POLLO EN PEPITORIA

SONY DSC

Con la llegada del frío apetece rescatar recetas antiguas de pucheros calientes y guisos tradicionales, que inundan las cocinas de las casas con intensos y apetecibles aromas. El guiso de gallina o pollo en pepitoria es una receta que tristemente está desapareciendo de los recetarios familiares. Sin embargo, es una receta muy fácil de elaborar que suele gustar mucho a los que la prueban. Se trata de un plato típico de la gastronomía española, digno de cualquier paladar.

Aunque la receta clásica se hace con gallina, en especial con gallina vieja que da mejor caldo, también se utiliza en recetas de cordero o cabrito. En esta ocasión se prepara con pollo; lo cual reduce mucho los tiempos de cocción. Los elementos característicos que conforman el plato de pepitoria son: el uso de azafrán como condimento; la incorporación de frutos secos, fundamentalmente almendras, avellanas y piñones; y, el uso de yema de huevo cocida como elemento de ligazón. Se observa que es un plato que se mantiene fiel a sus principios, en su preparación no se incorpora ninguno de los ingredientes procedentes de América ya que todos ellos se podían encontrar en la península antes del descubrimiento.

La gallina en pepitoria es una receta que ha ido evolucionando a lo largo del tiempo. Aunque de origen incierto, parece que su procedencia está sujeta a raíces árabes, tanto por el método de cocinado como por la mezcla de ingredientes.


POLLO EN PEPITORIA 4.JPGIngredientes (4 personas):

  • 8 Muslos de pollo sin piel
  • 2 Cebollas
  • 2 Huevos
  • 2 Dientes de ajo
  • 12 Almendras tostadas y peladas
  • 10 Hebras de azafrán
  • 1 1/2 Cda Harina
  • 100 Ml Vino blanco
  • 1 Hoja de laurel
  • 1/2 L Caldo de pollo o verduras
  • 1 Cda Jamón serrano en tacos
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Pimienta
  • Sal

Elaboración:

Pelar y picar los dientes de ajo y las cebollas.

Cocer los huevos en una cazuela con agua hirviendo durante 10 minutos. Escurrirlos, pelarlos y partirlos en dos. Retirar la yema cocida del centro y picar fina la clara.

Disponer las hebras de azafrán en una sartén antiadherente y tostarlas ligeramente.

Limpiar los muslos de pollo para eliminar los posibles restos de sangre, astillas de hueso o pegotes de grasa. Secarlos con un trapo de cocina o papel absorbente, sazonarlos con sal y pimienta y espolvorearlos ligeramente con una cucharada de harina.

Calentar unas gotas de aceite de oliva en una cazuela, dorar los trozos de pollo durante cinco minutos y retirarlos.

En la misma cazuela introducir la cebolla y rehogarla durante 8 minutos. Agregar los ajos picados y cocinar dos minutos más. Incorporar los tacos de jamón serrano, la hoja de laurel, la media cucharada de harina y el vino blanco. Remover con una cuchara de madera para que no se formen grumos y se evapore el alcohol e incluir de nuevo los muslos de pollo.POLLO EN PEPITORIA 5.JPG Agregar la clara de huevo picada y cubrir el guiso con el caldo, tapar y dejar cocer a fuego lento entre 30 y 45 minutos (depende del tamaño de las piezas de pollo).

Mientras, colocar las almendras tostadas y peladas en un mortero, añadir las yemas cocidas y el azafrán tostado y triturar hasta obtener una pasta homogénea. Desleír con un poco de caldo de pollo o verdura y agregar el majado a la cazuela. Cocer durante diez minutos más.

Servir el pollo en pepitoria caliente, acompañado de cubos de patata frita o cocida y dorada al horno.

Este guiso puede prepararse con antelación y darle un golpe de calor antes de servirlo.

 

PITAS VEGETALES CON SALSA DE AGUACATE Y CREMA AGRIA

pitas vegetales.JPG¡Deliciosos, originales y atractivos! Estos sandwiches vegetales no dejarán indiferente a ningún comensal, son frescos, aromáticos y deliciosos. Si os gustan los alimentos especiados de sabor exótico, no dejéis probar estos panes de pita acompañados de verduras especiadas, salsa de aguacate aromatizada y crema agria. Estoy segura de que quedareis encantados.

El pan que se utiliza en la preparación de esta receta es el pan de pita. Un pan plano que se originó en egipto y oriente medio hace varios siglos. Su elaboración es rápida y limpia, aunque también se puede comprar en grandes superficies de alimentación y tiendas especializadas, teniendo en cuenta que ni la textura ni el sabor se podrán equiparar al elaborado en casa de forma artesanal. Es una excelente base para bocadillos y como acompañamiento de platos variados. El pan pita tiene niveles bajos de grasa y azúcar. Tal como los otros alimentos preparados a base de cereales, es muy nutritivo y contiene proteínas, hierro y las tres principales vitaminas B (tiamina, niacina y riboflavina). Los carbohidratos complejos que se encuentran en el trigo, y por lo tanto en el pan pita, son una fuente importante de energía. 

La salsa que se emplea en esta receta para untar los panes de pita se compone principalmente de aguacate. El aguacate es un fruto que generalmente se emplea a modo de hortaliza o verdura, de sabor delicado y de fácil consumo, rico en grasas monoinsaturadas, antioxidantes y minerales; aliados de la salud.

Este fruto es originario de México, Colombia y Venezuela. También se cultiva en zonas tropicales y España, principalmente en Canarias. Tiene forma de pera, corteza gruesa y dura, su pulpa es de consistencia mantecosa, con un sabor que recuerda al de la nuez. Las grasas constituyen el principal componente tras el agua, por lo que su valor calórico es elevado. Aporta una baja cantidad de hidratos de carbono y menor aún de proteínas. En cuanto a la grasa que contiene, ésta es mayoritariamente monoinsaturada; el 72% del total de grasas es ácido oleico, característico del aceite de oliva. Es rico en minerales como el potasio, el magnesio y pobre en sodio. Destaca su contenido de provitamina A, vitamina E y ciertas vitaminas hidrosolubles del grupo B, como la B6 o Piridoxina importante para el funcionamiento del sistema nervioso.

En el momento de adquirirlo se ha de comprobar que la piel no presente ningún tipo de defecto como manchas, puntos negros o signos de excesiva maduración. No se debe tocar la fruta para comprobar su grado de madurez, ya que se puede deteriorar. Se sabe que está maduro si al sacudirlo se nota que el hueso se mueve o cede a la leve presión con el dedo. Si no está del todo maduro, se debe dejar a temperatura ambiente durante el tiempo necesario, entre 1 y 3 días. Su proceso de maduración puede acelerarse si se envuelve en papel de periódico junto con una manzana o un plátano. Nunca se debe intentar madurar aguacates por medio de calor directo, ya que se estropean rápidamente y toman un sabor muy amargo. Para detener su maduración cuando ya está listo para su consumo, se ha de guardar en la parte menos fría de la nevera, ya que no soporta las temperaturas muy bajas. Si al consumirlo sólo se emplea una mitad, la mitad que sobra, se puede conservar en óptimas condiciones para el día siguiente dejándole el hueso, rociada con limón, en la nevera y protegida con papel film transparente de uso alimentario. Si se desea congelar, hay que extraer la pulpa, aplastarla bien y mezclarla con un poco de zumo de limón.

Para enriquecer estos sándwich se emplean garbanzos y coliflor (previamente cocidos) condimentados con especias y asados al horno, para aportarles ese ligero toque crujiente que proporciona junto al resto de alimentos el contraste perfecto que da forma a este singular platillo.

El garbanzo es otro de los principales ingredientes de la gastronomía de Oriente y Medio Oriente y contiene muchos nutrientes, entre ellos fibras, proteínas, minerales y vitaminas, por lo que se recomiendan para llevar una dieta saludable.

La coliflor es un miembro de la familia de los vegetales crucíferos, a menudo ensombrecido por su primo el brócoli verde. Sin embargo, este es un vegetal que merece una rotación regular en la alimentación, ya que contiene una impresionante variedad de nutrientes, incluyendo vitaminas, minerales, antioxidantes y otros fitoquímicos necesarios para el desarrollo y el buen funcionamiento del cuerpo humano.

