BUNDT CAKE MARMOLADO DE PLÁTANO Y NUTELLA

BUDNT CAKE BICOLOR CON NUTELLA 3.JPG¿En estos momentos existe algo más rico que una buena rebanada de bizcocho? En la cocina de cosmopolitan cuisine adoramos este tipo de dulces; principalmente por su sencillez, su sabor y su delicada textura. En esta ocasión se ha utilizado una receta fácil, que combina el clásico pastel de plátano, con el delicioso sabor de la nutella. Para obtener ese acabado tan fino y espectacular, el pastel ha sido horneado en el molde Kugelhopf Bundt de Nordic Ware®. Los moldes de la prestigiosa firma Nordic Ware® son famosos en el mundo entero, y no es de extrañar, los diseños y la calidad que ofrece son absolutamente fantásticos. Quien ya los haya probado, lo más seguro es que esté totalmente de acuerdo conmigo.

Si como en mi caso, tienes curiosidad y deseas recibir más información al respecto, en los próximos párrafos y antes de detallar la receta de ¨Bundt Cake Marmolado de plátano y Nutella¨, podrás leer un breve relato sobre la información recopilada acerca de la sorprendente historia que rodea a los moldes americanos más deseados de todos los tiempos; los Bundt Pan de Nordic Ware®.

Todo el mundo adora un  Bundt Cake, ese distinguido y familiar pastel redondo con el agujero en el centro, y todos tenemos nuestros sabores y recuerdos favoritos asociados a él. ¿Pero… qué sabes sobre la historia del Bundt cake? ¿Sabías que los Bundt Cake Pans son en realidad una versión americanizada de un molde alemán denominado Gugelhopf? Así es, la historia del bizcocho Bundt, está ligada a la necesidad de que los inmigrantes alemanes pudiesen disfrutar en el territorio yankee de una Kaffeeklatsch (charla de café) como las que tenían en su lugar de origen.BUDNT CAKE BICOLOR CON NUTELLA 6.JPGPuede que te sorprenda el saber que el Bundt Pan es una incorporación relativamente reciente al menaje de panificación y repostería estadounidense; ya que si por algún particular, antes de la década de 1950, querías un agujero en el núcleo de tu bizcocho, debías provocarlo tú mismo, después de ser horneado (y supongo, que comer ese bocado sin compartirlo con nadie… Je,je,je).

Entonces… ¿Dónde surgió la idea de crear un Bundt Cake Pan? ¿Que estimuló su popularidad y por qué después de 60 años, todavía seguimos buscando un molde Bundt para hornear los pasteles que adoramos en nuestros hogares?.

¿Sabías que…

según la revista Smithsonian, el Bundt Cake es “The Icon Cake of 60’s Comfort Food”? Además, este artilugio denominado Bundt Cake Pan, se encuentra atesorado en el Museo Nacional de la Historia Natural del instituto smithsoniano (evidentemente, no está ubicado al lado de las ¨Ruby Slippers de Dorothy¨ o de la¨Archie Bunker’s Chair¨ está en otra sala mucho más pequeña, al final del pasillo, ¡Pero allí está! y eso es todo un golpe de gracia para un simple molde de aluminio).

La historia de la torta Bundt comenzó de la siguiente manera:

David Dahlquist, un experto en metalurgia, y su esposa Dorothy, eran propietarios de una compañía de Minnesota que fabricaba artículos para hornear escandinavos (Rosette Irons y Ebelskiver).

la historia de bundt pan
David y Dorothy Dahlquist

En 1950, un grupo de mujeres de la Sociedad Hadassah local lo contactó. Durante la conversación le preguntaron si podría recrear el Gugelhupf Pan que recordaban que usaban sus madres en Europa. Dado que las cacerolas Gugelhupf originales eran muy pesadas, hechas de hierro fundido o una cerámica gruesa, éstos moldes no viajaban bien y por desgracia, debían quedar atrás.

Por otro lado, los pasteles y bizcochos americanos de la época eran demasiado ligeros y esponjosos, y las germanas añoraban los panes dulces y densos que disfrutaban en su infancia. Lamentablemente, esas antiguas recetas alemanas no funcionaban correctamente con un molde para pasteles convencional, ya que éstos carecían de un agujero central que era el que permitía que el calor del horno llegase a la masa hasta el interior del pastel, horneándolo de manera uniforme.

En un momento de reflexión, David Dahlquist se dirigió a su taller, situado en el sótano de su casa y reprodujo la bandeja Bundt con aluminio fundido (mucho más ligero), agregando unos pliegues adicionales a la forma del molde, para darle un toque especial y distinguido.

Nordic Ware Pro forma aniversario pastel pan, 12 taza
Molde clásico Anniversary Bundt Pan Nordic Ware 

¿Por qué el Bundt Pan se llama Bundt? Bund significa en alemán club o grupo, y estos pasteles eran servidos en reuniones sociales. De hecho, en el sur de Alemania, el Gugelhupf también se llama Bundkuchen (Bund Cake). Más tarde, cuando llegó el momento de patentar el artículo, David Dalquist añadió una ¨t¨ al final de ¨bund¨, lo que terminó por denominarse ¨bundt¨, probablemente porque estaba cansado de corregir a las personas que hacían que la “d” fuera un sonido suave (aunque bien se podría pensar que era para propósitos de Marca Registrada¨®¨).

En esos momentos, el molde ganó la suficiente popularidad como para que muchos trabajadores del hogar adquirieran unas pocas; otras tantas se vendieron en los grandes almacenes locales, siendo inicialmente el precio original del nuevo”Bundt Pan” de $4.00.

En 1960, el libro de cocina Good Housekeeping mostró en la serie American Housewives cómo hornear un pastel de libra (típico de la repostería estadounidense) con un Bundt Pan. Con ello se consiguió que multitud de mujeres comenzaran a comprarlas para sus cocinas.

Libro de recetas Pillsburý Best

Más tarde, el pastel que definitivamente lo lanzó a la fama fue el ¨Tunnel of Fudge cake¨. Todos los años desde 1949, el concurso Pillsbury Bake Off reunía a mujeres de todo el país para exhibir sus creaciones reposteras (aún continúa emitiéndose). En 1966 Ella Helfrich usó un Bundt Pan para hornear su pastel ‘Tunnel of Fudge’ y… ¡Ella consiguió la segunda posición! En cuestión de días, la empresa Nordic Ware® recibió más de 200.000 solicitudes para adquirir la bandeja con chimenea central.

Desde ese momento el Bundt Cake Pan se puso de moda y en todas las casas se solicitaba uno de ellos.

Los libros y las revistas de cocina comenzaron a publicar recetas específicamente para ser horneadas en el nuevo Bundt Pan. Y a pesar de que en Alemania, el Gugelhupf a menudo estaba hecho con levadura de panadería, las recetas estadounidenses usaban como leudante la levadura química (Royal®) o Baking Powder. ¡Esto ya no era solo una torta para el  Kaffeeklatsch alemán!

El Bundt era (y continúa siéndolo) el pastel perfecto; fácil de elaborar, versátil, lo suficientemente bueno para degustar en compañía y delicioso para los desayunos y las meriendas de toda la familia. Era el bizcocho perfecto para cualquier ocasión y lo bastante robusto para ser transportado sin desmoronarse.

Molde para hornear sin silicona Big Gugelhopf, ideal para pasteles, postres, helados, chocolate, fondant, jabón, etc. - de silicona para hornear
Bundt cake de vainilla con glaseado de chocolate 

Entre otras ventajas, el pastel de tipo Bundt Cake no necesitaba ningún adorno para lucir espectacular, ya que los moldes poseían unos contornos sensacionales y profundamente marcados, que quedaban estampados en el pastel logrando que éste se decorara a sí mismo. No era necesario crear diseños elaborados con cremas o figuras sobre la pieza, simplemente un glaseado sencillo o una pequeña cantidad de polvo de azúcar en su superficie eran suficientes para presentarlo perfecto.

Cuando se hacen listas de todas las comidas alemanas que se ingieren todos los días en Estados Unidos, siempre se ven los típicos perritos calientes o las hamburguesas, incluso el chucrut y la cerveza. Ahora, sabes que puedes agregar a ese repertorio el pastel con el agujero en el centro. Llámalo Gugelhupf, o llámalo Bundt, este pastel alemán ahora también es parte de la tradición culinaria estadounidense.

Fuente: Una chica alemana en América

BUDNT CAKE BICOLOR CON NUTELLA 5.JPG

Ingredientes (Molde con capacidad de 2,5 litros o 10 tazas):

  • 440 G Harina
  • 200 Ml Nata
  • 4 Plátanos
  • 4 Huevos
  • 150 Ml Aceite vegetal
  • 130 G Nutella
  • 125 G Azúcar
  • 50 Ml Leche
  • 50 Ml Licor de avellanas
  • 1 Cdta. Levadura
  • 1 Cdta. Bicarbonato
  • 1/2 Cdta. Sal

Elaboración:

Disponer sobre la mesa de trabajo todos los ingredientes a temperatura ambiente y con las cantidades debidamente medidas y pesadas.

Además, ubicar todas las herramientas y utensilios necesarios en la zona de trabajo, cerca de nuestro alcance.

