TARTA DE ZANAHORIA “CARROT LAYER CAKE”

SONY DSCHoy presento en el blog una de mis debilidades culinarias. Se trata de la tarta de zanahoria; un original pastel que además de tener una presencia muy agradable y llamativa gracias a su color, posee vitaminas, minerales y sustancias antioxidantes presentes en la zanahoria.

Bajo mi punto de vista esta tarta presenta una combinación de ingredientes perfecta en todos los sentidos; Una pastel vistoso, sabroso y muy nutritivo.

Como su propio nombre indica, el ingrediente principal es la zanahoria; una hortaliza versátil que además de aportar dulzor y sabor al bizcocho posee multitud de propiedades beneficiosas para el organismo. No os perdáis el siguiente articulo, donde se ha recopilado información acerca de esta saludable verdura.

Los historiadores ubican el origen de la zanahoria en Afganistán debido a la gran variedad existente en dicho país. Los pueblos del Mediterráneo ya la consumían hace más de dos mil años, pero en esta época la zanahoria no tuvo demasiado éxito. Se trataba de una variedad de color púrpura o amarillenta, larga y delgada, que nada tenía que ver con la zanahoria consumida en la actualidad. Fue en el siglo XVII cuando se obtuvo la zanahoria que hoy está presente en nuestros mercados, robusta y de color anaranjado, de procedencia holandesa.

Podemos encontrar zanahorias frescas en el mercado durante todo el año, pero las de temporada son las que se cultivan a finales de primavera. Éstas son pequeñas, dulces y muy tiernas, mientras que las de invierno son más gruesas, por lo que la cocción mejora su sabor y consistencia. Las zanahorias tiernas y de buen color tienen un sabor delicado y son ideales para comerlas crudas. Las más grandes se empacan por separado y se usan para cocinar.

Para adquirir zanahorias de calidad se deben seleccionar las de piel suave y de pequeño o mediano tamaño, bien formadas, de color naranja vivo, con un estrechamiento uniforme y que no presenten raicillas laterales.

Si tienen hojas, éstas deberán estar frescas y tener un buen color verde. Es aconsejable rechazar las zanahorias con arrugas, flacidez o con apariencia quemada en su parte superior debido a una sobre exposición al sol. No conviene tampoco comprar las que estén blandas, poco firmes o tengan manchas que indiquen que han comenzado a deteriorarse.

La relación entre la carne de la corteza y el cuerpo interior o “corazón” es la mejor característica para determinar la calidad de la zanahoria. Lo ideal es que tengan un corazón pequeño y de un color igual al de la corteza. Si la zanahoria ha estado expuesta al sol pueden aparecer manchas verdes en la parte final de la raíz. Estas zonas tienen un sabor amargo, por lo que conviene eliminarlas.SONY DSCUna vez en el hogar, las zanahorias se han de mantener en un lugar fresco y aireado. Antes de guardarlas conviene limpiar la superficie con un trapo húmedo, en lugar de lavarlas.

Su respiración es baja, por lo que aguantan bien varias semanas en lugares frescos. En la nevera se mantienen hasta dos o tres semanas si son frescas. También se pueden congelar para que se conserven más tiempo, hasta ocho meses. Para ello, conviene quitarles los extremos, raspar su superficie, trocearlas y escaldarlas en agua hirviendo durante unos minutos antes de congelarlas.

Además de frescas, se pueden adquirir en el mercado en conserva o congeladas.

El etileno, sustancia gaseosa que segregan en mayor proporción ciertos vegetales durante su maduración, confiere sabores amargos a las zanahorias. Por esta razón, no han de guardarse junto a frutas que producen este gas durante su almacenamiento como manzanas, plátanos, melones, melocotones… para evitar así la aparición de sabores amargos.

La zanahoria es un alimento excelente desde el punto de vista nutricional gracias a su contenido en vitaminas y minerales. El agua es el componente más abundante, seguido de los hidratos de carbono, esto es, nutrientes que aportan energía. La zanahoria presenta un contenido en hidratos de carbono superior a otras hortalizas. Al tratarse de una raíz, absorbe los nutrientes y los asimila en forma de azúcares. El contenido de dichos azúcares disminuye tras la cocción y aumenta con la maduración.

Su color naranja se debe a la presencia de carotenos, entre ellos el beta-caroteno o pro-vitamina A, pigmento natural que el organismo transforma en vitamina A conforme la necesita. Asimismo, es fuente de vitamina E y de vitaminas del grupo B como los folatos y la vitamina B3 o niacina. En cuanto a los minerales, destaca el aporte de potasio, y cantidades discretas de fósforo, magnesio, yodo y calcio. Este último es de peor aprovechamiento que el que procede de los lácteos u otros alimentos buena fuente de este mineral.

El potasio es un mineral necesario para la transmisión y generación del impulso nervioso y para la actividad muscular normal, además de intervenir en el equilibrio de agua dentro y fuera de la célula.

La vitamina E ayuda en la estabilidad de las células sanguíneas y en la fertilidad, además de tener acción antioxidante.

La niacina o vitamina B3 colabora en el funcionamiento del sistema digestivo, el buen estado de la piel, el sistema nervioso y en la conversión de los alimentos en energía.

Estos son los nutrientes más destacados que ofrece este vegetal, por lo que siempre debe estar presente en una dieta sana y equilibrada; ya sea en crudo, cocida o como componente primordial de una receta, como es el caso de la que se explica a continuación: Tarta de zanahoria.


SONY DSCIngredientes:

Bizcocho;

  • 100 G Harina de trigo tamizada
  • 100 G Harina integral de trigo
  • 450 G Zanahoria fresca
  • 125 Ml Aceite vegetal suave
  • 100 G Panela: Azúcar de caña integral no refinada (recomiendo de comercio justo y agricultura ecológica)
  • 50 Nueces
  • 40 Uvas pasas
  • 3 Huevos
  • 2 cdta Canela
  • ¼ cdta Nuez moscada
  • ½ cdta Jengibre
  • 1 Cda Ralladura de naranja
  • 1 Cdta levadura Royal®
  • 1 Cdta Bicarbonato
  • Pizca de sal

Mousse de queso;

  • 150 Ml Nata para montar (puede ser ligera)
  • 250 G Queso de untar (puede ser ligero)
  • 25 G Azúcar glas
  • 4 Hojas de gelatina

Montaje y acabado;

  • Nueces picadas (opcional)
  • Decoraciones de chocolate (opcional)

Elaboración:

  • Bizcocho:

Precalentar el horno a 200C calor arriba y abajo.

Engrasar un molde desmontable alto de 16 cm de diámetro.

En un cuenco mezclar los dos tipos de harina con la sal, las especias, la levadura y el bicarbonato.

En otro recipiente batir con las varillas (preferiblemente eléctricas) los huevos con el azúcar a potencia alta durante 10 minutos o hasta que el azúcar se disuelva y la mezcla quede esponjosa y blanquecina. Bajar la intensidad del batido y añadir el aceite y la ralladura de naranja, hasta unirlos por completo.

Agregar la harina junto con las especias y mezclar con una espátula o lengua repostera realizando movimientos suaves y envolventes, hasta integrar totalmente los ingredientes secos con los ingredientes húmedos.

Incorporar la zanahoria rallada y añadir las nueces picadas y las uvas pasas (si son tiernas no hace falta ponerlas a macerar o en remojo, si son demasiado secas sí se recomienda).

Verter la masa dentro del molde y una vez el horno esté a la temperatura apropiada, hornear el bizcocho entre 40 y 50 minutos.

Transcurridos los treinta primeros minutos (nunca antes) abrir la puerta para comprobar la cocción del bizcocho con un testador o palillo. Este paso hay que hacerlo con mucha rapidez para evitar que el horno pierda temperatura y el bizcocho quede chafado.

Cuando se compruebe que el testador o palillo sale limpio y el bizcocho esté bien cocido, sacarlo del horno.

Dejar el bizcocho dentro del molde entre 5 y 10 minutos, después desmoldar el bollo y trasladarlo a una rejilla. Dejarlo enfriar por completo.

Pasado el tiempo, cortar el bizcocho en cuatro discos de la misma medida con una lira o cuchillo grande de sierra y reservar.SONY DSC

  • Mousse de queso;

Hidratar la gelatina durante diez minutos dentro de un recipiente hondo con agua fría, con cubrirla será suficiente.

Colocar la nata dentro de un bol y batirla con unas varillas enérgicamente o máxima potencia (es aconsejable realizar esta acción con un batidor de varillas eléctrico). Cuando la nata comience a coger cuerpo, añadir el azúcar glas y batir la nata hasta montarla por completo.