Finalmente se corona al plato con una buena cucharada de crema agria. La crema agria se elabora sencillamente con crema de leche o nata para batir mezclada con jugo de limón, vinagre y sal. La nata o crema agria tiene un sabor ligeramente ácido que cuando se combina en platos salados o dulces les proporciona una consistencia y sabor característicos y fuera de lo común. Se utiliza en muchos tipos de salsas para ensaladas, además de los dips de todo tipo, carnes guisadas y platos étnicos como sopa Borscht, Goulash húngaro etc. También es muy usado en pastelería para preparar el famoso y auténtico cheesecake y es un ingrediente esencial en la tarta de queso de New York, entre otras tantas elaboraciones de pasteles, galletas y postres.

Tras esta breve descripción de los ingredientes más destacados en la receta, proceder con la preparación de los alimentos. Ya veréis que la elaboración de los sandwiches no es nada complicada.


pita vegetal 4.4.JPG

Ingredientes (4 unidades):

Pan de pita:

  • 190 G Harina panificable
  • 10 G Harina integral
  • 125 G Agua
  • 3 G Sal
  • 3 G Levadura fresca de panadería
Salsa de aguacate:
  • 2 Aguacates maduros
  • 1 Diente de ajo
  • 2 Cda Aceite de oliva
  • 2 Cda Agua (más si es necesario)
  • 1 Rama cilantro fresco
  • ½ Cdta Sal
  • 1 Cdta Comino molido
  • Zumo de un limón pequeño
  • 1 Chile verde (opcional)
Verduras asadas:
  • 2 Cabezas de coliflor, cortada en ramilletes pequeños
  • 400 G Garbanzos cocidos
  • 1 Cdta Polvo de chile (opcionalmente puede ser picante)
  • 1 Cdta Garam Masala (esta mezcla de especias se puede comprar ya preparada, generalmente molida. Para trabajar el compuesto en casa hay que reducir a polvo los siguientes ingredientes: 2 Cda de cilantro, 1 Cda de semillas de comino, 1 pieza de anís estrellado, 1 rama de canela, 4 clavos de olor, 6 vainas de cardamomo, 1 Cda de pimienta negra, 1 cdta de nuez moscada, 1 hoja de laurel, 1 cdta de fenogreco, 1 cdta de cayena, 1/2 cdta de ajo en polvo, 1/2 cdta de cebolla en polvo y 1 cdta de paprika)
  • Aceite de oliva virgen extra
  • 1/4 Cdta Sal
  • Pimienta

Crema agria:

  • 250 Ml Nata líquida para montar (puede ser ligera)
  • 3 Cda Zumo de limón
  • 2 Cda Vinagre blanco o claro
  • 1/4 Cdta Sal
  • 1 Rama cilantro fresco y hojas de lechuga o col morada para decorar

Elaboración:

  • Pan de pita:

En un cuenco amplio mezclar los dos tipos de harina con el agua y la sal. Amasar y poco después agregar la levadura. Tras 15 minutos de amasado se obtendrá como resultado una masa fina y ligeramente elástica.

Dividir la masa en 4 o 5 bolas de 80 o 90 gramos cada una.

Colocarlas sobre una bandeja con un trapo húmedo por encima y dejar fermentar durante aproximadamente 45 minutos.

Una vez fermentadas, enharinar la mesa de trabajo ligeramente y aplanar sobre ella las bolas de masa hasta formar unas finas tortas.

Precalentar el horno a 250 C, calor arriba y abajo (si se dispone de piedra de horno, se hará uso de ella).

Cuando el horno haya alcanzado la temperatura adecuada, hornear los panes. En menos de un minuto los panes se hincharán y comenzarán a dorarse.

Transcurridos dos minutos darles la vuelta para que se cuezan de forma homogénea y así evitar que se sequen.

Después sacarlos del horno y amontonarlos dentro de un trapo de cocina para que no pierdan el calor y la humedad.pitas vegetales 2.JPG

  • Verduras asadas:

Bajar la temperatura del horno a 220 C (si se hizo uso de la piedra horno, mantenerla en su interior). Si finalmente el pan de pita no se elaboró de forma casera, precalentar el horno programando la misma temperatura, 220 C calor arriba y abajo.

Cocer los ramilletes de coliflor en agua hirviendo durante cinco minutos. Escurrirlos y ponerlos un bol amplio.

Añadir los garbanzos cocidos y escurridos.

Rociarlos con aceite de oliva y espolvorear con las especias; chile en polvo (dulce o picante), garam masala, pimienta molida y sal.

Disponer una placa de horno y cubrirla con una hoja de papel de hornear. Esparcir sobre ella la mezcla de verduras, formando una sola capa.

Hornear la preparación entre 15 y 20 minutos. Después agitar los alimentos para que se asen de forma uniforme y prolongar la cocción entre 10 y 15 minutos más. Hasta que la coliflor y los garbanzos se vean dorados y los garbanzos adquieran una textura semi-crujiente.

Pasado el tiempo, apagar el horno y sacar las verduras.

Reservar las verduras en un lugar cálido para conservarlas calientes.

  • Salsa de aguacate:

Al mismo tiempo que se asan las verduras, proceder con la elaboración de la salsa de aguacate.

Para ello, poner dentro de la cubeta de un procesador de alimentos los aguacates troceados y el resto de ingredientes; el ajo, el aceite de oliva, el agua, la rama de cilantro picada, la sal, el comino, el chile verde (opcional) y el jugo de limón. Triturar hasta obtener una pasta suave y homogénea.

Si la sala de la cocina está a una temperatura relativamente alta, guardar la salsa de aguacate en la nevera hasta el momento de emplatar.

  • Crema agria:

Colocar la nata en un recipiente alto y añadir el zumo de limón recién exprimido y la sal. Batir la mezcla con unas varillas manuales o con un tenedor. Cuando la salsa comience a adquirir consistencia espesa, añadir el vinagre y continuar batiendo hasta que se llegue al espesor de nata montada suave.

Del mismo modo que en el caso anterior, si la cocina se encuentra a elevada temperatura, mantener la salsa refrigerada y sacarla del frigorífico cuando se vaya a servir.pita vegetal 3.JPG

  • Montaje:

Para presentar los alimentos se pueden llevar todas las preparaciones a la mesa; Los panes de pita, las verduras asadas, la salsa de aguacate, la crema agria, la rama de cilantro finamente picado y la lechuga o col morada troceada, para que cada comensal se prepare a su gusto el sándwich o presentar las pitas vegetales ya montadas o rellenas.

Para ello, distribuir los panes de pita en cuatro platos, untar cada pita con una cucharada de salsa de aguacate, cubrir con las verduras asadas, verter sobre cada una de ellas una cucharada de crema agria, espolvorearlas con cilantro fresco picado y decorar con la lechuga o col morada troceada o abrir por un extremo los panes de pita, untar su interior con la salsa de aguacate, rellenarlas con la verdura asada, agregar la crema agria y esparcir el cilantro fresco picado y la lechuga o col morada troceada. Como os resulte más cómodo y os guste más en aspecto.

En este caso se presentan todos los ingredientes sobre los panes, para que en las fotos se puedan visualizarán mejor todas las preparaciones.

BUÑUELOS DE BACALAO

buñuelos de bacalao 4.JPGEn la entrada de hoy os deleito con este platillo tradicional de la cocina española; buñuelos de bacalao. El buñuelo de bacalao es un exquisito bocado que presenta una corteza dorada y crujiente con un interior tierno muy sabroso.

Los buñuelos de bacalao son una especialidad gastronómica de los países del arco mediterráneo, entre ellos se encuentran: España, Italia, Francia y Portugal. Se trata de bolas fritas de pasta de bacalao desmigado y mezclado con otros ingredientes. Su preparación varía ligeramente según el país de origen.

