SALMÓN CON VINAGRETA DE MANGO Y ARROZ AL AGUA DE COCO

salmón a la plancha con vinagreta de mango y arroz al coco 4.JPGPara el menú de hoy se ha elaborado este plato tan completo, sabroso y nutritivo. Es una bomba de sabores y todos ellos combinan a la perfección. Recomiendo encarecidamente preparar esta receta, puesto que es deliciosa y muy refrescante.

Como alimento principal se ha empleado el salmón fresco, que admite múltiples preparaciones culinarias. Su carne es firme y sabrosa, pero a la vez delicada y agradable.

La tonalidad rosa o rojiza de la carne se acentúa con la cocción, lo que da como resultado un alimento muy atrayente. En esta receta se cocina asado a la parrilla o a la plancha, para no aumentar en exceso el contenido graso del mismo. Pero además, gracias a su contenido graso el salmón resulta igualmente jugoso con una preparación sencilla, pudiendo cocinarse hervido, al vapor o en papillote. Todas estas opciones son válidas y de cualquier forma este plato conservará todo su encanto.

A continuación, antes de proceder con la receta se puede leer una breve introducción donde se detallan las propiedades y beneficios nutricionales más destacados del salmón:

Existen dos grandes familias de salmones, el salmón del Atlántico o europeo, que se encuentra en las aguas del Atlántico y el mar Báltico, y en los ríos de Francia, Escocia, Noruega y el norte de España; y el salmón del Pacífico, de carne más seca y rosada.

El salmón se cría en piscifactorías en todo el mundo, lo que ha contribuido a potenciar su comercialización y a abaratar su precio. Se distingue entre salmón salvaje, poco abundante, y el de criadero, procedente de Noruega, Escocia e Irlanda, de carne menos fina y más grasa. Su calidad depende de sus condiciones de cría; en contenedores pequeños o en grandes zonas, y de su alimentación.

El salmón que encontramos fresco en los mercados españoles es salmón atlántico, pero los salmones que se comercializan congelados, así como sus derivados, excepto el salmón ahumado, suelen ser salmones del Pacífico.

El color de su piel es azul grisáceo. Está cubierto de escamas pequeñas, con manchas oscuras que se encuentran por encima de la línea lateral. Su carne es rosácea, más intensa cuanto más se alimenta de crustáceos en estado natural.

Los ejemplares adultos miden hasta 1,5 m y pesan 36 kilos. El peso de los jóvenes aumenta de forma lenta mientras permanecen en aguas dulces. Cuando llegan al mar sube con rapidez. Al cabo de 1 año miden 60 cm y pesan aproximadamente 2 kilos, a los 3 años alcanzan un metro de longitud rondando los 10 kilos de peso.

Los salmones salvajes comen peces pequeños, crustáceos e insectos. Los procedentes de cultivo se alimentan de conglomerados de harinas de pescado, colorantes naturales como el caroteno para dar color a su carne, vitaminas y minerales.

El salmón es un pescado azul o graso que aporta unos 11 gramos de grasa por cada 100 gramos de carne, un contenido similar al de las sardinas, el jurel o el atún. La grasa es rica en omega-3, que contribuyen a disminuir los niveles de colesterol y triglicéridos plasmáticos, y además aumentan la fluidez de la sangre, lo que previene la formación de coágulos o trombos. Por este motivo, se recomienda el consumo habitual de salmón a la población general, y en particular en caso de trastornos cardiovasculares.

El salmón es una excelente fuente de proteínas de alto valor biológico, al igual que el resto de pescados.

En cuanto a vitaminas, destaca la presencia de algunas pertenecientes al grupo B como la B2, B3, B6 y B9 y B12. Éstas permiten el aprovechamiento de los nutrientes energéticos, es decir, hidratos de carbono, grasas y proteínas e intervienen en procesos de gran importancia (formación de glóbulos rojos, síntesis de material genético, funcionamiento del sistema nervioso y del sistema de defensas, etc.). No obstante, la cantidad presente de estas vitaminas no es muy significativa si se compara con otros alimentos ricos en estos nutrientes.

La riqueza en grasa del salmón hace que contenga cantidades interesantes de algunas vitaminas liposolubles como la A y la D. La A contribuye al mantenimiento, crecimiento y reparación de las mucosas, piel y otros tejidos del cuerpo. Además, favorece la resistencia frente a las infecciones, es necesaria para el desarrollo del sistema nervioso y para la visión nocturna. También interviene en el crecimiento óseo, en la producción de enzimas en el hígado y de hormonas sexuales y suprarrenales. La vitamina D regula los niveles de calcio en la sangre y favorece la absorción y fijación de este mineral en los huesos.

El salmón es fuente de magnesio y yodo, y su contenido medio de hierro es inferior al de la mayoría de los pescados. El magnesio se relaciona con el funcionamiento de intestino, nervios y músculos. También forma parte de huesos y dientes, mejora la inmunidad y posee un suave efecto laxante. El yodo es indispensable para el buen funcionamiento del tiroides, así como para el crecimiento del feto y el desarrollo de su cerebro.

El salmón presenta un inconveniente que comparte con todos los pescados azules y es su contenido en purinas, que en el organismo se transforman en ácido úrico, por lo que se aconseja limitar su consumo en caso de hiperuricemia o gota.


salmón a la plancha con vinagreta de mango y arroz al coco.JPGIngredientes (2 personas):

Vinagreta de mango:
  • 1/2 Mango pequeño
  • 1/2 Aguacate pequeño
  • 1/4 Pimiento rojo mediano
  • 1/4 Pimiento verde mediano
  • 1/2 Cebolla roja mediana
  • Cilantro fresco picado
  • Zumo de una lima o un limón
  • 1 Cda Aceite de oliva virgen extra
  • 1/2 Cda vinagre de manzana
  • Sal y pimienta (al gusto)
Arroz al agua de coco:
  • 150 Ml Leche de coco (puede ser ligera)
  • 150 Ml Agua mineral
  • 150 G Arroz de jazmín o basmati
  • 1/4 Cdta Sal
salmón:
  • 2 Lomos de salmón fresco (de ración)
  • Sal y pimienta para moler (al gusto)
  • 1 Lima o limón

Elaboración:

  • Vinagreta de mango y aguacate:

Pelar y trocear en pequeñas porciones el mango y el aguacate.

Lavar y cortar en forma de cubo los pimientos y la cebolla.

Lavar, secar y picar muy fino el cilantro.

En un cuenco mezclar la fruta y la verdura; el mango, el aguacate, los dos tipos de pimiento y la cebolla.

Espolvorear con la picada de cilantro y mezclar suavemente.

En un recipiente profundo poner el aceite, el vinagre, sal y pimienta recién molida. Emulsionar la mezcla con un batidor manual y verterla sobre la preparación anterior.

Reservar la vinagreta dentro del refrigerador, tapada o cubierta con un trozo de papel film transparente apto para el uso alimentario hasta el momento de servir.

  • Arroz al agua de coco:

Poner al fuego una cazuela y llevar a punto de ebullición la leche de coco, con el agua mineral y la sal.

Poner el arroz sobre un colador de malla fina y lavarlo bajo el chorro del grifo con agua fría, hasta que el agua que filtra los granos de arroz salga limpia.

Cuando el líquido de la cazuela comience a hervir, añadir el arroz, tapar y cocer a fuego medio-alto entre 10 y 15 minutos (para ser más preciso, cocer el arroz según las indicaciones que vienen especificadas por el fabricante en el envase del producto).

Transcurrido el tiempo, revolver el arroz con una cuchara de madera y dejarlo escurrir sobre un colador de malla fina (tras la cocción no se debe refrescar al arroz con agua).

Reservar el arroz en un lugar cálido para que no pierda la temperatura.salmón a la parrilla con vinagreta de mango y arroz al agua de coco.JPG

  • Salmón:

Limpiar y retirar la piel al salmón. Cortarlo en cubos de 4 x 4 cm y sazonar con sal y pimienta.

Precalentar una parrilla a fuego medio-alto, cuando esté caliente asar en ella los trozos de salmón, girandolos cada uno o dos minutos para queden dorados por todas las superficies.

Una vez asados, retirar la parrilla del fuego y sacar las porciones de pescado.

Disponer una porción de arroz en cada plato de servicio, repartir la vinagreta de mango en ambos platos y colocar sobre cada uno de ellos una ración de salmón.

Presentar el plato decorado con unas rodajas de lima o limón.

