BIZCOCHO DE LIMÓN

SONY DSC

En ocasiones nos complicamos buscando y preparando recetas sorprendentes con elaboraciones difíciles y nos olvidamos de lo bueno que está un simple y clásico bizcocho de limón. En esta ocasión lo presento con un glaseado de limón, para intensificar su sabor y potenciar su aroma.

Este delicioso bizcocho de limón puede formar parte de una agradable merienda o de un buen desayuno para comenzar el día con energía.

Los ingredientes empleados aportan sobre todo hidratos de carbono procedentes de la harina y el azúcar, así como proteínas de gran calidad por parte de los huevos que, además son fuente de vitaminas liposolubles A y D, y minerales entre los que destacan el yodo, el hierro, el fósforo, el magnesio y el selenio.

Aunque el contenido en colesterol de los huevos es bastante elevado, los estudios demuestran que su consumo no influye de manera importante en el nivel de colesterol sanguíneo, por lo que no se aconseja eliminarlos de la dieta.

Este tipo de repostería casera puede formar parte de una dieta equilibrada si se consume de forma moderada y se elabora con ingredientes naturales.


SONY DSC

Ingredientes:

Bizcocho;

  • 3 Huevos M
  • 100 G Azúcar
  • 1 Yogur de limón de sabor intenso
  • 100 G Aceite vegetal
  • 270 G Harina de trigo
  • 10 G Levadura
  • 1 Limón, el zumo y su ralladura
  • Una pizca de sal
  • Limón confitado (opcional)

Glaseado de limón;

  • 100 G Azúcar glas
  • 1 o 2 Cda zumo de limón
  • Ralladura de limón (para decorar)

Elaboración:

  • Bizcocho;

Antes de comenzar, para unos excelentes resultados se debe tener en cuanta que todos los ingredientes han de estar adecuadamente pesados y a temperatura ambiente.

Por otro lado, si se decide incorporar la fruta confitada, proceder con la elaboración tal y como se indica en la receta de éste blog (también se puede comprar en grandes superficies de alimentación o tiendas especializadas). Para acceder a la receta de manera inmediata, pinchar sobre el enlace que encontraras en la palabra “limón confitado” y que hallaras en el listado de ingredientes.

Después, precalentar el horno a 200 C de temperatura con programa de calor por la parte superior e inferior y colocar la rejilla dentro del horno, de tal forma que cuando se vaya a hornear el bizcocho, éste quede a media altura.

Engrasar con mantequilla y harina un molde rectangular o semicircular de 27 cm de largo por 11 cm de ancho y 7 cm de alto.

En un cuenco amplio batir con las varillas (preferiblemente eléctricas) los huevos y el azúcar durante aproximadamente 5 o 10 minutos.

Añadir el yogur y el zumo de limón, la ralladura, y el aceite. Batir la mezcla de nuevo, hasta integrar perfectamente todos los ingredientes.

Incorporar la pizca de sal, la harina previamente tamizada y la levadura. Mezclar con delicadeza, hasta obtener una masa lisa y homogénea.

Por último, incorporar la fruta confitada e integrarla en la masa.

Verter la masa dentro del molde y cuando el horno haya alcanzado la temperatura adecuada, colocar el bizcocho sobre la rejilla y hornearlo durante 35 -40 minutos.

SONY DSC

Pasada la primera media hora, comprobar si el bizcocho está cocido. Para ello, abrir la puerta del horno por un periodo de tiempo muy breve y pincharlo en el centro con un palillo o testador de masas.

Cuando el palillo o testador salga limpio, sacar el bizcocho del horno y colocarlo sobre una rejilla. Dejarlo dentro del molde durante cinco o diez minutos (este tiempo de reposo se realiza para que el bizcocho asiente y se desmolde fácilmente).

Pasado el tiempo, desmoldarlo y dejarlo enfriar por completo encima de la rejilla.

  • Glaseado de limón;

En un recipiente apto para microondas poner el azúcar con el zumo de limón, mezclar con unas varillas manuales y calentar la preparación unos segundos dentro del microondas.

Mezclar de nuevo con las varillas y verterlo sobre toda la superficie del bizcocho.

Espolvorear con la ralladura de limón, dejar que el glaseado solidifique y servir.

FRUTA CONFITADA

LIMON CONFITADO 3..png

Se llama fruta confitada a la fruta que se sumerge y cocina posteriormente en almíbar para que pierda su humedad interior y poder conservarla sin riesgo de putrefacción.

El proceso continuo de sumergir la fruta en almíbar provoca que ésta se sature de azúcar, evitando así el crecimiento de microbios que la pudren, por lo que pueden mantenerse varios años en buen estado sin necesidad de medidas de preservación adicionales. Dependiendo del tamaño y el tipo de fruta, el proceso de confitado puede suponer varios días. Pueden confitarse piezas enteras, trozos de fruta o tiras de piel.

Las frutas confitadas pueden, posteriormente, ser glaseadas o escarchadas. Ambos procesos consisten en dar un recubrimiento de azúcar a la fruta. El glaseado aporta un recubrimiento uniforme y liso, mientras el escarchado da un aspecto de «escarcha» al solidificarse el azúcar sobre la fruta formando pequeños cristales.


Ingredientes:

  • 4 Limones o naranjas grandes de piel gruesa.
  • Azúcar común.
  • Agua.
  • Azúcar común y chocolate negro 70% para decorar (opcional)

Elaboración:

Cortar la piel de los cítricos en bastoncillos (hay que asegurarse de cortar la menor parte blanca posible).

Después, blanquear las pieles. Para ello, ponerlas a cocer en agua fría y cuando el agua empiece a hervir dejarlas 2 minutos y escurrir.

Sumergirlas de nuevo en agua fría y repetir el proceso del mismo modo, un total de 3 veces.

Una vez terminada la tercera cocción, escurrir las cáscaras y pesarlas.

La medida que de el peso de las cáscaras, será el peso para el agua que se va ha emplear en la preparación y, el doble para el azúcar;

  • PESO CÁSCARAS = PESO AGUA
  • PESO CÁSCARAS O PESO AGUA = DOS MEDIDAS PESO AZÚCAR

Poner a fuego alto un cazo con el agua y el azúcar y remover hasta que el azúcar se disuelva por completo.

Añadir las cáscaras de limón y continuar cociendo. Cuando empiece a hervir, bajar el fuego a  temperatura media y cocer 25 minutos.

Pasado el tiempo, retirar el cazo del fuego y dejar templar, lo justo para no quemarnos (teniendo en cuenta que si lo dejamos enfriar completamente, se quedarán duras y pegadas).

Sacar la fruta del cazo de una en una y ponerlas sobre papel de horno separadas unas de otras. Dejarlas secar en esa posición aproximadamente 3 horas.

Para finalizar, si se desea, rebozar las piezas de fruta en azúcar granulado o bañarlas en chocolate fundido.

Se conservan perfectamente en su propio almíbar, en tarros de cristal o envueltas en papel de horno. Almacenar siempre en lugar oscuro, fresco y seco.