BIZCOCHO DE CHOCOLATE CON CALABACÍN

bizcocho de chocolate y calabacin 7.7.JPGNo es algo nuevo incluir verduras en recetas de bizcochos y tartas. Desde aquí animo a quien aún no lo haya probado. El resultado es magnífico, se obtiene un bizcocho muy jugoso y no se aprecia en absoluto el sabor a hortaliza. Además, se añade un plus de fibra, vitaminas y algunos nutrientes más. En ésta ocasión elaboramos el bizcocho con calabacín, que posee multitud de propiedades beneficiosas para la salud.

El calabacín, también llamado zucchini, está compuesto de un 95% de agua. Este alimento no tiene ningún contenido calórico, por este motivo es altamente beneficioso para el organismo, conteniendo todo lo necesario para proteger el sistema cardiovascular.

En estudios realizados con este producto, se ha demostrado que 100gr, de calabacín sólo aportan 15gr de calorías, pero en cambio contiene una buena cantidad de minerales y oligoelementos.

En relación con su contenido vitamínico, destaca la presencia discreta de folatos, seguido de la vitamina C. También contiene vitaminas del grupo B como B1, B2 y B6, pero en menores cantidades.

Los folatos intervienen en la producción de glóbulos rojos y blancos, en la síntesis del material genético y en la formación de anticuerpos del sistema inmunológico.

Destaca por su contenido en magnesio, sodio (responsable en parte de su marcado sabor), yodo, hierro y calcio, estos dos últimos de peor aprovechamiento que los que proceden de los alimentos de origen animal (lácteos, carnes y pescados).

La vitamina C tiene una acción antioxidante, interviene en la formación de colágeno, huesos, dientes y glóbulos rojos, además de favorecer la absorción del hierro de los alimentos y aumentar la resistencia frente a las infecciones.

En cuanto a su contenido en minerales, el calabacín es una buena fuente de potasio, además de presentar pequeñas cantidades de magnesio y fósforo.

BIZCOCHO DE CHOCOLATE Y CALABACÍN 2.2.JPGEl potasio es un mineral necesario para la transmisión y generación del impulso nervioso y para la actividad muscular normal. Además, actúa en el equilibrio acuoso dentro y fuera de la célula.

El magnesio juega un papel importante en la formación de huesos y dientes, se relaciona con el funcionamiento del intestino, nervios y músculos, mejora la inmunidad y posee un suave efecto laxante.

El calabacín presenta una pequeña cantidad de hierro, pero este mineral apenas se asimila en nuestro cuerpo.

Esta hortaliza contiene además unas sustancias denominadas mucílagos que son un tipo de fibra que suaviza y desinflama las mucosas del aparato digestivo.

 Para poder obtener todos sus beneficios, el calabacín debe ser cocinado al vapor, también se puede comer crudo. Ha de consumirse fresco y  se recomienda comerlo con piel. Es aconsejable no conservarlo más de cinco días en el refrigerador, pues se corre el riesgo de que se pierdan todos sus aportes benéficos.

Su preparación hace posible realizar muchas variedades de platos, permitiendo diferentes combinaciones, pues es uno de los vegetales que se puede adicionar a diferentes preparaciones aportando a cada una de ellas un sabor muy especial.

Debemos recordar que para llevar una dieta sana y equilibrada siempre tenemos que incluir en nuestros platos diarios abundantes vegetales, entre los cuales no puede faltar el ccalabacín.


SONY DSC

Ingredientes (Molde para bundt cake de 10 tazas o 2,5 litros – Diez raciones) :

  • 350 G Harina de trigo para repostería
  • 60 G  Cacao en polvo sin azúcar
  • 120 G Aceite de girasol o 175 G  de mantequilla a temperatura ambiente
  • 200 g Azúcar blanco
  • 100 g Azúcar moreno
  • 3 Huevos L a temperatura ambiente
  • 125 Ml  leche entera
  • 1 Cucharada de extracto de vainilla
  • 500 G  Calabacín rallado
  • 170 Gotas de chocolate o 150 g nueces (opcional)
  • 14 G Levadura química
  • 5 G Bicarbonato sódico
  • 6 G Sal gruesa marina
  • Aceite de oliva virgen extra para pincelar el molde de bundt cake

Elaboración:

Lavar, pelar y rallar los calabacines.  Dejarlos escurrir sobre un colador para desechar el exceso de líquido.

En un cuenco amplio tamizar la harina, el cacao en polvo, la levadura y el bicarbonato. Después, añadir la sal marina.

Precalentar el horno a 175C calor arriba y abajo, colocar la rejilla del horno dentro del mismo, de tal manera que cuando se hornee el bizcocho éste quede a media altura.

Usa una brocha de cocina para pincelar con aceite el interior de un molde (recomiendo utilizar un molde que tenga agujero central “Bundt cake” para que por él circule el aire caliente del horno y  el bizcocho quede bien cocido por la parte central). Para engrasar molde también se puede usar un spray antiadherente o mantequilla y harina.