TARTA RÚSTICA DE ALMENDRA (SIN GLUTEN)

tarta de almendra.JPGEn el día de hoy propongo elaborar una tarta de almendras sana y muy sencilla. De sabor delicado y exquisito, con una textura suave muy esponjosa. Es un pastel muy recomendable si se desea ver caras de felicidad y sonrisas de placer a la hora del desayuno o la merienda. Además es apta para celíacos ya que sus componentes no contienen gluten.

Su ingrediente principal es la harina de almendras. Las almendras son unos frutos secos muy ricos en nutrientes beneficiosos para la salud, se trata de un alimento muy calórico y por ello resulta una magnífica fuente de energía. Contienen muy poca agua y todos sus componentes están muy concentrados, por lo que disponen de cantidades importantes de los principales nutrientes.

Las almendras son uno de los frutos secos más consumidos. A continuación se detallan sus virtudes nutricionales y sus propiedades más destacadas:

La almendra es la parte comestible del fruto del almendro. El origen del cultivo de la almendra se localiza en Asia, en una zona bastante amplia de Oriente Próximo, desde el mar Egeo hasta la meseta de Pamir, comprendiendo Mesopotamia, Irán, Turkestán y Kurdistán. De la zona del actual Cercano Oriente, en la que se inició su cultivo, siguió el mismo camino que otros muchos alimentos; llegó a Grecia y a Roma, y los romanos las difundieron ampliamente por el resto de Europa, desde donde llegaron hasta América.

La almendra dulce presenta un elevado contenido de ácidos grasos monoinsaturados, aquellas que benefician la salud cardiovascular, y gran cantidad de proteínas vegetales, y en menor medida hidratos de carbono.

Las proteínas que contienen son de buena calidad o completas en cuanto a su contenido de aminoácidos esenciales, poseen un mayor contenido de arginina, y un aporte más bajo en lisina, que las proteínas de origen animal. La arginina tiene un efecto protector del sistema cardiovascular, ya que regula los niveles de colesterol en sangre.

Entre los minerales destacan hierro, fósforo, magnesio, potasio, zinc y calcio. Es una de las fuentes vegetales más rica en este último mineral, de ahí que la leche de almendras se emplee como sustituto de la leche de vaca cuando esta no se tolera.

En cuanto a las vitaminas, la almendra tiene importantes cantidades de vitaminas del grupo B , entre ellas el ácido fólico, además de ser una buena fuente de vitamina E, potente antioxidante que protege al organismo de los radicales libres.

En el núcleo de las almendras se encuentra un gran contenido de fibras, solubles e insolubles, que ayudan al organismo a regular el tránsito intestinal y tiene un efecto saciante en el organismo.

Además contienen compuestos fenólicos que tienen efectos anti-inflamatorios.

Consumir un puñado de almendras diariamente, acompañado con una dieta baja en grasas saturadas y colesterol, reduce el riesgo de contraer enfermedades coronarias (se recomienda consumir aproximadamente 20 unidades de almendras al día).

Para que las almendras se mantengan en buen estado hay que evitar que se humedezcan y se deben conservar dentro de un recipiente bien cerrado, en un lugar fresco y seco.


TARTA DE ALMENDRA 5.JPGIngredientes (molde 18 cm):

  • 125 G Almendra molida
  • 100 Ml Leche evaporada líquida (ideal)
  • 2 Huevos (separada la yema de la clara)
  • 20 + 50 G Azúcar
  • Azúcar glass para decorar

Elaboración:

Un día antes de comenzar a preparar la tarta; mezclar dentro de un cuenco la harina de almendra y la leche evaporada, tapar con papel film de uso alimentario y dejar reposar en la nevera hasta el día siguiente.

Precalentar el horno 190 C calor arriba y abajo. Colocar la rejilla del horno dentro del mismo, ubicándola en la parte central para que cuando llegue el momento de hornear la tarta, ésta quede a media altura.

Disponer sobre la mesa de trabajo un molde desmontable de 18 cm de diámetro y engrasarlo con mantequilla o spray antiadherente. Después, colocar en la base del molde un trozo de papel de hornear cortado a medida.

Poner dentro de un bol las yemas de huevo con 20 gr de azúcar y batir durante cinco o diez minutos con las varillas (preferiblemente eléctricas), hasta que blanqueen y aumenten considerablemente su volumen.

Sacar la pasta de almendra de la  nevera e incorporar las yemas batidas. Mezclar suavemente con una espátula o lengua repostera realizando movimientos envolventes para no bajar la mezcla.

En un cuenco amplio colocar las claras de huevo con 50 gr de azúcar y montar con las varillas (preferiblemente eléctricas) hasta que estén firmes pero no secas.

Después, añadirlas a la preparación anterior, removiendo cuidadosamente hasta homogeneizar el conjunto.

Verter toda la masa dentro del molde.

Cuando el horno haya alcanzado la temperatura adecuada, meter la tarta dentro del horno, sobre la rejilla que se colocó inicialmente.

Hornear la tarta aproximadamente 40 minutos (el tiempo de horneado dependerá del tipo de horno y su potencia, se recomienda colocar en el interior del horno un termómetro especial  para controlar con exactitud la temperatura, este artículo se puede adquirir en tiendas especializadas de cocina y repostería o por internet).TARTA DE ALMENDRA 3.JPGPasados los treinta primeros minutos (nunca antes) abrir la puerta para comprobar la cocción del pastel, con un testador o palillo. Este paso hay que realizarlo con mucha rapidez para evitar que el horno pierda temperatura y el pastel se estropee.

Cuando se compruebe que el palillo sale limpio y la tarta esté bien cocida, sacarla del horno.

Dejar la tarta dentro del molde 5-10 minutos.

Después, desmoldarla, trasladarla a una rejilla (sin despegar el papel de la base) y dejarla enfriar por completo.

Espolvorear toda la superficie con azúcar glas en el momento de servir (para evitar que la jugosidad de la tarta absorba el azúcar con el paso del tiempo. También se puede espolvorear con azúcar glass antihumedad, de venta en tiendas especializadas. En este caso, la tarta se puede espolvorear con azúcar en cualquier momento, ya que este tipo de azúcar está tratado y no se deshará al estar en contacto con la humedad).

Para disfrutar plenamente de la tarta se recomienda consumirla transcurridas 12 o 16 horas desde su elaboración, ya que su textura y sabor mejoran con el paso del tiempo.

HELADO DE MOJITO

helado de mojito 1.JPGEste helado es un postre ideal para los días más calurosos del verano. El protagonista de ésta receta es el mojito, se trata de un cóctel muy popular originario de Cuba, compuesto de ron, azúcar, limón, menta o hierbabuena y agua mineral. Si ésta bebida de por sí es muy refrescante ¡No se la pierdan en formato helado!

Cuenta la historia que a finales del siglo XVI, un afeminado corsario preparó la primera versión conocida de una bebida que llevaba aguardiente (ron crudo, sin envejecer) de baja calidad, con azúcar, limón, menta y otras hierbas. El aguardiente aportaba calor, el agua diluía el alcohol, el limón combatía el escorbuto (deficiencia de vitamina C, enfermedad típica de los marineros de entonces que pasaban meses en la mar sin tomar fruta fresca), la menta y las hierbas refrescaban, y el azúcar permitía digerir la mezcla.

En la década de 1860, la producción de ron ya era mucho más refinada y se añejaba, lo que proporcionaba un ron de mejor calidad.

Éste sustituyó al Aguardiente, y lo que ya en Cuba se conocía como Draquecito se rebautizó como “Mojito”.

Esta bebida alcohólica (o no alcohólica si se prepara con ron sin alcohol) tiene cientos de acepciones y cada uno, profesionales y amateurs, lo prepara en función a sus gustos. Sin embargo, hay un ingrediente que es imprescindible  incluir en la receta de cualquier mojitero, la hierbabuena.

La hierbabuena procede de la hibridación de dos tipos de menta. La mezcla de la menta negra, que tiene un tono violáceo, y la menta blanca, de un color verde más uniforme. La variedad resultante no suele sobrepasar los treinta centímetros de altura y sus hojas, de intenso aroma, tienen forma alargada con bordes aserrados.

Para su cultivo hay que tener en cuenta que la hierbabuena crece en suelos frescos y húmedos.

Esta planta aromática se utiliza en muchos tratamientos terapéuticos debido a sus múltiples beneficios y las innumerables propiedades que aporta a la salud, a continuación se citan algunas de ellas;

La hierbabuena es ideal para combatir los problemas estomacales. Alivia los dolores, relaja los músculos, reduce las ganas de vomitar y erradica las demás molestias que se producen en el estómago como los gases, inflamaciones o el estreñimiento.

Sus hojas están compuestas por flavonoides que contienen propiedades depurativas y que previenen el cáncer, además de carotenos que actúan como oxidantes.

