PUMPKIN CINNAMON ROLLS & NUTS (ESPIRALES DE CALABAZA Y CANELA CON NUECES)

rolls de calabaza y canela con nueces.JPGEl rollo de canela (también llamado pan de canela o espiral de canela) es un pan dulce creado en la década de 1920. Este tipo de bollo conocido desde la segunda mitad del siglo XIX, solía ser horneado únicamente en los hogares con suficientes recursos económicos, debido al elevado costo de la materia prima con la que eran y a día de hoy son elaborados.

Terminada la Primera Guerra Mundial, y la existente escasez de harina refinada, azúcar y canela, aparecieron en las pastelerías nuevos tipos de pan dulce, más rústicos y asequibles. En la actualidad, los rollos de canela son una especialidad repostera típica de los Estados Unidos y del norte de Europa. En Suecia se los conoce con el nombre de”kanelbulle” y aunque su origen es incierto, posiblemente éste sea su lugar de procedencia.

Los rollos de canela son unos panecillos de masa dulce que comúnmente se consumen en el desayuno para acompañar al té o al café, pero se pueden degustar y disfrutar en cualquier momento del día. La elaboración consiste en un rollo de masa relleno con una pasta de canela y azúcar (también pueden contener uvas pasas en algunos casos), rociado sobre una delgada capa de mantequilla. La masa es enrollada sobre sí misma, cortada en porciones individuales y cocinadas en el horno. El tamaño de los rollos de canela varía de un lugar a otro, normalmente se comercializan de pequeño tamaño, rondando desde los 5 cm de diámetro a los 10 cm. La variedad con mayores dimensiones se puede encontrar en Finlandia, llamada “Korvapuusti”, donde puede ser de hasta 20 cm de diámetro y con un peso de 200 gramos.

La lista de ingredientes que componen la elaboración de estos irresistibles rollos de canela son sin lugar a duda el conjunto del sabor a pan dulce, canela, azúcar moreno y mantequilla; una combinación perfecta que resulta deliciosa.rolls de canela 4.JPGSe cree que el primer rollo de canela fué producido en Suecia en la década de 1920, donde hoy en día son una institución social. De hecho, en este país el 4 de octubre se celebra el Día Nacional del rollo de canela.

Los rollos de canela suecos no son tan dulces y empalagosos como los que se fabrican en los Estados Unidos. 

En Suecia, la masa de pan dulce contiene una pizca de cardamomo, una especia de la familia del jengibre, y son cocinados en las envolturas del mollete o en cápsulas de papel rizado para conseguir un tratamiento más delicado y un acabado más jugoso y tierno.

Los rollos de canela, como ya se ha mencionado, son conocidos en Suecia como “kanelbulle.” Esta palabra significa literalmente pastel de canela. No obstante, las variaciones de los nombres para rollos de canela pueden variar según los ingredientes con los que se hayan elaborado y el lugar donde hayan sido fabricados.

Además de los Suecos Kanelbulle, se pueden hallar numerosas variedades de estos irresistibles bollitos.

En Londres se puede encontrar El Real Chelsea Bun. El bollo clásico de Chelsea no sólo fué creado para la degustación de la realeza de Hannover en la Gran Bretaña del siglo XIX, ya que su consumo se extendía por todas las clases sociales. Este delicioso pan dulce también fue ampliamente considerado como el precursor del rollo de canela, pero al parecer la receta original por excelencia es de estilo nórdico. Los chelsea buns son muy similares a los suecos. Se trata de bollos especiados con canela, jengibre cristalizado y salpicados con una buena porción de sultanas (uvas pasas).

En la década de 1920, Alemania propaga la “Schnecken” (Gesundheit). Una masa dulce extendida en láminas, untada con crema y espolvoreada con azúcar, canela y pasas; todo ello enrollado y cortados en pedazos. El Mighty Schnecken, traducido al español significa literalmente “caracol”.

Por otro lado, en algún momento de la historia, estas delicias se abrieron paso a través del gran Atlántico y a mediados del Siglo XIX, Filadelfia se convirtió en un crisol de inmigrantes alemanes que llevaron tanto el pan Chelsea como el Schnecken a los EE.UU. 

Algunos historiadores de comida que han pasado gran parte de su vida investigando los rollos de canela, citan a este punto en la historia como un aumento de producción y consumo de “los gigantes rollos de canela caramelizados”, que combinan el tamaño y el betún de los Chelsea buns con los rellenos y coberturas de los rollos Schnecken. Así, con el paso de los años los rollos de canela se han ido convirtiendo en un alimento de desayuno muy popular en los Estados Unidos.

Estos bollitos de canela al estilo Filadelfia contienen miel, azúcar, canela y pasas. Son muy populares en toda América y a menudo se encuentran escaparates de cafeterías repletos de estos deliciosos, pegajosos y enormes bollos en la ciudad de Filadelfia.

Como se puede leer, existe una gran diversidad de rollos de canela que pueden ser degustados en diferentes lugares del mundo a día de hoy. Varían desde la modalidad más pura de Filadelfia; dulces y pegajosos, al más ligero y distinguido estilo sueco. Son tan populares y demandados que ya se encuentran con facilidad comercios específicos que ofrecen variedades adaptadas para dietas especiales, que entre otras afecciones no toleran los lácteos, el gluten o el huevo.

