilizar un molde de gres de buena calidad, preferentemente rectangular, y en este caso, de tamaño grande (28 x 11 cm). A día de hoy, en el mercado se encuentran disponibles muchos modelos con diferentes formas, colores y precios. En cosmopolitancuisine tomamos la acertada decisión de invertir en dos fantásticos diseños de las prestigiosas marcas Le creuset® y Emile Henry®. En  mi opinión, estimo que cualquiera de los dos moldes son excelentes para preparar esta receta, y otros bizcochos de similares características (también son útiles para cocinar panadería o bollería, e incluso para preparar terrinas y todo tipo de platos). Considero que si te gusta la repostería y cocinas en casa de forma habitual, disponer de alguna de estas piezas será una magnífica opción; ya que las ventajas, prestaciones y garantías que ofrecen estos artículos compensan el desembolso que inicialmente hay que realizar (teniendo en cuenta que su precio es algo elevado, encontrándose actualmente entre los 30,00 y los 40,00 €uros). Pienso que no sólo son bonitos moldes con preciosos colores, son piezas versátiles y multipropósito que ofrecen todos los beneficios de un calentamiento uniforme. La superficie esmaltada que presentan es fácil de limpiar y resistente a los arañazos. El esmalte es completamente higiénico y no absorbe olores ni sabores. Creo que son unos moldes extremadamente resistentes y duraderos; mi experiencia con ellos es estupenda, y me parece que el vendedor no exagera cuando dice que respetando las indicaciones de uso y cuidados básicos del fabricante, se tendrán unos moldes que duran más de una vida.

bizcocho de plátano corregido blogEl bizcocho de plátano una vez terminado pesa aproximadamente 750 gr. De los cuales se obtienen 15 sabrosas porciones. En la imagen de la izquierda se encuentra la tabla simplificada que contiene la información nutricional correspondiente a una rebanada de bizcocho de plátano (valores medios por una porción de 50 g de producto). Teniendo presente  que los valores nutricionales que se muestran en ella son aproximados, y pueden variar según la clase o la marca registrada de ingredientes con los que la receta haya sido elaborada.

La ingesta de referencia corresponde a un adulto medio (8400kj/2000kcal). Hay que tener en cuenta que los valores porcentuales diarios pueden subir o bajar según el requerimiento calórico diario de cada persona.

Como se puede observar en la tabla, cada rebanada de bizcocho de plátano aporta un valor energético de 130 kcal, que se compone principalmente por 14gr de carbohidratos, 5gr de grasa y 5gr de proteínas. Para obtener un desayuno completo y equilibrado (adulto medio con una dieta comprendida entre los 8400kj/2000kcal por día), bastaría con servir tres rebanadas de bizcocho de plátano, acompañadas con 100gr de yogur griego natural sin grasa y alto contenido en proteínas (valores nutricionales similares a los que contiene un Yogur griego 0% materia grasa natural Fage®) y una manzana de tamaño medio (peso aproximado 125gr). De esa forma, la ingesta de macronutrientes para ese momento del día estaría cubierta, y al tratarse de productos naturales procedentes de diferentes grupos alimenticios, aportarán al cuerpo  multitud de vitaminas y minerales; en su gran mayoría esenciales para el buen funcionamiento del organismo.

Si tú también deseas cuidarte y dar a tu cuerpo lo mejor, quédate y continúa leyendo. En los próximos párrafos podrás descubrir un pequeño resumen sobre la historia, características, propiedades e información nutricional acerca del ingrediente principal con el que se elabora este delicioso refrigerio: El plátano de Canarias.

Seguidamente hallarás publicada con todo tipo de detalles, la receta para preparar este delicioso bizcocho de plátano. SONY DSCEl Plátano de Canarias, debe sus características específicas a su zona de producción, las islas Canarias. Su configuración montañosa y su abrupto relieve de origen volcánico unido a sus aguas y al variado clima de las Islas, con temperaturas suaves y poco contrastadas, han permitido la producción de un producto único.

¿Sabías que…

el plátano de Canarias permanece en la planta 3 meses más que otros frutos similares cultivados en países tropicales? Por ese motivo, posee un mayor grado de madurez, sabor y aroma.

Su color varía desde el verde en el momento de la recolección hasta el amarillo intenso en el momento de su consumo, mientras que las tonalidades de la pulpa van del blanco crema al amarillo. Sin embargo, es la presencia de motas en la piel del plátano de Canarias lo que se ha convertido en su señal de identidad. Su forma es oblonga con una marcada curvatura y pequeño tamaño, pudiendo llegar hasta los 21 cm de longitud y 36 mm de grosor o calibre.

Su sabor dulce, su atractivo tono amarillo y su cremosa pulpa de aroma inconfundible son un reclamo para el paladar, pero hay quizá otra razón por la que el plátano ha conquistado la mesa de cinco continentes: esta sabrosa fruta, protegida por un higiénico envoltorio natural que la preserva de la contaminación externa y facilita su transporte, resulta tan cómoda de pelar y de comer que se puede disfrutar en cualquier lugar, sin necesidad utilizar servilleta ni cubiertos.

Se trata de una fruta perfecta para niños y personas mayores, aunque también resulta ideal para excursionistas y estudiantes, pues a su capacidad de seducción y a lo práctica que resulta, se suman su riqueza nutritiva y un gran poder energético.

¿Sabías que…

en las Islas Canarias se producen cerca de 400.000 toneladas anuales de plátano? Cantidad que actualmente representa entre el 50% y el 60% de la producción total en la Unión Europea.

La palabra “plátano” parece proceder del griego a través del latín platanus, que comparte raíz con platos o “plano”, posiblemente en alusión a la forma de las hojas de la mata, enormes y muy anchas.

Aunque en numerosas ocasiones se ha citado a América Central como el lugar de origen del plátano, la mayoría de los autores opinan que el origen de esta fruta se localiza en el sudeste asiático, entre la India y Malasia.

Allá por el siglo V llegaría a África vía Madagascar. De esa manera, en apenas 100 años, recorrería las costas mediterráneas, hecho muy significativo para la historia del plátano.

El plátano atraca en las Islas Canarias procedente de Guinea Ecuatorial, de la mano de navegantes portugueses. Los historiadores aseguran que una vez el cultivo del plátano estuvo arraigado en las islas, los españoles decidieron exportarlo a tierras americanas en los viajes de colonización que se realizaron al nuevo mundo.

¿Sabías que…

el plátano es el cuarto cultivo de frutas más importante del planeta tierra?

El plátano constituye el principal cultivo de las islas Canarias. Un 95% del consumo nacional Español procede del archipiélago. El suave clima subtropical permite que los cultivos tengan un desarrollo lento, con lo que la fruta alcanza un grado de madurez privilegiado con una concentración de nutrientes y sustancias aromáticas de gran calidad.

¿Sabías que…

el Plátano de Canarias fue reconocido en 2013 con el sello IGP (indicación geográfica protegida), convirtiéndose así en el único plátano del mundo que cuenta con este reconocimiento?

El sello IGP identifica la singularidad y origen de los Plátanos de Canarias, reconociéndose como un producto exclusivo y de calidad. Su producción está regida por los estándares de control fitosanitario, medio ambiental y de seguridad alimentaria de la UE (unión europea), mucho más exigente que los efectuados en los países competidores.

El Plátano de Canarias es una fruta muy completa que aporta numerosas ventajas nutricionales idóneas para cubrir las necesidades alimentarias del día a día. Entre sus propiedades es conocido su gran valor nutritivo y su contenido en potasio. Pero también tiene otras ventajas, entre las que destacan su riqueza en vitaminas, su aporte de fibra y manganeso, que le confiere propiedades antioxidantes; o su contenido de triptófano, aminoácido esencial para liberar serotonina, la hormona de la felicidad. Además contribuye a calmar la ansiedad, conciliar el sueño y reducir los niveles de estrés.SONY DSCLa pulpa del plátano maduro contiene azúcares simples –glucosa, dextrosa y  sacarosa– que se transforman en energía inmediata. Por eso es muy recomendable en todas las edades para recuperar energía entre comidas o mientras se está realizando un gran esfuerzo físico.

¿Sabías que…

los plátanos de categoría extra son los que más se agrietan o rajan? Esto suele suceder con los ejemplares que mayor concentración de azúcar presentan cuando se encuentran en su punto óptimo de maduración.

El plátano de canarias generalmente presenta un contenido en carbohidratos alto (21,11g/100g), ofrece un aporte proteico discreto (1,06g/100g), y en su composición, la presencia de grasas es casi nula (0,2g/100g). Además, está exento de colesterol.

Los carbohidratos proveen al cuerpo de glucosa, que se convierte en energía, que a su vez se utiliza para mantener las funciones corporales y la actividad física.

Las proteínas cumplen muchas funciones en el organismo. Son indispensables para la formación o reparación de los músculos, huesos u otros tejidos. Algunas proteínas funcionan como enzimas que facilitan las reacciones químicas del cuerpo. Otras trabajan como transportadoras que llevan nutrientes como lípidos (lipoproteínas), vitaminas o minerales. También tienen una función reguladora, permitiendo la expresión de algunos genes o regulando la división celular. Además, trabajan en las defensas mediante la formación de anticuerpos, que luchan contra los antígenos agresores para impedir la enfermedad.

Las grasas aportan energía al organismo, son indispensables para la absorción de vitaminas liposolubles (A, D, E y K), para el desarrollo y el crecimiento, la buena salud de la piel o del cabello y para crear reservas calóricas en épocas de escasez. También participan en la producción de hormonas, en la fabricación de las membranas celulares y son necesarias para un adecuado funcionamiento del cerebro.

El plátano contiene un porcentaje interesante de fibra, alrededor de 0,6g/100g de fibra soluble (que beneficia el tránsito intestinal) y 1,6g/100g de fibra insoluble. Además contiene taninos, sustancias con propiedades astringentes, lo que, curiosamente, les hace recomendables en los casos de diarrea.

¿Sabías que…

Los plátanos maduros se aconsejan en caso de diarrea y los verdes, en caso de estreñimiento? Hay que tener en cuenta que estos últimos pueden ser más indigestos y provocar gases.

El plátano también incluye vitaminas, especialmente betacaroteno (38mcg/100g) y vitamina C (11,7mg/100g).

El betacaroteno es la principal fuente de vitamina A segura, es necesaria y esencial para el crecimiento y desarrollo normales, el funcionamiento de sistema inmunitario y la vista, igualmente posee propiedades antioxidantes que pueden ayudar a neutralizar los radicales libres.

La vitamina C es necesaria para el crecimiento y reparación de tejidos en todas las partes del cuerpo. Sus principales funciones son formar una proteína importante utilizada para producir la piel, los tendones, los ligamentos y los vasos sanguíneos. Contribuye a sanar heridas y formar tejido cicatricial. Ayuda en la reparación y mantenimiento de los cartílagos, los huesos y los dientes. Es útil para la absorción del hierro. Además, al igual que otro tipo de vitaminas, la vitamina C es un potente antioxidante capaz de bloquear parte del daño causado por los ya nombrados, radicales libres.SONY DSCEntre tanto, es una fruta muy rica en potasio (385mg/100g), magnesio (33,2mg/100g) y ácido fólico (23mg/100g).

El potasio es un mineral necesario para la transmisión y generación del impulso nervioso y para la actividad muscular normal, interviene en el equilibrio de agua dentro y fuera de la célula.

El magnesio se relaciona con el funcionamiento de intestino, nervios y músculos, forma parte de huesos y dientes, mejora la inmunidad y posee un suave efecto laxante.

El ácido fólico interviene en la producción de glóbulos rojos y blancos, en la síntesis de material genético y la formación anticuerpos del sistema inmunológico. Contribuye a tratar o prevenir anemias y espina bífida en el embarazo.

5 al día
Ingestas Recomendadas: Recomendaciones de energía y nutrientes para mujeres y hombres de tamaño medio con edades comprendidas entre 25 y 45 años.

Los beneficios para la salud que ofrece el plátano son numerosos. Expertos en alimentación y bienestar reconocen a esta fruta como una de las más valiosas y nutritivas. Además de aumentar la energía y la concentración, comer esta fruta puede ayudar a tratar y prevenir muchos problemas de salud.SONY DSCEl plátano constituye una fuente de energía que nuestro cuerpo asimila con gran facilidad, y resulta de mucha ayuda para tratar la fatiga y recuperar fuerzas. Si se consume después de realizar ejercicio, aumenta la capacidad de resistencia ya que aporta una excelente combinación de hidratos de carbono y potasio, ambos necesarios para la actividad muscular. De hecho, muchos deportistas lo toman antes o durante la competición para prevenir los calambres.

Además aporta vitaminas del grupo B, esenciales para la producción de energía en las células. Un plátano mediano procura el 20% de la vitamina B6 que se precisa al día y el 12% de ácido fólico. Estas vitaminas protegen los sistemas inmunitario y nervioso.

¿Sabías que…

el plátano evita la anemia porque favorece la formación de glóbulos rojos y blancos? Esto se debe a su contenido en hierro, que funciona como estimulante en la producción de hemoglobina en la sangre.

El plátano es antidepresivo, contiene triptófano, un tipo de proteína que nuestro organismo convierte a serotonina, una sustancia que nos relaja, mejora nuestro carácter y nos hace sentirnos más felices.

También sirve para normalizar la función intestinal: Por un lado, los plátanos verdes son buenos para el estreñimiento, ya que mejoran el tránsito intestinal por su contenido en almidón e hidratos de carbono no asimilables, aunque son más indigestos y también podrían provocar flatulencias. Por el contrario, los plátanos maduros tienen efecto astringente, apropiados en caso de diarrea porque suavizan la mucosa digestiva inflamada.

¿Sabías que…

consumir plátano de forma habitual protege el aparato cardiovascular y puede reducir el riesgo de infartos hasta en un 40%? Así lo confirman numerosos estudios realizados por expertos en medicina.

El plátano reduce la acidez y el ardor de estómago. Su notable alcalinidad permite combatir la acidosis (excesiva acidez de la sangre) y en general aumentar las reservas alcalinas del organismo. Si se consume bien maduro y tomado antes de las comidas, neutraliza el exceso de acidez gástrica y calma los ardores de estómago. Está indicado en caso de úlceras porque reduce la irritación al cubrir con una capa las paredes del estómago.

¿Sabías que…

el plátano puede ayudar a reducir la hinchazón y la irritación tras una picadura de mosquito? Para aliviar la zona dañada, únicamente sería necesario frotar el área afectada con la parte interior de su cáscara.

Su consumo es útil para hacer frente a procesos reumáticos, artritis y gota, favoreciendo la eliminación del exceso de ácidos retenidos en el organismo.

Su escaso contenido en sodio, combinado con la elevada presencia de potasio, evita la retención de líquidos y la formación de edemas. Es recomendable en casos de nefritis (inflamación de los riñones) y cálculos renales.

¿Sabías que…

gracias a su alto contenido en fibra soluble, los plátanos ayudan a regular el nivel de colesterol en sangre?

El plátano no está contraindicado para los diabéticos: ya que sus azúcares se absorben lentamente, sin provocar una subida rápida de los niveles de glucosa en sangre. El alto contenido en fibra de los plátanos, junto con los almidones resistentes (que son excretados directamente sin ser digeridos), evitan picos de glucosa en sangre. Además, contienen pectina, que actúa de manera similar a la fibra. Juntos, hacen que los carbohidratos se absorban más lentamente y de manera prolongada. El contenido en pectina y almidones resistentes disminuye a medida que el plátano madura. Cuanto más maduro esté un plátano, menor cantidad tendrá.

Es recomendado en dietas de pérdida de peso. Sacia el apetito rápidamente gracias a su gran cantidad de fibra y con ello, evita la ansiedad por comer o “hambre emocional”. El plátano contiene un alto contenido en carbohidratos y en vitamina B por lo que al tomarlo se controla el nivel de azúcar en sangre y la ansiedad por comer que padecen algunas personas por exceso de trabajo, estrés, o simplemente aburrimiento.SONY DSCEsta deliciosa y nutritiva fruta se puede encontrar en el mercado durante todo el año.

A la hora de su compra los ejemplares han de encontrarse intactos, sin golpes ni magulladuras y no demasiado blandos. El color de la piel es indicativo del grado de madurez del fruto, y los ejemplares excesivamente blandos deberán ser descartados.

¿Sabías que…

la presencia de manchas y puntos negros o marrones en la piel del plátano no afecta en absoluto a la calidad de la pieza?

Los plátanos se conservan mejor en racimo y no sueltos, y se deben consumir lo antes posible una vez hayan alcanzado su grado óptimo de madurez.

Esta fruta no requiere unas condiciones especiales de conservación, basta con mantenerlos en un lugar fresco, seco y protegido de la luz directa del sol. Si se conservan en el frigorífico, la cáscara del plátano se ennegrece por lo que se altera su aspecto externo, pero esto no afecta en absoluto a su calidad nutritiva. El oscurecimiento de la piel puede evitarse si se envuelven en papel de periódico.

Los plátanos toleran bien el congelado, de esa manera se conservan durante aproximadamente 2 meses. Se pueden congelar con la piel o pelados, la opción más adecuada dependerá del uso que se les vaya a dar posteriormente. Si se congelan con cáscara, hay que tener en cuenta que ésta tambien se pondrá negra, pero igualmente, cuando se haya deshelado y se retire, el plátano estará en perfectas condiciones.

¿Sabías que…

el plátano de Canarias es más pequeño que el plátano o la banana cultivado en otros países, pero más sabroso y cremoso?

En la cocina, el plátano consumido como tal es un snack muy sano y saciante, sin embargo, se puede usar su riqueza en almidón y azúcares naturales acompañados de buenos nutrientes, como endulzante de otros platos si se busca reducir los azúcares añadidos en la dieta.

Así, con plátanos se pueden elaborar deliciosos helados sanos y fáciles, muffins, galletas, postres, desayunos y muchas otras recetas dulces y saladas, aptas para comer más saludable y con un sabor sorprendentemente dulce.

En esta ocasión preparamos el plátano de canarias como ingrediente principal de un sencillo y exquisito bizcocho. Si quieres saber cómo se elabora, en el siguiente apartado encontrarás el listado de ingredientes y todos los pasos a seguir para obtener un fabuloso y saludable bizcocho de plátano.

Texto inspirado y desarrollado a través de las consultas realizadas a las siguientes fuentes de información: Cuerpomente, Eroski consumer, Realfooder, Platanodecanarias.es, Canariasconfidencial.com, Comefruta.es, Frutas y verduras frescas 5 al día, Clara.es y Salud mapfre-
(*) En este articulo no se realiza publicidad de ningún tipo; las opiniones expresada en este articulo son totalmente personales y sin ánimo de lucro.
(**) La finalidad de este artículo es fomentar la comprensión y el conocimiento de temas generales de salud. Su propósito no es sustituir la opinión, el diagnóstico o el tratamiento profesionales. Solicita siempre la opinión experta de tu nutricionista u otro proveedor de Salud Calificado y dile siempre cualquier pregunta que tengas en relación con alguna enfermedad o tratamiento médico.

SONY DSC

Ingredientes (15 porciones de 50 gr):

  • 400 G Plátano de canarias maduro (aproximadamente 4 unidades de tamaño medio)
  • 230 G Harina integral de avena
  • 180 G Huevo ecológico
  • 30 G Aceite de oliva virgen extra (hojiblanca)
  • 30 G Nueces
  • 12 G Levadura royal® u otra de similares características
  • Canela de Ceylan en polvo

Elaboración:

Precalentar el horno a 200°C con calor solo en la parte inferior, y situar la rejilla del mismo, a media altura; de tal modo que cuando se coloque el molde sobre ella, éste quede en la parte central.

Disponer el molde (tipo loaf cake de 23 x 11 cm) sobre la mesa de trabajo. Pincelar con algún tipo de grasa (aceite, mantequilla derretida o spray desmoldante) y después forrarlo completamente con papel de horno (de este modo se evita que el bizcocho pueda pegarse a las paredes del molde) y reservar.

En un cuenco grande poner 300 gr de plátano de canarias maduro, el huevo, el aceite de oliva virgen extra, la harina integral de avena, la levadura Royal® y la canela en polvo.

Triturar todos los ingredientes con una batidora de brazo, hasta obtener una mezcla lisa y homogénea.

Después añadir las nueces ligeramente troceadas y remover con una espátula o lengua repostera.

Verter toda la masa dentro del molde y decorar la superficie con el cuarto plátano.

Cuando el horno haya alcanzado la temperatura adecuada, introducir el molde en su interior, colocándolo sobre la rejilla previamente instalada en la parte central del mismo.

Hornear el bizcocho de plátano durante 40-45 minutos (el tiempo es estimado, y será condicionado por el tipo de horno y sus características). Antes de finalizar el horneado, pinchar con un testador o palillo la miga del bizcocho, para comprobar que la cocción se ha completado. Si el palillo o testador sale limpio y sin restos de masa cruda, el horneado habrá finalizado. De lo contrario, será necesario prolongar un poco más su cocción.SONY DSCSacar el bizcocho de plátano del horno y dejarlo dentro del molde entre dos y cuatro minutos.

Pasado el tiempo de reposo, sacar el bizcocho del orificio del molde, retirar el papel de horno y colocarlo sobre una rejilla de enfriado.

Cuando el bizcocho esté completamente frío, trocear, servir y disfrutar.

El bizcocho de plátano se conservan durante varios días en perfectas condiciones de consumo, dentro de tuppers o bolsas de plástico aptas para preservar los alimentos, siempre guardado dentro de la nevera; e incluso puede ser almacenado dentro del congelador en recipientes adecuados, así durará un periodo mínimo de dos meses.

