GAZPACHO DE AGUACATE CON GAMBAS

GAZPACHO DE AGUACATE CON GAMBAS...JPGCon la llegada del buen tiempo apetecen cosas fresquitas. Este gazpacho de aguacate es una opción muy saludable y ofrece una alternativa al gazpacho convencional. Se trata de una forma deliciosa de consumir frutos y verduras en crudo.

El aguacate es originario de México, Colombia y Venezuela. Los primeros españoles que llegaron a América bautizaron a este fruto con el nombre de “pera de las Indias”, dada su semejanza externa con las peras españolas.

El aguacate posee muchas propiedades que benefician al organismo, siempre y cuando se consuma con moderación, debido a que las grasas constituyen el principal componente del aguacate tras el agua, por lo que su valor calórico es elevado.

Este fruto aporta una baja cantidad de hidratos de carbono y menor aún de proteínas.

En cuanto a la grasa, ésta es mayoritariamente monoinsaturada; el 72% del total de grasas es ácido oleico, característico del aceite de oliva.

Es rico en minerales como el potasio y el magnesio;

El potasio es necesario para la transmisión y generación del impulso nervioso, para la actividad muscular normal e interviene en el equilibrio de agua dentro y fuera de la célula.

El magnesio se relaciona con el funcionamiento de intestino, nervios y músculos, forma parte de huesos y dientes, mejora la inmunidad y posee un suave efecto laxante.

También destaca su contenido de vitamina E (antioxidante que interviene en la estabilidad de las células sanguíneas y en la fertilidad) y de ciertas vitaminas hidrosolubles del grupo B, como la B6 o piridoxina, que colabora en el buen funcionamiento del sistema nervioso.

El aguacate es un fruto que generalmente se emplea a modo de hortaliza o verdura, de sabor delicado y de fácil consumo, rico en grasas monoinsaturadas, antioxidantes y minerales; aliadas de nuestra salud. Teniendo en cuenta dichas propiedades nutritivas, es muy recomendable para todos los segmentos de la población: niños, jóvenes, adultos, deportistas, mujeres embarazadas, madres lactantes y personas mayores.

Por su aporte de antioxidantes y grasas de tipo monoinsaturado, se recomienda su consumo especialmente, a quienes tienen mayor riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares. Las grasas monoinsaturadas tienen la propiedad de reducir las tasas de colesterol total en sangre, a expensas del denominado “mal colesterol”, el LDL-c, al tiempo que incrementan los niveles de HDL-c, “el colesterol bueno”, que en nuestro cuerpo se encarga de transportar por la sangre el colesterol desde las células al hígado, evitando que se acumule en las paredes de los vasos sanguíneos.

La vitamina E, como antioxidante, contribuye a reducir el riesgo de múltiples enfermedades, entre ellas, las cardiovasculares, las degenerativas e incluso el cáncer. Además, por su riqueza en magnesio y potasio y bajo aporte de sodio, resulta muy recomendable para aquellas personas que sufren de hipertensión arterial o afecciones de vasos sanguíneos y corazón y para quienes tienen bulimia o toman diuréticos que eliminan potasio. Su contenido de potasio deberán tenerlo en cuenta las personas que padecen de insuficiencia renal y que requieren de dietas controladas en este mineral.

Por ser bastante calórico, se ha de moderar su consumo en caso de sobrepeso u obesidad.

A la hora de elegir este fruto, se ha de comprobar que la piel no presente ningún tipo de defecto como manchas, puntos negros o signos de excesiva maduración.

El aguacate está maduro si al sacudirlo se nota que el hueso se mueve o cede a la leve presión con el dedo. Si no está del todo maduro, se debe dejar a temperatura ambiente durante el tiempo necesario, 1-3 días. Su proceso de maduración puede acelerarse si se envuelve en papel de periódico junto con una manzana o un plátano.

Si por el contrario el aguacate está en su punto de sazón, para detener la maduración se ha de guardar en la parte menos fría de la nevera (no a menos de 6ºC ).

El aguacate se puede congelar. Para ello, hay que extraer la pulpa, aplastarla bien y mezclarla con un poco de zumo de limón.

Para su degustación, se ha de abrir justo antes de su consumo, ya que la pulpa se ennegrece con rapidez. Esto se puede evitar rociándola inmediatamente con zumo de limón. Por otro lado, si al consumirlo sólo empleamos una mitad, la que sobra se puede conservar en óptimas condiciones para el día siguiente dejándole el hueso, rociada con zumo de limón en la nevera y protegida con papel film o en un recipiente de cierre hermético.


GAZPACHO DE GAMBAS 2.JPGIngredientes (para 4 personas):

Gazpacho de aguacate;

  • 2 Aguacate
  • 1 Pimiento verde
  • 1 Pepino
  • 1 Cebolleta
  • 1/2 Diente de ajo
  • 1 Cda Aceite de oliva virgen extra
  • 1 Cda Vinagre de jerez
  • Zumo de un limón
  • 1 vaso de agua
  • Pimienta
  • Sal marina yodada

Guarnición;

  • 9 Gambas peladas
  • Brotes tiernos de ensalada
  • 4 Tomates cherry
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal

Aceite aromático;

  • 12 Hojas de albahaca fresca
  • Aceite de oliva virgen extra

Elaboración:

  • Gazpacho de aguacate;

Pelar el pepino, lavarlo y trocearlo.

Lavar el pimiento; retirarle el tallo, las semillas y las nervaduras blancas del interior. Después trocearlo.

Pelar los aguacates, partirlos por la mitad, eliminar los huesos, extraer la pulpa y rociarla de inmediato con el zumo de limón, para evitar que se oxide.

Limpiar la cebolleta, retirandole las raíces y la parte verde, tras ello lavarla y trocearla.

Pelar el ajo y partirlo en dos (sólo se usará la mitad).

A continuación, colocar todos estos ingredientes dentro del vaso de la batidora; El pepino, el pimiento, el aguacate, la cebolleta y el ajo.

Agregar el aceite, el vinagre, la sal y la pimienta.  Añadir el vaso de agua y triturar la preparación hasta obtener una crema suave y homogénea. Reservar el gazpacho refrigerado, dentro de un recipiente bien tapado.

  • Guarnición;

Lavar los tomates y partirlos por la mitad.