Tal y como se entiende, coexisten muchas variedades de rollos de canela y en este tiempo se pueden encontrar recetas renovadas con fórmulas cada vez más innovadoras. Para dar crédito a esta afirmación, en esta ocasión se presentan unos “Pumpkin Cinnamon Rolls & Nuts” muy peculiares; para diferenciarlos de los más comunes y clásicos, la masa de pan dulce es enriquecida con pulpa de calabaza. La calabaza le aporta mucha jugosidad, le otorga un sabor único y le proporciona un color anaranjado exclusivo muy atractivo. Además se les añade nueces en su interior de forma generosa, mejorando considerablemente su aporte nutricional.


rolls de calabaza y canela con nueces 1.JPG

Ingredientes:

Masa de pan dulce;

  • 250 G Puré de calabaza (para obtener la cantidad indicada es necesaria una pieza de 1,500 K)
  • 2 Huevos
  • 4 Cda Agua
  • 56 G Mantequilla
  • 400 G Harina
  • 260 G Harina de fuerza
  • 30 G Leche en polvo
  • 1 Cdta Canela
  • 1/2 Cdta Jengibre en polvo (opcional)
  • 3 Cda Azúcar morena
  • 1 Cdta Sal
  • 7 G Levadura de panadería

Relleno;

  • 40 G Mantequilla a temperatura ambiente
  • 80 G Azúcar
  • 20 G Azúcar morena
  • 20 G Canela
  • 100 G Nueces

Glaseado:

  • 110 G Azúcar glas
  • Leche templada

Elaboración:

  • Masa de pan dulce;

Poner la calabaza en el horno a 190° durante una hora aproximadamente, pasado el tiempo comprobar que la calabaza tiene una textura blanda (si no fuese así, alargar el tiempo de cocción, hasta conseguir el punto deseado).

Sacar la pulpa de la calabaza y depositar sobre un colador de malla fina para que desprenda el exceso de líquido que pueda contener.

Cuando el puré haya drenado y este frío, proceder con la elaboración de la masa.

Para ello, amasar aproximadamente 30 minutos todos los ingredientes excepto la mantequilla, a mano o a máquina (en este caso utilizar el accesorio gancho de la batidora de mesa). Hasta obtener una masa lisa y elástica, que no se pegue en las manos.

Después, cortar la mantequilla en dados pequeños e integrarlos en la masa. Este paso es el más delicado y complicado del proceso de amasado, sobre todo si se realiza de forma manual. En este caso, requiere periodos de amasado intercalados con periodos de reposo de la masa, con el objetivo de que ésta se relaje y destense.

Se sabrá que que el amasado ha finalizado cuando la masa se despegue perfectamente de las paredes del recipiente del robot de cocina o, si el amasado es manual, no se pegue ni en las manos ni en la mesa de trabajo. Si no es así, significa que aún le falta tiempo de amasado.pumpin  cinamon & nuts rolls.JPGFormar una bola con la masa, introducirla dentro de un bol untado con aceite vegetal, cubrirla con un trozo de plástico film transparente y dejarla reposar durante una hora dentro del refrigerador.

Pasado el tiempo, volcar la masa sobre la mesa de trabajo y estirarla con un rodillo de cocina enharinado hasta formar un rectángulo de 35 x 40 cm y un grosor de aproximadamente 1,5 centímetros.

  • Relleno;

Pincelar con la mantequilla en punto de pomada (blanda pero sólida) la superficie de la masa extendida y sobre ella disponer las nueces esparcidas de forma equitativa. Después, rociar por todo el área la mezcla del azúcar moreno y la canela.

Seguidamente enrollar la masa sobre sí misma e ir cortando en pedazos de unos 3 o 5 centímetros de grosor (realizar este paso ejerciendo la menor presión posible sobre la masa, ya que de no ser así, la textura final del bollo podría cambiar y no se conseguiría la esponjosidad que se pretende lograr y que los caracteriza).

Disponer unas cápsulas de papel rizado (tipo magdalenas, especiales para horneados) sobre unas bandejas de horno y colocar las bandejas sobre una superficie amplia y que no se vaya a utilizar durante un mínimo de tres o cuatro horas.

Colocar las piezas sobre cada una de las cápsulas de papel rizado, dejando un espacio aproximado de 5 cm entre unas y otras.

Cubrir los bollitos con un paño de cocina fino y ligero y dejarlos fermentar, hasta que doblen su volumen inicial (entre dos y cuatro horas).

Tras el periodo de fermentación, precalentar el horno a 180 C calor arriba y abajo.

Hornear por tandas las bandejas con los pumpkin cinnamon rolls & nuts, entre 10 y 15 minutos (en este momento es muy aconsejable verter medio vaso de agua o entre tres y cinco cubitos de hielo encima de un recipiente precalentado al mismo tiempo que el interior del horno. Con ello se conseguirá aportar un extra de humedad al pan dulce).

Cuando los bollos adquieran un bonito color dorado, sacarlos del horno y dejarlos enfriar a temperatura ambiente sobre una rejilla.

  • Glaseado;

Preparar la cobertura mezclando leche con el azúcar glas (incorporar la leche en dosis muy pequeñas), hasta lograr una textura homogénea y bien espesa.

Verter el glaseado en forma de hilo sobre los rolls y dejar que endurezca.rolls de canela 5.JPGLos rollos de canela se conservan perfectamente durante uno dos días almacenados en cajas o recipientes destinados a la preservación de productos de repostería o panadería. Las piezas que no se vayan a consumir en las próximas 48 horas, se pueden congelar en bolsas o recipientes herméticos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s