TARTA DE QUESO Y DULCE DE LECHE

TARTA DE QUESO Y DULCE DE LECHE 5.JPGEl dulce de leche (también conocido como manjar, manjar blanco, arequipe o cajeta) es un dulce tradicional latinoamericano que corresponde a una variante caramelizada de la leche. Su consumo se extiende a todos los países de América Latina, a Francia (donde se lo llama confiture de lait), y a aquellos lugares con minorías de esas nacionalidades, como España o los Estados unidos. Este producto recibe diferentes nombres según el país en el que se consume y también presenta algunas variedades regionales. Es ampliamente utilizado en postres como alfajores, tortitas, wafles, helados, pasteles o tortas.

Existen diversos relatos sobre el origen del dulce de leche. Varios de los países donde se produce se atribuyen su invención; sin embargo, ninguno posee la denominación de origen.

El dulce de leche se elabora con leche, azúcar y esencia de vainilla. Suele agregarse una pizca de bicarbonato de sodio para acelerar la caramelización de los azúcares. En algunos casos puede incorporarse crema de leche. Si bien el dulce original se hace con leche de vaca, también puede elaborarse con leche de cabra (aunque no es una variedad habitual). De hecho, cada variante del nombre representa una variante en su elaboración.

La cajeta mejicana está hecha de una combinación de leche de vaca y leche de cabra. Se originó en la ciudad de Celaya (Guanajuato) y su nombre deriva de las cajas de madera que se utilizaban para empacarlo.

El arequipe colombiano está hecho con leche de vaca y azúcar con adición de bicarbonato de sodio; se hierve hasta caramelizar el azúcar y evaporar la leche.

A su vez, el dulce de leche elaborado en Argentina está hecho a base de leche de vaca, azúcar, esencia de vainilla y una pizca de bicarbonato de sodio. En este país se elaboran distintas variedades de dulce de leche; el “tradicional”, más espeso y marrón, y el de “bajas calorías”, menos espeso y de un color más claro.

Existe también una forma simplificada de hacer dulce de leche, a base de leche condensada. Se toma una o más latas de leche condensada y se la cuece a baño María durante por lo menos dos horas. La lata debe estar cubierta completamente con el agua para que se cocine todo su contenido. Cuando se abre la lata, el contenido será “una especie” de dulce de leche.

Este tipo de leche condensada también se vende procesada y lista para el consumo, en latas, así como la leche condensada con cacao, con café o con sabor a achicoria. Todas las variantes se utilizan a menudo para la preparación de postres, en pasteles o como relleno de galletas.


TARTA DE QUESO Y DULCE DE LECHE 2.JPGIngredientes:

Base de galleta;

  • 8 Galletas (Tipo digestive)
  • 1 Cda Mantequilla blanda
  • 2 Cda Dulce de leche (puede ser ligero)

Mousse de queso;

  • 250 G Nata para montar (puede ser ligera)
  • 250 G Queso crema (puede ser ligera)
  • 50 G Azúcar glas
  • 50 Ml Leche
  • 6 Hojas de gelatina

Cobertura Dulce de leche;

  • 100 G Dulce de leche (puede ser ligero)
  • 50 Ml Nata líquida para montar (puede ser ligero)
  • 2 Hojas de gelatina
  • Perlas o decoraciones de caramelo (opcional)

Elaboración:

  • Base de galleta;

Disponer un molde desmontable de repostería (uno de 26cm de diámetro o dos de 12 cm) sobre la mesa de trabajo y colocar sobre el fondo una base para tarta de la misma medida o un trozo de papel de horno cortado con las mismas dimensiones.

Imágenes integradas 1Si se desea un acabado más profesional, forrar las paredes interiores del molde con una tira de lámina de acetato apta para uso alimentario (igual o similar a la que se muestra en la fotografía).

Colocar las galletas dentro de un procesador de alimentos y triturarlas. También se puede realizar este proceso metiendo las galletas dentro de una bolsa con cierre tipo zip y pasando por encima el rodillo de cocina, con la intención de machacarlas hasta deshacerlas.

A Continuación, mezclar con la mantequilla y el dulce de leche hasta conseguir una mezcla consistente y compacta.

Verter la mezcla dentro del molde y acomodarla con ayuda de una cuchara o la superficie plana de un vaso.

  • Mousse de queso;

Hidratar durante diez minutos las hojas de gelatina dentro de un plato hondo, cubiertas con agua fría.