DONUTS DE PATATA CON FRESAS Y COBERTURA DE CHOCOLATE

SONY DSC¿Te gustaría probar un dulce saludable, nutritivo, delicioso y bien presentado? Aquí te proponemos estos magníficos donuts de patata con fresas y cobertura de chocolate; que cumplen rigurosamente con todos los adjetivos mencionados.

Se trata de unos pastelitos de tamaño medio (55 gr de masa en crudo, más 5 gr de cobertura de chocolate por cada unidad), elaborados principalmente con patata asada y endulzados únicamente con frutas. Su textura es esponjosa y muy jugosa, y la combinación de ingredientes no dejará indiferente a ningún comensal.

Para proporcionarles la forma que los caracteriza, sólo se requiere un molde con cavidades en forma de donuts, pueden ser de silicona o metálico. Su precio ronda los 12,00€ en cualquiera de sus modalidades, y se adquieren fácilmente en tiendas especializadas o por internet. Si te gusta la repostería, este tipo de moldes será una excelente compra; en cosmopolitancuisine tenemos varias recetas fáciles y rápidas para darle uso, y desde aquí adelantamos que aún quedan muchas otras por llegar.

información nutricional donuts de patata con fresas y chocolateEn la imagen de la izquierda se encuentra la tabla simplificada que contiene la información nutricional correspondiente a un donuts de patata con fresas y cobertura de chocolate (valores medios por una porción de 55 g de producto en crudo, más 5 g de chocolate puro 100% cacao). Teniendo en cuenta que los valores nutricionales que se muestran en ella son aproximados, y pueden variar según la clase o la marca registrada de ingredientes con los que la receta haya sido elaborada.

La ingesta de referencia corresponde a un adulto medio (8400kj/2000kcal). Hay que tener en cuenta que los valores porcentuales diarios pueden subir o bajar según el requerimiento calórico diario de cada persona.

Como se puede observar en la tabla, cada donuts se compone en un 41% de carbohidratos, un 43% de grasas y un 3,2% de proteínas. Para obtener un desayuno completo y equilibrado, bastaría con servir tres donuts de patata y fresas con cobertura de chocolate, acompañados con 125 g de queso fresco batido tipo quark (alto en proteínas) y un plátano mediano (peso aproximado 80 gr sin piel). De esa forma, la ingesta de macronutrientes para ese momento del día estaría cubierta, y al tratarse de productos naturales procedentes de diferentes grupos alimenticios, aportarán al cuerpo  multitud de vitaminas y minerales; en su gran mayoría esenciales para el buen funcionamiento del organismo.

Si tú también deseas cuidarte y dar a tu cuerpo lo mejor, quédate y continúa leyendo. En los próximos párrafos podrás descubrir un pequeño resumen sobre la historia, características, propiedades e información nutricional acerca del ingrediente principal con el que se elabora este delicioso refrigerio: La patata.

Seguidamente hallarás publicada con todo tipo de detalles, la receta para preparar estos deliciosos Donuts de patata y fresas con cobertura de chocolate. SONY DSCLas patatas se reconocen como alimento para el ser humano desde tiempos inmemoriales, cuando estos tubérculos suponían el sustento de la dieta básica diaria. Se trata de un comestible saludable, apetecible y muy nutritivo; principalmente por su contribución de hidratos de carbono complejos (almidón), lo que significa que se convierte en un alimento fundamental para mantener a raya los niveles de azúcar en  sangre. Además, gracias a ese contenido en carbohidratos complejos, también es ideal para aumentar la energía. Posee varios grupos de vitaminas y minerales; como el potasio, el magnesio, la vitamina A, las vitaminas del complejo B y compuestos antioxidantes, entre otros elementos. Motivo por el cual se convierte en un alimento imprescindible para llevar una dieta sana y equilibrada.

Las patatas pertenecen a esa clase de alimentos que preparados de distintas maneras satisfacen a la mayoría de las personas. Resultan familiares, pues gustan desde la infancia y forman parte de platos populares que suscitan un aplauso unánime, ya sea como ingrediente principal, o simplemente como un delicioso y nutritivo acompañante.

¿Sabías que…

las cualidades de las patatas las han elevado al primer puesto en los cultivos mundiales? Además, al crecer en climas diferentes y ser consumida por las poblaciones locales, suele estar libre de las transacciones comerciales, lo que mantiene su precio bajo durante todo el año.

Las patatas son un maravilloso alimento que forma parte de la familia de los tubérculos y son consideradas uno de los pilares básicos de la alimentación humana por sus distintos beneficios y propiedades.

Las primeras patatas fueron cultivadas hace más de 4.000 años en los Andes, por los antecesores de los incas (culturas Tiahuanaco, Moche, Wari…). Debió de ser cerca del lago Titicaca, donde aún se las llama mamá jatha o “madre del crecimiento”.

Siglos después, los conquistadores españoles las llevaron a Europa, en principio como una mera curiosidad botánica. No obstante, poco a poco su consumo fue extendiéndose y aumentando, hasta ser cultivada en prácticamente todos los países del mundo.

¿Sabías que…

en las hojas de las patatas se produce el almidón y otros muchos nutrientes, que junto a una gran proporción de agua, se desplazan a los tallos subterráneos para ser acumulados en las raíces formando los tubérculos? De ese modo las plantas garantizan su supervivencia durante los días más fríos del invierno, o los períodos de sequía en los meses más calurosos del año.

Hoy día resulta un alimento básico, crece sin ninguna dificultad en las regiones templadas de casi todo el planeta y se encuentra disponible en los mercados durante todo el año.

Los tubérculos de carne ligera y suave se crían en suelos francos, arenosos y ricos; los suelos húmedos y pesados producen tubérculos de carne más firme.

Existen dos periodos distinguidos para la recolección de las patatas, que comúnmente diferencian al género en: patatas nuevas o tempranas y patatas viejas o tardías.

Las patatas nuevas se recogen desde el inicio de la primavera, alargando en algunos casos  la recolecta durante los meses de verano. La cosecha se realiza cuando la planta es todavía verde y el tubérculo no está completamente maduro, son patatas más dulces y conservan tras la cocción una textura sólida, densa y húmeda. Son apropiadas para freír y cocer al vapor o en agua. La gran ventaja nutricional de la patata temprana es que es rica en vitamina C y tiene un bajo aporte calórico (equiparable al de una manzana).

Las patatas viejas, se cosechan en otoño e invierno. Algunas variedades de piel roja (como la red pontiac) y blanca (monalisa) poseen características semejantes a las patatas nuevas. Las demás patatas viejas tienen una textura harinosa y seca. La patata tardía, tiene más potasio y sodio, y su contenido en fructosa disminuye notablemente, por lo que es apta para la dieta de las personas intolerantes a la misma. En la cocina son perfectas para preparar purés, asar o guisar, porque al tener un alto porcentaje de almidón aportan mayor consistencia y cremosidad a las salsas.

¿Sabías que…

sólo una de cada cuatro patatas cultivadas en Europa se usa como alimento directo para las personas, casi la mitad de la producción se destina a la nutrición animal y la cuarta parte restante, a subproductos con fines tecnológicos para distintas industrias, como el alcohol y el almidón?

Es un alimento vegetal muy productivo; en un suelo húmedo y rico en nutrientes, una planta puede producir alrededor de 20 patatas, que podrían alcanzar los 300 gramos de peso cada unidad. Cuando se marchitan las hojas y los tallos, los tubérculos se desprenden y de cada uno pueden salir de dos a diez brotes (los «ojos») de nuevas plantas.SONY DSCLas patatas contiene un elevado porcentaje de agua (77%), es una fuente muy importante de almidón; un hidrato de carbono complejo (18%), y de sustancias minerales como el potasio, que contribuye al funcionamiento normal del sistema nervioso y de los músculos. También contiene en menor medida, proteínas (2,5%), fibra, y varios tipos de vitaminas. Destacan la vitamina B6 y la vitamina C en el momento de su recolección, pero si el almacenamiento y el cocinado de este alimento no es el adecuado, su contenido se puede ver significativamente reducido. Por ello, para preservarlos, es importante guardar las patatas en un lugar fresco (entre 7 y 11ºC), oscuro (es ideal la luz de penumbra) y preferiblemente dentro de una bolsa agujereada o una caja de madera con rendijas. Para su cocinado lo más aconsejable es cocerlas al vapor o asarlas al horno (preferiblemente envueltas en papel de aluminio), siempre manteniendo la piel.

Las patatas son uno de los alimentos más populares del mundo y como se ha podido leer, es rico en hidratos de carbono complejos (almidón), que contribuye al aporte energía de forma lenta, no causando que la glucosa se eleve en sangre y forme picos. También aporta otras sustancias nutritivas, de gran importancia en nuestra alimentación cotidiana, como vitaminas y minerales. Además, contiene menos calorías de las que normalmente se le atribuyen.

¿Sabías que…

en las últimas décadas se han señalado a las patatas como uno de los culpables del exceso de obesidad y diabetes en los países más ricos? Un error que la ciencia y los numerosos estudios realizados por los expertos han ido desacreditando por completo.

El valor calórico de las patatas no es elevado; según la variedad, contienen aproximadamente entre 75 y 90 kcal/100 g de patatas.

informacion nutricional patata simplificadaAportan carotenoides, que actúan como antioxidantes para reducir los daños causados por los radicales libres vinculados al envejecimiento prematuro.

Uno de sus micronutrientes más destacado son las vitaminas del grupo B. Estas vitaminas están implicadas en más de cien reacciones enzimáticas conocidas, como las necesarias para crear nuevas células sanas (no cancerígenas) y tejidos a partir de los aminoácidos; en numerosas funciones del sistema nervioso, y en la desactivación y eliminación de sustancias perjudiciales como la homocisteína, que incrementa el riesgo de infarto.

Una ración media de patatas cocidas aporta más del 10% de las necesidades diarias de vitaminas B1, B2 y ácido fólico.

En cuanto a los minerales, las patatas son una fuente abundante de potasio, además de contener pequeñas cantidades de fósforo, magnesio, calcio, yodo y hierro.

Dado su elevado contenido de potasio, aquellas personas que padecen del riñón y que bajo prescripción médica precisen de una dieta baja en dicho mineral, deberán tener en cuenta que antes de su consumo, se han de dejar las patatas en remojo un tiempo superior a las 10 h (cambiando el agua cuantas veces sea posible) para que el potasio pase al agua, la cual tendrá que ser desechada.

¿Sabías que…

si se dejan enfriar por completo las patatas una vez cocinadas, los azúcares que contienen se transforman en almidón resistente que reduce el aporte calórico de las patatas a la mitad, y sirve de alimento a la microbiota intestinal beneficiosa disminuyendo el riesgo de padecer cáncer de colon?

Además, las patatas frías no sólo no aumentan el azúcar en sangre, sino que ayudan a controlarlo. Favorecen la sensibilidad a la insulina (baja la tasa de azúcar en sangre) y disminuye las concentraciones de colesterol y triglicéridos.

Las patatas hervidas, asadas o al vapor son muy eficaces en casos de gastritis, estados febriles y acetona (sustancia producida por el organismo cuando la glucosa baja de nivel; esta enfermedad afecta generalmente a niños de corta edad).

Asimismo, estimulan el uso de la grasa corporal como fuente de energía y son muy saciantes.

El jugo de patatas crudas, es también un elemento medicinal en procesos de úlcera gastroduodenal.

¿Sabías que…

durante décadas se ha supuesto que en la carne blanca de las patatas no debían hallarse sustancias de gran valor nutricional o terapéutico? Sin embargo, los métodos de análisis más modernos, como la cromatografía líquida y la espectrometría de masa, han descubierto gran cantidad de compuestos beneficiosos en las patatas.

Roy Navarre, que ha coordinado a expertos de varias universidades estadounidenses en un ambicioso estudio financiado por el gobierno, ha identificado 60 sustancias, entre ellas compuestos fenólicos similares a los que dan prestigio de saludables al brócoli, la espinaca o las coles de Bruselas y que protegen frente a las enfermedades cardiovasculares, respiratorias y algunos tipos de cáncer.

Algunos de estos compuestos son kuko aminas, que hasta entonces sólo se habían encontrado en las afamadas bayas goji y que tienen un efecto benefactor sobre la presión arterial.

Igualmente, las patatas contienen otras sustancias que colaboran con el sistema inmunitario como quercetina, carotenoides (en las variedades de carne amarilla), antocianinas (en las violáceas y azules), ácido clorogénico y ácidos cafeicos.

En general se considera un alimento antiinflamatorio que puede aliviar las molestias digestivas asociadas al estrés.

Su pulpa, es un excelente cicatrizante si se utiliza como cataplasma (sustancia medicamentosa en forma de pasta blanda que se extiende entre dos gasas y se aplica caliente sobre alguna parte del cuerpo con fines calmantes, curativos o emolientes), y  contribuye a mantener el buen funcionamiento del cerebro, aportando energía cuando se realizan actividades físicas.

Por otro lado, gracias a su contenido en carbohidratos, es un alimento que aporta saciedad, por lo que se convierte en una opción interesante en dietas de adelgazamiento. Especialmente si, como se indicó anteriormente, para su cocción se optan por las formas más saludables, como por ejemplo el horno o al vapor.

Las patatas también son muy ricas en fibra, lo que significa que es trata de un alimento excelente para combatir el estreñimiento, ya que ayuda positivamente a la hora de regular y mejorar el tránsito intestinal.

De igual manera, la fibra ayuda a reducir los niveles elevados de colesterol y de triglicéridos en sangre.

Un consumo regular de patatas es especialmente beneficioso a la hora de prevenir la aparición de enfermedades cardiovasculares, gracias a su contenido en vitaminas, minerales y fibra. SONY DSCA la hora de cocinar las patatas (para el consumo en personas sanas) se recomienda no ponerlas a remojo ni cocerlas durante mucho tiempo, ni con demasiada agua.

La preparación más sana es la cocción al vapor o asada al horno y con piel (así se conseguirá reducir la pérdida de potasio y de vitaminas C y del grupo B).

Si se opta por el asado en horno, conviene hacerlo sin grasa o con una pequeña cantidad de aceite de oliva virgen extra, y con el horno bajo (a menos de 140°C).

Para hacer puré es importante trocear la patata para que absorba más líquido, empezar a hervir en agua fría, sin sal, y poner el fuego muy bajo.

En un guiso se pueden cortar, freír y añadir al final, o bien trocear y añadir entre 15 y 20 minutos antes de terminar la preparación.

Para hacerlas fritas y menos calóricas, se pueden asar primero y dorar después en aceite.

Los ejemplares demasiado viejos que presenten partes verdes en la superficie tienen que ser desechados, ya que contienen el alcaloide tóxico llamado solanina.

Texto inspirado y desarrollado a través de las consultas realizadas a las siguientes fuentes de información: Eroski consumer, Cuerpomente, FEN (Fundación Española de la Nutrición), Natursan, Nutrición sin más, Kern Pharma, Masmusculo y España Gastronomía.

SONY DSC

Ingredientes (8 unidades):

  • 165 G Patata asada
  • 100 G Plátano de canarias muy maduro
  • 55 G Clara de huevo
  • 45 G Huevo ecológico
  • 100 G Chocolate negro con un mínimo de 70% cacao (sobrará más de la mitad para aprovechar en otra ocasión)
  • 20 G Harina de coco
  • 20 G Fresas deshidratadas
  • 8 G Levadura Royal® u otra marca a su elección
  • Almendra picada (opcional)

Elaboración:

Precalentar el horno a 180°C con calor en la parte superior e inferior, y situar la rejilla del mismo, a media altura; de tal modo que cuando se coloquen los moldes sobre ella, se cocinen todos los donuts en la parte central, recibiendo la misma temperatura por ambos lados.

Mientras el horno adquiere la temperatura adecuada, proceder con la elaboración de la receta.

Colocar todos los ingredientes dentro de un procesador de alimentos, excepto el chocolate negro (reservado para la cobertura) y las fresas deshidratadas; comenzando por los ingredientes húmedos: huevo entero y clara de huevo, patata asada (troceada) y plátano de canarias. Seguidamente incorporar los ingredientes secos: harina de coco, y levadura Royal®.

Licuar a máxima velocidad, hasta obtener una masa lisa y homogénea.

Después, añadir las fresas deshidratadas picadas y mezclar.

Engrasar un molde específico para dar a la masa forma de donuts. Puede ser un molde metálico, de silicona e incluso una máquina eléctrica de donuts.

Para facilitar el llenado de las cavidades del molde, introducir toda la masa dentro de una manga de pastelería (con boquilla o sin ella).

Verter la mezcla repartida de forma equitativa dentro de los orificios del molde, hasta llenar ¾ de su capacidad total (crecerán un poco dentro del horno, debido a la acción de la levadura en la masa).

Cuando el horno haya alcanzado la temperatura adecuada, trasladar los moldes a su interior, colocándolos sobre la rejilla previamente instalada en la parte central del mismo.

Cocer los donuts durante 20 o 25 minutos (el tiempo es estimado y será condicionado por el tipo de horno y sus características). Antes de finalizar el horneado, pinchar con un testador o palillo la miga de una de las piezas, para comprobar que la cocción se ha completado. Si el palillo o testador sale limpio y sin restos de masa cruda, el horneado habrá finalizado. De lo contrario, se debe de prolongar un poco más su cocción.

Sacar los donuts del horno y dejarlos dentro de los moldes entre cinco y diez minutos, esto ayudará a su posterior desmoldado.

Pasado el tiempo de reposo, sacar los donuts de los orificios del molde y colocarlos sobre una rejilla de enfriado.

Fundir el chocolate negro (en este caso 100% cacao) al baño maría o en el microondas, y bañar las piezas parcial o totalmente.

Para finalizar, se se desea, decorar con unos pedacitos de almendra picada antes de que el chocolate solidifique.

Dejar endurecer el chocolate y servir.

Los donuts de patata y fresas con cobertura de chocolate negro, se conservan durante varios días en perfectas condiciones de consumo, dentro de tuppers o bolsas de plástico aptas para preservar los alimentos, guardados dentro de la nevera; e incluso pueden ser almacenados dentro del congelador en recipientes adecuados, así durarán aproximadamente un par de meses.

GALLETAS DE ESPELTA CON FRESA

SONY DSC¡Mirad que galletas tan ricas y saludables hemos preparado para el día de hoy! Se trata de unas galletas sencillas, crujientes y elaboradas con ingredientes 100 % naturales.

Las galletas son un alimento bastante socorrido cuando se lleva una vida activa; son de pequeño tamaño y ocupan poco espacio, se pueden llevar a cualquier lugar, no necesitan una temperatura determinada para su conservación y se pueden comer sin necesidad de utilizar cubiertos.

En la época en la que vivimos es muy habitual no disponer del tiempo necesario para alimentarse de la forma adecuada, y en cosmopolitancuisine tomamos consciencia de ello. Sabemos lo importante que es dedicar unos minutos a la alimentación, ya que tener un cuerpo debidamente nutrido, garantiza unos niveles de glucosa estables y contribuye al buen funcionamiento del organismo, para afrontar las largas jornadas de los días con mucha vitalidad y energía. Por todo ello y mucho más, hoy publicamos estas deliciosas galletas saludables de espelta con fresas; una receta fácil de preparar, con pocos ingredientes y muy nutritiva. Únicamente serán necesarios 5 minutos para el formado de la masa, 20 minutos para su reposo (tiempo aprovechable en otras tareas cotidianas) y 15 minutos escasos para el horneado. Además, se pueden elaborar en grandes cantidades para tomar a lo largo de toda la semana.

Este tipo de galleta se conservan en perfectas condiciones durante varios días, guardadas en el interior de una caja metálica o de un recipiente hermético y almacenadas en un lugar oscuro, seco y alejado de fuentes directas de calor.

En la tabla que se muestra a la derecha se puede ver la información nutricional aproximada correspondiente a una galleta de espelta con fresa (valores medios por una porción de 20 g de producto en crudo). Teniendo en cuenta que los valores nutricionales que se muestran en ella son aproximados y pueden variar según la clase o la marca registrada de ingredientes con los que la receta haya sido elaborada.

informacion nutricional galletas de espelta con fresa deshidratadaLa ingesta de referencia corresponde a un adulto medio (8400kj/2000kcal). Hay que tener en cuenta que los valores porcentuales diarios pueden subir o bajar según el requerimiento calórico diario de cada persona.

Como se puede observar en la tabla, cada galleta se compone en un 61% de carbohidratos, un 30% de grasas y un 9% de proteínas. Para obtener un desayuno completo y equilibrado bastaría con servir cuatro galletas de espelta, acompañadas de un vaso de leche fresca semidesnatada y una naranja mediana. De esa forma, la ingesta de macronutrientes para ese momento del día estaría cubierta, y al tratarse de productos naturales procedentes de diferentes grupos alimenticios, aportarán al cuerpo humano multitud de vitaminas y minerales; en su gran mayoría  esenciales para el buen funcionamiento del organismo.

Si tú también deseas cuidarte y dar a tu cuerpo lo mejor, quédate y continúa leyendo. En los próximos párrafos podrás descubrir un pequeño resumen sobre la historia, características, propiedades e información nutricional, acerca del ingrediente principal con el cual se elabora este delicioso refrigerio: La Espelta.

Seguidamente hallarás publicada con todo tipo de detalles, la receta para preparar estas deliciosas Galletas.SONY DSCLa espelta posee un gran poder alimenticio, es de fácil de digestión y mejor tolerada por el cuerpo humano que otras clases de grano.

Este cereal es una variedad antigua de trigo, hoy en día desconocido para muchas personas. En la antigüedad, fué la base de la alimentación humana en el entorno mediterráneo durante miles de años y, sin él, nuestra historia probablemente sería otra. Por desgracia, hace casi un siglo cayó en desuso.