Batir los huevos junto al azúcar con las varillas (preferiblemente eléctricas) a máxima velocidad y por un tiempo superior a los diez minutos. Cuando los huevos hayan duplicado su volumen y la mezcla adquiera un color blanquecino, estará lista.

Añadir el aceite y continuar batiendo, hasta integrar por completo.

Bajar al mínimo la velocidad de la batidora de varillas e incorporar la leche y el preparado de harina. Después, añadir el calabacín rallado y seguir batiendo hasta conseguir una mezcla homogénea.

Para finalizar, (si hemos decidido incluirlas en la receta) añadir las pepitas de chocolate o las nueces.

Verter la mezcla en el molde de bundt cake y darle unos golpecitos contra la superficie de trabajo, para eliminar las posibles burbujas de aire que se hayan podido crear durante el batido de la mezcla.

bizcocho de chocolate y calabacín.JPGHornear 50-60 minutos. Pasada media hora, se puede abrir la puerta del horno con rapidez (para que no se pierda calor) y comprobar la cocción del bizcocho pinchando la masa con un testador o palillo.

Cuando el testador salga limpio, el bollo estará cocido.

Sacar el molde del horno y dejarlo reposar en el molde sobre una rejilla enfriadora durante 10 minutos.

Pasado el tiempo, golpear ligeramente en los lados para ayudar a separar el bizcocho, desmoldar sobre la rejilla, boca abajo, y dejar enfriar totalmente.

CESTA DE CHOCOLATE CON PROFITEROLES

 

1111111111.jpg

Este es el homenaje que le preparé a mi suegra el día de nochevieja. ¡La fascinan los profiteroles y el chocolate!

En esta entrada, sobre todo quiero enseñaros cómo elaborar una cesta de chocolate. Sirve para cercar y decorar tartas, dándolas un aire diferente. ¡Nunca pensé que sería tan sencillo!

Lo imprescindible para su preparación es una lámina de acetato, una manga para pastelería desechable nueva y por supuesto, el chocolate. El chocolate mejor que sea negro al 70% de cacao (si no os gusta, también se puede preparar con otro que contenga menos cantidad de cacao).

Para que sea brillante y resistente, tendremos que atemperarlo. Si no sabéis los pasos a seguir, os dejaré un enlace de la técnica en el cuerpo de la receta.

Si quereis realizar el postre de la foto, he de confesar que es bastante elaborado. No tiene ninguna dificultad, pero son varios los pasos a seguir. Si no disponeis de demasiado tiempo, los profiteroles se pueden realizar con antelación. Incluso varios días antes, conservandolos en el congelador.


Ingredientes:

Profiteroles;

  • 300 G Masa choux
  • 200 Ml Nata para montar 35% MG
  • 2 Cds Azúcar glas
  • 1 Cdta Estabilizante para nata o maizena
  • 100 G Chocolate negro al 70% de cacao
  • 150 G Nata 35% MG
  • 2 Cds Crocanti de almendra

Cesta de chocolate;

  • 150 G Chocolate

Elaboración:

  • Profiteroles;

Comenzamos preparando la masa choux (el enlace de como podeis elaborarlo lo dejo en la lista de ingredientes, para dirigios a la página indicada pinchar la palabra “masa choux”).

  • Relleno de nata;

Elaboramos el relleno de los profiteroles;

En un bol ponemos la nata, con unas varillas eléctricas la comenzamos a batir a velocidad alta. Cuando la nata adquiera cuerpo y su textura empiece a ser cremosa, añadimos el estabilizante o maizena  y después el azúcar glas. Continuamos batiendo hasta que la nata esta montada por completo, lo sabremos cuando se comiencen a formar picos de color marfil.

Preparamos una manga de pastelería con una boquilla para rellenos. Llenamos la manga  con la nata.

Con cuidado y por un lado, inyectamos una porción de nata dentro de cada pastelito. Cuando terminemos con todos, los conservamos en la nevera hasta el montaje del pastel.

  • Cesta de Chocolate y montaje;

Comenzamos derritiendo el chocolate y para ello tendremos en cuenta la curva de la temperatura. Usaremos la técnica del atemperado del chocolate (pinchar en el enlace “atemperado”para saber más sobre el chocolate, pasos a seguir y temperaturas adecuadas), con ello conseguiremos unos buenos resultados en el acabado de la pieza.

Preparamos un baño maría, ponemos el chocolate negro 70% de cacao dentro de un bol. Echamos un poco de agua dentro de un cazo y colocamos el bol con el chocolate encima del cazo. El agua del cazo no ha de tocar la base del bol. Calentamos a fuego medio para que el agua no llegue a hervir.

Cuando el chocolate haya alcanzado la temperatura de fusión, lo retiramos del fuego y dejamos enfriar hasta conseguir la pre cristalización. Después, ponemos de nuevo el baño maría al fuego para conseguir la cristalización.

Introducimos el chocolate dentro de una manga de pastelero con boquilla redonda y pequeña, más o menos 1 o 1,5 mm (si no tenemos boquilla para manga de pastelería con las dimensiones indicadas, podemos utilizar una manga desechable cortando la puntita con unas tijeras).

