GNOCCHI CON PESTO GENOVÉS

ÑOQUIS8.JPGSi tenéis invitados en casa y queréis sorprenderlos o deleitaros a vosotros mismos con un plato fácil y exquisito, os recomiendo preparar estos deliciosos ñoquis con pesto genovés. Son bastante elaborados pero sin ninguna complicación.

Los ñoquis (del italiano gnocchi, plural de gnocco; ‘bollo’ o ‘pelotilla’) son un tipo de pasta italiana y aunque su origen es italiano, mezcla productos del Nuevo Mundo (la patata) con los del Viejo Mundo (la harina o la sémola). Al igual que las pastas no se comen sólo, sino que se acompaña o se complementan con salsas u otras recetas más contundentes.

Se elaboran con patata, harinas (pueden ser de maíz, castaña, pulpa de calabaza, de espinacas… ). Los aderezos o salsas son múltiples, además de su versatilidad con otros platos.

Mencionar otra variedad de gnocchi muy conocida en las regiones Italianas de Friuli y Trentino-Alto Adigio, es denominada gnocchi di pane y se elabora con pan rallado.ÑOQUIS12.JPGSi bien no podemos ubicar con precisión su aparición en la cocina italiana, debe haber sido posterior al siglo XVII por el comienzo del cultivo de la patata en Europa. Además no debe haber sido antes del siglo XIX ya que no hay relación en los libros de cocina de esa época. Los gnocchi son un producto del campesinado en el noroeste italiano, el cual convirtiéndose en un plato tradicional se fue extendiendo a otras regiones para después cruzar los mares.

A mitad o finales del siglo XX estas recetas particulares o de herencia familiar cruzaron el mar y regresaron al Nuevo Mundo en las maletas de los inmigrantes italianos. De ahí su asentamiento y propagación en los Estados Unidos, Argentina y Chile. En algunos de estos dos países su nombre se ha americanizado para ser los ñoquis. Después de esto tuvieron un renacimiento en la propia Europa fuera de las fronteras de Italia. Es quizás debido a esto que a finales de este siglo XX y el comienzo del siglo XXI, su receta y otras recetas donde se emplean se han hecho algo más común. Claro, que parte de esto se le debe a la red de redes.

En casa sentimos cierta debilidad por la gastronomía italiana y este plato se encuentra en nuestra lista de favoritos. Os animo a elaborar de forma casera esta fantástica receta de ñoquis.


ÑOQUIS9.JPGIngredientes:

Ñoquis;

  • 500 g de patatas, mejor viejas, para cocer
  • 125 g de harina de trigo
  • 4 litros de agua para cocer los ñoqui
  • 2 cucharadas de sal

Pesto Genovés;

  • 90 G Hojas de albahaca fresca
  • 4 G Dientes de ajo
  • 30 G Piñones
  • 3 G Sal gruesa
  • 50 Queso parmesano
  • 16 G Queso fiore sardo (queso de leche de oveja)
  • 120 Ml Aceite de oliva virgen extra

Elaboración:

Preparar el pesto genovés como se indica en la receta de este blog. Para acceder a ella, pincha sobre la palabra “pesto genovés” que encontrarás en el listado de ingredientes.

Poner las patatas a cocer en una cazuela con abundante agua.

Cuando las patatas estén cocinadas, retirar la cazuela del fuego y escurrirlas sobre un colador. Pelarlas cuando aún estén calientes y pasarlas por un chino o pasapuré.

Añadir la harina y mezclar hasta formar una masa suave, algo pegajosa (es recomendable ir incorporando la harina poco a poco, hasta formar la masa).

Espolvorear la mesa de trabajo y las manos con harina. Después, dividir la masa en ocho bolas.

Crear con cada bola un rollo de un diámetro de 2,5cm aproximadamente.ÑOQUIS5.JPGCortar con un cuchillo afilado pequeños trozos de 2,5-3 cm de largo, con un peso aproximado entre los 10 o 15 gr. Posteriormente, darles forma de pequeñas bolas con las palmas de las manos.

Formar cada ñoqui presionándolo por un lado con el dedo y por el otro lado contra un tenedor y tirando de él para que vaya cayendo sobre la mesa de trabajo.

Los ñoquis tendrán una parte acanalada por un lado y por el otro una pequeña hendidura.

Cuando se elaboren todos los gnocchi, proceder con su cocción. Para ello, poner al fuego una olla con agua y sal. Cuando rompa a hervir, incorporar los ñoquis y cuando suban a la superficie contar aproximadamente 10 segundos y retirarlos con ayuda de una espumadera.

Colocar los gnocchi sobre un plato o fuente hondo previamente calentado y añadirles la salsa de pesto genovés (la cantidad a gusto del consumidor). Tras ello, agitar el plato de servicio para que los ñoquis se impregnen con la salsa.

Cocer el resto de ñoquis y repetir el mismo procedimiento.

Mezclar el conjunto de alimento con cuidado, espolvorear con un poco de queso parmesano recién rallado y decorar con hojas de albahaca y piñones.

Servir los gnocchi con pesto genovés de inmediato.
ÑOQUIS7.JPG

ROLLITOS DE PRIMAVERA

SONY DSCEl rollito de primavera se elabora con abundantes verduras cortadas en juliana; zanahoria, cebolla, puerro,  col china (este ingrediente es fundamental), setas, brotes de soja y en ocasiones fideos celofán, también llamados fideos de soja verde o mungo. A veces se suele incluir caldo de pollo y carne picada. A todo ello se le da un toque salado con unas gotas de salsa de soja, se enrolla en una hoja de pasta fresca (pasta de harina de trigo China, generalmente brick) y se fríe dentro de un wok en aceite hirviendo durante unos minutos. Hasta que la pasta se comienza a dorar por el exterior.

Fueron introducidos en Occidente gracias a la enorme difusión de la comida china que han realizado los restaurantes chinos en las principales capitales del mundo.

Tradicionalmente, los rollitos de primavera forman parte del la fiesta de Año Nuevo Chino que se celebra cada año en la cercanía de la primavera. Los rollos de primavera tienen una simbología especial en estas fechas ya que se asemejan al gusano de seda que renace de su capullo. Los rollos de primavera se sirven también en los festivales de Qingming (también denominado como día de limpieza, día de tumbas o día de muertos).SONY DSCComo se ha matizado en el primer párrafo, la col china es un ingrediente fundamental, ésta hortaliza en gran parte dota a éste plato de su característico sabor. Por ello, vamos a dedicar unos minutos a conocer un poco mejor sus propiedades y el aporte nutricional que nos ofrece.

La col china también denominada boc choy o napa es una verdura oriunda del Extremo Oriente. Se han encontrando sus semillas en las excavaciones neolíticas de los asentamientos de Banpo ( sitio arqueológico descubierto en 1953 y situado en el valle del río amarillo, al este de la ciudad de Xi’an, capital de la provincia de shaanxi, en la República Popular China). La col se cultiva en China hace más de 1.500 años, desde donde llegó a Japón a finales del siglo XIX. En los últimos años su consumo y producción han experimentado una difusión paulatina a los países de Europa y América. Formaba parte de la dieta culinaria de los chinos del sur en el siglo V.  Actualmente se cultiva en Europa, China, EEUU y Guatemala.

Su aporte nutricional y sus compuestos esenciales para el organismo, hacen de este vegetal un alimento bueno para la salud general, el cuidado del cabello y el mantenimiento de una piel saludable.

El repollo chino contiene; magnesio, calcio, fósforo y vitamina K, para proporcionar a los huesos la fuerza y vitalidad necesarias para la realización de las labores de cotidianas. En general, el organismo entero se fortalece con el consumo regular de este producto asiático.