Poner la nata dentro de un bol amplio y batir a velocidad alta con una varillas (preferiblemente eléctricas). Cuando comience a coger consistencia añadir el azúcar glass y continuar batiendo, hasta que comience a formar picos (la nata ha de quedar semi montada, firme pero no seca).

Incorporar el queso crema y batir hasta integrar por completo.

Calentar la leche durante unos segundos dentro de un recipiente apto para microondas o al fuego dentro de un cazo durante unos minutos.

Cuando la leche esté caliente (vigilar que no supere los 60 C de temperatura, ya que la gelatina pierde su efecto gelificante con altas temperaturas) incorporar la gelatina previamente escurrida e integrarla en la leche hasta disolverla por completo.

Después, integrar en la mezcla una o dos cucharadas de crema de queso para templarla y posteriormente anexionar con el resto de la crema de queso.

Batir la mezcla durante unos segundos, hasta conseguir una crema lisa y homogénea.

Llenar la cavidad del molde con la mousse de queso y alisar la superficie.

Refrigerar la tarta un mínimo de cuatro horas.TARTA DE QUESO Y DULCE DE LECHE 3.JPG

  • Cobertura Dulce de leche;

Hidratar durante diez minutos las hojas de gelatina dentro de un plato hondo. cubiertas con agua fría.

Dentro de un recipiente apto para el microondas o el fogón de la cocina, llevar la nata a punto de ebullición.

A Continuación, retirarla del fuego y disolver en ella las hojas de gelatina previamente escurridas.

Añadir el dulce de leche y mezclarlo con unas varillas manuales hasta obtener una crema homogénea y espesa. Dejar templar unos minutos.

Cuando la crema de dulce de leche esté templada, sacar el molde con la tarta del refrigerador y verter la preparación sobre la mousse de queso.

Después, acomodar el dulce de leche distribuyendo la cobertura equitativamente sobre toda la superficie de la tarta.

Llevar el pastel de nuevo a la nevera y nuevamente refrigerar un mínimo de cuatro horas (lo ideal es realizar esta tarta el día anterior y dejarla cuajar en la nevera 24h).

Pasado el tiempo, desmoldar la tarta y servir decorada con las perlas de caramelo.

BIZCOCHO DE CHOCOLATE CON CALABACÍN

bizcocho de chocolate y calabacin 7.7.JPGNo es algo nuevo incluir verduras en recetas de bizcochos y tartas. Desde aquí animo a quien aún no lo haya probado. El resultado es magnífico, se obtiene un bizcocho muy jugoso y no se aprecia en absoluto el sabor a hortaliza. Además, se añade un plus de fibra, vitaminas y algunos nutrientes más. En ésta ocasión elaboramos el bizcocho con calabacín, que posee multitud de propiedades beneficiosas para la salud.

El calabacín, también llamado zucchini, está compuesto de un 95% de agua. Este alimento no tiene ningún contenido calórico, por este motivo es altamente beneficioso para el organismo, conteniendo todo lo necesario para proteger el sistema cardiovascular.

En estudios realizados con este producto, se ha demostrado que 100gr, de calabacín sólo aportan 15gr de calorías, pero en cambio contiene una buena cantidad de minerales y oligoelementos.

En relación con su contenido vitamínico, destaca la presencia discreta de folatos, seguido de la vitamina C. También contiene vitaminas del grupo B como B1, B2 y B6, pero en menores cantidades.

Los folatos intervienen en la producción de glóbulos rojos y blancos, en la síntesis del material genético y en la formación de anticuerpos del sistema inmunológico.

Destaca por su contenido en magnesio, sodio (responsable en parte de su marcado sabor), yodo, hierro y calcio, estos dos últimos de peor aprovechamiento que los que proceden de los alimentos de origen animal (lácteos, carnes y pescados).

La vitamina C tiene una acción antioxidante, interviene en la formación de colágeno, huesos, dientes y glóbulos rojos, además de favorecer la absorción del hierro de los alimentos y aumentar la resistencia frente a las infecciones.

En cuanto a su contenido en minerales, el calabacín es una buena fuente de potasio, además de presentar pequeñas cantidades de magnesio y fósforo.