2222222222.JPG

Encima de la mesa de trabajo colocamos una lámina de acetato, tenemos que cortar la lámina a la medida de la base del molde que vayamos a emplear (yo utilice una tira de acetato de 12 cm de ancho y la base de la cesta la coloque sobre un molde desmontable de 16 cm. El aro del molde no se usa. Por lo tanto,también se puede emplear una base para tarta o un plato completamente llano)

Sobre la base, creamos un cimiento. Para ello, ponemos una fina capa de chocolate y sin dar tiempo a que el chocolate se enfríe, pegamos una capa de profiteroles sobre el.

Comenzamos a crear la cesta;

Con el chocolate, dibujamos un enrejado sobre la lámina de acetato.

Cuando el chocolate comience a solidificar, trasladamos la lámina de acetato y envolvemos la base del molde con cuidado, teniendo en cuenta que la parte que hemos pintado con el chocolate debe quedar hacia el interior y pegada a la base de profiteroles que creamos en el paso anterior.

Dejamos que la cesta enfríe por completo a temperatura ambiente en un lugar fresco o en el refrigerador dentro de un recipiente porta-tartas.

Cuando el chocolate sea sólido y no pueda deformarse, rellenaremos la cesta con el resto de profiteroles.

Preparamos la ganache de chocolate para el acabado final;

Colocamos el chocolate dentro de un bol que soporte altas temperaturas.

En un cazo llevamos la nata a punto de ebullición, cuando hierva la vertemos sobre el chocolate. Esperamos un minuto a que el chocolate se ablande y después mezclamos hasta integrar por completo.

Dejamos templar para que coja cuerpo.

Cuando haya espesado pero aún sea manejable, vertemos la ganache sobre los profiteroles y decoramos con el crocanti de almendra.

Para finalizar. Retiramos la lámina de acetato tirando con suavidad de uno de los extremos.

¡Bon Appétit!

BOMBONES DE AVELLANA Y BOMBONES DE ALMENDRAS AL RON

DSC03756.JPG

Hoy prepararemos unos exquisitos bombones, no tiene nada que envidiar a los comerciales. ¡Todo lo contrario! Si trabajamos bien el chocolate, además de buenísimos tendrán un aspecto digno de presentar en cualquier reunión familiar o evento social.

Antes de empezar a reunir los ingredientes necesarios, necesitaremos un termómetro de cocina. Es muy práctico en este caso y en infinidad de elaboraciones, tanto en cocina como en repostería. La inversión merece la pena.

Al final de la entrada he añadido el enlace de un video que muestra el formado de los bombones, son muy sencillos de elaborar. Echarle un vistazo. Si nunca habéis tenido la oportunidad de ver cómo se realizan los bombones de manera artesanal, visualmente os puede ayudar.


Ingredientes:

  • 100 G Chocolate negro 70%
  • 100 G Chocolate con leche
  • 100 G Chocolate blanco

Relleno de avellana;

  • 15 Avellanas tostadas enteras
  • 80 G Avellanas tostadas
  • 50 G Azúcar
  • Agua, zumo de limón

Relleno almendra;

  • 50 G Chocolate negro 70%
  • 20 Ml Nata líquida 35% MG
  • 25 G Almendra granillo tostada
  • 10 Cds Ron

Preparación:

  • Cobertura de chocolate;

Comenzamos derritiendo el chocolate y para ello tendremos en cuenta la curva de la temperatura. Usaremos la técnica del atemperado del chocolate (pinchar en el enlace “atemperado”para saber más sobre el chocolate, pasos a seguir y temperaturas adecuadas), con ello conseguiremos unos buenos resultados en el acabado de las piezas.

Preparamos un baño maría, ponemos el chocolate negro 70% de cacao dentro de un bol (repetiremos el proceso con los demás tipos de chocolate y cada uno en un recipiente diferente, para no mezclar los sabores. Además, tendremos que respetar las temperaturas de cada tipo de chocolate cuando realicemos el templado). Echamos un poco de agua dentro de un cazo y colocamos el bol con el chocolate en su interior encima del cazo. El agua del cazo no ha de tocar la base del bol. Llevaremos a fuego medio para que el agua no llegue a hervir.

Cuando el chocolate haya alcanzado la temperatura de fusión, lo retiramos del fuego y dejamos enfriar hasta conseguir la pre cristalización. Después, ponemos de nuevo el baño maría al fuego para conseguir la cristalización.

LLenamos por completo los moldes para bombones con el chocolate, tiene que quedar cubierta toda la superficie. Le damos unos golpes suaves contra la mesa de trabajo, para retirarle las burbujas que se hayan podido formar en el llenado. Volcamos el molde sobre un cuenco amplio y retiramos el exceso de chocolate. Ponemos el molde en posición  normal y con una espátula limpiamos la superficie retirando el sobrante de chocolate.

Dejamos cristalizar a temperatura ambiente o en el frigorífico.

  • Relleno de avellanas;

Comenzamos realizando un praliné de avellanas. Para ello, las avellanas deben ser tostadas y estar lo mejor peladas posible.