En España y Portugal son muy populares, no contienen guindilla (como ocurre con otras variantes) y se suelen freír en aceite de oliva. En ambos lugares se hacen con bacalao desalado y desmigado (esqueixat) mezclado con una masa típica de buñuelos formada por; agua o leche, harina, huevos, patatas y frecuentemente son especiados con ajo, perejil y a veces también cebolla picada. Suelen servirse como tapa, en platos de frituras variadas o como acompañamiento en platos combinados.buñuelos 1..JPGHay una historia que cuenta que el origen de los buñuelos de bacalao se remonta al siglo XIII, lugar que el Rey Fernando III incorpora a la cristiana castilla a la ciudad de Sevilla. Durante el asedio que sufrió la zona en ese periodo de tiempo, escaseaban los alimentos y dado el carácter de puerto fluvial de Sevilla, los sitiados echaron mano a unos cargamentos de bacalao y harina almacenado en el mismo, el cual después de aderezarlo convenientemente y frito, alimentó durante algún tiempo a la población. El 22 de diciembre de 1248 se termina el cerco con la entrada a la Ciudad del Rey Fernando III. El 30 de mayo de 1252, el Rey muere en Sevilla donde está enterrado en la Capilla Real de la Catedral de la Ciudad. Sin embargo no hay nada que sostenga esta teoría.

Lo que sí es cierto es que la más antigua receta conocida es de un oficial del ejército Portugués, Carlos Bandeira de Melo en el libro “Arte do Cozinheiro e do Copeiro” cuya primera edición tiene fecha de 1839 y es llamada de “Pastéis de Bacalhau” o “Bolinhos de Bacalhau” en los países de habla portuguesa.

Éste platillo es legado de una cocina con fuerte carácter tradicional, variada gracias a cada una de sus regiones y heredera de largas tradiciones que se han sabido conservar.

A continuación se detalla la receta que siempre se ha preparado en nuestra casa, se trata de una receta sencilla y elaborada con ingredientes habituales que forman parte de la despensa de cualquier hogar.


BUÑUELOS DE BACALAO 3.JPGIngredientes (4 personas):

  • 250 G Bacalao desmigado
  • 125 G Patata
  • 1 Huevos
  • 30 G Harina
  • 1 Cdta levadura química
  • 125 G Agua cocción
  • 2 Dientes de ajo
  • 2 Ramitas de perejil
  • Aceite de oliva virgen extra

Elaboración:

Desalar el bacalao. Para desalar el bacalao correctamente, visitar la página de este blog en la que se encuentra publicado un artículo que explica cómo proceder. Para acceder de forma inmediata pinchar sobre el siguiente enlace; Desalar bacalao.

Limpiar y cocer las patatas cortadas en dados durante 15 minutos. Apagar el fuego, añadir el bacalao a la cazuela, tapar y dejar así entre 5 y 8 minutos (infusionar).

Retirar las patatas y el bacalao del agua y colarla para aprovecharlo.

En un cazo, sofreír un ajo primero y luego añadir la mitad del perejil picado, durante poco tiempo para que el ajo no amargue.

Cortar la cocción añadiendo el agua de patatas y bacalao que se había reservado y calentarla.

A continuación, añadir la harina junto a la levadura y mezclar bien de 2 a 5 minutos hasta conseguir que la pasta se despegue de las paredes del cazo.buñuelos 2.JPGAñadir a la masa las patatas cocidas y el bacalao desmenuzado y seguir removiendo para mezclar bien y unificar la masa.

Integrar el huevo y el resto de perejil y ajo finamente picados en la masa e ir removiendo para que queden bien incorporados.

Dar forma a los buñuelos y freír en la sartén con abundante aceite previamente calentado y retirar cuando estén dorados.

Sacar los buñuelos y ponerlos en plato con papel absorbente para quitar el exceso de aceite.

Servir caliente acompañados de ensalada variada.

ARANCINI (CROQUETAS ITALIANAS DE ARROZ)

SONY DSCHoy almorzamos comida italiana. En casa nos encanta la gastronomía de italia porque posee diversos platos de sabores y aromas inconfundibles. La comida de Italia es muy heterogénea. Refleja la variedad cultural de sus regiones así como la diversidad de su historia. Está incluida dentro de la denominada gastronomía mediterránea y es imitada y practicada en todo el mundo. Es muy común que se conozca a la gastronomía de Italia por sus platillos más famosos, como la pizza, la pasta y el risotto, pero lo cierto es que es una cocina donde coexisten los abundantes olores y sabores del mediterráneo. Se trata de una cocina con fuerte carácter tradicional, variada gracias a cada una de sus regiones y heredera de largas tradiciones que han sabido perpetuar.

Los Arancini son una especialidad muy tradicional de la cocina Siciliana , concretamente de la ciudad de Mesina, aunque son muy conocidos en todo el sur de Italia, en Nápoles también son típicos.

Se trata de unas croquetas redondas o con forma de pera realizadas de pasta de arroz que poseen un color anaranjado debido al uso de azafrán. De hecho su nombre deriva de la forma típica y del color que recuerda a la naranja: arancia o arancini (pequeñas naranjas) en italiano.

Su preparación es muy sencilla aunque la elaboración resulta algo trabajosa. Se confeccionan con pasta de arroz (riso) y azafrán ligado con parmesano o pecorino y huevo para ser posteriormente ser fritas en aceite vegetal de sabor suave, o menos común, introducidas al horno. Suelen tener forma de bola o pera con un diámetro entre 8 y 10 cm, en su interior pueden contener ragù, u otros ingredientes elaborados con salsa de tomate, mozzarella, guisantes, jamón cocido o bacon.

Suelen servirse calientes, recién cocinados, para que el relleno suave contraste con el exterior crujiente.

En su lugar de origen se pueden degustar en las “Rosticcerie”, son tiendas que se pueden encontrar fácilmente en cada esquina si se visita tanto la isla de Sicilia como Nápoles.

Como es lógico no se puede realizar un viaje solamente para saborear estas exquisitas croquetas de arroz de la mano de nuestros semejantes y expertos italianos. Por ello, en esta página se detallan los ingredientes y procesos de elaboración para preparar en casa de forma artesanal la receta de estos deliciosos y auténticos arancini.


arancini 2.JPGIngredientes (6 Arancini):

Para el arroz;

  • 150 G Arroz
  • 400 G Caldo de pollo
  • 50 G Cebolla
  • 30 G Mantequilla
  • 30 G Pecorino rallado
  • 1 Yema de huevo
  • 0,15 G Hebras de azafrán
  • Aceite de oliva
  • Sal

Para el relleno;

  • 200 G Tomate maduro
  •  60 G Cebolla
  • 25 G Guisantes
  • 30 G Bacon
  • 100 G Mozzarella cortada a dados
  • Aceite de oliva
  • Pimienta negra molida
  • Sal
  • Tabasco (opcional)

Acabado;

  • 1 Huevo L
  • Pan rallado
  • Aceite vegetal suave
  • Sal

Elaboración:

  • Arroz;

Calentar el caldo en un cazo hasta que alcance el punto de ebullición.

Pelar y lavar la cebolla, picarla muy fina y pocharla en una cazuela a fuego medio con un chorrito de aceite de oliva.

Añadir el arroz en crudo y tostar durante un minuto. Incorporar a la preparación un cacillo de caldo hirviendo y proseguir la cocción 18 minutos más, añadiendo un cacillo de caldo y removiendo a medida que se vaya evaporando el anterior. Agregar la mantequilla rectificar de sal e integrar por completo.

Retirar la cazuela del fuego y depositar el arroz en un cuenco hondo para que temple ligeramente.

En un mortero machacar las hebras de azafrán y mezclarlas con el arroz cocido. Al mismo tiempo, integrar la yema de huevo y el pecorino rallado. Remover el conjunto y reservar.

  • Relleno;

Hervir los guisantes en agua con sal (si los guisantes son frescos, 3 minutos de hervor suelen ser suficientes para cocerlos en su punto justo y no deberán de superar los 5 minutos. En cuanto a los guisantes congelados se deben cocer entre 5 y 10 minutos). Pasado el tiempo, escurrir y refrescar de inmediato con agua helada. Reservar.

Pelar y lavar la cebolla, picarla muy fina y pocharla en una sartén con un fondo de aceite. Añadir el bacon y el tomate limpio, pelado y cortado en dados. Mezclar y sofreír, hasta que el líquido se consuma.

Una vez se haya evaporado el líquido y antes de retirar la sartén del fuego, integrar los guisantes y sazonar con sal y pimienta. Calentar un minuto, retirar la sartén del fuego y dejar enfriar la preparación sobre un plato o cuenco.

  • Acabado;

Tomar una porción de arroz sobre la palma de la mano y formar con ella una capa delgada. Añadir una cantidad moderada de relleno, dos o tres dados de mozzarella, unas gotas de tabasco al gusto y sellar con otra fina capa de arroz.

