BIZCOCHOS DE SOLETILLA O SAVOIARDI

bizcocho6.JPGLos bizcochos de soletilla, al igual que los savoiardi, se elaboran con una masa de bizcocho muy ligera, generalmente sin levadura, en la que se han montado las claras a punto de nieve para incorporar la mayor cantidad de aire posible.

El aspecto más habitual del bizcocho de soletilla es el que comercializa la industria repostera: muy alargado y con la cara superior cubierta con una fina capa de azúcar. En muchas localidades, se siguen elaborando de manera artesanal y casera, dándole forma con ayuda de una manga pastelera. Los bizcochos obtenidos tienen una forma más ancha y aplanada, son más blandos por ser más frescos, y se suelen cubrir con azúcar glas.

Por su consistencia seca, los bizcochos de soletilla absorben fácilmente los líquidos sin deformarse por lo que son ideales para mojar. En España como en muchos otros países, se consumen tradicionalmente para acompañar un chocolate o un café.

Hoy en día son conocidos por su uso más común en la elaboración del tiramisú, donde son remojados en un fuerte espresso y mezclados con una crema dulce de mascarpone, formando así uno de los postres más típicos de la cocina italiana. En la repostería francesa estos bizcochos de soletilla son la base del famoso pastel llamado Charlota, en el que se impregnan previamente con algún tipo de líquido.

Fueron inventados a finales del siglo XV en la corte del Duque de Saboya y, fueron creados para la ocasión de la visita del rey de Francia. Posteriormente tomaron el nombre de Savoiardi y fueron reconocidos como una de las galletas típicas y “oficiales” de la corte. Fueron apreciados particularmente por los miembros jóvenes de la corte y ofrecidos a los visitantes como símbolo de la repostería local.


bizcocho5.JPGIngredientes:

  • 50 G Yema de huevo (2-3 según tamaño)
  • 30 G Azúcar
  • 20 Ml Agua
  • 75 G Clara de huevo (2-3 según tamaño)
  • 30 G Azúcar
  • 90 G Harina floja
  • 10 G Almidón de maíz (maizena)
  • Azúcar glas para espolvorear

Elaboración:

En un cuenco mezclar y tamizar la harina y la maizena.

Colocar las claras de huevo en un recipiente amplio y montar con un batidor de varillas (es muy recomendable realizar este paso con varillas eléctricas) a velocidad máxima. Cuando comiencen a espumar, agregar el azúcar y continuar batiendo. Hasta que las claras adquieran el punto de nieve flojo.

Transferir las claras a otro bol.

En el mismo recipiente que usamos inicialmente para montar las claras, verter las yemas de huevo con el azúcar y batir a velocidad alta. Cuando empiecen a blanquear y hayan aumentado su volumen inicial, agregar el agua con delicadeza y continuar con el batido 4 o 5 minutos más.

Precalentar el horno a 200ºC calor arriba y abajo.

Mezclar con una espátula o lengua repostera las claras montadas con las yemas batidas e integrarlas.

Incorporar la harina despacio, realizando movimientos envolventes para no bajar la mezcla anterior.

Disponer una manga de pastelero desechable y ponerle una boquilla grande y lisa (si no se tiene boquilla, también se puede cortar 1 y 1/2 cm la punta de la manga pastelera  y usarla tal cual). Después, colocar una pinza en el orificio de salida de la manga para así, evitar que la masa se salga cuando se realice el llenado de ésta.

Llenar la manga pastelera con la masa de bizcocho.

Sobre la bandeja de horno colocar un tapete de horneado o un hoja de papel sulfurizado (papel especial para hornear).

Depositar pequeñas cantidades de masa sobre la bandeja del horno, dándoles la típica forma alargada que caracteriza a este bizcocho y dejando una separación de aproximadamente 2 cm entre una pieza y otra.

Espolvorear los bizcochos con azúcar glas.

Cuando el horno haya alcanzado la temperatura adecuada colocar la bandeja dentro, quedando ésta a media altura.

Hornear los bizcochos 6 u 8 minutos.

Pasado el tiempo, sacar la bandeja del horno y dejar que temple 5 minutos.

Después, retirar los bizcochos de la bandeja de horno y dejarlos enfriar por completo sobre una rejilla.

Se conservan varios días en un recipiente hermético de plástico o una caja metálica. También se pueden congelar y consumir preferentemente antes de 60 días desde la fecha de fabricación.bizcocho3.JPG

BIZCOCHO DE YOGUR

bizcocho22.JPG¡Bizcocho, riquísimo bizcocho! Una pieza clave en cuanto a repostería se refiere. Es un clásico y un básico de diversos sabores, formas y colores.

La palabra bizcocho, proviene del latín bis coctus  cuyo significado es “cocido dos veces”.

