CALABACINES RELLENOS DE ARROZ AL CURRY

SONY DSCEl origen del calabacín no está bien identificado, no se sabe con seguridad si procede de Asia Meridional o de América Central. Lo que sí se conoce es que es una planta cultivada en todas las regiones cálidas de la Tierra desde tiempo inmemorial. Existen pruebas de que esta hortaliza ya era consumida por los egipcios y, más tarde, por griegos y romanos. Sin embargo, fueron los árabes quienes extendieron su cultivo por las regiones mediterráneas, donde se convirtió en un alimento de consumo habitual en la Edad Media. En las zonas del norte de Europa, su consumo fue más tardío y no tuvo lugar hasta la II Guerra Mundial.

En la actualidad, su consumo está muy extendido en todos los países del Mediterráneo, así como en Holanda y Norteamérica. Marruecos, Italia y España son los principales países productores.

El calabacín es una hortaliza de verano aunque se puede adquirir durante todo el año. Sin embargo, los ejemplares más sabrosos son los que se recogen entre los meses de julio y septiembre. Es una hortaliza que se recolecta tierna, sin haber alcanzado su tamaño definitivo.

Cuando se compran calabacines deben seguirse diferentes criterios de calidad. Se elegirán aquellos ejemplares que sean firmes al tacto, compactos, pequeños o medianos, sin manchas en la piel y pesados en relación con su tamaño. Es aconsejable rechazar calabacines grandes porque suelen tener demasiadas pepitas y una carne menos tierna.

La intensidad del verde que presente su piel no influye en la calidad de la pieza, ya que éste depende de la variedad a la que pertenezca el calabacín.

El calabacín puede conservarse en el frigorífico en buenas condiciones alrededor de dos semanas. El etileno, sustancia gaseosa que segregan en mayor proporción ciertos vegetales durante su maduración, confiere sabores amargos al calabacín. Por ésta razón, no han de conservarse junto a frutas que producen este gas durante su almacenamiento, tales como; plátanos, melones, melocotones… Los calabacines también se pueden conservar congelados, siempre que con anterioridad sean escaldados en agua hirviendo durante tres o cinco minutos.

calabacin11.JPGEl calabacín pertenece a la misma especie que la calabaza. Sin embargo, presenta propiedades nutritivas propias. Su principal componente es el agua, seguido de los hidratos de carbono y pequeñas cantidades de grasa y proteínas. Todo esto, unido a su aporte moderado de fibra, convierte al calabacín en un alimento de bajo aporte calórico, idóneo para incluir en la dieta diaria.

En relación con su contenido vitamínico, destacar la presencia discreta de folatos (los folatos intervienen en la producción de glóbulos rojos y blancos, en la síntesis del material genético y en la formación de anticuerpos del sistema inmunológico), seguido de la vitamina C (la vitamina C tiene una acción antioxidante, interviene en la formación de colágeno, huesos, dientes y glóbulos rojos, además de favorecer la absorción del hierro de los alimentos y aumentar la resistencia frente a las infecciones). También contiene vitaminas del grupo B como B1, B2 y B6, pero en menores cantidades.

En cuanto a su contenido mineral, el calabacín es una buena fuente de potasio, necesario para la transmisión y generación del impulso nervioso y para la actividad muscular normal. Además, actúa en el equilibrio acuoso dentro y fuera de la célula.

El calabacín presenta pequeñas cantidades de magnesio, este mineral juega un papel importante en la formación de los huesos y dientes, se relaciona con el funcionamiento del intestino, nervios y músculos, mejora la inmunidad y posee un suave efecto laxante.

Además reporta sodio, yodo, fósforo, hierro y calcio, estos dos últimos de peor aprovechamiento que los procedentes de origen animal (lácteos, carnes y pescados).

Esta hortaliza contiene además unas sustancias denominadas mucílagos que son un tipo de fibra que suaviza y desinflama las mucosas del aparato digestivo.

Para disfrutar esta rica y nutritiva verdura, propongo una receta muy sana, ligera y sabrosa.


calabacin13.JPGIngredientes:

  • 2 Calabacines redondos
  • 150G Arroz basmati
  • 1/4 Pimiento rojo
  • 1/4 Pimiento verde
  • 1/4 Pimiento amarillo
  • 1 Zanahoria pequeña
  • 5-6 Vainas de guisante
  • 1 Cdta Curry en polvo
  • 1 Nuez de mantequilla
  • Sal

Elaboración:

Poner el arroz sobre un colador de malla fina y lavarlo bajo el chorro del grifo con agua fría.

Cocer el arroz a fuego medio-alto, según las indicaciones que vienen especificadas por el fabricante en el envase del producto.

Cuando el arroz esté cocido, retirar el agua sobrante.

Transferirlo un cuenco amplio, sazonar con sal, condimentar con el curry en polvo y añadir la nuez de mantequilla. Mezclar hasta integrar todos los ingredientes y disolver la mantequilla por completo. Reservar.

Lavar el calabacín y cortar el tallo (en forma de sombrero) con un cuchillo afilado.

Con un vaciador de verduras o una cuchara retirar la pulpa (no rebasar demasiado las paredes del calabacín, dejarle mínimo 1/2 cm de corteza). Sobre ponerle el sombrero que inicialmente se cortó y depositarlo dentro de un recipiente con tapadera apto para microondas (lo suficientemente profundo para los calabacines quepan holgadamente. Si es necesario, primero se cocinara uno y después el otro). Programar el microondas 7 minutos a máxima temperatura. El calabacín ha de quedar al dente, blando pero a la vez crujiente y terso. Reservar.calabacin12.JPGCon la intención de refrescar la verdura tras la cocción que se les dará posteriormente, llenar un recipiente hondo con agua y añadirle unos cubitos de hielo.

Desgranar los guisantes desechando las vainas, lavarlos suavemente bajo el chorro del grifo y cocerlos en agua hirviendo 2 o 5 minutos. Después, retirar el agua de cocción y sumergir los guisantes en el agua helada que se preparó inicialmente.

Lavar el resto de verduras y pelar la zanahoria.

Cortar los pimientos y la zanahoria en pequeños cubitos.

Cocer por separado la zanahoria y los pimientos a fuego medio-alto 5 o 10 minutos. Cuando  las hortalizas estén cocidas, refrescarlas dentro del agua helada para detener la cocción.

Escurrir e incorporar las verduras al cuenco de arroz al curry.Rellenar los calabacines con la preparación anterior y servir.

Esta receta también se puede elaborar el día anterior.

Si no se va a consumir de inmediato, dejar enfriar los calabacines rellenos de arroz al curry y conservar en la nevera dentro de un recipiente hermético o cubiertos con papel film de uso alimentario.

Para disfrutarlos como recién hechos; Sacarlos del refrigerador, colocarlos sobre un recipiente con tapadera apto para microondas, programar 3 o 5 minutos a máxima temperatura y servir de inmediato.calabacin4.JPG

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s