Su consumo habitual favorece el crecimiento regular del vello, estas hierbas podrían reducir el nivel de andrógenos en mujeres que padecen crecimiento anormal del vello.

Además es capaz de prevenir y curar la apariencia de los hongos gracias a sus beneficios antifúngicos.

También es importante en los tratamientos de las vías respiratorias, ya que contiene algunos componentes que son poderosos expectorantes.


helado de mojito 10.JPGIngredientes (10-12 bolas de helado):

  • 250 Ml de nata líquida (puede ser ligera)
  • 200 Ml Ron (puede ser sin alcohol)
  • 150 G Leche condensada (puede ser ligera)
  • 50 G Azúcar moreno natural no refinado (panela)
  • 2 Limas
  • Un generoso puñado de hojas de hierbabuena fresca
  • Colorante natural color verde (opcional)

Elaboración:

Si vais a realizar el proceso de congelación en la heladera doméstica (se puede adquirir en cualquier punto de venta dedicado a la electrodoméstica o por internet), meter el recipiente en el congelador 24h antes de realizar la receta.

Refrigerar todos los ingredientes cuatro horas antes de comenzar a preparar la receta. Es importante asegurarse que todos los ingredientes están fríos antes de empezar.

Poner las hojas de hierbabuena con una cucharada de agua en el vaso de la batidora o procesador de alimentos y triturar hasta obtener una pasta.

Poner la nata dentro de un bol y batir a máxima velocidad (preferiblemente con unas varillas eléctricas), cuando la nata comience a coger consistencia, añadir el azúcar moreno y continuar batiendo, hasta que la nata esté firme pero no seca.

Incorporar la leche condensada y proseguir batiendo, hasta integrar por completo.

A continuación, agregar la pasta de hierbabuena, el ron y el zumo de lima (si se usa el colorante alimentario incluirlo en éste paso) y prolongar el batido unos segundos más.

Sacar la heladera del congelador, montar la pala batidora y ponerla en funcionamiento. Poco a poco verter la crema en su interior y dejarla trabajar entre 20-30 minutos (el tiempo que se indica en esta receta es estimado. Para ser más preciso en los tiempos de mantecado, se recomienda seguir las indicaciones del fabricante de la heladera).helado de mojito 12.JPGCuando la crema esté mantecosa y semi-congelada, traspasarla a un recipiente hermético de plástico.

Tapar el helado a piel con papel film transparente de uso alimentario y colocar la tapadera. Conservar el helado dentro del congelador un mínimo de cuatro o seis horas antes de su consumo.

Si se realiza el procedimiento del congelado sin heladera eléctrica; congelar la mezcla y remover cada 1-2 horas mientras se produce el proceso de congelación o congelar directamente el helado y antes de servirlo pasarlo por un procesador de alimentos.

Transcurrido el tiempo mínimo de congelación, servir.

¡Espero que lo disfruteis! Esta delicioso.

QUINOA CON GAMBAS

gambas con quinoa 12.JPGLa quinoa cada vez más de moda, es un alimento muy nutritivo con un exquisito sabor, que combina perfectamente con otros alimentos en multitud de preparaciones culinarias. En la receta de hoy se presenta con gambas condimentadas con perejil y ajo.

La quinoa es una planta andina, originada en los alrededores del lago Titicaca (Perú y Bolivia) y domesticada por los pueblos de América entre los años 3.000 y 5.000 antes de Cristo. Fue cultivada y consumida por las civilizaciones prehispánicas, pero a la llegada de los españoles se reemplazó, en parte, por los cereales, aunque todavía supone un alimento importante para los pueblos quechua y aymara de las zonas rurales de la región andina de América del Sur.

Este beneficioso y sano alimento se produce en Bolivia, Perú, Colombia, Ecuador, Argentina y Chile y en menor medida en la zona norteamericana de Colorado, el Himalaya y Finlandia. Es muy rico, puede prepararse de diversas maneras y sus propiedades son incontables.

Su componente principal son los hidratos de carbono, representados fundamentalmente por almidón.

La quinoa es apreciada por su alto contenido en proteínas completas, que contienen hasta nueve aminoácidos esenciales para el ser humano.

La quinoa es una excelente fuente de fibra dietética tanto soluble como insoluble.

También es alta en gran variedad de vitaminas y minerales, especialmente manganeso, magnesio, hierro, cobre y fósforo.

Está libre de gluten y es fácil de digerir con un bajo índice glucémico, lo que significa que mantiene los niveles de azúcar en la sangre.

La quinoa es apropiada para todo el mundo pero especialmente para los celíacos (personas intolerantes al gluten), las personas vegetarianas por la gran cantidad de proteínas completas, deportistas y mujeres embarazadas, con más necesidad de proteínas, minerales y vitaminas.

Si se desea obtener más información sobre este pseudocereal tan interesante se recomienda visitar la página de este blog, en la que se detalla la receta de “Hamburguesas vegetales de quinoa y brócoli” (otra manera saludable de incluir quinoa en la dieta). En la introducción de la citada página se profundiza con más detalle sobre las propiedades de las semillas de quinoa.


gambas con quinoa.JPGIngredientes (2 personas):

Quinoa:

  • 1/4 Cda Aceite de oliva virgen extra
  • 1/4 Cebolla finamente picada
  • 1/2 Diente de ajo picado
  • 1/4 Cdta Chile en polvo
  • 95 G Quinoa sin cocer
  • Sal y pimienta
  • 250 Ml Caldo de verduras
  • 1 Cda Perejil fresco picado

Gambas al ajillo:

  • 1/4 Cda Aceite de oliva virgen extra
  • 125 G Gambas o gambones crudos
  • 1/2 Diente de ajo finamente picado
  • Perejil fresco picado
  • Sal
  • Zumo de medio limón

Elaboración;

  • Quinoa:
En un colador de malla fina, enjuagar la quinoa con agua fría.
Calentar el aceite de oliva en una olla grande a fuego medio. Añadir la cebolla y el ajo, cocinar, removiendo ocasionalmente, durante 3 minutos o hasta que la cebolla se ablande.
Añadir la quinoa y el chile en polvo. Sazonar con sal y pimienta y saltear durante 1 minuto.
Agregar el caldo y llevar a ebullición sin cubrir. Cuando empiece a hervir, bajar el fuego al mínimo, tapar y cocer a fuego lento durante 20 minutos o hasta que el agua quede absorbida y la quinoa esté tierna.
Retirar del fuego y reservar .QUINOA CON GAMBAS AL AJILLO.JPG
  • Gambas al ajillo:

Poner al fuego una sartén grande con el aceite de oliva a temperatura media-alta .

Cuando la sartén esté caliente agregar las gambas y saltear, hasta que éstas cambien de color.

Incorporar el ajo y el perejil y mezclar con una cuchara de madera.

Disponer la quinoa sobre platos de servicio y encima colocar las gambas o los gambones.
Rociar con el jugo de limón y servir caliente.

TARTA MOUSSE DE QUESO DE CABRA Y DULCE DE MEMBRILLO

tarta de queso de cabra y membrillo 1.JPG¡Que ganas tenía de probar esta tarta! En casa nos encanta el sabor acentuado y ácido del queso de cabra. La tarta está especialmente buena y la capa superior de membrillo combina a la perfección con este tipo de queso. Para formar la base se han utilizado las típicas galletas integrales “digestive” (por si os animáis a preparar las galletas de forma artesanal dejo el enlace de la receta, ya que hace unos días fué publicada en este blog) y su textura y aroma también encajan de forma excelente con el resto de ingredientes.

Si te gustan los sabores fuertes y pronunciados te animo a preparar la receta de hoy, detallada unos párrafos más abajo. Además, se trata de una receta muy sencilla, rápida y limpia, por lo que si se realiza de forma organizada las preparaciones estarán listas en menos de 30 minutos (sin contar los tiempos de reposo y refrigeración).

Por su alto valor nutricional y su distinguido sabor, se ha decidido elaborar la mousse de ésta tarta con queso de cabra. ¡No te lo pierdas! Sus propiedades se detallan a continuación:

El queso de cabra es un excelente y sabroso alimento que nos acompaña desde la antigüedad y que ofrece importantes beneficios para nuestra salud por su bajo contenido en grasas y su gran aporte de calcio, proteínas y vitaminas.

Si el queso de vaca es una opción ideal en nuestra dieta por su alto contenido nutricional, el queso de cabra, por sus especiales propiedades, es aún mejor opción. De hecho, su consumo se está popularizando cada vez más en países donde predominaban tradicionalmente los quesos elaborados con leche de vaca y esto es debido, además de por su excepcional sabor, a sus importantes ventajas.