Precalentar el horno a 180ºC con calor arriba y abajo. Colocar la rejilla del horno en su interior, de tal manera que cuando se ponga el molde en su superficie éste quede a media altura.

Engrasar el molde bundt, para ello pulverizar el interior con spray antiadherente y esparcirlo con un pincel (en su defecto engrasar con mantequilla y espolvorear con harina de trigo, retirando el exceso de la misma).BUDNT CAKE BICOLOR CON NUTELLA 9.JPGSobre un cuenco amplio, tamizar la harina, la sal, la levadura y el bicarbonato. Reservar.

Aparte, mezclar en otro bol la nata, la leche y el licor. Reservar.

Trocear los plátanos y machacarlos con ayuda de un tenedor, hasta que adquieran la textura de un puré. Reservar.

Batir con las varillas (preferiblemente eléctricas) los huevos con el azúcar, hasta conseguir una crema suave y blanquecina (el tiempo de batido en un robot de cocina tipo Bosch o  kitchenaid ronda los 10 minutos).

Incorporar a la mezcla de huevos, el plátano machacado y batir hasta que esté totalmente integrado.

Añadir el aceite y continuar batiendo hasta integrarlo por completo.

Adicionar la mezcla de harina en tres veces, alternando con la mezcla de nata.

Seguir batiendo hasta obtener una masa cremosa y homogénea.

Separar 320 gr. de masa e integrar por completo en ella la nutella, mezclando con una espátula o lengua repostera.

Verter la masa en el molde, turnando cucharadas de la mezcla de plátano con la mezcla de nutella.

Golpear el molde para que la masa se asiente y no queden en ella burbujas ni alveolos de gran tamaño.

Cuando el horno haya alcanzado la temperatura adecuada, hornear el pastel durante 55 minutos.

Pasado el tiempo, verificar que está correctamente cocido con un testador o palillo. Si sale limpio, sacarlo del horno y dejar enfriar unos 5 o 10 minutos dentro del molde.

Tras ello, desmoldarlo sobre una rejilla y esperar a que se enfríe por completo para servirlo.

 

PANETTONE DE CHOCOLATE

PANETONNE DE CHOCOLATE 111.JPGEste año adelantamos la navidad porque este exquisito pan dulce merece ser degustado en cualquier época del año. Presenta una miga alveolada, tierna y extremadamente deliciosa. En esta ocasión se ha chocolateado la masa con cacao puro en polvo y la misma se ha enriquecido con trocitos de chocolate negro que proporcionan una textura crujiente a cada bocado.

El Panettone es un postre italiano que poco a poco se ha convertido en parte de nuestras tradiciones navideñas, cada vez más personas disfrutan este delicioso pan dulce que es excelente acompañante de un chocolate caliente o un buen café con crema, perfecto para contrarrestar las bajas temperaturas del frío invierno.

A pesar de ser un postre italiano con el tiempo ha logrado conquistar el corazón de muchas personas en todo el mundo, por ello en el siguiente articulo se platica sobre la historia de este delicioso pan.

El primer registro que existe sobre el panettone como dulce navideño tradicional de Milán es de Pietro Verri. En el siglo XVIII escribió un artículo sobre el llamado pane di tono o pan grande, aunque existen varias leyendas que cuentan el origen de esta delicia, se desconoce cuál de ellas es la versión original.

Cuenta la primera historia que hace más de cinco siglos, en 1490 un joven aristócrata se enamoró de la hija de un pastelero de Milán, su nombre era Ughetto Atellani de Futi. Para poder conquistarla el joven se hizo pasar por aprendiz de pastelero y creó un pan azucarado con muchas frutas confitadas y un sabor extraordinario a limón y naranja que tenía forma de cúpula.

El pan quedó tan rico que se hizo famoso y la gente comenzó a acudir a la panadería preguntando por el “Pan de Toni”, que era el nombre del ayudante. Con el tiempo el nombre cambió a panettone.panettone chocolate osc.JPGPor otro lado, el relato de la segunda leyenda dice que el panettone o panetón nació una Noche Buena en la corte de Ludovico Il Moro, señor de Milán entre los años 1494 y 1500.

Al parecer el Duque celebró la Navidad con una gran cena como era tradicional en él, llena de deliciosos platos dignos de la riqueza de la corte milanesa. Y como es normal en todo banquete, el postre iba a ser el colofón perfecto para terminar tan lujosa cena, sin embargo, al momento de sacarlo del horno el cocinero se dio cuenta que se había quemado.

En ese momento de terror ante tal desastre culinario en la cocina de Ludovico, un joven lavaplatos llamado Toño había pensado utilizar las sobras de los ingredientes del postre en cuestión, para amasar un pan dulce y llevárselo a su casa.

Dada la situación de angustia del pobre cocinero, el lavaplatos le propuso al jefe de la cocina servir su “pan dulce” como postre. Era un simple pan, relleno de “sobras” de frutas confitadas, muy bien levitado y llamativo a la vista, que fue llevado de inmediato a la mesa del Duque.

Este “sorprendente” postre tuvo una enorme acogida por parte de los comensales, fué tal el éxito que tuvo que el propio Duque, Ludovico, preguntó al cocinero jefe quien había preparado y cuál era el nombre de ese postre. El raudo cocinero fue a buscar al joven Toni quien se presentó ante el Duque, a quien confesó que ese postre todavía no tenía nombre.

El señor de la casa en un momento de “inspiración” decidió llamar a ese pan dulce “Pane de Tono”, nombre que a lo largo de los siglos se convirtió en Panettone.

Sea cual sea la historia original del panettone, en ésta entrada os invito a preparar la receta de éste exquisito pan dulce al cacao, para que la disfrutéis y la compartáis en buena compañía. Os aseguro que vosotros y vuestros invitados (en caso de haberlos) quedaréis encantados con su textura y sabor.

La receta que os propongo a continuación es muy fácil de preparar pero se necesita dedicarle tiempo a la elaboración, ya que para obtener una miga esponjosa y de sabor intenso es necesario respetar los tiempos de amasado, reposo y levado de la masa.


panettone de chocolate 222.JPGIngredientes (pan dulce 1 kg):

Prefermento:

  • 55 G Leche entera
  • 55 G Harina de fuerza
  • 3 G Levadura fresca

Primera masa:

  • El prefermento
  • 2 Huevos enteros
  • 1 Yema
  • 1 Cda Ron
  • 225 G Harina de fuerza
  • 65 G Azúcar
  • 70 G Mantequilla blanda

Segunda masa:

  • La primera masa
  • 110 G Harina de fuerza
  • 30 G Cacao en polvo desgrasado sin azúcar
  • 1 Huevo
  • 1 Yema
  • 40 G Azúcar
  • 5 G Sal
  • 5 G Miel
  • 1 Vaina de vainilla (las semillas interiores, rascadas de la vaina)
  • 70 G Mantequilla blanda
  • 50 G Pepitas de chocolate negro 70% cacao o chocolate troceado 70% cacao

Elaboración:

  • Prefermento;

La noche anterior al día que se vaya a preparar el panettone. Mezclar la harina de fuerza, la leche y la levadura de panadero en un bol y dejarlo tapado toda la noche en un sitio no muy cálido, para que fermente lentamente. Al día siguiente habrá levado y estará burbujeante.

  • Primera masa;

Esa mañana, con el prefermento activo, preparar la primera masa.

Batir los huevos con las yemas y el ron y agregar la mezcla al prefermento.

Añadir la harina y el azúcar. Amasar, a mano o con robot 5 minutos seguidos de un reposo de 10 minutos. Repetir esta operación un par de veces y agregar la mantequilla trozo a trozo, hasta incorporarla por completo.

Continuar amasando esta masa en intervalos de 5 minutos con reposos intermedios de 10 minutos, tantas veces como sean necesarias para obtener una masa lisa y elástica. La masa es más bien sólida, así que se puede amasar bien por el método tradicional de amasado francés.

Bolear la masa, ponerla en un cuenco aceitado, cubrirla con plástico film transparente de uso alimentario y dejarla reposar hasta que haya doblado su volumen.

  • Segunda masa;

Cuando la masa inicial haya aumentado lo debido, preparar la segunda masa.

Mezclar todos los ingredientes enumerados para la segunda masa: harina de fuerza, cacao en polvo, huevo y yema, azúcar, sal, miel y vainilla, excepto la mantequilla. Se obtendrá una mezcla muy plasta y pegajosa, que se añadirá a la primera masa. Mezclar bien y comenzar a amasar de nuevo, con la misma técnica descrita (amasados breves y reposos de diez minutos), hasta que la masa de chocolate esté lo suficientemente incorporada.

Una vez lista, añadir la mantequilla ablandada en varias veces, hasta integrar totalmente. La masa al cabo de un rato se volverá blanda y manejable (perfectamente amasable por el método francés).panetonne de chocolate 00.JPGEn esta etapa hay que emplearse a fondo y amasar hasta que la masa pase la prueba de la membrana, para garantizar después una estructura perfecta de la miga.

Cuando la masa esté perfecta, lisa y manejable, agregar los tropezones de chocolate.

