SALSA DE MOSTAZA CON MIEL

SALSA DE MIEL Y MOSTAZA.JPGLa salsa de mostaza con miel es rica en sabor y aroma, con una atractiva textura, es ideal para realzar el sabor de todo tipo de carnes y pescados a la parrilla, al horno o para su marinado.

Resulta perfecta con pollo, ensaladas de tomate y acompaña perfectamente a perritos y hamburguesas.

Además, a los quesos salados y azules les aporta un contraste de sabor muy interesante.


La mostaza es una semilla que se utiliza como especia para condimentar los alimentos. Ha sido empleada como ingrediente medicinal desde hace aproximadamente 3000 años, tiene muchas propiedades y grandes beneficios para la salud.

Actualmente se produce principalmente en Canadá, Francia y la India.

La semilla de mostaza es un laxante natural súper poderoso, es rica en calcio, proteínas, magnesio y potasio, entre otros.

Es recomendada para ayudar en el tratamiento de la hipertensión, ya que es capaz de ampliar la presión arterial, así como también de estimular la circulación sanguínea.

En la medicina homeópata, la mostaza se usa en tratamientos para resfriados, dolor de cabeza, estreñimiento y problemas respiratorios como el asma. También es empleada para tratar enfermedades reumáticas como la gota, artritis y artrosis, ya que ayuda a disminuir el dolor.

Las propiedades de la semilla de mostaza son múltiples;

Ayuda a aliviar los problemas de bronquitis, asma y congestión nasal.

Disminuye los dolores musculares y articulares como la ciática y la lumbalgia.

Es un gran estimulante del apetito y una gran aliada para la digestión, pues estimula la secreción de jugos gástricos.

Si se consumen las semillas en agua tibia, contribuye a aumentar la presión arterial así como a estimular la circulación.

Ayuda en las heridas por quemadura y tiene propiedades antisépticas.


SALSA DE MOSTAZA Y MIEL 2.JPGIngredientes:

  • 45 G Miel
  • 30 G Mostaza granulada
  • 15 G Mostaza de dijon
  • 10 G Zumo de limón
  • Sal

Elaboración:

En un cuenco amplio batir todos los ingredientes con un batidor hasta conseguir una mezcla suave y homogénea.

Una vez preparada, mantener la salsa en el refrigerador hasta el momento de servir y consumir en un periodo inferior  a tres días.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s