La espelta apareció hace cerca de ocho mil años en dos zonas: en Oriente Medio (Irak e Irán) y en el sureste de Europa, desde donde se extendió por el Mediterráneo hacia el oeste, y hacia el norte a través de los Balcanes y el Cáucaso.

En la Coveta de L’Or, en Valencia (España), han aparecido restos datados hacia el 4.300 a.C., en pleno Neolítico.

Las legiones romanas la consumían habitualmente en forma de panes o gachas y la llevaron allá donde  fueron, promoviendo su cultivo en toda Europa.

Actualmente la espelta se cultiva sobre todo en Europa, creciendo en las montañas de España, Austria, Suiza y Alemania, y los principales países productores de este cereal son, en la actualidad, Alemania y Suiza.

En la edad media el cereal de espelta era de consumo habitual entre las clases más ricas, mientras que los más pobres tomaban el cereal de centeno. Ya en el siglo XIX, el cultivo de espelta fue decreciendo progresivamente, en parte debido a la pequeña producción, en comparación con el trigo común, y a la necesidad de descascarillar (quitar la envoltura, fina y quebradiza) mecánicamente del grano antes de la molienda.SONY DSCEl motivo por el cual la espelta desapareció de nuestras despensas y de nuestro conocimiento, se debió al eclipsamiento que produjo el cereal más popular en este tiempo, el trigo común o moderno; fruto de la hibridación de diferentes variedades del cereal, y triunfador al ofrecer una amplia y cómoda producción, siendo más rentable en todos los aspectos.

¿Sabías que…

en la actualidad la espelta antigua se está recuperando, gracias al interés de las personas más conscientes de la relación entre los alimentos y la salud?

En la última década, la popularidad de la espelta ha ido en aumento gracias al reconocimiento de sus cualidades nutricionales y gastronómicas. Además, existen ventajas en cuando a su producción, ya que su particular cáscara, que se distingue del trigo común porque la lemma y la pálea, dos partes de la espiguilla, crean un caparazón que se mantiene unido al grano después de pasar por la trilla, de ahí que comúnmente se diga que está ‘vestido’. Esta característica tan significativa de la espelta garantiza la protección de su cáscara y, por tanto, lo convierte en un tipo de trigo más fuerte frente a los contratiempos externos como las plagas, las sequías o los contaminantes propios del suelo. Esto permite que en su cosecha se pueda prescindir de pesticidas, además de que requiere poco o nada de fertilizante, lo que la hace idónea para la agricultura ecológica.

Pero, ¿por qué se ha convertido la espelta en un indispensable en los comercios ecológicos y gourmets de medio mundo? La espelta es uno de los cereales más completos y mejor tolerado por el organismo. Que sea altamente rica en hidratos de carbono y proteínas pero escasa en grasa, además de contener un buen aporte en vitaminas, minerales y fibra, siendo también un alimento de fácil digestión, son algunas razones que la han convertido en un must alimenticio; situándose entre las comidas de moda e incluso a llegado a considerarse, como un superalimento por algunos expertos en nutrición.

informacion nutricional espelta 1.2Desde el punto de vista nutricional, la espelta está formada mayoritariamente por carbohidratos complejos que van acompañados de abundante fibra, de ahí que presenten un índice glucémico bajo, es decir, que su asimilación en el organismo sea lenta y progresiva, aportando energía de forma prolongada. En su composición también abundan las proteínas y tan sólo contiene un 3% de grasas, en su mayoría monoinsaturadas. De este modo, en comparación con el trigo común, que es el producto más semejante, tiene un porcentaje mayor de hidratos de carbono, más contenido en fibra, más presencia de proteínas y aporta un mayor número de vitaminas del tipo B, sin olvidar que también es una rica fuente de minerales muy importantes para el rendimiento diario de nuestro organismo, como el calcio, manganeso, fósforo, hierro, zinc, selenio o potasio y compuestos fitoquímicos que hacen de ella un cereal muy recomendable.

Más allá de su saludable composición, lo que convierte a la espelta en un cereal muy valorado a nivel nutricional es que sus proteínas son algo más completas que las de otros cereales, como por ejemplo las del trigo común. Y esto se debe a que contiene un aminoácido esencial del que éste carece, que es la lisina. La importancia de la lisina reside en que es uno de los aminoácidos que nuestro organismo no sintetiza por sí sólo, por lo que únicamente puede obtenerlo a través de la dieta. Y el papel de este aminoácido es clave, ya que mejora la capacidad del cuerpo para absorber el calcio; ayuda a la producción de hormonas del crecimiento; desarrolla el sistema inmunológico y potencia el sistema neurológico. La presencia de lisina en la espelta ronda los 40 mg por cada gramo, por lo que su aporte es lo suficientemente elevado para cubrir, prácticamente por sí misma, las necesidades diarias.

Otra de las grandes ventajas de la espelta es que, por su estructura, resulta complicado eliminarle las capas externas. Esto, que tradicionalmente suponía un problema, puesto que impedía refinar el grano, actualmente permite que tomemos un cereal muy rico en fibra, especialmente soluble, lo que convierte a este cereal en un alimento muy recomendable para las personas que padecen estreñimiento.

Para aprovechar los numerosos beneficios que la espelta puede aportar en nuestra salud, es importante que se consuma en forma no refinada, es decir, usando el grano o la harina de espelta sin refinar; para preparar nuestras propias recetas. De este modo nos veremos beneficiados de un cereal con un elevado porcentaje en fibra y en proteínas. Si se opta por productos de fabricación industrial con base de espelta, es muy importante leer con atención el etiquetado nutricional, con el objetivo de no adquirir productos, que contengan elevados porcentajes de azúcares refinados, grasas trans, sal u otros ingredientes poco saludables, algo que también puede ocurrir en los típicos productos altamente procesados como galletería, panes, hamburguesas rehechas, etcétera.

La espelta tradicionalmente se ha indicado para la debilidad en general y, por tanto, los estados convalecientes; contra el insomnio y los estados de estrés; contra las colitis y para aliviar las migrañas.

Más recientemente se han definido todos los efectos positivos de consumirla con regularidad en el marco de una dieta sana:

  • Es un buen preventivo de los problemas cardiovasculares y el colesterol.
  • Mejora la función del intestino delgado.
  • Fortalece el sistema inmunitario.
  • Ayuda en la regulación de la coagulación sanguínea.
  • Ejerce efectos depurativos en la sangre.
  • Previene el asma infantil y las neurodermatitis.
  • Puede ayudar en algunos casos de diabetes de tipo 2 y en ciertos tipos de obesidad.

No obstante, hay que tener en cuenta que, aunque la espelta puede ser consumida por cualquier persona que no tenga contraindicada la ingesta de cereales, se trata de un alimento que no es apto para personas que padecen la enfermedad celiaca, por que a pesar de que posee menos cantidad de gluten que el trigo común, éste si se encuentra entre sus componentes. Igualmente es perjudicial para los pacientes que presentan patologías digestivas, como colon irritable o la enfermedad de Crohn, entre otras. De hecho, en algunos casos su consumo puede derivar en la aparición de migrañas y dolores musculares.SONY DSCEl consumo de espelta está indicado en el contexto de una alimentación equilibrada y variada. Con un sabor algo más dulce que el trigo común, la espelta se disuelve fácilmente en agua y se digiere mejor, por lo que su ingesta resulta muy cómoda. Su recomendación de consumo es similar a la de los cereales habituales, es decir, la correspondiente al segundo nivel de la Pirámide de la Alimentación Saludable, donde se incluyen los alimentos que deben consumirse a diario.

¿Sabías que…

los expertos aconsejan la ingesta de entre cuatro y seis raciones al día de alimentos procedentes de los cereales, como pan, pastas o arroz, principalmente integrales? Por ello, se puede integrar la espelta dentro de dicho consumo diario. Además, en el caso de personas con necesidades energéticas aumentadas y que necesiten tomar un excedente de calorías, la espelta puede ser un gran aliado.

Cada vez es más habitual encontrar en los comercios no especializados productos elaborados a base de espelta. Y es que, la harina de espelta puede ser utilizada, al igual que otros tipos de harina, para la elaboración de productos de panadería, repostería, todo tipo de pastas, así como la elaboración de cervezas, salvado o copos de cereales. Sin embargo, éstos tienen un precio más elevado que sus semejantes hechos con trigo común.

¿Sabías que…

aunque todavía sigue siendo más habitual encontrar la espelta en tiendas especializadas, al incrementar su demanda, también está aumentando su presencia en los clásicos supermercados?

La harina de espelta se puede emplear en cualquier receta en la que se utilice la harina de trigo convencional. Sustituyendo únicamente este producto y manteniendo el resto de ingredientes y pasos a seguir en la receta.SONY DSCLa espelta también se puede encontrar en grano, con su cáscara entera o si piel. El primero solo es recomendable si se tiene la posibilidad de poderlo moler para hacer harina; ya que no es aconsejable cocinarlo directamente, pues necesita un remojo de aproximadamente diez horas y después casi tres de cocción. Sin embargo, ya pelado se tendría listo en 30 o 40 minutos. Ya cocido y tierno, podría sustituir al arroz o la pasta en numerosas preparaciones o simplemente servirlo como guarnición.

Otra opción para cocinar con el grano son los copos, que al venir aplastados están listos en 25 minutos y absorben de forma excelente los sabores; normalmente suelen añadirse en sopas, cremas, ensaladas, salteados con verduras o guisos cremosos, tipo risotto. Hay que tener siempre en cuenta que requiere más líquido o caldo que sus productos homólogos de trigo normal.

En panadería y bollería las masas de espelta suben menos que las de trigo común porque la harina de espelta retienen más humedad y contienen menos gluten. Su textura también es más gruesa. A cambio se disfruta de un sabor más rico y complejo y las piezas duran más tiempo tiernas.

Un 15% de la harina empleada puede sustituirse por la de trigo común sin que los resultados varíen mucho. Su uso en masas de pizzas, empanadas, crepes, galletas o bizcochos no presenta dificultad, procura resultados deliciosos y sabores profundos como los de antaño.SONY DSCOtra forma estupenda de incluir en la dieta este maravilloso cereal, es preparando cuscús o bulgur. El cuscús de espelta es la sémola de este cereal y el bulgur, el grano cocido, secado y luego partido. Ambos son fáciles y rápidos de cocinar y aportan un plus de sabor y de nutrientes a las recetas tradicionales elaboradas con el cuscús habitual.

Si después de conocer un poco más las características y propiedades de la espeta, usted desea aprovechar todas las ventajas que este cereal ofrece, lo más apropiado sería meter las manos en la masa y preparar con ella deliciosas recetas, como por ejemplo las exquisitas galletas de espelta con fresas que te proponemos a continuación.

Texto inspirado y desarrollado a través de las consultas realizadas a las siguientes fuentes de información: Eroski consumer, Cuerpomente y webconsultas (revista de salud y bienestar)

SONY DSC

Ingredientes  para 16 galletas:

  • 200 G Harina integral de espelta
  • 60 Ml de zumo de manzana o leche vegetal (avena o avellana)
  • 50 G Sirope de arce o miel pura de abeja
  • 40 G Aceite de oliva virgen extra suave o girasol
  • ½ Cda. Canela en polvo (preferiblemente Ceylan)
  • ¼ Cdta. Sal marina yodada
  • ½ Cdta. Levadura Royal® u otra de su elección
  • Fresas deshidratadas (opcional)

Elaboración:

En un cuenco amplio, mezclar todos los ingredientes secos menos la fresa deshidratada: la harina, la canela, la sal y la levadura.

Después añadir los ingredientes húmedos: el zumo de manzana o la leche vegetal, el sirope de arce y el aceite de oliva. Amasar hasta obtener una pasta sólida y manejable.

Finalmente añadir la fresa deshidratada e integrar por completo.

Dejar reposar la masa durante al menos 20 minutos dentro del refrigerador.SONY DSCPasado el tiempo de espera, precalentar el horno a 170°C, con calor en la parte superior e inferior, sin ventilador y situando la rejilla de horno a media altura (en la parte central).

Preparar una bandeja de horno antiadherente o colocar sobre ella un tapete silpat. En su defecto, cubrir la superficie de la bandeja para hornear con papel sulfurizado. Reservar.

Depositar la masa de galletas sobre una superficie lisa y colocar la masa entre 2 papeles de horno, para así evitar que pueda pegarse a la superficie. A continuación, estirar la masa con un rodillo hasta obtener un grosor de aproximadamente ½ centímetro.

Cortar la masa de galletas con un cortador que tenga la típica forma circular y estampar un sello si se desea dejar un mensaje sobre las galletas (también se puede emplear cualquier otro tipo de diseño, e incluso se las podría dar forma con el filo de la boca de un vaso). Acto seguido, colocarlas sobre la bandeja de horneado, dejando un espacio entre ellas de mínimo dos centímetros de distancia, para evitar que durante el cocinado puedan crecer y pegarse unas con otras.SONY DSCEn el momento que se tengan todas las galletas confeccionadas y el horno haya alcanzado la temperatura adecuada, introducir la bandeja dentro del horno y cocer los dulces entre 12 o 15 minutos (el tiempo de dependerá del tamaño y de el grosor que se les haya proporcionado a las galletas). Estarán cocidas cuando sus bordes inferiores adquieran un tono sutilmente dorado.

Para finalizar, sacar la bandeja del horno y dejar reposar las galletas sobre ella durante un par de minutos, hasta que endurezcan ligeramente.

Llegado el momento, retirar las galletas de espelta de la bandeja de horneado, y depositarlas sobre una rejilla para que terminen de enfriar por completo.

Este tipo de galleta se conserva en perfectas condiciones durante varios días, guardadas en una caja metálica o recipiente hermético, y almacenadas en un lugar oscuro, seco y alejado de fuentes directas de calor.

DONUTS DE REMOLACHA Y TRIGO SARRACENO

SONY DSC¿Aún continúas en busca de un dulce tierno, delicioso, bien presentado y saludable? Los donuts de remolacha y trigo sarraceno que se presentan en esta página poseen esas cuatro características. Además, su elaboración es muy sencilla y los ingredientes empleados para preparar la receta son 100% naturales; fáciles de adquirir en grandes superficies de alimentación o tiendas especializadas (herbolarios, comercios de nutrición, internet, etc).

A consecuencia de un equivocado raciocinio, un gran porcentaje de personas piensa que lo saludable no es compatible con lo sabroso y placentero. Por esa razón, desde la cocina de cosmopolitancuisine se ha decidido publicar una serie de recetas que cumplen con todos los requisitos mencionados en el párrafo anterior. Con ello, se pretende fomentar el consumo de productos naturales y beneficiosos para el cuerpo humano, sin renunciar al sabor y a la estética; muy apreciables en el momento de la ingesta.

Aunque la receta de los donuts de remolacha y trigo sarraceno no sea la primera receta healthy que se ha publicado en este blog (siempre fieles defensores y promotores de los alimentos naturales y de las elaboraciones sencillas), hoy de manera oficial en este sitio web, se incluirá una nueva categoría para agrupar a todo tipo de recetas que sean consideradas saludables, aportando bienestar físico y mental a través de los nutrientes que poseen los alimentos frescos, naturales y poco procesados. Excluyendo todo tipo de azúcares refinados, grasas trans y otros ingredientes o condimentos dañinos para el organismo.

La etiqueta para realizar la búsqueda de esta clase de recetas se denominará: “Recetas saludables”, y en ese apartado indistintamente se publicarán todas las elaboraciones dulces y saladas que correspondan con ese determinado criterio.SONY DSCEstos ricos donuts de remolacha y trigo sarraceno no tienen absolutamente nada que envidiar a los comerciales en cuanto a presentación, sabor y textura. Además, aportan muchos nutrientes beneficiosos para el ser humano, de los cuales carecen los fabricados de forma industrial. 

En la tabla que se muestra a la izquierda se puede ver la información nutricional aproximada correspondiente a un donuts de remolacha y trigo sarraceno (valores medios por una porción de 50 g de producto en crudo). Teniendo en cuenta que los valores nutricionales que se muestran en ella son aproximados y pueden variar según la clase o la marca registrada de ingredientes con los que la receta haya sido elaborada.

informacion nutricional donuts de betabelLas proporciones de macronutrientes que ofrecen estos exquisitos donuts de remolacha y trigo sarraceno son equilibradas y corresponden a un 51% de Hidratos de carbono, 31% de Grasas saludables y el 18% restante de proteínas (Según las recomendaciones de la OMS (Organización Mundial de la Salud), en una alimentación equilibrada el aporte de energía a nuestro organismo debe provenir en rangos aproximados a un 55% de hidratos de carbono, un 30% de grasas y el 15% de proteínas).

La ingesta de referencia corresponde a un adulto medio (8400kj/2000kcal). Hay que tener en cuenta que los valores porcentuales diarios pueden subir o bajar según el requerimiento calórico diario de cada persona.

Como ya habréis deducido a través del título de la receta, uno de sus ingredientes principales es la remolacha. La remolacha es una hortaliza que le aporta a estos donuts una textura esponjosa, húmeda y suave. Su característico sabor se aprecia sutilmente, poniendo un toque de distinción en cada bocado.

La remolacha es un alimento muy saludable del cual no deberíamos prescindir: es energética, muy aconsejada en casos de anemia, enfermedades de la sangre y convalecencia; debido a su alto contenido en hierro. Además, contribuye en la prevención de distintos tipos de enfermedades y trastornos de la salud. SONY DSC

¿Sabías que…

a partir de la remolacha se extrae un pigmento natural presente en esta raíz que le confiere su particular color rojizo, y que éste es empleado en la industria agroalimentaria para la obtención de un colorante denominado rojo remolacha? Por lo general, este colorante se utiliza para dar color a algunos productos alimenticios como sopas, licores, helados, etc.

Antes de detallar la receta de estos magníficos donuts saludables de remolacha y trigo sarraceno, y después de la breve introducción que se está presentando en este preciso momento, podréis leer un pequeño e interesante resumen a cerca de su ingrediente estrella: la remolacha, también conocida como betabel.

¿Sabías que…

la remolacha se puede comer cruda como complemento de ensaladas (tanto la raíz como las hojas) o cocida? Como todos los alimentos frescos, mantiene mejor sus propiedades cuando está cruda, pero si se desea cocida como ingrediente  suplementario en otro tipo de elaboraciones, hay que hacerlo con la piel y posteriormente retirarla. Se desaconseja su compra cocinada y envasada, porque durante el proceso de producción podría haber perdido parte de sus propiedades nutricionales y llevar otros «ingredientes» adicionales que no son considerados beneficiosos para la salud.

La remolacha es una raíz grande y carnosa que crece en la planta del mismo nombre. Pertenece a la familia de las Quenopodiáceas, propias de zonas costeras o de terrenos salinos templados (dentro de esta familia se incluyen también otras verduras tan populares y nutritivas como las espinacas y las acelgas). La remolacha común procede de la especie botánica Beta marítima, conocida popularmente como “acelga marina” o “acelga bravía”, planta originaria de la zona costera del norte de África. Su cultivo es muy antiguo, data del siglo II a.C., y dio lugar a dos hortalizas diferentes: una con follaje abundante, la acelga, y otra con raíz engrosada y carnosa, la remolacha.

¿Sabías que…

las antiguas civilizaciones en principio sólo consumían las hojas de la remolacha, y que la raíz de la planta generalmente era administrada como un medicamento para combatir los dolores de muelas y de cabeza?

Los estudios realizados por historiadores han podido confirmar que los romanos ya utilizaban y consumían esta raíz, pero no fue hasta el siglo XVI cuando se estableció principalmente en la dieta de ingleses y alemanes.

A lo largo de los años, el cultivo de la remolacha de mesa fue creciendo y mejorando. En la actualidad, su consumo está muy extendido por todos los países de clima templado, especialmente en Europa, siendo Francia e Italia sus principales productores.

En España, durante el invierno se produce en las regiones del norte, centro y el Levante, mientras que en primavera y verano su producción se concentra en la zona de Andalucía, de esta manera las remolachas comunes o rojas están disponibles en el mercado durante todo el año.

Las variedades más importantes de remolacha son la forrajera y la común o roja.

La remolacha forrajera se utiliza mayormente en la alimentación animal y la remolacha común o roja es consumida como hortaliza por el ser humano.

Dentro del grupo de la variedad remolacha común o roja se distinguen tres tipos en función de su forma: esférica, intermedia y larga. Su tamaño oscila entre 5 y 10 centímetros, y su peso aproximado se encuentra entre 80 y 200 gramos.

Una de las características más destacable de la remolacha es su llamativo color, variable según la especie: desde tonalidades rosáceas y violáceas, a colores anaranjados o rojizos, e incluso marrones.

En ocasiones la pulpa suele presentar círculos concéntricos de color blanco, esto es debido a la gran cantidad de azúcares que naturalmente acumula, lo que provoca que su sabor sea notablemente dulce; generalmente acompañado de matices terrosos.SONY DSCLa remolacha fresca se suele vender en manojos y es preferible elegir aquellos que posean todas las raíces del mismo tamaño. Así, llegado el momento todas se cocinarán de un modo uniforme. Además es aconsejable escoger aquellos ejemplares lisos, firmes, redondos y carnosos, sin manchas ni magulladuras y de color rojo intenso. Conviene que las piezas seleccionadas contengan hojas verdes, ya que indica que la raíz es joven. A pesar de que las hojas estén mustias o blandas, la raíz está en buenas condiciones si se la siente firme al tacto. Si se desea hacer uso de las hojas de la remolacha, éstas, además de verdes, deben estar tiernas. Por el contrario, deben ser rechazadas las que presenten un aspecto alargado y de piel escamosa en la parte superior, porque resultarán duras, fibrosas y de sabor fuerte.