Añadir el queso cremoso y descender la potencia o intensidad en el batido, para no bajar demasiado la preparación.

En una taza grande, calentar un poco de la preparación anterior. No calentar demasiado, necesitamos que la temperatura de la crema no sobrepase los 60 C (si se añade líquido muy caliente a la gelatina, ésta perderá fuerza y no cuajara correctamente).

Escurrir bien la gelatina y añadirla a la taza con la crema caliente. Mezclar con unas varillas manuales hasta disolver la gelatina por completo.

Para templar un poco la gelatina y evitar el contraste de temperaturas, antes de mezclarla con toda la preparación, añadir solo una pequeña cantidad de crema de queso. Integrar y después, mezclar con el resto.

Batir con la batidora de varillas a velocidad baja, hasta conseguir una crema homogénea, espesa y esponjosa.

Preparar una manga de pastelero con una boquilla redonda y lisa y después, llenarla con la mousse.

  • Montaje y acabado;

Disponer un plato o base para tartas sobre la mesa de trabajo y colocar sobre ella la primera plancha de bizcocho (reservar la capa de la base del bizcocho para colocar en último lugar ya que ésta es la más lisa y apropiada para la superficie de la tarta).

Sobre la primera plancha de bizcocho, extender la primera capa de mousse de queso.

Repetir la operación alternando capas de bizcocho y mousse de queso hasta colocar la cuarta y última capa de bizcocho.

Después, con ayuda de una espátula untar todo el pastel con mousse de queso, alisando los laterales y superficie para que quede lo más uniforme posible (no debe preocupar si no queda perfecta, pues con la decoración final no se apreciarán las imperfecciones).

Adornar el pastel como se desee. En éste caso se han embellecido los laterales de la tarta con nueces picadas, en la superficie se han realizado unos rosetones con mousse de queso y en la cavidad superior se han esparcido decoraciones de chocolate blanco.

Cuando se haya finalizado el montaje de la tarta, trasladarla a la nevera para que la mousse solidifique, un mínimo de seis horas (lo ideal sería dejar la tarta refrigerada durante 12 horas).

Transcurrido el tiempo solo queda cortar y disfrutar ¡Buen provecho!

FLAN DE HUEVO

FLAN DE HUEVO 6.JPG¡Que ganas tenía de preparar esta receta! Fácil, sencilla y elaborada con ingredientes básicos y económicos. El flan de huevo es un clásico de la cocina casera tradicional española. Se trata de un postre delicioso que se prepara con huevos, leche, nata, azúcar y se aromatiza con limón, canela o vainilla.

El ingrediente principal es el huevo, ya que, al cocerse al baño María, sus yemas se cuajan y toman la forma del molde, adquiriendo una textura ligera, gelatinosa y cremosa. Junto a los huevos, son necesarios otros ingredientes que le aportan sabor: generalmente, se trata de leche cocida con vainilla, canela o cáscara de limón; aunque también existen recetas que utilizan zumos y compotas de frutas, chocolate fundido, café, queso cremoso o yogur. El flan es tradicionalmente cocinado en baño maría con caramelo en la capa inferior (superior al servirlo). Una vez terminada la cocción el molde es invertido, quedando cubierto el flan por el caramelo. ¡Un postre al que es difícil resistirse!

Se trata de una receta nutritiva y completa, ya que el huevo es uno de los mejores alimentos que existen: contiene todos los aminoácidos esenciales que el cuerpo necesita en cantidades adecuadas y es fuente de proteínas de alto valor biológico, además de vitaminas antioxidantes como la A, E y minerales como el selenio y el zinc. En la preparación se añade leche, nata, vainilla y azúcar, lo que supone un aumento calórico final del alimento, pero no por ello mengua su calidad. La leche es otro de los alimentos de gran valor biológico por las proteínas que contiene y además cuenta con un alto contenido en calcio. Se trata pues de una receta rica en proteínas, calcio, potasio, zinc, azúcares, sodio, fósforo y vitaminas B1, B5, B9, B3, A, D y C.

Generalmente las materias primas que conforman este postre aportan nutrientes al organismo que se han de incluir en proporciones adecuadas en una dieta variada y equilibrada (personalizandolo en cada caso), ya que hay que tener en cuenta su alto aporte energético, y es que al utilizarse azúcar en su elaboración la cantidad de hidratos de carbono es elevada.

Ahora que ya conoces algunos de los nutrientes y propiedades benéficas para el organismo que aporta el flan de huevo, no debes dudar en preparar en casa de forma artesanal estos ricos y suculentos flanes. Unos dulces sanos que gustarán a toda la familia.


flan de huevo 3.JPGIngredientes (6 unidades):

Caramelo;

  • 60 G Azúcar
  • 2 Cda Agua

Flan;

  • 160 Ml Leche
  • 185 Ml Nata líquida
  • 4 Yemas de huevo
  • 2 Huevos
  • 60 G Azúcar
  • 1/2 Vaina de vainilla

Elaboración:

  • Caramelo;

Verter el azúcar en un cazo, agregar el agua y cocerlo a fuego medio sin remover hasta que el azúcar se derrita. Después prolongar la cocción, hasta obtener un caramelo ligeramente tostado.

Repartir el caramelo en seis flaneras y reservar.

  • Flan;

Precalentar el horno a 180C calor arriba y abajo y colocar una bandeja o rejilla en la parte media-inferior del horno.

Disponer una fuente profunda que soporte las altas temperaturas (apta para  horno), donde quepan holgadamente seis flaneras y llenar con agua un tercio de su capacidad. Colocar la fuente sobre el fuego directo, hasta que el agua comience a hervir.

Por otro lado, poner la leche y la nata en un cazo al fuego y llevar a ebullición.

Al mismo tiempo, abrir la vaina de vainilla con un cuchillo afilado (con media o un cuarto de vaina de vainilla será suficiente, el resto envolverla en plástico film de uso alimentario para conservarla y usarla en otras preparaciones) y extraer los granitos de vainilla raspando el interior con la punta del cuchillo. Después, añadir los granitos al cazo, tapar y dejar infusionar durante 5 minutos para que la leche se aromatice con la vainilla.

En un cuenco y con la ayuda de unas varillas manuales, batir las yemas y los huevos junto al azúcar.

Agregar poco a poco la leche y la nata calientes a los huevos, removiendo la preparación constantemente para que los huevos no se cuajen y batir la mezcla hasta conseguir una crema homogénea.

Después, repartir de forma equitativa la preparación en los moldes.

Colocar los seis flanes dentro de la fuente con agua previamente calentada e introducirla en el interior del horno.

Cocer los flanes al baño maría entre 30 y 40 minutos, hasta que queden completamente cuajados.FLAN DE HUEVO1.JPGUna vez cocidos retirar la fuente del horno, sacar las flaneras y dejarlas enfriar por completo antes de guardarlas dentro del frigorífico.

En el momento de servir, pasar un cuchillo por las paredes del molde, darle la vuelta sobre un plato y moverlo hasta que caiga el flan.

  • Sugerencia de presentación;

En casa nos encanta acompañarlo con un par de rosetones de nata montada ¡Está delicioso!

GRANOLA

Granola 4.4.JPG¿Has probado la granola con tu desayuno? ¿Conoces sus beneficios? Este delicioso preparado aporta fibras, ayuda a combatir el colesterol, controla los niveles de azúcar en sangre y ¡no aporta grasas! Si quieres conocer más, te invito a continuar leyendo sobre los beneficios de la granola. Querrás preparar esta deliciosa y sencilla receta cuando termines de leer el siguiente artículo.

Uno de los mayores booms de la alimentación saludable, las dietas y los alimentos energéticos es sin duda la granola. La granola consiste en una mezcla de granos, semillas y frutos secos naturales que puede comprarse ya preparada en las tiendas, o que puede elaborarse en casa de forma artesanal. La recomendación general es que se prepare en el hogar, porque solo así se estará seguro de qué ingredientes la componen y cuán saludable son, ya que algunas granolas comercializadas tienen demasiadas grasas (habitualmente hidrogenadas), azúcares, saborizantes y otras muchas sustancias perjudiciales para la salud que se emplean para mejorar su textura y su conservación.

La granola casera además de ser deliciosa, crujiente, natural y útil para combinar con miles de recetas, tiene las siguientes propiedades:

Disminuye la presión arterial y el riesgo de hipertensión. Esto es debido a que la avena y frutas como la banana, son ricos en potasio y pobres en sodio.