A continuación bolear la masa para crear tensión en la superficie y colocar la bola en su molde de panettone, con la unión hacia abajo. Tapar la masa con plástico film de uso alimentario y dejar levar en un lugar cálido (tardará bastante en aumentar su tamaño). Tened en cuenta que en este levado el bollo ha de casi cuadruplicar su volumen.

En este punto, si se os ha hecho tarde y teniendo en cuenta que falta un largo periodo de tiempo de fermentación, se puede introducir el bollo en la nevera para retardar la fermentación toda una noche después de dejarlos comenzar la fermentación el rato de tarde que os haya quedado (si se refrigera hay tener en cuenta que la masa crecerá hacia arriba y necesitará espacio para ello). Con esto no solo se hace más cómoda la preparación (aunque acaba siendo de tres días), pues no hay que hornearlos a última hora del día. Además,  con ello se consigue que el  bollo adquiera más sabor con el retardo de levado.

Al día siguiente se sacará de la nevera y tardará unas horas en despertarse otra vez, pero estará listo a medida que el tiempo vaya transcurriendo.

Se sabrá que es el momento de cocer el panettone cuando los bollos asomen por el borde de los moldes.

Precalentar el horno a 180C con calor arriba y abajo (sin aire).

Mientras el horno se calienta, con una cuchilla bien afilada practicar al bollo en su superficie un corte en forma de cruz  y en el centro de la cruz poner un trozo de mantequilla de 5 o 10 gr.

Cuando el horno haya alcanzado la temperatura adecuada introducir el bollo dentro, colocándolo en la parte baja del horno y hornear entre 35 y 45 minutos.

Si se tuesta en exceso, cubrir la superficie con papel de aluminio los últimos minutos de cocción.

Pasados los 35 primeros minutos probar si el pan está hecho, pinchándolo con un testador o palillo largo.

Cuando el pan esté bien cocido apagar el horno y sacar el panettone con cuidado. Tumbarlo sobre la encimera e introducir una horquilla especial para este fin o dos brochetas de palo largo por la base del bollo, de lado a lado. Después, colgarlo boca abajo para que la miga quede suelta y no se apelmace. Dejarlo enfriar  por completo en esa posición.SONY DSCCuando el panettone esté totalmente frío retirar la horquilla o brochetas y servir. ¡Os encantará!

GALLETAS RELLENAS DE CREMA DE CHOCOLATE “GALLETAS PRINCIPE”

GALLETAS DE CHOCOLATE - ESTILO PRINCIPE.JPGApuesto que has probado estas galletas alguna vez, incluso puede que formasen parte de tu merienda favorita en la infancia; yo recuerdo que en el fondo de armario de casa siempre se encontraba un paquete, y es que degustar una galleta rellena de chocolate siempre ha sido y será un bocado suculento y muy apetecible. En la entrada de hoy vamos a preparar una versión casera y artesana de la receta original de las comerciales galletas príncipe de Beukelaer. Se trata de unas doradas, deliciosas y crujientes galletas rellenas con crema de chocolate.


La fuente de la información recopilada en el próximo articulo es propiedad de la página Web Oficial de Príncipe, en ella nos cuenta cómo se creó la galleta original, una legendaria historia de lo más real;

Cuenta la leyenda que alrededor de 1890, un maestro artesano llamado Edouard de Beukelaer andaba entre sus hornos preparando exquisiteces para el Príncipe de Bélgica, pues este tenía entre sus diferentes caprichos a la hora de merendar, las galletas y muy especialmente el chocolate. El pequeño heredero siempre iba manchando sus ropajes y los muebles de palacio,  por ese motivo el Rey no paraba de reñir a su hijo cada día por su falta de cuidado. Pero allí, frente a sus hornos, al artesano le vino a la cabeza una idea que no solo revolucionaria las meriendas de su amado y goloso Príncipe, sino la de los niños de todas las generaciones hasta nuestros días. Juntar las dos pasiones del heredero en una sola; la auténtica evolución del pan con chocolate.

No obstante, no fue hasta 1947 cuando el icónico personaje protagonista de estas galletas fue diseñado. ¡Y tuvieron que pasar 27 años para que la marca llegase a España, hacia el año 1974! Aquí no tardó en convertirse en la galleta rellena de crema de chocolate preferida de millones de familias.

Seis años después, en 1980, la marca pasó a formar parte del grupo LU®, que poco a poco fué lanzando al mercado variedades del producto original, como las pequeñas galletas con forma de estrella que esconden en su interior crema de leche o las Galletas Príncipe de doble chocolate.

Con el paso de los años la marca no solo ha seguido ampliando su catálogo de productos; también ha ido modernizando su imagen y mejorando la receta de sus deliciosas galletas reduciendo considerablemente la cantidad de grasas saturadas.

Hasta aquí el pequeño resumen histórico de las famosísimas galletas principe de Beukelaer.


Dejando de lado la designación metonímica de la marca comercial en cuestión, decir que; diez mil años es el tiempo que llevamos consumiendo galletas. Su invención fue fruto de la necesidad: nuestros antepasados nómadas descubrieron que si aplicaban calor a una pasta de cereales esta se endurecía lo suficiente como para transportarla con facilidad.

Desde sus orígenes, su fabricación se ha sofisticado y las rústicas galletas de antaño han dejado paso a nuevas fórmulas y sabores. Ahora bien, hay algo que no ha cambiado: la fama de ser un alimento que engorda. Las galletas aportan nutrientes diferentes según la variedad a la que pertenezcan. Por eso, es un error generalizar y defenestrar a todas por igual. Se trata de un alimento que constituye una fuente energética para el organismo, y como tal beneficia el desarrollo físico y el crecimiento debido a su rica composición en hidratos de carbono (harina y azúcar, básicamente) y grasas. En su mayoría, con independencia del tipo de galleta por la que nos decantemos, todas tienen entre sus ingredientes harina, que se obtiene del cereal molido. Este es un detalle fundamental para conocer la idoneidad del consumo de galletas, su frecuencia y también, para desterrar mitos infundados. La clave está en la elección de los ingredientes; han de ser de buena calidad y se deben evitar las grasas trans y los compuestos químicos que no aportan ningún tipo de nutriente al organismo. Su consumo ha de ser en proporciones adecuadas, adaptadas a las necesidades de cada individuo y teniendo en cuenta el desgaste físico en cada caso.

Las galletas (mejor en versión casera) son una opción con la que empezar bien el día porque como se ha mencionado, su aporte en hidratos de carbono las convierte en una fuente de energía y fuerza. Eso sí, habrá que elegir las más equilibradas y no vale tomar un par de galletas: para completar el aporte energético deben acompañarse de un lácteo y una pieza de fruta.

También se pueden incluir de forma moderada en la merienda, ya que ésta es importante y tiene que suponer el 10% del aporte energético diario. Asegurar las cinco ingestas de alimento al día es un hábito garante de una dieta equilibrada. Este detalle recobra especial importancia entre los más pequeños. La merienda supone una recarga de energía imprescindible para afrontar la tarde.

Como has podido leer, no es preciso desterrar las galletas de la alimentación. Lo recomendable es controlar su ingesta e incluirlas de forma moderada dentro de una dieta sana y equilibrada.


galletas de chocolate-estilo principe.JPGIngredientes (24 unidades):

Galleta;

  • 100 G Mantequilla
  • 75 G Azúcar glas
  • 1 Huevo pequeño
  • 200 G Harina de trigo
  • Sal
  • 1 Yema de huevo

Relleno;

  • 150 G Chocolate negro
  • 75 Ml Nata líquida para montar

Elaboración:

  • Masa de galleta;

Treinta minutos antes de comenzar con la preparación de la receta, sacar los productos refrigerados de la nevera.

En un cuenco o bol amplio, poner la mantequilla (blanda) y el azúcar. Batir la mezcla con un batidor de varillas, preferiblemente eléctricas.

Agregar el huevo y la sal. Continuar batiendo hasta integrar por completo.

Incorporar la harina y mezclar hasta obtener una masa lisa y ligeramente pegajosa.

Formar una bola con la masa, aplastarla y envolverla en film transparente.

Refrigerar la masa de galleta por un mínimo de dos horas.

Precalentar el horno a 190C calor arriba y abajo.

Colocar un tapete de hornear o papel siliconado sobre una bandeja de horno.

Enharinar la mesa de trabajo y disponer sobre ella la masa. Estirar con un rodillo hasta conseguir un grosor de 3 milímetros.

Cortar porciones de masa con un cortapastas y trasladar las piezas con cuidado a la bandeja de horno.

Para decorar las galletas; realizar hoyitos sobre su superficie, con un punzón o la parte plana de un palo para brochetas.

Después, batir la yema de huevo con unas gotas de agua y añadir una pizca de sal.

Pintar con moderación la superficie superior de las galletas con la yema batida.

Hornear las galletas entre 8 y 10 minutos. Cuando adquieran un ligero tono tostado, sacarlas de inmediato (al sacarlas se puede comprobar como la masa aún es blanda y podría parecer que todavía estén crudas. No hay que preocuparse, endurecerán a medida que se vayan enfriando).

Dejarlas unos minutos sobre la bandeja y cuando sea posible despegarlas sin riesgo de romperlas, pasarlas a una rejilla para que enfríen por completo.GALLETAS DE CHOCOLATE - ESTILO PRINCIPE 1.JPG

  • Relleno:

Trocear el chocolate y colocarlo dentro de un cuenco amplio.