Preparamos un caramelo en una sartén, mezclamos el azúcar con un chorrito de agua y unas gotas de zumo de limón. Dejamos que empiece a oscurecer, sin quemarlo. Si lo dejamos demasiado oscuro, el caramelo podría amargar.
Cuando el caramelo esté hecho, apagamos el fuego y añadimos las avellanas enteras. Mezclamos bien y vertemos la mezcla sobre una lámina  de papel de hornear, dejamos enfriar por completo.
Una vez duro el caramelo, trituramos el conjunto en un triturador de cuchillas hasta obtener una pasta cremosa. Esta pasta tardará en ligar, tened paciencia. Primero obtendréis una especie de crocanti. Después, pasará a ser polvo y finalmente la avellana comenzará a soltar aceite, con lo que se formara una pasta cremosa. El praliné.
  • Relleno de Almendras;

Preparamos una ganache de chocolate.

En un bol ponemos el chocolate troceado.

Echamos la nata y el ron en un cazo y los llevamos a punto de ebullición.

Vertemos la nata sobre el chocolate y dejamos un minuto para que el chocolate se empiece a deshacer. Después, removemos y fusionamos todos los ingredientes.

Cuando tengamos la ganache lista, incorporamos la almendra en granillo.

SONY DSC

  •  Acabado de los bombones;

Ponemos los moldes de bombones en la mesa de trabajo y seleccionamos los que haremos de avellana.
Dentro de cada cavidad, colocamos una avellana entera en su interior. Si son demasiado grandes y sobresalen del molde, las partiremos por la mitad.
Colocamos el relleno de praliné de avellana dentro de una manga de pastelería desechable. En otra manga de pastelero, ponemos el relleno de ganache con almendras.
Cortamos con unas tijeras las puntas de ambas mangas  y rellenamos con las cremas 3/4 partes de las cavidades de los moldes (yo realice 30 bombones. La mitad los rellene de avellana y los otros quince los rellene de almendra. Hacerlo a vuestro gusto, también podéis omitir uno de los rellenos… Como prefiráis).
Cuando rellenéis los bombones, no manchar con el relleno las paredes superiores y dejar espacio suficiente para poder sellarlos correctamente.
Calentamos de nuevo al baño maría el chocolate que nos sobró en el primer paso y con cuidado ponemos una capa sobre el relleno.
Con una espátula retiramos el exceso de chocolate, insistimos para que al desmoldar el bombón quede sin rebabas y su base sea lisa.
Dejamos enfriar a temperatura ambiente o en el refrigerador. Para desmoldarlo, el chocolate tiene que estar completamente sólido.
Desmoldar los bombones con mucho mimo. Si hemos realizado el atemperado correctamente, se desmoldarán con facilidad.
SONY DSC
Os dejo el enlace del video que muestra el proceso fácil y sencillo del formado de los bombones. (pincha en la palabra “video” para visualizarlo).

ATEMPERADO DEL CHOCOLATE

ATEMPERADO CHOCOLATE

¿Aprendemos algo más sobre el chocolate?


 

Tipos de chocolate:

  • Chocolate negro;

Contiene solo cacao, no lleva leche. El porcentaje de cacao está entre 55%-99%, el resto es azúcar.

  • Chocolate con leche;

Contiene un mínimo de 25% de cacao, azúcar, leche en polvo, emulsionante y aromas.

  • Chocolate blanco;

Sólo contiene manteca de cacao, aproximadamente el 20%, azúcar, leche en polvo, emulsionante y aroma. El color blanquecino se debe a que no contiene cacao, solo manteca de cacao.

  • Manteca de Cacao;

Materia grasa de la habichuela del cacao. Se comercializa en tiendas especiales de repostería en forma de gotas o polvo. Se usa para proporcionar más fluidez al chocolate. La proporción recomendada es entre un 10-15% del peso total del chocolate.


 

  • Atemperado del chocolate:

Es necesario templar el chocolate para recristalizar la manteca de cacao que contiene. La manteca de cacao una vez fundida, no alcanza por sí sola una forma cristalina estable. Es necesario pasar por un ciclo de temperaturas al chocolate, para que la manteca de cacao que es es la única que cambia de estado durante el fundido vuelva a ser estable tras endurecerse.

Lo que conseguiremos atemperando el chocolate es mucho más brillo en las piezas, éstas quedarán muy crujientes y no presentarán manchas blanquecinas en la superficie. Además, serán más sólidas al tacto. No se derretirán en las manos nada más tocarlas.

Utilizaremos la técnica del atemperado para conseguir unos buenos resultados en piezas moldeadas de chocolate, figuras, baños o bombones. Para otro tipo de elaboraciones como bizcochos que incluyan chocolate fundido o pizcas de chocolate, no es necesario realizar el proceso.

  • La curva de la temperatura según el tipo de chocolate;

TEMPERATURAS DEL CHOCOLATE 3.png

*Si en el envase del chocolate viene especificada la curva de la temperatura, tomaremos como referencia lo que nos recomienda el fabricante.


 

  • Conservación del Chocolate:

El chocolate se conserva bien a una temperatura que oscila entre los 12C y 20C . Es recomendable guardarlo en su embalaje original, lejos de fuentes calor y humedad.