Pelar las gambas y retirarles las tripas (cordón de color oscuro que cruza su cuerpo por la parte superior) se pueden quitar tirando de ellas hacia el exterior después de haberse deshecho de la cabeza o practicando una incisión con un cuchillo afilado en la parte superior del lomo. Después lavar las gambas y secarlas con papel de cocina.

Calentar unas gotas de aceite en una sartén antiadherente y añadir las gambas. Saltearlas un par de minutos, hasta que cambien de color. Cuando estén cocinadas, retirar la sartén del fuego y trasladar las gambas a un plato.

En caso de ser necesario, lavar los brotes de ensalada, secarlos y trocearlos ligeramente.gazpacho de aguacate con gambas 3.3.JPG

  • Aceite aromático;

Lavar las hojas de albahaca, secarlas con papel de cocina y picarlas.

Majar las hojas dentro de un mortero y cuando estén trituradas, incorporar el aceite de oliva y mezclar hasta conseguir una salsa emulsionada.

En el momento de servir, repartir el gazpacho de aguacate en cuatro cuencos o platos hondos y disponer sobre ellos; los tomates, las gambas y los brotes de ensalada.

Para completar el plato, regar los alimentos con un cordón de aceite de albahaca, salpimentar y servir.

SPANAKOPITA (PASTEL GRIEGO DE ESPINACAS Y QUESO FETA)

spanakopita.JPGMe pierde la gastronomía de grecia… El estilo de cocina es típicamente mediterráneo, con técnicas e ingredientes compartidos con Italia, la cocina de Oriente medio y las gastronomías procedentes de los Balcanes. El estilo de vida griego se refleja en su comida, nada pretenciosa y llena de sabor. Los productos frescos que llegan a sus fogones demuestran el cuidado y mimo que ponen en la selección de la materia prima. Los campos de olivos, limoneros, hortalizas y verduras que salpican el paisaje de Grecia nos hablan de una cocina conectada con el medio, rica, variada y vital.

Las espinacas, alimento hortícola empleado en muchas de las recetas que componen la dieta mediterránea son un claro ejemplo de frescura. Ésta verdura es un ingrediente imprescindible en la receta de hoy. Por ello, antes de redactar la receta, en los próximos párrafos podréis leer y aprender un poco más sobre este vegetal.

No se conoce la forma original o silvestre de la espinaca. Sin embargo, muchos autores afirman que procede del sudoeste asiático. Fueron los árabes quienes en el siglo XI introdujeron la espinaca por primera vez en España.

Su cultivo se extendió por Europa en los siglos XV y XVI, donde países como Holanda, Inglaterra o Francia fueron los principales consumidores. Más tarde llegó a América, aunque no fue hasta la década de 1920 cuando la espinaca logró ser popular, momento en el que se descubrieron sus magníficas propiedades nutricionales.

En la actualidad su cultivo está extendido por todo el mundo. Estados Unidos, Italia, Francia y Alemania son sus principales productores.

Las espinacas frescas están presentes en el mercado entre los meses de otoño y primavera. También se las puede adquirir durante el verano, aunque en esta época presentan una calidad inferior. Son verduras muy aptas para la congelación. Por ello se pueden comprar conservadas de este modo durante todo el año. Además, cuentan con la ventaja de que conservan muy bien sus propiedades originales y de que se facilita su cocinado.

Cuando se pretende comprar espinacas es recomendable seleccionar aquellas que presenten un color verde, brillante y uniforme. Las hojas han de tener un aspecto fresco y tierno. Se aconseja rechazar aquellos ejemplares que tengan manchas rojizas o amarillentas porque es probable que hayan aparecido como consecuencia de una contaminación por hongos. También es recomendable no elegir espinacas cuyas hojas estén ásperas, tengan el tallo fibroso o cuyo color haya perdido intensidad.

Una vez en casa, las espinacas han de introducirse en una bolsa de plástico perforada o envuelta en un plástico para proteger alimentos. De este modo se pueden conservar de manera adecuada en el frigorífico durante al menos dos semanas. SPANAKOPITA 3.JPGLas espinacas están compuestas en su mayoría por agua. Su contenido de hidratos de carbono y grasas es muy bajo. Aunque tampoco tiene una cantidad muy alta de proteínas, es uno de los vegetales más ricos en este nutriente. Su contenido en fibra, al igual que ocurre con la gran mayoría de las verduras, es considerable, lo que resulta beneficioso para la salud.

Las espinacas destacan sobre todo por una riqueza en vitaminas y minerales que sobrepasa a la de la mayoría.

En relación con su riqueza vitamínica, las espinacas presentan cantidades elevadas de provitamina A y de vitaminas C y E, todas ellas de acción antioxidante. Asimismo es muy buena fuente de vitaminas del grupo B como folatos, B2, B6 y, en menor proporción, también se encuentran B3 y B1.

La provitamina A se transforma en vitamina A conforme el cuerpo la necesita. Dicha vitamina es esencial para la visión, el buen estado de la piel, el cabello, las mucosas, los huesos y para el buen funcionamiento del sistema inmunológico.

La vitamina C interviene en la formación de colágeno, glóbulos rojos, huesos y dientes, al tiempo que favorece la absorción del hierro de los alimentos y aumenta la resistencia frente las infecciones.

La vitamina E interviene en la estabilidad de las células sanguíneas y en la fertilidad.

Los folatos colaboran en la producción de glóbulos rojos y blancos, en la síntesis de material genético y en la formación de anticuerpos del sistema inmunológico.

La vitamina B2 o Riboflavina se relaciona con la producción de anticuerpos y de glóbulos rojos, interviene en procesos de obtención de energía y en el mantenimiento del tejido epitelial de las mucosas.

En cuanto a su contenido en minerales, las espinacas son ricas en calcio, hierro, magnesio, potasio, sodio, además de presentar también buenas cantidades de fósforo y yodo. Lo que ocurre es que el calcio es de peor aprovechamiento que el que procede de los lácteos u otros alimentos que son fuente importante de este mineral. Algo similar ocurre con el hierro, cuya absorción es mucho mayor cuando procede de alimentos de origen animal.

El magnesio se relaciona con el funcionamiento de intestino, nervios y músculos. Además, forma parte de huesos y dientes, mejora la inmunidad y posee un suave efecto laxante.

El potasio, al igual que el sodio, es un mineral necesario para la transmisión y generación del impulso nervioso y para la actividad muscular normal. Regula también el equilibrio de agua dentro y fuera de la célula.

