TIRAMISÚ

SONY DSC

El tiramisú es un postre moderno, tiene su origen en la parte Este del Norte de Italia, en la región del Véneto (cuya capital es Venecia). Algunas fuentes concretan la  localización exacta de su creación en los burdeles de la región, tras la II guerra mundial. En la época, los burdeles tenían cocinero y la maîtresse ofrecía con cortesía este dulce a los clientes aficionados.

El Tiramisú está compuesto de capas de bizcocho bañadas en café y separadas por una dulce crema compuesta de huevos batidos con azúcar, el imprescindible queso mascarpone y cacao puro en polvo. En algunas recetas delicatessen se suele añadir un ligero toque de licor (Amaretto), para reforzar el olor y proporcionarle un ligero sabor almendrado. El dulce se presenta espolvoreado con cacao puro en polvo, para enfatizar un contraste amargo con el café.

Como se ha mencionado, el queso mascarpone es un ingrediente imprescindible, básico para la elaboración de éste postre. Se trata de un queso fresco originario de Italia, de la zona de Lombardía, concretamente de Lodi. Debe su nombre del dialecto lombardo mascherpa o mascarpia, que quiere decir ricotta o crema.

El queso mascarpone es muy cremoso, algo dulce y ligeramente ácido. Se elabora con crema de leche, nata y ácido cítrico. Al parecer, el mascarpone original se elaboraba con leche de búfala, pero como ha sucedido con otros quesos como la mozzarella, es más fácil encontrarlo elaborado con leche de vaca.

El queso mascarpone es muy versátil, con él se pueden preparar multitud de platos dulces o salados. En Italia es habitual sustituir la mantequilla con este queso cremoso, sobre todo para enriquecer y mantecar risottos. Actualmente lo comercializan todo el año pero antiguamente sólo se elaboraba en invierno por tratarse de un producto perecedero.

En cuanto al aporte nutricional destacar que es recomendable consumirlo con moderación ya que aporta entre 400 y 500 calorías por cada 100 gramos, en su mayoría grasas, además de proteínas y carbohidratos procedentes del azúcar. Pero también aporta vitaminas del grupo B, calcio, fósforo y potasio, y una pequeña cantidad de hierro.


SONY DSCIngredientes:

  • 20 Bizcochos de soletilla o savoiardi
  • 250 G Queso mascarpone
  • 250 Ml Nata
  • 3 Cda Azúcar glas
  • 4 Hojas de gelatina
  • 1 Cda Café soluble
  • Cacao desgrasado puro en polvo
  • Amaretto
  • 2 Tazas de café
  • 1 Cda Azúcar común

Elaboración:

Elaborar los bizcochos según la receta que tenemos en este blog. Para acceder a la receta, pinchar en la palabra “Bizcochos de soletilla” que encontrarás en el listado de ingredientes.

Hidratar la gelatina en agua fría dentro de recipiente hondo.

En un cuenco amplio verter la nata y comenzar batir la crema con varillas (preferiblemente eléctricas), cuando la nata comience a coger cuerpo añadir el azúcar glas.

Incorporar el queso mascarpone junto al café soluble y batir hasta integrar por completo.

Calentar media taza de cafe en el microondas o en un cazo al fuego.

Escurrir las hojas de gelatina e introducirlas dentro de la media taza de café caliente, mezclar hasta disolver.

Agregar un par de cucharadas de crema de mascarpone para templar la gelatina, mezclar con unas varillas manuales e incorporar con el resto de crema. Batir la mezcla durante unos minutos y reservar.

SONY DSC

Disponer un molde desmontable de 16cm de diámetro sobre la mesa de trabajo y cubrir la base con papel de hornear cortado a la misma medida (para conseguir un acabado más profesional y desmoldar la tarta con más facilidad, colocar una tira de acetato alrededor de las paredes interiores del molde).

Verter el resto del café caliente (1 taza y media) dentro de un cuenco amplio y hondo. Incorporar el amaretto y la cucharada de azúcar común.

Sumergir la mitad de soletillas de bizcocho una a una, dentro del café. Cuando no puedan absorber más líquido, sacarlas y colocarlas sobre la base del molde.

Espolvorear la base de bizcochos con cacao puro en polvo. Después, poner una capa de la crema de mascarpone que elaboramos anteriormente.

Repetir el proceso anterior, calar el resto de bizcochos dentro del café y sobreponerlos sobre la primera capa de crema de mascarpone, espolvorear de nuevo con cacao puro en polvo y distribuir una segunda capa de crema sobre la segunda capa de bizcocho.

Para terminar, espolvorear una generosa cantidad de cacao puro en polvo sobre la superficie del tiramisú y refrigerar un mínimo de cuatro horas (es recomendable mantener el pastel refrigerado durante más tiempo, de esta manera se obtendrá un pastel con mayor consistencia y sabor optimo).

Pasado el tiempo, se puede servir y disfrutar. ¡Es una delicia!

TIRAMISÚ4.JPG

BACALAO CON HORTALIZAS

SONY DSCEl bacalao es una especie propia de mares fríos y establece su hábitat a profundidades de 500 a 600 metros, aunque es común que nade a unos 150 ó 200 metros. Se localiza principalmente en el Atlántico Norte, desde Carolina del Norte hasta Groenlandia, desde el golfo de Vizcaya hasta el Canal de la Mancha, así como en el mar del Norte y el Báltico. Los mayores caladeros de bacalao del mundo se encuentran en el mar de Barents, cerca del Ártico.