El queso de cabra contiene triptófano y tiene tres veces más niacina, cuatro veces más cobre y también un 27 por ciento más de selenio antioxidante que la leche de vaca.

La leche de cabra puede contener un 25 por ciento más vitamina B-6 que la de vaca y el porcentaje de vitamina A también es 47% más alto en la leche de cabra.

La leche de cabra es más fácil de digerir ya que contiene menos lactosa, caseína y partículas grasas que la leche de vaca, por eso se digiere mejor y es más adecuada para personas con intolerancias y problemas gástricos. Esto también la hace ideal para para los niños y de hecho, tras la leche materna, la de cabra es la mejor alternativa por ser la más similar en su estructura y la más equilibrada.

El queso de cabra posee un alto contenido de nutrientes, es una buena fuente de vitamina A, vitamina D, vitamina K, riboflavina, potasio, fósforo, hierro, niacina y tiamina. Contiene bajos niveles de sodio y proporciona mayor aporte de calcio y proteínas que los quesos de vaca. Este elevado aporte nutricional hace del queso de cabra un alimento ideal para prevenir la osteoporosis, la anemia, la presión arterial y los problemas respiratorios, pues genera menos mucosas. Para los niños constituye un sano complemento a su alimentación y les ayuda a crecer fuertes y desarrollar su cerebro.

Es más bajo en calorías, colesterol y grasa: puesto que la leche de cabra tiene menos partículas grasas que la leche de vaca, el queso de cabra es también más ligero. Así pues, aporta menos calorías y grasas saturadas (aproximadamente un tercio menos), con lo que es una opción ideal para dietas bajas en grasa y colesterol, así como para prevenir diabetes y enfermedades cardiovasculares.

Contiene probióticos y menos hormonas. Podemos encontrar en los quesos de cabra altos niveles de probióticos, que mejoran la flora intestinal y el sistema inmunológico, además de aumentar la capacidad de absorber el calcio y sintetizar la vitamina B. Por otra parte, se suelen encontrar menores niveles de aditivos y hormonas que en los quesos elaborados con leche de vaca.


Tarta de queso de cabra y membrillo.JPGIngredientes (Molde 16 cm de diámetro):

Base de galleta:

Mousse de queso de cabra:

  • 250 Ml Nata (puede ser ligera)
  • 200 G Queso de cabra fresco (rulo)
  • 50 G Azúcar Glass
  • 100 Ml Leche (puede ser desnatada)
  • 5 Hojas de gelatina

Cobertura de membrillo:

  • 150 G Dulce de membrillo (puede ser de bajo contenido en azúcares o sin azúcar)
  • 100 Ml Agua
  • 2 Hojas de gelatina

Elaboración:

  • Base de galleta:

Si se decide realizar la receta de las galletas integrales “digestive” proceder como se indica en la receta que hay en este blog. Para acceder a la receta de forma rápida, pinchar sobre la palabra “Galletas integrales digestive” que se encuentra en el listado de ingredientes.

Disponer sobre la mesa de trabajo un molde desmontable de paredes altas (15 cm de diámetro). Forrar la base del molde con papel de hornear cortado a la misma medida o colocar una base para tarta de las mismas dimensiones.

Revestir el interior del aro del molde con una tira de lámina de acetato (no es imprescindible, pero se recomienda su uso si se desea un acabado profesional).

Triturar las galletas en un robot de cocina o similar y mezclarlas con el membrillo (el membrillo debe estar ablandado. Si fuese necesario, calentarlo unos segundos dentro del microondas con una o dos cucharadas de agua).

Esparcir la mezcla de galleta y membrillo dentro del molde y acomodarla con ayuda de una cuchara para igualar la superficie. Reservar.

  • Mousse de queso de cabra;

Hidratar la gelatina en agua fría, con cubrirla será suficiente.

Colocar la nata dentro de un bol y batirla con unas varillas a velocidad alta (preferiblemente con un batidor de varillas eléctrico). Cuando la nata comience a coger cuerpo, añadir el azúcar glas y batir la nata hasta montarla por completo.

Añadir el queso de cabra y continuar batiendo durante minutos minutos más, hasta integrar el queso y conseguir una mezcla lisa y homogénea.tarta de queso y menbrillo.JPGEn una taza grande, calentar la leche. No calentar demasiado, necesitamos que la temperatura de la leche no supere los 60 C (si se añade líquido muy caliente a la gelatina, ésta perderá fuerza y no cuajara correctamente).

Escurrir lo máximo posible la gelatina hidratada y añadirla a la taza de leche caliente. Mezclar con unas varillas manuales hasta disolver por completo.

Para templar un poco la gelatina y evitar el contraste de temperaturas, antes de mezclarla con toda la preparación, añadir solo una pequeña cantidad de crema de queso de cabra. Integrar y después mezclar con el resto.

Batir con la batidora de varillas a velocidad baja, hasta conseguir una crema espesa y esponjosa.

Verter la preparación dentro del molde (si el molde que se utiliza es de paredes bajas, no llenarlo por completo, hay que tener en cuenta el espacio que posteriormente ocupará la capa de dulce de membrillo; 0,5- 1 cm), alisar la superficie y dejar en el refrigerador por un mínimo de cuatro horas.

  • Cobertura de dulce de membrillo;

Hidratar las hojas de gelatina en un poco de agua fría.

Poner el dulce de membrillo en un cazo con los 100 ml agua y cocinarlo a temperatura media-alta. Cuando la fruta se haya ablandado y presente una textura similar a un puré, apartarla del fuego y dejarlo templar.

Incorporar la hoja de gelatina y disolver.

Dejar enfriar el dulce de membrillo (la temperatura adecuada para emplearlo en esta receta es de 25-30 C ya que las preparaciones tipo mousse son muy delicadas y no conviene verter líquido demasiado caliente sobre ellas).

Sacar la tarta del refrigerador y cubrirla con el puré de fruta.

Esperar unos minutos  y cuando la cobertura haya enfriado, conservar la tarta en el refrigerador un mínimo de cuatro horas.

Transcurrido el tiempo, se puede desmoldar la tarta y servir.

¡Espero que la disfruteis!

COLES DE BRUSELAS CON BACON

coles de bruselas 0.JPGHoy el menú comienza con una ración de verdura muy sabrosa; Coles de bruselas con bacon. En ocasiones parece aburrido comer verduras, pero si se mezclan con otros alimentos más apetitosos, además de aportar un extra de nutrientes se obtiene un plato más atractivo.

La col de Bruselas, también conocida como repollito, es una variedad que se puede calificar como moderna. Descripciones fiables de la misma sólo aparecen a comienzos del siglo XIX. Aunque algunos autores ubican su origen en Italia, parece ser que el cultivo de estos repollitos comenzó hace más de un siglo en el norte de Francia y en Bélgica, cerca de Bruselas, lo que explicaría su nombre vulgar. En la actualidad se cultivan en distintos países europeos, de forma particular en Holanda, Francia e Inglaterra. Fuera de Europa su cultivo se limita a extensiones pequeñas.

Existen numerosas variedades de coles de Bruselas que atienden a su tamaño, sabor, color y época de recolección.

Aunque las coles de Bruselas están disponibles el año entero, la oferta es mayor en los meses de otoño e invierno, desde octubre hasta diciembre.

Las coles de Bruselas son las yemas a modo de pequeños repollos que se forman a lo largo del tronco de la planta del mismo nombre. Los repollitos están constituidos por un tallo corto y engrosado, que sostiene numerosas hojas pecioladas dispuestas una sobre otra, donde las hojas exteriores cubren y protegen la yema terminal y las hojas más jóvenes. La forma del repollito es ovalada y las hojas lisas.

Miden entre 2 y 5 centímetros de diámetro. Su color es verde, aunque también puede ser rojo o morado y poseen un sabor intenso; con un marcado gusto acre o amargo característico y un ligero toque dulzón.

A la hora de adquirirlos se han de seleccionar los repollitos de color verde intenso y brillante, compactos, redondos y con las cabezas lisas, bien apretadas y pesadas para su tamaño. La zona del tallo debe estar limpia y ha de ser de color blanco.

Por lo general, las coles de Bruselas se venden empaquetadas y desprovistas del tallo. Su alto precio se compensa por el ahorro de tiempo de preparación y los escasos desperdicios que originan.

En casa, los repollitos se conservan en el frigorífico una semana, mejor sin lavar y dentro de una bolsa de plástico perforada. También se pueden congelar las piezas enteras, escaldadas con anterioridad durante tres o cinco minutos y se conservan así durante meses.COLES DE BRUSELAS 1.JPGEstas verduras son las que más calorías aportan de su género, a expensas de su mayor contenido en hidratos de carbono y proteínas (de bajo valor biológico). Comparten con el resto de verduras su elevada proporción de agua.