El fósforo tiene una importante función estructural. Forma parte de huesos y dientes y colabora en los procesos de obtención de energía.

El yodo es indispensable para el buen funcionamiento de la glándula tiroidea, que regula el metabolismo.

De su contenido de sustancias antioxidantes, además de la provitamina A y de las vitaminas C y E, las espinacas son ricas en glutation, ácido ferúlico, ácido cafeico, ácido beta-cumárico y carotenoides como la luteína y la zeaxantina. Éstos últimos son compuestos muy importantes para la salud de los ojos..


SPANAKOPITA 1.JPGIngredientes (2-4 personas):

  • 10 Hojas de pasta filo
  • 125 G Queso feta
  • 300 G Espinacas frescas
  • 1 Cebolla mediana
  • 1 Cda Piñones
  • 1 Cda Uvas pasas
  • 4 Cda Mantequilla
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal

Elaboración:

Pelar, lavar  y picar la cebolla. Pocharla ligeramente en una sartén con unas gotas de aceite de oliva.

Mientras, cocinar las espinacas al vapor unos minutos (las hojas han de quedar semi enteras). Cuando estén cocinadas, sacarlas y colocarlas sobre un colador de malla fina para que desprendan el exceso de agua. Reservar.

 Añadir los piñones a la sartén de la cebolla y tostarlos ligeramente.

 Incorporar las uvas pasas y saltear durante dos minutos. Retirar la sartén del fuego.

Después, agregar las espinacas y mezclar. Trasladar la preparación a una fuente amplia y dejar enfriar.

Trocear el queso feta en pequeños taquitos y añadirlo a la elaboración anterior.

Precalentar el horno a 200 C calor arriba y abajo.

Derretir la mantequilla en un recipiente apto para el microondas durante unos segundos o en un cazo al fuego durante unos minutos.

Extender una lámina de pasta filo sobre la mesa de trabajo y pincelarla ligeramente con mantequilla. Disponer sobre ella, otra lámina de pasta filo y de nuevo pincelar ligeramente con mantequilla. Continuar alternando capas de pasta filo y mantequilla, hasta terminar con todas las láminas.

Esparcir sobre la última lámina de pasta filo todo el relleno (formando un cordón) en uno de los extremos más largos y enrollar con cuidado, haciendo un canutillo.

Después,  darle forma de caracola o espiral y finalmente pincelar la superficie con mantequilla.

Colocar una hoja de papel vegetal especial para hornear sobre una bandeja de horno y encima situar la spanakopita.

Cuando el horno haya alcanzado la temperatura adecuada, meter la bandeja con la spanakopita (quedando ésta a media altura), en su interior y hornearla durante 30 minutos.

Cuando la spanakopita se haya dorado, sacarla del horno y colocarla sobre una rejilla (para que no se forme humedad en la base) hasta el momento de servir.

La spanakopita se puede servir caliente, templada o fría, según preferencia.SPANAKOPITA 2.JPG

SALPICÓN DE MARISCO

SALPICON3.JPG¡Hoy almorzamos salpicón de marisco! Delicioso, fresco y muy nutritivo.

Uno de los alimentos indispensables para elaborar esta receta es el Langostino o gamba. En los siguientes párrafos y antecediendo a la receta, vamos ha aprender alguna cosa más sobre este rico alimento.

El langostino es un crustáceo de 10 patas, de caparazón semiduro y de color rosado con vetas amarronadas. Su longitud es de entre 12 y 15 centímetros. Habita en los mares de todo el mundo, y en el Mediterráneo, sobretodo en los fondos arenosos de la desembocadura de los ríos, ahí crece la variedad de langostino más apreciada.

Este crustáceo es en la actualidad una de las especies de mayor consumo debido al desarrollo de su cría controlada en espacios costeros y a la posibilidad de comprarlo congelado. Existen diversas variedades de langostinos congelados procedentes de diferentes mares.

Los mariscos tienen que ser fresquísimos y no sólo parecerlo. En el caso de los langostinos y gambas suelen comercializarse en dos tipos de presentación:

  • Refrigerado; Es la denominación del crustáceo no vivo, crudo y sometido a refrigeración (1 a 2ºC). Este sistema es el utilizado para los “crustáceos nadadores”; langostinos, gambas y quisquillas.
  • Congelado; Es la denominación del crustáceo, no vivo, crudo o cocido. Este método es el utilizado para especies de abundantes capturas: langostinos, langosta o bogavantes.

La mejor receta para este tipo de alimento es aquella que conserva el sabor a mar, el sabor real del marisco. Por tanto, no hay que esconder este delicioso alimento detrás de salsas y refritos. Lo ideal es disfrutar del marisco cocinándolo de la forma más natural posible.

En esencia, los métodos más utilizados son:

  • Cocinados a la plancha; el método más utilizado en especial para crustáceos que poseen cola; langostinos, gambas,cigalas, langosta…
  • Cocidos; la regla general es que el marisco vivo se cuece en agua fría y el muerto en agua hirviendo, aunque la mejor manera de cocerlo en vivo es en cocedores al vapor. Tan importante como la cocción es el enfriado, por lo que una vez cocido el marisco se debe de sumergir en agua con hielo para que se enfríe con rapidez. De esta manera, la carne queda más prieta, se corta el calor que tiene el marisco en su interior y se evita que se recueza por dentro.

El tiempo orientativo de cocción por kilo de marisco y una vez que el agua ha comenzado a hervir para los langostinos es de 3 a 5 minutos y para la gamba, cuando se recupera el hervor.


 

SALPICON4.JPGSi nos centramos en las propiedades nutritivas del langostino destacar que el agua es el elemento más abundante en éste tipo de marisco, supone de un 75 a un 80 por ciento de su composición. El contenido medio de proteínas es de 18 gramos por cada 100 gramos de alimento comestible, pudiendo superar los 20 gramos. Dichos nutrientes son de elevado valor biológico y, a diferencia del pescado, en el marisco las proteínas son más fibrosas y tienen más colágeno, motivo por el que son más difíciles de digerir.

Su valor energético es más bien bajo, dado que contienen poca cantidad de grasa: de 2 al 5%. En concreto, aportan en torno a 80 calorías por cada 100 gramos. No obstante, cuando se habla del valor energético de un alimento hay que tener en cuenta, entre otros aspectos, su forma de elaboración. Unos langostinos cocidos nada tienen que ver con los fritos en gabardina o las gambas al ajillo untadas con pan.