La avena también previene la anemia ya que contiene hierro, un mineral esencial para la producción de glóbulos rojos y, por ende, disminuye el riesgo de anemia.

La avena que contiene la granola también ayuda al aparato digestivo, las semillas, las nueces y las frutas contienen fibra alimentaria, que es muy beneficiosa para la digestión. 

Además, las fibras que contiene la fruta, las semillas y la avena disminuyen el colesterol “malo” y aportan colesterol bueno y omega 3.Granola 0.0.JPGGracias a su contenido de avena de grano entero y también a las nueces, la granola es poseedora de fibra dietética excelente para un día a día saludable. Un tercio de taza de granola aporta aproximadamente 4 gramos de fibra dietética, la cual hace posible una digestión más rápida y sencilla, motivo por el cual está indicada en casos de estreñimiento.

Entre las ventajas de consumir granola también se encuentra que ayuda a controlar los niveles de azúcar en la sangre.

Además, la fibra que contiene provoca mayor saciedad que otros alimentos que se consumen a primera hora de la mañana, con lo que se consigue suma sensación de hartazgo por más tiempo. Comer granola en el desayuno ayuda a sentir menos hambre por las mañanas y a la vez reducir la ingesta de calorías.

La granola contiene grasa que es saludable y benéfica para el organismo, grasa que se convierte en energía para impulsar el cuerpo en la realización de las actividades diarias. Además, por su contenido en frutos secos como las nueces y gracias a sus aceites, una porción de granola aporta ácidos grasos monoinsaturados y así también ácidos grasos poliinsaturados, ambos muy beneficiosos para las funciones cerebrales, reducción del colesterol y control de la presión arterial e incluso de la diabetes.

Posee vitaminas como la tiamina, vitamina E y ácido fólico entre otros. Como todo alimento integral, la granola contiene antioxidantes que ayudan al cuerpo, protegiéndolo de los radicales libres que tan dañinos son para el organismo.

Este rico cereal también contiene minerales esenciales tales como; magnesio, fósforo, cobre, zinc, y selenio.

El magnesio estimula la producción de energía y el buen uso del calcio en todo nuestros huesos; además, junto al cobre ayudan a mantener el sistema inmunológico en buen estado. El fósforo regula el equilibrio ácido-base en nuestro cuerpo; el selenio regula la formación de tejidos conectivos y el desarrollo de las células rojas en la sangre.

Ahora que ya conoces cuáles son los beneficios más destacados que aporta el consumo de granola, no dejes de incluirla en tu dieta diaria para beneficiarte de sus múltiples propiedades.


Granola 1.1.JPGIngredientes:

  • 200 G Copos de avena
  • 30 G Frutos secos sin tostar (nueces, almendras enteras y laminadas, avellanas…)
  • 50 G Semillas naturales (girasol, calabaza, sésamo, lino…)
  • 30 G Coco rallado
  • 20 G Frutas deshidratada (arándanos, uvas pasas, orejones…)
  • 70 ML Miel
  • 1 Cda Colmada de aceite vegetal suave
  • 1 Cda Colmada de canela

Elaboración:

Precalentar el horno  a 185 C calor arriba y abajo.

En un cuenco amplio mezclar la avena, los frutos secos (troceados o enteros), las semillas, el coco rallado y la canela en polvo.

Añadir la miel y el aceite vegetal. Mezclar hasta que todos los ingredientes secos queden impregnados por los líquidos.

Extender la mezcla sobre una bandeja de horno, que permita esparcir bien la granola sin que ésta quede amontonada.

Cuando el horno haya alcanzado la temperatura adecuada, introducir dentro de él la bandeja con la granola y colocarla en la parte central del horno.

Tostar el compuesto durante 25 minutos aproximadamente, dándole vueltas con una espátula o lengua repostera cada cinco o diez minutos, para que se dore de forma uniforme por todas sus superficies.

Pasado el tiempo, sacar la bandeja del horno y dejar que la preparación enfríe por completo sobre la misma bandeja.

Cuando la granola esté completamente fría, agregar las frutas deshidratadas y guardarla en un recipiente hermético.

Conservar en un lugar oscuro, fresco y seco. granola 6.JPG

  • Notas:

Si se desea que la granola forme tropezones se debe añadir más cantidad de miel y aceite. Pero si se quiere hacer una versión menos endulzada y más saludable, añadir las cantidades que se indican en la receta. Incluso se pueden rebajar aún más estas cantidades. Los copos de avena quedarán más sueltos pero el resultado será muy crujiente e igual de delicioso.

Cuando la granola salga del horno, dará la impresión de que está reblandecida, pero a medida que vaya enfriando perderá la poca humedad que conserva y se tornará mucho más dura y crujiente.

Para elaborar la granola se recomienda usar semillas y frutos secos naturales, sin tostar, sin grasas añadidas y sin sal.

ALBÓNDIGAS DE POLLO EN SALSA DE PIMIENTA

albóndigas de pollo en salsa de pimienta 3.3.JPG¿Os animáis a preparar estas deliciosas albóndigas de pollo en salsa de pimienta? Están deliciosas y la receta es muy fácil, unos parrafos más abajo podrás seguir paso a paso la elaboración de este plato ligeramente picante, renovado y lleno de sabor de la cocina casera tradicional.

La pimienta es un ingrediente imprescindible para la elaboración de la salsa que acompaña a este compuesto de carne, la albóndiga. Se trata de una especia que se emplea en la cocina para la condimentación de multitud de platos, para realzar su sabor o su aroma.

La pimienta proviene de un arbusto indio que produce unas bayas diminutas. Estas bayas, según la técnica de preparación, dan lugar a los tipos de pimienta que se conocen como negra, blanca y verde. La pimienta blanca se usa en salsas suaves como la bechamel, mientras que la pimienta verde y negra dan un color más oscuro y combinan muy bien con diferentes tipos de carnes.

La pimienta, considerada la reina de las especias, es una de las más empleadas en recetas procedentes de la gastronomía de países de todo el mundo. Se trata de semillas de pequeño tamaño que se pueden utilizar tanto enteras como en polvo. Las más conocidas son la pimienta negra y la blanca, pero hay recetas que sugieren el uso de la pimienta verde o de la pimienta rosa (otra variedad producida por el denominado pimentero brasileño).

El aspecto relevante de todas ellas es el contrapunto picante que aportan a las recetas. Este sabor es más intenso en la pimienta negra, y se debe al alcaloide piperina, que estimula la producción de jugos digestivos, si bien lo hace a base de irritar e inflamar las mucosas digestivas. Por tanto, conviene emplearla en pequeñas cantidades y probar cómo responde el cuerpo en caso de padecer de estómago delicado (gastritis o úlcera).

La pimienta (Piper nigrum) pertenece a la familia de las Piperáceas y es una planta trepadora que no empieza a dar frutos hasta pasados tres o cuatro años desde su plantación. Originaria de la India hoy su uso está extendido por todo el mundo.

En la antigüedad la pimienta era tan importante que no sólo se utilizaba como condimento, también era utilizada como moneda de cambio y para ofrecer ofrendas a los dioses.

En el mercado podemos encontrar pimienta de diferentes colores. Todas las clases de pimienta proceden de la misma planta (excepto la rosa) y tienen las mismas propiedades pero su diferencia de color es debido al momento en el que se ha recolectado y el modo en que ha sido procesada.

  • Pimienta negra: se recolecta cuando los frutos están maduros y se dejan secar, con lo que se consigue que se vuelvan de color negro.
  • Pimienta verde: son los frutos recolectados cuando aún están verdes.
  • Pimienta blanca: se obtiene recolectando la pimienta muy madura. Se introducen en salmuera, con lo que se consigue eliminar la capa exterior de color oscuro y dejar solo la semilla que es la pimienta blanca.
  • Pimienta rosa: Son los granos del denominado pimentero brasileño y su sabor es muy particular, fuerte y picante. Los granos de pimienta rosa son de una planta completamente diferente al género piper nigrum. Son los frutos de los rosales baies, también conocido como el árbol de pimienta brasileña. Es un árbol alto de ramas caídas que soportan grandes racimos de bayas de color rosa brillante. Tienen un sabor ligeramente picante con un sabor cítrico suave. Las semillas se usan como una especia con moderación, porque en grandes cantidades son tóxicas. Al ser del mismo tamaño que ciertos granos de pimienta, a menudo se mezclan con ellos para hacer una mezcla de especias de colores y aromas.

