MANTECADOS DE ALMENDRA

MANTECADOS DE ALMENDRA 0.0.JPGEl mantecado es un dulce típico de la repostería española, caracterizado por ser amasado con manteca de cerdo y consumido en cualquier época del año, especialmente en Navidad.

Los mantecados nacen en Andalucía, concretamente en la zona de Estepa y Antequera donde se sostiene una guerra incruenta respecto a la autoría original. Batalla que aún se sostiene en lo histórico, pero que  Estepa gana sobradamente en lo comercial: no en vano actualmente los mantecados de Estepa gozan de una Indicación Geográfica Protegida que reconoce su valor y distinción. La denominación “Mantecados de Estepa” se ha utilizado de forma tradicional para designar un tipo de dulce navideño, elaborados en Estepa. Estos dulces se llevan fabricando con la misma receta desde hace más de cien años.

Los mantecados se presentan en forma de piezas de masa horneada, obtenida a partir de la mezcla de harina de trigo, manteca de cerdo y azúcar glas, como ingredientes comunes, complementados con otros en función de la variedad; canela, aceite de oliva, almendra, cacao, coco, limón, avellana, vainilla etc…

Son de color marrón tostado, compactos en su exterior y tiernos en el interior, con la superficie ligeramente cuarteada y suaves al paladar.

El origen de los mantecados data del siglo XVI propiciado por el excedente de cereales y manteca de lechón que se daba en dicha parte de Andalucía y su gran popularidad ha ido favoreciendo su extensión por otras regiones y localidades de España.

La historia de los mantecados y los polvorones se describe con más detalle en el articulo publicado anteriormente en este blog. En la entrada mencionada, con título Polvorones de canela también se encuentra otra variante de estos dulces tan tradicionales y exquisitos.

MANTECADOS DE ALMENDRA 3.JPGElaborar este tipo de dulce en casa es muy fácil. Los ingredientes se pueden adquirir en cualquier gran superficie de alimentación siendo todos ellos de bajo coste. Si decides preparar la receta que se detalla a continuación, podrás comprobar lo sencillo que resulta preparar los mantecados de forma artesanal.

No se puede imaginar lo buenos que resultan, son un verdadero manjar y sólo por ello merece la pena dedicarle un poco de tiempo a la receta. ¿Cómo? ¿Qué no te crees que estos polvorones salen riquísimos de tu propio horno? Yo de ti no me lo pensaría demasiado y me pondría manos a la obra de inmediato. Con estos deliciosos mantecados dejarás con la boca abierta a tus familiares e invitados y seguro que todos ellos reclamarán la receta. Más aún si se los ofreces envueltos de esta forma tan profesional (como se puede ver en las fotografías).

En esta ocasión los dulces se presentan cubiertos con papeles de cera destinados especialmente para la exhibición y conservación de los mantecados. Se pueden adquirir en tiendas especializadas o por internet y su precio es razonable y asequible. Se comercializan en paquetes de aproximadamente 100 unidades y las medidas rondan los 17x19cm.


MANTECADOS DE ALMENDRA 1.JPG

Ingredientes (12- 15 unidades):

  • 350 G Harina de repostería
  • 40 Harina de almendra
  • 80 G Azúcar glas
  • 150 G Manteca de cerdo ibérico
  • 25 G Almendra picada o granillo
  • 1 Cda Manteca de cerdo derretida
  • Azúcar glas para decorar

Elaboración:

En una sartén a fuego medio tostar la almendra picada. Dejarla enfriar completamente y reservar.

Mezclar la harina con la almendra molida, para ello depositar las harinas en el vaso de un robot de cocina o simplemente en el recipiente de la batidora. Esta mezcla y molienda es fundamental y muy importante para obtener la textura final del mantecado. Si no se dispone de este tipo de aparatos, tamizar la harina y mezclarla bien con la almendra manualmente, se obtendrán unos mantecados dignísimos pero más “rústicos”, que no peores.

Una vez  mezcladas y molidas los dos tipos de harina, extenderlas en la bandeja de horno e introducirla dentro del mismo a 130 C durante 40 minutos, dándole vueltas cada 5 minutos con la ayuda de una espátula.

Al cabo de ese tiempo se obtendrá una harina con un tono blancuzco tostado. Sacar la bandeja del horno y dejar que la harina enfríe por completo sobre ella. Lo mejor será dejarla reposar toda la noche.MANTECADOS DE ALMENDRA 4.JPGAl día siguiente (o al cabo de unas horas), pasar la harina por un tamiz varias veces y desechar las impurezas que pueda contener.

Colocar la harina sobre la mesa de trabajo y formar con ella un volcán. Después, añadir en su interior el resto de ingredientes; el azúcar glass, la manteca de cerdo y la almendra picada y tostada.

Amasar la misma durante aproximadamente 10 minutos, se trata de mezclar muy bien todos los ingredientes, no de formar una textura correcta.

Cuando se obtenga una masa compacta, dejarla reposar durante 15 minutos.

Pasado el tiempo, disponer una hoja de papel de horno sobre la mesa de trabajo y encima extender la masa. Aplanar la masa con la palma de las manos y posteriormente pasar sobre su superficie un rodillo de cocina, dejando la masa con un grosor de 1,5 o 2 cm. En este punto se observa que cuando se estira la masa hacia lo ancho y lo largo, por los lados se desfragmenta ligeramente. Lo importante es que el centro esté compacto, si no fuera así, añadir más manteca y amasar de nuevo (como se viene diciendo, el mundo de las harinas no atiende a medidas exactas, ya que su composición varía de unas a otras).

Una vez alisada la masa, confeccionar las piezas. Para ello, cortar círculos de masa con un cortapastas de 5 o 6 cm de diámetro o el filo de un vaso con las mismas dimensiones. Seguidamente colocar las porciones sobre un papel sulfurizado superpuesto sobre una bandeja de horno.

Volver a amontonar los bordes de masa que sobran de la primera tanda y del mismo modo realizar nuevas piezas de igual medida, hasta terminar toda la masa.

Pintar la superficie de los mantecados con manteca de cerdo derretida y llevar la bandeja al refrigerador. Dejar reposar los mantecados un mínimo de una hora (se puede alargar el periodo hasta toda una noche).MANTECADOS DE ALMENDRA 2.JPGTranscurrido el tiempo, precalentar el horno a 180 C calor arriba y abajo.

Cuando el horno haya alcanzado la temperatura adecuada, cocer los mantecados durante 20 minutos, elevando la temperatura al máximo (grill) tres minutos antes de finalizar la cocción, para dorar ligeramente la superficie de los dulces.

Apagar el horno una vez haya finalizado el horneado, sacar la bandeja de su interior y dejar que los mantecados enfríen por completo sobre ella. Después, despegarlos con cuidado y espolvorearlos con azúcar glass.

Si se desea y se dispone de envoltorios adecuados, empaquetarlos.

Los mantecados se conservan en perfectas condiciones durante al menos dos semanas, guardados en cajas de metal o recipientes destinados al almacenaje de galletas y dulces.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s