ALBÓNDIGAS DE POLLO EN SALSA DE PIMIENTA

albóndigas de pollo en salsa de pimienta 3.3.JPG¿Os animáis a preparar estas deliciosas albóndigas de pollo en salsa de pimienta? Están deliciosas y la receta es muy fácil, unos parrafos más abajo podrás seguir paso a paso la elaboración de este plato ligeramente picante, renovado y lleno de sabor de la cocina casera tradicional.

La pimienta es un ingrediente imprescindible para la elaboración de la salsa que acompaña a este compuesto de carne, la albóndiga. Se trata de una especia que se emplea en la cocina para la condimentación de multitud de platos, para realzar su sabor o su aroma.

La pimienta proviene de un arbusto indio que produce unas bayas diminutas. Estas bayas, según la técnica de preparación, dan lugar a los tipos de pimienta que se conocen como negra, blanca y verde. La pimienta blanca se usa en salsas suaves como la bechamel, mientras que la pimienta verde y negra dan un color más oscuro y combinan muy bien con diferentes tipos de carnes.

La pimienta, considerada la reina de las especias, es una de las más empleadas en recetas procedentes de la gastronomía de países de todo el mundo. Se trata de semillas de pequeño tamaño que se pueden utilizar tanto enteras como en polvo. Las más conocidas son la pimienta negra y la blanca, pero hay recetas que sugieren el uso de la pimienta verde o de la pimienta rosa (otra variedad producida por el denominado pimentero brasileño).

El aspecto relevante de todas ellas es el contrapunto picante que aportan a las recetas. Este sabor es más intenso en la pimienta negra, y se debe al alcaloide piperina, que estimula la producción de jugos digestivos, si bien lo hace a base de irritar e inflamar las mucosas digestivas. Por tanto, conviene emplearla en pequeñas cantidades y probar cómo responde el cuerpo en caso de padecer de estómago delicado (gastritis o úlcera).

La pimienta (Piper nigrum) pertenece a la familia de las Piperáceas y es una planta trepadora que no empieza a dar frutos hasta pasados tres o cuatro años desde su plantación. Originaria de la India hoy su uso está extendido por todo el mundo.

En la antigüedad la pimienta era tan importante que no sólo se utilizaba como condimento, también era utilizada como moneda de cambio y para ofrecer ofrendas a los dioses.

En el mercado podemos encontrar pimienta de diferentes colores. Todas las clases de pimienta proceden de la misma planta (excepto la rosa) y tienen las mismas propiedades pero su diferencia de color es debido al momento en el que se ha recolectado y el modo en que ha sido procesada.

  • Pimienta negra: se recolecta cuando los frutos están maduros y se dejan secar, con lo que se consigue que se vuelvan de color negro.
  • Pimienta verde: son los frutos recolectados cuando aún están verdes.
  • Pimienta blanca: se obtiene recolectando la pimienta muy madura. Se introducen en salmuera, con lo que se consigue eliminar la capa exterior de color oscuro y dejar solo la semilla que es la pimienta blanca.
  • Pimienta rosa: Son los granos del denominado pimentero brasileño y su sabor es muy particular, fuerte y picante. Los granos de pimienta rosa son de una planta completamente diferente al género piper nigrum. Son los frutos de los rosales baies, también conocido como el árbol de pimienta brasileña. Es un árbol alto de ramas caídas que soportan grandes racimos de bayas de color rosa brillante. Tienen un sabor ligeramente picante con un sabor cítrico suave. Las semillas se usan como una especia con moderación, porque en grandes cantidades son tóxicas. Al ser del mismo tamaño que ciertos granos de pimienta, a menudo se mezclan con ellos para hacer una mezcla de especias de colores y aromas.

Las propiedades de la pimienta negra,verde o blanca, le vienen dada por su composición:

Poseen minerales tales como; hierro, potasio, manganeso, calcio, zinc y magnesio. Contiene vitaminas del grupo B, piridoxina, riboflavina, niacina o tiamina, también es rica en vitamina A y vitamina C. Además su composición cuenta con aceites esenciales, entre los que destaca la piperina, que le proporciona su sabor picante.

