MACARONS DE FRAMBUESA

macarons de frambuesa 3.JPGEn la entrada de hoy os quiero deleitar con estos fabulosos “Macarons” de frambuesa. Se trata de unas cookies con forma redondeada muy tentadoras a la vista. Los macarons están confeccionados principalmente con harina de almendras, azúcar y claras de huevo. En la actualidad, habitualmente se presentan en formato de dos piezas unidas mediante una pasta o una ganache consistente.

A día de hoy, también es común que en las pastelerías especializadas se innove continuamente con este producto, proporcionando a los macarons formas desiguales y produciéndolos con infinidad de colores y de sabores, tanto en la pasta de la galleta, como en la masa del relleno. Suelen aromatizarse con esencias o saborizantes naturales de vainilla, café, chocolate, pistachos, avellanas, fresas y una diversidad de ingredientes que además sirven para aportar a las masas diferentes tonalidades.macarons.JPGAsí, sin mucho esfuerzo los macarons se han convertido en las galletas más codiciadas de Francia, especialmente en su capital. Se trata de un artículo muy popular en los salones de té parisinos, el regalo de moda para agasajar a los seres queridos y las pastas ideales para ofrecer en los grandes eventos sociales.

Debido a la fama tan importante que han adquirido los macarons en Francia, se podría pensar que ése es su lugar de origen, pero en realidad se cree que las raíces de la receta de estos manjares proviene de Italia, concretamente de Venecia en tiempos del renacimiento. Su nombre deriva de la palabra maccherone que quiere decir “pasta fina”. Aunque los que creen que es oriundo de Francia defienden que ya se cocinaban en un monasterio cerca de la ciudad de Cormery, hacia el año 791.

A pesar de que existe la creencia que Italia fue su lugar de nacimiento, fueron los franceses quienes durante el siglo XVII hicieron a los macarons realmente famosos; llevados a la ciudad de Nancy por un par de monjas carmelitas que buscaban refugio durante la Revolución Francesa. Allí  fue donde el ascenso del “salón de té” y la ambición de los panaderos franceses los convirtieron en un regalo muy popular. Desde entonces, las galletas francesas Macaron han sido aclamadas a nivel nacional en Francia y siguen siendo las galletas más vendidas en sus tiendas de pastelería.

¿Sabías que…

en sus comienzos estos dulces constaban de una único caparazón? Se confeccionaban prácticamente del mismo modo que en la actualidad; a base de almendra, azúcar y clara de huevo. Obteniendo unas conchas crujientes por fuera y blandas por dentro, con la salvedad de que su textura y su presencia eran menos refinadas que las que se producen en este tiempo. Solo a principios del siglo XX los Macaron se convirtieron en un asunto de “doble cara”. Pierre Desfontaines, nieto de Louis Ernest Laduree (pastelería Laduree y salón de la rue Royale en París) tuvo la idea de llenarlos con una “ganache de chocolate” y unirlos a través de cada una de sus bases, formando unos sandwiches.

A pesar de elaborarse con los ingredientes más simples, son unos dulces muy difíciles de perfeccionar, por lo que producir unos macarons de calidad representa uno de los mayores logros de la alta pastelería. Los especialistas en esta materia son expertos en la fabricación de los macarons y ellos afirman que hay que batir las claras de huevo (preferiblemente de gallinas camperas ecológicas) hasta un pico suave, antes de incorporar con delicadeza las almendras finamente molidas y el azúcar impalpable, asegurando así una textura optima. Obtener la consistencia de esta mezcla es absolutamente crucial, al igual que lo son el tiempo de reposo y el proceso de cocción. Una vez que estas conchas en miniatura se hornean a la perfección, se intercalan con una selección de rellenos. El resultado es una cáscara maravillosamente ligera y nítida con una textura suave y flexible.

Usando solo los mejores ingredientes, como frambuesas frescas o pistachos repelados, se pueden elaborar unos macarons de diferentes colores y sabores, como podrían ser los de sabor a Limón rellenos con una crema de lemon curd o los de chocolate rellenos con una rica ganache de chocolate suizo y crema fresca. Estas delicias ya son un firme favorito en los elegantes mostradores de Café & Tea. La pregunta es: ¿Cuál es tu sabor favorito?

Como se ha podido leer, la fabricación y perfección de los macarons no es una tarea fácil, pero tampoco es algo imposible. En casa igualmente se puede lograr un producto muy digno con magníficos resultados, siguiendo rigurosamente una serie de indicaciones, que en este caso se detallan en la receta de “macarons de frambuesa” que se muestra continuación.


macarons de frambuesa 4.4.JPG

Ingredientes:

Mazapán de los macarons;

  • 130 G Harina de almendra 
  • 130 G Azúcar glas 
  • 50 G Clara de huevo 
  • Colorante alimentario rosa (opcional)

Merengue de los macarons;

  • 130 G Azúcar 
  • 50 G Clara de huevo 
  • 40 G Agua 

Mousse de frambuesa;

  • 195 G Nata líquida para montar con 35%MG 
  • 100 G Frambuesas 
  • 25 G Azúcar 
  • 25 Ml Agua 
  • 3 G Gelatina en láminas 

Gel de frambuesa;

  • 100 G Frambuesas 
  • 0,5 G Agar agar 
  • 25 G Azúcar 
  • 25 G Agua 

Elaboración:

Mazapán de los macarons;

Para comenzar, mezclar el azúcar glas con la harina de almendra y tamizarlo sobre una colador de malla fina dos o tres veces. Incorporar las claras de huevo a temperatura ambiente e incluir el colorante rosa (opcional). Remover la mezcla con movimientos envolventes hasta obtener una masa lisa y uniforme.macarons de frambuesa.JPGMerengue de los macarons;

Poner en un bol amplio la clara de huevo.