Para conservar las remolachas frescas, se han de mantener en el frigorífico y en el interior de una bolsa de plástico, así se mantendrán en perfectas condiciones durante dos o tres semanas. Las hojas de la remolacha, por separado, también se deben de almacenar en una bolsa de plástico, sin lavarlas. De este modo y en refrigeración se podrá prolongar su vida útil de tres a cinco días.

No es recomendable congelar la remolacha cruda porque se reblandece, salvo que sean de pequeño tamaño, tras hervirlas en agua salada y nunca más de dos horas. Después se han de sumergir en agua fría para facilitar su pelado. Una vez peladas se pueden cortar y congelar en recipientes herméticos.

La remolacha es una hortaliza que puede consumirse cruda, hervida o en conserva.

Su uso principalmente se da en ensaladas, aunque también puede tomarse sola, con ajos o cebolla, aliñada con un poco de aceite, sal y vinagre, e incluso como se ha hecho en este caso; añadirla en masas dulces y postres.

Para consumirlas crudas, se suelen rallar y aliñar con un poco de aceite y limón, pero resultan más digeribles si previamente han sido cocidas. Para su cocción, conviene introducirlas en agua salada hirviendo sin haberlas pelado con anterioridad, porque si no podrían perder parte de su color, sabor y propiedades nutritivas. Deben hervirse durante al menos una hora, según el tamaño que presenten, pero no más de dos. Una vez que han sido cocinadas se puede eliminar la piel con facilidad y darles el uso deseado.

Si se prefiere también se pueden preparar asadas. Para ello sólo hay que introducirlas en el horno y no sacarlas hasta que estén tiernas. Cocinadas de esta forma, las remolachas conservan casi intactas todas sus propiedades.

Además, con las remolachas se pueden elaboran conservas. Para ello sólamente hay que emplear vinagre o azúcar, que se añadirá a las remolachas una vez que éstas hayan sido hervidas o cocidas.

Asimismo las hojas de la remolacha pueden ser aprovechadas. Cocidas y condimentadas como si fueran espinacas, será una estupenda opción.

Si se analizan las propiedades nutritivas más relevantes que ofrece la remolacha, se puede decir que se trata de un alimento con contenido calórico moderado, ya que tras el agua, los hidratos de carbono son su componente más abundante, lo que la convierte en una de las hortalizas más ricas en azúcares.INFORMACIÓN NUTRICIONAL REMOLACHADe sus vitaminas destacan los folatos, que intervienen en la producción de glóbulos rojos y blancos, en la síntesis de material genético y en la formación de anticuerpos en el sistema inmunológico.

También posee ciertas vitaminas del grupo B. Entre ellas se encuentran las siguientes:

  • Vitaminas B1 y B2: Se relacionan con la producción de anticuerpos y de glóbulos rojos, y colaboran en la producción de energía y en el mantenimiento del tejido epitelial de las mucosas.
  • Vitamina B3: Contribuye en el funcionamiento del sistema digestivo, el buen estado de la piel, el sistema nervioso y en la conversión de los alimentos en energía.
  • Vitamina B6: Participa en el metabolismo celular y en el funcionamiento del sistema inmunológico. 

En relación con los minerales, es una hortaliza rica en yodo, un mineral indispensable para la buena actividad de la glándula tiroidea, encargada de regular el metabolismo.

Igualmente contiene sodio y potasio, necesarios para la transmisión y generación del impulso nervioso, la actividad muscular, e intervienen directamente en el equilibrio de agua dentro y fuera de las células.

Están presentes en menor cantidad, el magnesio, el fósforo y el calcio (el calcio de la remolacha no se asimila como el que procede de los lácteos u otros alimentos que son fuente importante de este mineral. Esto es debido al ácido oxálico presente en la remolacha, que se une al calcio de este alimento formando compuestos insolubles muy difíciles de ser absorbidos por el intestino).

¿Sabías que…

el ácido oxálico es un compuesto que se produce naturalmente en muchos alimentos de origen vegetal y consumido en grandes cantidades puede interferir en la absorción de ciertos nutrientes y agotar algunos de ellos, como el calcio?

La remolacha está especialmente indicada en dietas de control de peso. Debido a su moderado valor calórico, es preferible consumirla como ingrediente de ensaladas o de verduras, si bien hay que tener en cuenta la ración de consumo y la condimentación (como la de cualquier otro alimento en este caso). Además, gracias a su contenido de fibra proporciona una buena sensación de saciedad, lo que limita el consumo de otros alimentos más calóricos.

¿Sabías que…

muchas personas enfermas pueden beneficiarse del consumo de la remolacha? Sin embargo, se ha de insistir en que la remolacha no cura nada por sí misma, sino que contribuye a la prevención como un alimento saludable en la dieta diaria.

SONY DSCLa remolacha también es apropiada en dietas de embarazo gracias a su contenido en folatos. Ésta es una vitamina importante a la hora de asegurar el correcto desarrollo del tubo neural del feto, sobre todo en las primeras semanas de gestación. Su deficiencia provoca en el futuro bebé enfermedades como la espina bífida o la anencefalia. Los requerimientos de folatos son superiores también en los niños. Por eso, incluirlas en su alimentación habitual es una forma válida de prevenir deficiencias.

Asimismo la remolacha contiene pigmentos llamados antocianinas, de acción antioxidante y que le proporcionan su característico color. Los antioxidantes bloquean el efecto dañino de los radicales libres.

¿Sabías que…

la respiración en presencia de oxígeno es esencial en la vida celular de nuestro organismo, pero como consecuencia de la misma se producen ciertas moléculas denominadas “radicales libres”? Los radicales libres ocasionan a lo largo de la vida efectos negativos para la salud a través de su capacidad de alterar el ADN (los genes), las proteínas y los lípidos o grasas.

Existen situaciones que aumentan la producción de radicales libres, entre ellas el ejercicio físico intenso, la contaminación ambiental, el tabaquismo, las infecciones, el estrés, dietas ricas en grasas, la sobre exposición al sol etc.

La relación entre antioxidantes y la prevención de enfermedades cardiovasculares es hoy una afirmación bien sustentada. Se sabe que es la modificación del llamado “colesterol malo” (LDL-c) el que desempeña un papel fundamental en el inicio y desarrollo de la aterosclerosis. Los antioxidantes bloquean los radicales libres que modifican el llamado colesterol malo, con lo que contribuyen a reducir el riesgo cardiovascular y cerebrovascular. Por otro lado, unos bajos niveles de antioxidantes constituyen un factor de riesgo para ciertos tipos de cáncer y de enfermedades degenerativas.SONY DSCLa remolacha también contribuye a la prevención de alteraciones en la glándula tiroides. El desarrollo de bocio se asocia a un crecimiento de la glándula tiroides que interviene en la regulación del metabolismo. La aparición de esta enfermedad está relacionada con un consumo muy bajo o nulo de yodo, siendo las dietas deficientes en yodo las más comunes en países desarrollados. Dicha deficiencia puede desaparecer con el empleo de sal yodada, aunque también existen alimentos que aportan este mineral, como es el caso de la remolacha, puesto que, junto con el ajo y la acelga, es la hortaliza más rica en yodo.

¿Sabías que…

hay personas que tienen predisposición a formar cálculos en el riñón de “oxalato de calcio”? Por este motivo se ha de restringir el consumo de remolacha de su alimentación.

Como ya se a mencionado, la remolacha es rica en un tipo de ácido orgánico conocido con el nombre de ácido oxálico. Este compuesto, que también abunda en las espinacas y las acelgas, tiene la capacidad de formar en el intestino complejos insolubles con minerales como el calcio y el hierro que impiden su asimilación.

Por otro lado, gracias a la abundancia de potasio e inferior contenido de sodio, la remolacha posee una acción diurética que favorece la eliminación del exceso de líquidos del organismo. Siendo beneficiosas en caso de hipertensión, hiperuricemia y gota, cálculos renales (salvo de oxalato de calcio), retención de líquidos y oliguria. Con el aumento de la producción de orina se eliminan, además de líquidos, sustancias de desecho disueltas en ella como ácido úrico, urea, etc.

¿Sabías que…

la ingestión de zumo de remolacha reduce la presión arterial gracias a que aumenta la concentración en la sangre de óxido nítrico que dilata los vasos sanguíneos?

Otras indicaciones de la remolacha son:

  • Asma: se ha visto que las personas asmáticas se benefician de una dieta rica en vitamina C, en la que es rica la remolacha. Para que esta tenga una mayor efectividad preventiva se debe consumir en crudo, bien rallada en las ensaladas, o bien haciendo un saludable jugo.
  • Aterosclerosis: las dietas ricas en fibra, como la que contiene la remolacha, ayudan a reducir la absorción del colesterol.
  • Atletas: al ser rica en carbohidratos de acción lenta (8,5%) proporciona energía constante.
  • Cáncer: en la remolacha se ha encontrado una sustancia con potencial acción preventiva del cáncer, que se denomina biochanina A y que se consigue tomando un jugo de raíces y hojas de esta hortaliza.
  • Cataratas: el betacaroteno que contiene parece ser que previene la aparición de esta afección.
  • Degeneración macular: la remolacha es rica en antioxidantes capaces de mejorar el estado de la retina.
  • Fragilidad venosa: protege los vasos sanguíneos y el corazón.

Texto inspirado y desarrollado a través de las consultas realizadas a las siguientes fuentes de información: Eroski consumer, Cuerpomente, Ecoagricultor y Wikipedia.

SONY DSCIngredientes (aproximadamente 13 unidades):

  • 200 G Leche de almendras u otra a su elección
  • 100 G Remolacha previamente cocida y escurrida o asada
  • 100 G Harina trigo sarraceno
  • 75 G Harina integral de avena (sin gluten)
  • 60 G Huevo orgánico de gallinas de pastoreo
  • 50 G Clara de huevo
  • 30 G Harina de almendra
  • 30 G Miel (si se desea más dulce, aumentar la cantidad de endulzante)
  • 1/2 Vaina de vainilla o 1 Cdta. Extracto natural de vainilla
  • ½ Cdta. Bicarbonato de sodio
  • ½ Cdta. Levadura Royal® u otra marca de preferencia

Preparación:

Precalentar el horno a 170°C con calor en la parte superior e inferior y situar la rejilla del mismo a media altura; de tal modo que cuando se coloquen los moldes sobre ella, se cocinen todos los donuts en la parte central, recibiendo la misma temperatura por ambos lados.

Mientras el horno adquiere la temperatura adecuada, proceder con la elaboración de la receta.

Colocar todos los ingredientes dentro de un procesador de alimentos; comenzando por los ingredientes secos: harina de trigo sarraceno, harina integral de avena, harina de almendra, bicarbonato de sodio y levadura. Seguidamente incorporar los ingredientes húmedos: leche de almendras, remolacha cocida o asada (troceada), huevo entero y clara de huevo, miel y vainilla.

Licuar a máxima velocidad, hasta obtener una masa lisa y homogénea.

Engrasar un molde específico para dar a la masa forma de donuts. Puede ser un molde metálico, de silicona e incluso una máquina eléctrica de donuts.

Para facilitar el llenado de las cavidades del molde, introducir toda la masa dentro de una manga de pastelero (con boquilla o sin ella).

Verter la mezcla repartida de forma equitativa dentro de los orificios del molde, hasta llenar ¾ de su capacidad total (crecerán un poco dentro del horno, debido a la acción de la levadura en la masa).SONY DSCCuando el horno haya alcanzado la temperatura adecuada, trasladar los moldes a su interior, colocándolos sobre la rejilla previamente instalada en la parte central del mismo.

Cocer los donuts durante 20 o 25 minutos (el tiempo es estimado y será condicionado por el tipo de horno y sus características). Antes de finalizar el horneado, pinchar con un testador o palillo la miga de una de las piezas, para comprobar que la cocción se ha completado. Si el palillo o testador sale limpio y sin restos de masa cruda, el horneado habrá finalizado. De lo contrario se ha de prolongar un poco más su cocción.

Sacar los moldes del horno y dejarlos entre dos y cuatro minutos dentro de los moldes, esto ayudará a su posterior desmoldado.

Pasado el tiempo de reposo, sacar los donuts de los orificios del molde y ponerlos sobre una rejilla de enfriado.

Una vez fríos, se pueden comer tal cual o bañarlos en chocolate. Para esta ocasión se ha utilizado una cobertura de chocolate blanco sin azúcar, teñido con jugo de remolacha; finalizando la decoración con unos granos de almendra previamente tostados.

Los donuts de remolacha y trigo sarraceno se conservarán en perfectas condiciones de consumo durante varios días, dentro de cajas metálicas, tuppers o bolsas aptas para el almacenamiento de alimentos, guardados dentro de la nevera; e incluso pueden ser almacenados dentro del congelador en recipientes adecuados, así durarán aproximadamente un par de meses.

CEREALES CASEROS Y SALUDABLES CON CHOCOLATE Y CACAHUETE

SONY DSCBuenos días ¡Mirad que maravilla hemos elaborado en la cocina de cosmopolitancuisine! Se trata de unos deliciosos cereales saludables, crujientes y muy nutritivos. Son una opción estupenda para servir en el desayuno o la merienda. Además, bañados en algún tipo de lácteo y acompañados de distintas clases de frutillas, se obtiene un plato completo y equilibrado; ideal para comenzar el día felices y llenos de energía.

Estos cereales no contienen gluten, ni azúcar refinado. Su preparación no entraña ninguna dificultad, aunque su elaboración sí requiere tiempo; necesario para dar forma a cada una de las piezas.

Además, todos los ingredientes para elaborar esta receta son fáciles de conseguir en grandes superficies de alimentación o tiendas especializadas (herbolarios, comercios de nutrición, internet, etc).

Para mantener su frescura y alargar su fecha de consumo, es aconsejable guardarlos dentro de un recipiente hermético (preferiblemente de cristal y con una junta de goma entre el tarro y la tapadera; para asegurar un perfecto sellado y aislamiento de los alimentos), así se mantendrán en perfecto estado de conservación durante un largo periodo de tiempo (hasta más de un mes), sin modificar su forma, sabor y textura.SONY DSCEn este tiempo es algo muy común escuchar o leer algún artículo presentado por un profesional del régimen alimentario, asegurando que el desayuno es una de las comidas más importantes del día, y una ración de cereales en cualquiera de sus formatos, siempre ha de estar presente en el desayuno.

Desayuno significa literalmente “romper el ayuno” tras dormir toda la noche. Generalmente, estamos durante un máximo de 12 horas sin comer entre la cena y el desayuno, tiempo en el que el organismo continúa produciendo un gasto energético, aunque se esté durmiendo. Por eso, la primera comida del día es la más importante, ya que suministra al cerebro y al organismo los nutrientes necesarios para comenzar el día.

En el desayuno, como primera comida del día, los expertos recomiendan tomar el 25% de la energía necesaria para toda la jornada y se deben incluir tres grupos de alimentos para que sea completo y equilibrado: grasas, proteínas y carbohidratos. Una buena opción podría estar compuesta por una ración de cereales saludables, lácteos y frutas.

La insistencia de los especialistas sobre la importancia del desayuno se debe a los múltiples beneficios que aporta:

  • Mejora la calidad global de la alimentación. El desayuno es necesario en todas las etapas de la vida.
  • Contribuye a aumentar el aporte calórico por parte de los hidratos de carbono, reemplazando otras opciones con mayor contenido graso y de mala calidad.
  • Mejora el rendimiento físico e intelectual, así como la capacidad de concentración.
  • Ayuda a una correcta distribución de las calorías a lo largo del día y a mantener un peso adecuado. Al constituir un aporte importante de nutrientes a primera hora del día, se evita la sensación de ansiedad que lleva a comer en exceso durante el resto del día.
  • Ayuda a prevenir la obesidad: las personas que desayunan suelen tener un peso más adecuado que las que se saltan el desayuno.
  • Aumenta el rendimiento y la productividad en el trabajo.
  • Permite mantener un buen crecimiento y desarrollo, contribuyendo a mantener la  salud y bienestar.

¿Sabías que…

se ha observado que la elección del desayuno puede afectar al humor, al rendimiento físico e intelectual, y a la salud en general? Siendo el desayuno especialmente importante para las personas activas, ya que requieren más energía, vitaminas y minerales, y puede contribuir a una mayor capacidad de concentración y a mejorar el rendimiento físico e intelectual.

En este sentido, suprimir el desayuno supone:

  • Una deficiencia en el aporte de nutrientes esenciales: según diversos estudios, los nutrientes que no son ingeridos durante el desayuno no se compensan durante las comidas del resto del día.
  • Menor control sobre el apetito: el desayuno ayuda a estabilizar los niveles de azúcar en la sangre, que regulan el apetito y la energía. Las personas que desayunan tienen menos sensación de hambre a lo largo del día, evitando así comer en exceso.
  • Mayor Índice de Masa Corporal (IMC): en la actualidad existen estudios que demuestran que las personas que desayunan tienden a estar más delgadas.
  • Reducción de las capacidades cognitivas: omitir el desayuno es especialmente preocupante, ya que repercute en el grado de concentración y el rendimiento físico y mental. Según diversos estudios, las personas que desayunan tienen mejores resultados a la hora de realizar tareas creativas y ejercicios intelectuales.

Resumiendo todo lo anterior, si no se desayuna la falta de glucosa puede provocar: decaimiento, falta de concentración, mal humor, falta de energía, descenso en el rendimiento (especialmente en edad de crecimiento), seguir una dieta de poca calidad, dolores de cabeza, etc.

¿Sabías que…

el consumo de cereales de desayuno se asocia a menores niveles de colesterol LDL y, por tanto, con un menor riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares?

Los cereales de desayuno son un alimento perfecto para ser consumido en todas las etapas de la vida y su ingesta está especialmente indicada en ese momento del día. Igualmente, debido su riqueza nutricional y sus distintas formas de presentación, también son adecuados para ser disfrutados a cualquier otra hora; como podría ser la toma de media mañana o la merienda, dos comidas esenciales que en caso de realizarse (muy recomendado por especialistas de la nutrición), deberían aportar cada una de ellas entre un 10 y 15% de la ingesta calórica diaria.

Una buena distribución de las tomas a lo largo del día, mediante el consumo de cereales de desayuno y snacks a base de cereales permite un correcto aporte de los nutrientes, de ese modo se mantiene la sensación de saciedad con la que se llega a la comida y la cena. Así, se logra mantener un estado saludable y una dieta equilibrada.

informacion-nutricional-cereales-caseros- blog

Los cereales saludables que se presentan en este artículo, elaborados en casa con ingredientes sanos y naturales (en la imagen de la izquierda se muestra la tabla que especifica en detalle la información nutricional de los “Cereales caseros saludables con chocolate y cacahuete”), contribuyen a que tú y todos tus seres queridos comenceis la mañana con energía, ya que aportan muchos nutrientes necesarios que son vitales para afrontar la jornada con mucha fuerza y alegría. Además, si como ya se ha mencionado en párrafos anteriores, los cereales se consumen con algún tipo de lácteo y varias clases de frutillas, aportarán todos los nutrientes necesarios en la primera ingesta alimentaria del día; proporcionando al organismo muchas vitaminas esenciales, minerales, fibra (la mayoría de las personas no consume la cantidad diaria suficiente), hidratos de carbono complejos, un alto porcentaje de grasas saludables y una buena cantidad de proteínas.

Así, incorporando una ración de estos deliciosos cereales saludables como parte de un desayuno equilibrado, ayudarás a que tú y toda tu familia empecéis el día de manera sana, nutritiva y feliz.

Según las recomendaciones de la OMS (Organización Mundial de la Salud), en una alimentación equilibrada el aporte de energía a nuestro organismo debe provenir en rangos aproximados a un 55% de hidratos de carbono, un 30% de grasas y el 15% restante de proteínas.

grafico macros cereales de avena -

En el gráfico adjunto se muestran las proporciones de macronutrientes que ofrecen estos exquisitos  cereales caseros saludables de avena con chocolate y cacahuete.

La ingesta de referencia corresponde a un adulto medio (8400kj/2000kcal). Hay que tener en cuenta que los valores porcentuales diarios pueden subir o bajar según el requerimiento calórico diario de cada persona.

Igualmente, los valores nutricionales que se muestran en el esquema son aproximados y pueden variar con arreglo a la clase y la marca registrada de los ingredientes con los que la receta haya sido elaborada.SONY DSCDejando a un lado la parte nutricional y todos los beneficios que aporta este rico alimento, si estás interesado en adquirir más conocimientos sobre los cereales de desayuno, continúa leyendo. En los próximos párrafos podrás descubrir algunas de las peculiaridades sobre la historia que rodea a este valioso sustento.

La industria del cereal de desayuno comenzó a desarrollarse en Estados Unidos, a finales del siglo XIX y principios del XX, por motivos principalmente nutricionales.

A mediados de siglo, se inició una corriente defensora de la dieta vegetariana y las costumbres saludables, y uno de los miembros promotores de este movimiento fue el artífice del vegetarianismo: John Harvey Kellogg, médico estadounidense y director del sanatorio de Battle Creek (Michigan), en el que empleó métodos holísticos, haciendo particular énfasis en la nutrición, el ejercicio físico y el uso terapéutico de enemas.

Preocupado por los problemas digestivos que sufrían sus pacientes por los hábitos alimentarios poco variados de un grupo de vegetarianos de su comunidad, John H. Kellogg junto a su hermano William K. Kellogg, empezaron a investigar sobre nuevas fórmulas de alimentación. En una ocasión, durante uno de sus experimentos, olvidaron una bandeja llena de maíz aplastado y hervido dentro del horno, y lo tostaron de nuevo, obteniendo como resultado unos copos ligeros y crujientes que gustaron mucho a todos sus pacientes. Kellogg promulgaba un régimen al que denominó “biológico”, basado en una dieta vegetariana, con abstinencia de alcohol, café, azúcar y especias fuertes, haciendo hincapié en el ejercicio físico, la hidroterapia, el aire fresco, baños de sol, beneficiosas posturas corporales y buena salud mental.

