BUNDT CAKE MARMOLADO DE PLÁTANO Y NUTELLA

BUDNT CAKE BICOLOR CON NUTELLA 3.JPG¿En estos momentos existe algo más rico que una buena rebanada de bizcocho? En la cocina de cosmopolitan cuisine adoramos este tipo de dulces; principalmente por su sencillez, su sabor y su delicada textura. En esta ocasión se ha utilizado una receta fácil, que combina el clásico pastel de plátano, con el delicioso sabor de la nutella. Para obtener ese acabado tan fino y espectacular, el pastel ha sido horneado en el molde Kugelhopf Bundt de Nordic Ware®. Los moldes de la prestigiosa firma Nordic Ware® son famosos en el mundo entero, y no es de extrañar, los diseños y la calidad que ofrece son absolutamente fantásticos. Quien ya los haya probado, lo más seguro es que esté totalmente de acuerdo conmigo.

Si como en mi caso, tienes curiosidad y deseas recibir más información al respecto, en los próximos párrafos y antes de detallar la receta de ¨Bundt Cake Marmolado de plátano y Nutella¨, podrás leer un breve relato sobre la información recopilada acerca de la sorprendente historia que rodea a los moldes americanos más deseados de todos los tiempos; los Bundt Pan de Nordic Ware®.

Todo el mundo adora un  Bundt Cake, ese distinguido y familiar pastel redondo con el agujero en el centro, y todos tenemos nuestros sabores y recuerdos favoritos asociados a él. ¿Pero… qué sabes sobre la historia del Bundt cake? ¿Sabías que los Bundt Cake Pans son en realidad una versión americanizada de un molde alemán denominado Gugelhopf? Así es, la historia del bizcocho Bundt, está ligada a la necesidad de que los inmigrantes alemanes pudiesen disfrutar en el territorio yankee de una Kaffeeklatsch (charla de café) como las que tenían en su lugar de origen.BUDNT CAKE BICOLOR CON NUTELLA 6.JPGPuede que te sorprenda el saber que el Bundt Pan es una incorporación relativamente reciente al menaje de panificación y repostería estadounidense; ya que si por algún particular, antes de la década de 1950, querías un agujero en el núcleo de tu bizcocho, debías provocarlo tú mismo, después de ser horneado (y supongo, que comer ese bocado sin compartirlo con nadie… Je,je,je).

Entonces… ¿Dónde surgió la idea de crear un Bundt Cake Pan? ¿Que estimuló su popularidad y por qué después de 60 años, todavía seguimos buscando un molde Bundt para hornear los pasteles que adoramos en nuestros hogares?.

¿Sabías que…

según la revista Smithsonian, el Bundt Cake es “The Icon Cake of 60’s Comfort Food”? Además, este artilugio denominado Bundt Cake Pan, se encuentra atesorado en el Museo Nacional de la Historia Natural del instituto smithsoniano (evidentemente, no está ubicado al lado de las ¨Ruby Slippers de Dorothy¨ o de la¨Archie Bunker’s Chair¨ está en otra sala mucho más pequeña, al final del pasillo, ¡Pero allí está! y eso es todo un golpe de gracia para un simple molde de aluminio).

La historia de la torta Bundt comenzó de la siguiente manera:

David Dahlquist, un experto en metalurgia, y su esposa Dorothy, eran propietarios de una compañía de Minnesota que fabricaba artículos para hornear escandinavos (Rosette Irons y Ebelskiver).

la historia de bundt pan
David y Dorothy Dahlquist

En 1950, un grupo de mujeres de la Sociedad Hadassah local lo contactó. Durante la conversación le preguntaron si podría recrear el Gugelhupf Pan que recordaban que usaban sus madres en Europa. Dado que las cacerolas Gugelhupf originales eran muy pesadas, hechas de hierro fundido o una cerámica gruesa, éstos moldes no viajaban bien y por desgracia, debían quedar atrás.

Por otro lado, los pasteles y bizcochos americanos de la época eran demasiado ligeros y esponjosos, y las germanas añoraban los panes dulces y densos que disfrutaban en su infancia. Lamentablemente, esas antiguas recetas alemanas no funcionaban correctamente con un molde para pasteles convencional, ya que éstos carecían de un agujero central que era el que permitía que el calor del horno llegase a la masa hasta el interior del pastel, horneándolo de manera uniforme.

En un momento de reflexión, David Dahlquist se dirigió a su taller, situado en el sótano de su casa y reprodujo la bandeja Bundt con aluminio fundido (mucho más ligero), agregando unos pliegues adicionales a la forma del molde, para darle un toque especial y distinguido.

Nordic Ware Pro forma aniversario pastel pan, 12 taza
Molde clásico Anniversary Bundt Pan Nordic Ware 

¿Por qué el Bundt Pan se llama Bundt? Bund significa en alemán club o grupo, y estos pasteles eran servidos en reuniones sociales. De hecho, en el sur de Alemania, el Gugelhupf también se llama Bundkuchen (Bund Cake). Más tarde, cuando llegó el momento de patentar el artículo, David Dalquist añadió una ¨t¨ al final de ¨bund¨, lo que terminó por denominarse ¨bundt¨, probablemente porque estaba cansado de corregir a las personas que hacían que la “d” fuera un sonido suave (aunque bien se podría pensar que era para propósitos de Marca Registrada¨®¨).

En esos momentos, el molde ganó la suficiente popularidad como para que muchos trabajadores del hogar adquirieran unas pocas; otras tantas se vendieron en los grandes almacenes locales, siendo inicialmente el precio original del nuevo”Bundt Pan” de $4.00.

En 1960, el libro de cocina Good Housekeeping mostró en la serie American Housewives cómo hornear un pastel de libra (típico de la repostería estadounidense) con un Bundt Pan. Con ello se consiguió que multitud de mujeres comenzaran a comprarlas para sus cocinas.

Libro de recetas Pillsburý Best

Más tarde, el pastel que definitivamente lo lanzó a la fama fue el ¨Tunnel of Fudge cake¨. Todos los años desde 1949, el concurso Pillsbury Bake Off reunía a mujeres de todo el país para exhibir sus creaciones reposteras (aún continúa emitiéndose). En 1966 Ella Helfrich usó un Bundt Pan para hornear su pastel ‘Tunnel of Fudge’ y… ¡Ella consiguió la segunda posición! En cuestión de días, la empresa Nordic Ware® recibió más de 200.000 solicitudes para adquirir la bandeja con chimenea central.

Desde ese momento el Bundt Cake Pan se puso de moda y en todas las casas se solicitaba uno de ellos.

Los libros y las revistas de cocina comenzaron a publicar recetas específicamente para ser horneadas en el nuevo Bundt Pan. Y a pesar de que en Alemania, el Gugelhupf a menudo estaba hecho con levadura de panadería, las recetas estadounidenses usaban como leudante la levadura química (Royal®) o Baking Powder. ¡Esto ya no era solo una torta para el  Kaffeeklatsch alemán!

El Bundt era (y continúa siéndolo) el pastel perfecto; fácil de elaborar, versátil, lo suficientemente bueno para degustar en compañía y delicioso para los desayunos y las meriendas de toda la familia. Era el bizcocho perfecto para cualquier ocasión y lo bastante robusto para ser transportado sin desmoronarse.

Molde para hornear sin silicona Big Gugelhopf, ideal para pasteles, postres, helados, chocolate, fondant, jabón, etc. - de silicona para hornear
Bundt cake de vainilla con glaseado de chocolate 

Entre otras ventajas, el pastel de tipo Bundt Cake no necesitaba ningún adorno para lucir espectacular, ya que los moldes poseían unos contornos sensacionales y profundamente marcados, que quedaban estampados en el pastel logrando que éste se decorara a sí mismo. No era necesario crear diseños elaborados con cremas o figuras sobre la pieza, simplemente un glaseado sencillo o una pequeña cantidad de polvo de azúcar en su superficie eran suficientes para presentarlo perfecto.

Cuando se hacen listas de todas las comidas alemanas que se ingieren todos los días en Estados Unidos, siempre se ven los típicos perritos calientes o las hamburguesas, incluso el chucrut y la cerveza. Ahora, sabes que puedes agregar a ese repertorio el pastel con el agujero en el centro. Llámalo Gugelhupf, o llámalo Bundt, este pastel alemán ahora también es parte de la tradición culinaria estadounidense.

Fuente: Una chica alemana en América

BUDNT CAKE BICOLOR CON NUTELLA 5.JPG

Ingredientes (Molde con capacidad de 2,5 litros o 10 tazas):

  • 440 G Harina
  • 200 Ml Nata
  • 4 Plátanos
  • 4 Huevos
  • 150 Ml Aceite vegetal
  • 130 G Nutella
  • 125 G Azúcar
  • 50 Ml Leche
  • 50 Ml Licor de avellanas
  • 1 Cdta. Levadura
  • 1 Cdta. Bicarbonato
  • 1/2 Cdta. Sal

Elaboración:

Disponer sobre la mesa de trabajo todos los ingredientes a temperatura ambiente y con las cantidades debidamente medidas y pesadas.

Además, ubicar todas las herramientas y utensilios necesarios en la zona de trabajo, cerca de nuestro alcance.

Precalentar el horno a 180ºC con calor arriba y abajo. Colocar la rejilla del horno en su interior, de tal manera que cuando se ponga el molde en su superficie éste quede a media altura.