Modelar la forma de los Arancini como se desee, redonda o con forma de pera.

Pasarlos por pan rallado, por huevo batido y de nuevo por pan rallado.

Freírlos en aceite vegetal suave bien caliente (es recomendable utilizar una freidora, si no se dispone de ella también se pueden freír en un cazo alto para que los arancini queden completamente sumergidos en aceite).

Una vez fritos, retirarlos y colocarlos sobre un papel absorbente de cocina apto para uso alimentario y así desechar el exceso de aceite.

Presentar en platos de servicio y servir caliente.arancini 3.JPG

  • Notas:

Se pueden preparar de un día para otro, y antes de servirlos darles un golpe de horno.

Si se prepara un risotto y sobra arroz, también se puede aprovechar para elaborar unos arancini.

 

BUTTER CHICKEN (INDIA)

butter chicken.JPGSi hay algo que tiene poder conquistador, es la comida. Un buen plato gusta a todos nuestros sentidos, e incluso si cerramos los ojos podemos trasladarnos a otros lugares.

En el día de hoy nos damos una vuelta por la india, para degustar el butter chicken. La india es un país mundialmente conocido por la utilización de especias y como en casa nos gusta tanto la comida exótica, este plato para nosotros es un manjar. Si todavía no has catado la comida india, te animo a elaborar esta receta tan popular originaria de Punjab (El Punyab es un estado del noroeste de la India) y si ya la conoces y es de su agrado, te invito a probar esta deliciosa receta.

La gastronomía India es muy variada, surge como resultado de la diversidad de culturas que la han enriquecido a lo largo de las colonizaciones acaecidas durante varios siglos.
Así se fueron incorporando diferentes prácticas culinarias traídas por los colonos que con el tiempo se fueron mezclando hasta llegar a ser el conjunto de tendencias que se conocen en la actualidad. La mayoría de los sabores de la India están íntimamente relacionados por el uso significativo de especias, y una gran variedad de verduras. Dentro de esta tendencia general existe una diversidad enorme de estilos locales

El butter chicken es un plato típico de la India del Punjab, popular en países de todo el mundo. Los orígenes de este plato pueden seguirse hasta el Bombay de la época del imperio mongol. Aunque la receta general del plato es muy conocida, el sabor final puede variar su forma de elaboración, incluso dentro de la India. El butter chicken suele servirse con naan, roti o parathas (diferentes clases de pan plano indio) o arroz hervido.

El pollo (con o sin huesos) se marina durante horas en una mezcla de yogur y especias que suele incluir garam masala, jengibre, pasta de ajo, pimienta negra, cilantro, comino, cúrcuma y guindilla en polvo. El pollo se hace entonces a la parrilla, asado o frito, según convenga o de acuerdo a la preferencia del cocinero.

La salsa (makhani), se hace calentando y mezclando mantequilla (en mayor o menor proporción), puré de tomate y especias variadas, incluyendo a menudo comino, clavo, canela, cilantro, pimienta negra, fenogreco (planta originaria del sudeste asiático , empleada como especia en la cocina y para tratar enfermedades en la medicina) y nata fresca. También puede añadirse pasta de anacardo para obtener una textura más espesa.

Cuando la salsa está preparada, el pollo cocinado se cuece en ella hasta que está bien mezclado.

Habitualmente se guarnece con manteca blanca, nata fresca, guindilla verde cortada y hojas de fenogreco machacadas.


butter chicken 2.JPGIngredientes(2 personas):

Pollo marinado;

  • 300 G Pollo a trozos (yo uso la pechuga)
  • 60 G Yogur
  • 1 1/2 Cda Puré de ajo
  • 1 1/2 Cda Puré de jengibre
  • 2 Cda Zumo de limón
  • 1/2 Cdta Semillas de comino molidas
  • 1/4 Cdta Semillas de cardamomo molidas
  • 1/2 Cdta Chile en polvo
  • 1/4 Cdta Curcuma molida
  • 1/4 Cdta Garam masala
  • 1/2 Cdta Sal

Salsa de mantequilla;

  • 20 G Mantequilla (en la receta original se emplean 65 g)
  • 1 Rama de canela
  • 4 Semillas de cardamomo
  • 1 Hoja de laurel
  • 1 1/2  Cda Puré de Jengibre
  • 1/2 Cda Puré de ajo
  • 2 Tomates grandes pelados y triturados
  • 130 Ml Agua
  • 1 Cdta Chile en polvo
  • 1/2 Cda Miel
  • 65 Ml Nata para cocinar
  • 1 Cda Cilantro picado o cebollino (para decorar)

Elaboración:

  • Pollo marinado;

Disponer sobre la mesa de trabajo un cuenco amplio y poner dentro todos los ingredientes de la marinada; el yogur, la pasta de ajo, la pasta de jengibre, el zumo de limón, el comino molido, el cardamomo molido, el chile en polvo, la curcuma molida, el garam masala y la sal.

Mezclar con unas varillas manuales hasta obtener una salsa uniforme y homogénea.

Incorporar el pollo y dejar macerar un mínimo de cuatro horas dentro de la nevera.

Pasado el tiempo, sacar el pollo marinado del refrigerador.

Colocar sobre el fogón una sartén antiadherente con unas gotas de aceite a fuego alto y cuando la sartén esté caliente, cocinar los trozos de pollo.

Una vez cocinados, retirar la sartén del fuego y trasladar el pollo a un plato. pollo.JPG

  • Salsa de mantequilla;

Poner a fuego medio una cazuela de fondo bajo y derretir en ella la mantequilla.

Después, añadir la canela, las semillas de cardamomo y la hoja de laurel.

Cuando las especias comiencen a desprender su aroma, incorporar la pasta de jengibre y la pasta de ajo. Mezclar todos los ingredientes con una cuchara de madera y agregar el puré de tomate y el agua. Cocer cinco o diez minutos.

Cuando el preparado haya reducido, integrar la nata, la miel y el polvo de chile. Cocinar la mezcla durante cinco minutos más, hasta que la salsa se vuelva densa.

Una vez la salsa se haya espesado, añadir los trozos de pollo y remover.

Prolongar la cocción cinco minutos más y retirar la cazuela del fuego.

Emplatar el butter chicken en platos de presentación, si se desea espolvorear con cebollino o cilantro picado y servir acompañado de arroz.

ROLLITOS ORIENTALES DE CARNE ESPECIADA

rollitos orientales de carne 10.JPGLa carne picada da mucho juego en la cocina: tan pronto puede desempeñar un papel estelar en las recetas como un rol secundario, pero de lujo.

La carne picada es un producto económico porque se suele hacer con piezas de segunda categoría o los trozos pequeños de piezas nobles de los que no se pueden hacer filetes. Las partes más utilizadas son la falda, la llana, la aleta o la espadilla. Al comprar carne picada, es preferible que la piquen en el momento de la compra y no guardarla más de 24 horas sin cocinar, siempre en el frigorífico. En caso de comprarla envasada, hay que verificar que se ha envasado el mismo día de la compra. Aunque, la opción idónea es que piquen la carne delante de nosotros, al momento, para poder elegir las piezas que más convengan o gusten.

En el momento de pedir que nos piquen la carne, es importante saber qué utilidad se le dará, para así solicitar que la piquen más o menos veces.

Pediremos que la pasen por la máquina solo una vez, cuando se vaya a emplear para hamburguesas o albóndigas, ya que si el carnicero la pica más veces, la carne quedará muy compacta y demasiado dura. Con un solo pase por la picadora, la carne quedará más esponjosa.

En cambio, solicitaremos que la pasen dos veces por la máquina cuando se tenga la intención de elaborar el relleno de unos canelones, por ejemplo, o cuando se quiera que quede muy picada para agregar a una pizza o a una salsa boloñesa.ROLLITOS ORIENTALES RELLENOS DE CARNE.JPGLa carne que se utiliza para la elaboración de éste plato es de ternera y/o vacuno y destaca, por una parte, por presentar un alto contenido en proteínas. No obstante, en un país como España en el que la ingesta de estos nutrientes supera con creces las recomendaciones, esta característica no es relevante para nuestra dieta.