En un cazo a fuego medio calentar la nata hasta que alcance el punto de ebullición.

Después verter la nata sobre el chocolate troceado. Dejar reposar un minuto y mezclar hasta formar una crema espesa y homogénea.

Cuando la crema de chocolate esté templada, verter la preparación dentro de una manga de pastelero (si no se dispone de la manga pastelera, se puede usar una cucharilla para rellenar las galletas).

Formar parejas con las bases de galleta y poner una cantidad generosa de crema de chocolate en el centro de una de las bases que formarán el bocadillo, a continuación cubrir con la otra base de galleta (la pareja), dejando en ambos casos la parte que luce hacia fuera.

Realizar la misma operación con el resto de componentes, hasta terminar.

Cuando se tengan formadas todas las galletas dejar que la crema de chocolate solidifique por completo, y…  Voila! llegó el momento de servir y disfrutar.

ROSCOS DE MOJITO

ROSCOS DE MOJITO3.JPG¡Mirad que roscos tan originales! ¿A que tienen una pinta irresistible? Pues nada lejos de la realidad, además de estar buenísimos, estos roscos lucen así de resultones. Están elaborados con una masa de bizcocho a la que se le proporciona sabor y color con el cóctel cubano más famoso del mundo, el mojito. Además, están cubiertos por una fina capa de chocolate blanco que les aporta a los pastelitos un toque crujiente con el que combinan a la perfección. Son ideales para degustar en el desayuno o la merienda, aportando a ese “gran momento” un toque de alegría y frescura.

El mojito se elabora con cuatro ingredientes principales; Ron, hierbabuena, lima y azúcar. Una mezcla simple y refrescante que define a uno de los tragos más consumidos en el mundo.

Si quieres saber más sobre la verdadera historia del cóctel más popular de nuestro tiempo, en el siguiente articulo se ha recopilado la siguiente información;

La historia del Mojito no comienza en la Bodeguita del Medio (típico restaurante de la Habana, Cuba), como la mayoría de la gente cree. En la Bodeguita del Medio se rescató la receta que ya se preparaba antaño y se hizo famosa con la ayuda del célebre escritor Ernest Hemingway y su famosa frase: “Mi Mojito en la Bodeguita mi Daiquirí en el Floridita”. El mojito originario parece haber nacido tan lejos como a finales del siglo XVI. Entonces se llamaba Draque o Draquecito porque fue el pirata Sir Richard Drake, subordinado del Capitán Sir Francis Drake (corsario de la corona inglesa) quien preparó la primera versión conocida de una bebida que llevaba aguardiente (destilado del jugo de caña de azúcar que añejado durante el tiempo se convierte en lo que conocemos como ron), azúcar, lima y menta. El aguardiente aportaba calor, el agua diluía el alcohol, la lima combatía el escorbuto (deficiencia de vitamina C), la menta refrescaba y el azúcar permitía tragarse aquello. Se usaba como una medicina por las propiedades que tenían sus ingredientes y Drake lo tomaba siempre después de sus batallas.

En la década de 1860, la producción de ron ya era mucho más refinada y se añejaba, lo que daba un ron de mejor calidad. Éste sustituyó al aguardiente y lo que ya en Cuba se conocía como Draquecito se rebautizó como “Mojito”, mucho antes de su popularización por Ernest Hemingway.

El término Mojito se encuentra en el anonimato de la sabiduría popular, pero se piensa que procede de la costumbre criolla de añadir “mojo” (jugo de limón y otros condimentos) a las carnes como aliño. Quizás al hecho de añadir jugo de limón (hay que aclarar que en Cuba se llama limón a lo que en España se llama lima ) y hierbabuena macerada a la mezcla de ron blanco, agua carbonatada, azúcar y hielo, se le considere un cóctel con un poquito de mojo, es decir, un mojito.

Con el exquisito sabor de la hierbabuena, su color verde llamativo y refrescante, y su magia, el Mojito es actualmente uno de los tragos más vendidos en el planeta tierra.

Por esa razón y porque está buenísimo se le añade una buena copa de este cóctel tan mágico a la receta de los roscos que se detalla a continuación ¡Pruebalos sin prisa y disfruta de cada bocado!


ROSCOS DE MOJITO 5.JPGIngredientes:

Crema de Mojito;

  • 150 Ml de nata para montar (puede ser ligera)
  • 50 Ml Ron blanco
  • 50 G Azúcar moreno
  • 10-12 Hojas grandes de hierbabuena
  • 1 Lima 

Nota:

La cantidad de ron es orientativa, depende si se desea con más o menos alcohol. También se puede optar por suprimirlo y sustituirlo por la misma cantidad de nata, estarán igual de buenos y así también los podrán saborear los más pequeños de la casa. Lo mismo sucede con la hierbabuena y la lima, va en función de gustos.

Bizcocho;

  • 220 G Harina de trigo
  • 75 G Azúcar granulada o común
  • 10 G Levadura
  • 5 G Sal
  • 2 Huevos
  • 15 G Mantequilla
  • 200 G Crema de mojito

Acabado;

  • 200 G Chocolate blanco
  • 20 G Manteca de cacao (opcional, se utiliza para que el chocolate fundido sea más líquido y el baño de los roscos quede más fino)
  • Polvo de hierbabuena o decoraciones al gusto

Elaboración:

  • Crema de mojito;

Poner las hojas de hierbabuena con una cucharada de agua en el vaso de la batidora o procesador de alimentos y triturar hasta obtener una pasta.

Verter la nata dentro de un bol y batir a máxima velocidad (preferiblemente con unas varillas eléctricas), cuando la nata comience a coger consistencia, añadir el azúcar moreno y continuar batiendo, hasta que la nata esté firme pero no seca.

A continuación, agregar la pasta de hierbabuena, el ron y el zumo de lima y prolongar el batido unos segundos más. Reservar.
SONY DSC

  • Bizcocho;

Precalentar el horno a 215 C calor arriba y abajo y colocar la rejilla del mismo en la parte central del horno, de tal manera que cuando se vayan a hornear los roscos éstos queden a media altura.

Engrasar el molde para roscos con aceite, mantequilla o rociarlo con spray antiadherente.

En un tazón grande cernir la harina, el polvo de hornear y la sal.

En otro cuenco batir ligeramente con unas varillas los huevos junto al azúcar. Añadir la mantequilla ablandada o derretida e incorporar la crema de mojito que se elaboró inicialmente. Batir durante unos segundos, hasta disolver el azúcar por completo.

Agregar el preparado de harina cernida y mezclar con una espátula de silicona, realizando movimientos envolventes hasta lograr una pasta suave y homogénea.

LLenar una manga de pastelero con la preparación anterior y rellenar las cavidades del molde hasta 2/3 de su capacidad.

Cuando el horno haya alcanzado la temperatura adecuada, hornear los bizcochos entre siete y nueve minutos o hasta que al presionar suavemente la parte superior de las rosquillas ésta regrese a su lugar.

Una vez cocidas, dejarlas en el molde entre 4 y 5 minutos. Después, desmoldar y colocar sobre una rejilla para que enfríen por completo.

  • Acabado;

Deshacer el chocolate y la manteca de cacao dentro de un recipiente apto para el microondas durante unos segundos o al fuego dentro de un cazo al baño maría durante unos minutos.

Sobre una rejilla bañar las rosquillas con el chocolate fundido, esperar unos minutos para que el chocolate se temple y espolvorearlas con polvo de hierbabuena u otras decoraciones al gusto.roscos de mojito.JPG

PAN DE LECHE Y CHOCOLATE

pan de leche y chocolate 0.JPGEl pan hecho en casa de forma artesanal es un auténtico lujo. Nada tiene que ver con los panes comerciales, a los que se les añade productos químicos para conservarlos y mejorar su sabor y textura.

La receta que os presento en esta página es la que se utiliza en casa para elaborar el delicioso pan de leche y como ocurre con ésta y la mayoría de recetas de panes, consta de muy pocos ingredientes que están al alcance de cualquier persona; harina de trigo, huevos, leche, azúcar, sal, mantequilla y levadura fresca. En ocasiones se enriquecen este tipo de recetas con otros alimentos; frutos secos, verduras, quesos, chocolates o cacao que aportan al pan un plus de nutrientes y sabor, como es en el caso de la receta del protagonista de esta publicación.

El secreto para conseguir una masa esponjosa y levada reside en los ingredientes empleados, el amasado y los tiempos de reposo.

Los ingredientes han de ser de buena calidad, pesados a conciencia sobre una báscula y en cualquier caso se elegirá la harina más apropiada para cada tipo de pan o preparación.

La harina que se emplea para la elaboración del pan de leche y chocolate es una harina de gran fuerza. Esta variedad de harina está compuesta de trigos especiales cuyas principales características son; alto gluten, elevado valor de W (Energía de deformación) y muy buena estabilidad. Estas masas son capaces de soportar la carga de productos que interrumpen la estructura de la miga (chocolates, frutas, uvas pasas, nueces) y elevada tolerancia al amasado, soportando procesos continuos y prolongados, proporcionando, además, comportamiento sostenido durante la fermentación que por el tipo de preparación se extenderá durante horas.