Engrasar el molde bundt, para ello pulverizar el interior con spray antiadherente y esparcirlo con un pincel (en su defecto engrasar con mantequilla y espolvorear con harina de trigo, retirando el exceso de la misma).BUDNT CAKE BICOLOR CON NUTELLA 9.JPGSobre un cuenco amplio, tamizar la harina, la sal, la levadura y el bicarbonato. Reservar.

Aparte, mezclar en otro bol la nata, la leche y el licor. Reservar.

Trocear los plátanos y machacarlos con ayuda de un tenedor, hasta que adquieran la textura de un puré. Reservar.

Batir con las varillas (preferiblemente eléctricas) los huevos con el azúcar, hasta conseguir una crema suave y blanquecina (el tiempo de batido en un robot de cocina tipo Bosch o  kitchenaid ronda los 10 minutos).

Incorporar a la mezcla de huevos, el plátano machacado y batir hasta que esté totalmente integrado.

Añadir el aceite y continuar batiendo hasta integrarlo por completo.

Adicionar la mezcla de harina en tres veces, alternando con la mezcla de nata.

Seguir batiendo hasta obtener una masa cremosa y homogénea.

Separar 320 gr. de masa e integrar por completo en ella la nutella, mezclando con una espátula o lengua repostera.

Verter la masa en el molde, turnando cucharadas de la mezcla de plátano con la mezcla de nutella.

Golpear el molde para que la masa se asiente y no queden en ella burbujas ni alveolos de gran tamaño.

Cuando el horno haya alcanzado la temperatura adecuada, hornear el pastel durante 55 minutos.

Pasado el tiempo, verificar que está correctamente cocido con un testador o palillo. Si sale limpio, sacarlo del horno y dejar enfriar unos 5 o 10 minutos dentro del molde.

Tras ello, desmoldarlo sobre una rejilla y esperar a que se enfríe por completo para servirlo.

 

BIZCOCHO DE YOGUR CON KIWI

bizcocho de yogur y kiwi 3.JPGQué mejor desayuno para el día de hoy que un rico y esponjoso bizcocho con una buena cantidad de fruta fresca. En casa siempre se apuesta por las masas abizcochadas a las que se les añade un plus de salud con frutas o verduras de temporada. Las frutas y hortalizas que se  emplean en este tipo de elaboraciones suelen ser dulces, por lo que además se puede reducir considerablemente la cantidad de azúcar que normalmente se utiliza en la confección de este tipo de preparaciones. Por otro lado, estos frutos de la tierra contienen un importante porcentaje de agua en su composición, que aporta a las masas una jugosidad irresistible. En esta ocasión, para preparar un bizcocho de 8 o 10 raciones se han incluido cinco estupendas y jugosas piezas de kiwi.

Los kiwis, al igual que el resto de las frutas, constituyen un grupo de alimentos indispensable para la salud y el bienestar; especialmente por su aporte de fibra, vitaminas, minerales y sustancias de acción antioxidante. Pero hay bastante más que decir sobre esta refrescante fruta, porque si se examina de cerca no solo su sabor sino también sus propiedades nutricionales o saludables, se entenderá que el kiwi es un alimento que vale la pena tener en la despensa e incluir de forma regular en la dieta de toda la familia. A continuación, antes de detallar la receta de bizcocho de yogur con kiwi, en este artículo se revisan los nutrientes y las propiedades más destacadas de este atractivo comestible.

El kiwi es un fruto exótico que proviene de las laderas del Himalaya, concretamente de China Continental. No empezó a cultivarse hasta hace unos 300 años pese, a que en China, de donde es originaria esta fruta, crecía de forma silvestre miles de años antes.

Una curiosidad para destacar es que el kiwi es una de las pocas frutas que mantiene su color verde incluso cuando está madura. Esto se debe a su elevado contenido en clorofila que, a diferencia de lo que ocurre con otras frutas, no desaparece en el proceso de maduración. En cuanto al color amarillo, naranja o incluso rojo que se puede observar en algunas variedades de kiwis, se justifica por su alto contenido en unos pigmentos que enmascaran el verde de la clorofila: carotenoides y antocianinas.

A pesar de su aspecto externo poco atractivo, se trata de un fruto muy sabroso, de interesantes propiedades nutritivas y muy saludable.

El kiwi se compone mayoritariamente de el agua. Es de moderado aporte calórico, por su cantidad de hidratos de carbono y destaca por su alto contenido en vitamina C; más del doble que una naranja, y vitaminas del grupo B, entre ellas el ácido fólico. Así mismo es rico en minerales como potasio, magnesio y fibra soluble e insoluble, con un potente efecto laxante;

  • La fibra mejora el tránsito intestinal.
  • La vitamina C interviene en la formación del colágeno, huesos y dientes, glóbulos rojos y favorece la absorción del hierro de los alimentos y la resistencia a las infecciones.
  • El ácido fólico colabora en la producción de glóbulos rojos y blancos, en la síntesis del material genético y en la formación de anticuerpos del sistema inmunológico.
  • El magnesio se relaciona con el funcionamiento del intestino, nervios y músculos, forma parte de huesos y dientes, mejora la inmunidad y posee un suave efecto laxante.
  • El potasio es necesario para la transmisión y generación del impulso nervioso, para la actividad muscular normal e interviene en el equilibrio de agua dentro y fuera de la célula.

BIZCOCHO DE YOGUR Y KIWI 4.JPGEl kiwi es una fruta fácil de consumir; pelado o partido por la mitad y con ayuda de una cucharilla, resulta muy atractivo y apetecible para quienes no son consumidores habituales de fruta. Por este motivo y debido a sus propiedades nutritivas y al aporte de sustancias de acción antioxidante, su consumo es adecuado para todo tipo de población; niños, jóvenes, adultos, deportistas, mujeres embarazadas o madres lactantes y personas de edad avanzada.

Por su aporte de vitaminas C y ácido fólico, se recomienda especialmente a quienes tienen un mayor riesgo de sufrir carencias de dichos nutrientes: personas que no toleran o le disgustan los cítricos, el pimiento u otros vegetales, que son fuente casi exclusiva de vitamina C o para personas cuyas necesidades nutritivas están aumentadas. Algunas de estas situaciones son: periodos de crecimiento, embarazo y lactancia materna. Igualmente, el tabaco, el abuso del alcohol, el empleo de ciertos medicamentos, el estrés y defensas disminuidas, la actividad física intensa, el cáncer o el sida y las pérdidas digestivas originadas por enfermedades inflamatorias crónicas.

La vitamina C, como antioxidante, contribuye a reducir el riesgo de múltiples enfermedades, entre ellas, las cardiovasculares, las degenerativas e incluso el cáncer. Además, debido a que la vitamina C aumenta la absorción del hierro de los alimentos, se aconseja en caso de anemia ferropénica, acompañando a los alimentos ricos en hierro o a los suplementos de este mineral ya que esto acelera la absorción y recuperación. Así mismo, su riqueza en ácido fólico confiere al kiwi la propiedad de mejorar o prevenir anemias y reducir el riesgo cardiovascular y de espina bífida, un trastorno del sistema nervioso que puede darse en el feto durante los primeros meses de gestación.

Su contenido en fibra le confiere propiedades laxantes. La fibra previene o mejora el estreñimiento, contribuye a reducir las tasas de colesterol en sangre y al buen control de la glucemia en las personas que tienen diabetes. Ejerce un efecto saciante, lo que beneficia a las personas que llevan a cabo una dieta para perder peso. Además, por su abundancia de potasio y bajo aporte de sodio, resultan muy recomendables para aquellas personas que sufren de hipertensión arterial o afecciones de vasos sanguíneos y corazón. Su contenido de potasio, deberán tenerlo en cuenta las personas que padecen de insuficiencia renal y que requieren de dietas especiales controladas en este mineral. Sin embargo, quienes toman diuréticos que eliminan potasio y las personas con bulimia se beneficiarán de su consumo.

Sabías que…

El kiwi colabora a disminuir el nivel de estrés, algunos estudios han comprobado que la vitamina C es útil para reducir el nerviosismo, un efecto que se ve potenciado por la presencia de magnesio, un mineral esencial para nuestro Sistema Nervioso Central.

Esta fruta, al madurar en invierno, aparece en el mercado a partir de octubre y se mantiene en perfectas condiciones hasta mayo. Sin embargo, otras variedades como el kiwi procedente de Nueva Zelanda, también pueden consumirse desde finales de mayo hasta principios de noviembre.

A la hora de comprar esta fruta, hay que elegir ejemplares intactos y sin manchas. Se deben descartar los kiwis muy blandos o dañados porque tienen menos sabor o sabores extraños. El tamaño no influye en la calidad del fruto.

En un lugar fresco, el kiwi puede conservarse durante mucho tiempo siempre que esté protegido contra la deshidratación, por ejemplo con bolsas de uso alimentario. Si se conserva a temperatura ambiente, aguanta hasta 15 días; si se mantiene refrigerado, un mes y si se congela, hasta 6 meses. Si se desea acelerar su maduración, es conveniente dejarlos a temperatura ambiente. La maduración del kiwi es muy lenta, pudiéndose incrementar si se introducen en bolsas junto con manzanas o peras, que desprenden etileno. De este modo, se obtienen los kiwis en su punto de sazón en cuestión de 8 o 10 días.


bizcocho de yogur y kiwi 2.2.JPGIngredientes (8 – 10 raciones):

  • 125 G Yogur Natural sin azúcar (utilizar el envase del yogur como medida para el resto de ingredientes)
  • 1 Medida de azúcar
  • 1 Medida de aceite vegetal (oliva suave, girasol, almendras…)
  • 3 Medidas de Harina de trigo
  • 3 Huevos medianos
  • 10 G Levadura Royal®
  • 5 Kiwis frescos
  • 1 Cda Harina de trigo
  • Almendra laminada (opcional)

Elaboración:

Engrasar un molde para bizcocho (para esta receta se emplea un molde de cerámica de 30 x 10 cm) y enharinarlo ligeramente.