Si es necesario e imprescindible su conservación en frío, guardarlo en un recipiente hermético. El chocolate absorbe con gran facilidad olores y aromas.

 

GALLETAS PETIT ÈCOLIER

SONY DSC

Un capricho para degustar en cualquier momento y muy fáciles de preparar!


 

Ingredientes:

  • 100 G Mantequilla
  • 75 G Azúcar glass
  • 200 G Harina
  • 1 Huevo pequeño
  • 1 cdta Extracto vainilla
  • Una pizca de sal
  • 100 Chocolate con leche
  • 100 Chocolate negro 70%
  • 100 Chocolate blanco

Preparación:

  • Para la masa de galleta;

Colocamos en un bol la mantequilla a temperatura ambiente, el azúcar y la esencia de vainilla. Mezclamos muy bien, hasta que los ingredientes se integren por completo.

Unimos a la mezcla, el huevo y la sal. Ligamos.

Añadimos la harina poco a poco, hasta conseguir una masa suave y ligeramente pegajosa.

Con la masa formamos una bola y la envolvemos en film transparente, la aplanamos un poco para que la masa enfríe más rápido en el frigo.

Refrigeramos un par de horas.

SONY DSC

Precalentamos el horno a 180 C, calor arriba y abajo.

Sacamos la masa de galleta del refrigerador. Espolvoreamos la mesa de trabajo con harina y la colocamos encima. Con ayuda de un rodillo la aplanamos, (En tiendas especializadas venden unas guías o rodillos con aros de medidas, para que la masa quede toda por igual, con el mismo grosor, son muy cómodas y el resultado merece la pena) después, cortamos las galletas de la forma deseada. Yo use un corta pastas que tiene un grosor de 0,5 cm. Si usas un corta pastas ciego, como el mío. Recuerda ponerle un poquito de harina cada vez que cortes una galleta.

Colocamos encima de una bandeja de horno un tapete para hornear o papel de horno. Trasladamos las galletas y las colocamos encima con mucho cuidado para no deformarlas.

Cuando tengamos el horno a la temperatura adecuada, metemos las galletas y las horneamos 10 o 12 minutos.

Pasado el tiempo las sacamos del horno y las dejamos encima de la bandeja, cinco o diez minutos. Pasado el tiempo las colocamos encima de una rejilla hasta que enfríen por completo.

  • Decoración de chocolate (Este paso se puede realizar con tiempo de antelación);

Yo he realizado las galletas con tres tipos de chocolate diferente, el tiempo de elaboración se multiplica.

Preparamos un baño maría, colocamos un cazo con agua y un recipiente resistente encima, que el agua no llegue a tocar el recipiente que colocamos encima.

Ponemos el chocolate con leche dentro y lo llevamos a 45 C de temperatura (Fusión) . Cuando la alcance, lo retiramos y temperamos. Dejamos enfriar hasta que baje la temperatura a 28 C (Pre cristalización),  colocamos de nuevo el baño maría y subimos la temperatura hasta alcanzar los 30 C (Cristalización). Con este proceso conseguimos un buen acabado en las piezas chocolate.

Vertemos el chocolate en el molde que queramos usar y lo golpeamos un poco encima de la mesa de trabajo. Pasamos por encima del molde una espátula para retirar el exceso de chocolate. Lo dejamos enfriar por completo y desmoldamos.

SONY DSC

Repetimos el mismo método para los otros tipos de chocolate, pero teniendo en cuenta que cada chocolate tiene diferentes temperaturas de fusión, pre cristalización y cristalización. En el siguiente párrafo te explico;

  • Chocolate negro

Fusión: 50-55ºC           Pre cristalización: 28-29º        Cristalización: 30-31ºC

  • Chocolate con leche

Fusión: 40-45ºC           Pre cristalización: 27-28º       Cristalización: 29-30ºC

  • Chocolate blanco

Fusión: 30-35ºC            Pre cristalización: 26-27º       Cristalización: 28-29ºC

  • Acabado;

Cuando tengamos todas las figuras hechas y las galletas horneadas, derretimos un poco del chocolate sobrante y las unimos (Cuidado con el chocolate, que no esté demasiado caliente o nos estropeara el dibujo de la chocolatina).

¡Bon appétit!

GALLETAS DE CACAHUETE Y CHOCOLATE

DSC09796.JPG

Son exquisitas, blanditas y nada empalagosas. Si os gusta mucho el dulce añadir un poco más de azúcar. Yo siempre reduzco bastante las cantidades de azúcar y grasa (En ocasiones, ¡Hasta la mitad!). Creo que tanto, no es necesario. A veces me asusto cuando leo recetas con desorbitadas cantidades, he preparado un montón de dulces rebajando mucho estos dos ingredientes y me parece que se puede prescindir de tantas calorías (Depende del rendimiento físico de cada persona). Las recetas salen riquísimas, tiernas, jugosas, con todos sus componentes y nutrientes pero algo más sanas. ¡El cuerpo lo agradece!