La carne de vacuno, dada su composición, es un alimento muy nutritivo. No obstante, dependiendo de la edad del animal y de la parte del canal que se consuma, existen notables diferencias en su aporte nutricional. A igualdad de peso, la carne de ternera fresca contiene menos grasa y, por tanto, menos calorías que la carne de vacuno mayor. Es más digerible, aunque no tan sabrosa ni nutritiva, ya que contiene más agua. En el vacuno mayor es más abundante la grasa intramuscular.

La carne de vacuno es muy interesante dentro de una dieta variada y equilibrada, ya que contribuye con su aporte de proteínas de alto valor biológico (20 gramos de proteínas por 100 gramos de producto), de minerales (hierro hemo de fácil absorción, yodo, zinc, selenio…) y vitaminas del grupo B, especialmente B2 y B12.

La ingestión dietética diaria de proteínas proporciona la materia prima necesaria para el crecimiento y regeneración de tejidos del cuerpo y ayuda a estimular el sistema de defensas.

La vitamina B12, exclusiva de los alimentos de origen animal, es muy importante en la formación de hemoglobina (proteína que transporta el oxígeno a todas las células del organismo). Su deficiencia origina un tipo de anemia, así como alteraciones mentales.

Como contrapartida, en rigurosos estudios publicados se ha observado que tomar a menudo carnes rojas se asocia a un mayor riesgo de padecer problemas cardiovasculares o a un mayor incremento de la mortalidad por diversas causas, así como ocurre con todos los alimentos, La clave está en respetar las recomendaciones de las autoridades en la materia: Su consumo debe ser ocasional.


rollitos orientales de carne 2.JPGIngredientes (12 unidades):

  • 6 Hojas de masa filo de 40x30cm
  • 250 G Carne picada de vacuno
  • 1/2 Cebolla de tamaño medio
  • 1 Diente de ajo
  • 1 Cda Salsa de soja
  • 1 Cda Miel
  • 1/2 Cda vinagre
  • 1/4 Cdta Clavo molido
  • 3 Anises estrellados
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Pimienta de sichuan (en su defecto, pimienta nega)
  • Sal
  • Mantequilla

Elaboración:

Pelar, lavar y trocear la cebolla.

Pelar y majar el diente de ajo dentro de un mortero.

Calentar a fuego fuerte una sartén con una gotas de aceite de oliva y dorar la cebolla.

Cuando la cebolla y el ajo se hayan pochado, añadir la carne picada y remover con una cuchara de madera.

Después, incorporar el resto de ingredientes; Salsa de soja, miel, vinagre, clavo molido y anís estrellado.

Salpimentar la preparación y dejarla cocer entre 15-20 minutos, moviendo de cuando en cuando para que la carne se impregne de la mezcla de especias y se cocine uniformemente.

Pasado el tiempo, retirar la sartén del fuego y trasladar la preparación a un plato. Dejar enfriar.

Precalentar el horno 200 C calor arriba y abajo.

Disponer la hojas de masa filo sobre la mesa de trabajo y con unas tijeras o cuchillo afilado cortar todas las hojas por la mitad, obteniendo 12 rectángulos de 20 cm x 15 cm.

Extender una hoja sobre la mesa y poner dos cucharadas del relleno que elaboramos inicialmente sobre uno de los lados más cortos de la masa filo y doblar los laterales más largos hacia dentro para evitar que el relleno se salga. Después, enrollar la masa hasta el final.

Cuando se tenga formado el cilindro, sellarlo.  Para ello,  pintar el último pliegue con mantequilla previamente derretida.

Proceder del misma manera con el resto de ingredientes, hasta agotarlos.

Cubrir una bandeja de horno con papel sulfurizado y colocar sobre ella todos los rollitos, separados unos de otros. Después, pintar su superficie con mantequilla derretida.

Una vez tengamos todos los rollos terminados y el horno haya alcanzado la temperatura adecuada, introducir la bandeja dentro y hornearlos 20 minutos, dándoles la vuelta a los 10 minutos para que se tuesten de forma uniforme.

Cuando los rollitos hayan adquirido un ligero tono dorado, sacarlos y dejarlos templar sobre una rejilla.

Disponer los rollitos sobre un plato de servicio y presentar si se desea, con salsa de soja.SONY DSC

SPANAKOPITA (PASTEL GRIEGO DE ESPINACAS Y QUESO FETA)

spanakopita.JPGMe pierde la gastronomía de grecia… El estilo de cocina es típicamente mediterráneo, con técnicas e ingredientes compartidos con Italia, la cocina de Oriente medio y las gastronomías procedentes de los Balcanes. El estilo de vida griego se refleja en su comida, nada pretenciosa y llena de sabor. Los productos frescos que llegan a sus fogones demuestran el cuidado y mimo que ponen en la selección de la materia prima. Los campos de olivos, limoneros, hortalizas y verduras que salpican el paisaje de Grecia nos hablan de una cocina conectada con el medio, rica, variada y vital.

Las espinacas, alimento hortícola empleado en muchas de las recetas que componen la dieta mediterránea son un claro ejemplo de frescura. Ésta verdura es un ingrediente imprescindible en la receta de hoy. Por ello, antes de redactar la receta, en los próximos párrafos podréis leer y aprender un poco más sobre este vegetal.

No se conoce la forma original o silvestre de la espinaca. Sin embargo, muchos autores afirman que procede del sudoeste asiático. Fueron los árabes quienes en el siglo XI introdujeron la espinaca por primera vez en España.

Su cultivo se extendió por Europa en los siglos XV y XVI, donde países como Holanda, Inglaterra o Francia fueron los principales consumidores. Más tarde llegó a América, aunque no fue hasta la década de 1920 cuando la espinaca logró ser popular, momento en el que se descubrieron sus magníficas propiedades nutricionales.

En la actualidad su cultivo está extendido por todo el mundo. Estados Unidos, Italia, Francia y Alemania son sus principales productores.

Las espinacas frescas están presentes en el mercado entre los meses de otoño y primavera. También se las puede adquirir durante el verano, aunque en esta época presentan una calidad inferior. Son verduras muy aptas para la congelación. Por ello se pueden comprar conservadas de este modo durante todo el año. Además, cuentan con la ventaja de que conservan muy bien sus propiedades originales y de que se facilita su cocinado.

Cuando se pretende comprar espinacas es recomendable seleccionar aquellas que presenten un color verde, brillante y uniforme. Las hojas han de tener un aspecto fresco y tierno. Se aconseja rechazar aquellos ejemplares que tengan manchas rojizas o amarillentas porque es probable que hayan aparecido como consecuencia de una contaminación por hongos. También es recomendable no elegir espinacas cuyas hojas estén ásperas, tengan el tallo fibroso o cuyo color haya perdido intensidad.

Una vez en casa, las espinacas han de introducirse en una bolsa de plástico perforada o envuelta en un plástico para proteger alimentos. De este modo se pueden conservar de manera adecuada en el frigorífico durante al menos dos semanas. SPANAKOPITA 3.JPGLas espinacas están compuestas en su mayoría por agua. Su contenido de hidratos de carbono y grasas es muy bajo. Aunque tampoco tiene una cantidad muy alta de proteínas, es uno de los vegetales más ricos en este nutriente. Su contenido en fibra, al igual que ocurre con la gran mayoría de las verduras, es considerable, lo que resulta beneficioso para la salud.

Las espinacas destacan sobre todo por una riqueza en vitaminas y minerales que sobrepasa a la de la mayoría.

En relación con su riqueza vitamínica, las espinacas presentan cantidades elevadas de provitamina A y de vitaminas C y E, todas ellas de acción antioxidante. Asimismo es muy buena fuente de vitaminas del grupo B como folatos, B2, B6 y, en menor proporción, también se encuentran B3 y B1.

La provitamina A se transforma en vitamina A conforme el cuerpo la necesita. Dicha vitamina es esencial para la visión, el buen estado de la piel, el cabello, las mucosas, los huesos y para el buen funcionamiento del sistema inmunológico.

La vitamina C interviene en la formación de colágeno, glóbulos rojos, huesos y dientes, al tiempo que favorece la absorción del hierro de los alimentos y aumenta la resistencia frente las infecciones.

La vitamina E interviene en la estabilidad de las células sanguíneas y en la fertilidad.

Los folatos colaboran en la producción de glóbulos rojos y blancos, en la síntesis de material genético y en la formación de anticuerpos del sistema inmunológico.

La vitamina B2 o Riboflavina se relaciona con la producción de anticuerpos y de glóbulos rojos, interviene en procesos de obtención de energía y en el mantenimiento del tejido epitelial de las mucosas.