Precalentar el horno a 180°C calor arriba y abajo. Colocar la rejilla del horno en su interior de tal manera que cuando se vaya a acomodar el molde del bizcocho, éste quede a media altura.

Pelar los kiwis, córtalos en trozos pequeños y dejarlos escurrir sobre un colador.

En un cuenco, tamizar la levadura junto a la harina y reservar.

En un bol amplio, poner los huevos con el azúcar y batir la mezcla (preferiblemente con unas varillas eléctricas a máxima velocidad) enérgicamente entre 5 y 10 minutos. Hasta conseguir una pasta mullida de tono blanquecino que haya doblado su volumen.

Incorporar el yogur y el aceite. Continuar batiendo la mezcla a menos intensidad para así, evitar que se reduzca en exceso el preparado esponjoso que se consiguió inicialmente.

Añadir la harina junto a la levadura y mezclar. Este paso se ha de realizar con mucha suavidad y siempre con movimientos envolventes para  impedir que la harina desarrolle el gluten y reste esponjosidad al bizcocho.

Poner el kiwi troceado y bien escurrido dentro de un recipiente profundo y esparcir sobre él la cucharada de harina. Revolver e incorporar a la masa de bizcocho. Mezclar con suavidad y verter todo el preparado dentro del molde.

Opcionalmente, esparcir sobre el bizcocho una cantidad generosa de almendra laminada.

Cuando el horno haya alcanzado la temperatura adecuada, colocar el molde sobre la rejilla que en un principio se dispuso dentro de él y cocer la preparación entre 30 y 40 minutos.

Pasados los treinta primeros minutos (nunca antes) abrir la puerta para comprobar la cocción del bizcocho, con un testador o palillo. Este paso hay que realizarlo con mucha rapidez, para evitar que el horno pierda temperatura y el bizcocho se pueda hundir o bajar.

Cuando el palillo salga limpio y el bizcocho esté bien cocinado, sacarlo del horno y dejarlo dentro del molde entre 5 y 10 minutos.

Pasado el tiempo, desmoldar el bollo, trasladarlo a una rejilla y dejarlo enfriar por completo.

ROSCOS CON ARÁNDANOS AL HORNO

ROSCOS DE ARANDANOS 3.JPG¡Hoy para desayunar… Roscos con arándanos al horno! Una sana y exquisita manera de comenzar la jornada con energía. También son una perfecta merienda o un bocado delicioso a cualquier hora del día. Estos bollitos con forma de rosquilla son muy esponjosos, tiernos y jugosos, debido en mayor medida a la gran cantidad de fruta que contienen, concretamente arándanos azules.

Este magnífico fruto, aparece en el blog en otras publicaciones de recetas que recomiendo visitar; el esponjoso Angel food cake con arándanos o los deliciosos Muffins de arándanos. En ésta última, además de la receta se puede visualizar una breve introducción sobre el producto estrella de la receta de hoy.

Para complementar la información mencionada, en los próximos parrafos se deja el resumen de un texto sobre las propiedades más destacada de estas bayas del bosque tan preciadas en los países anglosajones, que cada vez se están popularizando más en nuestro país.

Los arándanos aparte de resultar deliciosos:

  • Contiene las antocianinas que les confieren virtudes antioxidantes, antiinfecciosas y antiinflamatorias.
  • Son ricos en vitaminas del grupo B y muy ricos en vitamina C.
  • Su alto contenido en fibra favorece el buen funcionamiento del tránsito intestinal.
  • Contribuyen en la prevención de enfermedades circulatorias.
  • Reducen los triglicéridos y ayudan a controlar la hipertensión.
  • Aumentan los niveles de HDL, el colesterol “bueno”.
  • Son efectivos para prevenir algunos problemas oculares como la degeneración macular; mejora de la visión nocturna.
  • El consumo de arándanos azules reduce los problemas gastrointestinales.
  • Evitan las infecciones urinarias.
  • Protegen encías y dientes impidiendo la formación de caries.
  • Reducen la degradación de las funciones cerebrales.

Sabías que…

¿Existen diferencias entre los arándanos azules y los arándanos rojos?
Ambos son muy ricos en antioxidantes, pero una de sus diferencias es que los arándanos azules son más eficaces en problemas relacionados con la vista y los arándanos rojos en caso de infecciones de orina.

Estudios realizados sobre los beneficios que aporta al organismo el consumo de arándanos han demostrado que son uno de los alimentos con mayor contenido en antioxidantes. Esta es solo una de las razones por las que deberíamos incluir en nuestra dieta diaria el consumo de este fruto de forma habitual.


roscos de arandanos.JPGIngredientes:

Donuts;

  • 220 G Harina tamizada
  • 75 G Azúcar
  • 10 G Levadura Royal®
  • 5 G Sal
  • 180 G Buttermilk (160 gr leche + 20 gr zumo limón)
  • 2 Huevos
  • 15 Gr Mantequilla derretida
  • 1 Cda extracto natural de vainilla
  • 120 G Arándanos frescos

Decoración;

  • 100 G Chocolate blanco
  • 100 G Icing sugar o Azúcar glas
  • 2 Cda agua
  • Colorante alimentario (opcional)

Elaboración:

  • Donuts:

Preparar el buttermilk. Para ello, poner la leche dentro de un recipiente hondo y verter sobre ella el zumo de limón. Mezclar con una cuchara y dejar reposar la mezcla durante diez minutos.

Precalentar el horno a 180 C calor arriba y abajo.

En un cuenco amplio batir con unas varillas (pueden ser eléctricas) el huevo junto al azúcar durante unos segundos a media fuerza. No es necesario espumarlo, simplemente hay que romper su estructura.

Añadir el buttermilk y el extracto de vainilla y continuar batiendo hasta que se integren ambos ingredientes.

Incorporar la mantequilla derretida y batir unos segundos más.

Agregar la harina tamizada, la levadura química y la sal y mezclar con una espátula o la batidora a velocidad mínima (la masa estará lista cuando ya no se vean restos de harina).

Por último, añadir los arándanos y mezclarlos con la masa.

Engrasar el molde para roscos con spray antiadherente o mantequilla y verter la masa en las cavidades del molde, llenando únicamente las tres cuartas partes de cada cavidad.

Golpear suavemente el molde contra la mesa de trabajo para quitar las burbujas de aire.

Una vez el horno haya alcanzado la temperatura adecuada, introducir el molde en la parte central.

Cocer los roscos durante 9 o 10 minutos y cuando comiencen a dorarse los bordes, sacarlos y dejarlos enfriar 5 minutos antes de desmoldarlos.

Pasado el tiempo, desmoldar todas las piezas. La mejor manera de realizar este paso es poniendo la rejilla sobre el molde y darle la vuelta. Si las piezas no se despegan del molde, darle unos golpecitos hasta que se vayan soltando (no intentar sacar los roscos con las manos o un tenedor, ya que de hacerlo así se pueden deformar y perderían la forma redondeada que los caracteriza). ROSCOS DE ARANDANDANOS 2.JPGAntes de decorarlos, dejarlos enfriar por completo.

  • Decoración:

Poner el chocolate blanco en un cuenco amplio (lo suficientemente espacioso para que en su interior se pueda meter una rosquilla sin que quede demasiado justa) y derretirlo en el microondas durante unos segundos o al fuego en un cazo al baño maría durante unos minutos.

Bañar uno a uno los roscos en el chocolate fundido. Introducir una rosquilla boca abajo dentro del cuenco y cubrir con chocolate sólo una de sus superficies. Escurrir el exceso de chocolate dentro del cuenco y depositar el bollo sobre una rejilla.

Repetir este proceso con la mitad de los roscos y dejar que el chocolate solidifique por completo antes de servirlos o conservarlos.

Colocar el icing sugar o azúcar glas dentro de un bol de boca ancha (que dentro de él quepa holgadamente un rosco), añadir una cucharada de agua y opcionalmente el colorante de uso alimentario. Mezclar con una espátula o lengua repostera y en caso de ser necesario, incorporar el resto del agua; teniendo en cuenta que el glaseado ha de quedar espeso para que se mantenga sólido sobre los donuts.

LLevar la mezcla al microondas durante 10 segundos a máxima potencia  e inmediatamente después sumergir uno a uno y boca abajo los roscos dentro del glaseado, de tal modo que sólo cubra la mitad del bizcocho. Escurrir el sobrante de glaseado sobre el bol e ir colocando las piezas sobre una rejilla.

Estos bollitos se conservan en perfectas condiciones durante dos o tres días dentro de un expositor de repostería. Los que no se consuman en el espacio de tiempo mencionado se pueden congelar en recipientes herméticos, así se conservarán por un periodo mínimo de un mes.

ANGEL FOOD CAKE CON ARÁNDANOS

SONY DSCSi todavía no has probado este tipo de bizcocho, es muy recomendable que lo hagas cuanto antes. Se prepara muy rápido y el resultado es delicioso.