La sabiduría popular los vincula a grandes cantidades de colesterol, y, en efecto, es así, pero con matices porque dentro de los mariscos existen diferencias. La capacidad que tienen éstos mariscos de aumentar el nivel del colesterol sanguíneo es muy inferior a la de otros alimentos, dada su mayor concentración de ácidos grasos insaturados (ejercen un efecto reductor del colesterol) y su escaso contenido en ácidos grasos saturados (cuyo exceso está relacionado de forma directa con el aumento del colesterol).

Su contenido de hidratos de carbono no es relevante. En la mayoría de especies no supera el 1%.

Los minerales más destacables son el fósforo, potasio, calcio, sodio, magnesio, yodo, cloro y hierro.

En cuanto al hierro, el contenido medio por 100 gramos de este marisco es inferior al de la carne. No obstante, la ración habitual de consumo de estos alimentos suele ser pequeña. Por lo general, se toman como aperitivo o como ingrediente de otros platos y su consumo es esporádico.

Relativo a las vitaminas, sobresalen las hidrosolubles del grupo B (B1, B2, B3 y B12) y, en menor proporción, las liposolubles A y D.


SALPICON1.JPGIngredientes:

Salpicón de marisco;

  • ¼ pimiento verde grueso
  • ¼ pimiento rojo grueso
  • ¼ pimiento amarillo grueso
  • ¼ cebolleta o cebolla
  • 1 tomate
  • 12 langostinos cocidos
  • 12 mejillones cocidos
  • 4 palos de delicias de mar

Condimento;

  • Zumo ½ limon
  • 2 Cda Aceite de oliva virgen extra
  • Pimienta
  • Sal

Elaboración:

  • Salpicón de marisco;

Lavar y cortar a estilo “brunoise” los pimientos (brunoise es una forma de cortar las verduras en pequeños dados de 1 a 2 mm de lado.

Lavar y pelar los tomates y las cebolleta y trocearlos del mismo modo.

Cortar en pequeños cubitos las porciones de delicias de mar.

Pelar los langostinos y desechar la piel y la cabeza.

Retirar las valvas o las conchas a los mejillones, también los pelos o barbas.

Colocar todos los ingredientes dentro de un cuenco amplio y profundo. Después, mezclarlos con cuidado.SALPICON5.JPG

  • Condimento ;

Mezclar dentro de un recipiente alto, el zumo de limón, el aceite, la pimienta y la sal. Batir la mezcla con un batidor de varillas manual hasta fusionar todos los ingredientes.

Verter todo el condimento sobre el salpicón de marisco y servir templado o frío.

Si no se va ha consumir de inmediato,  conservar refrigerado hasta el momento de la degustación.SALPICON2.2.JPG

ROLLITOS DE PRIMAVERA

SONY DSCEl rollito de primavera se elabora con abundantes verduras cortadas en juliana; zanahoria, cebolla, puerro,  col china (este ingrediente es fundamental), setas, brotes de soja y en ocasiones fideos celofán, también llamados fideos de soja verde o mungo. A veces se suele incluir caldo de pollo y carne picada. A todo ello se le da un toque salado con unas gotas de salsa de soja, se enrolla en una hoja de pasta fresca (pasta de harina de trigo China, generalmente brick) y se fríe dentro de un wok en aceite hirviendo durante unos minutos. Hasta que la pasta se comienza a dorar por el exterior.

Fueron introducidos en Occidente gracias a la enorme difusión de la comida china que han realizado los restaurantes chinos en las principales capitales del mundo.

Tradicionalmente, los rollitos de primavera forman parte del la fiesta de Año Nuevo Chino que se celebra cada año en la cercanía de la primavera. Los rollos de primavera tienen una simbología especial en estas fechas ya que se asemejan al gusano de seda que renace de su capullo. Los rollos de primavera se sirven también en los festivales de Qingming (también denominado como día de limpieza, día de tumbas o día de muertos).SONY DSCComo se ha matizado en el primer párrafo, la col china es un ingrediente fundamental, ésta hortaliza en gran parte dota a éste plato de su característico sabor. Por ello, vamos a dedicar unos minutos a conocer un poco mejor sus propiedades y el aporte nutricional que nos ofrece.

La col china también denominada boc choy o napa es una verdura oriunda del Extremo Oriente. Se han encontrando sus semillas en las excavaciones neolíticas de los asentamientos de Banpo ( sitio arqueológico descubierto en 1953 y situado en el valle del río amarillo, al este de la ciudad de Xi’an, capital de la provincia de shaanxi, en la República Popular China). La col se cultiva en China hace más de 1.500 años, desde donde llegó a Japón a finales del siglo XIX. En los últimos años su consumo y producción han experimentado una difusión paulatina a los países de Europa y América. Formaba parte de la dieta culinaria de los chinos del sur en el siglo V.  Actualmente se cultiva en Europa, China, EEUU y Guatemala.

Su aporte nutricional y sus compuestos esenciales para el organismo, hacen de este vegetal un alimento bueno para la salud general, el cuidado del cabello y el mantenimiento de una piel saludable.

El repollo chino contiene; magnesio, calcio, fósforo y vitamina K, para proporcionar a los huesos la fuerza y vitalidad necesarias para la realización de las labores de cotidianas. En general, el organismo entero se fortalece con el consumo regular de este producto asiático.

Al igual que sucede con la col común, la col china contiene buenas cantidades de glucosinolatos, compuesto orgánico que ayuda a prevenir el cáncer.
Repollo chinoEste alimento excepcional tiene una poderosa combinación de nutrientes que pueden evitar enfermedades cardiovasculares. La vitamina B y el folato reducen considerablemente los niveles de homocisteína que hay en la sangre, causante de los padecimientos del corazón. Los músculos del corazón se benefician gracias al aporte de magnesio y calcio, que le permiten una mejor relajación y contracción.

Se trata de un alimento bajo en calorías y rico en fibra dietética, dos condiciones que lo convierten en la mejor alternativa cuando se buscan alimentos que contribuyan a la pérdida de peso.

Se dice que la col china retrasa el envejecimiento de las personas que la consumen. El boc choy es muy beneficioso para el tratamiento de diversas infecciones de la piel debido a sus propiedades antibacterianas y antisépticas.