En cuanto a su contenido en minerales, las espinacas son ricas en calcio, hierro, magnesio, potasio, sodio, además de presentar también buenas cantidades de fósforo y yodo. Lo que ocurre es que el calcio es de peor aprovechamiento que el que procede de los lácteos u otros alimentos que son fuente importante de este mineral. Algo similar ocurre con el hierro, cuya absorción es mucho mayor cuando procede de alimentos de origen animal.

El magnesio se relaciona con el funcionamiento de intestino, nervios y músculos. Además, forma parte de huesos y dientes, mejora la inmunidad y posee un suave efecto laxante.

El potasio, al igual que el sodio, es un mineral necesario para la transmisión y generación del impulso nervioso y para la actividad muscular normal. Regula también el equilibrio de agua dentro y fuera de la célula.

El fósforo tiene una importante función estructural. Forma parte de huesos y dientes y colabora en los procesos de obtención de energía.

El yodo es indispensable para el buen funcionamiento de la glándula tiroidea, que regula el metabolismo.

De su contenido de sustancias antioxidantes, además de la provitamina A y de las vitaminas C y E, las espinacas son ricas en glutation, ácido ferúlico, ácido cafeico, ácido beta-cumárico y carotenoides como la luteína y la zeaxantina. Éstos últimos son compuestos muy importantes para la salud de los ojos..


SPANAKOPITA 1.JPGIngredientes (2-4 personas):

  • 10 Hojas de pasta filo
  • 125 G Queso feta
  • 300 G Espinacas frescas
  • 1 Cebolla mediana
  • 1 Cda Piñones
  • 1 Cda Uvas pasas
  • 4 Cda Mantequilla
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal

Elaboración:

Pelar, lavar  y picar la cebolla. Pocharla ligeramente en una sartén con unas gotas de aceite de oliva.

Mientras, cocinar las espinacas al vapor unos minutos (las hojas han de quedar semi enteras). Cuando estén cocinadas, sacarlas y colocarlas sobre un colador de malla fina para que desprendan el exceso de agua. Reservar.

 Añadir los piñones a la sartén de la cebolla y tostarlos ligeramente.

 Incorporar las uvas pasas y saltear durante dos minutos. Retirar la sartén del fuego.

Después, agregar las espinacas y mezclar. Trasladar la preparación a una fuente amplia y dejar enfriar.

Trocear el queso feta en pequeños taquitos y añadirlo a la elaboración anterior.

Precalentar el horno a 200 C calor arriba y abajo.

Derretir la mantequilla en un recipiente apto para el microondas durante unos segundos o en un cazo al fuego durante unos minutos.

Extender una lámina de pasta filo sobre la mesa de trabajo y pincelarla ligeramente con mantequilla. Disponer sobre ella, otra lámina de pasta filo y de nuevo pincelar ligeramente con mantequilla. Continuar alternando capas de pasta filo y mantequilla, hasta terminar con todas las láminas.

Esparcir sobre la última lámina de pasta filo todo el relleno (formando un cordón) en uno de los extremos más largos y enrollar con cuidado, haciendo un canutillo.

Después,  darle forma de caracola o espiral y finalmente pincelar la superficie con mantequilla.

Colocar una hoja de papel vegetal especial para hornear sobre una bandeja de horno y encima situar la spanakopita.

Cuando el horno haya alcanzado la temperatura adecuada, meter la bandeja con la spanakopita (quedando ésta a media altura), en su interior y hornearla durante 30 minutos.

Cuando la spanakopita se haya dorado, sacarla del horno y colocarla sobre una rejilla (para que no se forme humedad en la base) hasta el momento de servir.

La spanakopita se puede servir caliente, templada o fría, según preferencia.SPANAKOPITA 2.JPG

GNOCCHI CON PESTO GENOVÉS

ÑOQUIS8.JPGSi tenéis invitados en casa y queréis sorprenderlos o deleitaros a vosotros mismos con un plato fácil y exquisito, os recomiendo preparar estos deliciosos ñoquis con pesto genovés. Son bastante elaborados pero sin ninguna complicación.

Los ñoquis (del italiano gnocchi, plural de gnocco; ‘bollo’ o ‘pelotilla’) son un tipo de pasta italiana y aunque su origen es italiano, mezcla productos del Nuevo Mundo (la patata) con los del Viejo Mundo (la harina o la sémola). Al igual que las pastas no se comen sólo, sino que se acompaña o se complementan con salsas u otras recetas más contundentes.

Se elaboran con patata, harinas (pueden ser de maíz, castaña, pulpa de calabaza, de espinacas… ). Los aderezos o salsas son múltiples, además de su versatilidad con otros platos.

Mencionar otra variedad de gnocchi muy conocida en las regiones Italianas de Friuli y Trentino-Alto Adigio, es denominada gnocchi di pane y se elabora con pan rallado.ÑOQUIS12.JPGSi bien no podemos ubicar con precisión su aparición en la cocina italiana, debe haber sido posterior al siglo XVII por el comienzo del cultivo de la patata en Europa. Además no debe haber sido antes del siglo XIX ya que no hay relación en los libros de cocina de esa época. Los gnocchi son un producto del campesinado en el noroeste italiano, el cual convirtiéndose en un plato tradicional se fue extendiendo a otras regiones para después cruzar los mares.

A mitad o finales del siglo XX estas recetas particulares o de herencia familiar cruzaron el mar y regresaron al Nuevo Mundo en las maletas de los inmigrantes italianos. De ahí su asentamiento y propagación en los Estados Unidos, Argentina y Chile. En algunos de estos dos países su nombre se ha americanizado para ser los ñoquis. Después de esto tuvieron un renacimiento en la propia Europa fuera de las fronteras de Italia. Es quizás debido a esto que a finales de este siglo XX y el comienzo del siglo XXI, su receta y otras recetas donde se emplean se han hecho algo más común. Claro, que parte de esto se le debe a la red de redes.

En casa sentimos cierta debilidad por la gastronomía italiana y este plato se encuentra en nuestra lista de favoritos. Os animo a elaborar de forma casera esta fantástica receta de ñoquis.


ÑOQUIS9.JPGIngredientes:

Ñoquis;

  • 500 g de patatas, mejor viejas, para cocer
  • 125 g de harina de trigo
  • 4 litros de agua para cocer los ñoqui
  • 2 cucharadas de sal

Pesto Genovés;

  • 90 G Hojas de albahaca fresca
  • 4 G Dientes de ajo
  • 30 G Piñones
  • 3 G Sal gruesa
  • 50 Queso parmesano
  • 16 G Queso fiore sardo (queso de leche de oveja)
  • 120 Ml Aceite de oliva virgen extra

Elaboración:

Preparar el pesto genovés como se indica en la receta de este blog. Para acceder a ella, pincha sobre la palabra “pesto genovés” que encontrarás en el listado de ingredientes.

Poner las patatas a cocer en una cazuela con abundante agua.

Cuando las patatas estén cocinadas, retirar la cazuela del fuego y escurrirlas sobre un colador. Pelarlas cuando aún estén calientes y pasarlas por un chino o pasapuré.

Añadir la harina y mezclar hasta formar una masa suave, algo pegajosa (es recomendable ir incorporando la harina poco a poco, hasta formar la masa).

Espolvorear la mesa de trabajo y las manos con harina. Después, dividir la masa en ocho bolas.

Crear con cada bola un rollo de un diámetro de 2,5cm aproximadamente.ÑOQUIS5.JPGCortar con un cuchillo afilado pequeños trozos de 2,5-3 cm de largo, con un peso aproximado entre los 10 o 15 gr. Posteriormente, darles forma de pequeñas bolas con las palmas de las manos.

Formar cada ñoqui presionándolo por un lado con el dedo y por el otro lado contra un tenedor y tirando de él para que vaya cayendo sobre la mesa de trabajo.

Los ñoquis tendrán una parte acanalada por un lado y por el otro una pequeña hendidura.

Cuando se elaboren todos los gnocchi, proceder con su cocción. Para ello, poner al fuego una olla con agua y sal. Cuando rompa a hervir, incorporar los ñoquis y cuando suban a la superficie contar aproximadamente 10 segundos y retirarlos con ayuda de una espumadera.