El pastel de ángel es un tipo de bizcocho originario de Norteamérica que se popularizó a finales del siglo XIX. Su nombre se debe a su ligereza y esponjosidad que es considerada “comida de ángeles”

El angel food cake está compuesto por claras de huevo montadas con azúcar a las que se le añade una pequeña dosis de cremor tartaro (polvo blanco, sin sabor específico y cuyo nombre químico es bitartrato potásico, una sal ácida que fue aislada por vez primera en el año 1769 de la mano del químico sueco Carl Wilhelm Scheele y que se encuentra de forma natural en muchas plantas. En este caso se emplea para aportar mayor estabilidad a las claras de huevo y además, evitar que estas oscurezcan), todo ello se mezcla cuidadosamente con una pequeña cantidad de harina, normalmente hecha de trigo tierno. En ocasiones para aportar más sabor se enriquece la masa con fruta fresca o seca y aromas naturales como la vainilla o la ralladura de limón.

Para hornearlo es necesario un molde especial que tiene forma de corona, es un molde alto y redondo con un tubo saliendo del centro que deja un agujero en esa parte del dulce. Molde Angel Food CakeTambién puede usarse un molde bundt, pero los laterales ondulados pueden complicar el desmoldado ya que no se debe engrasar el molde para que la masa suba “trepando” por las paredes del mismo. Tras la cocción, se da la vuelta al molde y se deja enfriar el dulce sobre las tres patitas de las que está provisto y así se evita que éste quede chafado. El molde también cuenta con un fondo removible que facilita el desmoldado del bollo. Su precio es asequible y se puede adquirir en cualquier tienda especializada o a través de internet.

El bizcocho de ángel es tremendamente esponjoso debido al uso de clara de huevo, su componente principal.

La clara de huevo además de esponjosidad aporta muchas propiedades beneficiosas para la salud; es una excelente fuente de proteínas, presenta un bajo contenido de hidratos y grasas y está libre de colesterol.  100 gramos de clara de huevo aportan tan solo 49 calorías por lo que se trata de un alimento óptimo para las dietas de control de peso.

También es una de las grandes aliadas de las dietas para ganar masa muscular. Dentro y fuera de los gimnasios es conocida por la cantidad y calidad de las proteínas que aporta.

Seguro que alguna vez te has preguntado por qué la clara de huevo es casi la panacea para los deportistas, o qué beneficios reporta su ingesta. Además de proveer los aminoácidos necesarios para mantener la salud del organismo, la clara de huevo presenta otras propiedades nutricionales interesantes. A continuación, se resumen las más destacadas:

La clara de huevo contiene vitaminas del grupo B, principalmente niacina y ácido fólico, así como potasio, selenio, sodio y zinc. En menor medida también aporta fósforo, magnesio, hierro y calcio, entre otras sales minerales.

Compuesta por un 88% de agua, la clara de huevo destaca por tener un valor energético muy bajo y estar libre de colesterol. Unos 100 gramos de clara (3 o 4 unidades), ofrecen alrededor de 16 gramos de proteína de alto valor biológico, menos de 1 gramo de hidratos de carbono y 0% gramos de materia grasa.

Por su contenido proteico, mineral y vitamínico, escaso aporte de hidratos y prácticamente nada de grasas ni colesterol constituye, como decíamos, un alimento idóneo para la práctica deportiva. Pero no solo contribuye al desarrollo muscular y a la mineralización de los huesos, sino que resulta un buen comodín para las personas que deben llevar un control de peso.

Ofrecen proteínas completas y ayudan a mantener una sensación de saciedad prolongada, además de ser un ingrediente muy versátil. Se puede usar únicamente la claras de huevo (prescindiendo de la yema) en la elaboración de revueltos, tortillas, pasteles y un sinfín de preparaciones. Hay multitud de formas de tomar claras e incluirlas en la dieta tanto en postres como en platos principales, con el fin de beneficiarse de todas sus propiedades salutíferas.


angel food cake de arandanos 3.3.JPGIngredientes:

  • 12 Claras de huevo
  • 125 G Harina de trigo
  • 125 G Azúcar blanco
  • 1/4 cdta de sal
  • 1 cdta Cremor tártaro
  • Ralladura de limón
  • 200 G Arándanos frescos

Elaboración:

Precalentar el horno a 180 C calor arriba y abajo.

Tamizar la harina dos o tres veces y reservar.

Batir las claras de huevo con varillas (preferiblemente eléctricas) a velocidad baja, junto con la sal y el cremor tártaro.

Cuando las claras comiencen a espumar aumentar la velocidad y seguir batiendo hasta que se formen picos blandos.

Sin dejar de batir agregar poco a poco el azúcar y añadir la ralladura de limón. Continuar batiendo hasta que se logre un merengue brillante que al levantar la varilla se mantenga firme.

Incorporar la harina en tres veces, tamizando de nuevo antes de incorporarla en el merengue e integrarla con la ayuda de una espátula de silicona, realizando movimientos suaves y envolventes.

Por último, agregar los arándanos y mezclar.

Verter la masa en el molde especial para angel food cake (sin engrasar) y alisar la superficie.

Cuando el horno haya alcanzado la temperatura adecuada, hornear la preparación entre 40 y 50 minutos, o hasta que al pinchar el bizcocho con un palillo éste salga limpio.

Retirar el molde del horno y colocarlo boca abajo (apoyado sobre sus tres patas) sobre una superficie fresca y lisa, hasta que enfríe por completo.

Una vez frío, desmoldar el bizcocho pasando una espátula en punta alrededor del molde, incluyendo el contorno de la chimenea central.angel food cake de arandanos.JPGAl tratarse de un bizcocho tan ligero, se puede acompañar el angel food cake con un poco de nata y fruta fresca, helado, salsa de chocolate o azúcar glas, aunque por sí solo está exquisito. ¿Os animáis a prepararlo?

BUNDT CAKE DE LECHE CONDENSADA CON CEREZAS

bizcocho..JPG¿Os animais a comenzar el día degustando este delicioso bizcocho de leche condensada con cerezas? Personalmente, a mi me encanta  incorporar fruta fresca a los bollos y pasteles, al incluirlas en las recetas se consigue aportar un plus de color y nutrientes a esta clase de alimentos. En este caso, para la preparación del bizcocho se emplea la cereza.

El origen de esta fruta se sitúa en el Mar Negro y en el Mar Caspio, difundiendose después hacia Europa y Asia, por medio de las aves y las migraciones humanas. En la actualidad, el cerezo se cultiva en numerosas regiones y países del mundo con clima templado, siendo los países de mayor producción; Rusia, Estados Unidos, Alemania, Italia, Francia y España. En nuestro país, el valle del Jerte, en Cáceres, es un área de producción tradicional.

La cereza es rica en hidratos de carbono, sobre todo fructosa, si bien su valor calórico es moderado respecto de otras frutas. Aporta cantidades significativas de fibra, que mejora el tránsito intestinal. En lo que se refiere a su contenido de vitaminas, están presentes en pequeñas cantidades la provitamina A y la vitamina C.

Lo que en realidad destaca de las cerezas es su contenido en flavonoides (sobre todo antocianos, relacionados con el color característico de estas frutas) y ácido elágico del grupo de los polifenoles, ambos excelentes antioxidantes. Tiene cantidades importantes de potasio y en menor proporción, magnesio y calcio, este último de peor aprovechamiento que el que procede de los lácteos u otros alimentos que son buena fuente de dicho mineral. El potasio, es un mineral necesario para la transmisión y generación del impulso nervioso y para la actividad muscular normal, interviene en el equilibrio de agua dentro y fuera de la célula.

Por otra parte, la cereza contiene aminoácidos que junto a la vitamina C son ideales para la prevención del envejecimiento de la piel, el cuidado del cabello y de las uñas. Protegen de las arrugas, la flacidez y las manchas de la dermis, manteniendo un aspecto más joven.

A modo de resumen y como complemento a lo dicho anteriormente, destacar los beneficios más importantes que aporta este fruto a nuestro organismo:

  • Se la conoce como la “superpoderosa” en la frutería , ya que tienen una gran cantidad de antioxidantes que ayudan a reducir enfermedades cardíacas, como así también el cáncer o la artritis.
  • Son una de las pocas fuentes en contener melatonina, un compuesto que sirve para regular el ritmo del corazón y los ciclos del sueño, siendo ideales para los que padecen de insomnio o cansancio crónico.
  • Se trata de una excelente fuente de beta-caroteno o vitamina A, unas 20 veces más que las fresas o los arándanos.
  • Son ricas en vitaminas C y E, hierro, fibra, ácido fólico, potasio y magnesio.
  • Popularmente hablando, se dice que son el “alimento para el cerebro” por excelencia, ya que ayuda en la salud de la mente, para prevenir la pérdida de la memoria y evitar la enfermedad de Alzheimer.
  • Permiten reducir los síntomas de la gota y la artritis, así como la inflamación y la retención de líquidos.
  • Se cree que el consumo de cerezas ayuda a los diabéticos a evitar complicaciones en la vida, desde pérdida de la visión hasta cataratas.
  • Son muy buenas para la salud digestiva, al ser una fuente inmejorable de fibras.
  • Al aportar poca cantidad de calorías, son una elección maravillosa para las dietas.
  • Las cerezas actúan para reducir el dolor por sus beneficios antiinflamatorios. Se aconsejan en el caso de dolores en los músculos o tendones, siendo un alimento muy consumido por los corredores o atletas después de los entrenamientos.
  • Tienen propiedades desintoxicantes, remineralizantes y antiinflamatorias.
  • Ayudan a eliminar el ácido úrico de la sangre
  • Son laxantes debido a su aporte de agua, potasio y fibra.
  • Evitan la degeneración celular por su riqueza en flavonoides,
  • Se puede aprovechar el cabo de las cerezas para realizar una infusión, la cual actúa en los casos de resfrío, tos convulsa, catarro, bronquitis, anemia, cistitis, ictericia y enfermedades de la garganta.
  • Se recomiendan en los pacientes con hipertensión, pacientes con cólicos de riñón y enfermos cardíaco o renales.