 

SONY DSC

Ingredientes:

  • 165 Harina
  • 80 G Mantequilla
  • 60 G Azúcar
  • 70 G Azúcar Moreno
  • 1 Huevo
  • 4 Cda Pasta de Cacahuete
  • 1/2 cdta Bicarbonato
  • 1/2 Cdta Sal
  • 1 Cdta Extracto Vainilla
  • 150 G Chips Chocolate negro
  • 50 G Cacahuetes picados
  • Chocolate 70%

Preparación:

Ponemos en un cuenco la mantequilla, la pasta de cacahuete, el extracto de vainilla y los dos tipos de azúcar, batimos hasta que su textura se vuelva cremosa.

Añadimos el huevo y seguimos batiendo tres minutos más. Lo integramos por completo.

Mezclamos la harina con el bicarbonato y la sal y lo  incorporamos a la preparación anterior.

Unimos la mezcla con los chips de chocolate y los cacahuetes picados.

Colocamos un papel de horno, plancha de silicona o tapete para hornear galletas encima de una bandeja de horno.

Con una cuchara para helado no muy grande, vamos cogiendo porciones de masa y la colocamos encima. Si las queremos planitas, las pisamos un poquito con la palma de las manos y si nos gustan más gorditas, las dejamos tal cual.

DSC09850.JPG

Calentamos el horno a 190 C calor arriba y abajo. Horneamos las galletas 9 o 10 minutos. No os paseis con el tiempo de horneado, cuando se empiecen a dorar por la base sacarlas (cuando saquemos las galletas aún tienen que estar blanditas, endurecerán al enfriarse) y dejarlas en la bandeja de horno unos 10 minutos antes de retirarlas. Pasado el tiempo, desmoldarlas y dejarlas enfriar por completo en una rejilla.

Para decorar y darles un toque más atractivo, fundir el chocolate 70% y verter encima de las galletas en forma de hilos.

Se conservan varios días en un bote hermético especial para galletas o una caja de lata bien cerrada.

SONY DSC

 

KINDER BUENO

SONY DSC

Mmmm Kinder Bueno. Parece difícil, pero se prepara muy rápido. Se necesita un molde específico para darle forma, pero los ingredientes son muy sencillos. Reconozco que la primera prueba no salió como la segunda, mi impaciencia no dejó que el chocolate solidificase por completo y al desmoldarlo resultó ser un churro… Jajaja! Pero como muchas otras cosas en la vida, a veces no sale a la primera!

SONY DSC

  • Ingredientes:

Para seis barritas

  • 125 G Chocolate con leche
  • 25 G Chocolate negro

Obleas de barquillo (Se necesita máquina. Si no se tiene, las obleas se pueden comprar ya elaboradas en cualquier super).

  • 1 Huevo pequeño
  • 50 G Azúcar
  • 30 G Harina
  • 1 Cda Mantequilla
  • 1 cdta Extracto de Vainilla
  • Una pizca de sal

Crema de leche y avellana (Se puede comprar ya preparada, la venden en muchos mercados).

  • 75 G  Avellana sin piel y tostadas
  • 50 G Azúcar invertido
  • 25 G Glucosa
  • 50 ml Leche
  • 200 G Chocolate blanco

SONY DSC

Preparación:

  • Barquillos (Salen tres unidades)

Batimos el huevo junto con el azúcar y la sal, hasta que la mezcla quede bien integrada y el azúcar se haya disuelto por completo.

Añadimos la vainilla, la harina tamizada (para evitar grumos) y la mantequilla, mezclamos bien. Hasta que la masa quede lisa.

Ponemos a calentar la máquina y cuando esté lista, vertemos una pequeña cantidad en el centro, no os paseis o se desbordara… bajamos la tapa y cocemos unos segundos, se hacen super rápido.

Nada más sacarlas hay que cortarlas a medida del molde que tengamos, rectangulares, cuadradas… pero siempre en caliente. Endurecen rapidísimo y si eso ocurre, no habrá forma de cortarlas a nuestro gusto.

  • Crema de leche y avellana (Sale mucha cantidad, podéis reducir ingredientes y preparar la mitad).

Trituramos las avellanas con ayuda de un robot hasta obtener una pasta finita.

Ponemos en un cuenco el chocolate blanco. En un cazo calentamos la leche y la llevamos a punto de ebullición. Cuando esté lista la vertemos en el cuenco del chocolate, esperamos un par de minutos para que el chocolate se empiece a derretir y removemos hasta que se disuelva completamente. Añadimos la glucosa y agregamos el azúcar invertido hasta obtener una mezcla homogénea.

Juntamos la la pasta de avellana con la crema de chocolate blanco y batimos en una batidora potente o robot de cocina , hasta que quede una pasta blanquecina, untable y sin grumos.

Preparamos una manga pastelera para el relleno de los chocolates y en ella ponemos la crema de leche y avellana.

DSC01553.JPG

  • Montaje de las chocolatinas

Fundimos al baño maría el chocolate con leche (también puede ser en el microondas pero a mi me gusta más la primera opción, se controla mucho mejor y se puede tomar la temperatura mientras éste se derrite) y lo temperamos un poquito. Para que el chocolate quede brillante hay que seguir unos pasos imprescindibles. Ya os explicare en la próxima entrada al blog porque cada tipo de chocolate tiene su temperatura idónea. Aquí os cuento la que usamos hoy.