Colocar los gnocchi sobre un plato o fuente hondo previamente calentado y añadirles la salsa de pesto genovés (la cantidad a gusto del consumidor). Tras ello, agitar el plato de servicio para que los ñoquis se impregnen con la salsa.

Cocer el resto de ñoquis y repetir el mismo procedimiento.

Mezclar el conjunto de alimento con cuidado, espolvorear con un poco de queso parmesano recién rallado y decorar con hojas de albahaca y piñones.

Servir los gnocchi con pesto genovés de inmediato.
ÑOQUIS7.JPG

ROLLITOS DE PRIMAVERA

SONY DSCEl rollito de primavera se elabora con abundantes verduras cortadas en juliana; zanahoria, cebolla, puerro,  col china (este ingrediente es fundamental), setas, brotes de soja y en ocasiones fideos celofán, también llamados fideos de soja verde o mungo. A veces se suele incluir caldo de pollo y carne picada. A todo ello se le da un toque salado con unas gotas de salsa de soja, se enrolla en una hoja de pasta fresca (pasta de harina de trigo China, generalmente brick) y se fríe dentro de un wok en aceite hirviendo durante unos minutos. Hasta que la pasta se comienza a dorar por el exterior.

Fueron introducidos en Occidente gracias a la enorme difusión de la comida china que han realizado los restaurantes chinos en las principales capitales del mundo.

Tradicionalmente, los rollitos de primavera forman parte del la fiesta de Año Nuevo Chino que se celebra cada año en la cercanía de la primavera. Los rollos de primavera tienen una simbología especial en estas fechas ya que se asemejan al gusano de seda que renace de su capullo. Los rollos de primavera se sirven también en los festivales de Qingming (también denominado como día de limpieza, día de tumbas o día de muertos).SONY DSCComo se ha matizado en el primer párrafo, la col china es un ingrediente fundamental, ésta hortaliza en gran parte dota a éste plato de su característico sabor. Por ello, vamos a dedicar unos minutos a conocer un poco mejor sus propiedades y el aporte nutricional que nos ofrece.

La col china también denominada boc choy o napa es una verdura oriunda del Extremo Oriente. Se han encontrando sus semillas en las excavaciones neolíticas de los asentamientos de Banpo ( sitio arqueológico descubierto en 1953 y situado en el valle del río amarillo, al este de la ciudad de Xi’an, capital de la provincia de shaanxi, en la República Popular China). La col se cultiva en China hace más de 1.500 años, desde donde llegó a Japón a finales del siglo XIX. En los últimos años su consumo y producción han experimentado una difusión paulatina a los países de Europa y América. Formaba parte de la dieta culinaria de los chinos del sur en el siglo V.  Actualmente se cultiva en Europa, China, EEUU y Guatemala.

Su aporte nutricional y sus compuestos esenciales para el organismo, hacen de este vegetal un alimento bueno para la salud general, el cuidado del cabello y el mantenimiento de una piel saludable.

El repollo chino contiene; magnesio, calcio, fósforo y vitamina K, para proporcionar a los huesos la fuerza y vitalidad necesarias para la realización de las labores de cotidianas. En general, el organismo entero se fortalece con el consumo regular de este producto asiático.

Al igual que sucede con la col común, la col china contiene buenas cantidades de glucosinolatos, compuesto orgánico que ayuda a prevenir el cáncer.
Repollo chinoEste alimento excepcional tiene una poderosa combinación de nutrientes que pueden evitar enfermedades cardiovasculares. La vitamina B y el folato reducen considerablemente los niveles de homocisteína que hay en la sangre, causante de los padecimientos del corazón. Los músculos del corazón se benefician gracias al aporte de magnesio y calcio, que le permiten una mejor relajación y contracción.

Se trata de un alimento bajo en calorías y rico en fibra dietética, dos condiciones que lo convierten en la mejor alternativa cuando se buscan alimentos que contribuyan a la pérdida de peso.

Se dice que la col china retrasa el envejecimiento de las personas que la consumen. El boc choy es muy beneficioso para el tratamiento de diversas infecciones de la piel debido a sus propiedades antibacterianas y antisépticas.

Otra increíble propiedad de la napa está en el hierro que posee, esto ayuda a aumentar el nivel de ferritina en el organismo, la ferritina es la sustancia indicada para tratar la caída del cabello, contribuyendo al crecimiento del mismo.

Por otro lado aunque no existe un estimativo de cuáles son los perjuicios de la ingesta de col china, consumir en demasía este vegetal podría tener las consecuencias de un exceso de minerales en el organismo, estos efectos podrían ser; niveles elevados de calcio, cálculos renales, deficiencias en el funcionamiento de los riñones, disminución de la absorción de hierro, zinc, magnesio y depósitos de calcio en el tejido blando. La recomendación como ocurre con la mayoría de los alimentos, es consumirla en proporciones adecuadas, siendo aconsejable una dieta variada y equilibrada.

Como alternativa al menú diario os propongo estos deliciosos y sabrosos rollitos de primavera caseros. Animaros a preparar esta receta, son muy fáciles de elaborar y quedan espectaculares.rolitos1.JPG

Ingredientes (8 unidades):

  • 1 Rollo de pasta brick
  • 1 Zanahoria
  • 1 Puerro
  • 1 Ajo
  • 1/2 Col china
  • 100 G Taza de brotes de soja frescos
  • 50 G Carne picada
  • Aceite de oliva
  • Salsa de soja
  • Huevo (para sellar la masa)
  • Salsa Agridulce para acompañar

Elaboración:

Lavar, pelar y cortar en forma de bastón las zanahorias.

Limpiar, retirar la piel y picar muy fino el puerro y el ajo

Enjuagar la col china y trocearla en juliana.

Colocar un wok sobre el fogón a temperatura media-alta y engrasarlo con una gotas de aceite.

Cuando la sartén esté caliente, incorporar el ajo y el puerro. Pochar ambos ingredientes uno o dos minutos.

Añadir la zanahoria y saltear tres minutos.

Agregar la carne picada y mezclar, mover continuamente hasta que la carne esté completamente cocinada.

Después, adicionar el repollo y continuar la cocción cinco minutos más.

Finalmente añadir los brotes de soja e integrar todos los ingredientes.

Regar la preparación con la salsa de soja y trasladar la elaboración a un plato para dejarla enfriar.

Disponer la masa brick sobre la mesa de trabajo y sacar ocho porciones de 20x20cm cada una.

Poner una cantidad de relleno sobre uno de los lados en de la pasta brick y  doblar los laterales hacia dentro para evitar que el relleno se salga. Después, enrollar la pasta hasta el final.

Cuando se tenga formado el cilindro hay que sellarlo.  Para ello,  pintar el último pliegue con huevo batido.

Proceder del misma manera hasta agotar el resto de ingredientes.rollito1.JPGPoner un wok o una sartén honda con abundante aceite sobre el fuego a temperatura media-alta. Cuando el aceite esté muy caliente (sin llegar a producir humo) freír los rollitos aproximadamente dos minutos por cada lado, hasta verlos dorados.

Una vez fritos, colocarlos sobre papel de cocina absorbente para retirar el exceso de grasa.

Emplatar y servir de inmediato acompañados de salsa agridulce.

Una propuesta más sana para disfrutar este platillo es cocinarlos dentro del horno. Para ello, programar 200C calor arriba y abajo. Cuando el horno haya alcanzado la temperatura adecuada, cubrir una bandeja de horno con papel parafinado, colocar los rollitos sobre la bandeja e introducirlos dentro del horno. Cocinarlos 15-20 minutos, dándoles la vuelta a mitad de cocción para que queden dorados por ambas superficies.

CHARLOTA DE LIMÓN

charlota5.5.JPGEl limón es una fruta comestible de sabor ácido y extremadamente fragante que se usa principalmente en la alimentación. El limón es el fruto del limonero, un pequeño árbol frutal de hoja perenne que puede alcanzar más de 4 m de altura. Se cultiva al sol, en sitios cálidos, lejos del viento y sin heladas nocturnas. Su riego debe ser abundante, sobre todo en periodo de fructificación. El limonero forma una copa abierta con gran profusión de ramas, sus hojas son ovaladas, coriáceas de color verde mate (5–10 cm), terminadas en punta y con bordes ondulados o finamente dentados. En las ramas presenta espinas cortas y gruesas. Posee una madera dura con corteza lisa y amarillenta muy apreciada en trabajos de ebanistería.