La doble cocción, consiste en secar al bizcocho dentro del horno después de cocido para prolongar su conservación. Motivo por el cual a lo largo de la historia fue empleado como alimento habitual de soldados y navegantes.

Se trata de una preparación de gran antigüedad. Hay antecedentes en las representaciones de la tumba de Ramsés III en Tebas, procedentes del siglo X a. de C.

La historia nos ha legado muchísimas recetas, en ocasiones asociadas a algún evento o lugar. Hay bizcochos que son patrimonio de la cocina de Occidente como por ejemplo; las magdalenas, el bizcocho enrollado (brazo de gitano), el plum cake, o el clásico “cuatro cuartos”.

Se pueden distinguir dos grupos fundamentales: los bizcochos para tomar solos y los bizcochos para rellenar, emborrachar o formar tartas. Siendo éstos últimos más ligeros, el más extendido es el bizcocho de genovesa (genoise en francés, su lugar de origen) que se utiliza para hacer tartas de pisos.

El bizcocho más sencillo contiene tres ingredientes básicos en idénticas proporciones; huevos, azúcar y harina.

Es idóneo emplear la harina de trigo especial de repostería, nunca harina de fuerza (ésta última contiene demasiado gluten y restaría volumen al bollo). En ocasiones, se mezcla con otros tipos de harina tales como; harina fina de maíz (maizena), harina integral de trigo  u otros cereales y frutos secos. En todo caso, para evitar que se formen nudos y en la masa puedan aparecer impurezas proporcionadas por el cereal, es muy aconsejable tamizar la harina antes de incorporarla en la masa.

Se suele utilizar el azúcar común o blanquilla, aunque hay bizcochos que se dulcifican con azúcar moreno o miel. De hecho, la miel fue el edulcorante que se empleó para endulzar los bizcochos hasta que se introdujo el azúcar refinado de la caña de azúcar, procedente de Asia.

Los huevos se utilizan enteros o separando yemas de claras, pero lo primordial es batirlo muy bien para conseguir una masa aireada y esponjosa.

Adicionalmente puede llevar grasa, generalmente mantequilla y aceite, aunque también manteca de cerdo o margarina.

La levadura en polvo (química) se suele añadir para gasificar y, por tanto darle volumen. Aunque también, montando las claras a punto de nieve se consigue un efecto parecido.

El bizcocho admite líquidos en pequeñas cantidades tales como; leche, zumos, licores…

Los demás ingredientes sirven para aromatizar y darle un sabor distintivo; ralladura de limón, yogur, almendra molida, fruta, cacao, coco rallado, etc..

El bizcocho se hornea entre 180 y 190 °C hasta que esté bien cocido, el tiempo de cocción dependerá del grosor de la masa.


bizcooooo.JPGLas proporciones de los nutrientes del bizcocho pueden variar según el tipo y la cantidad del alimento, además de otros factores que puedan intervenir en la modificación de sus nutrientes. Recuerda que según la preparación del bizcocho, pueden variar sus propiedades y características nutricionales.

Entre las propiedades nutricionales del bizcocho cabe destacar que contiene los siguientes; hierro, proteínas, calcio, fibra, potasio, yodo,  zinc, carbohidratos, magnesio, sodio, vitaminas de los grupos A,B,C,D,E y K, fósforo,colesterol, grasa y azúcar.

La cantidad de calorías que contiene un bizcocho ronda las 300 -400 kcal. por cada 100 gramos. El aporte energético de 100 gramos de bizcocho es aproximadamente un 17% de la cantidad diaria recomendada de calorías que necesita un adulto de mediana edad y estatura que realice una actividad física moderada.

Las calorías que aporta este alimento, proporcionan a nuestro organismo la energía que necesita para realizar las actividades diarias. Nuestro cuerpo usa las calorías como fuente de energía para realizar cualquier actividad física; andar, correr o hacer deporte. Sin calorías, no tendríamos energía pero, es importante tener en cuenta que un exceso de éstas puede producir sobrepeso.

La cantidad de proteínas del bizcocho, se aproxima a 6,05 g. por cada 100 gramos.

Las proteínas son útiles y necesarias para mantener fuerte nuestra musculatura ya que, sin un aporte adecuado de proteínas, nuestra masa muscular se debilitaría y reduciría paulatinamente. Para su asimilación,  nuestro organismo descompone las proteínas en aminoácidos. Las proteínas que el cuerpo sintetizadas, además de ser útiles para la creación de nueva masa muscular, también intervienen en funciones fisiológicas sin las cuales, nuestro organismo no podría subsistir.


bizcocho.JPGIngredientes:

  • 4 Huevos
  • 1 Yogur Natural (usar como referencia de medida para el resto de ingredientes el vasito del yogur)
  • 1 o 1 y 1/2 Medida de azúcar (depende de lo dulce que se quiera)
  • 1 Medida de Aceite de Girasol
  • 3 Medidas Harina
  • 16 G Levadura química
  • Una pizca de sal

Elaboración:

Engrasar un molde para bizcocho (yo usé un molde desmontable de 25cm)

Colocar la rejilla del horno de tal forma que cuando coloquemos el molde del bizcocho, éste quede a media altura.