Al igual que sucede con la col común, la col china contiene buenas cantidades de glucosinolatos, compuesto orgánico que ayuda a prevenir el cáncer.
Repollo chinoEste alimento excepcional tiene una poderosa combinación de nutrientes que pueden evitar enfermedades cardiovasculares. La vitamina B y el folato reducen considerablemente los niveles de homocisteína que hay en la sangre, causante de los padecimientos del corazón. Los músculos del corazón se benefician gracias al aporte de magnesio y calcio, que le permiten una mejor relajación y contracción.

Se trata de un alimento bajo en calorías y rico en fibra dietética, dos condiciones que lo convierten en la mejor alternativa cuando se buscan alimentos que contribuyan a la pérdida de peso.

Se dice que la col china retrasa el envejecimiento de las personas que la consumen. El boc choy es muy beneficioso para el tratamiento de diversas infecciones de la piel debido a sus propiedades antibacterianas y antisépticas.

Otra increíble propiedad de la napa está en el hierro que posee, esto ayuda a aumentar el nivel de ferritina en el organismo, la ferritina es la sustancia indicada para tratar la caída del cabello, contribuyendo al crecimiento del mismo.

Por otro lado aunque no existe un estimativo de cuáles son los perjuicios de la ingesta de col china, consumir en demasía este vegetal podría tener las consecuencias de un exceso de minerales en el organismo, estos efectos podrían ser; niveles elevados de calcio, cálculos renales, deficiencias en el funcionamiento de los riñones, disminución de la absorción de hierro, zinc, magnesio y depósitos de calcio en el tejido blando. La recomendación como ocurre con la mayoría de los alimentos, es consumirla en proporciones adecuadas, siendo aconsejable una dieta variada y equilibrada.

Como alternativa al menú diario os propongo estos deliciosos y sabrosos rollitos de primavera caseros. Animaros a preparar esta receta, son muy fáciles de elaborar y quedan espectaculares.rolitos1.JPG

Ingredientes (8 unidades):

  • 1 Rollo de pasta brick
  • 1 Zanahoria
  • 1 Puerro
  • 1 Ajo
  • 1/2 Col china
  • 100 G Taza de brotes de soja frescos
  • 50 G Carne picada
  • Aceite de oliva
  • Salsa de soja
  • Huevo (para sellar la masa)
  • Salsa Agridulce para acompañar

Elaboración:

Lavar, pelar y cortar en forma de bastón las zanahorias.

Limpiar, retirar la piel y picar muy fino el puerro y el ajo

Enjuagar la col china y trocearla en juliana.

Colocar un wok sobre el fogón a temperatura media-alta y engrasarlo con una gotas de aceite.

Cuando la sartén esté caliente, incorporar el ajo y el puerro. Pochar ambos ingredientes uno o dos minutos.

Añadir la zanahoria y saltear tres minutos.

Agregar la carne picada y mezclar, mover continuamente hasta que la carne esté completamente cocinada.

Después, adicionar el repollo y continuar la cocción cinco minutos más.

Finalmente añadir los brotes de soja e integrar todos los ingredientes.

Regar la preparación con la salsa de soja y trasladar la elaboración a un plato para dejarla enfriar.

Disponer la masa brick sobre la mesa de trabajo y sacar ocho porciones de 20x20cm cada una.

Poner una cantidad de relleno sobre uno de los lados en de la pasta brick y  doblar los laterales hacia dentro para evitar que el relleno se salga. Después, enrollar la pasta hasta el final.

Cuando se tenga formado el cilindro hay que sellarlo.  Para ello,  pintar el último pliegue con huevo batido.

Proceder del misma manera hasta agotar el resto de ingredientes.rollito1.JPGPoner un wok o una sartén honda con abundante aceite sobre el fuego a temperatura media-alta. Cuando el aceite esté muy caliente (sin llegar a producir humo) freír los rollitos aproximadamente dos minutos por cada lado, hasta verlos dorados.

Una vez fritos, colocarlos sobre papel de cocina absorbente para retirar el exceso de grasa.

Emplatar y servir de inmediato acompañados de salsa agridulce.

Una propuesta más sana para disfrutar este platillo es cocinarlos dentro del horno. Para ello, programar 200C calor arriba y abajo. Cuando el horno haya alcanzado la temperatura adecuada, cubrir una bandeja de horno con papel parafinado, colocar los rollitos sobre la bandeja e introducirlos dentro del horno. Cocinarlos 15-20 minutos, dándoles la vuelta a mitad de cocción para que queden dorados por ambas superficies.

CHARLOTA DE LIMÓN

charlota5.5.JPGEl limón es una fruta comestible de sabor ácido y extremadamente fragante que se usa principalmente en la alimentación. El limón es el fruto del limonero, un pequeño árbol frutal de hoja perenne que puede alcanzar más de 4 m de altura. Se cultiva al sol, en sitios cálidos, lejos del viento y sin heladas nocturnas. Su riego debe ser abundante, sobre todo en periodo de fructificación. El limonero forma una copa abierta con gran profusión de ramas, sus hojas son ovaladas, coriáceas de color verde mate (5–10 cm), terminadas en punta y con bordes ondulados o finamente dentados. En las ramas presenta espinas cortas y gruesas. Posee una madera dura con corteza lisa y amarillenta muy apreciada en trabajos de ebanistería.

Sus flores, comúnmente llamadas (al igual que las del naranjo) azahares o flor de azahar ( el nombre procede del árabe hispánico azzahár, y éste, del árabe clásico az-zahr que significa flores), presentan gruesos pétalos blancos teñidos de rosa o violáceo en la parte externa. El limón es originario de Asia (Assam, región en el nordeste de India, norte de Birmania y China), fue desconocido por griegos y romanos, siendo mencionado por primera vez en el libro sobre agricultura Nabathae hacia el siglo III – IV. Su cultivo no fue desarrollado en occidente hasta después de la conquista árabe en España, extendiéndose entonces por todo el litoral mediterráneo donde se cultiva profusamente, debido a la benignidad del clima, para consumo interno y de explotación.

El poder terapéutico del limón es muy amplio y ha sido reconocido desde hace mucho tiempo. Ya en el siglo XVII, el limón era considerado digestivo y purificador de la sangre. En el siglo XVIII, antes de que se descubriese el poder de la vitamina C, la flota inglesa en sus travesías viajaba con un cargamento de limones, para evitar que los marineros contrajesen la enfermedad del escorbuto, que se produce por carencia casi total de vitamina C.

El limón es utilizado en multitud de comidas y bebidas, a veces para dar sabor o solo un toque de acidez a un bistec, pescado o guiso. Pero además de su rico sabor en tartas y helados de limón están sus grandiosas propiedades curativas. Su gran aporte de vitaminas le convierte en un gran depurador de toxinas y un implacable bactericida.

Los aportes nutritivos del limón son vitaminas del complejo B (B1, B2, B3, B5, B6 , PP), la vitamina C en gran cantidad y la vitamina P, además de minerales como el potasio, magnesio, calcio, fósforo, sodio, hierro y flúor, bastante agua y algo de fibra. Su bajo aporte calórico, 40 calorías por cada cien gramos, lo convierte en una fruta ideal para dietas hipocalóricas.

Su alto contenido en vitaminas lo coloca en la cumbre de los frutos sanadores por ser un poderoso antibiótico natural. Su gran aporte de vitamina C ayuda a reforzar las defensas evitando y ayudando a combatir multitud de enfermedades.

El alto aporte de vitaminas ayuda al aparato respiratorio a combatir enfermedades que van desde un simple catarro, ronquera o amigdalitis hasta pulmonías, gripes o asma. No solo es efectivo contra los virus del resfriado y la gripe, sino también contra gran variedad de intrusos valiéndose del limonoide terpeno, un componente propio del jugo natural de limón.

Tomar una taza de agua tibia con el jugo de un limón en ayunas nos ayuda a activar los intestinos, mejorando su bombeo además de limpiar y desinfectar todo el tracto intestinal. También esta terapia desintoxica el hígado.

Tiene componentes anti-cancerígenos que impiden la división de las células cancerígenas por lo que sería conveniente incluirlo en nuestra dieta diaria como prevención además de ser un poderoso antioxidante.