Cereales con fibra

La historia del cereal de desayuno tiene su origen en torno al siglo XIX, gracias al despiste casual de W.K. Kellogg´s de dejarse olvidados los copos de maíz dentro del horno en funcionamiento.

En el año 1898 en Estados Unidos se abrió la primera fábrica de copos de maíz y en 1906, William K. Kellogg fundo “The Battle Creek Toasted Corn Flakes Company”, que fue conocida más adelante como “Kellogg Company”. Los cereales de desayuno se hicieron pronto muy populares y desplazaron a otros productos más indigestos consumidos habitualmente en la época. Apenas diez años después de su aparición y lanzamiento al mercado, ya existían más de 40 compañías que elaboraban cereales de desayuno.

¿Sabías que…

en España, la producción de cereales de desayuno comenzó en el año 1978 con la llegada de la compañía Kellogg´s? Durante los años 80 llegaron las restantes marcas europeas, y a día de hoy ya forman parte de la dieta habitual de millones de personas.

A lo largo de la historia el proceso de elaboración de cereales de desayuno ha mejorado notablemente, incorporado procesos tecnológicos que han permitido aumentar la producción según la demanda y necesidades de la población.

Los cereales de desayuno se obtienen industrialmente a partir de diversos cereales, principalmente trigo, maíz, arroz y avena, que son sometidos a procesos por los que se consigue que estallen, se hinchen, se aplasten o se transformen en copos. Al ingrediente principal se le añade endulzante, malta, chocolate, leche en polvo, grasas diversas, frutos secos, frutas desecadas, etc… Siendo estos ingredientes los responsables de las características sensoriales tan diferentes y su valor energético y nutritivo.

La industria alimentaria ofrece una gran variedad de cereales de desayuno de distintas formas, colores y sabores, destinados a satisfacer los gustos y necesidades de los consumidores de cualquier edad.

Lamentablemente, a día de hoy los cereales de desayuno comerciales suelen ser productos altamente procesados; con elevados porcentajes de azúcar refinado y grasas transgénicas, ofreciendo como resultado un alimento poco sano y no apto para consumir de forma habitual en una dieta saludable.

Por todo ello y para promover los principios de una buena salud y proporcionar alimentos nutritivos, en la cocina de cosmopolitancuisine se ha experimentado con  distintos tipos de recetas, para presentarles unos cereales compuestos de desayuno muy sabrosos y beneficiosos para el organismo. Para ello se han unido diferentes clases de ingredientes, todos ellos 100% naturales; respetando en todo momento las características nutricionales de las materias primas empleadas y hallando en consecuencia la fórmula perfecta para poder disfrutar de estos espectaculares cereales de desayuno con chocolate y cacahuete. Una receta que sin ninguna duda, merece la pena elaborar, degustar y disfrutar.

Recuerda que el tiempo invertido en salud, nunca será un tiempo perdido.

Texto inspirado y desarrollado a través de las consultas realizadas a las siguientes fuentes de información: Asociación española de fabricantes de cereales, Kellogg´s, Fundación española de la nutrición y Wikipedia.

SONY DSCIngredientes (7 Porciones de 50 Gr):

  • 150 G Harina de avena sin gluten
  • 75 G Miel de abeja pura
  • 75 G Clara de huevo
  • 50 G Crema de cacahuete (elaborada únicamente con cacahuetes naturales)
  • 30 G Harina de coco (divididos en 10 y 20 gramos)
  • 15 G Cacao en polvo desgrasado y 100% sin azúcar añadido
  • 10 G Aceite de coco virgen extra
  • 1/2  Vaina de vainilla
  • <1 G Sal marina yodada

Elaboración:

Mezclar en un cuenco amplio la harina de avena, la miel, las claras de huevo, el aceite de coco, los granos de la vaina de vainilla y la sal; hasta obtener una masa homogénea.

Pesar la masa y dividirla en dos porciones del mismo tamaño, depositando cada una de las partes en cuencos individuales. Una ración será para preparar los cereales con sabor a chocolate y la otra mitad para preparar los cereales con sabor a cacahuete.

  • Cereales de chocolate;

En una de las porciones de masa, añadir el cacao puro en polvo con los 10 gramos de harina de coco. Mezclar todo el conjunto, hasta conseguir una masa relativamente compacta; que al tocarla con las manos no quede demasiado pegajosa. Cubrir la masa con plástico film transparente apto para el uso alimentario, y dejar reposar la masa a temperatura ambiente (no frío) durante aproximadamente media hora.

  • Cereales de cacahuete;

En la porción de masa restante, incorporar la mantequilla de cacahuete y  los 20 gramos de harina de coco. Combinar el compuesto de ingredientes hasta lograr una textura similar a la masa de los cereales de chocolate; tierna y consistente. Tapar la masa del mismo modo que en el caso anterior, e igualmente dejarla descansar durante al menos 30 minutos.

  • Formado y acabado de los cereales;

Precalentar el horno a 170°C, con calor en la parte superior e inferior, sin ventilador, y situando la rejilla del horno a media altura (en la parte central).

Preparar dos bandejas de horno antiadherentes o colocar sobre cada una de ellas un tapete silpat. En su defecto, cubrir las superficies de las bandejas para hornear con papel sulfurizado. Reservar.SONY DSCTomar una cantidad de masa aproximadamente del tamaño de un guisante sobre la palma de la mano, y darle forma de bolita; proceder de la misma manera con el resto de masa. Primero modelando un sabor y después el otro.

Colocar cada una de las piezas sobre las bandejas de horneado. Separando los sabores (una bandeja para el sabor de chocolate y otra bandeja para el sabor de cacahuete) y dejando un pequeño espacio entre ellas, para evitar que durante el cocinado puedan pegarse unas a otras.

En el momento que se tengan todos los cereales confeccionados y el horno haya alcanzado la temperatura adecuada, introducir una de las bandejas dentro del horno y cocer los dulces entre 10 o 12 minutos (el tiempo de dependerá del tamaño y de el grosor que se les haya proporcionado a los cereales). Estarán preparados cuando sus bordes inferiores hayan adquirido un tono sutilmente dorado.

Para finalizar, sacar la bandeja del horno y dejar reposar los cereales sobre ella durante un par de minutos, hasta que endurezcan ligeramente.

Llegado el momento, retirar los cereales de la bandeja de horneado, y depositarlos sobre una rejilla o malla para que terminen de enfriar por completo.

Proceder de la misma manera con la bandeja que contiene la otra variedad de cereales.

Este tipo de dulces  se conserva en perfectas condiciones durante varios días, guardados en un recipiente hermético, y almacenado en un lugar oscuro, seco y alejado de fuentes directas de calor.

GALLETAS DANESAS DE MANTEQUILLA

Galletas danesas 3.JPG¿Recordáis esas latas azules y redondas llenas de deliciosas galletas con un increíble sabor a mantequilla? Mis favoritas siempre fueron las galletas en forma de pretzel, con azúcar crujiente decorando toda la parte superior. ¡No podía dejar de comerlas! Ahora que he crecido, pensé que sería una buena idea hornear mi propia versión de las clásicas galletas danesas de mantequilla. Más sanas, con ingredientes seleccionados para lograr la mayor calidad, y a su vez obtener un producto muy sabroso; además de lo más nutritivo posible para su categoría y grupo alimenticio. He de decir que estoy muy orgullosa con los magníficos resultados que he conseguido. ¿Y tú? ¿Te animas a preparar las tuyas elaborandolas de forma artesanal en la propia cocina de tu casa?

Antes de detallar la receta de este suculento manjar, y después de la breve introducción que se está presentando en este momento, puedes leer un pequeño e interesante resumen a cerca de su ingrediente principal; el cual le confiere la textura y el aroma que las caracteriza: la mantequilla pura de leche de vacas criadas al aire libre y alimentadas con pastos frescos.

Las galletas danesas de mantequilla son perfectas para mojar en té o café, ya que son muy resistentes. Su masa es una combinación simple de ingredientes básicos y fáciles de hallar en la despensa de cualquier hogar: harina, mantequilla, endulzante natural, huevo, vainilla y sal.

Se trata de unas galletas crujientes con un sabor intenso a mantequilla, y un ligero aroma avainillado extraído de auténticas vainas de vainilla (si no se tuviese acceso a los granos de una vaina de vainilla natural, se podría usar la alternativa de vainilla en pasta o el extracto de vainilla. Si se utiliza el extracto de vainilla, simplemente no se obtendrá la apariencia pecosa, y en ambas opciones el sabor no será tan profundo como el que le aportarán los granos de una auténtica vaina de vainilla recién destapada).

¿Sabías que…

las galletas danesas de mantequilla hechas en casa, son perfectas para disfrutar en cualquier ocasión? Elaborar tu propia serie de galletas danesas y llenar con ella tres pares de cápsulas de papel blanco bien acomodadas en el interior de una lata circular… ¡Será el detalle perfecto para regalar y compartir!

SONY DSCHe considerado que quizá, en algún momento durante la lectura de este texto, puedes preguntarte: ¿Galletas de mantequilla sanas? ¿Como puede ser si la mantequilla es una bomba repleta de calorías y colesterol? Mucho se ha dicho y escrito sobre la mantequilla: el ejemplo más recurrente «que las grasas animales son saturadas y malas para el corazón». Sobre todo  ello trata este artículo; pudiendo en los próximos párrafos leer un breve resumen acerca de este polémico ingrediente, que tantas disputas está generando en los últimos tiempos.

A día de hoy, la guerra contra el colesterol y la grasa parece estar en declive. Ya que cada vez somos más personas las que incorporamos este necesario macronutriente en nuestra dieta; siempre de manera consciente y en proporciones adecuadas según las necesidades nutricionales de cada persona.

¿Sabías que…

el Gobierno de EEUU ha decidido finalmente dejar de incluir el colesterol como un nutriente por el cual dejar de preocuparse? Este movimiento tiene una clara motivación: ya que se cuestiona ‘oficialmente’ que el colesterol dietético pueda afectar al colesterol en sangre.

Curiosamente, casi al mismo tiempo una revista científica del prestigioso British Medical Journal, publica una investigación que concluye que las recomendaciones nutricionales que se endurecieron especialmente en relación a la grasa en los años 70 y 80 en EEUU y Reino Unido, no estaban fundamentadas en estudios clínicos.

La mantequilla es un alimento de origen completamente natural, obtenido de un único ingrediente; crema entera de leche de vaca. Básicamente, es la parte grasa de la leche, la cual ha sido parcialmente aislada de la proteína y los carbohidratos. Es muy sabrosa y suele ser utilizada para cocinar, hornear o untar directamente sobre una rebanada de pan.

Su composición le ha conseguido muchos detractores, ya que generalmente está compuesta en un 80% de grasa, siendo el resto principalmente agua, lo que la convierte en un alimento muy calórico que hay que consumir dentro de una dieta variada y equilibrada.

¿Sabías que…

antiguamente, para obtener la crema de leche (nata) se dejaba la leche fresca de pie hasta que la crema subía a la superficie? Esto es posible, debido a que la grasa es más ligera que otros componentes de la leche y al presentar una estructura menos densa, flota. A día de hoy, la producción moderna de la crema de leche implica un método más eficiente, conocido como centrifugación.

Para elaborar mantequilla, únicamente hay que batir la Crema de leche muy fría con una cuchara o espátula de madera, de arriba abajo, hasta obtener nata montada. Tras ello, hay que continuar batiendo (hoy en día están disponibles y al alcance de casi toda la población, una serie de estupendos y prácticos electrodomésticos batidores que facilitan mucho este tipo de labor). Pasado un corto periodo de tiempo, la crema montada empieza a perder el volumen, ya que la red de glóbulos de grasa se rompe y el aire atrapado escapa. El color también sufre un cambio y se torna más amarillo a medida que avanza el proceso de batido (desde el blanco de la nata, al amarillo de la mantequilla). Al mismo tiempo aparece un líquido separado del sólido (suero de mantequilla o buttermilk sin fermentar). Cuando se aprecia el sólido perfectamente separado del líquido, los grumos de grasa resultantes se disponen dentro de otro recipiente con contenido de agua fría (helada). Tras ello se lava la pella de mantequilla, como si se amasara pan. El agua se irá enturbiando; y será necesario cambiarla varias veces, hasta que salga prácticamente limpia. Ya en seco, sobre una superficie fresca, plana y amplia, se continúa amasando la mantequilla para sacarle todo el agua que pueda contener; pues cuanta más agua contenga, más fácil será que se eche a perder. Finalmente, se le proporciona forma con un molde rectangular (propio de la mantequilla), que le aportará un aspecto más atractivo para los futuros consumidores.

¿Sabías que…

la mantequilla generalmente se puede extender con facilidad sobre una rebanada de pan a 15°C? Una temperatura superior a la del funcionamiento del refrigerador. El denominado “compartimento de la mantequilla” que se puede encontrar en muchos frigoríficos, es una de las zonas menos frías, pero aún está lejos de la temperatura ideal para que la mantequilla se pueda untar con fluidez una vez presentada sobre la mesa; siendo aconsejable sacarla de la nevera 10 minutos antes de su consumo.

La mantequilla es un alimento que por sus características físicas y químicas posee una gran resistencia a la contaminación bacteriana, pudiendo mantenerse a temperatura ambiente durante varios días sin ser atacada por bacterias; sin embargo, el sabor se ve afectado, debido a que las grasas de la mantequilla reaccionan (se oxidan), produciendo sabores rancios. Igualmente, es capaz de absorber los olores fuertes a su alrededor; por ello se debe mantener refrigerada, dentro de un recipiente hermético y lo más alejada posible de la luz directa. Lo más propicio sería guardarla en su embalaje original y no emplear papel aluminio como envoltorio, ya que el contacto directo de las grasas de la mantequilla con el metal, podría provocar su inmediata oxidación (particularmente en las mantequillas saladas). Del mismo modo, las partes de la mantequilla expuestas a la luz y al aire, suelen presentar un tono más amarillento e incluso translúcido, estas zonas deben evitarse, ya que lo más probable es que su estado haya sido alterado y por lo tanto, cambiado su sabor. En este caso bastaría con retirar la parte dañada; siendo el resto de la mantequilla perfectamente comestible.

¿Sabías que…

cuando en los años 30 del siglo pasado el doctor Weston Price analizó las dietas de diversas poblaciones nativas del mundo, halló que la mantequilla era un alimento común de algunas de las poblaciones con mejor salud? Era el caso de poblados suizos o de algunos grupos árabes, e incluso los norteamericanos tradicionalmente consideraban a la mantequilla como un alimento saludable para afrontar las largas jornadas con energía y  producir niños fuertes y sanos.

Pero, ¿por qué se debe incluir la mantequilla en la dieta? ¿Que podría cambiar el pensamiento ofensivo dirigido a este ingrediente elaborado desde tiempos pretéritos? En las últimas décadas, la mantequilla ha sido tratada de manera injusta, culpable de provocar enfermedades cardiovasculares por su alto contenido en grasa saturada. Sin embargo, tanto la opinión pública como la científica está poco a poco transformando ese parecer, y ya somos muchas personas las que consideramos a la mantequilla como un alimento beneficioso para la salud.

¿Sabías que…

la mantequilla reduce la lipoproteína A? Nadie cuestiona que la elevada lipoproteína A es un importante factor de riesgo cardiovascular, aunque por desgracia es un factor desconocido en la cultura colesterol fóbica actual. Para algunos expertos, es el factor de riesgo más potente. El elevado consumo de carbohidratos simples incrementa la lipoproteína A; por el contrario, alimentos como la mantequilla tienden a reducirla significativamente.

A continuación se detallan las características más relevantes, se enumeran una serie de propiedades, y se añaden los valores más destacados de la mantequilla representados en tablas nutrimentales. Todos estos datos podrían contribuir a la desacreditación y el pensamiento negativo respecto a la mantequilla pura de leche de vaca.Galletas danesas 2.JPGLa mantequilla es una de las grasas más complejas que existe, ya que contiene hasta 400 ácidos grasos diferentes (muchos de ellos beneficiosos para nuestro organismo). Además, es rica en varias vitaminas, entre las que se encuentran presentes la vitamina A, D, E, B12 y K2. Por todo ello la OMS recomienda su consumo en pequeñas cantidades; siempre y cuando no se padezcan enfermedades que hayan sido diagnosticadas por un profesional, en las cuales su ingesta sea totalmente prohibida o desaconsejada.

Recuerda que…

toda la información proporcionada sobre este alimento ha sido obtenida a través de diversas fuentes y podría no ser totalmente exacta, por lo que antes de comenzar cualquier régimen o hacer cambios drásticos en tu dieta, debes consultar a un médico o especialista de la nutrición .

Una gran proporción de los centenares de ácidos grasos que contiene la mantequilla, son ácidos grasos saturados (70%). También alberga una buena cantidad de ácidos grasos monoinsaturados (25%) y las grasas poliinsaturadas que ofrece suponen una cantidad pequeña (2,3 % del contenido de la grasa). Otros tipos de grasas que se encuentran en la mantequilla son el colesterol y los fosfolípidos.

Un 11% de los ácidos grasos saturados que están presentes en la mantequilla son de cadena corta, la más común de estos ácidos grasos es el ácido butírico (componente único de la grasa de la leche de los animales rumiantes, como son las vacas, las ovejas y las cabras. Se ha demostrado que el ácido butírico puede reducir la inflamación en el sistema digestivo y ha sido utilizado para el tratamiento de la enfermedad de Crohn).

¿Sabías que…

a pesar de que la mantequilla es un alimento rico en grasas, no parece provocar  el aumento de peso cuando se consume en cantidades normales dentro de una dieta sana?

No es ninguna novedad decir que las enfermedades cardiovasculares son una de las principales causas de muerte en el mundo. Siendo durante mucho tiempo, la relación entre las grasas saturadas y las enfermedades cardiovasculares un tema controvertido. Se sabe que un alto consumo de grasa saturada puede aumentar los niveles de colesterol en sangre, lo cual es un factor de riesgo para sufrir enfermedades cardiovasculares. Sin embargo, no es necesariamente la cantidad de colesterol en los alimentos, la causa de preocupación. El perfil de lípidos en sangre o el tipo de lipoproteína de colesterol que es transportado, son factores mucho más relevantes.

A diferencia de las grasas trans que podemos encontrar en los alimentos procesados, las grasas de los lácteos son consideradas sanas. La mantequilla es la fuente dietética más rica en grasas saturadas de los lácteos, también conocidas como grasas “trans rumiantes”, la más común de ellas son el ácido vaccénico y el ácido linoleico conjugado o CLA; el CLA es una familia de grasas, la cual ha sido asociada con varios beneficios para la salud. Estudios realizados en animales y células humanas, indican que el CLA puede protegernos contra varios tipos de cáncer. También nos ayuda a adelgazar, siendo utilizado como suplemento de pérdida de peso (no todos los estudios confirman este beneficio).

¿Sabías que…

al estar compuesta principalmente de grasa, la mantequilla es un alimento alto en calorías? Una cucharada de mantequilla puede contener alrededor de 100 calorías; ideales para contribuir al requerimiento de las necesidades diarias de este macronutriente, o si se precisa un extra de energía por otras circunstancias debidamente justificadas.

Las siguientes tablas contienen información detallada sobre los diferentes nutrientes que posee la mantequilla y todas ellas corresponden a 100 gramos de producto. Las proporciones de los nutrientes de la mantequilla pueden variar según el tipo y la cantidad del alimento, además de otros factores que también pueden intervenir en la modificación de sus nutrientes.

Recuerda que…

según el origen y la preparación de la mantequilla, pueden variar sus propiedades y características nutricionales.

La siguiente tabla muestra una lista de la cantidad de los principales nutrientes de la mantequilla:

Nutriente Cantidad Nutriente Cantidad
Acido fitíco 0 g. Fosfocolina 0 mg.
Grasas saturadas 62,66 g. Grasas monoinsaturadas 28,92 g.
Adenina 0 mg. Grasas poliinsaturadas 2,31 g.
Agua 0,25 g. Guanina 0 mg.
Alcohol 0 g. Licopeno 0 ug.
Cafeína 0 mg. Grasa 99,50 g.
Calorías 897 kcal. Luteína 0 ug.
Carbohidratos 0,00 g. Proteínas 0,25 g.
Colesterol 286 mg. Purinas 0 mg.
Fibra insoluble 0 g. Quercetina 0 mg.
Fibra soluble 0 g. Teobromina 0 mg.
Fibra 0 g. Zeaxantina 0 ug.

Asimismo, entre los nutrientes principales de la mantequilla se hallan las proteínas. La cantidad que ofrece es insignificante si se compara con otros tipos de alimentos de origen animal: entre 0,25 y 0,90 por cada 100 gramos de producto. Pero merece la pena dedicarle un pequeño espacio, por contener todos los aminoácidos esenciales y ser considerada una proteína de alto valor biológico. Las proteínas de éste tipo son empleadas en el organismo para crear nuevas proteínas, responsables de construir tejidos, como los de la masa muscular. Además regulan los fluidos del organismo, entre otras funciones.

Las proteínas de este alimento perteneciente a la categoría de de las mantequillas y están formadas por multitud de aminoácidos; como el ácido aspártico, el ácido glutámico, la alanina, arginina, cistina, fenilalanina, triptófano y muchos más (la mayor parte de ellos se pueden visualizar en la próxima tabla).

Los cuerpos utilizan las proteínas de la mantequilla para construir los tejidos que forman los músculos. Estas proteínas también son útiles y necesarias para mantenerlos, ya que sin un aporte adecuado de proteínas, como las que proporciona el consumo de mantequilla (además de muchos otros alimentos, los cuales en este artículo no se entrará a valorar), nuestra masa muscular se debilitaría y reduciría paulatinamente.