Otra increíble propiedad de la napa está en el hierro que posee, esto ayuda a aumentar el nivel de ferritina en el organismo, la ferritina es la sustancia indicada para tratar la caída del cabello, contribuyendo al crecimiento del mismo.

Por otro lado aunque no existe un estimativo de cuáles son los perjuicios de la ingesta de col china, consumir en demasía este vegetal podría tener las consecuencias de un exceso de minerales en el organismo, estos efectos podrían ser; niveles elevados de calcio, cálculos renales, deficiencias en el funcionamiento de los riñones, disminución de la absorción de hierro, zinc, magnesio y depósitos de calcio en el tejido blando. La recomendación como ocurre con la mayoría de los alimentos, es consumirla en proporciones adecuadas, siendo aconsejable una dieta variada y equilibrada.

Como alternativa al menú diario os propongo estos deliciosos y sabrosos rollitos de primavera caseros. Animaros a preparar esta receta, son muy fáciles de elaborar y quedan espectaculares.rolitos1.JPG

Ingredientes (8 unidades):

  • 1 Rollo de pasta brick
  • 1 Zanahoria
  • 1 Puerro
  • 1 Ajo
  • 1/2 Col china
  • 100 G Taza de brotes de soja frescos
  • 50 G Carne picada
  • Aceite de oliva
  • Salsa de soja
  • Huevo (para sellar la masa)
  • Salsa Agridulce para acompañar

Elaboración:

Lavar, pelar y cortar en forma de bastón las zanahorias.

Limpiar, retirar la piel y picar muy fino el puerro y el ajo

Enjuagar la col china y trocearla en juliana.

Colocar un wok sobre el fogón a temperatura media-alta y engrasarlo con una gotas de aceite.

Cuando la sartén esté caliente, incorporar el ajo y el puerro. Pochar ambos ingredientes uno o dos minutos.

Añadir la zanahoria y saltear tres minutos.

Agregar la carne picada y mezclar, mover continuamente hasta que la carne esté completamente cocinada.

Después, adicionar el repollo y continuar la cocción cinco minutos más.

Finalmente añadir los brotes de soja e integrar todos los ingredientes.

Regar la preparación con la salsa de soja y trasladar la elaboración a un plato para dejarla enfriar.

Disponer la masa brick sobre la mesa de trabajo y sacar ocho porciones de 20x20cm cada una.

Poner una cantidad de relleno sobre uno de los lados en de la pasta brick y  doblar los laterales hacia dentro para evitar que el relleno se salga. Después, enrollar la pasta hasta el final.

Cuando se tenga formado el cilindro hay que sellarlo.  Para ello,  pintar el último pliegue con huevo batido.

Proceder del misma manera hasta agotar el resto de ingredientes.rollito1.JPGPoner un wok o una sartén honda con abundante aceite sobre el fuego a temperatura media-alta. Cuando el aceite esté muy caliente (sin llegar a producir humo) freír los rollitos aproximadamente dos minutos por cada lado, hasta verlos dorados.

Una vez fritos, colocarlos sobre papel de cocina absorbente para retirar el exceso de grasa.

Emplatar y servir de inmediato acompañados de salsa agridulce.

Una propuesta más sana para disfrutar este platillo es cocinarlos dentro del horno. Para ello, programar 200C calor arriba y abajo. Cuando el horno haya alcanzado la temperatura adecuada, cubrir una bandeja de horno con papel parafinado, colocar los rollitos sobre la bandeja e introducirlos dentro del horno. Cocinarlos 15-20 minutos, dándoles la vuelta a mitad de cocción para que queden dorados por ambas superficies.

BARRITAS DE CEREALES Y FRUTOS SECOS

barritas5.5.JPG¡Estas barritas energéticas están de vicio! Son un estupendo tentempié, especialmente para aquellas personas que practican ejercicio. Poseen beneficios y propiedades muy buenas para la salud. No obstante, su consumo debe ser moderado ya aportan una gran cantidad de energía debido a que han sido elaboradas con cereales y frutos secos.

Entre sus ingredientes destacan los copos de avena. La Avena recientemente era considerada una mala hierba y después, su cultivo sólo fue usado como alimento para animales. Más tarde se fueron conociendo sus propiedades nutritivas y curativas, hoy en día es considerada como la Reina de los cereales.

Aunque se tiene constancia de antiguos cultivos en Asia Central, los arqueólogos ubican su origen en Europa Central donde se encontraron pruebas de su uso en la Edad de Bronce. También en excavaciones datadas en antiguas dinastías egipcias aparecían restos de Avena, pero no se tiene seguridad si se trata de restos silvestres. Actualmente es en el centro y norte de Europa, además de Norteamérica, donde su cultivo y consumo es más extenso.

La avena es una hierba anual de la familia de las gramíneas. La especie más utilizada para el cultivo es la Avena Sativa, seguida de la Avena Byzantina y sus semillas son un cereal muy apreciado en la alimentación.

La planta suele alcanzar el metro y medio de altura y posee hojas lanceoladas de unos 4 centímetros de largo. Las flores son espigas, similares al trigo o la cebada, que transmiten esa bucólica sensación de paz al contemplar praderas extensas doradas por el Sol, indicando que es el momento oportuno para cosechar su grano.

Aunque su mayor componente es el almidón, es rica en proteínas, grasas saludables, vitaminas y minerales. Es el cereal con mayor proporción de grasa vegetal, con un 65% de grasas no saturadas y un 35% de ácido linoleico (con un interesante aporte de omega3).

Entre las vitaminas que la Avena nos ofrece encontramos la B1, B2, B3, B6 y la vitamina E. También nos nutre con minerales como el sodio, potasio, fósforo, calcio, magnesio, cobre, zinc, hierro y azufre. Cada 100 gramos de Avena nos aporta 335 kilocalorías repartidas en 12 gramos de proteína, 60 gramos de hidratos de carbono, 6 gramos de fibra y 7 gramos de grasa saludable. Además del gran aporte de vitaminas y minerales.barritas7.JPGEs usual que los deportistas y aficionados al gimnasio pronto incluyan la Avena en su dieta, ya sea como copos-hojuelas para desayunos y meriendas, en sus batidos como bebida vegetal o en cualquiera de sus diferentes presentaciones.