Constituyen la mayor fuente de vitamina C respecto de las verduras de su misma familia. Son una fuente interesante de folatos, y, en menor proporción, de beta-caroteno y vitaminas del grupo B (B1, B2, B3 y B6). Entre los minerales destaca la presencia de potasio, fósforo y yodo, así como cantidades discretas de zinc, calcio (de pobre absorción), magnesio y sodio.

El contenido de fibra insoluble es elevado, lo que favorece la sensación de saciedad y el tránsito intestinal, con lo que mejora el estreñimiento. Las coles son ricas en ácido cítrico, que potencia la acción beneficiosa de la vitamina C.

Los folatos intervienen en la producción de glóbulos rojos y blancos, en la síntesis de material genético y en la formación de anticuerpos del sistema inmunológico. La vitamina C es reconocida por su acción antioxidante, colabora en la formación de colágeno, huesos, dientes y glóbulos rojos, además de favorecer la resistencia a las infecciones y la absorción de ciertos nutrientes de los alimentos (hierro, ácido fólico y ciertos aminoácidos).

El potasio participa en la transmisión y generación del impulso nervioso, en el funcionamiento de la actividad muscular normal, así como en el equilibrio de agua dentro y fuera de la célula.

El magnesio se relaciona con el funcionamiento de intestino, nervios y músculos. Forma parte de huesos y dientes, mejora la inmunidad y posee un suave efecto laxante.

El yodo es un mineral indispensable para el buen funcionamiento de la glándula tiroides. Ésta produce las hormonas tiroideas, que intervienen en numerosas funciones metabólicas como el mantenimiento de la temperatura y del metabolismo corporal. Asimismo, el yodo es esencial en el crecimiento del feto y en el desarrollo de su cerebro.

Al igual que otras verduras del mismo género, su consumo habitual está justificado por su contenido en fitoquímicos (glucosinolatos, isotiocianatos e indoles). Éstos contribuyen a la prevención de algunas enfermedades degenerativas y a estimular el sistema inmunológico. Muchos de estos compuestos azufrados (dimetilsulfuro, trimetilsulfuro… ) son responsables del fuerte aroma que desprende esta verdura durante su cocción. El sabor amargo de las coles de Bruselas se debe a su contenido en goitrina.

El sabor pronunciado de estas verduras hace que mucha gente no acostumbre a incluirlas en su dieta habitual, a pesar de sus probados beneficios para la salud.

Las coles de Bruselas contribuyen a la prevención de enfermedades degenerativas, cardiovasculares y de cáncer. Ayudan al buen funcionamiento del sistema inmunológico porque se han aislado en su composición antioxidantes como la vitamina C, el beta-caroteno y los derivados sulfurados.

Según estudios recientes, a las coles de Bruselas en particular se las relaciona con la prevención de diversos tipos de cáncer (pulmón, próstata, mama, estómago, hígado y colon) por la acción del alil isotiocianato, derivado del sinigrin (glucosinolato), un fitoquímico que actúa inhibiendo el desarrollo de las células precancerosas.

A diferencia de otras verduras, los repollitos siempre se consumen cocinados para que resulten digeribles, dado su elevado contenido en celulosa.

Los hervidos de coles de Bruselas son sencillos de preparar, sabrosos y muy nutritivos. También se pueden cocinar al vapor y concentrar así más nutrientes.

La clave para cocinar esta verdura consiste en no cocerlas demasiado, algo que se puede aplicar también al resto de verduras. Como regla, cuando la col de Bruselas ha perdido su color verde brillante significa que se ha cocido demasiado y que ha mermado su valor nutritivo. Según el tamaño, el tiempo de cocción no debe exceder de siete a diez minutos, tanto si se cocinan al vapor, hervidas o sofritas. Si los repollitos tienen similar tamaño se cocinan al mismo tiempo. Por esta razón se recomienda partir en dos los ejemplares grandes.

Las hojas se cuecen más rápido que el centro. Si se hace un corte en forma de cruz en la parte inferior del vástago (tallo) de cada col de Bruselas para cocinarlas enteras, se cocinarán a la vez por dentro y fuera.


COLES DE BRUSELAS 2.JPG

Ingredientes (2 personas)

  • 200 G Coles de bruselas
  • 200 Ml Agua
  • 2 Lonchas de bacon
  • 1 Dientes de ajo
  • 1/2 Cebolla
  • 50 Ml Vino blanco o caldo de verduras
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal y pimienta molida

Elaboración:

Cocer las coles dentro una cazuela con agua hirviendo y sal durante 10 minutos o hasta que estén tiernas.

Cuando estén tiernas, retirar la cazuela del fuego, escurrir sobre un colador y desechar el líquido de la cocción.

Pelar, lavar y cortar en brunoise (cuadraditos pequeños) la cebolla y el ajo.

Retirarle la parte blanca (exceso de grasa) al bacon y cortarlo en porciones menudas.

Poner a fuego medio-bajo una sartén honda y antiadherente con unas gotas de aceite de oliva.

Cuando el aceite esté caliente, sofreír en la sartén el ajo y la cebolla.

Una vez la cebolla se vuelva transparente, añadir el bacon y cocinar uno o dos minutos (depende del grosor del bacon).

Pasado el tiempo, mezclar las coles con el sofrito de la sartén y añadir el vino blanco o el caldo de verduras.

Dejar que hierva el conjunto durante 5 minutos, salpimentar al gusto y servir en platos calientes.

GALLETAS INTEGRALES “DIGESTIVE”

galletas digestive 8.JPGHoy desayunamos galletas integrales, idénticas a las clásicas “Digestive” pero más sanas. ¡Están buenísimas!

Si te animas a preparar la receta en casa y las pruebas, podrás comprobar que aunque son muy similares saben aún mejor que las galletas digestive industriales. Además, lucen muy resultonas y presentan una apariencia rústica muy apetecible. 

Las galletas digestive se conocen al menos desde 1876, cuando aparecieron en anuncios publicitarios de Huntley & Palmers, apareciendo una receta en el New Universal Cookery Book de Cassell (1894). Una galleta digestiva es una galleta semi dulce, cuyo nombre procede de la creencia de que tenía propiedades antiácidas debido al uso de bicarbonato sódico en la receta original.

La típica galleta digestiva se elabora con ingredientes básicos, los cuales se encuentran fácilmente en la mayoría de hogares. A diferencia de las galletas industriales, las que se elaboran de forma artesanal contienen pocos ingredientes y consumidos con moderación todos ellos son sanos y necesarios. Los ingredientes para preparar las galletas en casa se componen de; harina integral gruesa de trigo (lo que le da su característica textura y sabor), azúcar moreno, aceite vegetal o mantequilla, gasificantes (normalmente bicarbonato sódico, ácido tartárico y ácido málico; lo que viene a ser levadura química) y sal. También pueden añadirse en algunas variedades suero de leche seco, harina de avena o espelta, leche desnatada y caramelo líquido.

Los alimentos elaborados con harinas integrales como lo son estas galletas, comparados con sus homólogos refinados, son más ricos en nutrientes, como vitaminas y minerales, en fibra y otros muchos compuestos fitoquímicos y bioactivos con reconocidos beneficios para la salud. Una revisión bibliográfica publicada en la revista científica Public Health Nutrition y llevada a cabo por autores españoles lo refrenda: el consumo regular de cereales integrales (pan, pasta, arroz, y demás derivados de la harina integral) contribuye a la reducción de los factores de riesgo relacionados con enfermedades crónicas, en especial de enfermedad cardiovascular, diabetes tipo 2 y ciertos tipos de cáncer, así como varias enfermedades gastrointestinales. El artículo incide en los beneficios de los alimentos integrales, además de en su escaso consumo en España.galletas digestive 2.2.JPGLos cereales integrales, al no estar refinados, contienen todas las partes del grano:

  • La envoltura exterior, rica en fibra.
  • El germen, con vitaminas del grupo B y minerales como el hierro, el zinc o el selenio.
  • El endosperma, constituido sobre todo por hidratos de carbono complejos.

El grano entero también contiene ácidos grasos esenciales y compuestos fitoquímicos de tipo fenólico, fitoestrógenos y lignanos, entre otros. Tales son los efectos del refinado, que un estudio publicado en la revista oficial de la Academia de Nutrición y Dietética estadounidense reveló que, mientras el pan blanco contiene ocho sustancias fitoquímicas, en el pan integral se pueden contar hasta 800. Este entramado de nutrientes, fibra y fitoquímicos es el responsable de las ventajas de los alimentos integrales sobre la salud.

