BUNDT CAKE BICOLOR DE YOGUR Y MORA

bund cake de mora111.JPG¿Os apetece desayunar un bizcocho bicolor de yogur con fruta? La receta que presento unos párrafos más abajo, es deliciosa. Este bizcocho está exquisito y luce un precioso color púrpura proporcionado por el delicado fruto que contiene, la mora. 

 La mora es una fruta oriunda de Asia y Europa y se puede ver en estado silvestre en los márgenes de caminos o torrenteras. Crecen en terrenos húmedos  y maduran durante los meses de verano y otoño. Actualmente, se cultivan especies con fines comerciales, por lo que es fácil encontrarlas en mercados especializados.

Es un fruto constituido por pequeñas drupas o granos que se agrupan entre sí. Primero son de color verde, después rojas y cuando están maduras, adquieren un color negro brillante.

Estas frutas son de bajo contenido calórico por su escaso aporte de hidratos de carbono y especialmente ricas en vitamina C.

En general, las bayas silvestres son buena fuente de fibra; que mejora el tránsito intestinal, y de potasio, hierro y calcio (estos dos últimos de peor aprovechamiento que los procedentes de alimentos de origen animal), taninos de acción astringente y de diversos ácidos orgánicos. Sin embargo, lo que en realidad caracteriza a estas frutas es su abundancia de pigmentos naturales (antocianos y carotenoides) de acción antioxidante. En la alimentación humana, este tipo de frutas constituyen una de las fuentes más importantes de antocianos, que les confieren su color característico y que están junto con ácidos orgánicos tales como el ácido oxálico o el ácido málico, responsables también de su sabor.

La vitamina C tiene acción antioxidante, al igual que los antocianos y carotenoides. Dicha vitamina interviene en la formación de colágeno, huesos y dientes, glóbulos rojos y favorece la absorción del hierro de los alimentos y la resistencia a las infecciones.

El potasio es necesario para la transmisión y generación del impulso nervioso, para la actividad muscular normal e interviene en el equilibrio de agua dentro y fuera de la célula.

Los antocianos y carotenoides son abundantes en la composición de estas frutas del bosque. Desde el punto de vista bioquímico se caracterizan por poseer una elevada actividad antioxidante; neutralizan la acción de los radicales libres que son nocivos para el organismo. Estas propiedades pueden dar lugar a efectos fisiológicos muy diversos; efectos antiinflamatorios y acción antibacteriana, entre otros.

Estas frutas contienen, además de los antocianos y carotenoides, otros antioxidantes como la vitamina C. La ingesta dietética de estas sustancias potencia nuestro sistema inmunológico o de defensas del organismo y contribuye a reducir el riesgo de enfermedades degenerativas, cardiovasculares e incluso del cáncer. Asimismo, la vitamina C tiene la capacidad de favorecer la absorción del hierro de los alimentos, por lo que mejora o previene la anemia. Existen ciertas situaciones vitales en las que las necesidades orgánicas de vitamina C están aumentadas, como embarazo, lactancia, tabaquismo, empleo de ciertos medicamentos, estrés y defensas disminuidas, práctica deportiva intensa, cáncer, Sida y enfermedades inflamatorias crónicas. En dichas situaciones, el consumo de bayas silvestres ricas en vitamina C está especialmente indicado.

La fibra es un componente muy abundante en estas frutas, por lo que su consumo habitual durante los meses en los que abundan puede resultar un remedio para tratar el estreñimiento y la atonía intestinal.

Se recolectan desde finales de agosto y en el mes septiembre. Se conservan durante 7 a 10 días en unas determinadas condiciones de temperatura y humedad relativa. En casa, se las debe conservar en el frigorífico, donde permanece en óptimas condiciones hasta 3 días.

Al elegir este tipo de frutas es conveniente fijarse en su color, ha de ser brillante e intenso. Deben encontrarse firmes al tacto y secas, ya que las blandas y húmedas se estropean antes. Se suelen deteriorar por deshidratación, rajado de los pequeños granos que las forman o enmohecimiento.

Normalmente el aroma acompaña al aspecto del alimento y suelen ser frutas muy perfumadas.

No se deben adquirir los frutos que no estén maduros pensando que ya madurarán en casa, ya que esto no sucederá. Tampoco es conveniente adquirirlos demasiado maduros ya que se trata de un alimento muy perecedero.


BUND CAKE DE MORA4.JPGIngredientes:

  • 3 Huevos
  • 1 Yogur Natural (usar como referencia de medida para el resto de ingredientes el vasito del yogur)
  • 1 Medida de azúcar (depende de lo dulce que se quiera)
  • 1 Medida de Aceite de Girasol
  • 3 Medidas Harina
  • 250 G moras (silvestres o comerciales)
  • 10 G Levadura química
  • 1 Medida de Chispas de chocolate
  • Una pizca de sal

Elaboración:

Engrasar un molde para bizcocho tipo bundt cake (yo usé el modelo Heritage de la marca Nordic Ware pero valdrá cualquier tipo de molde con chimenea central)

Colocar la rejilla del horno de tal forma que cuando coloquemos el molde del bizcocho, éste quede a media altura.

Precalentar el horno a 190 C calor arriba y abajo.

Sobre un cuenco, tamizar la levadura junto a la harina.

Triturar las moras con la batidora de mano o un procesador de alimentos hasta conseguir un puré denso. Después pasar el puré por un chino o colador de malla fina, para desechar las semillas.

En un bol amplio, colocar los huevos con el azúcar. Batir la mezcla (preferiblemente con unas varillas eléctricas a velocidad máxima) enérgicamente entre 5 y diez minutos. Hasta conseguir una pasta mullida de tono blanquecino que haya aumentado su volumen.

Incorporar el yogur y el aceite. Continuar batiendo a menos intensidad para así, evitar que reduzca en exceso la mezcla esponjosa que conseguimos inicialmente.

Añadir la harina junto a la levadura y mezclar. Lo haremos con mucha suavidad y movimientos envolventes para  impedir que la harina desarrolle demasiado gluten  y reste esponjosidad al bizcocho.

Dividir la masa en dos partes iguales.

Verter una parte de las partes dentro el molde.

Añadir el puré de mora a la otra parte. Batir para integrar el puré hasta conseguir una masa homogénea y uniforme.

Verter dentro del molde la mezcla resultante, sobre la masa anterior. Después, con un palillo realizar remolinos para que las masas se mezclen.

Cuando el horno haya alcanzado la temperatura adecuada, colocar el molde sobre la rejilla dentro del horno.

Hornear la preparación 30-40 minutos.bund cake de mora2..0000.JPGPasados los treinta primeros minutos (nunca antes) abrir la puerta para comprobar la cocción del bizcocho, con un testador o palillo. Este paso hay que hacerlo con mucha rapidez para evitar que el horno pierda temperatura y el bizcocho se estropee.

Cuando se compruebe que el palillo sale limpio y el bizcocho está bien cocido, sacarlo del horno.

Dejar el bizcocho dentro del molde 5 minutos.

Después, desmoldar el bollo y trasladarlo a una rejilla, hasta que enfríe por completo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s