Su riqueza en hidratos de carbono de fácil asimilación y su aporte proteico con seis de los ocho aminoácidos esenciales, muy por encima de cualquier otro cereal, hacen que sea ideal para nutrir el organismo de quien tiene un gasto superior a la media, tanto a nivel orgánico como muscular.

Además sus grasas insaturadas no solo son saludables sino que necesarias para regular el metabolismo en general, lo cual ayuda a equilibrar el peso. Por lo que es recomendable consumirla tanto antes como después de realizar ejercicio.

Su gran dotación de vitaminas también es muy beneficiosa para quien a través del ejercicio necesita reponer el alto consumo efectuado. Las vitaminas del complejo B, sobre todo B5 y B1, colaboran a metabolizar los hidratos de carbono, lo cual es básico en la obtención de energía durante el esfuerzo.

Su rico aporte de minerales como el potasio, que colabora en el equilibrio electrolítico del cuerpo por la sudoración elevada en el ejercicio, y el magnesio, calcio o fósforo tan necesarios para el trabajo muscular y el buen funcionamiento neuromuscular.

Si se realiza un consumo moderado de Avena, los expertos aseguran que nos ayudará a bajar de peso al estimular el metabolismo y colaborar en la absorción de los nutrientes, además de facilitar con su fibra el tránsito intestinal (sobre todo si es integral). La Avena aporta sensación de saciedad, es diurética y evita la ansiedad, todos factores que favorecen la pérdida de peso. Por otro lado, dos cucharadas de avena contienen 100 calorías que nos aportan nutrición y salud. Pero si son complementadas con otros alimentos tales como la miel, el azúcar y otros productos calóricos; leche, yogurt, frutas y otros cereales (muesli), se aumentará notablemente su aporte calórico. Como consecuencia estas ingestas podrían origina un efecto contrario.

Son muchos los beneficios que la Avena brinda a nuestra salud. Entre su variadas propiedades terapéuticas podríamos destacar: es regeneradora de la piel (emoliente), gran tónico cardiaco, equilibra los niveles de glucemia, reconstituyente orgánico de la actividad vital (analéptico), suave laxante, reduce la ansiedad y el estrés (timoléptico), tónico cardíaco, antidispéptico (estimula la digestión), combate la debilidad (antiasténico), antiespasmódica, relajante natural que induce al sueño (narcótica) y anti-diarreico.

La hoja de la planta desecada en el horno tiene efectos narcóticos, calmantes y antiespasmódicos. Su aporte de fibra soluble extra ayuda a reducir el colesterol mientras que la insoluble tiene un efecto suavemente laxante. También reduce la tensión arterial gracias a su alto contenido de potasio.

Su aporte en fósforo y azufre fortalece las uñas, reduce la caída del cabello y regenera la piel. Con su uso interno la Avena actúa como diurético, sacia el apetito, combate la tos o bronquitis, favorece la fertilidad y mejora los trastornos menstruales y la menopausia.

En su uso externo la Avena mejora considerablemente todo tipo de problemas en la piel como psoriasis, urticaria, dermatitis, acné o quemaduras solares. También se usa como cataplasma para calmar molestias reumáticas, ciática o dolores hepáticos.

También beneficia su consumo en casos de enfermedades degenerativas como esclerosis múltiple. Además. la avena es relajante del sistema nervioso por lo que está indicada para casos de insomnio, estrés y ansiedad.

Siempre se recomienda consultar las dosis y posología con un médico naturópata o alópata para tratamientos de dolencias ya que como ocurre con todos los alimentos, tiene algunas contraindicaciones. En principio, no se dan contraindicaciones en el caso de la avena en copos-hojuelas pelados. Es el salvado o piel de la avena integral el que puede producir algunas contrariedades como: hinchazón estomacal, gases, diarrea y cólico intestinal, oclusión intestinal y problemas en la absorción de nutrientes.


barritas8.8.JPGIngredientes 25 unidades:

  • 80 G Copos de avena
  • 20 G Arroz inflado
  • 65 G Frutos secos variados
  • 35 G Arándanos desecados
  • 12 G Coco rallado
  • 95 G Miel
  • 15 G Aceite de suave
  • 25 G Azúcar moreno
  • 75-100 G Chocolate blanco, negro 70% y/o con leche (opcional)

Elaboración:

En una sartén grande u horno, tostar los copos de avena (moverlos de cuando en cuando para evitar que se quemen). Cuando presenten un tono ligeramente dorado sacarlos y depositarlos en un cuenco amplio.

Con ayuda de un robot o sobre la tabla de cortar, trocear en pequeñas porciones los frutos secos.

Hidratar unos minutos los arándanos dentro de un recipiente con agua caliente.

Calentar en un cazo al fuego o recipiente apto para microondas la miel, el aceite y el azúcar. Mezclar los ingredientes hasta conseguir una pasta semilíquida.

Añadir al cuenco que contiene los copos de avena; el arroz inflado, los frutos secos picados, los arándanos rehidratados y el coco rallado.

Incorporar la mezcla de miel, aceite y azúcar moreno bien caliente.

Mezclar con una espátula o lengua repostera todos los ingredientes. Hasta conseguir que todos ellos queden impregnados.

Forrar un molde cuadrado de paredes bajas con papel de horno (yo utilizo un molde de silicona con varias cavidades en forma de barrita. En este caso, al tratarse de un molde de silicona no es necesario forrarlo previamente).

Repartir equitativamente la mezcla sobre la base del molde y ejercer una fuerte presión. Para ello, ayudarse de algún elemento pesado. Las piezas han de quedar con grosor final de 1,5cm o 2cm.barritas9.JPGPrecalentar el horno a 200C calor arriba y abajo.

Cuando el horno haya alcanzado la temperatura adecuada, meter el molde dentro del horno, quedando éste a media altura.

Hornear la preparación 15 o 20 minutos ( cuando las saquemos del horno, las barritas aún deben estar un poco blandas. Endurecerán a medida que vayan enfriando).

Sacar el molde del horno y dejarlo templar durante 10 minutos. Después, desmoldar las piezas y dejarlas enfriar por completo sobre una rejilla.

Si hemos usado un único molde cuadrado para hornear; desmoldar la pieza (aún caliente – templada) sobre una tabla de corte.

Con un cuchillo largo y afilado, sacar porciones de 2,5cm x 10cm e ir colocando las barritas de cereales sobre una rejilla. Cuando las tengamos todas formadas, dejar enfriar sobre una rejilla.