Las propiedades de la pimienta negra,verde o blanca, le vienen dada por su composición:

Poseen minerales tales como; hierro, potasio, manganeso, calcio, zinc y magnesio. Contiene vitaminas del grupo B, piridoxina, riboflavina, niacina o tiamina, también es rica en vitamina A y vitamina C. Además su composición cuenta con aceites esenciales, entre los que destaca la piperina, que le proporciona su sabor picante.

Entre las propiedades de la pimienta se puede destacar su contenido en antioxidantes tales como el caroteno o el licopeno que ayudan a nuestro organismo a luchar contra los radicales libres, tan perjudiciales para la salud. Posee propiedades antiinflamatorias y previene la formación de gases en el intestino. Activan la descomposición de las células grasas y estimulan las papilas gustativas aumentando la secreción de ácido clorhídrico, lo que ayuda a tener digestiones más ligeras. Además, contiene piperina que ayuda al organismo a mejorar la absorción de los nutrientes.

Para preservar todas sus propiedades se ha de conservar en un frasco de cierre hermético y en un lugar protegido de la luz y de la humedad.

La pimienta se debe añadir a los guisos casi a punto de retirarlos del fuego para que ofrezca todo su sabor y propiedades. Se puede utilizar en grano o molida y con ella se condimentan y enriquecen estofados, sopas, carnes y pescados a la plancha o al horno y entre otros usos también sirve para preparar aliños de ensaladas.

Como puedes ver, la pimienta es una especia que puede dar mucho juego en la cocina y favorecer el buen funcionamiento del organismo, pero las personas que padecen enfermedades gastrointestinales deben prestar especial atención y evitar tomarla, ya que estas bayas estimulan las secreciones gástricas y pueden ocasionar irritación.


albóndigas de pollo en salsa.JPGIngredientes (4 personas):

Salsa de pimienta;

  • 1 Cda Mantequilla
  • 40 G Coñac
  • 400 G Leche evaporada o Nata para cocinar
  • 1 Cdta Pimienta en grano verde o negra (también se puede usar una mezcla de todas ellas, incluyendo la blanca y la rosa)
  • 15 G Concentrado de carne
  • Sal (al gusto)
  • Pimienta negra recién molida (opcional)

Albóndigas de pollo;

  • 600 G Carne de pollo picada
  • 100 G  Miga de pan remojada en leche o agua
  • 1/4 Cebolla
  • 1 Diente de ajo
  • 1 Huevo
  • 1 Ramita de perejil
  • Harina
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Pan rallado si fuese necesario
  • Sal y pimienta
  • Champiñones en conserva o frescos de pequeño tamaño (opcional)

Elaboración:

  • Salsa de pimienta;

Preparar la salsa de pimienta como se indica en la receta de este blog. Para acceder de forma rápida a la receta, pinchar sobre el siguiente enlace; Salsa de pimienta.

Una vez confeccionada, trasladarla a una cazuela baja y reservar en un lugar cálido.

  • Albóndigas de pollo;

En un cuenco amplio poner la carne de pollo, con el ajo picado muy fino, la miga de pan remojada y deshecha, la ramita de perejil picada y el huevo. Salpimentar y mezclar con una espátula o cuchara de madera.

Tomar pequeñas porciones de mezcla y de una en una, formar las albóndigas (si la mezcla está demasiado blanda se puede añadir un poco de pan rallado para que la preparación sea más consistente y se pueda moldear mejor).

Después, pasar las albóndigas por harina y dorarlas en una sartén antiadherente a fuego alto con unas gotas de aceite.

Una vez cocinadas y doradas, retirar la sartén del fuego, sacar las albóndigas y reservarlas sobre un plato cubierto con papel absorbente (para desechar el exceso de grasa).

Calentar la salsa de pimienta a fuego bajo durante un minuto (si está demasiado espesa se ha de añadir un poquito de leche o caldo de carne y rectificar de sal en caso de ser necesario).

Agregar los champiñones y las albóndigas y dejar que hierva a fuego suave entre dos y cinco minutos.

Retirar la cazuela del fuego y servir de inmediato.albóndigas de pollo en salsa de pimienta 1.JPG

SALSA DE PIMIENTA

SALSA DE PIMIENTA.JPGLa salsa de pimienta es un condimento con base de nata líquida, un buen alimento cuyo aporte de calcio, vitaminas A y D y potasio es destacado. Se acompaña con pimienta, una especia de sabor suave aunque intenso aroma, rica en antioxidantes. La pimienta posee innumerables beneficios; entre ellos, además de facilitar los procesos digestivos, destaca su capacidad anticancerígena y antibacteriana. Es una salsa que aporta más textura y aroma a los alimentos que acompaña, ideal para servir con carnes nobles que se cocinan a la plancha, parrilla o brasa.

La pimienta es una especia muy versátil y uno de los condimentos más populares en la gastronomía de muchas culturas. Es originaria de la India, siendo los principales productores la propia India y Brasil. Otros países como Malasia, Indonesia y algunos países sudamericanos tienen en el cultivo de la pimienta una importante fuente de recursos.

La pimienta proviene del árbol Piper nigrum, un árbol trepador de la familia de las piperáceas, crece en zonas tropicales húmedas y puede llegar a alcanzar los 6 metros de altura.

Existen tres variedades de pimienta procedentes del Piper nigrum y obedecen a los distintos grados de maduración del fruto en el momento de su recolección:

La pimienta negra; se recoge antes de que finalice el periodo de maduración. Los granos de pimienta se dejan en fermentación y se secan al sol. Con este proceso se endurece la piel y toman su característica coloración negra. Es la más utilizada desde la antigüedad y es aromática y picante.

La pimienta verde; se recoleccta antes de su maduración, cuando aún está tierna. En los países occidentales no se encuentra pimienta verde fresca. El proceso por el cual se hace posible acceder a esta especia es la liofilización. Brasil es el principal productor.

La pimienta blanca; se recoge muy madura y sin cáscara. Cuando adquieren un color rojo se ponen en remojo en agua salada, se les quita la piel y se guardan las bayas blancas. Se trata de un proceso laborioso. Es un tipo de pimienta más suave que la negra y también muy utilizada.

Otro tipo de pimienta es la rosa, que a diferencia de lo que parezca por su denominación común, la pimienta rosa no es de la familia botánica de la pimienta del género piper nigrum:

La pimienta rosa; son los granos del denominado pimentero brasileño y su sabor es muy particular, fuerte y picante. Los granos de pimienta rosa son de una planta completamente distinta al género Piper. Son los frutos de los rosales baies, también conocidos como el árbol de pimienta brasilera. Es un árbol alto con ramas caídas que contienen racimos de bayas de color rosa brillante. Tienen ligero sabor picante con un toque afrutado y cítrico suave. Al ser del mismo tamaño que los ciertos granos de pimienta, a menudo se combinan con ellos para hacer una mezcla de especias de colores.

La pimienta debe conservarse en tarros de cristal que se puedan cerrar herméticamente y han de guardarse en lugares frescos y secos. Lo más aconsejable es comprar siempre la pimienta en grano y molerla cuando vaya a ser utilizada. En la actualidad existe la opción de comprarla en pequeños tarros de cristal que hacen las veces de molinillo, manteniendo de este modo su aroma y sabor.

La pimienta negra es la más utilizada en todo el mundo. Su sabor fuerte, picante y aromático casa a la perfección con la mayoría de carnes, arroces, verduras, escabeches o salsas.

La pimienta blanca, para muchos la más apreciada, se caracteriza por un sabor suave a la par que intenso. Está especialmente indicada para aquellas recetas en las que intervienen huevos, pescados o frutas, así como para elaborar salsas a partir de la leche, postres cremosos o quesos.

La pimienta verde ofrece un sabor fresco, con notas mentoladas, aroma intenso y no muy picante. Entera o machacada se utiliza en la condimentación de guisos de pescado, salsas cremosas, estofados o asados de carne.

La pimienta, gracias a sus aceites esenciales, es un buen antioxidante y como ya se ha mencionado, tiene propiedades anticancerígenas. Otra característica destacable es que reduce el contenido de sodio de los alimentos y facilita la digestión ya que estimula la secreción gástrica. Uno de sus componentes la piperina favorece la pigmentación de la piel. También parece que tiene efectos positivos respecto de la circulación sanguínea, así como propiedades vasoconstrictoras.