Las proteínas de la mantequilla se descomponen en aminoácidos en nuestro organismo para su asimilación, y estas proteínas que el cuerpo sintetiza, además de ser útiles para la creación de nueva masa muscular, también intervienen en funciones fisiológicas, sin las cuales nuestro organismo no podría subsistir.

A continuación, se muestran la cantidad de aminoácidos que se encuentran presentes en la mantequilla:

Nutriente Cantidad Nutriente Cantidad
Ácido aspártico 18 mg. Leucina 23 mg.
Ácido glutámico 50 mg. Lisina 19 mg.
Alanina 8 mg. Metionina 6 mg.
Arginina 9 mg. Prolina 23 mg.
Cistina 2 mg. Serina 13 mg.
Fenilalanina 11 mg. Tirosina 11 mg.
Glicina 5 mg. Treonina 11 mg.
Hidroxiprolina 0 mg. Triptofano 3 mg.
Histidina 6 mg. Valina 9 mg.
Isoleucina 14 mg.

La mantequilla también es una alimento rico en varios tipos de vitaminas, especialmente las que suelen ser asociadas con las grasas.

La vitamina A es la más abundante en la mantequilla, en una cucharada (14gr) se obtiene el 11% de la cantidad diaria recomendada, siendo una de las mejores fuentes proveedoras de vitamina A. Igualmente es una buena fuente de vitamina D y vitamina E; esta última es un antioxidante muy potente, que suele estar presente en los alimentos grasos. Del mismo modo también contiene la vitamina B12 que sólo se puede encontrar en alimentos de origen animal, como los huevos, la carne y los productos lácteos. Y la vitamina K2, fundamental para evitar la calcificación arterial y con ello la arteriosclerosis, además contribuye en la protección contra enfermedades cardiovasculares y la osteoporosis. Para obtener esta vitamina de la mantequilla, debe ser preferentemente de vacas criadas al aire libre y alimentadas de pastos frescos.

A continuación, se muestran las vitaminas de la mantequilla:

Nutriente Cantidad Nutriente Cantidad
Ácido fólico añadido 0 ug. Vitamina A 884 ug.
Alfa caroteno 0 ug. Vitamina B1 0,00 mg.
Alfa Tocoferol 3,60 mg. Vitamina B12 0,00 ug.
Beta caroteno 200 ug. Vitamina B2 0,02 mg.
Beta criptoxantina 0 ug. Vitamina B3 0,09 mg.
Betacaroteno 0 ug. Vitamina B5 0,04 ug.
Beta Tocoferol 0 mg. Vitamina B6 0,00 mg.
Caroteno 200 ug. Vitamina B7 0,00 ug.
Delta Tocoferol 0 mg. Vitamina B9 0,00 ug.
Folatos alimentarios 0,00 ug. Vitamina C 0,00 mg.
Gamma Tocoferol 0 mg. Vitamina D 0,76 ug.
Niacina preformada 0,04 mg. Vitamina E 3,60 mg.
Retinol 850 ug. Vitamina K 8 ug.
Tocoferoles totales 3,60 mg.

Por último, a través del próximo cuadro se representa la cantidad de minerales de la mantequilla:

Nutriente Cantidad Nutriente Cantidad
Aluminio 0 ug. Fósforo 24 mg.
Azufre 0 mg. Hierro 0,20 mg.
Bromo 0 ug. Yodo 38 mg.
Calcio 15 mg. Magnesio 2 mg.
Zinc 0,10 mg. Manganeso 0,04 mg.
Cloro 1150 mg. Níquel 0 ug.
Cobalto 0 ug. Potasio 15 mg.
Cobre 0,03 mg. Selenio 0,00 ug.
Cromo 0 ug. Sodio 750 mg.
Flúor 0 ug.

La alimentación y cría de las vacas lecheras puede tener mucha importancia en la calidad nutricional de los alimentos, puesto que la mantequilla que procede de vacas criadas de forma natural, es de mayor calidad comparada con los productos lácteos procedentes de animales que han sido alimentados con granos comerciales (desgraciadamente los más vendidos). No obstante, en países como Irlanda o Nueva Zelanda, es mucho más común encontrar productos lácteos que proceden de animales que han sido alimentados de pastos frescos, al menos durante los meses más calurosos del año.

Por ende, la mantequilla que procede de animales alimentados de forma natural, es más alta en nutrientes que la mantequilla que procede de vacas alimentadas con granos o pasto conservado. Una mayor proporción de hierba fresca en la dieta de una vaca contribuye al aumento de la cantidad de grasas buenas, como son los ácidos grasos omega-3 y el ácido linoleico conjugado. Además, el contenido de vitaminas y antioxidantes en grasa, como los carotenoides y los tocoferoles es mucho más elevada.GALLETAS DANESAS 1.JPGEl consumo moderado de mantequilla aporta muchos beneficios al organismo, ya que se trata de una importante fuente de vitaminas y minerales. Entre los principales beneficios que aporta la mantequilla, pueden destacarse los siguientes:

  • La mantequilla ofrece al cuerpo un gran aporte de vitaminas y minerales. También es una interesante fuente de proteínas.
  • Es considerada como uno de los mejores surtidores de vitamina A, ya que es la más sencilla de asimilar por parte del organismo.
  • Ayuda a proteger contra la artritis degenerativa, ya que contiene una sustancia que se llama el factor de Wulzen.
  • La mantequilla está libre de hidratos de carbono, es decir, que prácticamente no contiene azúcares.
  • Es un alimento muy recomendado en aquellos casos de carencia nutricional o alta demanda energética por parte del organismo.
  • Es rica en ácido linoleico conjugado, porque ayuda a prevenir la aparición de graves patologías como el cáncer.
  • Ayuda a mejorar la absorción de las grasas Omega 3, las cuales se encargan de promover la función inmune, poseen propiedades anti-microbianas y mejoran el metabolismo.
  • Contiene antioxidantes que ayudan a proteger contra el daño que provocan los radicales libres (responsables de la aparición del cáncer). Éstos también ayudan a proteger contra el debilitamiento de las arterias.
  • Es una fuente muy rica de selenio, un mineral esencial para el buen funcionamiento del cuerpo, así como un importante proveedor de yodo altamente absorbible.
  • Permite proteger el cuerpo contra las infecciones gastrointestinales a los más jóvenes y a los ancianos.
  • Mejora la salud digestiva. La grasa de la mantequilla contiene glicoesfingolípidos, unos ácidos grasos que protegen frente a las infecciones gastrointestinales. El colesterol que contiene también protege las paredes intestinales.
  • Favorece la salud del tiroides. Las personas con baja función tiroidea sufren de un metabolismo lento y, lógicamente, de aumento de peso. El nutriente más importante para evitar esa baja función tiroidea es el yodo, y la mantequilla contiene yodo altamente absorbible.
  • Mejora la absorción de las grasas Omega 3. Desde hace unos 20 años se ha puesto de manifiesto que la clave en común de las dietas mediterránea, japonesa y esquimal para proteger frente a problemas cardiovasculares, es el consumo de pescado azul por su contenido en ácidos grasos Omega 3. Las grasas saturadas como las de la mantequilla ayudan a los tejidos a retener dichos ácidos grasos Omega 3, tal como explica la bioquímica Mary Enig en su libro Know your fats.
  • Puede favorecer la pérdida de peso. Para la mayoría resultará paradójico, puesto que la mantequilla es uno de los primeros alimentos que se dejan de consumir cuando se quiere bajar de peso. Pero probablemente no se esté haciendo del todo bien. Consideremos por ejemplo, que la mantequilla contiene un ácido graso llamado ácido linoleico conjugado (CLA) que ha demostrado reducir la grasa de la zona abdominal. También contiene otro ácido graso llamado ácido ácido butírico, que ha reducido el peso corporal en estudios con animales mamiferos.
  • Ayuda al desarrollo y al crecimiento infantil. El colesterol hallado en la grasa de mantequilla es muy importante para el desarrollo nervioso y neuronal. No en vano, la naturaleza es sabia y la leche materna es naturalmente rica en colesterol, siendo las dietas bajas en grasas asociadas con deficiencias nutricionales.
  • Ayuda a combatir la caries. El contenido de la mantequilla de vacas alimentadas de  pastos frescos, es rica en nutrientes como las vitaminas K2 y D3, que le confiere un efecto anticariogénico. Es decir, la mantequilla es un alimento esencial en una dieta contra la caries.
  • Mejora el sistema inmunitario. El ácido butírico de la mantequilla, como ya se a mencionado, es asociado con la estimulación de las células T, que sirven para atacar virus que podrían dañar el organismo.

¿Siempre te gustó el sabor a mantequilla, pero te generaba cierta desconfianza su consumo? Todos estos beneficios son buenas razones para dejar de ver a éste maravilloso alimento ofrecido por la naturaleza, como algo maligno e insano.

Para finalizar, sugiero que te coloques el delantal y continúes leyendo. Después, hornea una bandeja de estas deliciosas galletas danesas de mantequilla; según las indicaciones que se detallan en la receta que prolonga esta introducción, y finalmente disfruta de su irresistible textura y su increíble sabor.

Texto inspirado y desarrollado a través de las consultas realizadas a las siguientes fuentes de información: Libertad digital, La vanguardia, Eroski consumer, Método low carb, Ser y actuar, Biotrendis, Alimentos.org y ASCRS.

Galletas danesas.JPG

Ingredientes (aproximadamente para 24 galletas):

  • 200 G Harina de trigo u otra de similares características
  • 100 G Mantequilla pura de leche de vaca 
  • 30 G Erythritol o su equivalencia de otro tipo de endulzante natural
  • 1 Huevo M
  • 1/2 vaina de vainillasemillas raspadas (o 1½ cucharaditas de extracto o pasta de vainilla)
  • 1/4 Cucharadita de sal kosher
  • Sprinkles o cristales de azúcar blanco (opcional)

Elaboración:

Antes de comenzar con la preparación, disponer sobre la mesa de trabajo todos los ingredientes debidamente pesados, teniendo en cuenta que todos ellos han de encontrarse a la misma temperatura (temperatura ambiente, no fríos). 

Poner la mantequilla junto al endulzante natural dentro de un cuenco, o en el interior del recipiente de un robot de cocina, y mezclar los dos ingredientes con una espátula o el accesorio paleta, hasta conseguir una crema suave y blanquecina (el tiempo de batido con una máquina tipo Bosch o  kitchenaid será de aproximadamente 5 minutos).

Agregar la pizca de sal, los granos del interior de la vaina de vainilla y el huevo. Mezclar de nuevo a velocidad media, hasta que todo el conjunto quede perfectamente combinado. Si fuese necesario, raspar los lados del tazón para bajar los restos que hayan podido quedar adheridos a las paredes.

Incorporar gradualmente la harina y amasar a velocidad baja, hasta que la pasta de galletas se vea lisa y homogénea, aproximadamente 1 minuto.

Sacar la masa del cuenco y formar una bola con ella. Después, aplastarla ligeramente y cubrirla a piel con plástico film transparente apto para uso alimentario.

Refrigerar la masa de galletas durante al menos 20 minutos.

Pasado el tiempo, la masa debe estar firme y manejable . Si la masa quedase muy dura al sacarla de la nevera, dejarla cinco o diez minutos a temperatura ambiente, hasta lograr una textura compacta, pero fácil de manipular.

Precalentar el horno a 170°C, con calor en la parte superior e inferior, sin ventilador y situando la rejilla de horno a media altura (en la parte central).

Preparar una bandeja de horno antiadherente o colocar sobre ella un tapete silpat. En su defecto, cubrir la superficie de la bandeja para hornear con papel sulfurizado. Reservar.

Depositar la masa de galletas sobre una superficie lisa y ligeramente enharinada. A continuación, estirar la masa con un rodillo hasta obtener un grosor de aproximadamente ½ centímetro.

Cortar la masa de galletas con un cortador que tenga la típica forma de pretzel (también se puede emplear uno con otro tipo de diseño, e incluso valdría con el filo de la boca de un vaso) e irlas colocando sobre la bandeja de horneado, dejando un espacio entre ellas de mínimo dos centímetros de distancia, para evitar que durante el cocinado puedan crecer y pegarse unas con otras.

Si se desea, a modo de decoración (únicamente por estética del producto final) espolvorear sprinkles o cristales de azúcar transparente por la superficie de todas las piezas.

En el momento que se tengan todas las galletas confeccionadas y el horno haya alcanzado la temperatura adecuada, introducir la bandeja dentro del horno y cocer los dulces entre 10 o 12 minutos (el tiempo de dependerá del tamaño y de el grosor que se les haya proporcionado a las galletas). Estarán preparadas cuando sus bordes inferiores adquieran un tono sutilmente dorado.

Para finalizar, sacar la bandeja del horno y dejar reposar las galletas sobre ella durante un par de minutos, hasta que endurezcan ligeramente.

Llegado el momento, retirar las galletas danesas de mantequilla de la bandeja de horneado, y depositarlas sobre una rejilla para que terminen de enfriar por completo.

Este tipo de galleta se conserva en perfectas condiciones durante varios días, guardadas en una caja metálica (presentadas según el envase original de las comerciales) o recipientes herméticos, y almacenadas en un lugar oscuro, seco y alejado de fuentes de calor.

PUDIN DE MANZANA Y ALMENDRA

pudin de almendra y manzana 2.2.JPG¿Qué les parece si preparamos un dulce clásico, sano y delicioso? Aquí, en Cosmopolitan cuisine apostamos por los dulces tradicionales, y en cualquier momento estamos dispuestos a preparar uno de ellos. En este caso, elaboramos un pudin de manzana y almendra que resulta exquisito al paladar. Nosotros, consideramos que uno de los mayores placeres de la vida, consiste en acompañar un suculento manjar cómo este, con una buena taza de té o café, y degustarlo bien acomodados en nuestro rincón favorito de la casa.

¿Sabías que…

cuando el pudin se sirve como postre, normalmente suele ir acompañado de una pequeña porción de nata fresca o helado?

El budín o pudin (del inglés pudding), es uno de los postres más populares de la cocina británica. Los expertos e historiadores de la comida sitúan su origen hacía principios del Siglo XII. Inicialmente, todo pudin se elaboraba con trozos de pan viejo, y era considerado un postre de gente sin recursos, puesto que se preparaba para aprovechar los restos de pan duro. Fue a medida que la clase media tuvo acceso a ingredientes menos asequibles en la época (huevos, leche, harinas varias, frutas frescas o desecadas, azúcar, etc.) que el pudin se tornó en una creación más sofisticada, convirtiéndose por ejemplo, en la receta que te proponemos al finalizar esta breve introducción.

Si bien el pudin de pan sigue siendo una buena forma de sacar partido al pan sobrante, se ha ganado la reputación de ser un alimento elegante y reconfortante, ya que tras haber arrojado sus humildes raíces, frecuentemente es servido como artículo de postre destacado en numerosos establecimientos de moda.

¿Sabías que…

a día de hoy, el pudin aparece habitualmente en la carta de los menús de postres de los restaurantes más lujosos?

En la actualidad existen muchas versiones de éste postre; en su sentido más general suele ser dulce y se puede utilizar en su preparación, tanto pan del día anterior, como bollería (cruasanes, brioches, etc.) u otros ingredientes menos comunes, a modo de harina de frutos secos o similares; que actúan como absorbentes. Todo ello aglutinado con huevo, leche, nata, endulzante natural al gusto del chef (preferiblemente no refinado y que soporte las altas temperaturas de la cocción sin modificar su sabor y estructura) y aderezado con frutas diversas (frescas o deshidratadas), pedazos de chocolate etc. Las posibilidades para éste platillo son infinitas, ya que el cocinero puede variar el tipo de cereal (simple o compuesto) y cualquier ingrediente que desee agregar.

Aunque es menos habitual, también existen variedades no dulces (salada o picante) que suelen formar parte de una comida principal.

¿Sabías que…

a mediados del siglo XX este postre perdió toda su popularidad y los cocineros le perdieron casi por completo su interés? Pero hoy en día, gracias a grandes y célebres chefs británicos como Jamie Oliver o Delia Smith, vuelve a estar entre los más apreciados de la población; además, como ya se a dicho, de ser servido en los mejores restaurantes de cocina, tanto británica, como de otras partes del mundo.

Para esta ocasión, en nuestra cocina hemos elaborado un exquisito pudin de manzana y almendra, al que hemos dado una preciosa forma de tarta con un molde redondo de 24cm de diámetro. Proporcionándole con ésta característica presentación, un aire más atractivo y distinguido. Con ello, también se le ha otorgado el máximo protagonismo a la manzana; una fruta muy versátil con infinitas posibilidades en cuanto a gastronomía se refiere.

La manzana puede ser empleada tanto en recetas dulces como en platos salados. Además, es una fruta muy interesante si analizamos su perfil nutricional.

En los próximos párrafos podrás leer cierta información detallada a cerca de las manzanas, sustraída y debidamente contrastada con varias fuentes de información.

La manzana es un fruto muy sabroso, tiene su origen en el centro de Asia y se remonta al Neolítico; existiendo en la actualidad alrededor de 2.000 variedades diferentes de esta clase de fruta.

El árbol de la manzana (manzano) puede crecer hasta 8 metros de altura, se caracteriza por poseer hojas simples de bordes dentados y sus flores están compuestas por pétalos de color blanco con matices ligeramente rosados.

Esta fruta crece todo el año, aunque su período de maduración natural es desde finales de agosto hasta principios de septiembre. Tras recogerse el fruto, las manzanas se almacenan en ambientes húmedos y a bajas temperaturas.
SONY DSCDesde el punto de vista nutritivo, la manzana es una fruta completa y enriquecedora para la dieta.

El 85% del peso de una manzana es agua, por lo que resulta muy refrescante e hidratante, el resto se compone de hidratos de carbono, vitaminas y minerales.

Los nutrientes más abundantes que posee después del agua, son azúcares, en mayor parte fructosa (azúcar de la fruta) y en menor proporción, glucosa y sacarosa, de rápida asimilación en el organismo.

Esta fruta contiene muy poca grasa y proteína, y una gran cantidad de potasio, cítrico y  cítrico málico.

Éteres, taninos, alcoholes y aldehídos también están presentes, tanto en la pulpa como en la piel de la manzana, indistintamente de su color (verde, amarilla o roja), así como un gran número de terpenos, que crean los olores y sabores de manzanas infinitas y diversas.

Es fuente discreta de vitamina E o tocoferol (posee acción antioxidante, que interviene en la estabilidad de las células sanguíneas como los glóbulos rojos y en la fertilidad) y aporta una escasa cantidad de vitamina C.

Es rica en fibra, que mejora el tránsito intestinal y entre su contenido mineral destaca el potasio (necesario para la transmisión y generación del impulso nervioso y para la actividad muscular normal, interviene en el equilibrio de agua dentro y fuera de las células).

El contenido moderado en potasio de las manzanas también las convierte en una fruta diurética, recomendada en el tratamiento dietético de diversas enfermedades cardiovasculares, como la hipertensión arterial u otras enfermedades asociadas a retención de líquidos. No obstante, el aporte de este mineral está restringido en caso de insuficiencia renal, por lo que el consumo de manzanas en estos casos se ha de tener en cuenta.

Las extraordinarias propiedades dietéticas que se le atribuyen a esta fruta, se deben en gran medida a los elementos fitoquímicos que contiene, entre ellos, flavonoides y quercetina, con propiedades antioxidantes.

manzanas
Composición por 100 gramos de producto comestible

Es la fruta por excelencia, ya que es bien tolerada por la mayoría de personas, y combina perfectamente con otros tipos de alimentos. En su composición alimenticia no hay nutrientes que destaquen especialmente, por lo que resulta difícil imaginar las extraordinarias propiedades dietoterapicas que ofrece.

Las propiedades antioxidantes de la manzana se deben a los elementos fitoquímicos que contiene, más abundantes en la piel, en concreto, polifenoles (quercitina, flavonoides). Los antioxidantes neutralizan los radicales libres, reduciendo o incluso evitando parte de los daños que estos provocan en el organismo. Los radicales libres aumentan las peligrosas acciones del colesterol LDL, que puede dar lugar a la formación de aterosclerosis, al acumularse en los vasos sanguíneos; pueden producir una alteración genética y dañar proteínas y grasas corporales, reduciendo la funcionalidad de las células y contribuyendo a aumentar el riesgo de cáncer. Por tanto, dada su composición en sustancias antioxidantes, las manzanas están especialmente recomendadas en dietas de prevención de riesgo cardiovascular, enfermedades degenerativas y cáncer.

¿Sabías que…

hoy se sabe con certeza de la existencia y la función de algunos de los componentes de esta fruta, que le confieren la doble particularidad de actuar como alimento astringente o laxante, según cómo sea consumida? La manzana cruda y con piel es laxante, es decir, útil para tratar el estreñimiento, y la manzana pelada, rallada y oscurecida, tiene el efecto contrario en nuestro organismo y resulta astringente.

Quizá la propiedad más conocida de la manzana sea su acción reguladora intestinal. Si se consume cruda y con piel es útil para tratar el estreñimiento, ya que se aprovecha la fibra insoluble presente en la piel, que promueve y estimula la actividad intestinal.

Igualmente, la manzana es una fruta muy rica en pectina, fibra soluble. Solamente una quinta parte de la pectina de la manzana se encuentra en la piel de la fruta, el resto se halla en la pulpa, por lo que al pelarla se perdería una buena cantidad. La pectina tiene la particularidad de retener agua, y se le atribuyen efectos benéficos en caso de diarrea, ya que hace más lento el tránsito intestinal. Además, la manzana es, después del membrillo, una de las frutas más ricas en taninos, sustancias con propiedades astringentes y anti-inflamatorias. Algunas de las acciones de los taninos son secar y desinflamar la mucosa intestinal (capa que tapiza el interior del conducto digestivo), por lo que resultan eficaces en el tratamiento de la diarrea. Los taninos se reconocen rápidamente por la sensación áspera que producen al paladar. No obstante, los taninos aparecen cuando se deja oscurecer la pulpa rallada de una manzana.