Las cerezas son frutas de verano, aunque podemos disfrutar de su agradable sabor desde finales de abril (las más tempranas) hasta mediados de agosto.

En el mercado se deben elegir las frutas de un color rojo oscuro o negro vivo, según la variedad. Las carnosas siempre son las mejores. Deben estar limpias y tener una piel firme, brillante, entera y sin roturas ni imperfecciones. Sus tallos deben ser verdes y frescos. Conviene asegurarse de que el tallo esté bien unido al fruto y en el punto de unión de ambos no haya podredumbre o moho. También es importante que no tengan malformaciones (frutos dobles). Por lo general, son las cerezas de mayor tamaño las que mejor sabor ofrecen. En el caso de las guindas, las mejores son las redondas y pesadas, de color rojo claro o rosado amarillento.

Una vez han alcanzado su punto de sazón conviene guardarlas en la nevera sin lavar ni tapar; de este modo se pueden conservar hasta dos semanas. Admiten la congelación, frescas o embadurnadas de un almíbar ligero, y al igual que las ciruelas son las variedades de cerezas más oscuras las que mejor soportan la congelación.


bizcocho de cereza 2.JPGIngredientes (Molde tipo bundt cake 29 x 11 cm):

  • 400 G Cerezas madruras
  • 325 G Harina de trigo
  • 125 G Leche condensada (puede ser descremada o ligera)
  • 100 G Azúcar común
  • 12 G  Levadura química
  • 90 G Aceite vegetal suave
  • 1 Yogur natural sin azúcares (puede ser desnatado)
  • 3 Huevos medianos
  • Azúcar glass (opcional)

Elaboración:

Engrasar un molde para bizcocho tipo bundt cake (para la preparación de la receta se utiliza el modelo Bundt clásico grande Anniversary de Nordic Ware con capacidad de 2,36 litros o 10 tazas. Si no se dispone de este molde en concreto, valdrá cualquier tipo de molde grande con chimenea central).

Retirar el pipo a las cerezas con un deshuesador o cuchillo y dejarlas escurrir sobre un colador para desechar el exceso de líquido.

Colocar la rejilla del horno de tal forma que cuando coloquemos el molde del bizcocho para hornearlo, éste quede a media altura.

Precalentar el horno a 200 C calor arriba y abajo.

Sobre un cuenco, tamizar la levadura junto a la harina.

En un bol amplio, colocar los huevos con el azúcar. Batir la mezcla (preferiblemente con unas varillas eléctricas a velocidad máxima) enérgicamente entre 5 y diez minutos. Hasta conseguir una pasta mullida de tono blanquecino que haya aumentado su volumen.

Incorporar la leche condensada, el yogur y el aceite. Continuar batiendo a menos intensidad para así, evitar que reduzca en exceso la mezcla esponjosa que conseguimos inicialmente.

Añadir la harina junto a la levadura y mezclar. Se hará con mucha suavidad y movimientos envolventes para  impedir que la harina desarrolle demasiado gluten  y reste esponjosidad al bizcocho.

Una vez se haya integrado la harina, agregar  las cerezas y remover cuidadosamente para repartir la fruta por toda la masa.

Después, verterla dentro del molde.

Cuando el horno haya alcanzado la temperatura adecuada, colocar el molde sobre la rejilla dentro del horno y hornear la preparación 30-45 minutos.bizcocho entero.JPGPasados los treinta primeros minutos (nunca antes) abrir la puerta para comprobar la cocción del bizcocho, con un testador o palillo. Este paso hay que hacerlo con mucha rapidez para evitar que el horno pierda temperatura y el bizcocho se estropee.

Cuando se compruebe que el palillo sale limpio y el bizcocho esté bien cocido, sacarlo del horno y dejarlo dentro del molde 5 minutos.

Después, desmoldar el bollo y trasladarlo a una rejilla, hasta que enfríe por completo.

Si se desea, espolvorear con azúcar glass y servir.

BUNDT CAKE BICOLOR DE YOGUR Y MORA

bund cake de mora111.JPG¿Os apetece desayunar un bizcocho bicolor de yogur con fruta? La receta que presento unos párrafos más abajo, es deliciosa. Este bizcocho está exquisito y luce un precioso color púrpura proporcionado por el delicado fruto que contiene, la mora. 

 La mora es una fruta oriunda de Asia y Europa y se puede ver en estado silvestre en los márgenes de caminos o torrenteras. Crecen en terrenos húmedos  y maduran durante los meses de verano y otoño. Actualmente, se cultivan especies con fines comerciales, por lo que es fácil encontrarlas en mercados especializados.

Es un fruto constituido por pequeñas drupas o granos que se agrupan entre sí. Primero son de color verde, después rojas y cuando están maduras, adquieren un color negro brillante.

Estas frutas son de bajo contenido calórico por su escaso aporte de hidratos de carbono y especialmente ricas en vitamina C.

En general, las bayas silvestres son buena fuente de fibra; que mejora el tránsito intestinal, y de potasio, hierro y calcio (estos dos últimos de peor aprovechamiento que los procedentes de alimentos de origen animal), taninos de acción astringente y de diversos ácidos orgánicos. Sin embargo, lo que en realidad caracteriza a estas frutas es su abundancia de pigmentos naturales (antocianos y carotenoides) de acción antioxidante. En la alimentación humana, este tipo de frutas constituyen una de las fuentes más importantes de antocianos, que les confieren su color característico y que están junto con ácidos orgánicos tales como el ácido oxálico o el ácido málico, responsables también de su sabor.

La vitamina C tiene acción antioxidante, al igual que los antocianos y carotenoides. Dicha vitamina interviene en la formación de colágeno, huesos y dientes, glóbulos rojos y favorece la absorción del hierro de los alimentos y la resistencia a las infecciones.

El potasio es necesario para la transmisión y generación del impulso nervioso, para la actividad muscular normal e interviene en el equilibrio de agua dentro y fuera de la célula.

Los antocianos y carotenoides son abundantes en la composición de estas frutas del bosque. Desde el punto de vista bioquímico se caracterizan por poseer una elevada actividad antioxidante; neutralizan la acción de los radicales libres que son nocivos para el organismo. Estas propiedades pueden dar lugar a efectos fisiológicos muy diversos; efectos antiinflamatorios y acción antibacteriana, entre otros.

Estas frutas contienen, además de los antocianos y carotenoides, otros antioxidantes como la vitamina C. La ingesta dietética de estas sustancias potencia nuestro sistema inmunológico o de defensas del organismo y contribuye a reducir el riesgo de enfermedades degenerativas, cardiovasculares e incluso del cáncer. Asimismo, la vitamina C tiene la capacidad de favorecer la absorción del hierro de los alimentos, por lo que mejora o previene la anemia. Existen ciertas situaciones vitales en las que las necesidades orgánicas de vitamina C están aumentadas, como embarazo, lactancia, tabaquismo, empleo de ciertos medicamentos, estrés y defensas disminuidas, práctica deportiva intensa, cáncer, Sida y enfermedades inflamatorias crónicas. En dichas situaciones, el consumo de bayas silvestres ricas en vitamina C está especialmente indicado.

La fibra es un componente muy abundante en estas frutas, por lo que su consumo habitual durante los meses en los que abundan puede resultar un remedio para tratar el estreñimiento y la atonía intestinal.

Se recolectan desde finales de agosto y en el mes septiembre. Se conservan durante 7 a 10 días en unas determinadas condiciones de temperatura y humedad relativa. En casa, se las debe conservar en el frigorífico, donde permanece en óptimas condiciones hasta 3 días.

Al elegir este tipo de frutas es conveniente fijarse en su color, ha de ser brillante e intenso. Deben encontrarse firmes al tacto y secas, ya que las blandas y húmedas se estropean antes. Se suelen deteriorar por deshidratación, rajado de los pequeños granos que las forman o enmohecimiento.

Normalmente el aroma acompaña al aspecto del alimento y suelen ser frutas muy perfumadas.

No se deben adquirir los frutos que no estén maduros pensando que ya madurarán en casa, ya que esto no sucederá. Tampoco es conveniente adquirirlos demasiado maduros ya que se trata de un alimento muy perecedero.


BUND CAKE DE MORA4.JPGIngredientes:

  • 3 Huevos
  • 1 Yogur Natural (usar como referencia de medida para el resto de ingredientes el vasito del yogur)
  • 1 Medida de azúcar (depende de lo dulce que se quiera)
  • 1 Medida de Aceite de Girasol
  • 3 Medidas Harina
  • 250 G moras (silvestres o comerciales)
  • 10 G Levadura química
  • 1 Medida de Chispas de chocolate
  • Una pizca de sal

Elaboración:

Engrasar un molde para bizcocho tipo bundt cake (yo usé el modelo Heritage de la marca Nordic Ware pero valdrá cualquier tipo de molde con chimenea central)

Colocar la rejilla del horno de tal forma que cuando coloquemos el molde del bizcocho, éste quede a media altura.

Precalentar el horno a 190 C calor arriba y abajo.

Sobre un cuenco, tamizar la levadura junto a la harina.

Triturar las moras con la batidora de mano o un procesador de alimentos hasta conseguir un puré denso. Después pasar el puré por un chino o colador de malla fina, para desechar las semillas.