La pimienta no está recomendada para todas aquellas personas con gastritis o que padecen enfermedades intestinales, ya que la mayor estimulación de las secreciones gástricas significa también una mayor irritación.


salsa de pimienta.JPGIngredientes (4 personas):

  • 1 Cda Mantequilla
  • 40 G Coñac
  • 400 G Leche evaporada o Nata para cocinar
  • 1 Cdta Pimienta en grano verde o negra (también se puede usar una mezcla de todas ellas, incluyendo la blanca y la rosa)
  • 15 G Concentrado de carne
  • Sal (al gusto)
  • Pimienta negra recién molida (opcional)

Elaboración

Poner a fuego bajo-medio una cazuela baja o sartén con la mantequilla e incorporar la pimienta en grano. Cuando comience a crepitar, incorporar el brandy y bajar el fuego, dejar que reduzca hasta que se evapore el alcohol, aproximadamente un minuto.

Cuando quede un tercio del contenido inicial, verter la leche evaporada y elevar la temperatura del fuego. Condimentar con la pimienta negra recién molida e incorporar el concentrado de carne.

Rectificar de sal y cuando alcance el punto de ebullición bajar la temperatura del fuego.

Cocer hasta que la salsa empiece a espesar, sin dejar de remover con una espátula o cuchara de madera.

Si se va a servir la salsa de pimienta de inmediato, reducirla hasta conseguir la densidad deseada. Pero si el tiempo de degustación se va a prolongar, retirarla del fuego antes de que esté tan espesa como se precise, pues con el calor residual se continuará cocinando, adquiriendo aún más consistencia.

Si se desea conservar la salsa de pimienta para usos posteriores, dejarla enfriar a temperatura ambiente moviendo de vez en cuando para evitar que se forme una fina película oscura y seca o cubrirla a piel con film de cocina. Después introducirla en un tarro con tapa hermética y guardarla en el frigorífico por un tiempo no superior a  tres días.

Hay que tener en cuenta que cuando la salsa se enfría, tiende a coagularse. Para recuperarla se ha de calentar al baño maría ya que es el método menos agresivo, aunque también se puede calentar dentro de un cazo a fuego suave. En ambos casos si está demasiado espesa será conveniente añadirle un poquito de leche normal o de leche evaporada y si fuese necesario, rectificar de sal.

MUFFINS DE ARÁNDANOS

muffins de arandanos 3.JPGMañana para el desayuno, muffin con arándanos azules. En casa nos encantan las frutas del bosque ya que aportan un toque distinguido a los platos y postres, proporcionan un toque ácido que nos encanta y además poseen multitud de beneficios para el organismo.

Estas frutas son bayas que crecen en grupos de pequeños arbustos que alcanzan de 25 a 50 centímetros de altura. Son oriundas de Asia y Europa y se pueden ver en estado silvestre en márgenes de caminos o torrenteras. Crecen en terrenos húmedos y en algunos casos, se pueden encontrar a 1.500 metros de altitud. Maduran durante los meses de verano y otoño. Actualmente, se cultivan especies con fines comerciales, por lo que es fácil encontrarlas en mercados especializados. El arándano que se consume en España procede básicamente de Australia, Chile, Holanda e Italia, pero cada vez toman mayor relevancia los que proceden de nuestro país, concretamente de Huelva y Asturias.

Estas frutas son de bajo valor calórico por su escaso aporte de hidratos de carbono. Son especialmente ricas en vitamina C (poseen cantidades mayores que algunos cítricos) además de actuar como antioxidante tiene la capacidad de favorecer la absorción del hierro de los alimentos, por lo que mejora o previene la anemia. Dicha vitamina interviene en la formación de colágeno, huesos y dientes, glóbulos rojos y la resistencia a las infecciones. En general, las bayas silvestres son buena fuente de fibra; que mejora el tránsito intestinal, de potasio, hierro y calcio (estos dos últimos de peor aprovechamiento que los procedentes de alimentos de origen animal), taninos de acción astringente y de diversos ácidos orgánicos. Sin embargo, lo que en realidad caracteriza a estas frutas es su abundancia de pigmentos naturales (antocianos y carotenoides) de acción antioxidante; neutralizan la acción de los radicales libres que son nocivos para el organismo. En la alimentación humana, este tipo de frutas constituyen una de las fuentes más importantes de antocianos, pigmentos vegetales que les confieren su color característico y que están junto con ácidos orgánicos tales como el ácido oxálico o el ácido málico, responsables también de su sabor.

Este fruto está disponible desde el mes de junio hasta diciembre. Una vez recolectados, se conservan durante 4 ó 5 semanas teniendo en cuenta sus necesidades de humedad y temperatura.

Al elegir este tipo de frutas es conveniente fijarse en su color, ha de ser brillante e intenso. Deben encontrarse firmes al tacto y secas, ya que las blandas y húmedas se estropean con facilidad. Se suelen deteriorar por deshidratación; rajado de los pequeños granos que las forman o enmohecimiento.

Normalmente el aroma acompaña al aspecto del alimento y suelen ser frutas muy perfumadas.

No se deben adquirir los frutos que no estén maduros pensando que ya madurarán en casa, ya que esto no sucederá. Tampoco es conveniente adquirirlos demasiado maduros ya que pierden su jugo y con ello la mayoría de propiedades que poseen.


MUFFINS DE ARANDANOS 5.JPGIngredientes (para 6 o 7 muffins usando las cápsulas de la fotografía):

  • 300 G Harina de repostería
  • 280 Ml Nata líquida
  • 150 G Azúcar común
  • 150 G de huevo
  • 60 G Aceite vegetal suave
  • 10 G Levadura química
  • 10 G Sal
  • Ralladura de limón
  • 200 G Arándanos frescos

Elaboración:

En un cuenco amplio, tamizar la levadura junto a la harina. Reservar.

En otro bol batir los huevos y el azúcar, hasta obtener una crema espumosa, que haya aumentado notablemente su volumen y presente un tono pálido.

Añadir la nata líquida y el aceite. Mezclar hasta conseguir una crema lisa y uniforme.

Incorporar la harina leudante, la ralladura de limón y la sal.

Remover con movimientos envolventes la preparación, con la ayuda de una espátula o lengua repostera y mezclar hasta unir todos los ingredientes (no batir la mezcla en exceso, si la harina desarrolla demasiado el gluten, los muffins quedarán apelmazados y no levaran correctamente).

Cuando se obtenga una masa suave y homogénea tapar el bol con papel film, para que no se cree corteza en la superficie y refrigerar la masa entre una y tres horas.

Precalentar el horno, programar 200 C de temperatura calor arriba y abajo. Colocar  dentro del horno la rejilla de tal forma que cuando se horneen los muffins, éstos queden a media altura.

Sacar la masa del refrigerador y mezclarla suavemente con una lengua repostera o espátula.

Añadir las 3/4 partes de los arándanos (el resto se utilizarán en la decoración final) e integrarlos con mucha suavidad en la preparación.

Disponer una bandeja de horno y sobre ella colocar los moldes o cápsulas.

Resultado de imagen de moldes para muffinsSi las cápsulas son de papel flexible o estriado será conveniente colocarlas sobre un molde con cavidades de las mismas características que el que se muestra en la fotografía. Estos moldes se pueden encontrar de diferentes tamaños y medidas y es fácil adquirirlos en las grandes superficies de alimentación, por internet o en tiendas especializadas. Con ello se evitará que los muffins pierdan la forma durante el horneado.

Con un sacabolas de helado o un cucharón llenar los moldes o cápsulas hasta 3/4 partes de su capacidad. Después, colocar sobre cada muffin dos o tres arándanos.

Cuando el horno haya alcanzado la temperatura adecuada, introducir la bandeja en su interior y hornear los muffins entre 20 y 30 minutos (el tiempo de horneado dependerá del tamaño de las piezas).

Cuando la superficie de los bollos esté ligeramente dorada, comprobar la cocción pinchando los muffin con un testador o palillo. Si éste sale sin restos de masa retirarlos, colocarlos sobre una rejilla y dejarlos enfriar por completo.

Se conservan en perfectas condiciones  durante varios días dentro de un recipiente hermético, en un lugar fresco, seco y alejado de fuentes de calor.MUFFINS DE ARANDANOS 4.JPG

FETUCCINI CON TRUFA NEGRA Y PECHUGAS DE CODORNIZ

SONY DSCLa pasta es un plato que además de gustar a toda la familia, supone una interesante fuente de energía, rica en hidratos de carbono y baja en grasa. Existen muchos tipos de pasta, de diferentes formas y colores, y también son muchos los ingredientes que pueden acompañar a un buen plato de pasta. En este caso se acompaña de una original y sabrosa salsa de trufa negra y pechugas de codorniz. Un plato gourmet que complementado con unas verduras al vapor o una ensalada ligera conforman un plato único ideal. No dejéis de probarlo; ¡Está delicioso!