Al contrario de lo pensado en ocasiones, la fibra no es la única responsable de tantos beneficios. Los estudios prospectivos realizados en amplias muestras de la población indican que la reducción de los eventos cardiovasculares es mayor de lo esperado, como consecuencia de las acciones metabólicas de la fibra.

El Instituto Nacional de Cáncer estadounidense define la fibra, de forma sencilla y comprensible, como la parte de la fruta, vegetales, legumbres y granos enteros de cereales que no puede digerir el sistema digestivo humano. Aunque es habitual clasificarla como soluble e insoluble, entidades norteamericanas de prestigio, como el Instituto de Medicina y la Academia de Nutrición y Dietética, así como la Organización Mundial de la Salud (OMS), consideran que esta división no es útil ni desde un punto de vista analítico ni fisiológico. Proponen, para valorar los efectos fisiológicos, utilizar los conceptos de fermentabilidad y viscosidad de la fibra.

Las ventajas de la fibra para el organismo responden al hecho de que sea un compuesto no digerible. A través de diversos mecanismos, ha demostrado influir en los niveles de colesterol, glucosa e insulina en sangre, incrementar el volumen de las heces y promover la evacuación normal, entre otros. En general, se puede afirmar que, al animar a los ciudadanos a comer alimentos de origen vegetal ricos en fibra, se puede tener un impacto significativo en la prevención y el tratamiento de dolencias tales como; la obesidad, la enfermedad cardiovascular, la diabetes tipo 2, el estreñimiento e incluso algún tipo de cáncer.

La fibra dietética ha dejado de ser una actriz secundaria para convertirse en una de las estrellas de la nutrición. El cambio de rol es notable. Aquellas tímidas recomendaciones acerca de sus beneficios, que hasta hace un tiempo solo se centraban en su papel para prevenir el estreñimiento e iban acompañadas de bastantes “peros”, son ahora afirmaciones sólidas y rigurosas que destacan sus beneficios. Es por ello que ninguna entidad de referencia duda en proclamar que una dieta rica en fibra es fundamental para prevenir numerosas enfermedades crónicas.


galletas digestive 6.JPGIngredientes (14-16 galletas):

  • 110 G Harina de trigo integral
  • 15 G Harina de maíz (maizena) o arroz
  • 60 G Mantequilla blanda (temperatura ambiente)
  • 35 G Azúcar de caña (azúcar moreno)
  • 1/2 Cdta Bicarbonato sódico
  • 1/4 Cdta Sal
  • 25 Ml Leche fría
  • 1 Cda Caramelo líquido

Elaboración:

En un cuenco amplio mezclar la harina integral, la harina de maíz o arroz, el bicarbonato y la sal.

En otro recipiente batir con la varilla (preferiblemente eléctrica) la mantequilla junto al azúcar.

Cuando se consiga una crema suave y homogénea, integrar el caramelo líquido.

Una vez integrado, incorporar la leche y batir a baja velocidad.

Después, agregar la mezcla de harina y continuar batiendo hasta conseguir una pasta sólida pero blanda y untuosa.

Envolver la masa de galletas en papel film destinado al uso alimentario, aplastar la masa para dejarla plana e introducirla dentro del refrigerador un mínimo de dos horas (puede estar hasta 12-24 horas).

Pasado el tiempo, precalentar el horno a 200 C calor arriba y abajo (si el horno dispone de la función “aire” en éste caso, se hará uso de dicho programa).

Colocar encima de la rejilla del horno un tapete perforado especial para hornear galletas o un papel siliconado cortado a medida sobre la bandeja del horno. De tal forma que si se usa el tapete perforado, en el momento de cocer las galletas se colocará directamente sobre la rejilla de horno. En cambio, si se usa el papel de hornear, éste irá directamente sobre la bandeja de horno.

Sacar la masa de la nevera.

Espolvorear con harina de trigo integral la superficie de trabajo y colocar sobre ella la masa de galletas.

Estirar la masa con un rodillo hasta proporcionarle un grosor de 0,5 cm (si se dispone de guías para nivelar la masa, hacer uso de ellas. Se pueden adquirir en cualquier tienda especializada o por internet. También se pueden emplear un par de tablitas de carpintería, ambas con un grosor de 5 mm).

Con un cortapastas o en su defecto con el filo de un vaso, dar forma redonda a las galletas e ir colocándolas sobre el tapete o papel de hornear.

A modo de decoración, si se dispone de sello con imprenta para marcar mensajes, haced uso de él y estampar sobre la galleta la palabra “DIGESTIVE”(siempre que se vaya a estampar una galleta primero se espolvorear el sello con harina y después sacudirlo para retirar el exceso de polvo, así se consigue que el mensaje quede bien definido y que el sello no quede pegado a la galleta). Si no se dispone de imprenta, en cualquier caso realizar hoyitos sobre la superficie de la galleta con un punzón o la parte plana de un palo para brochetas.galleta digestive 4.JPGCuando el horno alcance la temperatura adecuada, meter las galletas dentro del horno colocando en ambos casos la rejilla o bandeja a media altura.

Hornear las galletas entre 9-12 minutos. Cuando comiencen a oscurecer (ligero tostado) sacarlas del horno y dejarlas sobre el tapete o papel de hornear 2 o 3 minutos.

Pasado el tiempo, despegar las galletas y colocarlas sobre una rejilla para que enfríen por completo.

Las galletas se conservan en perfectas condiciones durante días dentro de una caja de lata o recipiente hermético destinado al almacenaje de este tipo de dulce.

ENSALADA DE LEGUMBRES, ATÚN Y ACEITUNAS

ensalada de legumbre.JPGEn estas fechas tan calurosas a menudo, acostumbramos a dejar de lado las legumbres cuando estas no se acompañan de guisos o sopas calientes. Nos equivocamos, y es que pueden realizar también ricas y refrescantes ensaladas como la que se sugiere en esta receta. Una base de atún en conserva y olivas gana mucho más interés culinario y nutritivo con unas apetitosas judías blancas.

Animaos a preparar la receta ya que esta ensalada no dejara indiferente a ningún comensal, en casa quedamos encantados con el resultado.

Además, la preparación es muy sencilla y rápida. Se cuecen las judías blancas, se mezclan con el resto de ingredientes, se aliña con una vinagreta y se condimenta con hierbas aromáticas. ¡Más fácil imposible!

Las alubias son las semillas feculentas, maduras y secas extraídas de las vainas que crecen en las plantas leguminosas de este género.

En función del país de origen reciben diferentes nombres, como bean, frijol, habichuela y judía. En España también reciben distintos nombres según la región de la que proceden: fréjoles, fabes, mongetes, bajocas, pochas o caparrones.

La judía común es originaria de América latina, donde se le atribuyen dos centros de origen: México – América Central y Perú-Ecuador-Bolivia. Aunque en Europa, griegos y romanos conocían una especie afín a la judía común, se puede afirmar casi con toda certeza que fue introducida en este continente desde América en el siglo XVI.

Hoy día, la judía se encuentra ampliamente distribuida por diferentes partes de los trópicos, subtrópicos y regiones templadas, siendo la legumbre más importante en América latina y diferentes partes de África.

Las plantas de las alubias producen tanto vainas verdes (también llamadas judías verdes o habichuelas), que se consumen a modo de verdura tierna, como semillas maduras que se consumen generalmente a modo de legumbres.

Las alubias son alimentos ricos en fibra, folatos, potasio y hierro (de peor absorción que el procedente de alimentos de origen animal), aunque su componente principal son los hidratos de carbono. Así mismo aportan una cantidad importante de proteína vegetal, de peor calidad (por ser deficitarias en un aminoácido esencial, la metionina) que la de origen animal. Sin embargo, las alubias combinadas en un mismo plato con cereales como el arroz, dan lugar a una proteína tan completa como la de cualquier alimento de origen animal.

