BIZCOCHO DE YOGUR

bizcocho22.JPG¡Bizcocho, riquísimo bizcocho! Una pieza clave en cuanto a repostería se refiere. Es un clásico y un básico de diversos sabores, formas y colores.

La palabra bizcocho, proviene del latín bis coctus  cuyo significado es “cocido dos veces”.

La doble cocción, consiste en secar al bizcocho dentro del horno después de cocido para prolongar su conservación. Motivo por el cual a lo largo de la historia fue empleado como alimento habitual de soldados y navegantes.

Se trata de una preparación de gran antigüedad. Hay antecedentes en las representaciones de la tumba de Ramsés III en Tebas, procedentes del siglo X a. de C.

La historia nos ha legado muchísimas recetas, en ocasiones asociadas a algún evento o lugar. Hay bizcochos que son patrimonio de la cocina de Occidente como por ejemplo; las magdalenas, el bizcocho enrollado (brazo de gitano), el plum cake, o el clásico “cuatro cuartos”.

Se pueden distinguir dos grupos fundamentales: los bizcochos para tomar solos y los bizcochos para rellenar, emborrachar o formar tartas. Siendo éstos últimos más ligeros, el más extendido es el bizcocho de genovesa (genoise en francés, su lugar de origen) que se utiliza para hacer tartas de pisos.

El bizcocho más sencillo contiene tres ingredientes básicos en idénticas proporciones; huevos, azúcar y harina.

Es idóneo emplear la harina de trigo especial de repostería, nunca harina de fuerza (ésta última contiene demasiado gluten y restaría volumen al bollo). En ocasiones, se mezcla con otros tipos de harina tales como; harina fina de maíz (maizena), harina integral de trigo  u otros cereales y frutos secos. En todo caso, para evitar que se formen nudos y en la masa puedan aparecer impurezas proporcionadas por el cereal, es muy aconsejable tamizar la harina antes de incorporarla en la masa.

Se suele utilizar el azúcar común o blanquilla, aunque hay bizcochos que se dulcifican con azúcar moreno o miel. De hecho, la miel fue el edulcorante que se empleó para endulzar los bizcochos hasta que se introdujo el azúcar refinado de la caña de azúcar, procedente de Asia.

Los huevos se utilizan enteros o separando yemas de claras, pero lo primordial es batirlo muy bien para conseguir una masa aireada y esponjosa.

Adicionalmente puede llevar grasa, generalmente mantequilla y aceite, aunque también manteca de cerdo o margarina.

La levadura en polvo (química) se suele añadir para gasificar y, por tanto darle volumen. Aunque también, montando las claras a punto de nieve se consigue un efecto parecido.

El bizcocho admite líquidos en pequeñas cantidades tales como; leche, zumos, licores…

Los demás ingredientes sirven para aromatizar y darle un sabor distintivo; ralladura de limón, yogur, almendra molida, fruta, cacao, coco rallado, etc..

El bizcocho se hornea entre 180 y 190 °C hasta que esté bien cocido, el tiempo de cocción dependerá del grosor de la masa.


bizcooooo.JPGLas proporciones de los nutrientes del bizcocho pueden variar según el tipo y la cantidad del alimento, además de otros factores que puedan intervenir en la modificación de sus nutrientes. Recuerda que según la preparación del bizcocho, pueden variar sus propiedades y características nutricionales.

Entre las propiedades nutricionales del bizcocho cabe destacar que contiene los siguientes; hierro, proteínas, calcio, fibra, potasio, yodo,  zinc, carbohidratos, magnesio, sodio, vitaminas de los grupos A,B,C,D,E y K, fósforo,colesterol, grasa y azúcar.

La cantidad de calorías que contiene un bizcocho ronda las 300 -400 kcal. por cada 100 gramos. El aporte energético de 100 gramos de bizcocho es aproximadamente un 17% de la cantidad diaria recomendada de calorías que necesita un adulto de mediana edad y estatura que realice una actividad física moderada.

Las calorías que aporta este alimento, proporcionan a nuestro organismo la energía que necesita para realizar las actividades diarias. Nuestro cuerpo usa las calorías como fuente de energía para realizar cualquier actividad física; andar, correr o hacer deporte. Sin calorías, no tendríamos energía pero, es importante tener en cuenta que un exceso de éstas puede producir sobrepeso.

La cantidad de proteínas del bizcocho, se aproxima a 6,05 g. por cada 100 gramos.

Las proteínas son útiles y necesarias para mantener fuerte nuestra musculatura ya que, sin un aporte adecuado de proteínas, nuestra masa muscular se debilitaría y reduciría paulatinamente. Para su asimilación,  nuestro organismo descompone las proteínas en aminoácidos. Las proteínas que el cuerpo sintetizadas, además de ser útiles para la creación de nueva masa muscular, también intervienen en funciones fisiológicas sin las cuales, nuestro organismo no podría subsistir.


bizcocho.JPGIngredientes:

  • 4 Huevos
  • 1 Yogur Natural (usar como referencia de medida para el resto de ingredientes el vasito del yogur)
  • 1 o 1 y 1/2 Medida de azúcar (depende de lo dulce que se quiera)
  • 1 Medida de Aceite de Girasol
  • 3 Medidas Harina
  • 16 G Levadura química
  • Una pizca de sal

Elaboración:

Engrasar un molde para bizcocho (yo usé un molde desmontable de 25cm)

Colocar la rejilla del horno de tal forma que cuando coloquemos el molde del bizcocho, éste quede a media altura.

Precalentar el horno a 190C calor arriba y abajo.

Sobre un cuenco, tamizar la levadura junto a la harina. Reservar.

En un bol amplio, colocar los huevos con el azúcar. Batir la mezcla (preferiblemente con unas varillas eléctricas a velocidad máxima) enérgicamente alrededor de 15 minutos. Hasta conseguir una pasta mullida de tono blanquecino que haya doblado su volumen.

Incorporar el yogur y el aceite. Continuar batiendo la mezcla a menos intensidad para así, evitar que reduzca en exceso la mezcla esponjosa que conseguimos inicialmente.

Añadir la harina junto a la levadura y mezclar. Lo haremos con mucha suavidad y movimientos envolventes para  impedir que la harina desarrolle demasiado gluten  y reste esponjosidad al bizcocho.

Verter la mezcla dentro el molde.

Cuando el horno haya alcanzado la temperatura adecuada, colocar el molde sobre la rejilla que en un principio dispusimos dentro del horno.

Hornear la preparación 30-40 minutos.

Pasados los treinta primeros minutos (nunca antes) abrir la puerta para comprobar la cocción del bizcocho, con un testados o palillo. Este paso hay que hacerlo con mucha rapidez para evitar que el horno pierda temperatura y el bizcocho se estropee.

Cuando se compruebe que el palillo sale limpio y el bizcocho está bien cocido, sacarlo del horno.

Dejar el bizcocho dentro del molde 5-10 minutos.

Después, desmoldar el bollo y trasladarlo a una rejilla. Dejarlo enfriar por completo.

Espolvorear toda la superficie con azúcar glas y servir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s