Si los orígenes, el tratamiento y propiedades de la pasta alimenticia son de vuestro interés, en los próximos párrafos podréis adquirir más y nuevos conocimientos sobre el alimento en cuestión, ya que en el siguiente artículo se ha recopilado información acerca de este comestible tan popular como versátil.

El origen de la pasta es discutible y lleno de vacíos históricos que nos impiden ubicar su origen de una forma exacta. Existe la leyenda de que la pasta fue introducida en Italia por Marco Polo en algunos de sus numerosos viajes a Oriente.

En realidad, podemos imaginar que el origen de la pasta pudo ser simultáneo en distintos lugares y civilizaciones, si tenemos en cuenta su elaboración, basada en triturar granos y mezclarlos en agua, cociéndolos posteriormente y obteniendo así una pasta comestible

Las pastas son los productos obtenidos por desecación de una masa no fermentada, elaborada por sémolas, semolinas o harinas procedentes de trigo duro, semiduro o blando y mezcladas con agua.

A diferencia del pan, la harina para elaborar pasta de calidad superior proviene del trigo duro; una variedad típica del área mediterránea. Para obtener esta harina sólo se emplea una parte del grano del cereal, el endospermo, rico en almidón y gluten, lo que le confiere una mayor capacidad de moldeado. Por otro lado, estas harinas son pobres en vitaminas del grupo B, las cuales se localizan en la cubierta del cereal; parte del grano que no se utilizan en este caso.

Los ingredientes obligatorios para elaborar pasta son el agua y la sémola de trigo duro que contiene más gluten que el trigo común o blando. En caso de usar trigo blando para la elaboración de la pasta, es necesario añadir huevo a la masa. Entre los ingredientes opcionales están:

  • El huevo, aporta consistencia a la pasta y la hace más nutritiva.
  • Verduras, se trituran en forma de pasta o puré y se añaden a la masa para colorearla. Enriquecen el producto en vitaminas y minerales. Las más empleadas son las espinacas, la zanahoria, las alcachofas, la achicoria y el tomate.
  • Suplementos proteínicos, como la harina de soja, leche desnatada en polvo o gluten de trigo. Las pastas que los contienen se denominan fortificadas.
  • Suplementos de vitaminas y minerales. Las pastas que los contienen se llaman enriquecidas y estos suplementos pueden ser preparados especiales (hierro, vitaminas del grupo B) o complementos naturales (levadura de cerveza, germen de trigo…).

Los fettucce (cintas de pasta, son los empleados en la receta que se detalla a continuación) son el tipo más popular de pastas caseras al huevo. Son mejores cuando se les amasa a mano, pues se obtiene una pasta delicada y de textura porosa, que absorbe y atrae como ninguna otra a salsas a base de mantequilla y de crema. Las pastas al huevo amasadas a máquina también son buenas, aunque no pueden igualar a las amasadas a mano. Si tiene que usar pastas al huevo compradas, adquiera sólo la versión seca. Las pastas al huevo llamadas “frescas” son, en general, de baja calidad.

PASTE.JPG La composición, y por tanto, el valor nutritivo de la pasta va a depender de la composición de la harina de partida, o lo que es lo mismo, de su grado de extracción. Así, a mayor porcentaje de extracción, mayor contenido en fibra, vitaminas y minerales.
Si las pastas son rellenas o enriquecidas, el valor nutritivo se incrementa en función del alimento o nutriente que se adicione (huevos, leche, vitaminas, etc.).
Los hidratos de carbono (almidón) son los nutrientes más abundantes. La proteína más importante de la pasta es el gluten que le confiere su elasticidad típica. El contenido medio se sitúa entre el 12 y el 13% por lo que se puede considerar como una fuente adecuada de proteína, aunque ésta es deficiente en lisina, un aminoácido esencial. No obstante, teniendo en cuenta el concepto de complementación proteica, esta proteína puede combinarse con otras de distinto origen (legumbres, frutos secos, leche, carne…) y dar lugar a una mezcla con un perfil de aminoácidos adecuado; es decir, a proteínas de gran calidad, para un óptimo aprovechamiento metabólico por parte de nuestro organismo.
La baja cantidad de grasa que contiene la pasta es una ventaja, dadas las recomendaciones actuales de disminución del consumo de este nutriente. No obstante, cuando se hace referencia a este nutriente hay que tener en cuenta la elaboración del plato. Por ejemplo, unos fetuccini elaborados de la forma más sencilla y acompañados de salsa de tomate, apenas contienen grasa, mientras que si a estos fetuccini se les añade carne, queso, etc., el contenido graso se dispara a expensas de los ingredientes añadidos. El aporte de minerales y de vitaminas es escaso, y va a depender del grado de extracción de la harina de partida y de si ésta está enriquecida o no.

Las pastas deben tener al menos una presencia semanal en la dieta, alternando con otros platos como legumbres y arroz. La recomendación de consumo es de entre uno y tres días a la semana, en sopas o como plato principal (a condición de no enriquecerlas demasiado con grasas ya que doblarán su valor energético) o como guarnición de un segundo plato. Por su elevado contenido en almidón, las pastas son alimentos de alto valor energético. Esta característica hace que este alimento sea recomendable en la dieta habitual de cualquier persona, y especialmente de quienes necesitan un mayor aporte energético, como ocurre en la niñez, la adolescencia y en personas con profesiones de gran actividad o desgaste físico. Asimismo, en determinadas enfermedades y en situaciones de convalecencia, hace falta aumentar el aporte energético y las pastas son un buen alimento para conseguirlo.

La cocción de la pasta es un detalle al que a veces no se le presta la atención necesaria. Para conseguir un plato de pasta “al dente”, tal y como recomiendan los expertos en cocina, es necesario seguir una sencillas normas a la hora de elaborar la pasta. Se cuece la pasta en agua hirviendo (un litro de agua por cada 100 gramos de alimento). Al agua de cocción, se le añade una medida de sal (la proporción de sal y agua debe ser de aproximadamente 1,5 gramos por litro de agua) cuando rompe a hervir y cuando alcanza el punto de ebullición, se añade la pasta y se remueve para que no se apelmace. La pasta está “al dente” cuando está cocida en el exterior, pero en el interior queda un pequeño hilo de pasta cruda. En ese momento, se saca del fuego y se escurre. Si se va a consumir en el momento no es preciso refrescar la pasta; pero si no se consume al instante, se ha de pasar por agua fría, se escurre y se unta con un poco de aceite de oliva para que no se apelmace.

La pasta, al ser un producto seco, no necesita de unas condiciones estrictas de conservación para mantenerse en buen estado durante meses. Basta con guardarlas en un recipiente cerrado y protegido de la humedad para evitar que crezcan ciertos mohos que alteren su vida útil. Existen en el mercado “pastas frescas”, productos que no se han desecado y que contienen un alto porcentaje de agua. Éstas se han de conservar en refrigeración durante pocos días. Y la última novedad son las pastas congeladas, generalmente como un ingrediente más de un plato precocinado a base de pasta con verduras u otros alimentos. Para conservar estos productos es conveniente adquirirlos en el momento justo antes de ir a casa y meterlos en el congelador con el fin de que no se rompa la cadena de frío y no se altere su calidad nutritiva, gastronómica y sanitaria.


fetuccini con salsa de trufa negra y pechugas de codorniz..JPGIngredientes ( 2 personas):

  • 200 G Cintas de pasta
  • 2 L Agua mineral
  • 2 Trufas negras de pequeño tamaño (70-80 gr)
  • 100 G Cebolla
  • 60 Ml vino blanco
  • 20 G Mantequilla
  • 8 Pechugas de codorniz
  • 60 G parmesano rallado
  • Sal

Elaboración:

Si se desea preparar la pasta en casa de forma artesanal, visitar la receta que hay publicada en este blog. Para acceder de forma inmediata a la página, pinchar sobre el siguiente enlace; masa de pasta fresca al huevo.

Poner el agua en una cazuela profunda a temperatura media-alta, cuando comience a hervir añadir 2 o 3 gr de sal. Una vez alcance el punto de ebullición echar toda la pasta de una vez y revolver unos instantes, hasta que la pasta quede completamente sumergida.

Al mismo tiempo; pelar, lavar y picar muy fina la cebolla.