Por su elevado contenido en fibra soluble, contribuyen a prevenir el estreñimiento, disminuir la tasa de colesterol en sangre y mantener más estables los niveles de glucosa en sangre (beneficioso para quienes tienen diabetes).
El elevado aporte de potasio, unido a su escasez de sodio, permite que formen parte de la dieta habitual de personas con hipertensión. Además, su elevado aporte de folatos, es muy eficaz contra la anemia, por lo que su consumo está recomendado para aquellas personas que padezcan este malestar.ENSALADA3.JPGEl consumo de alubias enteras no es recomendable para personas con problemas intestinales, en ese caso, se podrán tomar pasadas por el pasapurés para eliminar la piel que recubre el grano que resulta indigesta (los hollejos). Para aquellas personas que les produzcan flatulencias, las tomarán también en puré o mezcladas sólo con verduras o patata o arroz para que resulten más suaves. También se pueden añadir condimentos carminativos (hinojo, ajedrea) que facilitan la digestión de estos alimentos.
Absorben muy bien el sabor de los ingredientes que las acompañan durante el cocinado, por lo que resultan muy apropiadas para la preparación de guisos y potajes. Antes de cocerlas es necesario hidratarlas previamente. Para ello, basta con sumergirlas en un recipiente con abundante agua fría y dejarlas en remojo durante aproximadamente 12 horas. El agua de remojo debe escurrirse y renovarse para la cocción, que debe comenzar con el agua fría (nunca hay que añadir las alubias en agua hirviendo). Se añade una cantidad de agua tal que alcance unos 6 centímetros por encima de las judías. No conviene añadir la sal hasta que la cocción haya finalizado, ya que de lo contrario pueden perder su cremosidad característica. El tiempo de cocción oscila entre 1 y 3 horas según la variedad. En olla a presión se ahorra mucho tiempo.
Al adquirirlas en el mercado, las alubias deben ser densas, de tamaño uniforme y estar libres de insectos y mohos. Independientemente de la variedad, es importante que presenten una piel lisa, tersa, brillante y sin arrugas.

Las alubias que se consumen han de ser del año, dentro de los doce meses inmediatos a su recolección. Si son más viejas pierden bastante calidad, ya que se dificulta su cocción y resultan más duras. Este factor también se ha de tener en cuenta en el momento de su compra; por esta razón, durante la elección hay que observar que todos los granos tengan un tamaño y color uniforme, que no estén partidos, pelados ni con agujeros.

En caso de que se adquieran judías enlatadas, es importante observar la fecha de consumo preferente y la ausencia de golpes o abolladuras.

Por lo general, las alubias secas son alimentos poco perecederos debido a que presentan baja proporción de agua. Una vez en el hogar, basta con guardarlas en un lugar fresco y seco, aunque esta conservación mejora si se las introduce en tarros de cristal herméticos dentro de la nevera. De este modo, se mantienen en óptimas condiciones durante un año, aunque se recomienda consumirlas antes de 8 ó 9 meses, ya que a medida que va transcurriendo el tiempo, las características organolépticas (aquellas que apreciamos mediante los sentidos,sabor, textura, etc.) van disminuyendo.

Sin embargo, pueden presentar un enemigo durante su conservación, el gorgojo. Es un parásito que come el interior de estas legumbres y las deja vacías. Para evitar el ataque de estos insectos, se recomienda introducir una cabeza de ajo en el recipiente donde se las guarde.

Una vez cocidas, se pueden conservar en la nevera dentro de un recipiente hermético varios días o se pueden congelar durante meses.


ENSALADA 2.JPGIngredientes (4 personas):

  • 300 gr de judías blancas
  • 1 Bote de atún conservado en aceite de oliva
  • 100 G de aceitunas (negras o verdes)
  • 1/2 Cebolla roja
  • Tomate cereza (opcional)
  • 1/2 limón
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Pimienta rosa
  • Orégano y hierbas aromáticas (al gusto)
  • Sal
  • Jugo 1/2 limón

Elaboración:

La noche anterior se preparan las legumbres (omitir el siguiente paso si para la elaboración de la ensalada se emplean judías cocidas y envasadas);

Para ello, dejar las judías blancas en remojo durante 10-12 horas. Una vez remojadas, desechar el agua de remojo y cocerlas en abundante agua fría mezclada con una cucharadita de bicarbonato, durante 1-2 horas en cazuela convencional o 20 minutos en olla a presión.

Pasado el tiempo, probar la cocción de las alubias y si están tiernas retirar la cazuela de la fuente de calor.

Escurrir las judías sobre un colador para desechar el caldo.

En un cuenco amplio, colocar las judías blancas previamente cocidas, sin líquido y frías.

Añadir las aceitunas y los lomos de atún escurridos y desmenuzados.

Incorporar los tomates y mezclar ligeramente con una espátula o cubiertos para ensalada.

En el momento de servir, aliñar la ensalada con el jugo de limón y aceite de oliva.

Condimentar con sal, pimienta molida, orégano y hierbas aromáticas .judias.JPG

ROSQUILLAS DE HOJALDRE “CRISTALEIRO”

cristaleirp.JPGHoy traigo una receta que os encantará. Se trata de unas riquísimas rosquillas de hojaldre (también denominadas rosquillas cristaleiro), bañadas en almíbar y posteriormente rebozadas en azúcar y canela. Son un dulce típico de Galicia que no falta en las ferias de dicha provincia.

Su elaboración es sencilla y el resultado es un dulce exquisito que os animo a probar.

La masa que se utiliza para la elaboración de las rosquillas es el hojaldre (puede ser casero o industrial, a elección del consumidor, pero indudablemente el delicado y delicioso sabor que proporciona el hojaldre elaborado de forma artesanal no se consigue con el fabricado de forma industrial), del que se ponen varias capas una encima de otra, se sellan con mantequilla para unirlas y se aplanan ligeramente con un rodillo. De esas capas se cortan discos a los que se les realiza el típico agujero que las caracteriza. Después, se hornean.

Mientras la masa se cuece dentro del horno, se prepara un almíbar flojo con azúcar, agua y miel. Cuando se sacan las rosquillas del horno, se bañan en el almíbar y se rebozan en una mezcla de azúcar y canela.rosquillas cristaleiro.JPGEl hojaldre con el que se preparan las rosquillas cristaleiro es la masa laminada clásica de la repostería mundial. Se elabora con harina, agua, una pizca de sal y mantequilla, unos ingredientes simples para una elaboración compleja, ya que el hojaldre es una de las masas más complicadas de hacer. Por ello, después de invertir tiempo y dedicación en la cocina, puede resultar muy frustrante que la masa se aplaste durante el horneado o no desarrolle el volumen de forma uniforme, estropeando sin remedio el resultado final.

Para que esto no ocurra, en los próximos párrafos dejo algunos consejos y trucos para obtener unos hojaldres perfectos y crujientes;

Es usual que las personas compren el hojaldre congelado o refrigerado para ahorrar tiempo en la cocina y simplificar su elaboración. Pero incluso así, en el momento de prepararlo, también se le debe tratar con mimo. El mejor resultado se consigue con un trozo grueso de masa, que hay que estirar hasta darle el grosor deseado.

Es preciso espolvorear con harina la superficie de trabajo (si es posible, una encimera de granito, lisa) y la propia masa para que el rodillo se deslice por ella de manera uniforme y sin pegarse. Una vez que se alcanza el grosor óptimo (lo idóneo es un centímetro), se corta la masa, dándole la forma deseada (según la receta que se vaya a preparar) y se colocan estas porciones sobre una bandeja de horno.

Aunque es raro que los hojaldres se peguen, se puede colocar un papel de horno entre la masa y la bandeja, para asegurar que no ocurre. Se debe precalentar el horno a 200 C y, algo muy importante, no se introducen los pastelitos hasta que se haya alcanzado la temperatura programada.

Para lograr un aspecto tostado y un bonito color brillante, se pinta la superficie de las porciones con huevo batido o leche. Y ahora sí que se mete la bandeja en el horno caliente y se deja que los hojaldres se cocinen durante 20 o 25 minutos, hasta que aumenten su volumen y la superficie quede dorada.

Cuando se saquen del horno, se colocan en otra bandeja (o sobre una rejilla) y se espera a que se enfríen, antes de rellenarlos, bañarlos o decorarlos.


ROSQUILLA6.JPGIngredientes (6 grandes o 12 pequeñas):

  • 2 Planchas Masa de hojaldre (15 x 15 x 0,5 Cm)
  • 1 Cda Mantequilla
  • 80 G Agua
  • 80 G Azúcar
  • 80 G Miel
  • Azúcar granulado y canela

Elaboración:

Comenzar preparando el hojaldre como se indica en la receta que hay en este blog. Para acceder de forma rápida a la receta, pinchar sobre la palabra “Masa de hojaldre” que encontrarás en el listado de ingredientes. Si no se dispone de tiempo (ya que elaborar la masa de hojaldre de forma casera lo requiere) también puede ser comprada.

Una vez elaborada la masa de hojaldre, conservarla dentro de la nevera hasta el momento de su utilización.

Precalentar el horno 200 C calor arriba y abajo (si el horno está equipado con aire, activar dicha función).