El limón equilibra el pH. Aunque el limón es ácido, tiene un efecto alcalinizante en el organismo con lo que es muy beneficioso tomarlo sin endulzar para equilibrar los ácidos.

En la cascara del limón se encuentra la tengeretina, un fitonutriente que es eficaz contra trastornos del cerebro y sistema nervioso, como el Parkinson.

Los limones son ricos en hesperetina que baja el excesivo nivel de azúcar en sangre y alivia los síntomas de las alergias.

También ayuda a cicatrizar todo tipo de heridas, con un gran poder de desinfección.

Se le puede dar uso tanto externo como interno.

En esta página propongo incluir el limón en la dieta como ingrediente esencial presentado en una bella y deliciosa tarta charlota de limón. La charlota (del francés charlotte) o carlota, es una tarta de origen francés. Se elabora forrando un molde de bordes altos con bizcochos de soletilla o savoiardi impregnados en sirope, para moldear la línea exterior del pastel y proporcionarle su aspecto clásico.El relleno consiste en una crema pastelera , crema bávara o mousse con o sin frutas. Es un manjar exquisito y la mezcla de sabores, espectacular; lo jugoso del bizcocho, lo esponjoso y suave de la mousse y lo crujiente del chocolate confieren a este pastel un contraste de texturas fastuoso.


charlota8.JPGIngredientes:

  • 25 Bizcochos de soletilla o savoiardi
  • 250 Ml Nata para montar
  • 100 G Queso crema
  • Jugo de 3 limones
  • 100 Ml Leche
  • 250 Ml Leche
  • 1 Cda Azúcar Común
  • Ralladura de limón
  • Chocolate blanco en escamas o gotas
  • Ralladura de limón
  • 75 G Chocolate blanco para la decoración (opcional)

Elaboración:

Preparar los bizcochos de soletilla o savoiardi como se indica en la receta de éste blog. Para acceder rápidamente a ella, pincha sobre la palabra “bizcocho de soletilla” que encontrarás en el listado de ingredientes.

Hidratar la gelatina en agua fría dentro de recipiente hondo.

En un cuenco amplio verter la nata y comenzar a batir la crema con un batidor varillas (preferiblemente eléctricas), cuando la nata comience a coger cuerpo, añadir el azúcar glas.

Después, incorporar el queso crema junto al zumo de limón y batir hasta integrar por completo.

Calentar media taza de leche (100 ml) en el microondas o en un cazo al fuego.

Escurrir las hojas de gelatina e introducirlas dentro de la media taza de leche caliente, mezclar hasta disolver.

Agregar un par de cucharadas de la crema que se elaboró inicialmente para templar la gelatina, mezclar con unas varillas manuales e incorporar con el resto de crema (para dar color a la preparación, se puede añadir unas gotas de colorante alimentario natural de tono amarillo). Batir la mezcla durante unos minutos y reservar.

Disponer un molde desmontable de 16 cm de diámetro sobre la mesa de trabajo y cubrir la base con papel de hornear cortado a la misma medida (opcionalmente y para conseguir un acabado más profesional y desmoldar la tarta con mayor facilidad, colocar una tira de acetato alrededor de las paredes interiores del molde).

Verter el resto de la leche (250ml) dentro de un recipiente amplio y hondo. Incorporar la ralladura de limón y la cucharada de azúcar común. Calentar unos minutos dentro del microondas (el recipiente debe ser apto para su uso) o en un cazo al fuego.

Sumergir la mitad de los bizcochos uno a uno, dentro de la leche caliente. Cuando hayan absorbido una buena cantidad de líquido, sacarlos y colocarlos muy juntos sobre la base del molde.

Cortar la punta del resto de bizcochos (para que se sostengan mejor sobre la base) y sumergirlos dentro del cuenco con la leche caliente. Colocar una capa de bizcochos pegados a las paredes interiores del aro del molde, hasta cubrirlo por completo.

Verter la mousse de limón en el interior de la corona de bizcochos, aplanar la superficie y refrigerar un mínimo de 4 horas.

Pasado el tiempo, cuando la mousse haya cuajado. Adornar la superficie del pastel con escamas de chocolate blanco y ralladura de limón.

Si opcionalmente decidimos poner el broche final a la charlota, elaborar un cerco de chocolate blanco.

Para ello, colocar estirado sobre la mesa de trabajo una lámina de acetato con la misma longitud que el diámetro de la tarta (en este caso, 16 cm de diámetro y 6cm de altura).

Calentar en el microondas o al baño maría el chocolate blanco.

Disponer una manga de pastelero desechable y llenarla con el chocolate derretido. Cortar la punta de la manga (no cortarla demasiado, se necesita que el chocolate salga en forma de hilo fino) y realizar el dibujo sobre la lámina de acetato, para esta elaboración se realizaron líneas horizontales y verticales. Dejar en la posición inicial unos minutos, hasta que el chocolate temple.

Después, sacar la charlotta del refrigerador y desmoldar (retirar la lámina de acetato si utilizó previamente para forrar las paredes del molde) y presentar sobrer un plato de servicio.

Cuando el chocolate haya templado coger la lámina de acetato y rodear la tarta con ella (el chocolate ha de quedar en contacto con los bizcochos de soletilla). Refrigerar de nuevo el pastel.

Quitar la lámina de acetato cuando el chocolate esté completamente sólido y servir.CHARLOTA6.JPG

FOCACCIA CON ACEITUNAS NEGRAS Y TOMATITOS

focaccia3.JPGLa focaccia o focacha, signafica”hogaza” en italiano. Es una especie de pan plano cubierto con hierbas u otros productos alimenticios.

Se trata de un plato tradicional de la cocina italiana muy relacionado con la popular pizza. La receta básica de este preparado se cree que procede de los antiguos etruscos o los antiguos griegos.

La masa de la focaccia es similar en estilo a la de la pizza, y consiste en harina con alto contenido de gluten, aceite, agua, sal y levadura.

La focaccia es muy popular en Italia y generalmente se aliña con aceite de oliva y sal gruesa, aromatizándola con hierbas como el romero. Algunas versiones añaden otro tipo de ingredientes; cebollas, tomates, aceitunas, quesos, orégano…

Hoy proponemos preparar una rica focaccia con tomate, cebolla, sal gruesa, orégano y aceitunas negras.

Las aceitunas u olivas son el fruto del olivo. La planta procede de Grecia y Asia Menor, donde todavía pueden encontrarse en bosques de olivos silvestres o «acebuches». Las aceitunas se consumen tanto molidas (aceite) o en fresco, pasando primero por un proceso de maceración que elimina el sabor amargo que tienen debido a un glucósido conocido como Oleuropeína son un alimento con gran valor nutricional, destacando las negras por su mayor permanencia en el árbol.

Ricas en ácidos grasos, destaca su gran contenido en ácido oleico, importante en la prevención de las enfermedades cardiovasculares, ya que ayuda a reducir el colesterol LDL (o colesterol malo) y los triglicéridos, aumentando los valores de colesterol HDL (o colesterol bueno).

No debemos olvidarnos que son ricas en vitamina E, un potente antioxidante, que junto con el ácido oleico va a evitar la oxidación de las lipoproteínas y de otras sustancias vinculadas con el desarrollo de ciertos tipos de cáncer.

No se debe abusar del consumo de aceitunas por su alto valor calórico, y sobre todo deben controlar su ingesta aquellas personas con hipertensión, ya que son ricas en sodio, debido a que es el ingrediente base de la salmuera que se usa para su elaboración.