Cortar unas láminas de trufa para decorar y rallar el resto.

En una cazuela calentar la mantequilla a fuego medio y en ella, pochar la cebolla. Añadir el vino blanco y cocinar, removiendo de vez en cuando, hasta que el alcohol se haya consumido (aproximadamente un minuto). Retirar la sartén del fuego y añadir la trufa negra rallada.

Cuando la pasta esté cocida al dente, colar y mezclar bien con la salsa. Rectificar de sal y reservar en un lugar cálido.

Cocinar las pechugas de codorniz en una plancha a temperatura alta, hasta que estén doradas por ambos lados.

Disponer las raciones de pasta en platos de presentación, colocar sobre su superficie las pechugas de codorniz y decorar con las láminas de trufa negra y el queso parmesano rallado. Servir de inmediato.PASTA CON TRUFA NEGRA Y PECHUGAS DE COSORNIZ.JPG

BANOFFEE PIE

banoffe pie 2.JPGSi deseáis un desayuno, postre o merienda de lujo, esta es una de las opciones más acertadas. Se trata de una tarta riquísima y sorprendente que no dejará indiferente a ningún comensal.

La combinación de ingredientes es perfecta, ya que el banoffe pie se elabora principalmente con plátanos , crema de leche batida (nata) y toffee o dulce de leche, ya sea combinado en una base de bizcocho, pasta o galletas desmenuzadas y mezcladas con mantequilla derretida. Aunque algunas versiones de la receta también pueden contener chocolate, café o ambos.

Su origen es inglés y se remonta al año 1972, año en el que fue servido por primera vez en la barra del restaurante inglés The Hungry Monk Restaurant.

Esta tarta fue una evolución de otra versión “Blum’s Coffee Toffee Pie” que ya existía e importó su chef en los años 60. Al ver que no funcionaba porque el toffee se quedaba demasiado duro, el asistente del chef comenzó a experimentar buscando la forma de conseguir un toffee más líquido. Además, probó diversas frutas: manzanas, mandarina y finalmente plátano.

De ahí el nombre de la tarta “Banoffee pie”, Banana con Toffee. Este nuevo postre de la casa resultó ser un éxito absoluto, y a día de hoy sigue siendo una de las tartas más conocidas y extendidas en la mayoría de restaurantes europeos.

Como curiosidad decir que el Banoffee era la tarta favorita de Diana de Gales y se dice que también la de Margaret Thatcher.


tarta banoffe pie 3.JPGIngredientes:

Bizcocho (Molde redondo rizado con hueco interior especial para tartas de frutas 20 cm diámetro);

  • 2  Huevos
  • 60 G Harina
  • 50 G Azúcar
  • una pizca de sal
  • 50 Ml Ron
  • 50 Ml Agua

Relleno y cobertura;

  • 200 G Dulce de Leche
  • 2-3 Plátanos, en rodajas (mezcladas con jugo de limón si se desea)
  • 300 ML Nata líquida para montar >35% MG  (muy fría)
  • Estabilizante para nata, una Cda. de maizena o dos Cdas. queso crema consistente (tipo philadelphia o mascarpone >35% MG)
  • 20 G Azúcar glass
  • Chocolate en escamas, cacao o café en polvo para decorar

Elaboración:

  • Bizcocho;

Precalentar el horno a 180 C calor arriba y abajo. Colocar la rejilla de horno en la parte central del mismo, de tal modo que cuando se vaya a hornear el bizcocho éste quede a media altura.

Engrasar el molde con spray antiadherente o mantequilla y harina (primero untarlo de mantequilla y después espolvorear con harina, sacudiendo el molde para retirar el exceso de esta última).

Separar en recipientes amplios y diferentes las claras de las yemas.

Montar las claras a punto de nieve con una pizca de sal y un batidor de varillas (preferiblemente eléctricas).

En otro recipiente, con las mismas varillas, batir las yemas con el azúcar hasta obtener una pasta blanquecina que haya aumentado considerablemente su volumen inicial.

Incorporar las yemas al merengue, mezclando con una espátula o lengua repostera. Añadir la harina tamizada y mezclar suavemente con movimientos envolventes.

Verter la masa de bizcocho dentro del molde y golpearlo contra la mesa de trabajo suavemente y con movimientos cortos de arriba hacia abajo, para que la masa quede repartida de forma uniforme y no se formen grandes burbujas en la miga del bizcocho.

Cuando el horno haya alcanzado la temperatura adecuada, introducir el molde y hornear durante 15 minutos o hasta que el bizcocho comience a dorarse.

Pasado el tiempo apagar el horno, sacar el bizcocho y esperar unos minutos antes de desmoldarlo. Después, desmoldarlo y ponerlo a enfriar sobre una rejilla.

Al mismo tiempo, mezclar el agua con el ron y calentar el líquido resultante durante unos segundos en un recipiente apropiado en el microondas o durante unos minutos dentro de un cazo a fuego medio.

Calar el bizcocho con el líquido templado y dejar que nuevamente enfríe por completo.banoffe pie 10..JPG

  • Relleno y cobertura;

Cuando la base de bizcocho esté completamente fría, disponerla sobre la mesa de trabajo y  colocarla encima el dulce de leche, distribuyendo la pasta uniformemente con la ayuda de una espátula. Esparcir por encima las rebanadas de plátano y llevar a la nevera o refrigerador mientras se prepara la nata montada para la decoración.

Batir la nata con unas varillas (preferiblemente eléctricas). Cuando comience a coger consistencia añadir el azúcar glass y el estabilizante o la maizena, en su defecto el queso crema, y continuar el batido hasta montar la nata por completo. Se ha de prestar especial atención a este paso; si se excede el tiempo de montado, la nata se cortará y se obtendrá mantequilla.

Llenar con la nata montada una manga de pastelería provista de una boquilla rizada.

Sacar la tarta de la nevera y cubrir su superficie con la nata montada.

Decorar con escamas de chocolate, polvo de cacao o café y servir.

BUÑUELOS DE BACALAO

buñuelos de bacalao 4.JPGEn la entrada de hoy os deleito con este platillo tradicional de la cocina española; buñuelos de bacalao. El buñuelo de bacalao es un exquisito bocado que presenta una corteza dorada y crujiente con un interior tierno muy sabroso.

Los buñuelos de bacalao son una especialidad gastronómica de los países del arco mediterráneo, entre ellos se encuentran: España, Italia, Francia y Portugal. Se trata de bolas fritas de pasta de bacalao desmigado y mezclado con otros ingredientes. Su preparación varía ligeramente según el país de origen.

En España y Portugal son muy populares, no contienen guindilla (como ocurre con otras variantes) y se suelen freír en aceite de oliva. En ambos lugares se hacen con bacalao desalado y desmigado (esqueixat) mezclado con una masa típica de buñuelos formada por; agua o leche, harina, huevos, patatas y frecuentemente son especiados con ajo, perejil y a veces también cebolla picada. Suelen servirse como tapa, en platos de frituras variadas o como acompañamiento en platos combinados.buñuelos 1..JPGHay una historia que cuenta que el origen de los buñuelos de bacalao se remonta al siglo XIII, lugar que el Rey Fernando III incorpora a la cristiana castilla a la ciudad de Sevilla. Durante el asedio que sufrió la zona en ese periodo de tiempo, escaseaban los alimentos y dado el carácter de puerto fluvial de Sevilla, los sitiados echaron mano a unos cargamentos de bacalao y harina almacenado en el mismo, el cual después de aderezarlo convenientemente y frito, alimentó durante algún tiempo a la población. El 22 de diciembre de 1248 se termina el cerco con la entrada a la Ciudad del Rey Fernando III. El 30 de mayo de 1252, el Rey muere en Sevilla donde está enterrado en la Capilla Real de la Catedral de la Ciudad. Sin embargo no hay nada que sostenga esta teoría.

Lo que sí es cierto es que la más antigua receta conocida es de un oficial del ejército Portugués, Carlos Bandeira de Melo en el libro “Arte do Cozinheiro e do Copeiro” cuya primera edición tiene fecha de 1839 y es llamada de “Pastéis de Bacalhau” o “Bolinhos de Bacalhau” en los países de habla portuguesa.

Éste platillo es legado de una cocina con fuerte carácter tradicional, variada gracias a cada una de sus regiones y heredera de largas tradiciones que se han sabido conservar.

A continuación se detalla la receta que siempre se ha preparado en nuestra casa, se trata de una receta sencilla y elaborada con ingredientes habituales que forman parte de la despensa de cualquier hogar.