Se puede decir que las harinas de gran fuerza son indicadas para masas que deben fermentar y adquirir volumen, especialmente si contienen grasas, las cuales contrarrestarían las propiedades de las proteínas y difícilmente fermentarían sin quebrarse. Tomada con las manos se deshace, es como si le faltase un sistema nervioso. Otro elemento que hay que considerar es la incorporación del azúcar a la masa como alimento esencial de la levadura para producir gas carbónico, una harina con pocas proteínas se cae una vez fermentada, por no tener fuerza para retener la gasificación.

Para saber si una harina es de fuerza, media fuerza o blanda, hay que dirigir la atención a la información nutricional que proporciona el envase y observar la columna en la que se especifica el porcentaje de proteínas.

Si el tanto por ciento de proteínas está entre 13,5 y 15% hablamos de una harina de fuerza o gran fuerza, si está entre 11 y 13,5% sería una harina de media fuerza y si está entre 5 y 11% sería una harina blanda.

Pero imaginaros que no tuviéramos el paquete de harina, que por ahorrarnos un desastre de polvillo en el armario de la despensa la solemos envasar en botes y no tenemos el embalaje para ver el tanto por ciento de proteínas. ¿Qué hacer en este caso?

Para saber si la harina en cuestión es blanda o de fuerza, lo único que hay que hacer es coger un puñado de harina y apretar bien. Si al abrir la mano se desmorona completamente es porque se trata de harina de fuerza o gran fuerza, perfecta para panes dulces, brioche y bollería fermentada. Si se queda totalmente pegada es porque tiene muy pocas proteínas y es blanda, ideal para realizar bizcochos, magdalenas o tortitas. Si se queda prensada durante unos segundos y poco a poco empieza a desmoronarse un poco es porque aunque es blanda, el tanto por ciento de proteínas no es de los más bajos, es la denominada de media fuerza, estupenda para elaborar panes clásicos.


pan de leche 33.JPGIngredientes (pan de 1/2 Kg):

Pan de leche;

  • 250 G Harina de gran fuerza
  • 75 G Huevos (1-2 unidades)
  • 60 Ml Leche
  • 35 G Azúcar
  • 6 G Sal
  • 25 G Mantequilla
  • 18 G Levadura fresca

Acabado;

  • 15 G Cacao puro en polvo 70%
  • 15 Ml Leche
  • Nata y leche (acabado)

Elaboración:

Proceder con la receta siguiendo las mismas indicaciones que se especifican en la elaboración del pan de leche que encontrarás publicado en éste blog (sólo hasta formar la masa). Para acceder de forma rápida a la receta pinchar sobre la palabra “pan de leche” que se encuentra en el listado de ingredientes.

Cuando la masa esté construida, pesarla y dividirla en dos trozos iguales formando una bola con cada uno de ellos.

Engrasar con unas gotas de aceite dos cuencos o recipientes amplios.

Poner dentro de uno de los recipientes engrasados una bola de masa, taparla con papel film transparente de uso alimentario y dejarla reposar dentro del refrigerador.

Tomar la otra bola de masa y añadirle el cacao puro en polvo y los 15 ml de leche. Amasar hasta integrar por completo entre 10 y 15 minutos, a mano o a máquina (en este caso utilizar el accesorio gancho de la batidora de mesa o la panificadora con el programa “amasado”). Hasta obtener de nuevo una masa lisa y elástica, que no se pegue en las manos.

Colocar la masa dentro del otro recipiente previamente engrasado y llevarla al refrigerador.

Dejar reposar ambas masas dentro de la nevera entre treinta minutos y una hora.

Pasado el tiempo, sacar las dos bolas de masa del frigorífico.

Lubricar con unas gotas de aceite la superficie de trabajo y volcar sobre ella la bola de masa blanca. Estirarla con ayuda de un rodillo y formar un rectángulo de 30cm de largo, 20cm de ancho y  1/2cm de grosor.

Proceder del mismo modo con la bola de masa de chocolate;  untar con aceite otro espacio libre de la mesa de trabajo, volcar la bola sobre ella y formar un rectángulo con las mismas dimensiones que el anterior.

Colocar el rectángulo de masa de chocolate sobre el rectángulo de masa simple y pasar por encima un rodillo de repostería, para unir y fusionar ambas masas.

Enrollar el bloque de masa sobre sí mismo, hasta obtener un cilindro macizo.

Engrasar un molde rectangular (30 x 15 x 9 cm) e introducir en su interior el rollo de masa con el pliegue hacia abajo (el pliegue debe quedar en contacto con la base del molde).

Pincelar la superficie del pan con una cucharada de nata o leche.

Aceitar un trozo grande de plástico film transparente apto para uso alimentario y con él cubrir el molde (superpuesto, sin presionar y con la parte grasa hacia abajo).

Dejar fermentar en un lugar cálido y libre de corrientes de aire entre una y tres horas (el tiempo de reposo y levado dependerá de la temperatura a la que se encuentre la sala, lo ideal es entre 21 y 25 C, nunca debe superar los 30 C.

Transcurrido el tiempo, cuando el pan haya duplicado su volumen, precalentar el horno a 180 C calor arriba y abajo y colocar la rejilla en la parte central del horno, de tal manera que cuando se vaya a hornear el pan éste quede a media altura. Al mismo tiempo, disponer una bandeja o fuente honda en la parte más baja del horno, para crear humedad en el momento preciso.

Cuando el horno haya alcanzado la temperatura adecuada introducir el pan, verter medio vaso de agua en la bandeja de la parte inferior del horno y hornearlo durante 25 minutos, hasta que la superficie se comience a dorar (si la superficie se dora en exceso antes de consumir el tiempo establecido, dejar caer sobre el molde un pedazo de papel de aluminio de uso alimentario).pan de leche y chocolate 2.JPGUna vez cocido, sacar el pan del horno y mantenerlo dentro del molde durante cinco minutos, después desmoldarlo y dejarlo enfriar por completo sobre una rejilla.

El pan se conserva en perfectas condiciones almacenado en un lugar oscuro, fresco y seco durante tres o cuatro días, siempre y cuando se encuentre embalado en una bolsa de cierre tipo zip o un recipiente hermético que conserve su humedad. Se recomienda congelar la cantidad que no vaya a ser consumida durante el periodo establecido.

DONUTS FONDANT

donuts 11.JPG¿Quien no conoce los Donuts? La verdad es que han pasado ya muchos años desde que en 1962 Andrés Costafreda crease “Donut Corporation española” para la producción y comercialización de DONUTS® en España.  Sin embargo, la historia nos recuerda que durante doscientos años, los donuts nunca tuvieron su singular agujero en el centro (En el blog también están publicadas las recetas para preparar de forma artesanal las Berlinas rellenas de fresa o los Boston cream donuts, ambos donuts sin la perforación central).

El origen del donuts se remonta a la Holanda del siglo XVII y tras cruzar el Atlántico con los emigrantes que llegaron a Pennsylvania, fue rebautizado con el nombre por el cual los conocemos a día de hoy. No fue hasta 1847 cuando Hanson Gregory incorporó su peculiar agujero con el objetivo de que estos fueran más fácil de elaborar. Desde entonces, sin duda este ha sido uno de los agujeros más famosos de la historia.

En España, el Donuts comienza a adquirir su gran popularidad tras su primera campaña publicitaria en 1973, con su histórico spot publicitario “¡Anda, los donuts!“. Durante todos estos años, los Donuts han gozado de gran popularidad siendo uno de los productos de su segmento más vendidos.

A pesar de su éxito, durante los últimos diez años, el Donuts parece haber perdido parte de su encanto, además de alejarse de su fórmula y sabor original.

En la entrada de hoy propongo una de las muchas recetas que se pueden preparar para elaborar los Donuts en casa de forma artesanal.

Los Donuts caseros están buenísimos (incluso más que los que fabrica DONUTS®) y son infinitamente más sanos que los que se comercializan elaborados y envasados de forma industrial.

Existen dos formas de cocinarlos; cocidos al horno, con lo que se obtendrá un resultado esponjoso y algo más seco o fritos en aceite vegetal de buena calidad, logrando un producto más sabroso y jugoso, aunque con algunas calorías de más.

También se puede variar el acabado final de estos bollos tan peculiares. Según la preferencia y el gusto del consumidor se puede escoger y añadir el topping que se desee; glaseado de azúcar, fondant (como en este caso) o chocolate fundido. Hay muchas opciones para elegir.


donuts999.JPGIngredientes (24 unidades):

Donuts;

  • 300 G Harina de fuerza
  • 200 G Harina repostería
  • 80 G Azúcar
  • 5 G Sal
  • 20 G Leche en polvo
  • 20 G Levadura instantánea de panadería (4 sobres)
  • 230 G Agua
  • 1 Huevo M
  • 40 G Manteca de cerdo o mantequilla

Fondant de chocolate;

  • 50 G Chocolate con leche
  • 5 G Cacao puro en polvo
  • 250 G Azúcar glas
  • 45 Ml Agua

Elaboración:

En un bol amplio mezclar bien los ingredientes secos; harinas, azúcar, sal, leche en polvo y levadura.