En un bol amplio, colocar los huevos con el azúcar. Batir la mezcla (preferiblemente con unas varillas eléctricas a velocidad máxima) enérgicamente entre 5 y diez minutos. Hasta conseguir una pasta mullida de tono blanquecino que haya aumentado su volumen.

Incorporar el yogur y el aceite. Continuar batiendo a menos intensidad para así, evitar que reduzca en exceso la mezcla esponjosa que conseguimos inicialmente.

Añadir la harina junto a la levadura y mezclar. Lo haremos con mucha suavidad y movimientos envolventes para  impedir que la harina desarrolle demasiado gluten  y reste esponjosidad al bizcocho.

Dividir la masa en dos partes iguales.

Verter una parte de las partes dentro el molde.

Añadir el puré de mora a la otra parte. Batir para integrar el puré hasta conseguir una masa homogénea y uniforme.

Verter dentro del molde la mezcla resultante, sobre la masa anterior. Después, con un palillo realizar remolinos para que las masas se mezclen.

Cuando el horno haya alcanzado la temperatura adecuada, colocar el molde sobre la rejilla dentro del horno.

Hornear la preparación 30-40 minutos.bund cake de mora2..0000.JPGPasados los treinta primeros minutos (nunca antes) abrir la puerta para comprobar la cocción del bizcocho, con un testador o palillo. Este paso hay que hacerlo con mucha rapidez para evitar que el horno pierda temperatura y el bizcocho se estropee.

Cuando se compruebe que el palillo sale limpio y el bizcocho está bien cocido, sacarlo del horno.

Dejar el bizcocho dentro del molde 5 minutos.

Después, desmoldar el bollo y trasladarlo a una rejilla, hasta que enfríe por completo.

PASTEL DE CHOCOLATE Y AVELLANA

tarta de aveellanas 2.JPGEn la entrada de hoy se publica la receta de este delicioso y nutritivo pastel de chocolate con avellanas. Una buena forma de incluir frutos secos en la dieta diaria.

Las impresionantes propiedades de las avellanas se traducen en beneficios para el buen funcionamiento de nuestro metabolismo y cuerpo en general, pero no deben añadirse como un alimento extra en la dieta, sino como sustituto de productos como la bollería industrial o los snack comerciales.

La avellana es el fruto de tipo nuez del avellano. El avellano es cultivable en terrenos húmedos, permeables y profundos con exposiciones soleadas. Es originario del Ponto en Asia Menor y se tiene constancia que ya se consumía en Mesopotamia (en el Neolítico). Los griegos la llevaron a Grecia y de ahí se extendió a otros países.

A España llegó en el siglo XIX. Son tan apreciadas que algunas de ellas tienen su denominación de origen como la Avellana de Reus.

Los principales países productores de la avellana son Turquía, Italia, EEUU, España, Azerbaiyán, China e Irán.

Las avellanas son un fruto del que se aprovecha casi todo: las cáscaras se utilizan como comestible, las hojas dan de comer al ganado, la corteza y las hojas lo utilizan los laboratorios para fabricar coagulante y la madera que envuelve el fruto se aprovecha para tallar pequeños objetos.

Entre sus propiedades la avellana tiene una alta concentración en grasas: del 50 % al 60 %. Además, posee un 10 % de agua, un 5 % de sacarosa y proteínas como la cofilina. Al ser rico en magnesio, vitamina B y Vitamina E, este fruto resulta especialmente eficaz contra el envejecimiento y fortalece el sistema nervioso. Las avellanas, que aportan unas 550 calorías por cada 100 gramos, son una fuente excelente de magnesio y cobre.

Son utilizadas por sus características organolépticas, además de proporcionar calcio, es un alimento energético por su alto contenido de aceite, proteínas y carbohidratos.

Es un fruto saludable que protege del riesgo de enfermedades patológicas y cardiovasculares.

Las avellanas ayudan a la resistencia de los deportistas, porque funcionan a nivel neuromuscular.

Tienen un efecto protector del sistema cardiovascular, ya que disminuyen el colesterol LDL o “malo” y aumentan el HDL o “bueno”. Asimismo, reducen la disgregación de las plaquetas, por lo que contribuyen a disminuir las trombosis.

Las vitaminas y minerales que contienen los hacen ser un excelente antioxidante, es decir, protegen contra el envejecimiento celular y también previenen las enfermedades degenerativas.

Aumentan la conexión nerviosa y el tejido de las neuronas, lo que contribuye en una mayor capacidad de retener conocimientos.

También, tienen una gran cantidad de fibra que contribuye a la movilidad intestinal y a prevenir el estreñimiento.

Contienen ácidos grasos Omega 3 y Omega 6. Éstos son considerados esenciales ya que el cuerpo no puede producirlos, por lo que deben ser incorporados a través de los alimentos.

A su vez, aportan grasa que no es saturada, es decir, que no se quedará adherida a las paredes de las arterias, sino que circulará por el organismo.

Tienen hidratos de carbono complejos y proteínas de origen vegetal, que combinadas con otro cereal, dan como resultado una proteína de buena calidad.

Además poseen propiedades antiinflamatorias.

Su aporte calórico es alto, por lo que hay que cuidar que la porción a consumir no supere el tamaño de un puñado o un cuarto de taza al día.


tarta de avellanas 500.JPGIngredientes:

Bizcocho;

  • 200 G Harina
  • 50 G Avellanas en polvo
  • 3 cucharadas colmadas de cacao puro en polvo
  • 10 G Levadura en polvo
  • 1 cucharadita de bicarbonato
  • 250 G Nata para montar
  • 100 G Azúcar glas
  • 2 Huevos M
  • 225 G Leche
  • 1 pizca de sal

Cobertura de chocolate;

  • 100 Ml Nata para montar
  • 70 G Chocolate negro 70%
  • Crocanti de avellana o avellana en granillo

Elaboración:

  • Bizcocho;

Engrasar un molde para bizcocho (yo usé un molde desmontable de 25cm)

Colocar la rejilla del horno dentro de él, de tal forma que cuando coloquemos el molde del bizcocho, éste quede a media altura.

Precalentar el horno a 200 C calor arriba y abajo.

Sobre un cuenco, tamizar la levadura junto a la harina, el cacao en polvo y el bicarbonato. Reservar.

En un bol amplio, colocar los huevos con el azúcar. Batir la mezcla (preferiblemente con unas varillas eléctricas a velocidad máxima) enérgicamente entre 10 o 12 minutos. Hasta conseguir una pasta mullida de tono blanquecino que haya aumentado considerablemente su volumen.

Incorporar la nata. Continuar batiendo la mezcla a menos intensidad para así, evitar que reduzca en exceso la mezcla esponjosa que se consiguió inicialmente.

Añadir la leche, el polvo de avellana, la sal y la mezcla de harina, levadura, bicarbonato y cacao. Mezclar todos los ingredientes con mucha suavidad y movimientos envolventes para impedir que la harina desarrolle demasiado gluten y reste esponjosidad al bizcocho.

Verter la mezcla dentro el molde.

Cuando el horno haya alcanzado la temperatura adecuada, colocar el molde sobre la rejilla del horno y hornear la preparación 50-55 minutos.

Pasados los treinta primeros minutos (nunca antes) abrir la puerta para comprobar la cocción del bizcocho, con un testados o palillo. Este paso hay que hacerlo con mucha rapidez para evitar que el horno pierda temperatura y el bizcocho se estropee.

Cuando se compruebe que el palillo sale limpio y el bizcocho está bien cocido, sacarlo del horno.

Dejar el bizcocho dentro del molde 15 minutos.
tarta de avellanas.JPG

  • Cobertura de chocolate:

Hervir la nata dentro de un recipiente adecuado en el microondas durante uno o dos minutos (depende de la potencia que tenga el aparato) o si se prefiere, en un cazo al fuego.

Cuando la nata alcance el punto de ebullición, retirar de la fuente de calor y añadir el chocolate negro. Dejar reposar el conjunto un minuto y después, mezclar con una lengua repostera o unas varillas manuales hasta que el chocolate y la nata queden completamente fusionados.

Verter la ganache de chocolate sobre el pastel (sin desmoldar).

Esparcir el crocanti de avellana o la avellana en granillo sobre la cobertura de chocolate y dejar enfriar.

Desmoldar cuando el pastel esté totalmente frío (preferiblemente al día siguiente) y servir.

BIZCOCHO DE LIMÓN

SONY DSC

En ocasiones nos complicamos buscando y preparando recetas sorprendentes con elaboraciones difíciles y nos olvidamos de lo bueno que está un simple y clásico bizcocho de limón. En esta ocasión lo presento con un glaseado de limón, para intensificar su sabor y potenciar su aroma.

Este delicioso bizcocho de limón puede formar parte de una agradable merienda o de un buen desayuno para comenzar el día con energía.

Los ingredientes empleados aportan sobre todo hidratos de carbono procedentes de la harina y el azúcar, así como proteínas de gran calidad por parte de los huevos que, además son fuente de vitaminas liposolubles A y D, y minerales entre los que destacan el yodo, el hierro, el fósforo, el magnesio y el selenio.

Aunque el contenido en colesterol de los huevos es bastante elevado, los estudios demuestran que su consumo no influye de manera importante en el nivel de colesterol sanguíneo, por lo que no se aconseja eliminarlos de la dieta.

Este tipo de repostería casera puede formar parte de una dieta equilibrada si se consume de forma moderada y se elabora con ingredientes naturales.