Precalentar el horno a 190C calor arriba y abajo.

Sobre un cuenco, tamizar la levadura junto a la harina. Reservar.

En un bol amplio, colocar los huevos con el azúcar. Batir la mezcla (preferiblemente con unas varillas eléctricas a velocidad máxima) enérgicamente alrededor de 15 minutos. Hasta conseguir una pasta mullida de tono blanquecino que haya doblado su volumen.

Incorporar el yogur y el aceite. Continuar batiendo la mezcla a menos intensidad para así, evitar que reduzca en exceso la mezcla esponjosa que conseguimos inicialmente.

Añadir la harina junto a la levadura y mezclar. Lo haremos con mucha suavidad y movimientos envolventes para  impedir que la harina desarrolle demasiado gluten  y reste esponjosidad al bizcocho.

Verter la mezcla dentro el molde.

Cuando el horno haya alcanzado la temperatura adecuada, colocar el molde sobre la rejilla que en un principio dispusimos dentro del horno.

Hornear la preparación 30-40 minutos.

Pasados los treinta primeros minutos (nunca antes) abrir la puerta para comprobar la cocción del bizcocho, con un testados o palillo. Este paso hay que hacerlo con mucha rapidez para evitar que el horno pierda temperatura y el bizcocho se estropee.

Cuando se compruebe que el palillo sale limpio y el bizcocho está bien cocido, sacarlo del horno.

Dejar el bizcocho dentro del molde 5-10 minutos.

Después, desmoldar el bollo y trasladarlo a una rejilla. Dejarlo enfriar por completo.

Espolvorear toda la superficie con azúcar glas y servir.

BIZCOCHO DE CHOCOLATE CON PERA

lilia.JPG

¡Que delicia de bizcocho! Tenéis que probarlo, es muy sabroso. La pera proporciona al bizcocho mucha jugosidad.

La pera es un alimento muy versátil. Se puede consumir con o sin piel, cruda o cocida, en tartas, postres, zumos, batidos, ensaladas, guarniciones… Tiene un sabor muy fácil de combinar.

A estas alturas no es necesario decir lo beneficioso que es para nuestro organismo consumir frutas y verduras en abundancia; lo que sucede es que a veces no sabemos cuáles son aquellos que nos aportan mayores beneficios y terminamos comiendo siempre las mismas de igual modo, lo que puede tornar a nuestra dieta un poco monótona y aburrida.

La pera es un superalimento. Destacar de esta fruta la diversidad de vitaminas que contiene, entre ellas las vitaminas A, B1, B2, B3, C, E y K.

A su vez son muy ricas en ácido fólico, cobre, fósforo, potasio, boro, calcio, magnesio, sodio, azufre y hierro (si deseas saber si el contenido en hierro de la pera es elevado lo único que tienes que hacer es cortarla y ver si su pulpa se vuelve marrón, si esta no cambia su color es porque su contenido en hierro es bajo).

El alto contenido en boro ayuda a retener el calcio en el organismo, por lo que es un excelente alimento para prevenir afecciones vinculadas a la falta de calcio.

Los beneficios para la salud que brinda la pera son innumerables. Entre ellos posee gran cantidad de fibras y éstas, ayudan a acelerar el ritmo intestinal.

La vitamina C que podemos encontrar en las peras funciona como un potente antioxidante de las células y hacen que el sistema inmunológico se vea reforzado cada vez que consumimos esta deliciosa fruta. Los componentes antioxidantes y flavonoides de las peras, también pueden inducir efectos anti-inflamatorios en el cuerpo y reducir el dolor asociado con enfermedades de inflamación.

Aquellas personas que tengan problemas de colesterol alto encontrarán una gran aliada en la pera, ya que sus elevados niveles de pectina ayudan a reducir los niveles de lípidos de nuestro organismo.

Esta fruta posee un gran valor nutritivo, por lo que si además de dieta estamos realizando actividad física, la pera será un excelente complemento.

Bien, ahora que conoces muchas de las propiedades de la pera, ya no tienes excusas para no consumir esta deliciosa y nutritiva fruta. En esta ocasión propongo elaborar este peculiar bizcocho de chocolate, que en su interior esconde una estupenda pera. Os aseguro que no os dejará indiferente, la combinación de ambos alimentos es muy acertada.