El pan que propongo hoy está buenísimo, en casa he preparado en varias ocasiones este tipo de focaccia y siempre a sido un éxito. Su aspecto es muy llamativo y la miga queda suelta y esponjosa. Animaros a elaborarla en vuestros hogares, no dejará indiferente a ningún comensal.


focaccia4.JPG

Ingredientes:

Masa madre o Biga:

  • 105 g Harina
  • 50 G Agua
  • 5 G Levadura fresca de panadero

Masa;

  • 160 G Biga
  • 225 G Harina
  • 6 Sal
  • 5 G Levadura fresca de panadero
  • Aceite de oliva virgen extra

Relleno y acabado;

  • 12 Tomates enanos
  • 18 Aceitunas negras
  • 1/4 Cebolla Morada
  • Sal en Maldon o gruesa
  • Orégano

Elaboración:

  • Masa madre o Biga;

El día anterior a la preparación de la focaccia, elaborar la masa madre (Si tenéis masa madre vieja conservada en la nevera, en este caso también se puede utilizar. Refrescar la masa tres o cuatro horas antes de comenzar la preparación).

Mezclar todos los ingredientes de la biga y amasarlos un par de minutos. Se obtendrá una masa densa.

Formar una bola con la masa y colocarla dentro de un cuenco amplio. Tapar con film transparente y reservar en el refrigerador (la biga puede permanecer de 1 a 3 días dentro de la nevera).

  • Masa;

Sacar la biga de la nevera tres o cuatro horas antes de comenzar a preparar la masa y dejarla reposar en un lugar cálido (Tras la fermentación, la biga debe estar esponjosa, desprendiendo un aroma limpio, alcohólico y un poco ácido).

Poner la harina, el agua, la sal y la biga dentro de un bol . Mezclar los ingredientes con una cuchara de madera, hasta obtener una masa bastante pegajosa. Dejarla reposar diez o quince minutos, pasado el tiempo la masa será menos pringosa.

Con las manos, estira una buena porción de masa y plegar sobre sí misma. Girar el bol y repetir el mismo gesto diez veces más, girando media vuelta el bol en cada pliegue.

Dejar reposar la masa cinco minutos y repetir de nuevo el paso anterior; diez pliegues girando el bol media vuelta cada vez que realices un pliegue. Después de realizar los diez pliegues, dejar reposar la masa cinco minutos

Alternar dos veces más, realizando un total de cuatro amasados con diez pliegues cada uno y cinco minutos de reposo después de cada amasado.

Untar una bandeja o contenedor hondo con aceite y colocar la masa dentro.

Con cuidado de no desgarrar la masa , estirar y plegar como si se tratara de un tríptico. Tapar la masa con un paño de cocina y dejarla descansar 30 minutos.

Pasado el tiempo, repetir el plegado. Si aún está muy líquida la masa, plegar primero en un sentido, girar la masa 90º y realizar el mismo gesto otra vez (con esta acción se proporciona más tensión a la masa).

Disponer una bandeja de horno y colocar sobre ella una hoja de papel de hornear. Verter sobre el papel de hornear un buen chorro de aceite de oliva (sin miedo, el pan lo absorberá todo durante el horneado).

Plegar los extremos de la derecha y la izquierda un cuarto hacia el interior después, los lados de arriba y abajo hasta que se encuentren en el centro. Con cuidado darle la vuelta, dejando el pliegue en la base.

Untar la superficie de la focaccia con aceite y presionar con las yemas de los dedos, apretando hasta tocar la bandeja. Al mismo tiempo, dar forma al pan estirando la masa.SONY DSC

  • Relleno y acabado;

Distribuir el relleno equitativamente por toda la superficie de la focaccia, aprovechando los hoyos que se realizaron con las yemas de los dedos para introducir las aceitunas y los tomatitos. Después; incorporar la cebolla morada, sazonar con la sal y condimentar con el orégano.

Precalentar el horno 250ºC calor arriba y abajo. Colocar una bandeja honda en la parte baja del horno y una rejilla a media altura (si teneis piedra de horno, situarla sobre la rejilla).

Cuando el horno haya alcanzado la temperatura adecuada, meter dentro el pan e inmediatamente después verter medio vaso de agua sobre la bandeja honda que colocamos anteriormente en la parte inferior del horno (para crear vapor y aportar humedad al pan).

Hornear la focaccia durante 10 minutos a 250ºC. Pasado el tiempo, retirar la bandeja que colocamos en la zona baja del horno (para que la base del pan se pueda dorar y quede crujiente) y continuar con la cocción otros 20-25 minutos, bajando la temperatura a 200ºC.

Cuando la focaccia esté dorada, sacarla del horno y dejar templar unos minutos sobre una rejilla.

Se puede servir caliente, templada o incluso fría.

PAN BATBOUT RELLENO DE ENSALADA DE POLLO

 

SONY DSCPosiblemente este sándwich sea el más rico que he probado. Se trata de un sándwich casero que consta de un pan árabe cocido en sartén y abierto por la mitad, su interior está compuesto por ensalada de pollo; tomate, cebolla, espinacas y mozzarella. Aderezado con salsa de mayonesa y especias marroquíes. Es un plato principal riquísimo y muy sano.

Un sandwich de estas características aportan a nuestra dieta entre 300-400kcal.

En éste caso, el pan es la principal fuente de hidratos de carbono. La harina que empleamos para elaborar el pan batbout es blanca, pero para aprovechar mejor las vitaminas y minerales de este cereal podemos sustituirlo por pan integral, de multicereales, con salvado, de avena o de semillas. Así, también aportaremos fibra al plato.

Las proteínas  las proporciona el pollo, el bacon (retirando en la medida de lo posible la parte blanca; grasa saturada) la mozzarella y la mahonesa.

El calcio lo ingerimos por parte de la mozzarella.

Las vitaminas y los minerales del sándwich o bocadillo derivarán de sus vegetales; tomate, cebolla y espinacas.

Por último y no menos importante, debemos prestar atención a las grasas y si bien éstas podrían derivar de las semillas del pan (en caso de usar un tipo de pan que las contenga), de las carnes, lácteos y salsas empleados en la elaboración de bocadillo.

Este tipo de bocadillo es muy sencillo y su elaboración es rápida. Se puede consumir templado o caliente y frío si gusta más o va ha ser trasladado “para llevar”.

No hay duda que un bocadillo de estas características nos ofrece buenos nutrientes y forma parte de una dieta sana y equilibrada.BATBOUT RELLENO DE ENSALADA DE POLLO2.JPGIngredientes (4 personas):

  • 4 Piezas de pan Marroquí  batbout (en su defecto, podéis sustituir por otro tipo de pan)
  • 1 Pechuga de pollo (pequeña)
  • 1 Tomate
  • 1/2 Cebolla
  • 4 Lonchas de bacon
  • 1 Bola de Mozzarella (puede ser ligera)
  • 1 Manojo de espinacas
  • 1 Cda Mayonesa 
  • 1/2 Cdta Especias Marroquís
  • Sal

Elaboración:

Preparar el pan batbout según se explica en la receta del blog. Para acceder al enlace, pinchar sobre la palabra “batbout” que encontrareis en el listado de ingredientes.

Limpiar la pechuga de pollo y retirar los cúmulos de grasa que pueda tener. Trocear la carne en pequeños cubitos.

Disponer las lonchas de bacon sobre una tabla para cortar y con ayuda de un cuchillo quitar la mayor parte de zonas blancas a las lonchas de bacon (en grandes superficies de alimentación; zona charcutería, venden taquitos de bacon prácticamente libres de grasa de la marca “argal”), después cortarlo en trozos chicos .

Escurrir la bola de mozzarella y dejarla sobre un papel de cocina para que éste absorba parte de su humedad.

Lavar el tomate y trocearlo en porciones menudas y cuadradas.

Lavar, pelar y picar la cebolla.

Poner una sartén antiadherente al fuego y añadir unas gotas de aceite de oliva.

Cuando la sartén esté caliente, añadir y pochar la cebolla durante 2-3 minutos. Sacar, colocar sobre un cuenco amplio y reservar.BLOG444444.JPGEn la misma sartén añadir los trozos de bacon, saltear unos minutos meneando la sartén constantemente. Retirar la sartén del fuego cuando se comience a dorar y depositar dentro del cuenco, junto a la cebolla.