SONY DSC

Ingredientes:

Bizcocho;

  • 3 Huevos M
  • 100 G Azúcar
  • 1 Yogur de limón de sabor intenso
  • 100 G Aceite vegetal
  • 270 G Harina de trigo
  • 10 G Levadura
  • 1 Limón, el zumo y su ralladura
  • Una pizca de sal
  • Limón confitado (opcional)

Glaseado de limón;

  • 100 G Azúcar glas
  • 1 o 2 Cda zumo de limón
  • Ralladura de limón (para decorar)

Elaboración:

  • Bizcocho;

Antes de comenzar, para unos excelentes resultados se debe tener en cuanta que todos los ingredientes han de estar adecuadamente pesados y a temperatura ambiente.

Por otro lado, si se decide incorporar la fruta confitada, proceder con la elaboración tal y como se indica en la receta de éste blog (también se puede comprar en grandes superficies de alimentación o tiendas especializadas). Para acceder a la receta de manera inmediata, pinchar sobre el enlace que encontraras en la palabra “limón confitado” y que hallaras en el listado de ingredientes.

Después, precalentar el horno a 200 C de temperatura con programa de calor por la parte superior e inferior y colocar la rejilla dentro del horno, de tal forma que cuando se vaya a hornear el bizcocho, éste quede a media altura.

Engrasar con mantequilla y harina un molde rectangular o semicircular de 27 cm de largo por 11 cm de ancho y 7 cm de alto.

En un cuenco amplio batir con las varillas (preferiblemente eléctricas) los huevos y el azúcar durante aproximadamente 5 o 10 minutos.

Añadir el yogur y el zumo de limón, la ralladura, y el aceite. Batir la mezcla de nuevo, hasta integrar perfectamente todos los ingredientes.

Incorporar la pizca de sal, la harina previamente tamizada y la levadura. Mezclar con delicadeza, hasta obtener una masa lisa y homogénea.

Por último, incorporar la fruta confitada e integrarla en la masa.

Verter la masa dentro del molde y cuando el horno haya alcanzado la temperatura adecuada, colocar el bizcocho sobre la rejilla y hornearlo durante 35 -40 minutos.

SONY DSC

Pasada la primera media hora, comprobar si el bizcocho está cocido. Para ello, abrir la puerta del horno por un periodo de tiempo muy breve y pincharlo en el centro con un palillo o testador de masas.

Cuando el palillo o testador salga limpio, sacar el bizcocho del horno y colocarlo sobre una rejilla. Dejarlo dentro del molde durante cinco o diez minutos (este tiempo de reposo se realiza para que el bizcocho asiente y se desmolde fácilmente).

Pasado el tiempo, desmoldarlo y dejarlo enfriar por completo encima de la rejilla.

  • Glaseado de limón;

En un recipiente apto para microondas poner el azúcar con el zumo de limón, mezclar con unas varillas manuales y calentar la preparación unos segundos dentro del microondas.

Mezclar de nuevo con las varillas y verterlo sobre toda la superficie del bizcocho.

Espolvorear con la ralladura de limón, dejar que el glaseado solidifique y servir.

BIZCOCHO DE CHOCOLATE CON CALABACÍN

bizcocho de chocolate y calabacin 7.7.JPGNo es algo nuevo incluir verduras en recetas de bizcochos y tartas. Desde aquí animo a quien aún no lo haya probado. El resultado es magnífico, se obtiene un bizcocho muy jugoso y no se aprecia en absoluto el sabor a hortaliza. Además, se añade un plus de fibra, vitaminas y algunos nutrientes más. En ésta ocasión elaboramos el bizcocho con calabacín, que posee multitud de propiedades beneficiosas para la salud.

El calabacín, también llamado zucchini, está compuesto de un 95% de agua. Este alimento no tiene ningún contenido calórico, por este motivo es altamente beneficioso para el organismo, conteniendo todo lo necesario para proteger el sistema cardiovascular.

En estudios realizados con este producto, se ha demostrado que 100gr, de calabacín sólo aportan 15gr de calorías, pero en cambio contiene una buena cantidad de minerales y oligoelementos.

En relación con su contenido vitamínico, destaca la presencia discreta de folatos, seguido de la vitamina C. También contiene vitaminas del grupo B como B1, B2 y B6, pero en menores cantidades.

Los folatos intervienen en la producción de glóbulos rojos y blancos, en la síntesis del material genético y en la formación de anticuerpos del sistema inmunológico.

Destaca por su contenido en magnesio, sodio (responsable en parte de su marcado sabor), yodo, hierro y calcio, estos dos últimos de peor aprovechamiento que los que proceden de los alimentos de origen animal (lácteos, carnes y pescados).

La vitamina C tiene una acción antioxidante, interviene en la formación de colágeno, huesos, dientes y glóbulos rojos, además de favorecer la absorción del hierro de los alimentos y aumentar la resistencia frente a las infecciones.

En cuanto a su contenido en minerales, el calabacín es una buena fuente de potasio, además de presentar pequeñas cantidades de magnesio y fósforo.

BIZCOCHO DE CHOCOLATE Y CALABACÍN 2.2.JPGEl potasio es un mineral necesario para la transmisión y generación del impulso nervioso y para la actividad muscular normal. Además, actúa en el equilibrio acuoso dentro y fuera de la célula.

El magnesio juega un papel importante en la formación de huesos y dientes, se relaciona con el funcionamiento del intestino, nervios y músculos, mejora la inmunidad y posee un suave efecto laxante.

El calabacín presenta una pequeña cantidad de hierro, pero este mineral apenas se asimila en nuestro cuerpo.

Esta hortaliza contiene además unas sustancias denominadas mucílagos que son un tipo de fibra que suaviza y desinflama las mucosas del aparato digestivo.

 Para poder obtener todos sus beneficios, el calabacín debe ser cocinado al vapor, también se puede comer crudo. Ha de consumirse fresco y  se recomienda comerlo con piel. Es aconsejable no conservarlo más de cinco días en el refrigerador, pues se corre el riesgo de que se pierdan todos sus aportes benéficos.

Su preparación hace posible realizar muchas variedades de platos, permitiendo diferentes combinaciones, pues es uno de los vegetales que se puede adicionar a diferentes preparaciones aportando a cada una de ellas un sabor muy especial.

Debemos recordar que para llevar una dieta sana y equilibrada siempre tenemos que incluir en nuestros platos diarios abundantes vegetales, entre los cuales no puede faltar el ccalabacín.


SONY DSC

Ingredientes (Molde para bundt cake de 10 tazas o 2,5 litros – Diez raciones) :

  • 350 G Harina de trigo para repostería
  • 60 G  Cacao en polvo sin azúcar
  • 120 G Aceite de girasol o 175 G  de mantequilla a temperatura ambiente
  • 200 g Azúcar blanco
  • 100 g Azúcar moreno
  • 3 Huevos L a temperatura ambiente
  • 125 Ml  leche entera
  • 1 Cucharada de extracto de vainilla
  • 500 G  Calabacín rallado
  • 170 Gotas de chocolate o 150 g nueces (opcional)
  • 14 G Levadura química
  • 5 G Bicarbonato sódico
  • 6 G Sal gruesa marina
  • Aceite de oliva virgen extra para pincelar el molde de bundt cake

Elaboración:

Lavar, pelar y rallar los calabacines.  Dejarlos escurrir sobre un colador para desechar el exceso de líquido.

En un cuenco amplio tamizar la harina, el cacao en polvo, la levadura y el bicarbonato. Después, añadir la sal marina.

Precalentar el horno a 175C calor arriba y abajo, colocar la rejilla del horno dentro del mismo, de tal manera que cuando se hornee el bizcocho éste quede a media altura.

Usa una brocha de cocina para pincelar con aceite el interior de un molde (recomiendo utilizar un molde que tenga agujero central “Bundt cake” para que por él circule el aire caliente del horno y  el bizcocho quede bien cocido por la parte central). Para engrasar molde también se puede usar un spray antiadherente o mantequilla y harina.

Batir los huevos junto al azúcar con las varillas (preferiblemente eléctricas) a máxima velocidad y por un tiempo superior a los diez minutos. Cuando los huevos hayan duplicado su volumen y la mezcla adquiera un color blanquecino, estará lista.

Añadir el aceite y continuar batiendo, hasta integrar por completo.

Bajar al mínimo la velocidad de la batidora de varillas e incorporar la leche y el preparado de harina. Después, añadir el calabacín rallado y seguir batiendo hasta conseguir una mezcla homogénea.

Para finalizar, (si hemos decidido incluirlas en la receta) añadir las pepitas de chocolate o las nueces.

Verter la mezcla en el molde de bundt cake y darle unos golpecitos contra la superficie de trabajo, para eliminar las posibles burbujas de aire que se hayan podido crear durante el batido de la mezcla.

bizcocho de chocolate y calabacín.JPGHornear 50-60 minutos. Pasada media hora, se puede abrir la puerta del horno con rapidez (para que no se pierda calor) y comprobar la cocción del bizcocho pinchando la masa con un testador o palillo.

Cuando el testador salga limpio, el bollo estará cocido.

Sacar el molde del horno y dejarlo reposar en el molde sobre una rejilla enfriadora durante 10 minutos.

Pasado el tiempo, golpear ligeramente en los lados para ayudar a separar el bizcocho, desmoldar sobre la rejilla, boca abajo, y dejar enfriar totalmente.