SONY DSCIngredientes:

  • 75 G Cacao desgrasado en polvo
  • 210 G Leche
  • 3 Huevos
  • 150 G Azúcar
  • 250 G Harina
  • 8 G Levadura
  •  100 G Aceite de girasol u oliva suave
  • 1 Yogur natural
  • 8 Peras medianas

Preparación:

Precalentar el horno 190C calor arriba y abajo. Situar la rejilla del horno a media altura.

Disponer ocho moldes redondos  de 9 cm de diámetro y 5 cm de altura. Engrasar con mantequilla y espolvorear con harina, sacudir los moldes para retirar el sobrante de harina.

Lavar y pelar las peras salvando el rabito. Realizar un pequeño corte recto en la base de la pera para que se sostengan erguidas dentro de los moldes y ponerlas sobre un papel de cocina absorbente para retirar el exceso de líquido.

Tamizar la levadura junto a la harina.

En un cuenco, batir a velocidad alta con unas varillas (si son eléctricas os facilitara mucho el trabajo) los huevos y el azúcar. Batir alrededor de 15 minutos, hasta que el azúcar se disuelva por completo y la mezcla aumente su tamaño, adquiriendo un tono blanquecino.

Bajar la velocidad al batidor, añadir el aceite y el yogur.

Incorporar el cacao en polvo y batir hasta que se diluya en la mezcla.

Agregar la harina con la levadura a la elaboración anterior e integrar con ayuda de una lengua repostera, realizando movimientos envolventes para no bajar el batido.

Colocar en el centro de cada molde una pera y rellenar el resto de las cavidades con la masa de bizcocho. Llenar solo las tres cuartas partes de los moldes porque dentro del horno aumentaran su tamaño.

Cuando tengamos todos los moldes listos y el horno haya alcanzado la temperatura adecuada, llevarlos todos de una vez y colocarlos sobre la rejilla.

Hornear durante 30-40 minutos. Es muy importante no abrir la puerta del horno durante la primera media hora de  cocción. Transcurrido el tiempo, comprobar con un testador o palillo largo que el bizcocho está bien cocido. Si el palillo sale limpio, retirar del horno y dejarlos enfriar sobre una rejilla.

11.JPG

HUMMINGBIRD BUNDT CAKE

SONY DSC

¡Guau! Qué mezcla de sabores. Recuerdo cuando probé por primera vez este bizcocho. Se despertaron en mí todos los sentidos. Mezcla de plátano, piña, nueces… ¡Impresionante! Tenéis que probarlo, solo así lo descubrireis. Parece complicado por la cantidad de ingredientes, pero es muy sencillo.


 

Ingredientes:

Para el bizcocho

  •  360 G Harina de trigo normal
  • 1 cdta Bicarbonato sódico
  • 1 cdta Canela
  • ½ cdta de sal
  • 3 Huevos (L)
  • 300 G Azúcar blanco
  • 180 Ml Aceite de girasol o de oliva suave
  • 1 ½ cdta de extracto puro de vainilla
  • 350 G Plátanos bien maduros
  • 200 G Piña fresca o en almíbar (sin el jugo)
  • 120 G Nueces, troceadas (más un puñadito extra para decorar)
  • Coco rallado, para decorar

Para el acabado:

  • 100 G Queso crema
  • 200 G Azúcar glass
  • ½ cdta Extracto de vainilla
  •  1 ½ cds Leche

 

Preparación:

  • Bizcocho;

Precalentamos el horno a 190C calor arriba y abajo.

Engrasamos un molde. Yo he utilizado uno tipo bundt (con chimenea central. Repartirá mejor el calor, la masa se cocerá antes y más uniforme.

Troceamos la piña y trituramos los plátanos.

En bol grande batimos los huevos con el azúcar hasta que la mezcla quede esponjosa y blanquecina.

Cuando tengamos la mezcla de huevos montada, incorporamos el aceite y seguimos batiendo a velocidad baja hasta integrarlo.

Tamizamos la harina junto a la canela, la sal y el bicarbonato. Lo añadimos a la mezcla de huevos e integramos con movimientos envolventes y suaves.

Incorporamos la piña troceada, el puré de plátano y las nueces troceadas.

Vertemos la mezcla en el molde y horneamos unos 40-45 minutos.

Cuando lo saquemos del horno, dejarlo dentro del molde 10 minutos. Después, desmoldarlo y enfriar por completo sobre una rejilla.

SONY DSC

  • Para el acabado;

Batimos el queso crema hasta que conseguir una mezcla suave y cremosa, sin grumos.

Añadimos el azúcar glas, la leche y el extracto de vainilla. Seguimos batiendo hasta incorporar por completo.

Verter la crema de queso sobre el bizcocho (completamente frío) y colocar unas nueces enteras para decorar.