Sabías que…

a pesar de que siempre se le ha atribuido a la manzana la particularidad de que tomada como postre contribuye a reducir la formación de placa y evitar la caries, no sería correcto usarla como un sustituto del cepillo de dientes? No se debe pasar por alto que contiene azúcares y ácidos, que podrían deteriorar y dañar el esmalte de forma irreversible.

El ácido oxálico que contiene la manzana puede formar sales con ciertos minerales como el calcio y formar oxalato cálcico, por lo que su consumo se ha de tener en cuenta si se padecen este tipo de cálculos renales, ya que se podría agravar la situación. No obstante, gran parte de dicho ácido se pierde mediante el cocinado de la manzana.

Para finalizar, se ofrece un resumen de lo visto anteriormente, enumerando las principales y más destacadas propiedades de la manzana, ya que en este sentido, nutricionistas y expertos en la materia, afirman que son diversos los beneficios que aporta la manzana en la dieta diaria.

  1. Combate el estreñimiento (cuando se consume cruda y con piel).
  2. Una manzana al día puede combatir el asma.
  3. La piel de manzana tiene propiedades anti-tumorales.
  4. Es un remedio natural para la diarrea (cuando se consume sin piel, rallada, ennegrecida o cocida).
  5. Las manzanas ayudan a disminuir la glucemia (niveles de azúcar en sangre) y, como consecuencia, la diabetes.
  6. Purifican el cuerpo (efecto detoxificante).
  7. Previenen niveles altos de colesterol, enfermedades del corazón y accidentes cerebrovasculares.
  8. Combate la falta de apetito, cansancio y nerviosismo.
  9. Hace más fácil la digestión, protege las membranas de la mucosa bucal y del intestino.
  10. Ayuda en el fortalecimiento de uñas y cabello.
  11. En el uso cosmético sirven para tonificar la piel, suavizar y prevenir la aparición de arrugas.
Texto inspirado y desarrollado a través de las consultas realizadas a las siguientes fuentes de información: Wikipedia, Whole Kitchen, Revista médica Ocronos, Comecon salud, Erosky Consumer, Club salud natural, Saludterapia, Muy fitness y Notas dentales.

pudin de almendra y manzana 1.JPG

Ingredientes (para 10-12 raciones en molde desmontable de tarta de 24cm de diámetro):

  • 3 Manzanas Golden (500-600 Gramos)
  • 3 Huevos
  • 120 G Azúcar o su equivalencia en otro tipo de endulzante natural (que soporte las altas temperaturas de la cocción sin modificar su sabor y estructura)
  • 160 G Nata de leche de vaca mínimo 35% MG
  • 60 G Harina de almendra
  • 50 G Uvas pasas rubias
  • 40 G Harina de trigo u otra de similares características
  • 35 G Mantequilla más una nuez para engrasar el molde
  • Guindas rojas y almendra laminada (opcional)
  • Zumo de un limón recién exprimido
  • Canela en polvo

Elaboración:

Precalentar el horno a 180° C con calor en la parte superior e inferior. Al mismo tiempo, situar la rejilla del horno a media altura.

Disponer un molde desmontable de 24cm de diámetro sobre la mesa de trabajo y engrasarlo por completo con una nuez de mantequilla. Tras ello, cubrir la base con un trozo de papel de horno adaptado a sus dimensiones.

Lavar y pelar dos manzanas (reservar la tercera). Retirarlas el corazón, laminarlas con un cuchillo o mandolina y rociarlas con un poco de zumo de limón recién exprimido.

Fundir los 35 gramos de mantequilla en una sartén y añadir la manzana laminada. Bajar el fuego y dejar que se cocinen hasta que queden tiernas, sin llegar a deshacerse (el tiempo estimado será de aproximadamente diez minutos). Mover la manzana de vez en cuando para asegurar una cocción uniforme.

Colocar los huevos (desechando la cáscara que los protege) en un recipiente amplio, tipo bol. Añadir el endulzante natural y batir con una varilla de mano hasta que toda la preparación quede lisa y homogénea.

Incorporar la nata y batir de nuevo.

Agregar la harina de grano junto a la harina de almendra, y batir de nuevo la mezcla.

Adicionar la manzana y las pasas rubias y mezclar el compuesto con una espátula o lengua repostera, hasta que las frutas queden totalmente impregnadas por la pasta.

Verter toda la preparación en un molde desmontable de 24cm de diámetro u otro de similares características.

Lavar y pelar la manzana reservada. Retirarle el corazón, laminarla con un cuchillo o mandolina y rociar con un poco de zumo de limón recién exprimido.

Colocar todas las láminas de manzana sobre la preparación anterior, acostadas parcialmente unas encima de las otras, a modo de decoración.

Cuando el horno haya alcanzado la temperatura programada, llevar el pudin de manzana y almendra a su interior, situándolo sobre la rejilla que inicialmente se coloco a en la parte central.

Hornear la preparación durante 35 minutos, o hasta que quede cuajada pero jugosa.

Cuando el pudin de manzana y almendra haya enfriado lo suficiente, guardarlo en la nevera durante un mínimo de cuatro horas, siendo aconsejable alargar el tiempo de reposo durante toda una noche (cogerá más consistencia y su sabor se acentuará).

Pasado el tiempo de espera, desmoldar el pudin de almendra y manzana. Para ello, pasar por el perfil del molde una guía o cuchillo de punta, con cuidado de no dañar la superficie del molde. Después, desajustar el aro y retirarlo.

Para finalizar y de forma totalmente opcional, terminar decorando el pudin de manzana y almendra con un baño de sirope espeso, gelatina de manzana o mermelada de albaricoque, unas almendras laminadas y algunas guindas rojas.

Recordar que para servir el pastel como un postre distinguido, lo más apropiado es emplatarlo en porciones individuales y decorarlas con una nuez de nata fresca o helado a su elección.

PASTAS RELLENAS DE FRUTA DESHIDRATADA

PASTAS RELLENAS DE FRAMBUESA 5.5.JPGEn el día de hoy, les deleitamos con estas sorprendentes y exquisitas pastas que hemos preparado en el obrador de Cosmopolitan cuisine. Se trata de unos dulces sencillos, elaborados con ingredientes básicos: harina, aceite, mantequilla, huevo, yogur y endulzante natural. Además, en su interior albergan un jugoso relleno de pasta de frutas naturales deshidratadas.

Aunque para confeccionar el centro de las pastas se pueden utilizar otras variedades de frutas deshidratadas: uvas pasas, ciruelas, dátiles, orejones etc., recomiendo especialmente para esta receta, que las protagonistas sean las fresas o las cerezas; y no solo por su llamativo y atractivo color, también por su característico sabor dulce con matices ligeramente ácidos.

Destacar que salvo en la decoración final, que es algo totalmente optativo, se trata de una elaboración sin azucares refinados y apta para todo tipo de personas, incluidas las que por intolerancias o diagnóstico médico, tienen restringido este tipo de alimento.

Desde que el azúcar fue sometido a juicio popular, se convirtió en uno de los enemigos más perjudiciales para la salud, debido a los malos efectos que su abuso podría causar en el cuerpo humano; generando en multitud de personas cierto recelo hacia los alimentos dulces, como es en el caso de las frutas deshidratadas.

Pero… ¿Se debe evitar su consumo, o se trata de un alimento saludable? ¿Son equiparables a las frutas frescas, o pierden nutrientes en el proceso de secado? Para despejar este tipo de cuestiones, desde Cosmopolitan cuisine hemos investigado y recabado cierta información al respecto; reflejando en los próximos párrafos, un breve resumen de las características más destacadas de las frutas deshidratadas: si sus cualidades se mantienen o cambian con la deshidratación, cómo éste proceso influye en la calidad final del alimento, sus propiedades, nutrientes y otras muchas de sus peculiaridades.

Las frutas deshidratadas son frutas naturales sometidas a un proceso de secado, en el cual se elimina casi por completo su contenido en agua, manteniendo en mayor medida todos sus beneficios y propiedades; como  proteínas, vitaminas, fibra, hidratos de carbono, minerales etc.

SONY DSCEl consumo de frutas deshidratadas ha aumentado notablemente en los últimos años,  impulsado en mayor medida por el sector vegetariano, vegano y healthy; pero no se trata de un invento reciente. Este alimento ya formaba parte de la dieta habitual de las diferentes culturas que habitaron las zonas del Mediterráneo y Oriente Medio hace miles de años: desde Mesopotamia hasta la Antigua Roma, pasando por el Antiguo Egipto. Dátiles, higos y uvas pasas, entre otros, ya se utilizaban por aquél entonces como ingrediente en la cocina, o simplemente como un rico y sano tentempié.

¿Sabías que…

muchas personas miran a las frutas deshidratadas con desconfianza, porque piensan que al ser dulces, pueden contener mucha cantidad de azúcar y en consecuencia  engordar o provocar problemas de salud? Pues si en algún momento fueron ustedes los que pensaron de ese modo, con la lectura de éste artículo cambiarán por completo su opinión, ya que los expertos nutricionistas y las evidencias científicas actuales, confirman que tienen cabida en una dieta balanceada, asegurando que son muy beneficiosas y saludables para el buen funcionamiento del organismo.

El consumo habitual de frutas deshidratadas, se asocia a la prevención de enfermedades metabólicas, enfermedades cardiovasculares y diabetes del tipo 2. Quizás esto último sea lo más sorprendente, dado su alto contenido en azúcar, pero hay que considerar que tienen un índice glucémico medio o bajo (dependiendo de la variedad), debido entre otras cosas, a que también contienen una porción notable de fibra.

Otros compuestos que se encuentran en las frutas deshidratadas son vitaminas, minerales y otras sustancias muy gratas como son los antioxidantes. Es decir, su composición es similar a la de las frutas frescas a partir de las que se obtienen. La principal diferencia es que tienen mucha menos cantidad de agua, así que los compuestos están más concentrados, y por lo tanto la densidad energética es mayor. Esto hay que tenerlo en cuenta para no ingerir cantidades desmesuradas.

¿Sabías que…

al no contener agua, las frutas deshidratadas reducen en gran medida su tamaño y se convierten en un aperitivo hipercalórico rico en nutrientes, conteniendo ½ taza de fruta deshidratada el doble de carbohidratos que una taza de fruta fresca?

Las frutas deshidratadas son unas proveedoras muy ricas en vitaminas y minerales, bajas en sodio y sin grasa, que si se consumen en una alimentación saludable, pueden resultar de gran ayuda para la energía y el bienestar de organismo. Sin embargo, es necesario resaltar que durante el proceso de deshidratación las frutas frescas pierden alrededor del 20% de su contenido en vitamina A y vitamina C, pero conservan intacto su contenido en vitamina B y minerales esenciales, que permanecen al 100% después de la deshidratación, asegurando una buena fuente rica en hierro, potasio, magnesio y zinc.

¿Sabias que…

se puede estimar lo que se considera una ración adecuada, haciendo una equiparación con las frutas frescas? Es decir, si habitualmente se ingiere un racimo de 30 uvas, el equivalente serían 30 pasas.

Además, gracias al proceso de deshidratación, estas frutas se mantienen en perfecto estado de conservación durante mucho más tiempo que las piezas de frutas frescas.

En general, todas las variedades de frutas pueden ser deshidratadas, pero las más comercializadas y, por ende las más consumidas son: uvas pasas, dátiles, ciruelas, higos, cerezas, albaricoques, fresas…

Estos ejemplos de frutas suelen secarse de manera 100 % natural, es decir, al sol o a través de secadores, y no poseen aditivos, por lo que son prácticamente igual de saludables que las frutas frescas y se denominan “frutas deshidratadas tradicionales”.

No obstante, en el mercado existen otras variedades de frutas deshidratadas, llamadas “frutas secas confitadas o escarchadas” que suelen venderse empapadas en azúcares refinados u otros derivados antes de su secado, y debido a su elevado contenido de azúcar, son un snack mucho menos saludable.

¿Sabías que…

tomando consciencia de lo descrito anteriormente, siempre se deben de escoger las versiones de frutas deshidratadas lo menos procesadas posible? Es decir, tradicionales; aquellas en cuya lista de ingredientes solo figuren frutas y no cualquier otro nombre que se refiera a algún tipo de endulzante, conservante, colorante artificial u otras sustancias que de alguna manera, puedan alterar su valor nutricional.

Para producir las frutas deshidratadas, hay que extraer la mayor parte de su contenido en agua, lo que se hace habitualmente es calentar las frutas frescas de algún modo que permita evaporarla a través de determinadas técnicas de secado o deshidratación. Esto provoca varios efectos. Por un lado, permite alargar su vida útil, porque evita o dificulta el desarrollo tanto de reacciones de deterioro, como de microorganismos alterantes y patógenos. Además, se consigue reducir el tamaño y el peso del producto, lo que facilita el envasado, el transporte y el almacenamiento, a la vez que abarata su coste. El proceso también modifica las características organolépticas de las frutas: se producen cambios en el color, debido a reacciones de pardeamiento; en el sabor, sobre todo por la concentración de azúcares; y en la textura, que se vuelve gomosa a consecuencia de la pérdida de agua.

Todos estos cambios que caracterizan a las frutas deshidratadas son deseables, al menos hasta cierto punto. Y es que si el proceso no es el adecuado o no se desarrolla del modo correcto, los resultados podrían ser desastrosos, ya que afectarían a todo lo mencionado en el párrafo anterior, y lo mismo sucedería con el perfil nutricional.

En definitiva, la calidad final de las frutas deshidratadas dependerá de cómo se lleve a cabo el proceso de elaboración.

SONY DSCEn la siguiente tabla se muestra el contenido de azúcar y las calorías por 100 gramos de producto, que aportan las variedades de frutas deshidratadas más vendidas en el mercado:

FRUTA DESHIDRATADA AZÚCARES CALORÍAS
Cereza 85 gramos 358 Kcal
Arándano 63 gramos 338 Kcal
Albaricoque o melocotón 39 gramos 179 Kcal
Uvas pasas sultanas 67 gramos 295 Kcal
Ciruela 34 gramos 253 Kcal
Dátil 59 gramos 310 Kcal
Fresa 79 gramos 343 Kcal
Higo 55 gramos 317 Kcal
Plátano 21 gramos 517 Kcal
Papaya 80 gramos 351 Kcal
Mango 63 gramos 359 Kcal
Melón 80 gramos 358 Kcal
Piña 82 gramos 341 Kcal
Kiwi 71 gramos 353 Kcal
Naranja 68 gramos 308 Kcal

Como se ha podido observar, las frutas deshidratadas concentran mucha más azúcar que los ejemplares frescos, y por ello, sus calorías son notablemente superiores. Sin embargo, continúan siendo una opción muy recomendable cuando se precisa la ingesta de dulces nutritivos, naturales y sabrosos.

¿Sabías que…

si buscas dulces naturales, que además de azúcar ofrezcan minerales, vitaminas, fibra y que no sumen considerables calorías a tu dieta, las frutas deshidratadas pueden ser una de las mejores opciones en cualquier momento del día?

Llegados a éste punto, nos cuestionaremos si la fruta deshidratada engorda, y francamente, no existe una respuesta afirmativa ni negativa a esta pregunta. La respuesta dependerá del estilo de vida y de los hábitos de la persona que se nutre de la fruta deshidratada. Por lo tanto: la fruta deshidratada no engorda si se lleva una alimentación equilibrada, rica en vegetales, proteínas y grasas saludables. Se realiza una rutina de ejercicio cardiovascular y de pesas varias veces por semana. Se consumen moderadamente, en las porciones adecuadas y recomendadas para recibir sus aportes nutritivos, y no como un alimento de libre consumo para picar o calmar la ansiedad.

SONY DSCA continuación, se muestran algunos de los beneficios más destacados de las frutas deshidratadas, que como ya hemos comentado, se trata de un alimento con una elevada concentración de nutrientes y numerosos compuestos vegetales; principalmente antioxidantes. Ambas características otorgan a las frutas deshidratadas una serie de ganancias y propiedades saludables que han sido confirmadas por la ciencia.

En primer lugar, destacar que reducen el riesgo de padecer cáncer. Dos de los factores de riesgo de cáncer, son el estrés oxidativo y la inflamación crónica, que pueden reducirse considerablemente mediante el consumo de la fruta deshidratada. Esto es debido a su elevado contenido de sustancias antioxidantes, en su mayoría polifenoles, vitaminas y minerales (las frutas deshidratadas poseen importantes propiedades antioxidantes y antiinflamatorias). Asimismo, los expertos han confirmado que los compuestos bioactivos presentes en la fruta deshidratada, como las antocianinas, acetogeninas, catequinas, cumarinas, ácidos fenólicos etc. hacen que este aperitivo sea un método prometedor de prevención contra el cáncer.

¿Sabías que…

en el año 2000, la OMS estimó que el bajo consumo de frutas y verduras fue el origen de cerca de 2,7 millones de muertes en el mundo?

También es un hecho científico debidamente confirmado, que el consumo regular de fruta deshidratada previene el riesgo de sufrir enfermedades cardíacas, gracias a los varios mecanismos de actividad antioxidante y al efecto cardio protector de algunos minerales y vitaminas que se encuentran en ellas. Un claro ejemplo, es el elevado contenido en potasio que contienen esta clase de frutas, ayudando a regular el nivel de tensión arterial y reduciendo así, el riesgo a padecer enfermedades del corazón. Asimismo, los estudios aseguran que el consumo de fruta deshidratada afecta positivamente en el metabolismo del colesterol y los marcadores de inflamación, lo que se traduce en una notable protección contra enfermedades cardiovasculares .

Además, las frutas deshidratadas son una buena fuente de fibra. Un carbohidrato no digerible, esencial para el organismo. Una dieta rica en fibra posee varios beneficios esenciales para la salud. Por un lado, los alimentos ricos en fibra mejoran el tránsito intestinal previniendo el estreñimiento, contribuyen a bajar los niveles de colesterol, fomentan la microflora del colon y reducen la glucosa y la insulina. Por otro lado, algunos tipos de fibra también ayudan a reducir el apetito y favorecen la pérdida de peso.

Las frutas deshidratadas también son aptas para personas diabéticas, ya que su elevado contenido en fibra y antioxidantes polifenoles poseen un índice glucémico entre bajo y medio.

¿Sabías que…

el índice glucémico es la rapidez con la que los alimentos causan picos en los niveles de glucosa después de una comida? Un índice glucémico bajo está asociado a múltiples beneficios saludables y es muy adecuado para las personas diabéticas.

A continuación, se presentan los valores que son considerados como índice glucémico alto, medio o bajo, y se analizan algunos ejemplos de frutas deshidratadas:

  • Índice glucémico alto: más de 70.
  • Índice glucémico medio: 56-69.
  • Índice glucémico bajo: menos de 55.
FRUTA ÍNDICE GLUCÉMICO
Uvas pasas 52
Dátiles 39
Higos deshidratados 61
Albaricoques deshidratados 30
Ciruelas pasas 29
Melocotones deshidratados 35
Manzanas deshidratadas 29

En otras palabras, el consumo de frutas deshidratadas, ayuda a bajar los niveles de glucosa en sangre y previene la aparición de diabetes.

SONY DSCIgualmente, se ha demostrado que la fruta deshidratada fortalece y protege los huesos contra enfermedades, reduciendo la pérdida de hueso que provocan ciertas enfermedades óseas como la osteoporosis. Lo corroboran los diferentes estudios tanto en animales como en seres humanos, que prueban que el consumo de frutas deshidratadas no solo ayuda a prevenir la pérdida de hueso, sino que también podrían revertirla. Además, las frutas deshidratadas suelen tener grandes cantidades de nutrientes involucrados en la salud ósea, como el calcio, el magnesio, el boro o la vitamina K.

En lo que a gastronomía se refiere, las frutas deshidratadas son un ingrediente muy recurrente y versátil, por lo que podrían ser utilizadas como ingrediente principal o complementario, en la realización de múltiples platillos de cocina y repostería. También se pueden consumir tal cual, como postre o tentempié. Además, son unas sustitutas ideales a las clásicas gominolas y golosinas, gracias a su llamativo color y a su dulce sabor.

A continuación, podrás leer y practicar la receta de unas exquisitas pastas rellenas de frutas deshidratadas, que además de ser muy atractivas visualmente, quedan deliciosas.

Texto inspirado y desarrollado a través de las consultas realizadas a las siguientes fuentes de información: Eroski Consumer, Nutricion sin mas, Benbo Gourmet, vitonica, Onsalud, Wikipedia y Ocu

PASTAS RELLENAS DE FRAMBUESA 4.4.JPGIngredientes:

Masa;

  • 320 G Harina de trigo
  • 75 Ml Aceite de oliva virgen extra (hojiblanca)
  • 65 G Mantequilla de leche de vaca en pomada
  • 20 G Stevia o su equivalencia de otro edulcorante al gusto (que soporte las altas temperaturas sin modificar su estructura ni su sabor)
  • 1 Huevo campero talla S
  • 60 G Yogur Griego Natural
  • 4 G Levadura Royal (1/4 sobre)

Relleno;

Decoración y acabado (opcional);

  • Azúcar glacé antihumedad para cubrir las galletas (se vende en tiendas especializadas de repostería y por internet).

Elaboración:

  • Relleno:

Poner las cerezas o las fresas en un recipiente profundo, cubrir con agua y dejar reposar entre dos y cuatro horas.