Colocar de nuevo la sartén sobre el fuego e incorporar el pollo. Mantener unos minutos moviendo de cuando en cuando para tostarlo por todas sus superficies. Cuando esté cocinado, retirarlo de la sartén y colocarlo junto al resto de ingredientes. Dejar enfriar las preparaciones.

Mientras, elaborar la mayonesa como se indica en la receta de este blog (si os resulta más cómodo, puede ser comprada). Para acceder a la receta, pinchar sobre la palabra “Mayonesa”, la encontrareis en la lista de ingredientes de esta entrada.

Cuando tengamos fríos todos los ingredientes previamente cocinados, agregar el resto componentes; tomate, mozzarella y espinacas.

Sazonar la ensalada con sal y especias marroquíes al gusto (no pasaros con las especias, ya que aportan gran sabor y con unas pizquitas es suficiente).

Incorporar la mayonesa y mezclar para integrar.

Si se van a consumir los bocadillos calientes o templados, pasar el pan por la plancha antes de realizar el siguiente paso.

Usando un cuchillo afilado, cortar un borde del pan y abrir como un paquete, lo mejor es hacer sólo un corte para meter el relleno a gusto y evitar que el bocadillo se desarme y los alimentos puedan caer.

Rellenar los panes con la ensalada y disfrutar de un delicioso almuerzo. ¡Que aproveche!0000000000.JPG

HUMMUS DE GARBANZOS

hummus 1.JPGEl hummus es una crema de puré de garbanzos cocidos, que incluye pasta de tahina (semillas de sésamo molidas, con líquido y sal) zumo de limón y aceite de oliva. Según la variante local puede llevar además otros ingredientes como ajos y pimentón (generalmente vertido al servirse). Es un plato muy popular a lo largo y ancho de todo Oriente Medio, incluidos Líbano, Palestina, Turquia, Grecia, Siria, Armenia, Chipre e Israel, aunque el hummus que se consume en Grecia es bastante distinto del que se encuentra en el mundo árabe. El hummus parece tener como origen el Antiguo Egipto y su preparación era muy diferente a la actual, servida en porciones pequeñas sobre una pieza de pan.

En árabe, hummus significa simplemente “garbanzo”. El plato descrito por regla general es realmente denominado en su forma más completa como Hummus bi tahina, cuyo significado es garbanzos y pasta de sésamo.

La receta básica es una mezcla de garbanzos cocidos con tahina, ajo y zumo de limón en proporción variable, aunque una cantidad habitual es; 500 g de garbanzos, tres o cuatro cucharadas soperas de tahina, dos o tres cucharadas soperas de aceite de oliva, un diente de ajo y el zumo de medio limón. Se hace con ello un puré de cierta consistencia, al que si se desea se añaden sal y especias como comino, cilantro o alcaravea. En el momento de servir (frío o tibio), se añade pimentón y aceite de oliva. En ocasiones, para que el hummus quede más fino, previamente se frotan los garbanzos cocidos dentro de su agua de cocción para que se desprenda la piel, que se retira y desecha.

La fina textura de este puré hace que los cocineros de todo el mundo ofrezcan diversas variantes dependiendo de las costumbres y la sencillez. Es una preparación que se sirve habitualmente expandida en un plato, acompañada de porciones de pan de pita que se emplea como elemento para mojar, o de verduras y hortalizas frescas. Algunas versiones más modernas emplean en lugar de pan pita unas tortillas chips. Es un plato muy empleado en las cocinas vegetarianas, veganas y crudivegetarianas.

SONY DSC

Como hemos mencionado anteriormente, además de los garbanzos, uno de los ingredientes principales para preparar el hummus es la tahina, elaborada básicamente con semillas de sésamo tostado trituradas, líquido y sal. Me parece muy interesante dedicar parte de la introducción a este alimento tan nutritivo.

Las semillas de sésamo son “pequeñas pero matonas”, o sea que de insignificantes no tienen nada. Muy al contrario, este pequeño alimento contiene grandes dosis de proteína, grasas poliinsaturadas y calcio, entre otros nutrientes. Esto las convierte en un excelente condimento que podemos añadir a todo tipo de platos de manera regular.

Las semillas de sésamo provienen de una planta originaria de África e India, aunque en la actualidad se cultivan diferentes variedades alrededor de todo el mundo, sobre todo en América Latina. Además, se trata de un alimento muy versátil, pues se puede consumir tanto la semilla y su aceite, como una gran variedad de productos que podemos elaborar en casa fácilmente a partir de este minúsculo manjar.

Si bien es cierto que no contienen todos los aminoácidos esenciales, las semillas de sésamo, al igual que las legumbres, son muy ricas en proteínas y, simplemente combinandolas con cereales, podemos obtener una proteína de alto valor biológico.

SONY DSC

Uno de los componentes estrella de las semillas de sésamo son, sin duda, sus ácidos grasos esenciales (Omega-3 y Omega-6). Estos ácidos son los más importantes y beneficiosos para la salud de nuestro organismo. Se les llama ácidos grasos esenciales porque nuestro organismo no los puede fabricar y necesitamos ingerirlos a través de la dieta. Estos ácidos grasos son sumamente beneficiosos para el sistema cardiovascular y para prevenir enfermedades relacionadas con el mal estado de las arterias.

Otra de las propiedades más destacables de las semillas de sésamo es su gran aporte de fibra, un tipo muy especial de hidrato de carbono. La fibra es fundamental para mantener una buena salud intestinal ya que actúa como un cepillo limpiando en profundidad los elementos tóxicos que van quedando depositados en las paredes intestinales. Además favorece la formación de masa fecal, y un buen tránsito intestinal siempre es sinónimo de buena salud general del organismo.

Las semillas de sésamo son particularmente ricas en vitaminas del grupo B (B1, B3, B6, ácido fólico). Estas vitaminas son esenciales para la buena salud de la piel y de los tejidos, y por lo tanto favorece el correcto funcionamiento del corazón y de los músculos. También contiene una cantidad significativa de vitamina E, una de las vitaminas más antioxidantes, capaz de contrarrestar los efectos de los radicales libres.

Las semillas de sésamo contienen numerosos minerales, como fósforo, potasio, magnesio, zinc… Pero lo más destacable es su extraordinario aporte de calcio. Las semillas de sésamo son una de las fuentes más ricas de calcio que podemos encontrar. Por eso es un alimento crucial que no debe faltar en la dieta de niñas y niños, así como en la de mujeres postmenopáusicas y embarazadas. Contiene casi el doble de calcio que la leche y su consumo no implica la absorción de hormonas o antibióticos presentes en los productos lácteos.

HUMMUS6.JPG

Ingredientes (2 personas):

  • 2 Cda Tahina;
    • 2 Cda de sésamo tostado
    • 2 Cda líquido (caldo de verduras o agua)
    • 1/4 Cdta Sal
  • 250 G Garbanzos cocidos
  • Zumo 1/2 Limón
  • 2-4 Cda Caldo de verduras (opcional)
  • 1 Diente de ajo
  • 1/4 Cdta Sal
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Pimentón

Elaboración:

Comenzar preparando la tahina. Para ello, colocar las semillas de sésamo tostado (si están crudas, es muy recomendable tostarlas unos minutos al fuego sobre la sartén o el horno) dentro del recipiente del procesador de alimentos o batidora de mano.

Añadir las dos cucharadas de caldo de verdura y la sal.

Triturar la mezcla a máxima potencia, hasta conseguir una pasta lisa y uniforme. Reservar.

Retirar el mayor número posible de pieles a los garbanzos, que previamente habremos cocido (la noche anterior, poner los garbanzos en remojo dentro un cuenco grande. Cubrirlos con abundante agua fría ya que al hidratarse aumentan su tamaño e incorporar media cucharadita de bicarbonato. El día siguiente, cocer los garbanzos a fuego medio, hasta que estén tiernos)

Poner los garbanzos dentro del recipiente del procesador de alimentos o en su defecto, en el interior del vaso de la batidora de mano.