Añadir el agua, y el huevo batido y amasar durante 5 minutos.

Añadir la manteca y continuar amasando en la mesa de trabajo o en robot de cocina con el accesorio gancho, hasta obtener una masa lisa, elástica y homogénea. Si la masa resulta demasiado pegajosa, enharinar la mesa de trabajo para amasar con mayor facilidad, pero se recomienda no añadir demasiada harina, o cambiará la textura de la masa y el resultado final no será tan esponjoso.

Formar una bola con la masa y dejarla reposar dentro de un bol amplio aceitado y cubierto con plástico transparente de uso alimentario durante una hora en el refrigerador.

Pasado el tiempo, estirar la masa con ayuda de un rodillo sobre la superficie de trabajo enharinada, dejándola con 1 cm de grosor. Cortar la masa con dos corta pastas de diferentes diámetros para dar forma a los donuts, o con un molde especial para este tipo de bollo.

Disponer una hoja de papel de horno sobre la mesa de trabajo y cortarla en cuadrados de 10x10cm. Colocar los cuadrados sobre una superficie amplia y que no se vaya a usar durante un mínimo de tres o cuatro horas.

Colocar las piezas sobre los trozos de papel cortados anteriormente (una pieza por cada pedazo de papel, con esta acción se evitará que se peguen unas a otras, se trasladaran a la sartén con mayor facilidad y no se deformaran).

Dejar que los donuts fermenten, hasta doblar su volumen inicial (entre una o cuatro horas, el tiempo de levado dependerá de la temperatura que haya en la sala, la temperatura idónea ronda los 24 C).

Poner abundante aceite vegetal (preferiblemente suave) en una sartén honda y colocarla sobre el fogón de la cocina. Cuando el aceite alcance el punto de fritura (160-180 C), introducir los bollos con precaución dentro del aceite y freír por ambas superficies cada uno de los donuts, hasta que se vean dorados.

Sacarlos y dejarlos enfriar sobre una rejilla cubierta con papel absorbente para desechar la mayor cantidad de aceite posible.

  • Fondant de Chocolate;

Fundir el chocolate dentro de un recipiente apto para el microondas durante unos segundos o al fuego en un cazo al baño maría durante unos minutos.

Aparte, en un bol mezclar el azúcar el cacao en polvo y el agua, remover con suavidad (para evitar crear burbujas de aire en el glaseado) hasta obtener una pasta lisa y sin grumos.

Incorporar la pasta de azúcar al recipiente del chocolate derretido y fusionar delicadamente ambas preparaciones.DONUTS FONDANT3.JPGCubrir la superficie de un donuts, sumergiéndolo dentro del glaseado hasta la mitad y girarla para eliminar el exceso. Si el glaseado tiene la textura idónea, continuar glaseando el resto de donuts. Si está demasiado sólido, añadir una cucharadita de agua y si está demasiado líquido, esperar a que el chocolate se enfríe y se vuelva más denso.

A medida que se van bañando las piezas, irlas dejando sobre una rejilla hasta que el glaseado solidifique por completo.

Si quedan burbujas en el glaseado, explotarlas con un palillo de inmediato, antes de que el fondant endurezca.

Presentar los donuts sobre una fuente y servir.

Los bollos que no se vayan a consumir en las próximas 48 horas, se pueden almacenar dentro de recipientes herméticos en el congelador, por un periodo inferior a dos meses.

PASTEL DE CHOCOLATE Y AVELLANA

tarta de aveellanas 2.JPGEn la entrada de hoy se publica la receta de este delicioso y nutritivo pastel de chocolate con avellanas. Una buena forma de incluir frutos secos en la dieta diaria.

Las impresionantes propiedades de las avellanas se traducen en beneficios para el buen funcionamiento de nuestro metabolismo y cuerpo en general, pero no deben añadirse como un alimento extra en la dieta, sino como sustituto de productos como la bollería industrial o los snack comerciales.

La avellana es el fruto de tipo nuez del avellano. El avellano es cultivable en terrenos húmedos, permeables y profundos con exposiciones soleadas. Es originario del Ponto en Asia Menor y se tiene constancia que ya se consumía en Mesopotamia (en el Neolítico). Los griegos la llevaron a Grecia y de ahí se extendió a otros países.

A España llegó en el siglo XIX. Son tan apreciadas que algunas de ellas tienen su denominación de origen como la Avellana de Reus.

Los principales países productores de la avellana son Turquía, Italia, EEUU, España, Azerbaiyán, China e Irán.

Las avellanas son un fruto del que se aprovecha casi todo: las cáscaras se utilizan como comestible, las hojas dan de comer al ganado, la corteza y las hojas lo utilizan los laboratorios para fabricar coagulante y la madera que envuelve el fruto se aprovecha para tallar pequeños objetos.

Entre sus propiedades la avellana tiene una alta concentración en grasas: del 50 % al 60 %. Además, posee un 10 % de agua, un 5 % de sacarosa y proteínas como la cofilina. Al ser rico en magnesio, vitamina B y Vitamina E, este fruto resulta especialmente eficaz contra el envejecimiento y fortalece el sistema nervioso. Las avellanas, que aportan unas 550 calorías por cada 100 gramos, son una fuente excelente de magnesio y cobre.

Son utilizadas por sus características organolépticas, además de proporcionar calcio, es un alimento energético por su alto contenido de aceite, proteínas y carbohidratos.

Es un fruto saludable que protege del riesgo de enfermedades patológicas y cardiovasculares.

Las avellanas ayudan a la resistencia de los deportistas, porque funcionan a nivel neuromuscular.

Tienen un efecto protector del sistema cardiovascular, ya que disminuyen el colesterol LDL o “malo” y aumentan el HDL o “bueno”. Asimismo, reducen la disgregación de las plaquetas, por lo que contribuyen a disminuir las trombosis.

Las vitaminas y minerales que contienen los hacen ser un excelente antioxidante, es decir, protegen contra el envejecimiento celular y también previenen las enfermedades degenerativas.

Aumentan la conexión nerviosa y el tejido de las neuronas, lo que contribuye en una mayor capacidad de retener conocimientos.

También, tienen una gran cantidad de fibra que contribuye a la movilidad intestinal y a prevenir el estreñimiento.

Contienen ácidos grasos Omega 3 y Omega 6. Éstos son considerados esenciales ya que el cuerpo no puede producirlos, por lo que deben ser incorporados a través de los alimentos.

A su vez, aportan grasa que no es saturada, es decir, que no se quedará adherida a las paredes de las arterias, sino que circulará por el organismo.

Tienen hidratos de carbono complejos y proteínas de origen vegetal, que combinadas con otro cereal, dan como resultado una proteína de buena calidad.

Además poseen propiedades antiinflamatorias.

Su aporte calórico es alto, por lo que hay que cuidar que la porción a consumir no supere el tamaño de un puñado o un cuarto de taza al día.


tarta de avellanas 500.JPGIngredientes:

Bizcocho;

  • 200 G Harina
  • 50 G Avellanas en polvo
  • 3 cucharadas colmadas de cacao puro en polvo
  • 10 G Levadura en polvo
  • 1 cucharadita de bicarbonato
  • 250 G Nata para montar
  • 100 G Azúcar glas
  • 2 Huevos M
  • 225 G Leche
  • 1 pizca de sal

Cobertura de chocolate;

  • 100 Ml Nata para montar
  • 70 G Chocolate negro 70%
  • Crocanti de avellana o avellana en granillo

Elaboración:

  • Bizcocho;

Engrasar un molde para bizcocho (yo usé un molde desmontable de 25cm)

Colocar la rejilla del horno dentro de él, de tal forma que cuando coloquemos el molde del bizcocho, éste quede a media altura.

Precalentar el horno a 200 C calor arriba y abajo.

Sobre un cuenco, tamizar la levadura junto a la harina, el cacao en polvo y el bicarbonato. Reservar.

En un bol amplio, colocar los huevos con el azúcar. Batir la mezcla (preferiblemente con unas varillas eléctricas a velocidad máxima) enérgicamente entre 10 o 12 minutos. Hasta conseguir una pasta mullida de tono blanquecino que haya aumentado considerablemente su volumen.

Incorporar la nata. Continuar batiendo la mezcla a menos intensidad para así, evitar que reduzca en exceso la mezcla esponjosa que se consiguió inicialmente.

Añadir la leche, el polvo de avellana, la sal y la mezcla de harina, levadura, bicarbonato y cacao. Mezclar todos los ingredientes con mucha suavidad y movimientos envolventes para impedir que la harina desarrolle demasiado gluten y reste esponjosidad al bizcocho.

Verter la mezcla dentro el molde.

Cuando el horno haya alcanzado la temperatura adecuada, colocar el molde sobre la rejilla del horno y hornear la preparación 50-55 minutos.

Pasados los treinta primeros minutos (nunca antes) abrir la puerta para comprobar la cocción del bizcocho, con un testados o palillo. Este paso hay que hacerlo con mucha rapidez para evitar que el horno pierda temperatura y el bizcocho se estropee.

Cuando se compruebe que el palillo sale limpio y el bizcocho está bien cocido, sacarlo del horno.