Sus flores, comúnmente llamadas (al igual que las del naranjo) azahares o flor de azahar ( el nombre procede del árabe hispánico azzahár, y éste, del árabe clásico az-zahr que significa flores), presentan gruesos pétalos blancos teñidos de rosa o violáceo en la parte externa. El limón es originario de Asia (Assam, región en el nordeste de India, norte de Birmania y China), fue desconocido por griegos y romanos, siendo mencionado por primera vez en el libro sobre agricultura Nabathae hacia el siglo III – IV. Su cultivo no fue desarrollado en occidente hasta después de la conquista árabe en España, extendiéndose entonces por todo el litoral mediterráneo donde se cultiva profusamente, debido a la benignidad del clima, para consumo interno y de explotación.

El poder terapéutico del limón es muy amplio y ha sido reconocido desde hace mucho tiempo. Ya en el siglo XVII, el limón era considerado digestivo y purificador de la sangre. En el siglo XVIII, antes de que se descubriese el poder de la vitamina C, la flota inglesa en sus travesías viajaba con un cargamento de limones, para evitar que los marineros contrajesen la enfermedad del escorbuto, que se produce por carencia casi total de vitamina C.

El limón es utilizado en multitud de comidas y bebidas, a veces para dar sabor o solo un toque de acidez a un bistec, pescado o guiso. Pero además de su rico sabor en tartas y helados de limón están sus grandiosas propiedades curativas. Su gran aporte de vitaminas le convierte en un gran depurador de toxinas y un implacable bactericida.

Los aportes nutritivos del limón son vitaminas del complejo B (B1, B2, B3, B5, B6 , PP), la vitamina C en gran cantidad y la vitamina P, además de minerales como el potasio, magnesio, calcio, fósforo, sodio, hierro y flúor, bastante agua y algo de fibra. Su bajo aporte calórico, 40 calorías por cada cien gramos, lo convierte en una fruta ideal para dietas hipocalóricas.

Su alto contenido en vitaminas lo coloca en la cumbre de los frutos sanadores por ser un poderoso antibiótico natural. Su gran aporte de vitamina C ayuda a reforzar las defensas evitando y ayudando a combatir multitud de enfermedades.

El alto aporte de vitaminas ayuda al aparato respiratorio a combatir enfermedades que van desde un simple catarro, ronquera o amigdalitis hasta pulmonías, gripes o asma. No solo es efectivo contra los virus del resfriado y la gripe, sino también contra gran variedad de intrusos valiéndose del limonoide terpeno, un componente propio del jugo natural de limón.

Tomar una taza de agua tibia con el jugo de un limón en ayunas nos ayuda a activar los intestinos, mejorando su bombeo además de limpiar y desinfectar todo el tracto intestinal. También esta terapia desintoxica el hígado.

Tiene componentes anti-cancerígenos que impiden la división de las células cancerígenas por lo que sería conveniente incluirlo en nuestra dieta diaria como prevención además de ser un poderoso antioxidante.

El limón equilibra el pH. Aunque el limón es ácido, tiene un efecto alcalinizante en el organismo con lo que es muy beneficioso tomarlo sin endulzar para equilibrar los ácidos.

En la cascara del limón se encuentra la tengeretina, un fitonutriente que es eficaz contra trastornos del cerebro y sistema nervioso, como el Parkinson.

Los limones son ricos en hesperetina que baja el excesivo nivel de azúcar en sangre y alivia los síntomas de las alergias.

También ayuda a cicatrizar todo tipo de heridas, con un gran poder de desinfección.

Se le puede dar uso tanto externo como interno.

En esta página propongo incluir el limón en la dieta como ingrediente esencial presentado en una bella y deliciosa tarta charlota de limón. La charlota (del francés charlotte) o carlota, es una tarta de origen francés. Se elabora forrando un molde de bordes altos con bizcochos de soletilla o savoiardi impregnados en sirope, para moldear la línea exterior del pastel y proporcionarle su aspecto clásico.El relleno consiste en una crema pastelera , crema bávara o mousse con o sin frutas. Es un manjar exquisito y la mezcla de sabores, espectacular; lo jugoso del bizcocho, lo esponjoso y suave de la mousse y lo crujiente del chocolate confieren a este pastel un contraste de texturas fastuoso.


charlota8.JPGIngredientes:

  • 25 Bizcochos de soletilla o savoiardi
  • 250 Ml Nata para montar
  • 100 G Queso crema
  • Jugo de 3 limones
  • 100 Ml Leche
  • 250 Ml Leche
  • 1 Cda Azúcar Común
  • Ralladura de limón
  • Chocolate blanco en escamas o gotas
  • Ralladura de limón
  • 75 G Chocolate blanco para la decoración (opcional)

Elaboración:

Preparar los bizcochos de soletilla o savoiardi como se indica en la receta de éste blog. Para acceder rápidamente a ella, pincha sobre la palabra “bizcocho de soletilla” que encontrarás en el listado de ingredientes.

Hidratar la gelatina en agua fría dentro de recipiente hondo.

En un cuenco amplio verter la nata y comenzar a batir la crema con un batidor varillas (preferiblemente eléctricas), cuando la nata comience a coger cuerpo, añadir el azúcar glas.

Después, incorporar el queso crema junto al zumo de limón y batir hasta integrar por completo.

Calentar media taza de leche (100 ml) en el microondas o en un cazo al fuego.

Escurrir las hojas de gelatina e introducirlas dentro de la media taza de leche caliente, mezclar hasta disolver.

Agregar un par de cucharadas de la crema que se elaboró inicialmente para templar la gelatina, mezclar con unas varillas manuales e incorporar con el resto de crema (para dar color a la preparación, se puede añadir unas gotas de colorante alimentario natural de tono amarillo). Batir la mezcla durante unos minutos y reservar.

Disponer un molde desmontable de 16 cm de diámetro sobre la mesa de trabajo y cubrir la base con papel de hornear cortado a la misma medida (opcionalmente y para conseguir un acabado más profesional y desmoldar la tarta con mayor facilidad, colocar una tira de acetato alrededor de las paredes interiores del molde).

Verter el resto de la leche (250ml) dentro de un recipiente amplio y hondo. Incorporar la ralladura de limón y la cucharada de azúcar común. Calentar unos minutos dentro del microondas (el recipiente debe ser apto para su uso) o en un cazo al fuego.

Sumergir la mitad de los bizcochos uno a uno, dentro de la leche caliente. Cuando hayan absorbido una buena cantidad de líquido, sacarlos y colocarlos muy juntos sobre la base del molde.

Cortar la punta del resto de bizcochos (para que se sostengan mejor sobre la base) y sumergirlos dentro del cuenco con la leche caliente. Colocar una capa de bizcochos pegados a las paredes interiores del aro del molde, hasta cubrirlo por completo.

Verter la mousse de limón en el interior de la corona de bizcochos, aplanar la superficie y refrigerar un mínimo de 4 horas.

Pasado el tiempo, cuando la mousse haya cuajado. Adornar la superficie del pastel con escamas de chocolate blanco y ralladura de limón.

Si opcionalmente decidimos poner el broche final a la charlota, elaborar un cerco de chocolate blanco.

Para ello, colocar estirado sobre la mesa de trabajo una lámina de acetato con la misma longitud que el diámetro de la tarta (en este caso, 16 cm de diámetro y 6cm de altura).

Calentar en el microondas o al baño maría el chocolate blanco.

Disponer una manga de pastelero desechable y llenarla con el chocolate derretido. Cortar la punta de la manga (no cortarla demasiado, se necesita que el chocolate salga en forma de hilo fino) y realizar el dibujo sobre la lámina de acetato, para esta elaboración se realizaron líneas horizontales y verticales. Dejar en la posición inicial unos minutos, hasta que el chocolate temple.

Después, sacar la charlotta del refrigerador y desmoldar (retirar la lámina de acetato si utilizó previamente para forrar las paredes del molde) y presentar sobrer un plato de servicio.

Cuando el chocolate haya templado coger la lámina de acetato y rodear la tarta con ella (el chocolate ha de quedar en contacto con los bizcochos de soletilla). Refrigerar de nuevo el pastel.

Quitar la lámina de acetato cuando el chocolate esté completamente sólido y servir.CHARLOTA6.JPG