Para elaborar el almíbar; verter el agua, el azúcar y la miel dentro de un cazo y calentarlo a fuego medio-alto hasta que comience a hervir. Después bajar un poco los grados del fuego y cuando el azúcar se deshaga y la mezcla espese ligeramente, retirar el cazo de la fuente de calor  y dejar templar.

Por otro lado, derretir en el microondas una cucharada de mantequilla.

Sacar una lámina de masa de hojaldre de la nevera y extenderla sobre la mesa de trabajo espolvoreada con una pequeña cantidad de harina.

Pintar con una brocha de cocina toda la superficie del hojaldre con mantequilla. Sacar la otra lámina de hojaldre de la nevera y colocarla sobre la que se ha pincelado con la mantequilla. Después, para sellar correctamente las dos láminas de hojaldre pasar un rodillo sobre la masa, sin ejercer fuerza ni presión.

rosquillas2.JPGCon ayuda de cortadores para galletas o roscos (en su defecto con el filo de un vaso y el tapón de una botella) dar la típica forma redondeada que caracteriza a las rosquillas.

Cubrir con papel de hornear una bandeja de horno  y colocar sobre él las piezas de hojaldre.

Cuando el horno haya alcanzado la temperatura adecuada, meter las rosquillas dentro de él y hornear entre 20-25 minutos (depende del tipo de horno, si tiene función de aire, etc). Cuando las piezas se vean doradas y aparentemente secas, sacarlas del horno y colocarlas sobre una rejilla para que enfríen y no se forme humedad en la base.

Mezclar dentro de un bol azúcar con canela (al gusto).

Cuando las rosquillas estén completamente frías, bañarlas primero por el almíbar (si está demasiado frío, darle un golpe de calor) y dejarlas escurrir cinco minutos sobre una rejilla. Después, rebozarlas por la mezcla de azúcar y canela.

Cuando las rosquillas estén completamente frías conservarlas en cajas de lata (si en la sala hace demasiado calor es aconsejable refrigerarlas, para que almíbar y el azúcar no sufran alteraciones y continúen adheridos a las rosquillas).

BOQUERONES EN VINAGRE

boquerones 1.JPG¡Que pinchito tan bueno! Los boquerones en vinagre son un aperitivo excelente, cargado de nutrientes e ideal para abrir el apetito o calmar el gusanillo…

La mejor época para consumir y disfrutar de los boquerones es en verano, es cuando estos peces se encuentran en condiciones óptimas, siendo sus propiedades más enriquecedoras.

Para gozar de este suculento tentempié solo se necesita preparar la exquisita receta que se encuentra en esta página. A continuación, tras una breve descripción e información sobre el boquerón se detalla la receta, un plato fácil, sencillo y muy sabroso.

El boquerón es una especie que abunda en el Océano Pacífico, el Atlántico, y en los mares Mediterráneo y Negro, vive a más de 100 metros de profundidad. En los meses de primavera y verano, cuando el sol calienta la superficie de las aguas del mar, bancos de boquerones ascienden a las capas más superficiales para alimentarse y reproducirse. Es en este momento, cuando han adquirido más grasa y su carne es más aromática y sabrosa, es el momento en que los pescadores llevan cabo su captura, y comienza lo que se conoce con el nombre de “la costera del boquerón”. Durante el invierno los boquerones permanecen a más de cien metros de profundidad.

El boquerón posee un cuerpo pequeño, comprimido y relativamente alargado. La talla mínima para su comercialización es de 9 cm. pero los ejemplares más grandes miden aproximadamente 20 centímetros y pesan pocos gramos. Su vientre es de color plateado mientras que el dorso es verde fuerte o azul grisáceo. Es un animal carnívoro que se alimenta de plancton, larvas de moluscos y pequeños crustáceos.

El boquerón es un pescado azul, es decir, un pescado graso. La grasa presente en los pescados azules es rica en ácidos grasos Omega 3. También este pescado es una excelente fuente de proteínas de alto valor biológico.

En cuanto a las vitaminas, destaca la presencia de algunas del grupo B como la B2, B3, B6 y B9 y B12, todas ellas con relevantes funciones. La riqueza en grasa del boquerón hace que contenga cantidades interesantes de las vitaminas liposolubles A y D. En lo relativo a los minerales, el boquerón es buena fuente de magnesio y yodo, y su contenido medio de hierro es comparable al de la mayoría de pescados.

Cuando el boquerón se consume entero y con espinas, principalmente en conserva (de esta manera se denomina, anchoa), se aprovecha el calcio que contienen sus espinas, siendo la cantidad de calcio que aportan 100 gramos de estos pescados similar a la de un vaso de leche.55555555555555.JPGLos ácidos grasos Omega 3 que posee el boquerón contribuyen a disminuir los niveles de colesterol y triglicéridos plasmáticos, y además hacen más fluida la sangre lo que previene la formación de coágulos o trombos. Por este motivo, se recomienda el consumo habitual de boquerones a la población general, y particularmente en caso de trastornos cardiovasculares.

Los boquerones y en general los pescados en conserva, poseen cantidades elevadas de sodio, mineral que se usa como conservante, por lo que personas con hipertensión arterial o problemas de retención de líquidos han de evitar consumir de forma habitual estos alimentos. Además, el boquerón contiene purinas, que en el organismo se transforman en ácido úrico, por lo que no se aconseja consumirlo en caso de hiperuricemia o gota.

El boquerón es junto con la merluza el principal alimento relacionado en la alergia por Anisakis según los últimos estudios realizados por la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica. Este parásito se localiza en las vísceras del pescado, pasando al músculo del pez cuando muere. El Anisakis se ingiere al comer pescado crudo o poco cocinado, por lo que las semiconservas de anchoa y los boquerones consumidos crudos, los típicos boquerones en vinagre, son un foco potencial de esta infección. Para evitar este parásito se debe congelar el pescado durante mínimo 24h a una temperatura de -20C o inferior.

En el expositor de la pescadería, el boquerón fresco debe mantenerse sobre una superficie inclinada con hielo picado que debe ser renovada periódicamente. Este pescado se conserva a bajas temperaturas para evitar el crecimiento bacteriano responsable de su mal estado.

El boquerón está fresco si su carne tiene consistencia firme, sus ojos son brillantes y no están hundidos y mantiene el olor marino poco pronunciado.

Si se va a consumir en el día o al día siguiente, se colocará en la parte más fría del frigorífico, no más de 48 horas tras su compra, y en caso contrario en el congelador, que se conserva durante 5 ó 6 meses.

Conviene guardarlo aislado del resto de los alimentos para evitar así que les transmita su acentuado aroma. 


11111111111.JPGIngredientes:

  • 300 G Boquerones
  • 2 Cds Colmadas de sal
  • 250 Ml vinagre de vino
  • Perejil
  • Aceite de oliva virgen extra
  • 2 Dientes ajo 

Elaboración:

Limpiar los boquerones, quitarles la cabeza, las vísceras y la raspa (también se le puede pedir al pescadero que los avie). Después, lavarlos bajo el chorro del grifo (hay que lavarlos bien para que pierdan toda la sangre) y dejarlos escurrir sobre un colador. 

Retirar el exceso de agua con papel absorbente de uso alimentario y meterlos dentro de un recipiente hermético.

Después, congelar los boquerones entre 24 y 48 horas a una temperatura inferior a -20 C  (para evitar posibles contagios de anisakis).

Pasado el tiempo, sacarlo del congelador y dejar que el pescado se descongele dentro de la nevera.

Una vez descongelado, preparar una salmuera para hacer el encurtido;

En una fuente o recipiente bajo, colocar una cantidad de vinagre suficiente para cubrir el pescado y unas cucharadas de sal, procurando que ésta quede bien disuelta. A continuació, colocar los lomos de boquerón. También se puede alternar tandas de boquerones con capas de sal y vinagre. En cualquier caso, es imprescindible que todos los boquerones queden bien cubiertos por la salmuera.

Reservarlos en un lugar fresco al menos 8 horas (si la sala es fresca, no es necesario dejarlos dentro del frigorífico).

Pasado el tiempo, los boquerones han de estar tiesos y de color blanco.

Una vez se haya comprobado, lavarlos bajo el chorro del grifo para retirar el exceso de sal y vinagre y dejarlos escurrir sobre un paño de cocina o papel absorbente de uso alimentario.

Trasladar los boquerones a un plato de servicio.

Pelar y picar fino el ajo.

Lavar, secar y picar menudo el perejil.

Rociar los boquerones con el perejil y el ajo y verter sobre ellos un chorreón de aceite de oliva virgen extra.BOQUERON.JPGComo sugerencia se pueden servir los boquerones en vinagre con rebanadas de pan o patatas chips.