Añadir el tahini (que preparamos inicialmente), el jugo de limón, la sal y el caldo de verdura. Incorporar el líquido según preferencia, si lo queréis más espeso podéis prescindir de ello.

Triturar todos los ingredientes hasta conseguir una pasta homogénea y untuosa.

Verter el hummus sobre el plato de servicio.

Aliñar a la preparación con aceite de oliva al gusto y espolvorear con pimentón.

Servir frío o templado, acompañado de pan de pita, pan batbout o crudités de verduras.

SONY DSC

CUSCÚS CON VERDURAS Y CARNE

blog4.JPG¡Me encanta el cuscús! Es aromático, suave y muy sano. Aprendí a prepararlo en una pequeña escapada que realizamos a Tánger, Marruecos. Nos alojamos en la casa de los familiares de un amigo, nos trataron estupendamente.  Gracias a “la tita” en la cocina de su residencia aprendí cómo se elabora esta maravilla de cuscús de verdura que hoy os presento.

El cuscús es un plato típico del bereber (las lenguas bereberes constituyen una familia de lenguas afroasiáticas, habladas por los grupos bereberes en el norte de África, por unos veinticinco millones de personas, de los cuales 12 millones residen en Marruecos, y entre 7 y 8 millones residen en Argelia) cuya denominación proviene de las palabras seksūo kseksū, que significan “redondito” o “bien redondo”. Es un plato tradicional hecho a base de sémola de trigo (en la antigüedad estaba hecho de pequeñas migas de pan). Se le podría considerar como el plato principal en muchos de los pueblos del norte de África, y algunas familias lo cocinan diariamente. El cuscús es un alimento que consiste en granos de sémola de trigo duro de tamaño medio con menos de un milímetro de diámetro.

Una de las primeras referencias al cuscús procede de un escrito anónimo del siglo XIII (Libro de la cocina en el Magreb y Al-Ándalus) en el que se menciona una receta para preparar el cuscús. El cuscús fue un plato muy apreciado en Al-Ándalus y entre la población morisca durante los siglos posteriores, como lo muestra el hecho de que en castellano antiguo exista una denominación para este plato; alcuzcuz.

El cuscús se elabora tradicionalmente con semola de la parte dura del trigo molida de tal forma que no se ha llegado a convertir en harina. Este proceso de molienda se puede hacer con otras especies cereales tales como; cebada, mijo, polenta, arroz y granos de maíz.

El cuscús tiene un sabor neutro, se impregna fácilmente con aromas de los ingredientes con los que se cocina. Los granos en la preparación deben presentarse separados y no en grumos, para lo que puede utilizarse una pequeña cantidad de mantequilla que ayude a esta función o un aliño de salsa ligera para dar mayor humedad.

Para cocinar, la sémola de trigo se coloca en una cuscusera especial que, como las vaporeras, tiene un colador por encima de la cazuela. En la parte de abajo se prepara un estofado de carne con verduras, de la que el cuscús es guarnición. Al final, tras varias horas de vaporizado, removiendo y rectificando lo necesario, se consigue una pasta suelta, vaporosa y desbordante de aroma.

Dependiendo del país el cuscús se prepara de una forma u otra. Pero normalmente se hace para acompañar platos de cordero, pollo (típico de Marruecos) y verduras, todo acompañado de la indispensable harissa (salsa picante que se usa en los países del Magreb) o puré de pimientos rojos, picantes y secos.


Desde un punto de vista nutricional, el cuscús es un alimento muy energético por su elevado contenido en hidratos de carbono, en especial almidón y vitamina B1. Se trata de un alimento que aporta energía, ideal para deportistas y para quienes precisen de un aporte extra de energía (por ejemplo, para estudiantes).

Aporta 350 calorías por 100 gramos de alimento crudo y contiene casi un 13% de proteínas, lo que lo ubica como uno de los cereales con mayor aporte proteico. Eso sí, sus proteínas son deficientes en el aminoácido lisina, por lo que su valor nutricional es limitado.

Además, es un alimento muy bajo en grasas, siendo la mayor parte de su contenido  ácido graso esencial linoleico, además de oleico.

Aporta interesantes cantidades de fibra, esenciales para regular el tránsito intestinal.

Es muy rico en vitaminas del grupo B, dentro de las cuales podemos mencionar la vitamina B1 o tiamina, que en combinación con los hidratos de carbono lo convierten en un alimento sumamente energético, dado que las distintas enzimas que participan en la asimilación de la glucosa la necesitan. También contiene vitamina E, un reconocido antioxidante natural.

Entre su contenido en minerales podemos mencionar los siguientes; calcio, hierro, potasio, zinc, fósforo y magnesio.

Si combinamos el cuscús con carne y verduras, incrementamos su valor nutricional obteniendo un plato muy completo.

Este plato tan natural y saludable es ideal para incluir en nuestra dieta.


SONY DSC

Ingredientes( 4 personas):

  • 250G Cuscús
  • 1/2 Cebolla mediana
  • 1/2 Kg Carne magra de ternera
  • 125 G Garbanzos cocidos
  • Perejil fresco
  • Una rama de canela
  • 1 Cdta Pimienta
  • 1 Cdta Jengibre en polvo
  • 2 Cdta curcuma
  • 1 Cdta Canela
  • 1 Cda Sal
  • 2 Zanahorias medianas
  • 1/4 Kg de Calabaza
  • 1 Calabacín mediano
  • 1 Patata mediana
  • 1 Nuez de mantequilla

Elaboración:

Realizar un atillo o “bouquet garni” atando con hilo de cocina la rama de canela y el perejil. Reservar para usar más adelante.

Pelar, lavar y picar la cebolla.

Poner una olla (la olla ha de tener el adaptador o artilugio “vaporera”para posteriormente cocer al vapor el cuscús) con un fondo de aceite a fuego medio. Cuando el aceite esté caliente, añadir la cebolla. Sofreir unos minutos.

Limpiar, trocear e incorporar la carne a la cazuela. Mover con una cuchara de madera para cocinar la carne por todas sus superficies, durante cinco o diez minutos.

Integrar las especias; pimienta, Jengibre,curcuma, canela, sal y el atillo de perejil-rama de canela. Mezclar todos los ingredientes durante un par de minutos.

Añadir agua hasta cubrir la preparación, e incorporar los garbanzos.

Tapar los alimentos con la tapadera de la olla y dejar cocer, hasta que la carne esté tierna.

Disponer una fuente grande y honda sobre la mesa de trabajo. Colocar  sobre ella el cuscús y añadir agua hasta dejarlo totalmente cubierto. Después, remover para distribuir el agua y esperar a que el cuscús lo absorba por completo.

Pelar, lavar y trocear  las verduras.

Incorporar al guiso las zanahorias, la calabaza y la patata. Cocer durante aproximadamente 15-20 minutos. Al mismo tiempo, colocar la vaporera sobre la olla y cocer al vapor el cuscús por el mismo tiempo (durante la elaboración del plato, el cuscús se cocina al vapor sobre el guiso entre dos y tres veces, por un tiempo aproximado de 15-20 minutos cada intervalo. Se realiza de este modo para evitar la mala digestión que pueda producir el cereal).

Después, retirar la vaporera y colocar el cuscús de nuevo sobre la fuente, mover los granos de sémola para que no se apelmacen y dejarlos templar.

Agregar el calabacín dentro de la olla y continuar la cocción 15-20 minutos más. Como en el caso anterior, colocar al mismo tiempo que añadimos el calabacín la vaporera y, vaporizar el cuscús sobre ella.

Pasado el tiempo de cocción, retirar la vaporera y verter el cuscús sobre la fuente. Añadir la nuez de mantequilla y mezclar hasta integrar por completo. Los granos de cuscús han de quedar sueltos y tiernos.

Pasar el cuscús a la fuente de servicio y reservar en un lugar cálido para que conserve el calor.