 Las claras de huevo deben ser frescas, sin nada de yema ni restos de otras partículas, estar a temperatura ambiente y presentar un tamaño normal. Estos puntos son muy importantes ya que de ellos dependerá que el merengue salga de la forma correcta.

Aparte, en un cazo echar el agua y el azúcar, cocer la preparación hasta alcanzar exactamente los 110 grados.

Al mismo tiempo, empezar a batir con las varillas las claras de huevo (preferiblemente con un batidor de varillas eléctrico).

Cuando el almíbar alcance los 120 grados apartarlo del fuego y en ese mismo instante verterlo en forma de hilo fino sobre las claras de huevo montadas, sin dejar de batir ni un solo segundo. Batir la preparación a velocidad media-alta durante al menos 10 minutos.

Una vez se haya obtenido un merengue italiano firme y brillante, mezclar 1/3 de la pasta con la masa de los macarons. Integrarlo muy bien e incorporar delicadamente el resto del merengue. En pastelería a este momento se le denomina “macaronage“, y en este paso lo que se pretende conseguir es lograr el punto cinta; pues al levantar la espátula con una parte de la preparación, la mezcla debe caer de forma continua como una cinta, sin sufrir roturas ni deformaciones.

En el momento que se alcance el punto de cinta, depositar la mezcla en el interior de una manga de pastelero provista de una boquilla de al menos 8 mm de diámetro.

Disponer sobre la superficie de trabajo una bandeja de horno y encima colocar una plancha de silicona (se pueden adquirir en tiendas especializadas o por internet y pueden ser lisas o diseñadas con la forma de macarons estampada y definida) , también sirven un tapete silpak o una lámina de papel sulfurizado. Uno a uno depositar pequeñas cantidades de masa sobre la plancha, formando pequeños círculos de 3 o 4 centímetros de diámetro y con una separación entre ellos de al menos 5 centímetros de distancia.

Dejarlos secar o “hacer piel”, entre media y una hora.

 El tiempo de reposo dependerá de la humedad en la zona donde se resida, ya que si es verano o invierno este tiempo puede variar. Para asegurar el secado lo mejor será tocar suavemente un macaron con el dedo, si no se pega, las piezas estarían listas para el horneado.

macarons de frambuesa 2.JPGPrecalentar el horno, a ser posible con el programa ventilador a 150°C  y hornear los macarons a media altura durante aproximadamente 10 minutos

 Para confirmar el completo cocinado de los dulces, levantar cuidadosamente la esquina de uno de ellos y comprobar si se despega bien, sino es así, habría que déjalos uno o dos minutos más.

 Conviene hacer las coquillas un día antes de consumir los macarons y de rellenarlos. El reposo de 24/48 horas acentuará su sabor y les  proporcionará firmeza.

 Los macarons se pueden conservar en un tupper dentro del frigorífico, aguantan en perfectas condiciones durante 4 o 5 días.

Mousse de frambuesa;

Poner dentro de un cazo las frambuesas, el agua y el azúcar y llevar a ebullición. Retirar del fuego y triturar todo con una batidora hasta obtener un coulis o puré homogéneo (para un resultado más fino, colar la mezcla sobre un chino o tamiz de malla fina). Reservar la preparación en un lugar cálido para que no pierda demasiada temperatura.

En un recipiente profundo hidratar las hojas de gelatina cubriéndolas completamente con agua helada.

Montar la nata muy fría con una batidora de varillas (preferiblemente eléctrica).

Disolver las hojas de gelatina bien escurridas en el coulis o puré aún caliente y dejar que este preparado se temple.  Después, incorporarlo a la nata montada con movimientos envolventes para que la mezcla no pierda volumen. Introducir la mezcla en una manga de pastelero y reservar en la nevera.

Gel de frambuesa;

Cocer las frambuesas con el agua y el azúcar, y añadir el agar-agar. Llevar la mezcla a ebullición y extenderla sobre una bandeja para que gelifique. Una vez que haya gelificado, trasladar la mezcla a un cuenco y triturar el gel con la batidora. Verter la mezcla en el interior de un biberón de cocina o en su defecto en una manga de pastelero desechable o con boquilla lisa y pequeña.macarons de frambuesa 5.JPGPara montar los macaron, disponer un punto de gel de frambuesa en el centro de una de las conchas del macaron, rodearlo con un círculo de mousse de frambuesa y taparlo con otra concha del mismo tamaño.

Guardar los macarons dentro del frigorífico entre cuatro y seis horas, conservados dentro de un recipiente hermético, para que no adquieran olores ni generen humedad que pueda reblandecerlos.

Pasado el tiempo de reposo, sacarlos de la nevera treinta minutos antes de su consumo y degustar en buena compañía.

Espero que los disfrutéis tanto como nosotros!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s