Para Temperar el chocolate con leche:

  1. Calentamos el chocolate a una alta temperatura, 40-45 C
  2. Bajamos la temperatura  del chocolate a 27-28 C
  3. Calentamos de nuevo el chocolate hasta alcanzar la temperatura de 29-30 C

Cuando lo tengamos listo y a la temperatura ideal, lo vertemos en el molde. Lo esparcimos bien  y le damos unos golpecitos en la mesa de trabajo para sacar las posibles burbujas de aire que se hayan podido formar. Encima de la mesa le damos la vuelta al molde para retirar el exceso de chocolate y tener espacio para poner el relleno.

Dejamos enfriar por completo, se puede acelerar este paso llevando los moldes al refrigerador pero siempre es mejor que lo haga a temperatura ambiente (En la cocina y sobre todo la repostería, ¡Las prisas no son buenas! Ya os lo decía al comienzo de esta entrada… Jejeje.

Rellenamos las cavidades de nuestro molde con la crema de leche y avellana.

SONY DSC
Colocamos encima una oblea, ya cortada a la medida del molde.

Sellamos las chocolatinas con una capa de chocolate  que antes de usar habremos tratado como os indicaba en los pasos anteriores. Retiramos el exceso de chocolate con una espátula lisa y lo dejamos enfriar por completo. Es muy importante que esté completamente frío antes de sacarlo del molde.

Para terminar y darle ese toque Kinder bueno, fundimos el chocolate negro y pintamos a cada pedacito dos rayitas. Lo dejamos enfriar hasta que el chocolate este sólido y listo para degustar.

CROISSANT

 

SONY DSC

  • Ingredientes:

Aprox. 15 unidades de 75 g;

  • 500 G Harina media fuerza
  • 25 G Mantequilla
  • 10 G Sal
  • 40 G Azúcar
  • 10 G Leche en polvo
  • 250 Ml Agua
  • 25 G Levadura fresca de panadero
  • 250 G Mantequilla
  • Barritas de chocolate negro
  • Chocolate negro 70% para fundir

 

  • Elaboración:

Vertemos todos los ingredientes excepto la levadura y los 250 g de mantequilla en una amasadora o panificadora (también se puede hacer a mano) y amasamos durante al menos 30 m. hasta que la masa se vea fina y muy elástica.

Mientras tanto, preparamos la mantequilla. La ponemos entre dos papeles de hornear o film transparente de cocina.

SONY DSC

Buscamos una base bien sólida y colocamos encima la mantequilla, con un rodillo de cocina o un objeto duro la damos golpes y le vamos dando forma rectangular y aplanada, aproximadamente de 0,5 cm de grosor. Cuando la tengamos lista la llevamos a la nevera para que no pierda frío.

Continuamos con la masa. A ésta le añadimos la levadura disuelta en un poquito de agua fría. Y continuamos amasando hasta integrar por completo.

Sacamos la masa de la amasadora y la dejamos descansar tapada con film transparente y a baja temperatura por lo menos una hora dentro de un bol, que previamente habremos engrasado con unas gotitas de aceite.

SONY DSC

  • Plegado de masa y hojaldrado:

Cuando tengamos la masa reposada, enharinamos la zona de trabajo. Encima colocamos la masa y le damos forma rectangular, colocamos el rectángulo de mantequilla bien centrado, sobre la masa. (el bloque de mantequilla debe ser la mitad de grande de la masa) Doblamos uno de los lados hacia el centro y hacemos lo mismo con el otro extremo, como si fuese un libro.

Estiramos la masa siempre hacia la misma dirección, del centro hacia fuera. Primero hacia la derecha y después hacia la izquierda, hasta dejar un rectángulo de masa final con longitud 40×20 cm. Llevamos al refrigerador la masa media hora.

SONY DSC

Repetimos este paso dando un giro a la masa de media vuelta dos veces más,un giro cada plegado y tres plegados en total. El rectángulo final debe tener un grosor de medio centímetro.

Llevamos de nuevo la masa a la nevera una hora como mínimo, puede estar hasta veinticuatro horas, siempre bien tapada para que no se reseque y forme corteza.

  • Formado de los croissant (¡Lo más divertido!):

Sacamos la masa de la nevera, enharinamos la mesa de trabajo y la colocamos sobre ella.

SONY DSC

Recortamos los bordes con un cuchillo bien afilado para igualarlos y vamos realizando cortes en forma de triángulo de 9 cm de base por 26 cm de largo. Ayudaros con una plantilla, cualquier cartón o plástico duro cortado con las medidas indicadas os valdrá.

Yo he realizado piezas de unos 75 gm. Salen medianos, es un buen tamaño.

Cogemos un triángulo y le hacemos un corte hacia arriba en la parte ancha. Con las manos lo enrollamos hacia abajo, tirando de las patas para darles la típica forma de croissant.