Retirar la olla del fuego y colar el caldo sobre un bol.

Colocar la verdura, los garbanzos y la carne sobre el cuscús, regar el plato con parte del caldo y servir de inmediato.blog5.JPG

FAJITAS DE POLLO CON GUACAMOLE Y NACHOS MEXICANOS

defitiva.JPGHoy almorzamos comida mexicana, ¡Que buena y sabrosa! Con ese ligero sabor picante… La mezcla de sabores no puede ser mejor.

Las fajitas, sirven como sustituto de una comida o una cena en momentos concretos. Es un alimento muy completo que provee a nuestro organismo de variedad de nutrientes: los hidratos de carbono y fibra lo proporcionan las tortillas de trigo integral, las proteínas las otorga el pollo, las grasas “buenas”el aceite de oliva, las vitaminas y nutrientes reguladores los aportan los vegetales que acompañan al plato. Cuanta más variedad de verduras, más sano y nutritivo será el bocado. Para algunas personas el posible inconveniente podría ser el picante de la salsa, que pone límite a los estómagos más delicados, pudiendo prescindir de él si se desea.


La fajita es uno de los platos más tradicionales, populares y deliciosas de la cocina Tex-mex y del norte de México. Consiste en carne asada a la parrilla y cortada en tiras, servida sobre una tortilla de harina de maíz o harina de trigo. Originariamente las fajitas se elaboraban sólo con carne de vaca; hoy en día se han popularizado con carne de cerdo, pollo, etc… En algunas comarcas se asa la carne junto con pimientos y cebollas. Los condimentos más populares para acompañar las fajitas son la crema agria, el guacamole, pico de gallo, queso y tomate.

La gastronomía tex-mex, corresponde a las costumbres culinarias y a los platos de la gente Mexicano-Estadounidense que reside en Texas. Se trata de una fusión de dos estilos y dos formas de entender la cocina, aunque no muy distintos en lo que a ingredientes se refiere.

Su nombre hace referencia a la zona fronteriza entre México y Estados Unidos, en particular a la zona del estado de Texas. Principalmente fue la comida mexicana la que fue evolucionando para satisfacer el paladar de los estadounidenses. Situación que ha ocurrido con un sin fin de comidas típicas que se tienen que ir amoldando a los paladares locales.

La comida tex-mex se caracteriza bastante por los sabores fuertes. Al igual que la comida mexicana, esta lleva picante o ají, al que los mexicanos llaman chile.

Pero como los inmigrantes mexicanos han sido millones, la comida tex-mex se ha ido expandiendo hacia la costa oeste de Estados Unidos. Eso sí, no se queda solamente por aquellas latitudes. Hoy en día es una comida conocida mundialmente debido principalmente a sus sabores fuertes y sabrosos que se ha ido adaptando a los diversos gustos de cada nación en que se arraiga.


fajifaji.JPG

Ingredientes (4 unidades grandes u 8 pequeñas):

Guacamole;

  • 1 Aguacate maduro
  • 1 Tomate
  • 1/2 Cebolla
  • 1/2 Lima o Limón
  • Sal
  • 1 Chile (opcional)
  • 100 G Nachos (opcional)

Fajitas de Pollo;

  • 2 Pechugas de pollo
  • 2 Dientes de ajo
  • 1 Chile o guindilla
  • 1/2 Pimiento verde
  • 1/2 Pimiento rojo
  • 1/2 Cebolla
  • 1 Tomate
  • 2 Cds Tomate frito
  • Pimentón dulce y picante (al gusto)
  • Sal
  • 4 Tortillas de trigo integral
  • 4 Cda Queso Cheddar u otro tipo de queso fundente rallado.

Elaboración:

  • Guacamole;

Pelar el aguacate, retirar el pipo y poner la pulpa en un cuenco o mortero.

Rociar el aguacate con el zumo de lima o limón.

Pelar el tomate y retirarle las semillas. Trocear en cubos de pequeño tamaño.

Lavar, pelar y picar la cebolla.

Con el bastón del mortero o un tenedor triturar el aguacate, añadir el tomate y la cebolla. Sazonar con la sal.

Mezclar todos los ingredientes y añadir un poco de chile si se desea (para conservar el guacamole fresco y evitar que el aguacate se oxide y ennegrezca poner el pipo del aguacate encima de la preparación hasta su hora de consumo). Tapar con un plástico film transparente hasta el momento de servir.

3333333333333333333.JPG

  • Fajitas de pollo;

Cortar las pechugas de pollo en tiras de 1-2 cm de grosor.

Quitar la piel a los ajos y dejarlos de una pieza.

Lavar el chile o guindilla y trocearlo en tres o cuatro trozos.

Lavar y pelar los pimientos, el tomate y la cebolla. Cortar el pimiento a tiras y la cebolla a pluma.

En una sartén amplia poner unas gotas de aceite, cuando la sartén coja temperatura, añadir los ajos hasta que se vean dorados. Incorporar el chile y las tiras de pollo.

Con una pala de madera mover los trozos de pollo para cocinarlo de forma uniforme. Cuando el pollo esté listo, sacarlo de la sartén y desechar los trozos de chile y los ajos.

Colocar el pollo en una fuente o plato y reservar.

En la misma sartén, añadir la cebolla y los pimientos. Saltear y agregar los dos tipos de tomate. Freír unos minutos y agregar las tiras de pollo.

Condimentar con el pimentón y rectificar de sal.

Retirar la sartén de la fuente de calor y presentar la preparación en un plato de servicio.

Esparcir el queso por encima de la preparación para que funda con el calor de los demás alimentos.

  • Presentación;

Calentar las tortillas de trigo integral y envolver con un paño de cocina para que no pierdan la temperatura.

De inmediato, llevar a la mesa las tortillas de trigo, el preparado de relleno para fajita, el guacamole y los nachos. Así,  cada comensal se podrá servir la cantidad que desee.

¡Y, a disfrutar!

SONY DSC

PIZZA BARBACOA

SONY DSC

Hoy almorzamos ¡Pizza! ¿Alguien conoce alguna persona a la que no le guste la pizza?

La pizza tiene una historia muy peculiar e interesante, pues ejemplifica las transformaciones que un alimento pasa a través del tiempo. Seguro que piensas que su origen es italiano pero debo decirte que aunque ahí se inventó en el siglo XIX como la conocemos hoy en día, tiene predecesores aún más antiguos.

Una versión primitiva de este plato son los “plakuntos” de origen griego, que eran unos panes planos con aceite de oliva y especias. Poco a poco, se les incorporaron otros ingredientes como quesos de cabra y oveja que eran un alimento de nómadas, ideal para comer y transportarse sin sacrificar el sabor.

Posteriormente, en la época de los romanos se comenzó a hornear junto a todos los ingredientes. Los vestigios arqueológicos de hornos hechos con ladrillo y madera indican que fueron perfeccionando sus técnicas para la preparación de la comida.

Incluso hay referencias más antiguas que las dos anteriores, pues en Egipto (de donde se heredó el método de fermentación para la elaboración de pan), en el año 2500 a. de C. se consumían unos panes planos y redondos, cocinados en cenizas o lozas calientes, que también se conocen como “flatbreads”.

Varios siglos después y entre guerras, conquistas, migraciones y descubrimientos, llega el tomate (el tomate llega a Italia en bajeles españoles en el año 1554), un regalo de México al mundo, logró que este manjar fuera lo que hoy en día conocemos.

En el año 1835 un famoso escritor (Alejandro Dumas) apuntó que la pizza era la única comida de la gente humilde en Nápoles durante el invierno y que su receta incluía aceite de oliva, queso, tomate, pescados de la región, carnes frías, o solo con ajo y hierbas, si se tenía poco dinero.

En 1889, Raffaele Esposito era el dueño de la pizzería napolitana Brandi, que era un local muy célebre entre sus habitantes y los fuereños. Él fue quien marcó la historia de la pizza como la conocemos hoy en día.