  • Si se decide añadir chocolate;

Derretir cada tipo de chocolate en recipientes diferentes.

Este paso se puede realizar (según preferencia):

  • Al baño maría; Colocar el chocolate dentro de un bol y ponerlo sobre un cazo con un poco de agua. Llevar al fogón y calentar hasta derretirlo por completo a fuego lento.
  • En el microondas; programar secuencias de 30 segundos y remover el chocolate en cada intervalo para evitar que se queme.

Después, verter el chocolate en un recipiente bajo, un poco más grande que las barritas.

Sumergir una de las superficies de cada una de las barritas dentro del chocolate y dejar enfriar sobre la rejilla a temperatura ambiente.

Las barritas de cereales se conservan durante varios días almacenadas dentro de una caja metálica o envueltas con papel de aluminio dentro de cualquier recipiente plástico y hermético. Guardar en lugar oscuro, lejos de fuentes de calor y humedades.BARRITAS3.3.JPG

PIZZA BARBACOA

SONY DSC

Hoy almorzamos ¡Pizza! ¿Alguien conoce alguna persona a la que no le guste la pizza?

La pizza tiene una historia muy peculiar e interesante, pues ejemplifica las transformaciones que un alimento pasa a través del tiempo. Seguro que piensas que su origen es italiano pero debo decirte que aunque ahí se inventó en el siglo XIX como la conocemos hoy en día, tiene predecesores aún más antiguos.

Una versión primitiva de este plato son los “plakuntos” de origen griego, que eran unos panes planos con aceite de oliva y especias. Poco a poco, se les incorporaron otros ingredientes como quesos de cabra y oveja que eran un alimento de nómadas, ideal para comer y transportarse sin sacrificar el sabor.

Posteriormente, en la época de los romanos se comenzó a hornear junto a todos los ingredientes. Los vestigios arqueológicos de hornos hechos con ladrillo y madera indican que fueron perfeccionando sus técnicas para la preparación de la comida.

Incluso hay referencias más antiguas que las dos anteriores, pues en Egipto (de donde se heredó el método de fermentación para la elaboración de pan), en el año 2500 a. de C. se consumían unos panes planos y redondos, cocinados en cenizas o lozas calientes, que también se conocen como “flatbreads”.

Varios siglos después y entre guerras, conquistas, migraciones y descubrimientos, llega el tomate (el tomate llega a Italia en bajeles españoles en el año 1554), un regalo de México al mundo, logró que este manjar fuera lo que hoy en día conocemos.

En el año 1835 un famoso escritor (Alejandro Dumas) apuntó que la pizza era la única comida de la gente humilde en Nápoles durante el invierno y que su receta incluía aceite de oliva, queso, tomate, pescados de la región, carnes frías, o solo con ajo y hierbas, si se tenía poco dinero.

En 1889, Raffaele Esposito era el dueño de la pizzería napolitana Brandi, que era un local muy célebre entre sus habitantes y los fuereños. Él fue quien marcó la historia de la pizza como la conocemos hoy en día.

Para terminar con la breve redacción de la historia de la pizza, os dejo un relato curioso. Es un ejemplo clave del proceso de legitimación de los platos populares por parte de otros estratos sociales para su difusión y dispersión. Ya que la pizza es parte de la democracia culinaria de Italia.

[Un día la reina Margarita de Savoya estaba aburrida de la comida de palacio, así que decidió ir al puerto, pues se enteró de la fama de lo que Raffaele preparaba en su restaurante. El cocinero, quiso homenajear a la noble y le dedicó una receta: la pizza Margarita, con mozzarella de leche de búfala, albahaca y salsa de tomate. Ella quedó encantada y llevó la tradición de la pizza a las clases altas…]


SONY DSC

La pizza es un alimento muy completo, si la elaboramos en casa podemos elegir los ingredientes que más  nos convienen y que más nos gustan. Lamentablemente es un alimento bastante calórico, por lo que hay que moderar su consumo.

La pizza es un alimento rico en carbohidratos (25,8 gramos/100 gramos), grasa (11,5 gramos/100 gramos) y proteína (8,8 gramos/100 gramos). Unos 100 gramos de pizza aportan aproximadamente unas 234 calorías y, por tanto, una ración pequeña puede ser apta incluso para dietas de adelgazamiento. Si deseas controlar el peso y el colesterol puedes acudir a las pizzas vegetales, con queso descremado, aceite de oliva o mozzarella light. En la actualidad se pueden conseguir estos ingredientes, en casi todas las grandes superficies de alimentación.

Los valores nutricionales de la pizza varían según los ingredientes que utilicemos, pero siempre son más recomendables aquellas pizzas realizadas de forma casera que las industriales, que tienen un alto contenido de grasa. En este último caso es muy difícil saber qué tipo de grasas se emplearon, incluso a veces se utilizan grasas de origen animal que son malas para nuestro sistema cardiovascular.

Aunque también se puede comprar las bases ya preparadas, congeladas o de panadería, es todo un regalo para el paladar preparar la masa de pizza en casa con harina, levadura, agua y sal.

Es muy sencillo. Además, se pueden preparar varias pizzas de una vez  y conservar congeladas por un periodo no superior a 3 meses.


SONY DSC

Ingredientes:

  • 1 Disco de masa para pizza
  • 3 Cda Passata di pomodoro o tomate frito concentrado (casero o comprado, según preferencia)
  • 1 Bola de mozzarella o 4-5 Cda de mozzarella rallada (según gustos)
  • 3 Cda Salsa barbacoa
  • 5-6 Lonchas de bacon
  • 2 Cda Queso fundente
  • 1/4 Cebolla
  • 1 Cda Orégano
  • Sal y pimienta

Elaboración:

Preparar la masa de pizza según se indica en la receta del blog (para visualizarla pinchar sobre la palabra “masa para pizza” que encontrareis en el listado de ingredientes).

Si decidimos elaborar la passata di pomodoro o concentrado de tomate en casa, seguir las instrucciones que se indican en la receta (para acceder al enlace, ticar sobre la palabra “passata di pomodoro” en la lista de ingredientes).

Precalentar el horno a 250C calor arriba y abajo. Colocar la bandeja de horno a media altura. (si tenemos piedra de hornear, colocarla a media altura sobre la rejilla y sustituir la bandeja de horno).