Dejar el bizcocho dentro del molde 15 minutos.
tarta de avellanas.JPG

  • Cobertura de chocolate:

Hervir la nata dentro de un recipiente adecuado en el microondas durante uno o dos minutos (depende de la potencia que tenga el aparato) o si se prefiere, en un cazo al fuego.

Cuando la nata alcance el punto de ebullición, retirar de la fuente de calor y añadir el chocolate negro. Dejar reposar el conjunto un minuto y después, mezclar con una lengua repostera o unas varillas manuales hasta que el chocolate y la nata queden completamente fusionados.

Verter la ganache de chocolate sobre el pastel (sin desmoldar).

Esparcir el crocanti de avellana o la avellana en granillo sobre la cobertura de chocolate y dejar enfriar.

Desmoldar cuando el pastel esté totalmente frío (preferiblemente al día siguiente) y servir.

PALMERITAS DE HOJALDRE

aspalmeritas10.JPGLe des la forma que des, el hojaldre queda espectacular en cualquier receta… Es una masa muy frágil a la que hay que tratar con delicadeza. En su preparación hay que respetar los tiempos de reposo y refrigeración, ya que durante todo el proceso se trabaja la masa en frío. Como resultado final, se obtiene una masa crujiente y sabrosa a la que merece la pena dedicarle el tiempo que exige.

Personalmente, a mi me encanta este tipo de masa, con ella se pueden crear multitud de recetas. Entre las cuales podemos encontrar estas exquisitas palmeras de hojaldre.

Las palmeritas o palmeras son una especialidad francesa. Son unas piezas de bollería de unos dos a cuatro centímetros de grosor, con una peculiar forma acorazonada de vértices deformados y elaboradas con masa de hojaldre.

El hojaldre es una masa crujiente traída a Europa por los árabes, aunque su origen es anterior, pudiendo encontrarse referencias a pastas y masas hojaldradas en la Grecia y Roma clásicas. Se elabora con harina, grasa (mantequilla, manteca de cerdo o margarina), agua y sal. Es crujiente y su textura es uno de sus grandes atractivos.

Para conseguir la textura final se prepara una masa de harina, agua y sal (amasijo) y se extiende. Sobre ella se sobrepone la grasa que se emplee (empaste) y se dobla sobre sí misma varias veces. La repetición de dicha operación hace que vayan quedando finas láminas separadas por la grasa empleada. Estas retienen el vapor que se genera con el agua de la masa durante la cocción y dichas láminas se separan como las hojas de un libro.

Recomiendo encarecidamente elaborar  de forma artesanal la masa de hojaldre en el hogar, pero si por circunstancias no se dispone de tiempo, también se puede comprar la masa ya fabricada en cualquier supermercado. El resultado no será el mismo, pero también quedarán buenísimas.

PALMERITAS DE HOJALRE.JPG

Ingredientes (30 unidades):

500 G Masa de hojaldre (también puede ser comprado); 

  • 250 G Harina de media fuerza
  • 125 Ml Agua
  • 5 G Sal
  • 175 G Mantequilla fría

Para el acabado;

  • 50 G Azúcar blanco común
  • Chocolate (negro, con leche o blanco)

Elaboración:

Si decimos preparar la masa de hojaldre en casa, proceder como se indica en la receta de éste blog. Para ello, pinchar sobre la palabra “Masa de hojaldre” que aparece en listado de ingredientes.

Cuando el hojaldre esté listo para usar, extenderlo sobre la mesa de trabajo y espolvorear con la mitad del azúcar, darle la vuelta a la masa y sobre ella, esparcir el resto del azúcar.

Después, pasar un rodillo de cocina por encima para adherir el azúcar perfectamente  a la masa y a su vez, estirarla hasta  obtener una lámina de 35cm de largo por 15cm de ancho y 1/2 centímetro de grosor.

Corte Palmeras.jpgTrazar una línea imaginaria en el centro del rectángulo, como si se fuese a dividir la masa en dos trozos iguales y realizar tres pliegues desde uno de los lados largos de la masa hacia el centro y después, otros tres pliegues iguales desde el otro lado largo hacia el centro.

Montar una parte sobre la otra y refrigerar el rollo de masa en la nevera durante una hora aproximadamente.

Precalentar el horno 200 C calor arriba y abajo (encenderlo cuando se vaya acercando la hora de horneado, aproximadamente 10 o 15 minutos antes).

Pasado el tiempo de reposo de la masa, sacarla de la nevera y cortar el rollo con un cuchillo afilado en porciones de 1/2cm de grosor.

Disponer sobre la superficie de trabajo una bandeja de horno y encima de ella, colocar una hoja de papel de hornear.

Poner las palmeras sobre el papel de horno, dejando una separación de cinco centímetros de distancia entre unas y otras (es importante hacerlo de este modo porque las palmeritas tienden a abrirse al hincharse por efecto del calor.

Cuando el horno haya alcanzado la temperatura adecuada, hornear las palmeras durante 20 minutos aproximadamente. Dándoles la vuelta con una espátula o paletina a los 10 minutos, para que la cocción sea uniforme por ambas caras.

Pasado el tiempo, cuando las palmeritas se vean doradas, sacarlas del horno y dejarlas enfriar sobre una rejilla.

Una vez frías, las palmeras se pueden bañar con chocolate fundido durante unos segundos en un recipiente apto para el microondas o en un cazo al baño maría sobre el fuego durante unos minutos. Después, verter el chocolate sobre las piezas de hojaldre y dejar enfriar a temperatura ambiente.

La combinación del hojaldre de mantequilla con el chocolate, es deliciosa.palmeritas 3.JPG

HELADO DE MENTA CON CHISPAS DE CHOCOLATE

helado de menta 4.JPGMe deshago ante semejante capricho. Es un verdadero placer disfrutar de algo tan bueno teniendo la certeza de que su elaboración ha sido totalmente artesanal.

Antes de explicar cómo proceder en la preparación de la receta del helado de menta con chispas de chocolate, en los párrafos siguientes expongo brevemente los cuidados necesarios para el cultivo de la planta de menta y, también algunas de las propiedades que posee éste ejemplar;

La menta es una planta con múltiples usos, tanto a nivel culinario como aromático. Sin embargo, si se aplican los cuidados correspondientes, también tiene valor ornamental. Su cultivo no exige cuidados excesivos, salvo el de impedir que se propague demasiado, ya que es una planta muy invasiva y puede cercar y dañar a otros ejemplares que tenga alrededor.

La menta es un género de plantas perennes que proceden de la zona del Mediterráneo y de Asia central. Pertenece a la familia de las lamiáceas, al igual que otras especies con fragancias muy características, como la lavanda, y que otras comestibles muy empleadas en la cocina española, como el orégano y la albahaca. Cultivados en jardín, los ejemplares pueden superar el metro de altura. Sus hojas son de color verde más o menos oscuro (según cada especie) y en general con mucho brillo. Posee unas flores pequeñas con matices entre los colores blanco y púrpura, su fruto tiene forma de cápsula y contiene hasta cuatro semillas.

Como sus flores no son demasiado atractivas, a menudo el cultivo de la menta tiene como objetivo el aprovechamiento de sus hojas. En ese caso, conviene cortar las flores tras su nacimiento, para que no consuman los nutrientes del ejemplar, y las hojas los aprovechen. Se puede hacer un primer corte de hojas hacia el final de la primavera, de modo que durante el verano nazcan nuevas y dé tiempo de hacer una segunda recolección antes de la llegada del otoño. Tales hojas se pueden usar frescas o guardarlas para su uso posterior congeladas o secas.

Estas plantas necesitan mucho sol y riegos abundantes (al menos una vez al día), sobre todo en épocas de mucho calor. Pero hay que tener cuidado con el sustrato: conviene que sea arcilloso y debe poseer un buen drenaje y no encharcarse.

En el caso de cultivo en macetas, es aconsejable podar la planta para evitar su crecimiento excesivo hacia arriba y los costados. Si crece mucho, la planta extiende sus raíces, y como consecuencia, tanto el recipiente como el sustrato resultan escasos para sus necesidades de espacio y nutrientes. De tal modo que lo mejor es controlar de esa manera su crecimiento

Con la menta se realizan infusiones, a las que se le atribuyen incluso propiedades medicinales, desde antisépticas y analgésicas hasta relajantes. Además, de esta planta se destila un aceite con un alto contenido de mentol, sustancia a partir de la cual se elaboran productos tan populares como caramelos, chicles, helados, además de líquidos para la higiene bucal y perfumes. La menta también se emplea como especia o aderezo en la elaboración de carnes, sopas y ensaladas.helado de menta 7.JPGPor otro lado, las propiedades de la menta son abundantes y entre las más destacadas podemos mencionar:

Las hojas de menta tienen propiedades que fortalecen el corazón y en general el sistema cardiovascular, contribuyendo a un flujo sanguíneo adecuado

Las hojas de menta son benéficas para el tratamiento de dolores de cabeza y mareos.

Posee grandes cantidades de vitaminas y minerales y tienen propiedades que ayudan en el proceso digestivo

Su uso más conocido se debe a su contenido de mentol que ayuda a liberar las vías respiratorias, el mentol que las hojas de menta posee también sirve para tratar dolores musculares y contiene sustancias antisépticas que ayudan a refrescar el aliento, matando las bacterias que lo producen. También es habitual usarlo para el tratamiento de cólicos, nausea e incluso para controlar los vómitos.