ROLLOS DE CALABAZA ESPECIADA RELLENOS DE MOUSSE DE QUESO

rollitos de calabaza especiada rellenos de crema de queso 2.JPGHoy desayunamos rollitos de calabaza especiada rellenos de mousse de queso. ¡Una verdadera delicia! La mezcla de sabores es espectacular y la calabaza le aporta al bizcocho una jugosidad sensacional. Me encanta añadir verdura a los postres y pasteles, con ello  conseguimos un plus de fibra y vitaminas que sientan de maravilla.

La calabaza es el fruto en baya de la calabacera y pertenece a la familia de las Cucurbitáceas. Esta familia comprende unas 850 especies de plantas, en su mayoría herbáceas, trepadoras o rastreras, que producen frutos grandes y protegidos por una corteza firme.

Aunque algunas fuentes afirman que su origen está en América, parece ser que la calabaza es una hortaliza originaria de Asia Meridional. Numerosos autores antiguos citan a la calabaza en sus escritos y se sabe que su cultivo ya se producía entre los hebreos y egipcios.

En un principio, la calabaza se cultivaba para el aprovechamiento de sus semillas más que para ser consumida como hortaliza. Pero esta costumbre fue desapareciendo a medida que surgieron variedades con más pulpa y sabor más afrutado.

Su consumo se extendió desde Asia hasta América Central y, a partir de allí, llegó tanto al sur como al norte de este continente. Sin embargo, no fue hasta el siglo XV cuando los españoles introdujeron la calabaza en Europa, donde se propagó en mayor medida por los países de clima más cálido.

En la actualidad, la calabaza se cultiva en terrenos cálidos y húmedos de todo el mundo.

Gracias a la gran variedad de calabazas que existe, se encuentran disponibles en el mercado durante todo el año, según se trate de variedades de verano o de invierno.

A la hora de adquirir una calabaza hay que tener en cuenta si se trata de una variedad de invierno o de verano. Si se quiere comprar una calabaza de verano es preferible elegir aquella que presente un tamaño mediano, ya que las más grandes tienen la carne más amarga. La calabaza ha de estar tierna pero firme y bien desarrollada. Las más tiernas son aquellas que tienen la piel brillante, muy suave y no excesivamente dura. Sin embargo, si la calabaza es muy pesada, sin brillo y de piel dura o áspera, conviene rechazarla. Este es un signo de que su carne está seca.

Si se va a adquirir una calabaza de invierno, los criterios de calidad a seguir son distintos. Se aconseja elegir los ejemplares bien maduros y de corteza gruesa. Además es preferible adquirir aquellas calabazas que sean pesadas en relación con su tamaño. De la misma forma, se rechazarán los ejemplares que tengan la piel suave, indicador de que la hortaliza no está lo suficientemente madura.

Por lo general, tanto si la calabaza es de invierno como de verano, se aconseja adquirir ejemplares firmes y con la piel intacta. Además, es preferible que conserven su rabo o pedúnculo. Esto evita que la calabaza pierda humedad.

Las variedades de invierno tienen una vida útil mayor que las de verano gracias a su menor proporción de agua. Además, su piel gruesa les sirve de protección. Este tipo de calabazas pueden conservarse hasta seis meses. Sin embargo, las de verano son más perecederas. Contienen más agua y su piel fina no sirve como protección. Estas últimas, envueltas en una bolsa de plástico perforada y almacenadas en el frigorífico pueden conservarse una semana. Si se escaldan y se congelan, su periodo de conservación puede llegar a ser de un mes. Es preferible congelarlas una vez que han sido cocinadas porque si se congelan crudas, en su descongelación las pérdidas de humedad serán importantes y, por tanto, se obtendrá una calabaza mucho más seca y de consistencia alterada.

La calabaza es un alimento muy versátil y se puede cocinar tanto en salado como en dulce .ROLLITOS DE CALABAZA ESPECIADA RELLENOS DE CREMA DE QUESO 1.JPGLa calabaza nos ofrece multitud de propiedades nutricionales; siendo su componente principal el agua, lo que, unido a su bajo contenido en hidratos de carbono y a su casi inapreciable cantidad de grasa, hace que sea un alimento con un escaso aporte calórico.

Es buena fuente de fibra que ofrece valor de saciedad y mejora el tránsito intestinal por la alta presencia de mucílagos. Éstos son un tipo de fibra soluble que tiene la capacidad de suavizar las mucosas del tracto gastrointestinal.

En relación con las vitaminas, la calabaza es rica en betacaroteno o provitamina A y vitamina C. Presenta cantidades apreciables de vitamina E, folatos y otras vitaminas del grupo B tales como la B1, B2, B3 y B6.

La vitamina A es esencial para la visión, el buen estado de la piel, el cabello, las mucosas, los huesos y para el buen funcionamiento del sistema inmunológico, además de tener propiedades antioxidantes.

La vitamina E, al igual que la C, tiene acción antioxidante, y ésta última además interviene en la formación de colágeno, glóbulos rojos, huesos y dientes. También favorece la absorción del hierro de los alimentos y aumenta la resistencia frente las infecciones.

Los folatos participan en la producción de glóbulos rojos y blancos, en la síntesis de material genético y en la formación de anticuerpos del sistema inmunológico. En cuanto a su riqueza mineral, la calabaza es un alimento rico en potasio. También contiene otros minerales como fósforo y magnesio, pero en menores cantidades. El potasio es un mineral necesario para la transmisión y generación del impulso nervioso y para la actividad muscular normal, además de intervenir en el equilibrio de agua dentro y fuera de la célula.

El fósforo, al igual que el magnesio, juega un papel importante en la formación de huesos y dientes, pero este último además se relaciona con el funcionamiento del intestino, nervios y músculos, mejora la inmunidad y posee un suave efecto laxante.

La calabaza presenta calcio y una pequeña cantidad de hierro, pero dichos minerales apenas se asimilan en nuestro cuerpo en comparación con los procedentes de alimentos de origen animal.


ROLLITOS DE CALABAZA ESPECIADA RELLENOS DE CREMA DE QUESO.JPGIngredientes:

Bizcocho;

  • 2/3 Taza Puré de calabaza asada
  • 1/2 Taza Azúcar
  • 3/4 Taza harina de trigo
  • 1/2 Cdta Levadura química
  • 1/2 Cdta bicarbonato de sodio
  • 1/2 Cdta Canela en polvo
  • 1/2 Cdta Clavo molido
  • 1/4 Cdta sal
  • 3 Huevos grandes

Relleno y acabado;

  • 200 G Queso crema
  • 200 Ml Nata para montar
  • 4 Hojas de gelatina
  • 2-3 Cda Azúcar glass
  • Crocante de almendra

Elaboración:

  • Bizcocho;

Precalentar el horno 200C calor arriba y abajo.

Disponer una bandeja de horno o un molde rectangular sobre la mesa de trabajo. Engrasarlo y colocar sobre él una hoja de papel de hornear.

En un cuenco tamizar la harina junto a la canela, el clavo, el bicarbonato, la levadura y la sal.

Dentro de otro recipiente batir 15 minutos a velocidad máxima con unas varillas (preferiblemente eléctricas) los huevos y el azúcar, hasta que la preparación doble su volumen y adquiera un tono blanquecino.

Cuando los huevos estén espumosos, bajar la velocidad del batidor al mínimo. Añadir el puré de calabaza e integrarlo.

Con una espátula o lengua repostera incorporar la harina previamente tamizada  y mezclar con movimientos envolventes.

Verter la masa uniformemente dentro del molde y hornear 15 minutos.

Humedecer un paño grande de cocina y extenderlo sobre una superficie plana (encimera o mesa)

Cuando el bizcocho se haya cocinado, sacarlo con cuidado del molde (sin despegarlo del papel de hornear) y cortarlo en seis porciones rectangulares, todas ellas del mismo tamaño. Después, colocar la pieza estirada sobre el paño de cocina húmedo y seguidamente enrollar sobre sí mismo. (con ello se consigue que las planchas de bizcocho tomen forma cilíndrica).

Dejar enfriar los bizcochos enrollados sobre el paño húmedo encima de una rejilla.

  • Relleno y acabado;

Poner las hojas de gelatina dentro de un recipiente hondo y cubrirlas con agua fría. Hidratarlas durante diez minutos.

Colocar la mitad de la nata en un cuenco amplio y batirla con unas varillas a máxima potencia (preferiblemente eléctricas), cuando la nata comience a coger consistencia, añadir el azúcar glass y continuar batiendo, hasta montarla por completo.

Incorporar el queso crema y batirlo junto a la nata. Ha de quedar una mezcla lisa y homogénea.

Calentar la otra mitad de la nata en un recipiente apto para el microondas o en un cazo al fuego.

Escurrir la gelatina hidratada e introducirla dentro de la nata caliente. Mover la mezcla hasta que la gelatina se disuelva totalmente.

Después, añadir una cucharada de crema de queso para templar la preparación.

Seguidamente, incorporar toda la crema de queso y batir unos segundos. Cuando la mezcla sea homogénea y la mousse empiece a espesar estará lista para su uso.

Desenrollar las planchas de bizcocho de calabaza especiada y retirarles el papel de hornear. Con ayuda de una cuchara o una manga pastelera extender sobre cada bizcocho una capa de mousse de queso.

Enrollar de nuevo las planchas de bizcocho dándoles a los rollos su característica forma cilíndrica.

Un vez formadas las piezas, aplicar una fina capa de crema sobre toda la superficie de los rollitos y adherir el crocanti de almendra.

Refrigerar los rollos un mínimo de cuatro horas y conservar en la nevera hasta el momento de servir.ROLLITOS DE CALABAZA RELLENOS DE MOUSS DE QUESO.JPG