Para terminar con la breve redacción de la historia de la pizza, os dejo un relato curioso. Es un ejemplo clave del proceso de legitimación de los platos populares por parte de otros estratos sociales para su difusión y dispersión. Ya que la pizza es parte de la democracia culinaria de Italia.

[Un día la reina Margarita de Savoya estaba aburrida de la comida de palacio, así que decidió ir al puerto, pues se enteró de la fama de lo que Raffaele preparaba en su restaurante. El cocinero, quiso homenajear a la noble y le dedicó una receta: la pizza Margarita, con mozzarella de leche de búfala, albahaca y salsa de tomate. Ella quedó encantada y llevó la tradición de la pizza a las clases altas…]


SONY DSC

La pizza es un alimento muy completo, si la elaboramos en casa podemos elegir los ingredientes que más  nos convienen y que más nos gustan. Lamentablemente es un alimento bastante calórico, por lo que hay que moderar su consumo.

La pizza es un alimento rico en carbohidratos (25,8 gramos/100 gramos), grasa (11,5 gramos/100 gramos) y proteína (8,8 gramos/100 gramos). Unos 100 gramos de pizza aportan aproximadamente unas 234 calorías y, por tanto, una ración pequeña puede ser apta incluso para dietas de adelgazamiento. Si deseas controlar el peso y el colesterol puedes acudir a las pizzas vegetales, con queso descremado, aceite de oliva o mozzarella light. En la actualidad se pueden conseguir estos ingredientes, en casi todas las grandes superficies de alimentación.

Los valores nutricionales de la pizza varían según los ingredientes que utilicemos, pero siempre son más recomendables aquellas pizzas realizadas de forma casera que las industriales, que tienen un alto contenido de grasa. En este último caso es muy difícil saber qué tipo de grasas se emplearon, incluso a veces se utilizan grasas de origen animal que son malas para nuestro sistema cardiovascular.

Aunque también se puede comprar las bases ya preparadas, congeladas o de panadería, es todo un regalo para el paladar preparar la masa de pizza en casa con harina, levadura, agua y sal.

Es muy sencillo. Además, se pueden preparar varias pizzas de una vez  y conservar congeladas por un periodo no superior a 3 meses.


SONY DSC

Ingredientes:

  • 1 Disco de masa para pizza
  • 3 Cda Passata di pomodoro o tomate frito concentrado (casero o comprado, según preferencia)
  • 1 Bola de mozzarella o 4-5 Cda de mozzarella rallada (según gustos)
  • 3 Cda Salsa barbacoa
  • 5-6 Lonchas de bacon
  • 2 Cda Queso fundente
  • 1/4 Cebolla
  • 1 Cda Orégano
  • Sal y pimienta

Elaboración:

Preparar la masa de pizza según se indica en la receta del blog (para visualizarla pinchar sobre la palabra “masa para pizza” que encontrareis en el listado de ingredientes).

Si decidimos elaborar la passata di pomodoro o concentrado de tomate en casa, seguir las instrucciones que se indican en la receta (para acceder al enlace, ticar sobre la palabra “passata di pomodoro” en la lista de ingredientes).

Precalentar el horno a 250C calor arriba y abajo. Colocar la bandeja de horno a media altura. (si tenemos piedra de hornear, colocarla a media altura sobre la rejilla y sustituir la bandeja de horno).

Disponer una hoja de papel de hornear sobre la mesa de trabajo y colocar sobre ella el disco de masa.

Cubrir con una fina capa de tomate concentrado y añadir la mozzarella.

Poner salsa barbacoa al gusto y encima, colocar las lonchas de bacon .

Esparcir una pequeña cantidad queso fundente sobre toda la superficie del disco.

Incorporar la cebolla y espolvorear con el orégano seco. Salpimentar.

Cuando el horno haya alcanzado la temperatura adecuada, hornear la pizza 15-20 minutos.

piz.JPG

NASI GORENG

SONY DSC

Hoy preparamos un plato típico y popular de la cocina Indonesa y cocina de Malasia. Es una versión de arroz frito, que es lo que significa en ambos idiomas.

En Indonesia el nasi goreng no conoce barreras sociales. Se puede disfrutar de la forma más simple y humilde en un “warung” (merendero) al borde de la carretera, comprarlo en un puesto callejero de la ciudad o comerlo en plato de porcelana en un restaurante de la capital, Yakarta.

El arroz que se emplea para preparar el nasi goreng ha de ser precocido. El día anterior a la elaboración del plato el arroz se cuece, enfría y refrigera.

Las principales diferencias de arroz frito indonesio en comparación con sus semejantes asiáticos Indios y Chinos es sobre todo el uso de salsa de soja dulce y la preferencia de un sabor fuerte y picante.

No existe una receta única de nasi goreng, pues cada plato de arroz frito con variaciones en determinadas mezclas, ingredientes y aderezos puede conducir a otra receta similar. En Indonesia, el nasi goreng incluye krupuk (pan de gambas) y bawang goreng (cebolla frita) para darle una textura más crujiente.

Los ingredientes se encuentran fácilmente en grandes superficies de alimentación o tiendas especializadas.

Es un plato muy sabroso y completo.


Ingredientes (dos personas):

Arroz;

  • 200 G Arroz basmati cocido, enfriado y refrigerado
  • 1 Puerro
  • 1 Zanahoria (tamaño medio)
  • 1/2 Pimiento verde (pequeño)
  • 1/2 Pimiento rojo (pequeño)
  • 1/2 Calabacín (pequeño)
  • 1 Cebolla morada
  • 1 Cda Ketjap manis
  • Aceite vegetal
  • 2 Solomillos o pechugas de pollo
  • 8 Gambones crudos

Condimento;

  • 3 Dientes de ajo
  • 1 o 2 Chiles rojos
  • 10 Gr Cacahuetes tostados
  • 1,5 cm raíz de jengibre
  • 1 Cda Jugo de media lima o limón
  • 1/2 Cda de cúrcuma

Para acompañar;

  • Cilantro picado
  • Anacardos tostados o cebolla frita
  • 1 Huevo
  • Pan de gambas

foto2.JPG

Preparación:

  • Arroz (el día anterior a la elaboración del plato);

Poner un cazo con agua y sal a hervir, cuando alcance el punto de ebullición añadir el arroz (cocinarlo según indique el fabricante en la etiqueta del producto).

Dejar enfriar y conservar en la nevera.

  • Condimento;

Preferiblemente en un procesador de alimentos o batidora, preparar la pasta que será el condimento del plato.

Colocar en el recipiente los dientes de ajo, los chiles, los cacahuetes tostados, la raíz de jengibre y la curcuma. Triturar hasta conseguir una pasta.

  • Elaboración del plato;

Pelar las gambas y retirarles la tripa (tirando del hilo negro que comienza tras la cabeza o realizando un pequeño corte en la zona superior con un cuchillo).

Limpiar el pollo, quitarle la grasa y trocearlo en pequeñas porciones.

Lavar, cortar y pelar las verduras. Trocear la cebolla, el puerro, el calabacín, la zanahoria y los pimientos con forma de bastón.

Poner al fuego una sartén amplia o wok engrasado con aceite a temperatura media-alta (la receta original usa aceite de cacahuete, pero éste es más difícil de encontrar), rehogar en ella el condimento un par de minutos.

Incorporar las gambas y el pollo. Cocinar entre cinco y diez minutos, moviendo los alimentos constantemente para dorar todas las piezas por igual.

Añadir la cebolla, los dos tipos de pimiento, la zanahoria, el puerro y el calabacín. Saltear el compuesto dos o tres minutos, las verduras tienen que quedar crujientes.

Agregar la salsa ketjap mani y el arroz. Remover el conjunto para mezclar con el resto de ingredientes. Cocinar unos minutos y emplatar.

Coronar los alimentos con cilantro picado y anacardos.

Servir acompañado de tortilla francesa en tiras o huevo frito y pan de gambas.