Cuando las frutas se hayan hidratado y presenten una textura tierna y gomosa, escurrir el exceso de líquido (sin tirarlo) y trocearla.

Tras ello, poner los frutos rojos dentro de un vaso batidor o procesador de alimentos, preferiblemente potente y apropiado para pequeñas cantidades de alimento.

Triturar hasta obtener una pasta homogénea con una estructura densa (si fuese necesario añadir liquido para facilitar el proceso, utilizar un pequeña cantidad de agua de la “maceración” de las cerezas o las fresas) y reservar.

  • Masa:

En un cuenco amplio, poner la mantequilla a temperatura ambiente con el endulzante natural.

Añadir el huevo, el aceite, el yogur, y mezclar bien.

Incorporar poco a poco el harina con la levadura cernidos, y aglutinar todos los ingredientes hasta obtener una masa lisa y homogénea.

Después, colocar la masa en el interior de un tupper hermético, o cubrirla con un trozo de plástico film transparente apto para el uso alimentario.

Tras ello, dejar que la masa repose en un lugar fresco y seco, alrededor de 30 minutos.

Cuando haya transcurrido la mitad del tiempo de reposo de la masa, encender el horno a 180°C con calor en la parte superior e inferior.

Acto seguido, disponer sobre la mesa de trabajo una bandeja de horno antiadherente, o cubrir una bandeja de horno convencional con una lámina de papel sulfurizado o siliconado. En éste caso, también son muy efectivas las planchas silpat.

Finalizado el tiempo total de reposo de la masa, amasar de nuevo (ligeramente), y dividir el compuesto en porciones de 20 o 30 gr cada una.

Luego, aplastar levemente las bolas de masa y disponer una pequeña porción de pasta de frutos rojos en el centro.  Sellar bien y formar una única bola, encerrando el relleno en el interior de la pasta.

SONY DSCConcluido el procedimiento anterior, colocar un plástico film transparente de uso alimentario sobre un molde de silicona para galletas o magdalenas (medidas de las cavidades de 5 x 3 cm). Disponer las bolitas dentro los huecos del molde, y aplastar muy bien con la mano, para que coja la forma que le proporcionará el modelo seleccionado. De éste modo, se lograrán unas pastas uniformes. Si no se dispone de éste material, dar forma a las galletas con las manos, no quedarán perfectas, pero igualmente lucirán preciosas.

Si se utilizó un molde para dar forma a las piezas, sacar la masa del interior de las cavidades, ayudándose del plástico film transparente de uso alimentario, y seguidamente disponer las pastas encima de la bandeja de horno.

Si se trabajo la forma de las pastas con las manos, tras modelar las piezas, colocarlas directamente sobre la bandeja de horno.

Una vez el horno haya alcanzado la temperatura adecuada, meter la bandeja dentro del horno, quedando ésta a media altura, y hornear las pastas entre 12 o 17 minutos (el tiempo de horneado es orientativo y dependerá de cada tipo de horno), siempre vigilando que no se quemen. Solamente han de dorarse suavemente.

Cuando las galletas estén ligeramente tostadas, sacarlas del horno y dejarlas enfriar sobre la bandeja.

Después, cubrirlas con abundante azúcar glas (opcional) y servir.

Para conservar las pastas rellenas de frutas deshidratadas, se pueden almacenar en el interior de una caja metálica, o de un recipiente hermético apto productos alimentarios. De ese modo se mantendrán en perfectas condiciones durante varios días.

BOCADITOS DE COCO O COCADAS

coquitos 6.JPGEn el día de hoy, cosmopolitancuisine abre sus puertas para dejar escapar el agradable aroma que desprenden estos mini coquitos. Se trata de un bocado exquisito, con una textura suave, delicada y un ligero toque crujiente aportado por el chocolate, que no puede ser más acertado para esta receta. En casa, este dulce nos ha enamorado por su sencillez y dulzura. Es perfecto para darse un capricho a media tarde, tras un sueño ligero; o para deleitarse con su fragante sabor a cualquier hora del día. Su bonita presencia y su pequeño tamaño, lo convierten en el detalle ideal para llevar a cualquier fiesta o evento social, o simplemente para regalar como un dulce gesto de agradecimiento.

Los bocaditos de coco, son un dulce típico de España. Tradicionalmente se suelen preparar para presentarlos en celebraciones festivas de algunas regiones, pero también es habitual encontrarlos durante todo el año en prestigiosas pastelerías de Madrid, Barcelona y del norte peninsular. Por ejemplo, son muy famosas las cocadas de Villa de Almazán, situada en la provincia de Soria, las cuales os animo a probar si pasáis por allí. Además de ser unos dulces tradicionales en muchas comarcas de la península ibérica, también lo son en muchos otros países de habla hispana y portuguesa, entre los mas destacados se encuentran: Argentina, Brasil, Colombia, Costa Rica, Perú o República Dominicana.

Su elaboración es diferente según la zona en la que se confeccionen. Pero en cualquier caso, se trata de una preparación simple y con una reducida lista de ingredientes. Siendo el coco, la fruta protagonista e imprescindible en esta receta.

Igualmente, dependiendo del lugar donde se fabriquen, éste suculento bocado se denomina de distinta manera, en algunos sitios son llamadas Sultanas de coco, en otros Cocadas, Bolitas de coco, Besitos de coco o Coquitos…

Su exterior es sólido y crujiente. En cambio, su interior ofrece una textura tierna y fibrosa; debido en mayor medida a su ingrediente más destacado: la ralladura de coco.

Si cómo ocurre en muchas otras ocasiones, estás interesado y te suscita curiosidad el origen, la extracción, su uso culinario y otro tipo de peculiaridades referentes al cocoantes de detallar la receta de los “Coquitos”, puedes echar un vistazo al texto que te ofrecemos a continuación. En él se han plasmado un conjunto de ideas contrastadas con varias fuentes de información, que te pueden resultar muy útiles y enriquecedoras en cuanto a sabiduría se refiere.

El coco es una fruta exótica y refrescante extraída del cocotero, la palmera más cultivada a nivel mundial, y su fruto se encuentra disponible durante todo el año.

El lugar de origen del coco es incierto, ya que existen diferentes opiniones al respecto; muchos consideran que proviene de Asia del Sur, otros dicen que es del noroeste de Sudamérica. Asimismo, registros fósiles hallados en Nueva Zelanda indican que plantas similares más pequeñas, crecieron allí hace más de 15 millones de años. También, existen fósiles antiquísimos descubiertos en varios puntos de la India.

¿Sabias que…

el coco es capaz de salir indemne de largos viajes a la deriva por el mar, chocando con las rocas e incluso, puede sobrevivir tal cual a un incendio que lo deje todo calcinado?

El coco inmaduro es de color verde, tiene un diámetro de hasta 30 cm y un peso de aproximadamente 2,5 Kg. Está recubierto por una cáscara gruesa, con una capa externa e impermeable parecida al cuero. Debajo posee un hueso central y otra envoltura fibrosa, que al secarse adquiere un aspecto peludo; en cuyo interior se encuentra la semilla, formada por una pulpa blanca, que es la parte comestible.

El coco es un alimento que principalmente ha sido redescubierto por la nueva cocina ecológica y vegana, gracias a sus múltiples virtudes y a su versatilidad gastronómica.

El principal producto exportado desde las distintas zonas de cultivo es la copra sin procesar (carne de coco partida en pedazos y desecada; de ella se extrae el aceite de coco y otros derivados). En ciertos países europeos, su mejor recurso se encuentra en la pulpa de coco fresco; el protagonista indiscutible de ferias o verbenas, y de común uso en múltiples preparaciones de cocina y repostería artesanal e industrial. El mercado más interesante tanto en Asia como en Europa y Norteamérica, es el agua y la leche de coco (envasada); de gran aceptación y con mayor demanda cada año.

¿Sabias que…

el nombre del “Coco” proviene de la era de los descubrimientos (período histórico que dio comienzo a inicios del siglo XV y se extendió hasta principios del siglo XVII)? Pues a los exploradores portugueses que lo trajeron a Europa, su superficie marrón y peluda con sus tres agujeros, les recordaba a una cara; como la del fantasma de las historias sobre el Coco, que se les cuenta en España y Portugal a los niños pequeños para asustarles.

El coco es considerado un fruto de alto rendimiento, ya que de él se extraen multitud de productos beneficiosos para la salud. Se puede beber el agua que posee en su interior o se puede comer su pulpa fresca, y mediante una serie de procesos mecánicos sencillos, se pueden obtener el aceite, la manteca, la leche y la harina coco. Además, de las flores de la palmera se consigue el azúcar de coco y un interesante sirope dulce con un ligero sabor a coco.coquitos 1.JPGLas propiedades de ésta fruta son múltiples. Entre otros, contiene un elevado número de vitaminas y minerales: potasio, calcio, fósforo, magnesio, hierro y vitaminas E, C y del grupo B, en menor proporción.

¿Sabías que…

las vitaminas y los minerales a pesar de que no aportan energía, forman parte de los nutrientes esenciales? Se denominan micronutrientes porque los necesitamos en pequeñas cantidades (miligramos o microgramos), pero son indispensables para el buen funcionamiento del organismo, porque intervienen en numerosas reacciones metabólicas; ayudan a la reparación de tejidos, al crecimiento y a la defensa de las enfermedades.

La composición nutritiva del coco varía a medida que éste madura. La pulpa contiene una baja cantidad de agua y al tratarse de una fruta, destaca por ser muy calórica. Alrededor de 100 gr de carne de coco crudo aportan aproximadamente 350 calorías, que proceden básicamente de sus 33 gr de grasas, de las cuales el 89% son saturadas. Es pobre en hidratos de carbono (6 gr por 100 gr) y en proteínas (4 gr en 100 gr), aunque ofrece grandes porcentajes en fibra (9 gr cada 100 gr), que contribuye a regular la motilidad intestinal, entre muchas otras funciones.

Tabla de composición nutricional (por 100 g de porción comestible)

Kcal (n)
Agua (mL)
Proteína (g)
Grasa (g)
Hidratos de carbono (g)
Fibra (g)
Potasio (mg)
Magnesio (mg)
Vit. C (mg)
Folato (mcg)
Vit. E (mg)
354,0
47,0
3,3
33,5
6,2
9,0
356,0
32,0
2,0
26,4
0,7

Su agua es una excelente bebida isotónica natural, que se obtiene especialmente de los cocos verdes cosechados con cinco o seis meses. Es muy ligera y aporta minerales y vitaminas. También azúcares y grasas en dosis insignificantes.

La harina de coco contiene mucha fibra y cero gluten. Siendo más escasa en hidratos de carbono (16%) que las harinas de cereales (70%), pero en su lugar aporta mucha fibra (un 40% del peso, por un 12% de la harina integral de trigo) y el doble de proteínas (26% frente al 13% de la harina de grano completo). La harina de coco es más grasa que la de cereales, pero si se usa en las proporciones adecuadas, no tiene por qué interferir negativamente en ningún tipo de dieta; especialmente en dietas de adelgazamiento.

¿Sabías que…

las personas con intolerancia al gluten tienen un valioso aliado en la harina de coco? Además, ésta harina es perfecta para elaborar repostería y panadería.

La leche de coco es grasa y espesa. Según su disolución, contiene entre un 15% y un 22% de grasa. El porcentaje es bastante inferior al que ofrece la leche de vaca entera, que se encuentra entre el 30% y el 35%, pero si se está a régimen, no es recomendable ingerir más de 60 ml diarios y debe consumirse siempre de calidad ecológica.

Las virtudes del coco son muy beneficiosas para el organismo y a menudo es considerado un superalimento.

La manteca de coco contiene manganeso y cobre (oligoelementos que estimulan el sistema inmunitario, regulan el azúcar en sangre, la reproducción, digestión, crecimiento oseo, coagulación sanguínea, etc). Igualmente, estudios sugieren que posee acción antimicrobiana, antiviral y antimicótica, por vía tanto interna como externa.

El coco maduro se compone en un 35% de aceite de coco, el único formado en más del 50% por ácidos grasos de cadena media, fácilmente digeribles. Se asimilan sin ayuda de la bilis, son solubles en agua y penetran sin problemas en el torrente sanguíneo y en el hígado, donde se transforman en energía y, en segundo lugar, en reserva de grasa, por lo que contribuyen menos a la obesidad que otras grasas.

Los efectos beneficiosos del aceite de coco, sólo se pueden atribuir al obtenido por presión en frío de cocos recién cosechados (preferentemente ecológicos), sin refinar, decolorar ni desodorizar, y envasado en vidrio, listo para ser utilizado.

Otro producto totalmente diferente, es el aceite de copra; que se extrae de la pulpa desecada al hervirla o mezclarla con disolventes. Este aceite se utiliza para fabricar jabones, o se hidrogena para emplearlo en la industria alimentaría como ingrediente en bollería, repostería, helados y platos preparados de baja calidad.

El coco no contribuye a un aumento de colesterol en sangre, por lo que su consumo no plantea ningún inconveniente para la salud, es más, enriquece nuestra alimentación con sustancias nutritivas. Es indiscutible que el 89 % de las grasas que contiene el coco son saturadas, del tipo que se asocia al colesterol elevado, pero su riqueza en ácido láurico produce que no sólo no eleve el colesterol malo (LDL), sino que lo reduce y aumenta el bueno (HDL), según un estudio publicado en The Philippine Journal of Cardiology.

Más allá de las investigaciones bioquímicas, están las pruebas históricas. El coco ha formado parte de la alimentación básica de los pueblos del Océano Pacífico que apenas conocieron el colesterol elevado, la obesidad, la diabetes o los infartos cardíacos o cerebrales, hasta que modificaron su dieta tradicional.

En hostelería el coco es un ingrediente versátil y valioso, que aporta gran sabor y aroma a diferentes platillos de cocina y repostería.

Para saber si un coco está en buen estado, basta con agitarlo. Si no se escucha el típico chapoteo de agua en su interior, es porque el coco está seco, demasiado maduro. En dichas condiciones la pulpa suele estar rancia.

A la hora de abrir el coco, conviene previamente retirar el agua que contiene en su interior. Para ello, se le puede practicar uno o dos orificios en los ‘ojos’ germinativos; con un cuchillo afilado, un clavo y martillo o un sacacorchos. La pulpa (parte comestible) se puede extraer, rompiendo el coco con un mazo o serrando con una herramienta apropiada. Después, se debe separar la cáscara de la pulpa, eliminar la piel marrón que la recubre (resulta indigesta), y lavar la pulpa con agua corriente. Así, se eliminarán los restos de cáscara y demás impurezas. Para conservarla, se debe colocar en un recipiente con agua y guardarla en la nevera, para evitar que se reseque y altere. Cambiando el agua a diario. De esa manera, se mantendrá en buenas condiciones hasta tres o cuatro días.

En países tropicales como Tailandia y cada día con más frecuencia en países occidentales, el aceite de coco se emplea para cocinar y hornear, porque resiste de forma adecuada a las altas temperaturas.

Al adquirir el agua de coco en tiendas de alimentación y lista para consumir, hay que tomar ciertas precauciones. No todas las aguas de coco que se comercializan son igual de puras y saludables. De hecho, el agua pura de coco, a la que se le pueden atribuir beneficios para la salud, es aquella recién sacada del fruto o envasada adecuadamente, sin añadidos. A muchos productos que se comercializan como tal, se les suele incorporar ácido ascórbico (vitamina C) como conservante, e incluso edulcorantes y otros aditivos. Tampoco es agua de coco auténtica, la que procede de concentrados.COQUITOS 3.3.JPGComo ya se ha comentado en párrafos anteriores, el coco es un fruto muy aprovechable en cuanto a alimentación se refiere, y con múltiples usos para cada uno de sus derivados.

El aceite de coco prensado en frío (sin refinar), es apto para frituras por su estabilidad. A diferencia de otros aceites, cuando el aceite de coco virgen humea no significa que se este quemando. En realidad, el aceite de coco tiene un punto de humo bajo en comparación con su punto de oxidación por temperatura, que es altísimo,como pasa con todas las grasas saturadas. También se puede usar para asar, para untar en moldes y, en general, de cualquier forma que se usan otros tipos de aceite. En frío o a temperatura ambiente, suele presentar una textura sólida, hasta que se calienta y se transforma en un líquido denso y pringoso.

La copra de coco (aceite de coco refinado y normalmente hidrogenado) se utiliza en la elaboración de productos de bollería industrial y margarinas; por su agradable sabor, bajo coste y buen resultado.

La harina de coco además de usarse en cocina y repostería, se puede mezclar con muesli, yogur o batido. Aporta un delicado aroma de coco, más una dosis extra de fibra, ácidos grasos valiosos y proteínas.

La manteca de coco es un excelente sustituto de la mantequilla, sobre todo cuando acompaña a ingredientes dulces. También puede enriquecer smoothies y cereales, o aportar sabor a multitud de recetas. No debe utilizarse en frituras, porque la fibra se quema con mucha facilidad.

La leche de coco es refrescante y nutritiva, se obtiene exprimiendo la pulpa del coco una vez triturada. Se puede elaborar agregando agua o leche de vaca. Se toma como refresco o se añade a batidos de frutas, proporciona un toque exótico a salsas, repostería y sopas u otros platos. Asimismo, la leche de coco constituye un ingrediente básico en la cocina exótica y en los curries asiáticos. Además, suaviza el sabor de las guindillas que frecuentemente se usan en éste tipo de preparaciones.

La pulpa madura del coco se puede consumir cruda, entera, rallada o bien asada, formando parte de diversas preparaciones culinarias.

La pulpa gelatinosa del coco se obtiene de los cocos aún verdes. Se come con una cuchara, una vez abierto el coco. Contiene los mismo nutrientes que el coco maduro pero en menor concentración.

El agua de coco es el líquido que se encuentra en su interior, más abundante cuanto más verde está el coco. Ideal para calmar la sed y tomar tras realizar ejercicio o algún tipo de esfuerzo físico.

Después de leer esta página, no cabe ninguna duda de que nos encontramos ante una fruta muy especial. Repleta de bondades y con grandes posibilidades culinarias. A continuación, le mostramos la receta de los “Bocaditos de coco” o “Cocadas”, que se componen básicamente por ésta magnifica fruta: Ralladura de pulpa de coco, leche condesada, huevo y opcionalmente chocolate negro.

Texto inspirado y desarrollado a través de las consultas realizadas a las siguientes fuentes de información: Saboreando,Wikipedia, Cuerpomente, Eroski Consumer y Nanotec.

coquitos 4.JPG

Ingredientes:

  • 300 Gr Leche condensada
  • 300 Gr Coco rallado
  • 1 Huevo grande
  • Chocolate negro al 45%, 70%, 80% o 100% de cacao (opcional)

Preparación:

Si la preparación se va ha realizar con un procesador de alimentos o algún otro tipo de robot de cocina, colocar en el interior del correspondiente recipiente, la leche condensada, el huevo y el coco rallado. Si se elaborará de forma manual, verter en un cuenco amplio, el coco rallado, el huevo y la leche condensada. Siguiendo el orden de ingredientes que se indican para cada modalidad.

Procesar a intensidad media o mezclar enérgicamente, hasta obtener una masa homogénea. El resultado será un compuesto pegajoso y de difícil manejo.

Depositar la pasta resultante dentro de un tupper y cubrirla con su respectiva tapadera. En su defecto, emplear un recipiente estanco y taparlo con plástico film transparente de uso alimentario.

Dejar reposar la mixtura durante al menos 20 minutos, en un lugar fresco y seco.

Después, precalentar el horno a 150°C con calor en la parte superior e inferior.

Disponer sobre la mesa de trabajo una bandeja de horno antiadherente, o cubrir una bandeja de horno convencional con una lámina de papel sulfurizado o siliconado. En éste caso, también son muy efectivas las planchas silpat.

Tras ello, preparar una manga de pastelero con boquilla extra grande de estrella (para que la masa fluya sin dificultad). Si no se dispone de éste material, utilizar dos cucharas para dar forma a los bocaditos de coco. No tendrán las representativas estrías que los caracterizan, pero igualmente quedaran fantásticos.

Pasado el tiempo de reposo de la masa, con ayuda de una espátula o lengua repostera, remover de nuevo la mezcla.

Verter la pasta de coco dentro de la manga pastelera, e ir depositando porciones de masa de más o menos 4 cm de diámetro, sobre la bandeja de hornear. Hasta terminar con toda la preparación.

Una vez el horno haya alcanzado la temperatura adecuada, meter la bandeja en su interior y hornear los coquitos aproximadamente durante 12 o 15 minutos. Vigilando constantemente la cocción, ya que se queman con bastante facilidad.

Cuando adquieran un tono ligeramente dorado, sacarlos del horno, dejarlos alrededor de 5 minutos sobre la bandeja de horneado y tras ello, trasladarlos a una rejilla para que enfríen por completo.

Ya fríos y opcionalmente, se les puede dar una baño ligero de chocolate negro a los bocaditos de coco. Para ello, se ha de fundir el chocolate al baño maría durante unos minutos o en el microondas durante unos segundos (para ejecutar de forma correcta cualquiera de éstos dos procedimientos, pincha sobre las palabras que están sombreadas. Ahí he añadido un par enlaces que te dirigirán directamente o unos vídeos que circulan por las redes sociales de Youtube, en los cuales se explica perfectamente la forma de derretir el chocolate negro, tanto visual como verbalmente).

Después, a gusto del cocinero o a petición de los comensales, bañar parcialmente o por completo cada uno de los coquitos con el chocolate derretido y dejarlos enfriar totalmente sobre una hoja de papel parafinado.

Para conservarlos, se pueden almacenar dentro de la nevera. Guardados en el interior de una caja metálica, o de una bolsa tipo zip, apta para productos alimentarios. De ese modo se mantendrán frescos durante al menos tres o cuatro días.