BUÑUELOS DE BACALAO 3.JPGIngredientes (4 personas):

  • 250 G Bacalao desmigado
  • 125 G Patata
  • 1 Huevos
  • 30 G Harina
  • 1 Cdta levadura química
  • 125 G Agua cocción
  • 2 Dientes de ajo
  • 2 Ramitas de perejil
  • Aceite de oliva virgen extra

Elaboración:

Desalar el bacalao. Para desalar el bacalao correctamente, visitar la página de este blog en la que se encuentra publicado un artículo que explica cómo proceder. Para acceder de forma inmediata pinchar sobre el siguiente enlace; Desalar bacalao.

Limpiar y cocer las patatas cortadas en dados durante 15 minutos. Apagar el fuego, añadir el bacalao a la cazuela, tapar y dejar así entre 5 y 8 minutos (infusionar).

Retirar las patatas y el bacalao del agua y colarla para aprovecharlo.

En un cazo, sofreír un ajo primero y luego añadir la mitad del perejil picado, durante poco tiempo para que el ajo no amargue.

Cortar la cocción añadiendo el agua de patatas y bacalao que se había reservado y calentarla.

A continuación, añadir la harina junto a la levadura y mezclar bien de 2 a 5 minutos hasta conseguir que la pasta se despegue de las paredes del cazo.buñuelos 2.JPGAñadir a la masa las patatas cocidas y el bacalao desmenuzado y seguir removiendo para mezclar bien y unificar la masa.

Integrar el huevo y el resto de perejil y ajo finamente picados en la masa e ir removiendo para que queden bien incorporados.

Dar forma a los buñuelos y freír en la sartén con abundante aceite previamente calentado y retirar cuando estén dorados.

Sacar los buñuelos y ponerlos en plato con papel absorbente para quitar el exceso de aceite.

Servir caliente acompañados de ensalada variada.

ROSCOS DE MOJITO

ROSCOS DE MOJITO3.JPG¡Mirad que roscos tan originales! ¿A que tienen una pinta irresistible? Pues nada lejos de la realidad, además de estar buenísimos, estos roscos lucen así de resultones. Están elaborados con una masa de bizcocho a la que se le proporciona sabor y color con el cóctel cubano más famoso del mundo, el mojito. Además, están cubiertos por una fina capa de chocolate blanco que les aporta a los pastelitos un toque crujiente con el que combinan a la perfección. Son ideales para degustar en el desayuno o la merienda, aportando a ese “gran momento” un toque de alegría y frescura.

El mojito se elabora con cuatro ingredientes principales; Ron, hierbabuena, lima y azúcar. Una mezcla simple y refrescante que define a uno de los tragos más consumidos en el mundo.

Si quieres saber más sobre la verdadera historia del cóctel más popular de nuestro tiempo, en el siguiente articulo se ha recopilado la siguiente información;

La historia del Mojito no comienza en la Bodeguita del Medio (típico restaurante de la Habana, Cuba), como la mayoría de la gente cree. En la Bodeguita del Medio se rescató la receta que ya se preparaba antaño y se hizo famosa con la ayuda del célebre escritor Ernest Hemingway y su famosa frase: “Mi Mojito en la Bodeguita mi Daiquirí en el Floridita”. El mojito originario parece haber nacido tan lejos como a finales del siglo XVI. Entonces se llamaba Draque o Draquecito porque fue el pirata Sir Richard Drake, subordinado del Capitán Sir Francis Drake (corsario de la corona inglesa) quien preparó la primera versión conocida de una bebida que llevaba aguardiente (destilado del jugo de caña de azúcar que añejado durante el tiempo se convierte en lo que conocemos como ron), azúcar, lima y menta. El aguardiente aportaba calor, el agua diluía el alcohol, la lima combatía el escorbuto (deficiencia de vitamina C), la menta refrescaba y el azúcar permitía tragarse aquello. Se usaba como una medicina por las propiedades que tenían sus ingredientes y Drake lo tomaba siempre después de sus batallas.

En la década de 1860, la producción de ron ya era mucho más refinada y se añejaba, lo que daba un ron de mejor calidad. Éste sustituyó al aguardiente y lo que ya en Cuba se conocía como Draquecito se rebautizó como “Mojito”, mucho antes de su popularización por Ernest Hemingway.

El término Mojito se encuentra en el anonimato de la sabiduría popular, pero se piensa que procede de la costumbre criolla de añadir “mojo” (jugo de limón y otros condimentos) a las carnes como aliño. Quizás al hecho de añadir jugo de limón (hay que aclarar que en Cuba se llama limón a lo que en España se llama lima ) y hierbabuena macerada a la mezcla de ron blanco, agua carbonatada, azúcar y hielo, se le considere un cóctel con un poquito de mojo, es decir, un mojito.

Con el exquisito sabor de la hierbabuena, su color verde llamativo y refrescante, y su magia, el Mojito es actualmente uno de los tragos más vendidos en el planeta tierra.

Por esa razón y porque está buenísimo se le añade una buena copa de este cóctel tan mágico a la receta de los roscos que se detalla a continuación ¡Pruebalos sin prisa y disfruta de cada bocado!


ROSCOS DE MOJITO 5.JPGIngredientes:

Crema de Mojito;

  • 150 Ml de nata para montar (puede ser ligera)
  • 50 Ml Ron blanco
  • 50 G Azúcar moreno
  • 10-12 Hojas grandes de hierbabuena
  • 1 Lima 

Nota:

La cantidad de ron es orientativa, depende si se desea con más o menos alcohol. También se puede optar por suprimirlo y sustituirlo por la misma cantidad de nata, estarán igual de buenos y así también los podrán saborear los más pequeños de la casa. Lo mismo sucede con la hierbabuena y la lima, va en función de gustos.

Bizcocho;

  • 220 G Harina de trigo
  • 75 G Azúcar granulada o común
  • 10 G Levadura
  • 5 G Sal
  • 2 Huevos
  • 15 G Mantequilla
  • 200 G Crema de mojito

Acabado;

  • 200 G Chocolate blanco
  • 20 G Manteca de cacao (opcional, se utiliza para que el chocolate fundido sea más líquido y el baño de los roscos quede más fino)
  • Polvo de hierbabuena o decoraciones al gusto

Elaboración:

  • Crema de mojito;

Poner las hojas de hierbabuena con una cucharada de agua en el vaso de la batidora o procesador de alimentos y triturar hasta obtener una pasta.

Verter la nata dentro de un bol y batir a máxima velocidad (preferiblemente con unas varillas eléctricas), cuando la nata comience a coger consistencia, añadir el azúcar moreno y continuar batiendo, hasta que la nata esté firme pero no seca.

A continuación, agregar la pasta de hierbabuena, el ron y el zumo de lima y prolongar el batido unos segundos más. Reservar.
SONY DSC

  • Bizcocho;

Precalentar el horno a 215 C calor arriba y abajo y colocar la rejilla del mismo en la parte central del horno, de tal manera que cuando se vayan a hornear los roscos éstos queden a media altura.

Engrasar el molde para roscos con aceite, mantequilla o rociarlo con spray antiadherente.

En un tazón grande cernir la harina, el polvo de hornear y la sal.

En otro cuenco batir ligeramente con unas varillas los huevos junto al azúcar. Añadir la mantequilla ablandada o derretida e incorporar la crema de mojito que se elaboró inicialmente. Batir durante unos segundos, hasta disolver el azúcar por completo.

Agregar el preparado de harina cernida y mezclar con una espátula de silicona, realizando movimientos envolventes hasta lograr una pasta suave y homogénea.

LLenar una manga de pastelero con la preparación anterior y rellenar las cavidades del molde hasta 2/3 de su capacidad.

Cuando el horno haya alcanzado la temperatura adecuada, hornear los bizcochos entre siete y nueve minutos o hasta que al presionar suavemente la parte superior de las rosquillas ésta regrese a su lugar.

Una vez cocidas, dejarlas en el molde entre 4 y 5 minutos. Después, desmoldar y colocar sobre una rejilla para que enfríen por completo.

  • Acabado;

Deshacer el chocolate y la manteca de cacao dentro de un recipiente apto para el microondas durante unos segundos o al fuego dentro de un cazo al baño maría durante unos minutos.

Sobre una rejilla bañar las rosquillas con el chocolate fundido, esperar unos minutos para que el chocolate se temple y espolvorearlas con polvo de hierbabuena u otras decoraciones al gusto.roscos de mojito.JPG