Si los rellenamos de chocolate, ponemos una barrita donde realizamos el corte y lo envolvemos del mismo modo que los clásicos pero sin cerrar las patitas.

Les dejamos fermentar en un lugar cálido alejado de corrientes de aire, no nos pasemos con el levado, casi tienen que doblar su volumen pero que no lo superen.

Encendemos el horno con calor arriba y abajo y le programamos 190 C. Cuando alcance la temperatura, metemos los croissant y los horneamos 20 minutos.

SONY DSC

Si queremos y hemos rellenado algunos croissant de chocolate, también podemos bañar las puntas en chocolate fundido. ¡Están deliciosos!

 

BRACITOS DE CHOCOLATE


 

Con esta receta participo en el concurso de Ainhoa “El invitado del mes de Cookcake de Ainhoa”

LOGOCONCURSOINVITADO


 

SONY DSC

 

INGREDIENTES:

Para el bizcocho:

  • 45g Harina
  • 45g Cacao puro en polvo
  • 100g Azucar
  • 3 Huevos
  • ½ cdta de cremor tartaro
  • ½ cdta extracto de vainilla

Para el acabado:

  • 60 g Mantequilla
  • 100 g Icing Sugar
  • Mermelada de frambuesa
  • 100 g Chocolate Blanco
  • 100 g Chocolate con leche
  • 200 g Nata
  • 50 g Mantequilla
  • Decoraciones al gusto

SONY DSC

  • Preparación de la plancha de bizcocho:

Precalentamos el horno a 180º y preparamos un molde o bandeja, lo engrasamos bien o colocamos una hoja de papel siliconado especial para hornear. (Yo prefiero engrasar bien un molde antiadherente y así evitar las arruguitas en el bizcocho).

Tamizamos la harina y el cacao en polvo.

Separamos la yema de la clara. Ponemos en el bol de la batidora las claras con el crémor tártaro y batimos a velocidad baja hasta que empiecen a espumar, entonces subimos la velocidad al máximo y batimos hasta que estén firmes pero no demasiado duras.

En otro recipiente batimos a velocidad alta las yemas y el azúcar, hasta que cambien de color y doblen su tamaño.

Mezclamos con mucho cuidado y movimientos envolventes la mezcla de yema con las claras a punto de nieve, cuando lo tengamos todo bien integrado, poco a poco añadimos la harina (Si los queremos sin chocolate, la cantidad de éste la sustituimos por harina. Yo hice mitad de un sabor y mitad de otro).

Rellenamos el molde y horneamos 8 o 9 minutos. Hay que estar muy pendiente. El bizcocho tiene que quedar jugoso, esponjoso y elástico.

Mientras cocemos la plancha de bizcocho, humedecemos con agua caliente un paño de cocina grande y  limpio. Encima colocamos una hoja de papel de horno.

SONY DSC

Cuando esté listo nuestro bizcocho lo desmoldamos de inmediato dejándolo caer encima del papel de horno que preparamos en el paso anterior y con mucho cuidado y un movimiento rápido lo enrollamos sobre sí mismo. Lo dejamos en esa posición hasta que temple.

  • Preparación del relleno:

En la batidora preparamos la buttercream. Colocamos la mantequilla a temperatura ambiente y cortada en trocitos dentro del bol, batimos un par de minutos para que se ablande. Después, subimos la velocidad al máximo y batimos durante cinco minutos. Una vez batida, añadimos todo el icing sugar y seguimos batiendo a velocidad baja , cuando se haya integrado con la mantequilla subimos la velocidad al máximo y batimos otros cinco minutos más.

SONY DSC

  • Montaje de los bracitos:

Desenrollamos la plancha de bizcocho y la cortamos en seis trozos del mismo tamaño.

SONY DSC

Colocamos una cucharadita de mermelada de frambuesa y la extendemos por toda la superficie, encima de la capa de mermelada y ayudándonos de una manga pastelera le ponemos otra capa de buttercream.

Enrollamos los bracitos dándoles la típica forma de cilindro.

Cuando tengamos todas las piezas terminadas las colocamos encima de una rejilla.

  • Acabado final:

Para hacer la ganache ponemos el chocolate con leche en un cuenco y calentamos la mitad de la nata hasta que esté a punto de hervir. Cuando esté lista, vertemos la nata sobre el chocolate y la dejamos reposar unos minutos. Cuando veamos que el chocolate se ha fundido por completo, añadimos la mitad de la mantequilla a temperatura ambiente, con ello conseguimos que la cobertura tenga un acabado brillante. En otro recipiente repetimos este paso con el chocolate blanco.

Dejamos templar para que tome un poquito más de consistencia. Pasados unos 20 minutos, removemos un poquito y bañamos las piezas.

SONY DSC

Golpeamos muy suave la rejilla en la mesa de trabajo para retirar el exceso de chocolate.

Para finalizar y con el chocolate aún tibio, lo decoramos al gusto con chocolate fundido, fideos de chocolate negro, trocitos de frambuesa, fresa,crocanti de almendra…

 


 

Con esta receta participo en el concurso de Ainhoa “El invitado del mes de Cookcake de AinhoaLOGOCONCURSOINVITADO