Disponer una hoja de papel de hornear sobre la mesa de trabajo y colocar sobre ella el disco de masa.

Cubrir con una fina capa de tomate concentrado y añadir la mozzarella.

Poner salsa barbacoa al gusto y encima, colocar las lonchas de bacon .

Esparcir una pequeña cantidad queso fundente sobre toda la superficie del disco.

Incorporar la cebolla y espolvorear con el orégano seco. Salpimentar.

Cuando el horno haya alcanzado la temperatura adecuada, hornear la pizza 15-20 minutos.

piz.JPG

FONDUE DE QUESO EN PAN DE PUEBLO

SONY DSC

Nunca imagine que me gustaría tanto. ¡Si no lo pruebo, no lo creo! Jajaja… ¡Que delicia! En casa devoramos el pan en cuestión de minutos…

La presentación muy rústica, espectacular. El aroma, impresionante.

El queso que le pongais a la fondue es a vuestra elección. Pero tened en cuenta, gran parte ha de ser graso y fundente para que se derrita sin dificultad dentro el horno.

Yo no soy muy dada a platos tan contundentes. Suelo decantarme por opciones más ligeras, pero amig@s… ¡En esta ocasión, hay que darse el gusto!

Ya habrá tiempo para machacarse en el gimnasio cuando sea necesario. ¡En la vida hay que disfrutar! Eso de andar contando calorías a todas horas, no puede ser saludable. Debemos de llevar una vida activa, comer sano, variado y equilibrado.


Ingredientes:

  • 1 Hogaza de pan de 250-300 G
  • 100 G Queso Gouda
  • 50 G Queso Emmental
  • 60 G Queso Manchego
  • 75 G Mahonesa
  • 50 Ml Vino blanco
  • Sal y pimienta al gusto
  • Cebollino para decorar

Elaboración:

Lavar, pelar y picar fina la cebolleta.

En un cuenco grande rallar los tres tipos de queso.

Añadir la cebolleta picada, la mahonesa y la copita de vino blanco.

Aderezar al gusto con sal y pimienta.

Mezclar todos los ingredientes hasta conseguir una pasta espesa.

Precalentar el horno a 180C.

Con un cuchillo de sierra, cortar el copete a la hogaza de pan (dejando lo que será la tapadera de una sola pieza).

Retirar la miga del interior del pan, dándole a la corteza un grosor de 1,5-2 cm.

Verter la preparación anterior dentro del pan.

Cubrir el pan con su tapadera y envolverlo en papel de aluminio (que quede bien tapado, para evitar que se queme dentro del horno).

Cuando el horno haya alcanzado la temperatura adecuada, introducir el pan. Quedando éste a media altura. Hornear 45-50 minutos.

Picar los tallos de cebollino y decorar con ellos la superficie del pan.

¡Buen provecho!

EMPANADA DE ESPINACAS Y QUESO DE CABRA

1.JPG

¡Mi primera publicación de salado! Hoy os traigo una receta rapidita (si teneis el hojaldre congelado o refrigerado, pero también puede ser comprado). Recordar que el hojaldre antes de usarlo tiene que estar frío, dejarlo en la nevera hasta el momento de colocarle el relleno y darle forma a las piezas. A si no se deformara y subirá mejor en el horneado.

En la lista de ingredientes dejo el enlace para elaborar el hojaldre en casa. ¡Es infinitamente mejor! Como siempre digo yo, en casa sabemos lo que echamos y si usamos materiales de calidad para las elaboraciones ¿Como va ha estar malo? Si hemos puesto ilusión y cariño a la receta, saldrá con mejor o peor aspecto. Pero no puede estar malo.

Algun@ estaréis pensando, para ello hace falta tiempo… Pues si, hace falta tiempo. Yo trabajo en doble jornada de lunes a viernes, seis horas por la mañana y dos por la tarde, me ocupo de mis tareas cotidianas en la casa, practico deporte con frecuencia y todavia encuentro tiempo para cocinar a diario. Pero si queréis comer saludable hay que buscar el tiempo. Muchas elaboraciones se pueden hacer con antelación y mantener con diferentes métodos de conservación.

Lo dicen todos los expertos. Dormir bien, hacer deporte y estar bien alimentado. Imprescindible para llevar una vida sana, equilibrada y feliz…


8.JPG

Ingredientes:

  • Masa rectangular de Hojaldre (pinchar enlace para ver receta)
  • 1 cdta Aceite de oliva
  • 200 G de espinacas frescas
  • 1/2 Cebolla
  • 2 Cda Uvas pasas
  • 1 Cda Piñones
  • Sal
  • 100 G Queso de cabra
  • 1 Huevo
  • Leche (para pintar la masa)
  • Semillas de sésamo blanco y negro (para decorar)

Preparación:

Pelamos, lavamos y troceamos la cebolla. La colocamos en una sartén a fuego medio con unas gotitas de aceite y cocinamos la cebolla hasta que esté transparente.

Lavamos y troceamos las hojas de espinaca. Escurrimos bien para retirar el exceso de agua (en los comercios la venden en bolsa ya lavada y troceada, lista para su consumo).

Añadimos a la sartén los piñones y las uvas pasas, mezclamos con una cuchara de madera.

Bajamos la temperatura del fogón e incorporamos las espinacas. Rectificamos de sal y rehogamos la preparación unos minutos.

Colocamos la elaboración en un recipiente amplio y dejamos enfriar.

5.JPG

Precalentamos el horno 250C calor arriba y abajo.

Sacamos el hojaldre de la nevera y lo estiramos, lo colocamos sobre una lámina de papel de hornear encima de una bandeja de horno.

Rellenamos la mitad del hojaldre con la elaboración anterior, dejando un espacio en todos los bordes para después poder sellar la empanada.

Cortamos el queso de cabra y lo colocamos encima de las espinacas.

Cerramos la empanada, dejando caer la otra mitad del hojaldre sobre el relleno.

Sellamos la empanada con las puntas de un tenedor y para que quede bonita, con los dedos vamos haciendo dobleces hacia dentro.

Hacemos unas pequeñas perforaciones en en la parte superior a modo de chimenea.

Pintamos la empanada con un poquito de leche o huevo batido y decoramos con el sésamo.

Cuando el horno haya alcanzado 250C, metemos la empanada dentro del horno a media altura, bajamos la temperatura a 190C y horneamos 20-30 minutos, hasta que la veamos bien doradita.