BIZCOCHO DE CHOCOLATE Y CALABACÍN 2.2.JPGEl potasio es un mineral necesario para la transmisión y generación del impulso nervioso y para la actividad muscular normal. Además, actúa en el equilibrio acuoso dentro y fuera de la célula.

El magnesio juega un papel importante en la formación de huesos y dientes, se relaciona con el funcionamiento del intestino, nervios y músculos, mejora la inmunidad y posee un suave efecto laxante.

El calabacín presenta una pequeña cantidad de hierro, pero este mineral apenas se asimila en nuestro cuerpo.

Esta hortaliza contiene además unas sustancias denominadas mucílagos que son un tipo de fibra que suaviza y desinflama las mucosas del aparato digestivo.

 Para poder obtener todos sus beneficios, el calabacín debe ser cocinado al vapor, también se puede comer crudo. Ha de consumirse fresco y  se recomienda comerlo con piel. Es aconsejable no conservarlo más de cinco días en el refrigerador, pues se corre el riesgo de que se pierdan todos sus aportes benéficos.

Su preparación hace posible realizar muchas variedades de platos, permitiendo diferentes combinaciones, pues es uno de los vegetales que se puede adicionar a diferentes preparaciones aportando a cada una de ellas un sabor muy especial.

Debemos recordar que para llevar una dieta sana y equilibrada siempre tenemos que incluir en nuestros platos diarios abundantes vegetales, entre los cuales no puede faltar el ccalabacín.


SONY DSC

Ingredientes (Molde para bundt cake de 10 tazas o 2,5 litros – Diez raciones) :

  • 350 G Harina de trigo para repostería
  • 60 G  Cacao en polvo sin azúcar
  • 120 G Aceite de girasol o 175 G  de mantequilla a temperatura ambiente
  • 200 g Azúcar blanco
  • 100 g Azúcar moreno
  • 3 Huevos L a temperatura ambiente
  • 125 Ml  leche entera
  • 1 Cucharada de extracto de vainilla
  • 500 G  Calabacín rallado
  • 170 Gotas de chocolate o 150 g nueces (opcional)
  • 14 G Levadura química
  • 5 G Bicarbonato sódico
  • 6 G Sal gruesa marina
  • Aceite de oliva virgen extra para pincelar el molde de bundt cake

Elaboración:

Lavar, pelar y rallar los calabacines.  Dejarlos escurrir sobre un colador para desechar el exceso de líquido.

En un cuenco amplio tamizar la harina, el cacao en polvo, la levadura y el bicarbonato. Después, añadir la sal marina.

Precalentar el horno a 175C calor arriba y abajo, colocar la rejilla del horno dentro del mismo, de tal manera que cuando se hornee el bizcocho éste quede a media altura.

Usa una brocha de cocina para pincelar con aceite el interior de un molde (recomiendo utilizar un molde que tenga agujero central “Bundt cake” para que por él circule el aire caliente del horno y  el bizcocho quede bien cocido por la parte central). Para engrasar molde también se puede usar un spray antiadherente o mantequilla y harina.

Batir los huevos junto al azúcar con las varillas (preferiblemente eléctricas) a máxima velocidad y por un tiempo superior a los diez minutos. Cuando los huevos hayan duplicado su volumen y la mezcla adquiera un color blanquecino, estará lista.

Añadir el aceite y continuar batiendo, hasta integrar por completo.

Bajar al mínimo la velocidad de la batidora de varillas e incorporar la leche y el preparado de harina. Después, añadir el calabacín rallado y seguir batiendo hasta conseguir una mezcla homogénea.

Para finalizar, (si hemos decidido incluirlas en la receta) añadir las pepitas de chocolate o las nueces.

Verter la mezcla en el molde de bundt cake y darle unos golpecitos contra la superficie de trabajo, para eliminar las posibles burbujas de aire que se hayan podido crear durante el batido de la mezcla.

bizcocho de chocolate y calabacín.JPGHornear 50-60 minutos. Pasada media hora, se puede abrir la puerta del horno con rapidez (para que no se pierda calor) y comprobar la cocción del bizcocho pinchando la masa con un testador o palillo.

Cuando el testador salga limpio, el bollo estará cocido.

Sacar el molde del horno y dejarlo reposar en el molde sobre una rejilla enfriadora durante 10 minutos.

Pasado el tiempo, golpear ligeramente en los lados para ayudar a separar el bizcocho, desmoldar sobre la rejilla, boca abajo, y dejar enfriar totalmente.