Como hemos visto son principalmente sus hojas las que proporcionan el mayor número de beneficios, debido a su contenido de vitaminas y minerales. Entre estos compuestos pueden encontrarse ácidos grasos Omega 3, vitamina C, vitamina A y minerales como; magnesio, hierro, calcio, manganeso, cobre, potasio y ácido fólico.


helado de menta 5.5.JPGIngredientes:

  • 200 Ml Nata para montar (puede ser ligera)
  • 200 G Queso de untar philadelphia (puede ser ligero)
  • 50 G Azúcar glass
  • 15 G Azúcar invertido
  • Una taza de hojas de menta
  • Esencia natural de menta (opcional)
  • Colorante natural verde (opcional)
  • Chispas de chocolate

Elaboración:

Comenzar preparando el azúcar invertido (también puede ser comprado) según se explica en la receta  del blog. Para acceder a la receta, pinchar sobre la palabra “Azúcar invertido” que encontrareis en el listado de ingredientes.

Si vais a realizar el proceso de congelación en la heladera doméstica (se puede adquirir en cualquier punto de venta dedicado a los electrodomésticos o por Internet), meter el recipiente en el congelador 24h antes de realizar la receta.

Poner las hojas de menta con dos cucharadas de agua en el vaso de la batidora o procesador de alimentos y triturar hasta obtener un puré muy fino.

Poner la nata dentro de un bol y batir a máxima velocidad (preferiblemente con unas varillas eléctricas), cuando la nata comience a coger consistencia, añadir el azúcar glas y continuar batiendo, hasta que la nata esté firme pero no seca.

Incorporar el queso crema y proseguir batiendo, hasta integrarlo por completo.

A continuación, agregar el puré de menta, el azúcar invertido y las chispas de chocolate (si usamos el colorante, la esencia o la pasta de menta para potenciar el sabor del helado, incluirla en este paso) y prolongar el batido unos segundos más.

Sacar la heladera del congelador, montar la pala batidora y ponerla en funcionamiento. Poco a poco verter la crema en su interior y dejarla trabajar entre 20-30 minutos.

Cuando la crema esté mantecosa y semi-congelada, traspasarla a un recipiente hermético de plástico.

Tapar el helado a piel con papel film transparente y colocar la tapadera. Conservar el helado dentro del congelador.

Si realizamos el procedimiento del congelado sin heladera eléctrica; congelar la mezcla y remover cada 1-2 horas mientras se produce el proceso de congelación o congelar directamente el helado y antes de servirlo pasarlo por un procesador de alimentos.

A la hora de servir, sacarlo del congelador diez minutos antes de su consumo.helado de menta 8.JPG

 

 

 

BIZCOCHO DE CHOCOLATE CON CALABACÍN

bizcocho de chocolate y calabacin 7.7.JPGNo es algo nuevo incluir verduras en recetas de bizcochos y tartas. Desde aquí animo a quien aún no lo haya probado. El resultado es magnífico, se obtiene un bizcocho muy jugoso y no se aprecia en absoluto el sabor a hortaliza. Además, se añade un plus de fibra, vitaminas y algunos nutrientes más. En ésta ocasión elaboramos el bizcocho con calabacín, que posee multitud de propiedades beneficiosas para la salud.

El calabacín, también llamado zucchini, está compuesto de un 95% de agua. Este alimento no tiene ningún contenido calórico, por este motivo es altamente beneficioso para el organismo, conteniendo todo lo necesario para proteger el sistema cardiovascular.

En estudios realizados con este producto, se ha demostrado que 100gr, de calabacín sólo aportan 15gr de calorías, pero en cambio contiene una buena cantidad de minerales y oligoelementos.

En relación con su contenido vitamínico, destaca la presencia discreta de folatos, seguido de la vitamina C. También contiene vitaminas del grupo B como B1, B2 y B6, pero en menores cantidades.

Los folatos intervienen en la producción de glóbulos rojos y blancos, en la síntesis del material genético y en la formación de anticuerpos del sistema inmunológico.

Destaca por su contenido en magnesio, sodio (responsable en parte de su marcado sabor), yodo, hierro y calcio, estos dos últimos de peor aprovechamiento que los que proceden de los alimentos de origen animal (lácteos, carnes y pescados).

La vitamina C tiene una acción antioxidante, interviene en la formación de colágeno, huesos, dientes y glóbulos rojos, además de favorecer la absorción del hierro de los alimentos y aumentar la resistencia frente a las infecciones.

En cuanto a su contenido en minerales, el calabacín es una buena fuente de potasio, además de presentar pequeñas cantidades de magnesio y fósforo.

BIZCOCHO DE CHOCOLATE Y CALABACÍN 2.2.JPGEl potasio es un mineral necesario para la transmisión y generación del impulso nervioso y para la actividad muscular normal. Además, actúa en el equilibrio acuoso dentro y fuera de la célula.

El magnesio juega un papel importante en la formación de huesos y dientes, se relaciona con el funcionamiento del intestino, nervios y músculos, mejora la inmunidad y posee un suave efecto laxante.

El calabacín presenta una pequeña cantidad de hierro, pero este mineral apenas se asimila en nuestro cuerpo.

Esta hortaliza contiene además unas sustancias denominadas mucílagos que son un tipo de fibra que suaviza y desinflama las mucosas del aparato digestivo.

 Para poder obtener todos sus beneficios, el calabacín debe ser cocinado al vapor, también se puede comer crudo. Ha de consumirse fresco y  se recomienda comerlo con piel. Es aconsejable no conservarlo más de cinco días en el refrigerador, pues se corre el riesgo de que se pierdan todos sus aportes benéficos.

Su preparación hace posible realizar muchas variedades de platos, permitiendo diferentes combinaciones, pues es uno de los vegetales que se puede adicionar a diferentes preparaciones aportando a cada una de ellas un sabor muy especial.

Debemos recordar que para llevar una dieta sana y equilibrada siempre tenemos que incluir en nuestros platos diarios abundantes vegetales, entre los cuales no puede faltar el ccalabacín.


SONY DSC

Ingredientes (Molde para bundt cake de 10 tazas o 2,5 litros – Diez raciones) :

  • 350 G Harina de trigo para repostería
  • 60 G  Cacao en polvo sin azúcar
  • 120 G Aceite de girasol o 175 G  de mantequilla a temperatura ambiente
  • 200 g Azúcar blanco
  • 100 g Azúcar moreno
  • 3 Huevos L a temperatura ambiente
  • 125 Ml  leche entera
  • 1 Cucharada de extracto de vainilla
  • 500 G  Calabacín rallado
  • 170 Gotas de chocolate o 150 g nueces (opcional)
  • 14 G Levadura química
  • 5 G Bicarbonato sódico
  • 6 G Sal gruesa marina
  • Aceite de oliva virgen extra para pincelar el molde de bundt cake

Elaboración:

Lavar, pelar y rallar los calabacines.  Dejarlos escurrir sobre un colador para desechar el exceso de líquido.

En un cuenco amplio tamizar la harina, el cacao en polvo, la levadura y el bicarbonato. Después, añadir la sal marina.

Precalentar el horno a 175C calor arriba y abajo, colocar la rejilla del horno dentro del mismo, de tal manera que cuando se hornee el bizcocho éste quede a media altura.

Usa una brocha de cocina para pincelar con aceite el interior de un molde (recomiendo utilizar un molde que tenga agujero central “Bundt cake” para que por él circule el aire caliente del horno y  el bizcocho quede bien cocido por la parte central). Para engrasar molde también se puede usar un spray antiadherente o mantequilla y harina.

Batir los huevos junto al azúcar con las varillas (preferiblemente eléctricas) a máxima velocidad y por un tiempo superior a los diez minutos. Cuando los huevos hayan duplicado su volumen y la mezcla adquiera un color blanquecino, estará lista.

Añadir el aceite y continuar batiendo, hasta integrar por completo.

Bajar al mínimo la velocidad de la batidora de varillas e incorporar la leche y el preparado de harina. Después, añadir el calabacín rallado y seguir batiendo hasta conseguir una mezcla homogénea.

Para finalizar, (si hemos decidido incluirlas en la receta) añadir las pepitas de chocolate o las nueces.

Verter la mezcla en el molde de bundt cake y darle unos golpecitos contra la superficie de trabajo, para eliminar las posibles burbujas de aire que se hayan podido crear durante el batido de la mezcla.

bizcocho de chocolate y calabacín.JPGHornear 50-60 minutos. Pasada media hora, se puede abrir la puerta del horno con rapidez (para que no se pierda calor) y comprobar la cocción del bizcocho pinchando la masa con un testador o palillo.

Cuando el testador salga limpio, el bollo estará cocido.

Sacar el molde del horno y dejarlo reposar en el molde sobre una rejilla enfriadora durante 10 minutos.

Pasado el tiempo, golpear ligeramente en los lados para ayudar a separar el bizcocho, desmoldar sobre la rejilla, boca abajo, y dejar enfriar totalmente.