El bacalao de temporada es el que se pesca desde finales de otoño hasta la primavera, aunque se dispone durante todo el año de bacalao salado, desecado, ahumado o congelado.

El bacalao es un pescado blanco y, por tanto, posee un bajo contenido graso. Almacena sus reservas de grasa preferentemente en el hígado, empleado para la fabricación de aceite de pescado. Su carne es rica en proteínas de alto valor biológico y además posee una amplia variedad de vitaminas y minerales. Entre las vitaminas destacan las del grupo B, principalmente la B1, B2, B6 y B9. Todas ellas poseen importantes funciones y permiten el aprovechamiento de los nutrientes energéticos, es decir, de hidratos de carbono, grasas y proteínas. Además intervienen en procesos de gran trascendencia en el organismo como la formación de glóbulos rojos, la síntesis de material genético, el funcionamiento del sistema nervioso, etc. Sin embargo, en el bacalao el contenido de estas vitaminas es poco relevante si se compara con otros alimentos ricos en estos nutrientes (cereales integrales, legumbres, verduras de hoja verde, carnes en general). El bacalao también posee cantidades discretas de vitaminas D, E y A. Estas vitaminas (como todas las liposolubles) son almacenadas en el hígado de todos los animales, lo que convierte a este órgano en su principal fuente, especialmente el del pescado.

En relación con los minerales, destaca la presencia de potasio y fósforo. El potasio es un mineral necesario para el buen funcionamiento del sistema nervioso y la actividad muscular e interviene en el equilibrio de agua dentro y fuera de la célula, mientras que el fósforo está presente en huesos y dientes, interviene en el sistema nervioso y en la actividad muscular y participa en procesos de obtención de energía.

En comparación con el resto de pescados frescos, el bacalao posee un contenido en sodio elevado (89 miligramos por 100 gramos). Sin embargo, si se compara con otros alimentos ricos en este mineral como los quesos (500-1.000 miligramos por 100 gramos) o las propias conservas de pescado (500-800 miligramos por 100 gramos), se observa que la cantidad de sodio presente en el bacalao no es relevante.


bacalao0.JPG

Ingredientes:

  • 1 Lomo de bacalao fresco
  • 10 Judías verdes
  • 1/2 Vaso de guisantes
  • 1 Patata mediana
  • 1 zanahoria grande
  • 1/4 Kg Calabaza
  • 1 Calabacín pequeño
  • 1/2 Vaso champiñones pequeños
  • 1/4 Coliflor pequeña
  • Pimienta y sal

Elaboración:

Lavar y despuntar el calabacín, las judías verdes y la zanahoria.

Pelar la zanahoria, la calabaza y las patatas.

Enjuagar la coliflor y separar los ramilletes.

Limpiar los champiñones con un trapo húmedo.

Cortar con forma de bastón la patata, la zanahoria, la calabaza y el calabacín.

Poner las judías verdes en un cazo a fuego medio-alto, cuando el agua comience a hervir cocer durante 10 minutos. Añadir los guisantes y cocer 5 minutos más. Retirar el agua y reservar en un recipiente (este recipiente se usará para recuperar el líquido de cocción de todas las verduras y se usará posteriormente). Refrescar las verduras con agua fría para detener la cocción.

A fuego medio- alto cocer las zanahorias junto a la calabaza y la patata, aproximadamente 15 minutos a partir del punto de ebullición. Recuperar el líquido resultante en el recipiente anterior y escurrir las verduras sobre un colador.

Cocer los champiñones 5 minutos a fuego medio-alto, escurrir y refrescar. Rescatar el líquido de cocción y verterlo junto al resto de fluidos.

Hervir la coliflor 7 minutos a fuego medio-alto. Después, añadir el calabacín y continuar con la cocción 3  minutos más. Escurrir las verduras, refrescarlas con agua fría y depositar el caldo de cocción resultante en el recipiente de los líquidos.

Disponer las verduras como si de un colchón se tratase, sobre una fuente apta para horno o microondas.

Colocar el lomo de bacalao sobre ellas.

Sazonar al gusto con sal y pimienta.

Regar las hortalizas y el pescado con una parte del líquido de verduras que se reservó tras la cocción de las mismas.

Tapar con una tapadera apta para horno o microondas. En su defecto, usar un pedazo de plástico film que resista las altas temperaturas y realizar algunas pequeñas perforaciones sobre su superficie.

Si se usa el horno; Pre-calentar 200C calor arriba y abajo. Cuando el horno haya alcanzado la temperatura adecuada, meter la fuente dentro y cocer 15 minutos (el tiempo de cocción dependerá del tamaño de la pieza de bacalao). Sacar del horno cuando el pescado esté cocinado.

Si usamos el microondas; Programar 10 minutos a máxima potencia y cocinar los alimentos. Sacar del microondas cuando el bacalao se haya cocido.

Tras el cocinado si fuese necesario, regar el pescado y las hortalizas con el agua de verdura restante para aportar más jugosidad e hidratar de nuevo los alimentos. Servir de inmediato.bacalao1.1.JPG