Entre las propiedades de la pimienta se puede destacar su contenido en antioxidantes tales como el caroteno o el licopeno que ayudan a nuestro organismo a luchar contra los radicales libres, tan perjudiciales para la salud. Posee propiedades antiinflamatorias y previene la formación de gases en el intestino. Activan la descomposición de las células grasas y estimulan las papilas gustativas aumentando la secreción de ácido clorhídrico, lo que ayuda a tener digestiones más ligeras. Además, contiene piperina que ayuda al organismo a mejorar la absorción de los nutrientes.

Para preservar todas sus propiedades se ha de conservar en un frasco de cierre hermético y en un lugar protegido de la luz y de la humedad.

La pimienta se debe añadir a los guisos casi a punto de retirarlos del fuego para que ofrezca todo su sabor y propiedades. Se puede utilizar en grano o molida y con ella se condimentan y enriquecen estofados, sopas, carnes y pescados a la plancha o al horno y entre otros usos también sirve para preparar aliños de ensaladas.

Como puedes ver, la pimienta es una especia que puede dar mucho juego en la cocina y favorecer el buen funcionamiento del organismo, pero las personas que padecen enfermedades gastrointestinales deben prestar especial atención y evitar tomarla, ya que estas bayas estimulan las secreciones gástricas y pueden ocasionar irritación.


albóndigas de pollo en salsa.JPGIngredientes (4 personas):

Salsa de pimienta;

  • 1 Cda Mantequilla
  • 40 G Coñac
  • 400 G Leche evaporada o Nata para cocinar
  • 1 Cdta Pimienta en grano verde o negra (también se puede usar una mezcla de todas ellas, incluyendo la blanca y la rosa)
  • 15 G Concentrado de carne
  • Sal (al gusto)
  • Pimienta negra recién molida (opcional)

Albóndigas de pollo;

  • 600 G Carne de pollo picada
  • 100 G  Miga de pan remojada en leche o agua
  • 1/4 Cebolla
  • 1 Diente de ajo
  • 1 Huevo
  • 1 Ramita de perejil
  • Harina
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Pan rallado si fuese necesario
  • Sal y pimienta
  • Champiñones en conserva o frescos de pequeño tamaño (opcional)

Elaboración:

  • Salsa de pimienta;

Preparar la salsa de pimienta como se indica en la receta de este blog. Para acceder de forma rápida a la receta, pinchar sobre el siguiente enlace; Salsa de pimienta.

Una vez confeccionada, trasladarla a una cazuela baja y reservar en un lugar cálido.

  • Albóndigas de pollo;

En un cuenco amplio poner la carne de pollo, con el ajo picado muy fino, la miga de pan remojada y deshecha, la ramita de perejil picada y el huevo. Salpimentar y mezclar con una espátula o cuchara de madera.

Tomar pequeñas porciones de mezcla y de una en una, formar las albóndigas (si la mezcla está demasiado blanda se puede añadir un poco de pan rallado para que la preparación sea más consistente y se pueda moldear mejor).

Después, pasar las albóndigas por harina y dorarlas en una sartén antiadherente a fuego alto con unas gotas de aceite.

Una vez cocinadas y doradas, retirar la sartén del fuego, sacar las albóndigas y reservarlas sobre un plato cubierto con papel absorbente (para desechar el exceso de grasa).

Calentar la salsa de pimienta a fuego bajo durante un minuto (si está demasiado espesa se ha de añadir un poquito de leche o caldo de carne y rectificar de sal en caso de ser necesario).

Agregar los champiñones y las albóndigas y dejar que hierva a fuego suave entre dos y cinco minutos.

Retirar la cazuela del fuego y servir de inmediato.albóndigas de pollo en salsa de pimienta 1.JPG

Un comentario en “ALBÓNDIGAS DE POLLO EN SALSA DE PIMIENTA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s